miércoles, 31 de agosto de 2011

Resumen de Lecturas: Agosto 2011



Doy por acabado el mes de modo que muy rápido, muy rápido, muy rápido y por riguroso orden cronológico aquí van mis lecturas de Agosto. Al grano: 

"Chéjov Comentado" (Edición de Sergi Bellver) fue mi primera lectura de este mes tan raro. Le tenía medio escrita una entrada cuando se me fueron las ganas y ahora la he retomado pero se me han olvidado muchos detalles y ha quedado un poco coja. La publicaré igualmente, por aquello de hacer algo con el esfuerzo. Tampoco hay mucho que decir, la verdad: algunos cuentos de Chejov muy buenos, otros no tanto y los comentarios, en general, prescindibles, aunque esto último ya lo suponía. De todos me quedo con uno llamado “En Moscú” que más que cuento es un cuentazo. Qué bueno es. Y la edición, sí, la edición impecable. Un lujo. Inmediatamente después, Chuck Palahniuk y su “Pigmeo”. Horrible. Y mira que me gusta Palahniuk, pero este no había por donde cogerlo. Otra vez será. Después de un pigmeo nada como un payaso, lo sabe todo el mundo: “Opiniones de un payaso” de Heinrich Böll, una pequeña maravilla de novela que nadie debería dejar de leer. Busquen este mes: he hablado de ella. Luego le tocó el turno de “La cena” de Herman Koch, a la que le tenía ganas desde hace mucho y de la que ya tengo escrita una entrada que no tardaré en publicar, quizá esta misma semana aprovechando que estoy vaguete pero ya les adelanto que no acabó de convencerme. Luego la interesante “Pudor y Dignidad” de Dag Solstad, que recién acabo de comentar hace unos días y sobre la que no voy a volver

"La ciudad feliz" de Elvira Navarro fue muy comentada en este mismo blog, tanto que aburre y no sólo la novela sino también el discurso contra ella. Como siempre, pinchando aquí podrán acceder a la reseña. No es el caso de “El Adversario” de Emmanuel Carrère, que la dejé sin escribir porque no se me ocurría nada divertido (con razón, claro, con tanto cadáver…). De la de Carrère destaco la historia ya que su estilo es bastante neutro y no se presta a discusión. La historia, en cambio, ya digo, es apasionante y en ese sentido sí recomiendo su lectura. Tómese esto con prudencia, claro, no se aceptan devoluciones. Luego, “Agape se paga” de William Gaddis. Este tiene su propia reseña. Gaddis es un escritor de verdad y por eso su novela es una novela de verdad; otra cosa es que recomiende su lectura, cosa que no haré porque así será más mía que de ustedes y porque es un tanto peculiar y con la misma no les gusta. "La máscara del mono" de Dorothy Porter. Busquen también (aquí) hay algo escrito hace nada. 

El siguiente título se merece un punto y aparte: "Stradivarius Rex" de Román Piña. Monumental… chorrada. Pero como un piano, oigan. Empezó muy bien, genial, pero fue cayendo en picado a medida que avanzaba y acabó como el rosario de la aurora. Horrible, pero horrible de verdad especialmente las dos terceras partes finales. El comienzo, pst, interesante, prometedor. "Hilos de Sangre" de Gonzalo Torné, lo dejé en la página 60. Se me pasaron las ganas de leerlo en el durante y dudo mucho que me vuelvan. Nada personal; la historia, que no me seduce. Pero nunca se sabe, lo mismo pensé de Magrinya en su momento y ahora quiero volver. Después lo mejor del mes: "Memorias del Subsuelo" de Fiodor Dostoievski. Momentazo. Estoy con la reseña y seguramente dedique toda la semana próxima (o la siguiente) a hablar de ella. Lo digo por si quieren aprovechar para cogerse unos días. Más clásicos: "El miedo del portero al penalti" de Peter Handke. Bueno, fue un poco decepcionante. Esperaba más, aunque sí es verdad que el protagonista es de los que no se olvidan. Sólo por eso vale la pena pero no se emocionen porque la novela, por el estilo, es dura de aguantar. "Mejillones para cenar" de Birgit Vanderbeke me la recomendó un anónimo e hizo pleno. Muy buena, de verdad. De las que se quedan rondándole a uno algunos días. No escribiré sobre ella por falta de tiempo pero algo habrá que hacer para invitar a su lectura. Veremos qué. Luego otra recomendación de otro anónimo (para que luego digan de ellos): "El honor perdido de Katharina Blum" de Heinrich Böll. Fantástica, absolutamente genial. Lejos de la intención de “Opiniones de un payaso” pero igualmente apasionante de principio a fin. Literatura, señores, con mayúsculas. Un novela con sello de autor, inconfundible e inolvidable. Ustedes verán qué hacen. 

Y luego el desastre. Hay uno todos los meses. "El libro de Monelle" de Marcel Schwob. La acabé (porque es chiquitita) para poder hablar de ella y como deferencia hacia quien me la recomendó pero de verdad de la buena que hay que tener unas buenas tragaderas para disfrutar de algo así. Dicen que las otras obras de Schwob son mejores. Ya veremos. El siguiente “desastre” fue "A bordo del naufragio" de Alberto Olmos. Desastre entre comillas porque no fue tan mala como doy a entender ni desde luego tan buena como dan a entender otros: en cualquier caso más lejos del cielo que del infierno. Estoy escribiendo la entrada, pero está resultando un desastre sin fin y seguramente quede en nada. Luego "El paseo" de Robert Walser, una novelita deliciosa que se tienen ustedes que leer sí o sí. 

Y ahora una pausa
Cuando empezó el año me marqué el objetivo de leer 120 novelas. Bien, me alegra poder decir que lo he conseguido bastante antes de lo esperado: el lunes. “El paseo” de Robert Walser fue la lectura 120 del año. Ahora debería plantearme no volver a leer nada más hasta el próximo enero o dedicarme a todo aquello que siempre demoro: Pynchon, Gaddis, Barth, Espinosa, Houellebecq, Tolstoi, etc. Pero va a ser que no. No al menos a tiempo completo. Porque tengo planes. Planes malvados. 
Fin de la pausa

Las últimas novelas del mes fueron la de Claudia Apablaza, “Diario de las especies” -que se merece una entradita de tan horrible y la tendrá, ya verán- y “Signatura 400” de la joven promesa de la letras francesas (joder, cómo me suena este título) Sophie Divri, una novelita ligera de poco más de media hora para los amantes y consumidores habituales de bibliotecas. 

SEPTIEMBRE 

Eso ha sido todo, que ya no está mal. 18 novelas, dos abandonos y dos en curso: “Stepanchikovo y sus moradores” de Dostoievski y “Oficio Editor” de Muchnik. El mes que viene, si todo va bien debería poder leer algo o todo esto: “El jardín de los cerezos” de Chéjov, “Hambre” de Knut Hamsun; “De vidas ajenas” de Emmanuel Carrère; “Bajo este sol tremendo” de Carlos Busqued; “El trepanador de cerebros” de Sara Mesa; “Dostoievski: las semillas de la rebelión” de Joseph Frank, “El jugador” de Dostoievski; “La posibilidad de una isla” de Houellebecq y, por supuesto, “El mapa y el territorio” también de Houellebecq. También más de Ibsen, lo que sea. Joder con septiembre. 

Y sigo esperando, sin éxito, por “Un día me esperaba a mí mismo” de Miguel A. Ortíz Albero, “Criaturas Abisales” de Marina Perezagua y “El meñique de Buda” de Viktor Pelevin.



56 comentarios:

  1. Hola Carlos:

    Impresionante ritmo de lecturas.
    Creo que me llama bastante el de Opiniones de un payaso, que está entre los libros de mis padres desde hace décadas y nunca me decidí por él.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡David, cuánto tiempo! Te echaba en falta por aquí. Si, el ritmo habrá que bajarlo. Esto no puede ser sano. Esto NO ES sano.

    Sí, sí y sí a Opiniones de un payaso. Sin dudarlo. Te gustará. Es inadmisible cualquier otra opción.

    Un saludo. Me alegro de verte.

    ResponderEliminar
  3. José Martínez Ros31 de agosto de 2011, 10:44

    El libro de Monelle es una obra maestra, Sr Peón. No se meta con Marcel o se ganará un feroz enemigo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Carlos:

    Siempre leo las entradas, que me resultan interesantes. Pero no me gusta dejar comentarios cuando la cosa se pone muy belicosa y no he leído los libros de los que se habla.
    Yo también debo volver con Dostoyevski. Apuntes del subsuelo me encantó. Me faltan de los importantes El idiota y Los demonios. A ver si caen durante este curso que entra (como soy profe sigo pensando en los años por cursos)

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Sr. José Martínez, disiento. El libro de Monelle no dudo que sea bellísimo para un poeta porque es de un lirismo insufrible. Es más, quien me lo recomendó era y es poeta, como usted. Pero si ha leído mi entrada anterior se habrá dado cuenta de que ante la poesía yo pierdo la objetividad y no sólo eso sino que también despierta mis peores instintos. Schwob no es una excepción. NO con este libro, al menos. Créame si le digo que me costó mucho mucho mucho esfuerzo no mandarlo a hacer puñetas al llegar a la mitad. Pero no me odie usted, estoy en lo mejor de la vida. Puedo cambiar.

    David, de Dostoievsky también me quiero dar yo una paliza en esto que queda de año. Supongo nos veremos por ahí. Además es un entorno muy poco hostil.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  6. Querido supervillano, ¿tan horrible te ha parecido Stradivarius Rex? A mí me gustó, y me gustó bastante. Ya sé, ya sé, no soy objetivo, el autor es amigo mío y demás. Pero... ¿tan horrible te ha parecido?
    En fin, qué le vamos a hacer.
    Memorias del subsuelo (tengo la edición de Alianza, titulada 'Apuntes del subsuelo') es uno de mis libros de cabecera, pero si lo quieres flipar con el amigo Dosto, te recomiendo que vayas directamente y sin rodeos a 'Los demonios'.
    un abrazo... cabroncete.

    ResponderEliminar
  7. Premio Herralde de no sé qué año -las tildes bien colocadas-: Bolaño y Olmos. Un libro que llega a la final del Herralde con Bolaño, por lógica suprema y literaria, no puede ser una mierda, a no ser que nos guste la polémica, amigo.
    Besos y abrazos...

    ResponderEliminar
  8. Otra errata, Carlos: es Apablaza, no eso tan bonico que has escrito.
    Ahora saludos.

    ResponderEliminar
  9. Blumm, colega. De verdad, algunos sois pesadetes/promotores comerciales. Le dejas un twitter a Olmos avisándole: "le ha recomendado tu novela Anagrama a Tongoy, a ver por donde sale...". Ahora apareces aqui para seguir dando la matraca. Nene, se te ve mucho el plumero. Hay finalistas y no tan finalistas -incluso ganadoras- del premio Herralde, que no soportan ni media lectura.
    - Roman Piña, otro promocionado/amiguete del plasta A. F. Nocilla Mallo: un coñazo. En general, el grupito ese mutante se creen superiores a la media. Resultado? Escriben mierdas superiores a las mierdas medias. Motivo? Lo de siempre: pretenciosidad, falsedad, metaliteratura, guiños a los amiguetes. Es decir: coñazo.

    - Claudia Apalabaza o similar: otra de las redes sociales, Vicentito L. Mora, etc. Otra que es/va de escritora antes de. Diagnóstico: coñazo.

    Respecto al resto de libros, le alabo el gusto, Tongoy. Sigue usted dando en la diana.

    ResponderEliminar
  10. Pero si no me escondo, gachó: aluciné con ese libro y ¿por qué no recomendar lo que a mí -con tilde- me gustó?
    La capa, el sayo, lo que me dé -con tilde- la gana, ¡nene! no colega.
    ¡No me seas zaragutero!

    ResponderEliminar
  11. Te lo digo yo, Blumm: del 98.

    ¿Lógica suprema y literaria? Joder Blumm, que ya no tenemos dientes de leche. Lógica suprema y literaria, dice, hay que joderse. ¿Y a los del jurado de ese premio que no la votaron qué les hicieron? ¿Pasarlos por las armas? No cuestiono el Herralde, no te creas, pero hay “obras maestras” que también atienden a la lógica suprema y literaria que no me han gustado.

    ¿Y qué clase de criterio es ese de “si es una mierda es porque me gusta la polémica”? A mí la polémica me gusta más que a un tonto un caramelo pero para meterme con Olmos me sobran oportunidades y no voy a elegir precisamente la novela que escribió cuando menos experiencia tenía. Atendiendo a ese criterio tan peculiar también podría decirse que todo aquel que alabe el incuestionable valor de la obra es un “pelota”. Tú te quedas con el tuyo y yo con el mío.

    Por si sientes curiosidad: la reseña está ya escrita. Cualquier día de estos la subo para que me lapides.
    Un abrazo, Blumm,

    ResponderEliminar
  12. Aquí sucede una cosa. Gente de derechas (según Hegel) que lee, y gente de izquierdas que lee.
    La gente de derechas repele los libros que escriben los de izquierdas.
    Los de izquierdas se mofan de las patochadas que escriben los de derechas.
    Tongoy, por esta regla de cuatro, tú eres más de derechas que...
    Lo sabemos...

    ResponderEliminar
  13. Es triste, anónimo, que descalifiques de ese modo a Piña sin haberlo leído –no me mientas, ladrón: no lo has leído– y que lo catalogues sumaria y agresivamente sin saber de la misa la mitad –está claro que no tienes mucha idea de lo que hablas–. En fin, hablar es gratis, y descalificar anónimamente también. Viva la mierda.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo de las 14:13:
    los insultos no están permitidos. A mí no vuelva a llamarse eso o tendré que tomar medidas. (Me ha quedado un poco facha, no?)

    ResponderEliminar
  15. Cadou, espero que no sigas de vacaciones. Perdona que te deje para el final. Ya sabes: lo de las bodas de Canaán. Y que está esto muy animado hoy. Ya podían haberse puesto así cuando lo de Ibsen.

    Stradivarius Rex: otro día con más tiempo hablo más extenso pero te adelanto que sí, me decepcionó muchísimo. Empezó muy bien, genial y eso que tenía mucho de unos dibujos que ve mi hija que se llaman “Martín Martín” de un niño que cada día se levanta siendo “otro”. Incluso me extrañó que se hubiese autoeditado. Pero luego se pone muy pesado, en cuando le da por la cosa social y de la pena, uff, como lo del padre en silla de ruedas. Jooder, ese departamento lo lleva Francesc Seres. Y luego la novela clásica. Eso es una ida de olla en toda regla. Un “esta novela es mía y hago lo que quiero”. O los guiños a los amigos que sólo pillan unos pocos. Es que al final deja de ser la novela que empezó siendo y yo por el camino me quería leer cualquier otra cosa. Lo mismito que me pasó con Olmos. No lo hice porque no soy de dejar a medias si puedo evitarlo o si siento curiosidad. Lo mismito que hice con Olmos.

    (P.D. Lo de "supervillano" me ha gustado mucho).

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  16. Caduco: le recomiendo un poco de fitness/bici estática antes de sus arremetidas. Por supuesto que esa novela no la he leido. Faltaria. Pero si conozco el percal. No descalifique usted con tanta vehemencia. Respecto a la palabra "mierda", por la que usted a menudo siente apego o querencia, le recomiendo "Historia de la mierda", en editorial Pretextos. Pero va usted bien encaminados: algunos productos editoriales de última generación, no hace falta degustarlos (sean amigos o enemigos): te guias por el tufillo que desprenden. Nota: "tufillo" no es peyorativo, es descriptivo.

    Blumm, usted puede recomendar a quien le plazca, con tilde o sin tilde, colega corrector. Simplemente, anotar su insistencia con Olmos: aqui, en la Patrulla, etc, etc. Además del mencionado omnipresente -qué coñazo- y Bolaño, recomienda usted alguna otra cosa?

    Alberto Frank, el tío de Anna (sin tilde).

    ResponderEliminar
  17. Pues a mí el de Olmos me pareció un novelón. Quizá por lo que no te ha gustado, Tongoy, es porque no has tenido "empatía" o "conexión" con el protagonista.

    ResponderEliminar
  18. No se crea. Empaticé bastante bien, eso nunca cuesta. Pero no sé... hay otras novelas con la que no y me gustan. Algo de eso hay en la reseña...

    No van a tener paciencia, verdad? ¿Me obligarán a ponerla?

    ResponderEliminar
  19. Por mi puedes abstenerte. Hablar aunque sea mal es hacer publicidad y eso no parece que le falte.

    ResponderEliminar
  20. Me gustan las dos primeras. Espero impaciente tus comentarios sobre ambas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Hola, socio, avisa cuando publiques algo de los mindundis, que tengo ganas de juerga y de ver cómo se despedazan los anónimos entre sí. No hace falta que te señales cuáles son (los mindundis).

    Por cierto, ¿te has dado cuenta de cuántos mindundis tienes ya programados para septiembre? Esto promete.

    Abrazos a todos, anónimos incluidos.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo de las 15:54: ¿Pues sabes que tienes razón?

    JL: Hi, socio. Sí que promete sí, pero venga, va, concedámosles el beneficio de la duda. Quién sabe, igual salta la liebre donde menos te lo esperas. Tú prepara la escopeta por si acaso. Los perros los pongo yo.

    Abrazo,

    ResponderEliminar
  23. ERES UN ASCO Y GRAN GRAN PEÓN DEL ZOOLÓGICO HUMANO DE TODA ESTA BURGUESÍA VIRTUAL. LE DAS PUBLICIDAD A LOS MONOS DE ESTE ZOOLÓGICO PORQUE LAS EDITORIALES TE PAGAN PARA ESO, COMES Y DEFECAS DE ELLOS. ¿OLMOS? ¿NAVARRO? ¿LUNA? ¿APABLAZA? ¿CARRIÓN? ¿ENARD? ¿TAO LIN? ¿CALVO? ¿J. RODRÍGUEZ? ¿ALPHA DECAY? ¿QUIMERA?¿NO TENDRÁN ELLOS YA BASTANTE PUBLICIDAD? ADELANTE! MÁS PARA LOS MONOS.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo anterior, a ti no te abrazo porque te huele el aliento a anís del mono. Lávate esa boca y vuelve cuando se te haya pasado la curda.

    ResponderEliminar
  25. El premio Goncourt de este año, de MH. hay quien lo pone muy bien... Y hay quien no entiende nada del éxito de este autor al que consideran "escritura de funcionario" "escritura burocratizada", provocador sí, pero novelista, no. Yo creo que es un poco como Vila-Matas, que me gusta como erudito, pero como novelista... no. No pude pasar de las 3 primeras páginas de Dublinesca.
    Quiero decir que los finalistas de los premios son muy cuestionables...

    ResponderEliminar
  26. Quería decir el premio Goncourt de 2010...

    ResponderEliminar
  27. Se entendió, se entendió. Yo no he leído demasiado a Houellebecq, la verdad, soy demasiado vago para según qué cosas. Tengo sobre la mesa "La posibilidad de una isla". Irá pronto. La sensación que da y que a mí me ha echado siempre para atrás es que su fama viene de la provocación. Aún así a mi personalmente me gusta. También Vila-Matas aunque no he leído Dublinesca. Todavía.

    A ver, Tarzán de las Mayúsculas: tiene usted razón, pero ya ve la economía cómo va y uno tiene que ganarse la vida de alguna manera. Pruebe pruebe, está muy bien pagado. La única parte que no entiendo de su discurso es la que incluye sus visitas a este espacio (visitas que aprovecho para agradecerle, por cierto, por más que no me sean imprescindibles.) Ahora lo que tiene que hacer es, al salir, cerrar despacito e ir INMEDIATAMENTE a la librería más cercana y comprar algún librito de autoayuda a ver sí da con el modo de quitarse tanta bilis de encima. Es que se le va a enquistar y luego es peor.

    Por cierto, esta la paso, las siguientes no. Los insultos, si tiene que echarlos, lo hace en la cara a esos señores que cita con tanto entusiasmo pero no aquí. Los próximos los borraré sin mediar palabra.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  28. Pues a mí no me recomiendes libros. He descubierto que me lo paso mejor leyendo los comentarios XD

    ResponderEliminar
  29. A Verónica: es el mejor comentario que he leído en toda mi blogger-carrera. Me quito la gorra.

    ResponderEliminar
  30. Es que la genética puede mucho, JL.

    Veruska, lo mejor está por venir, ya verás. Lo que no sé es cuando...

    Besos,

    ResponderEliminar
  31. Houellebecq es mucho más que provocación; es ideas brillantes y sobre todo plasmación de un mundo tan "verídico" y duro (y pesimista, para qué negarlo) como pocos autores. Además, esa distancia de la prosa, incluso frialdad si se quiere, le ayudan, creo, a causar mucho mayor impacto.

    Dicho esto, llevo más o menos 1/3 del último suyo y creo que es el que más hace reír de los que he leído. Humor negro, eso sí.

    No tengo dudas que si Hou fuese un ruso decimonónico los mismos que no lo saben valorar se estarían haciendo pajas con su literatura (aunque no lo hubieran leído).

    ResponderEliminar
  32. MH no puede ser tan bueno si en Francia lo leen tanto... No sé, leí dos críticas en el Babelia del sábado, una que lo tildaba de genio, quasi, como vos, anónimo, y otra de un tal Alberto nosequé que decía que aún no había logrado leer una sola frase de Houellebecq sin la cual "el mundo sería más pobre". Pone un extracto de Plataforma como ejemplo... No sé, me inclino más, y sin haberlo leído, ohhhhhhh, a pensar, que este tío tiene razón: una cosa es literatura y otra... Vila-Matas y compañía, y Hou...

    ResponderEliminar
  33. Yo, de un pájaro que se lee 120 libros en 8 meses, me lo trago todo. Bueno, no. Todo, todo, no. Pero vamos, que teniendo su criterio gratis ¿para qué fiarme del mío, que no me habré leído muchos más en los últimos 20? Aunque también es verdad que yo no soy liberado sindical ni tampoco las editoriales me pagan por hablar mal de los libros de los demás.

    PD: Es bromi, tonti.

    ResponderEliminar
  34. ¿Para cuándo un post de Helena o el mar del verano, de Julián Ayesta?

    ResponderEliminar
  35. Tranquilo Julián, mi amigo es un máquina y se lee lo tuyo cagando hostias. ¿A que sí, Charlie?

    ResponderEliminar
  36. No lo sé, quiza sí, la misma persona que me regaló Las partículas elementales me regaló a la vez El desierto de los tártaros, de Buzzati había leído algunos cuentos sin que me gustaran, pero el Desierto me parece una buenísima continuación de Kafka( y una patada en mis cojones) y de las Partículas sigo teniendo dudas serias tanto sobre su prosa como sobre el sentido en el que se puede entender sus "provocaciones".

    Basta comparar las Partículas con Vineland para entender lo que quiero decir. Pero por si no se entiende en Vineland hay personajes vivos, en las partículas yo no recuerdo a ninguno (idiotas sí que recuerdo, estaba lleno); y esa forma de contar en la que las historias se ajustan como guantes "ad hoc" a la tesis que se quiere demostrar me parece poco honrada y efectista.

    Pero quizá sea que simplemente ese autor a mí no me dice nada porque los temas que trata me parecen mal planteados y la prosa en que los trata no me gusta.

    ResponderEliminar
  37. @ tocayo

    Más que una escritura burocratizada, yo diría que su prosa es escrutadora: cosa bien distinta, a mi parecer: la burocracia no lleva a ningún lado, sólo da rodeos, complica las cosas, y en muchos casos es ininteligible. En cambio, Hou es más que clarito, tajante. No es una prosa con especial lirismo ni romántico, pero sí fría, explicativa y que causa un gran impacto. La segunda crítica que comentas (y leí) no sé si habla peor de Hou o del autor del artículo.

    Estoy en desacuerdo, pero además, para leer frases contundentes me pillo un libro de aforismos, no de una novela. Una novela es mucho más que frases aisladas, es mas, en muchos casos lo mejor de una novela no es lo que es explícito, sino lo que se insinúa. Y quien no lo quiera entender...

    Hou es duro, muy duro; pero grande.

    Y lo de si es leído no es bueno... entonces supongo que Tolstoi o Flaubert, que en su día fueron muy leídos, son unos mierdecillas, ¿no? (y con esto no pretendo comparar autores, sino que lo utilizo sólo como ejemplo).

    ResponderEliminar
  38. Houellebecq me gusta aunque ya no recuerdo su prosa ni sus efectismos ni su escritura burocratizada (¿exfuncionario=escritura burocratizada? ¿Quién eres tú? ¿Avilés? ¡Por el amor de Dios!). Ni sus provocaciones. Recuerdo ir leyendo e ir gustándome. ¿Qué pasa? ¿Me vais a pegar?

    Diría que alguno todavía se cree que el profesor que más suspende, mejor profesor es. Y no, coño, no.

    ResponderEliminar
  39. Bueno, bueno, a fin de cuentas, yo no tengo ni puta idea de Houellebecq, solo soy una chica.

    ResponderEliminar
  40. "solo soy una chica."

    ¡¡qué grande!!

    ResponderEliminar
  41. A mí el Mapa y el territorio de M. Houellebecq me ha gustado, lo leí en francés hace meses, lo leí con el Larousse al lado, que no me las quiero dar de poliglota. Aún así me enganchó y me emocionó. Y me ha servido para darme cuenta de que hay reseñistas en prensa que, o no se leen lo que recomiendan o no se enteran y escriben lo que pueden para salir del paso. Así que venga, los anónimos quizás podamos criticar sin leer, que es gratis e incluso a algunos les pagan y todo. Igual el que no se enteró fui yo, pero les aseguro que mi diccionario Larousse es de edición muy reciente. No sólo trata de las desorbitadas cotizaciones del arte contemporáneo como comentaba un reseñista el otro día. No va de eso. Además esas cotizaciones en un artista francés de hoy son inverosímiles: de novela. ¿De que va? Pues se la leen si quieren y ya dirán. Además de cotizaciones de arte, por ejemplo habla de catas de aguas minerales noruegas (una página sólo), del turismo rural y gastronómico (muchas páginas) y de la eutanasia. Las páginas de la eutanasia me pillaron especialmente. En la contraportada de ed. Flammarion dicen que “el arte, el amor, la relación con el padre, la muerte, el trabajo, Francia convertida en un paraíso turístico son algunos de los temas de esta novela”. Y no cuento más, bueno sí: al final todos se mueren. Pero no me odien es que la novela se extiende en el tiempo hasta final del siglo XXI (o algo más, tendría que hacer cuentas) algo que ya hizo M.H. en las partículas elementales que me leí en español como Dios manda. Esta última novela creo que es mejor. Desbarra bastante y aparece un trozo de la última película de Almodobar, porque MH no es tan cabrón y homenajea a su amigo Thierry Jonquet, fallecido en 2009, con una versión de la novela “Tarántula” cuyo guión adaptado se convierte en “La piel que habito”, etc, etc. Así que los que tienen manía a Almodovar ya saben: El Mapa y el Territorio otra M. Si al final va a ser que no me he enterado de nada hasta hora, estaba equivocadísimo, y Vila Matas terminará resultando más malo que el sebo, y me enteraré por otro anónimo en un blog con este título. ¡Manda Webs! Como dicen por ahí. Perdón por la extensión, no volverá a ocurrir.

    ResponderEliminar
  42. Por favor, la prosa de Vila-Matas es aburridísisisisisisma, otra cosa son los culebrones que cuenta sobre Walser, y no sé qué y una que no para con el lápiz, apuntando nombres y libros que luego se compra y los lee, agradecida,agradecida al maestro de literatura de segundo de bachiller que es Vila-Matas, que adolece de una falta total de imaginación (ya ves, todos sus personajes son reales) y de incapacidad para crear una trama no metaliteraria, etc, etc, etc...

    La chica.

    ResponderEliminar
  43. Vila-Matas es un seductor nato, un James Dean de las letras. Es disfrutar de un baño de agua caliente con mucha espuma, y toda la calma del mundo.

    ResponderEliminar
  44. Eso de la seduccion me suena a Baudrillard y temo que de esa espuma artificial jamas surja un sueño que merezca la pena, bien se ve en los turista de Dublín, recuerda alguien aquel concurso de pasaporte a ...? creo que al ganador lo mandaban a eurovisión.

    ResponderEliminar
  45. Puede ser: pero la seducción es un juego muy bonito, e incluso un arte. Después el resultado sera lo que será, el momento que ha durado la seducción se difuminará (o no); ¡pero que te quiten lo bailado!

    ResponderEliminar
  46. Oye, AMIGUETES, q tal si os conectais a skype y seguís toda la noche...?

    ResponderEliminar
  47. (¿Y qué tiene el skipe que no tenga esto?)

    Quique coño, no me descubras. Me ha gustado la idea de cobrar de unos para poner a parir a los otros: las editoriales que me leen por favor tomen nota y hagan sus ofertas.

    Respecto a Julián Ayesta, espero que no sea él; aunque me abriría las puertas a un mercado por explorar me da un poco de yuyu. Por eso de estar muerto. Pero yo me leo su libro, faltaría plus. Vengase por el próximo resumen mensual, caballer@, que algo habrá.

    Sobre Houellebecq... bueno, consenso nunca habrá y ya se ha dicho mucho y muy interesante. Sólo una opinión más: supongo que, al igual que Vila-matas, MH ha logrado eso tan deseado que es hacer "betsellers de calidad", poniendo especial cuidado en la interpretación de "betseller" y "de calidad". El secreto sigue sin saberse o habría más.

    Me hace gracia que están saliendo ya muchas reseñas por ahí adelante de Houellebecq y sólo lleva dos días en las tiendas. Joder, no lo dejan reposar ni un minuto.

    ResponderEliminar
  48. Plataforma es un novelón. Se lo aconsejo, señor Tongoy.

    ResponderEliminar
  49. Lo empecé hace unos meses pero lo dejé al poco. No porque no me gustara, simplemente se me cruzó otro por el medio que me apetecía mas y no lo retomé. Lo anoto para Octubre, para leer con el de Franzen.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  50. Grande Franzen. Me apunto a esa lectura para comparar con lo que sea que se te ocurra opinar al respecto. Te vas a cagar.

    ResponderEliminar
  51. Creo que aunque les critiquemos, a todos nos gustan los escritores que se la juegan. Vila-Matas, Olmos o Hou lo son, cada uno a su manera. Saludos

    ResponderEliminar
  52. Hou no se ha jugado nada en su vida. Sabe calcular perfectamente el riesgo, y como persona es un coñazo. Pero como escritor no es malo. Tiene vista y sabe por dónde disparar y a quién. Un poco efectista, para mi gusto, pero aceptable dentro de tanta basura.
    Saludos

    ResponderEliminar
  53. Y no se puede Vd. perder el Jugador, una novelita que Don Fedor escribió en una noche porque andaba falto de dinero. No more comments needed.

    ResponderEliminar
  54. Ese creo recordar que lo leí o lo medio-leí hace muchos años junto con otros (NOches Blancas, etc) pero ya no los recuerdo. Ni unos ni otros, me temo. Lo tengo sobre la mesa para el mes que viene. Y Crimen y Castigo y más que vendrán. Pero con calma porque también estoy con la biografía de Joseph Frank.

    ResponderEliminar
  55. Houllebecq siempre vuelve a los mismos temas pero el aura de vacío vital se encarna en 'El mapa y el territorio'como nunca, incluyendo su propio asesinato...

    ResponderEliminar