lunes, 28 de marzo de 2016

‘Cicatriz’ de Sara Mesa

No hace mucho hablábamos en este mismo blog de Sara Mesa como la futura ganadora del premio Herralde. Esto es así y no admite discusión. El tiempo me dará la razón, no tengo la menor duda. Lo único que ignoro es cuándo tendrá lugar el feliz evento. Calculo que dentro de un par de años, tres como muchísimo. De modo que, por favor, déjenme ser el primero en decirlo: ¡Felicidades, Sara

Pero mucho antes, cuando Sara no era más que una joven escritora que aspiraba a ganar algún día el famoso premio, escribió una novela (Cicatriz) va iba de lo siguiente: 

A una mujer, joven, becaria de profesión, le gusta la literatura, lo que demuestra que la inteligencia no está necesariamente ahí. Pues bien, para tener alguien con quien compartir sus “inquietudes” se da de alta en un foro y antes de poner un pie en él ya tiene una mosca cojonera dándole la bienvenida, evidenciando la extrema soledad de unos cuantos. Pasa el tiempo, no mucho, o sí, no sé. Un día, un grupo de foreros organiza una cena a la que asiste y de la que no saca realmente gran cosa. Se ve que la amistad tampoco estaba allí. Tiempo después, no mucho, recibe un privado de un tal Knut Hamsum pidiéndole que le mande una foto a cambio de un par de libros, porque le han dicho, los otros cerdos de la piara, que estaba muy rica o no sé qué. Y claro: erección. 

En este punto uno cerraría el portátil y tras consultarlo con la almohada pese a saber que sólo hay una respuesta posible, se daría de baja del foro y, literal y literariamente, desaparecería para nunca más volver a semejante antro de lujuria, perversión y gafapastismo

Ella no. Ella, tras algunas dudas, le dice al muchacho que sí, porque mira, qué coño, un libro es un libro y no todos los días le piden a una que enseñe una teta. 

Esto en la página 21. En la 22 le manda la foto. En la 23 recibe los libros. ¿Rápido, verdad? Pues no, para nada. Porque a partir de este momento entramos en un bucle que a ratos parece infinito. Realmente, si lo miras con la perspectiva de un par de días, ves que no ocurre gran cosa hasta mucho tiempo después. El relato es la evolución natural de una relación entre un hombre obsesionado con Proust y los tangas y una mujer incapaz de decir no exactamente a lo mismo y todo lo demás. 

Resulta complicado seguir escribiendo sin desvelar una trama de modo que voy a irme un ratito por las ramas y a decir vaguedades a ver si me sale una reseña como esas de las revistas o los blogs de pago. De cobro. Bueno, lo que sea. 

Dejando a un lado lo repetitivo del argumento (qué manía esa de dilatarlo todo, qué necesidad de entrar en tanto detalle total para después no sacarle partido) echo de menos una historia menos previsible que la que tiene lugar desde el momento en el que se cuela el primer sujetador entre los envíos culturales. Personalmente hubiese preferido menos libros y más desarrollo de personajes. No sé en qué momento la novela se convierte en un continuo esperar que alguien se suba a unos taconazos pero eso es exactamente lo que ocurre. El lector que yo soy asiste a los despropósitos de una tonta del bote que se finge enamorada ¿ante la necesidad? de ser permanentemente seducida o simplemente para aderezar su vida con cualquier extravagancia (está la cosa para andar exigiendo), pero al contrario de lo que ocurre en otra novela también protagonizada por una boba, en ese caso la Bovary (y sin ánimo de establecer comparaciones del todo imposibles), en esta novela que nos ocupa, la autora, Sara Mesa, única culpable, no logra, no ya convencernos de nada ni justificar de ninguna de las maneras qué es eso que lleva a la protagonista −a la que realmente nunca llegamos a conocer y que parece actuar más por miedo o desidia que por cualquier otra razón− a hacer lo que hace, sino ya simplemente entenderla, ser capaces de empatizar mínimamente con ella. Se le insinúa una vida triste que no queda del todo clara; sabemos que tiene marido como otro peces en la pecera, pero poco más. Es un personaje tan poco atractivo, tan desapasionado, tan aburrido y tan falto de aristas que merece un altarcito en museo de los donnadies. Esto, claro, lastra una novela en la que se avanza más por la inercia de la curiosidad (logro este de que no le voy a privar) que por sincero interés. 

Lejos de parecerme la atrocidad que algunos pregonan por ahí y lejos también de considerarla una novela que, como se dicen ahora los modernos, seguiremos respetando dentro de cien años, tampoco me parece para tanto el desastre. Entretiene, a ratos, y pese a que no acabamos en ningún momento de comprender ni a unos ni a otros, nos queda la tranquilidad de saber que, aunque sea enfermizamente, hay parejas cuyos miembros están hechos el uno para el otro.


156 comentarios:

  1. No podía estar mas de acuerdo con tus comentarios. Sara Mesa me cae simpática; no como la sabidilla, hiper entrevistada y reina suprema de las letras patrias que es Marta Sanz. Lo digo porque al menos el libro de Mesa se puede leer con cierto agrado... se repite, se reitera, no avanza ni para atrás... y eso que la idea es buena y el planteamiento rápido e interesante, pero los personajes poco creíbles y la monotonía en la que se instala la narración en su centro hace que nuestro interés decrezca paulatinamente hasta que el final, deshinchado ya, nos sea bastante indiferente. Pero no hay que preocuparse, seguro que más pronto que tarde ganará el Anagrama, como bien dices Carlos. Aunque me temo que el prestigio de este galardón, si sigue su línea descendente, tendrá poco que aportar a su curriculum artístico, que no su bolsillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya dejó claro que Sanz que el Herralde el puro marketing. A partir de ahí...

      Eliminar
  2. Acabo de leerlo. No podía creerme que un libro con tan pocas páginas me costara tanto. Oí a la autora su intención de desmitificar el amor; imagino que quería mostrar la carne de obsesión que hay debajo. Que no hay diferencia entre lo que hacen estos personajes y lo que hace otra pareja cualquiera. El contenido de la obsesión no importa. La idea no está mal, pero para mi gusto el desarrollo es soporífero hasta molestar.

    ResponderEliminar
  3. Quizás el cambio de editora ya se esté notando. A mí me gusta más Marta Sanz que Mesa, aunque Farándula" no es lo que debería. Esperaba esta reseña tuya porque a veces te hacen dudar, pero confirmas lo que a mí me parecía. Cuando se empeñan en crear una autora o autor revelación, lo consiguen sí o sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es que yo debería leer algo más de Sanz (no el anterior, que tiene una pinta horrible, ni Black... que ya lo leí e incluso disfruté).

      Eliminar
    2. Sanz es aprendiza de Chirbes y además sabe de literatura. Dale tiempo. Creo haber leído por ahí que no te gustó "La lección de anatomía", pero, dejando de lado su no trama, dado que no existe y a ella no le interesa según parece por lo que dice en alguna entrevista, demuestra un ejercicio estilístico que, si lo encauza en una novela apropiada, podría llegar a ser brillante. En mi humilde opinión. Mesa, sin embargo, no tiene esa genialidad por mucho que la hayan vendido muy bien.

      Eliminar
  4. ¡Elí, Elí, lamá sabactaní! ¡La posmodernidad se va a canonizar!

    ResponderEliminar
  5. Cuanto más conozco a l@s escritor@s del siglo XXI más quiero a mi Benito

    ResponderEliminar
  6. Otra clase magistral de Tongoy: cómo se escribe una novela siguiendo las pautas de quien ha recibido rechazos varios de las editoriales. Ah, el rencor, el rencor...

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo con tu reseña, Tongoy. Me parece que al libro se le notan mucho las costuras, no se lee fluidamente. Tuve una especie de desazón o incomodidad cuando la chica pasa de estar en el altar del admirador por si inteligencia, porque, según él, es una gran lectora y una potencial escritora de talento, a ser sin más un objeto de culto por estar buena, según él. Creo que ya que empezó por el camino de ser su Pigmalión literario, debería haber seguido por ahí. Chirría bastante la manera en que decidió continuar la novela.

    ResponderEliminar
  8. Recuerdo poco del libro, me pasó como a tí: avanzaba más por curiosidad que por necesidad de saber qué pasaría a continuación. ¿Nadie se ha dado cuenta de que un personaje -no recuerdo cuál- lee la biografía de Salinger en la contraportada de un libro de Salinger? Vaya fallo, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. «Otro día que lo descubrieron con un par de libros de Salinger metidos en el bolsillo, el encargado, en tono conciliador, le pidió que se sentara y que le hablara de Salinger. Quién era ese escritor, por qué quería leerlo, a qué se debía tanto interés por él que hasta llegaba a robar sus libros. «A ver si me convences y así no tengo que denunciarte», decía. Knut respondió que Salinger era un amigo de infancia de su padre, un tipo que había tenido que emigrar a América y que ahora había triunfado en la literatura, y el encargado movió admirativamente su cabeza, creyéndolo a pies juntillas a pesar de tener frente a él la solapa con la biografía».

      Eliminar
  9. Se nota que te cae bien Sara, el libro en sí no justifica tanto buenismo.

    Aunque el problema de esta novela quizá sea que necesita una buena faja.

    ResponderEliminar
  10. En algunas agencias y en la planta noble de Anagrama se habla que la próxima novela de Sara Mesa va a ser la bomba. Mesa ha ido reinventándose en cada libro y Cicatriz, una apuesta personal arriesgadísima de don Jordi Herralde, ha sido un exitazo pero el órdago vendrá seguramente el año que viene. Una novela a años luz y nada que ver con lo que la autora ha escrito hasta ahora ni con lo que se escribe en la actualidad.

    El fallo de Sara Mesa es que no hace los mismos esfuerzos que otros para venderse. Si pusiese más tiempos en salir en las redes sociales o utilizase cada nueva entrevista para dar cremita a otros autores se hablaría mucho más de ella. Cicatriz, con mucha menos publicidad y menos presencia y ruido mediático que Farándula ya ha vendido más. Pero Mesa quiere que la inspiración la encuentre trabajando, escribiendo y leyendo, sin oportunismos no tuiteando ni chup chup chup.

    Déjame decirlo en este mismo blog Tongoy. El año que viene se hablará todavía más de Sara Mesa. Si la novela en la que está trabajando ahora cumple las expectativas no hará falta ningún premio Herralde. Espero que siga en Anagrama y que no caiga en las redes de alguna agencia literaria que le prometa el oro y el moro. También Anagrama debiera hacer un esfuerzo y pelear por todo el catálogo antiguo de Mesa para que con el repertorio futuro sea una de las nuevas marcas de la casa de la editorial. Que Mesa no tenga que esperar a las cincuenta tacos como Bolaño para tener el lugar que merece.

    Hace mucho tiempo que en este país no tenemos una escritora con proyección internacional.

    Tongoy mientras llega el bombazo del año que viene debes leer Mala letra. Escritura de altísima calidad, más personal que nunca, cuentos cabroncetes pero escritos con generosidad y honestidad, ejercicios de técnica consumada pero con alma. Dale esa oportunidad. A Mesa la han comparado unos con Patricia Highsmith, otros con Clarice Lispector, otros con Cortázar, pero su escritura es cada vez más única.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo: hola. El futuro ya se verá, el presente no se aguanta. A otra cosa mariposa.

      Eliminar
    2. Hola, Fran. ¿Bolaño? ¿De verdad?

      Lo único que le ha faltado a Sara Mesa para venderse es ponerse esa faja de 25 centímetros y salir solo con eso a la calle.

      El chup chup chup ya lo hace en el Estado Crítico y la campaña barata como anónima en los blogs.

      Tú que te has leído ese manuscrito/obra maestra a tiempo real ¿no puedes adelantarnos de qué va?

      Eliminar
    3. Oye, Fran:
      Que preguntes a los que comparan a Sara Mesa con escritores como Patricia Highsmith, Clarice Lispector, y Cortázar, que drogas toman, para probarlas.
      Un abrazo.

      Eliminar
    4. Pregúntaselo tú mismo. Se llama Sara Vítores, tiene twitter y escribe en Infolibre.es

      ''Once relatos cortos que asustan como los de Edgar Alan Poe; que enternecen, como los de Haruki Murakami; que sorprenden, como los de Julio Cortázar; que descolocan, como los de Ray Bradbury; que llegan al alma, como los de Ernest Hemingway.''

      Eliminar
    5. ¿Y qué autoridad tiene Vítores para pontificar? Algunos flipan pero mucho. Hay muchas ganas de encumbrar a Mesa, quizás porque pocos brillan ya en el mundo de las letras por mérito propio.

      Eliminar
    6. Algo de eso hay, yo creo. Sara es una apuesta de Herralde a largo plazo, como Sanz y alguno más. Los nombres que se hacen de un día para otro desaparecen igual.

      Eliminar
    7. Y ya que estás tan informado ¿qué otros escritores han venido para quedarse? ¿Quién más de su generación está escribiendo algo ambicioso? ¿O sólo te acuestas con ella?

      Eliminar
  11. ¿La escritura de Sara Mesa comparada con la de Clarice Lispector y con la de Cortázar? ¿Nos estamos volviendo locos?

    ResponderEliminar
  12. A mí la escritura de Sara Mesa me recuerda a la de Virginia Woolf con unos toques de Getrude Stein y una notable influencia de George Sand. La pera, vamos.

    ResponderEliminar
  13. Escritura de Sara Mesa = Kafka + William Faulkner + Shakespeare y unos toques de la prosa de Onetti.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo sí estoy de acuerdo con que Mesa ha venido para quedarse y será uno de los apellidos de referencia toda vez que la generación transhumante o transmutante de los Porta, Ferré et alia ha sido finiquitada y amortizada por desinterés generalizado y consensuado (=ventas cercanas al cero patatero). El poder de Mesa se basa en una prosa morosa, rocosa y pizpireta, esponjosa, rijosa y cultureta, con cada cosa en su sitio y en otros dos o tres más para que anide y cuaje en la frente del lector. Fíjense en cuánto manda la baranda que hasta consiguió colocar al andoba que mora en su alcoba como experto en literatura transtlántica en El Cultural, cobrando sus buenos leuros los cien gramos de reseña impresa semanal. Qué mal está el servicio.

    La próxima vez no será necesario ni que se presente al Herralde. Ni siquiera tendrá que escribir nada. Le llegará el premio por correo ordinario, en billetitos subvencionados, y entonces scribirá esa otra novela autobiográfica donde nos hablará de fríos en las cumbres y envidias españolas. El prólogo correrá a cargo de Antonio Banderas.

    ResponderEliminar
  15. Ni chicha ni limoná pensé al terminar el libro. Más menos lo que usted cuenta.
    Es una historia cansina pero no tanto como para no terminarla y me costó, mucho, llegar a entender a una tía mucho más tonta que rara. Tal vez lo terminé con esa esperanza: que lo peculiar de su conducta aflorara. No hubo forma.

    Qué tiempos estos en lo que lo singular busca identificarse con la flojera mental. Y convencernos de ello.

    Luego alguien tuvo la ocurrencia de regalarme su libro de cuentos. Y bueno, me convenció más, al menos algunos de los relatos. Pero no veo yo la genialidad en sus letras. Al menos de momento, no descarto una evolución porque tengo entendido que es joven aún, no? si no la malean y se deja madurar...

    Sigue pareciéndome una pérdida de tiempo la literatura patria aunque de vez en cuando me guste tomarla el pulso para comprobar que sigue la hipotensión. El bondage literario es lo mío algunas veces, empiezo a pensar.

    Saludos.

    Marga.

    ResponderEliminar
  16. Esto de que los propios autores entren de rondón para defender su obra es bastante ridículo, creo yo.

    ResponderEliminar
  17. La baranda y el andoba se llevan portando ya como dos gitanillos de los Pajaritos.
    Se comenta en voz baja del clan sevillano, de la ya denominada camorra sevillana, con ramificaciones hacia otras capitales andaluzas. Pero pronto desembarcan en Barcelona o Madrid. Al tiempo.
    Si vienes a Sevilla son visita de obligada cortesía. Manda huevos que para oir al ciruelita del rock por fascículos y los vaciles a Herralde tengas que pagar tú las copas.

    ResponderEliminar
  18. Seis todo uno sijo de perra.

    Endibia es lo que tenéis.

    MAWITO

    ResponderEliminar
  19. “Estamos en pleno reino de la mediocridad. Entre plumíferos sin fantasía, graves, frondosos, pontificadotes, con la audacia paralizada. Y no hay esperanzas de salir de esto. Los “nuevos” sólo aspiran a que algunos de los inconmovibles fantasmones que ofician de Papas les digan una palabra de elogio acerca de sus poemitas. Y los poemitas han sido facturados expresamente para alcanzar ese alto destino. Hay sólo un camino. El que hubo siempre. Que el creador de verdad tenga la fuerza de vivir solitario y mire dentro suyo. Que comprenda que no tenemos huellas para seguir, que el camino habrá de hacérselo cada uno, tenaz y alegremente, cortando la sombra del monte y los arbustos enanos.”

    Juan Carlos Onetti, Marcha, Nº 11, 1º de septiembre de 1939

    ResponderEliminar
  20. La barba de Julio Cortázar30 de marzo de 2016, 22:16

    A mí me gusta/ba leerla en Estado Crítico; críticas humildes, con gusto, correctas, y ahí que me aventuré con su "Cuatro por cuatro". Y no; escritura forzada, sin sangre, una mezcolanza de influencias traducidas pobremente, ni personalidad ni fuerza para haberlas convertido en algo suyo, la sensación como de trabajo de fin carrera, algo sin terminar, que demostraba buenas lecturas y sensibilidad y un cierto oficio, pero nulo talento, riesgo o verdad. Como estudiante aplicada y pundonorosa, nada más, o nada menos. Meritoria y hasta amable por lo transparente de la apuesta, pero muy lejos de los piropos sonrojantes leídos por ahí.
    Quizás haya mejorado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No mucho, y creo que los piropos son, la mayoría, menos el texto de su novio, en plan irónico.
      Estoy contigo en todo lo que dices, talento nulo, pero esto es ahora lo que más vende y lo que más gusta.
      ¡Así van las cosas!

      Eliminar
    2. Yo leí cuatro por cuatro y no me parece que haya mejorado. Tampoco empeorado, que ya es mucho.

      Eliminar
  21. ¿También sabéis quién es su novio?

    ResponderEliminar
  22. Novio, amigo o amante.

    ResponderEliminar
  23. Respuestas
    1. Es la primera vez que me dicen tal cosa.

      Eliminar
    2. No iba por la reseña, sino por algunos comentarios.

      Eliminar
    3. Hola Juan,
      Si esto te parece el Sálvame Deluxe, se va a cagar la perra cuando haya reseña (si hay) del amarillito ese que se está leyendo ahora Tongo (por cierto, de uno de los jaleadores y aplaudidores oficiales de Sara, según el(semi) anónimo lisérgico del 31 a las 15:39):
      http://www.publico.es/culturas/alberto-olmos-cuento-cobijo-ideal.html
      Para mear y no echar gota, oiga...

      Eliminar
    4. No pensé que hiciera falta aclarar mi comentario, pero por si hay dudas, pretendía referirme exclusivamente a los cotilleos sobre la vida sentimental de la señora Mesa, ¿También nos va a contar alguien con quien duerme o no duerme Alberto Olmos? Porque yo preferiría no saberlo, si se puede elegir...

      Eliminar
    5. Claro que se puede elegir, ¡faltaría más, hombre de Dios! ¿O es que se ha leído usted obligado los comentarios de este hilo?

      Eliminar
    6. "No iba por la reseña, sino por algunos comentarios."

      Lo sé, pero a veces me siento medio culpable de lo que ocurre aquí abajo.

      Eliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. A Sara Mesa la aplauden y la admiran Alberto Olmos, Patricio Pron, Vicente Molina Foix, José Ovejero, Adolfo García Ortega, Eduardo Laporte, Hipólito G. Navarro, Rafael Chirbes, Marta Sanz, Guillermo Busutil, Antonio Soler, Miguel Serrano Larraz, Jesús Carrasco, Luisgé Martín, Ana Rodríguez Fischer, Gonzalo Torné, Jon Bilbao, Manuel Hidalgo, Carlos Zanón, Miguel Ángel Hernández, Matias Candeira y ¿sigo? Y muchos más que ahora se me olvidan.

    ¿Y quiénes arremeten contra ella? ¿Los cuatro frikis casposos de este blog? Seguramente son unos machirulos que no aguantan que una mujer logre éxito de crítica y de ventas sin haber hecho nada de lo que a ellos les gusta acusar a otras escritoras.

    Todo lo que se ha escrito en los comentarios de este post prueba que Sara Mesa sin pretenderlo se ha convertido en un escritor incómodo para los poderes establecidos y para la tiranía de los pelotas en la que se mueven casi todos los escritores. Algo debe estar haciendo bien para generar esta envidia y resentimiento.

    Zas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Sara Mesa sin pretenderlo se ha convertido en un escritor incómodo para los poderes establecidos"... JAJAJAJAJA! JAJAJAJAJAJUASJAAAJAA!!! XD XD X_D

      Eliminar
    2. Me consta que al menos dos (y apostaría a que tres) de los escritores que nombras están aquí ahora mismo poniendo a parir a la farsante de Sara.

      De convertirla en el faro que ilumina a varias generaciones de escritores, diosa entre las diosas, oh Sara, todos te alabamos, a la verdadera realidad hay un buen trecho ¿no?

      Recordáis los dos a la patética pareja de Luna Miguel y el del patinete, bajad un poquito de las nubes que sois el hazmerreír del momento.

      Eliminar
    3. ¿Y por qué regla en los demás casos es peloteo y en este son aplausos y verdadera admiración? Esto es la polla.

      Eliminar
    4. En el caso de Sara Mesa lo sabemos partiendo de una premisa muy sencilla: honestidad, autenticidad. Ello no lo tienen los pelotas.

      Eliminar
    5. Con todos mis respetos, yo creo que la comparación con luna y fresy no procede. Evitemos los insultos, por favor.

      Eliminar
  26. Sin haber leído a sara Mesa, y por lo tanto sin opinión sobre su obra, creo que entrar aquí a atacarla o defenderla Como es su caso), sin criterio propio, esgrimiendo la supuesta o comprobada admiración de una serie de escritores más o menos de la misma generación de la autora, y de algunos de los cuales personalmente pondría en duda su talento, es una perogrullada; como también lo es esgrimir a estas alturas la socorrida envidia. Y cuáles son los poderes establecidos para los que ella es incómoda? El PP, el neoliberalismo, la CIA? Por favor, un poco más de seriedad, información y buenas lecturas.

    ResponderEliminar
  27. La barba nada más31 de marzo de 2016, 19:06

    ¿No crees que hay algo un poquitico contradictorio en tu mensaje? Primero hablas del reconocimiento de los grandes críticos y escritores de este país frente a "cuatro frikis casposos de este blog" a los que ciega su machismo (ahí le has dao, tardaba en llegar alguna referencia a la conspiración macha contra el gineceo oprimido) y envidia primitiva. Vale, es un argumento tópico, primario, pero es una opción. Pero es que a continuación dices lo contrario, que molesta al "establishment", a ese que acababas de citar como su aval.
    ¿Revolucionaria feminista y, por tanto, molestosa pensadora que cambiará para siempre las letras españolas y tornará lo dado, escritora de luz cegadora que enamora a sus pares y confunde a los necios, diva, diosa, titánica creadora.... ?
    Sigue tú que me pierdo.

    ResponderEliminar
  28. ¡Que sofoco! Esto está que arde. Good old times. Mi enhorabuena a Tongoy, a Sara Mesa y al resto de los intervinientes. Así no hay quien se concentre ni HMYV, ni con Crisitiano, ni con la Gran Concentración, ni con las "Mareas", ni con el indómito potorro de Miley Cirus. Lo dicho: lo auguro a este post un final de infarto. O sea que... ¡cojonudo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido: Mejor esto que el habitual silencio de los últimos meses. ;)

      Eliminar
  29. ¿Y el de Milena Busquets no lo vais a criticar? Si Mesa es una promesa para este milenio, ella todavía lo es más. Y a ella la aúpan más incluso. Para mí, Sanz es, de las tres, la única que escribe con los ovarios bien puestos, puestos a argumentar con ataques machistas, envidias o apoyos de otros que esperan encontrar esos mismos apoyos en los apoyados.

    ResponderEliminar
  30. Esto se acaba. La literatura. C'est la fin. Kaput. Finale. This is the end, my friend.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no se había acabado hace años? Yo creo que hay que poner una fecha definitiva y a partir de ahí asumir que todo son restos.

      Eliminar
  31. Se acaba igual que todo lo demás. Mediocridad es nuestro reino. Aceptémoslo.

    ResponderEliminar
  32. Asco de élites clasistas-pijas-perversas. Me ofrecía yo mismo como hombre clarividente sicario a sueldo para materializar la idea y hacer limpieza RATATATATÁ MATAR A LA CHARLATANA PAYASA BASTARDA pero no vale la pena... en fin...

    ResponderEliminar
  33. No sabía yo si había viajado en el tiempo (a la antigua medicina) o me había confundido de lugar y me había metido en forocoches, pero aprovecho la confianza con el gran chamán para preguntar:
    ¿de verdad que hay modernos que afirman que se escriben libros, hoy, que "seguiremos respetando dentro de cien años", cuando existe una generalizada costumbre a faltar el respeto a lo clásico (que se considera viejo, denostado, "caduco")?

    Hay una cita acojonante de Samuel Johnson, que copio:

    "Si los intelectuales de la actualidad esperan lograr la estima de la posteridad, seguramente se verán obligados a admitir que han sido formados e instruidos por las pasadas generaciones. Por consiguiente, cuando un autor declara que no ha logrado aprender nada de los escritos de sus predecesores, y tal declaración ha sido hecha recientemente, no logrará con semejante manifestación de imperdonable arrogancia otra cosa que establecer una serie de prejuicios en contra de su trabajo; porque, ¿qué esperanzas de éxito puede albergar quien hasta ese momento ha marginado a los más grandes talentos?, ¿o con qué tipo de fuerza especial se cree revestido ese individuo para poder superar las dificultades que se mostraron invencibles hasta el momento?
    El número de aquellos que han sido escogidos por la Providencia para aportar algo importante a la humanidad es sumamente escaso; y lo que pudo aportar un solo individuo, por muy brillante que fuera, es muy poco [...]. Comprender las obras de los autores más famosos, saber discernir plenamente sus métodos y sistemas, y lograr retener y recordar adecuadamente lo aprendido representa una considerable tarea para las mentes normales”.


    Este pollo es conocido como el Doctor Johnson; su medicina es la que despacha Tongoy (con menor frecuencia de la deseada, debería afirmar).

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya es un milagro que siga todavía aquí como para encima hacerlo bien.

      Eliminar
  34. Si, por favor denle estopa a la doña b/tusquets.. q NO he visto jamás un libro- estafa más obvio q tb esto pasará... !!!!! Críticos justicieros del mundo uníos frente a semejantes atropellos!!!! Tongoy lee a Milena t lo ruego

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no sé yo... Puedo echarle un ojo si lo tienen en la biblio.

      Eliminar
  36. Más que nada, por curiosidad. Creo que hubo una periodista famosísima de radio que le dijo en una entrevista que su libro le había parecido solo una gran apuesta publicitaria y entró en antena el mismísimo Herralde para defenderla. No sé si es cierto, pero tenía su gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene todo el sentido del mundo. En este país faltan periodistas independientes con gusto literario. Es prácticamente imposible encontrar una crítica imparcial hecha a un autor español. En ese sentido, blogs como este nos sirven para expresar lo que no puedes encontrar en ningún otro sitio: el gusto y opinión de lectores cuya colaboración no obedece más que a su propio interés en comentar libros con otros lectores anónimos.

      Eliminar
  37. "Todo lo que se ha escrito en los comentarios de este post prueba que Sara Mesa sin pretenderlo se ha convertido en un escritor incómodo para los poderes establecidos..."

    Sí, sí, claro, jajaja. Y según ese criterio, nos vamos a las estadísticas del blog y la generación NUEVO DRAMA y matías candeira son los grandes referentes inconformistas de la literatura de este país ¿no?

    Amos, anda, tómate otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojito cuidao que ni el nuevo drama ni matias candeira han dicho todo lo que tenían que decir. Esta es una carrera de fondo.

      Eliminar
  38. "A Sara Mesa la aplauden y la admiran Alberto Olmos, Patricio Pron, Vicente Molina Foix, José Ovejero, Adolfo García Ortega, Eduardo Laporte, Hipólito G. Navarro, Rafael Chirbes, Marta Sanz, Guillermo Busutil, Antonio Soler, Miguel Serrano Larraz, Jesús Carrasco, Luisgé Martín, Ana Rodríguez Fischer, Gonzalo Torné, Jon Bilbao, Manuel Hidalgo, Carlos Zanón, Miguel Ángel Hernández, Matias Candeira": y todos esos ¿quiénes carajo son? Ni que la aplaudieran Clarín y Pérez Galdós, vamos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué os molesta tanto Sara Mesa?

      ¿Porque no os hace caso por Facebook? ¿Por qué no tiene un blog para que llevéis allí vuestras deposiciones? ¿Porque Herralde ha apostado por ella y no por vosotros? ¿Porque con su trabajo y su talento se ha ganado el respeto de tantísimos escritores de su generación y de generaciones anteriores? ¿Porque ha obtenido el éxito de crítica y de público que para vosotros debieran haber obtenido los escritores a los que laméis las suelas en Twitter? ¿Porque no entra en vuestro juego de odios envidias e insidias?

      Son preguntas que dejo en el aire.

      Eliminar
    2. El Pérez Galdós y el Clarín eres tú, vamos.

      Eliminar
    3. El tal Omega Man es un buen indicador del nivel medio de este blog con tanta ave carroñera sobrevolándolo. En esa lista hay autores excelentes, buenos y algunos mediocres (Laporte, Serrano) pero descalificarlos a todos es propio de un ignorante ridículo.

      Eliminar
    4. ¿Talento en Sara Mesa? ¿Talento? Yo por más que la leo no lo encuentro, quizá por eso la inquina, que no tiene talento alguno y está dónde está.

      Eliminar
    5. ¿TODOS ESOS APLAUDEN A SARA MESA? PRUEBAS POR ESCRITO, PORQUE NO ME LO CREO, SINCERAMENTE.

      Eliminar
    6. TEngo que reconocer que a mí también me ha sorprendido la reacción de la gente. Si lo llego a saber la hubiese reseñado más veces.

      Eliminar
    7. "¿Por qué os molesta tanto Sara Mesa?
      ¿Porque no os hace caso por Facebook?"
      EDAD DE MADUREZ, POR DIOS. AH¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

      Eliminar
  39. CUANDO EN EL MUNDO APARECE UN VERDADERO GENIO PUEDE RECONOCERSELE POR ESTE SIGNO: TODOS LOS NECIOS SE CONJURAN CONTRA EL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Va por Tongoy?...

      Eliminar
    2. ¿SARA MESA UN VERDADERO GENIO? ESTOY POR SUICIDARME.

      Eliminar
    3. Frank (G)enius Matute

      Eliminar
    4. Yo también creí que lo decían por mí. Lástima.

      Eliminar
    5. Gonzalo Torné en El Español:

      SARA MESA, CICATRIZ (ANAGRAMA)

      'Esta novela está muy bien hecha. Y como el genio no abunda encontrarse con un autor que tiene un plan (complejo) y mano y mente firmes para llevarlo a cabo me provoca una emoción admirativa, que es un estado (para un lector) muy agradable.'

      Eliminar
    6. POR FAVOR, DECID QUE SARA MESA ES COJONUDA, QUE SUS NOVELAS IMPRESCINDIBLES, NO AGUANTO AL FRAN MATUTE MÁS, ES MUCHO PEOR QUE SU PARIENTA

      Eliminar
  40. Veo que habéis puesto todas las cartas sobre la Mesa...
    No puedo opinar sobre la autora porque todavía no he leído nada de ella pero rompo una lanza en favor de Anagrama y Herralde por los grandiosos momentos que me ha proporcionado su catálogo de autores durante tantos y tantos años; este país sería todavía más cateto sin la longeva existencia de esta editorial...

    Jau!

    ResponderEliminar
  41. QUERIDO KRUST, LEE A SARA MESA Y VERÁS CÓMO LA EDITORIAL VA CADA DÍA UN POCO MEJOR. EMPIEZA POR 4 POR 4 Y NOS CUENTAS, GRAN LITERATURA SIN DUDA. PRÓXIMO PREMIO CERVANTES Y EL NOBEL, POR DIOS, NO SE NOS OLVIDE.

    ResponderEliminar
  42. "El cuaderno perdido" de Evan Dara. Obra maestra.

    ResponderEliminar
  43. ¿Sara Mesa? Hombre, no jodáis…

    ResponderEliminar
  44. No deis de comer más al troll (Tongoy). Luego os tocará a vosotros y os arrepentiréis.

    ResponderEliminar
  45. Me lo expliquen, por favor.6 de abril de 2016, 16:20

    En serio, ¿qué veis de bueno en este libro, "Cicatriz"? La historia es una absoluta chorrada y además está muy mal escrito, ni fondo ni forma son atractivos. ¿De verdad es ésta una de las grandes autoras patrias del momento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por qué preguntas aquí? Sólo hay débiles mentales que no han leído a Sara Mesa.
      Si quieres que te expliquen que tiene de bueno este libro habla con Vila-Matas, Isaac Rosa o Sergio Del Molino. Ellos saben, estos no.
      O pregunta a Jorge Herralde ((sí, ése que rechazó tu novela)).

      Eliminar
    2. Si opinas eso de la novela Cicatriz (porque yo coincido con la opinión de que el tema está manido y el tratamiento descuidado) ¿te tiene que haber rechazado una novela Anagrama? Lo siento, pero soy sólo un lector. La novela de Sara Mesa no me gustó nada y no me gusta que me acusen de decirlo desde el resentimiento. Un respeto a los lectores.

      Eliminar
  46. Un par de frikis han preguntado que a quiénes incomoda Sara Mesa!!

    A los que escriben sin haber vivido
    A los críticos de barra de bar
    A los pelotas con blog
    A los pelotas sin blog
    A los lameculos conocidos
    A los lameculos desconocidos
    A los que escriben desde la impostura
    A los que se creen la salsa del reino literario
    A los envidiosos desde el púlpito libresco
    A los envidiosos desde la cloaca de los posts y los comentarios
    A los que carecen de honestidad intelectual
    A los capillitas que sueñan con la primera división editorial
    A los que no soportan el éxito conseguido mediante el trabajo bien hecho
    A los que escriben con un tufillo de falta de autenticidad
    A los de la mala conciencia por el discurso neoliberal
    A los que solamente recibieron collejas y ahora son los killers de la blogosfera
    A los que le tienen miedo al fracaso
    A los anónimos imbéciles
    A los troles
    A los que en su casa a la hora de comer son Thomas Bernhard
    A los que sólo leen los libros de los amigos
    A los que quieren disimular su falta de vida con un estilo barroco
    A los que creen más importante publicar que escribir
    A los que nunca publicarán ni venderán un solo libro

    A todos vosotros Sara Mesa os incomoda como un grano en el culo que no vais a poder quitaros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thomas Bernhard después de comer7 de abril de 2016, 5:30

      Coca Cola para todos.

      Eliminar
    2. Sara Mesa incomoda a los que escriben sin haber vivido ¿porque ella ha vivido mucho? XO
      Sara Mesa incomoda a los pelotas ¿porque ella no es pelota? ¿Esa es la lógica?
      Sara Mesa incomoda a los lameculos ¿porque ella no es lameculos? De verdad que no lo veo.
      Sara Mesa incomoda a los que escriben desde la impostura ¿porque ella es la única auténtica?
      Sara Mesa incomoda a los que se creen la salsa del reino literario ¿porque la salsa es ella?
      Sara Mesa incomoda a los que carecen de honestidad intelectual. Porque ella la tiene. Claro.
      Sara Mesa incomoda a los capillitas que sueñan con la primera división editorial ¿Capillita es una expresión sevillana?
      Sara Mesa incomoda a los que no soportan el éxito conseguido mediante el trabajo bien hecho. Claro, todos prefieren el éxito conseguido por otros mediante el pelotazo, eso es de cajón. Es ver alguien justamente alabado por su trabajo bien hecho y despertarse todos tipo de inquinas.
      Sara Mesa incomoda a los que escriben con un tufillo de falta de autenticidad. Te repites, macho.
      Sara Mesa incomoda a los de la mala conciencia por el discurso neoliberal. Tú te drogas.
      Sara Mesa incomoda a los anónimos imbéciles. Dijo el anónimo cabal.
      Sara Mesa incomoda a los troles. Dijo el trol que intenta manipular la realidad para favorecer sus propios intereses.
      Sara Mesa incomoda a los que en su casa a la hora de comer son Thomas Bernhard. Dijo Fran Matute.
      Sara Mesa incomoda a los que sólo leen los libros de los amigos. Ejem.
      Sara Mesa incomoda a los que quieren disimular su falta de vida con un estilo barroco. ¿Pero qué es eso tan grande que ha vivido Sara? ¡Respondanmé!
      Sara Mesa incomoda a los que creen más importante publicar que escribir. ¡Pero ella lleva publicando diez años libros de todo tipo de calidades!, con tal de ganar los premios más chorras (Miguel Hernández de poesía, el Badajoz de relatos ilustrados, ¿el Tritoma?, ¿alguno de sus libros no tiene premio?), es decir, vendiendo su literatura al mejor (¿peor?) postor. No nos vendas ahora tu trayectoria como auténtica, cuando precisamente se podría poner como ejemplo de las más dudosas y arrastradas.
      Sara Mesa incomoda a los que nunca publicarán ni venderán un solo libro ¿porque ella es la única que publica en España? ¿No sale ningún otro libro al año? Macho, tú eres Bertrand Russell por lo menos.
      Sara Mesa incomoda a los lectores. Sobre todo a los que pagaron por el libro.


      Después de todo lo leído bajo este post. Creo que Sara Mesa y Fran Matute (que alguien le pague un psicólogo a este chico que le mire lo suyo) han conseguido lo impensable: superar el ridículo de Segi Bellver defendiéndose de lo del Nuevo Drama.

      Habría que hacer un estudio de la larga trayectoria concursil de Mesa vs. la apuesta mercantil de Herralde, y luego adjuntar todos estos íntentos desesperados desde el anonimato, para en el futuro analizar como se construye un Escritor Auténtico Auténtico en este Vodevil que es España y eso.

      Eliminar
  47. Sara, te has currado más esta respuesta que toda la enorme Cicatriz. Lástima!

    ResponderEliminar
  48. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  49. En el letras libres de este mes hay una señora reseña de los tres últimos libros de Sara Mesa firmada por Christopher Domínguez Michael, que es un señor que a mí por lo general me suele gustar como piensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien conozca a Christopher Domínguez Michael sabrá que no es un Alberto Olmos de la vida.

      Tongoy, no seas tímido y di también que compara los cuentos de Sara Mesa con los de Maupassant y Chejov. Dice que las obras de Sara Mesa protagonizan la escena literaria española desde hace meses y por encima de todo lo demás dice que Cicatriz es su obra maestra, una de las grandes obras epistolares escritas en español y la pone al nivel de Las amistades peligrosas, Werther, Natalia Ginzburg y otros clásicos. También menciona a la Bovary, pero como elogio, no como tú. Y al personaje de Sonia lo miramos con delectación morbosa, dice, no le parece un donnadie poco atractivo y sin aristas como a ti.

      Me parece que con Sara Mesa has encontrado la horma de tu zapato, Tongoy.

      Eliminar
    2. Joder, Sara, acepta que puede haber alguien a quien no le guste lo que escribes. Siempre va a haber críticas negativas de tus libros, relájate. A algunos les parecerás Maupassant y a otros un churro con ínfulas, no pasa nada. Te va a dar un soponcio, chiquilla.

      Eliminar
  50. Anónimo7 de abril de 2016, 10:59:
    "Quien conozca a Christopher Domínguez Michael sabrá que no es un Alberto Olmos de la vida.
    Tongoy, no seas tímido y di también que compara los cuentos de Sara Mesa con los de Maupassant y Chejov..."

    Anónimo7 de abril de 2016, 11:06:
    "Sara Mesa incomoda a los que escriben sin haber vivido ¿porque ella ha vivido mucho? XO
    Sara Mesa incomoda a los pelotas ¿porque ella no es pelota? ¿Esa es la lógica?..."

    al menos podrías hacer los comentarios un poco más espaciados, que se te ve demasiado el plumero...

    y sí, Gallimard ya está pensando en incluir a Sara Mesa en La Pléiade, pero ya!!!

    ResponderEliminar
  51. Sara Mesa: Mala letra

    Idioma original: español
    Año de publicación: 2016
    Valoración: está bien > recomendable

    Compré este libro, y empecé a leerlo, con sentimientos bastante contradictorios. Por una parte, me había gustado mucho Cicatriz, la última obra de Sara Mesa, aclamada por casi todo el mundo como una de las mejores novelas de 2015 en España. (¡Si hasta Tongoy ha reconocido que "tampoco me parece para tanto el desastre", lo que en su caso equivale a un "muy recomendable!).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Copiado de "Un libro al día". Tongoy, referencia.

      Eliminar
    2. Al final va a resultar que soy el que más hace por la literatura de este país. ;)

      Eliminar
  52. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  53. ¡¡¡¡¡ESTOY DE SARA MESA Y DE SU CICATRIZ HASTA LOS COJONES¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  54. Y DEL FRAN MATUTE, ESE NOVIO ACONGOJADO NI TE DIGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos comentarios a qué vienen, se puede saber?

      Eliminar
    2. ¿Acongojado??
      Una noche de copas en el sur, con más alcohol en el cuerpo del que a estas edades deberíamos tener, Frankie estuvo a un tris de calzarle unas hostias al Olmos por mirar demasiado a su chica.

      Eliminar
    3. Ay, Tongoy, estás perdiendo la gracia, y se te ve demasiado el plumero.

      Eliminar
    4. Ah, que eso es gracioso! Perdón, no sabía. Será que me hago mayor.

      Eliminar
  55. Fran G. Matute
    @FranGMatute
    Freelance | Escribo en @JotDownSpain, @elcultural y @criticoestado | Profesor de Historia del Rock en @CICUS_
    SARA MESA PRÓXIMO PREMIO NOBEL, POR FAVOR RELÁJATE YA, Y EL FRIKI LO SERÁS TÚ¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  56. Y TONGOY, ¿A TI TAMBIÉN TE PARECE SARA COMPARABLE A CORTÁZAR, CLARICE LISPECTOR, Y OTROS GRANDES ESCRITORES POR AQUÍ NOMBRADOS? MÓJATE UN POQUITO, MAJO.
    ME ENCANTA TU BLOG, POR CIERTO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo que me parece es que este post perdió la gracia hace días.
      Yo me he mojado mucho mas que la mayoría, tanto que me llega el barro a las orejas.

      Eliminar
    2. "A mí lo que me parece es que este post perdió la gracia hace días."
      ¿De qué estás hablando? Si no querías un montón de gente difamando, calumniado, vejando y suplantando identidades ¿para qué montaste este blog? Todo esto es la esencia del blog, su único valor. Todo esto eres tú, Tongoy.

      Eliminar
    3. No me lee con atención. Debería enfadarme. Mire, yo no he dicho que no tenga gracia; he dicho que la perdió. Es decir, la que tenía, ya no la tiene. ¿Sabe qué pasa? Yo soy muy permisivo porque creo que de todo se puede sacar algo pero ya cuando se empieza con memeces tipo que si el novio es este, la novia es aquella… me carga un poco, qué quiere que le diga. En este post no, pero en otros he tenido que moderar comentarios que facilitaban la dirección postal de algún escritor y luego aguantar a ese mismo tío acusándome de censor, que ya tiene cojones. Podemos pasarlo bien y viva la juerga y el cachondeo y yo el primero, que como bien dice usted, soy LA ESENCIA, pero hay línea —y es una estupidez porque es una línea muy fina— que realmente no es necesario cruzar para seguir siendo soez y un poco memo, si eso es lo que a uno le gusta. Yo he sido insultado (¡¡por gente que me condenaba los insultos!!) en numerosas ocasiones, algunas de ellas más públicamente que en mi blog (twitter, por ejemplo) y jamás me he quejado ni he dicho ni mu. Porque entiendo que forma parte del juego. Pero claro, hay que saber jugar. No es tan difícil, aunque sí es verdad que no todo el mundo llega.

      Eliminar
  57. Vaya, ahora no sé si sacarle o no reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedo a la mafia sevillana?

      Eliminar
    2. ¿Ozú pero qué pasa, que esta tía es la capo del hampa sevillana o qué? Por si acaso yo digo que su libro me encantó, mi arma. ME ENCANTÓ, SARA, QUE QUEDE CLARO.

      Eliminar
  58. Malísima novela, caracterización floja, estilo nulo y trama sin ningún interés, lo verdaderamente espeluznante es que autoras como Sara Mesa sean tan celebradas en el panorama actual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, Marta.

      Eliminar
  59. “Sabes perfectamente que, infligiéndole daño a los zapatos, me lo estás infligiendo a mí. No me extraña que junto con los zapatos hayas querido hacerme llegar una impronta del asco que ahora sientes por mí. Es el sentimiento natural de alguien que, como tú, siempre quiere quedar por encima.” (pág. 170).
    Cicatriz, Sara Mesa

    ResponderEliminar
  60. “Y es a partir de entonces cuando todo comienza a precipitarse y la fantasía despierta su curiosidad, y la curiosidad su fantasía. Sonia comprende que nada tiene sentido si él no puede verla de algún modo. ¿No debería darle alguna recompensa? Propone un encuentro en Cárdenas…
    … Salir y entrar de su vida, como por una hendidura que apenas es visible, sin riesgos y sin compromisos. Olvidar por un día a la madre, a los hermanos, a la abuela, al marido y al hijo. Olvidar el trabajo… Es ante todo la necesidad de fingir, aunque sea durante un solo día, que es posible vivir otra vida en la que ella juega el papel de chica distinguida, elegante y despreocupadamente libertina.” (pág. 112).
    Cicatriz, Sara Mesa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y esto es tan maravilloso? ¿O lo muestras por lo de que "jugar un papel" es más bien un galicismo arcaico que sería aconsejable evitar? Si esto es alta literatura, prefiero la escuálida.

      Eliminar
    2. Y "despreocupadamente libertina" un pleonasmo tontísimo.

      Eliminar
  61. ¿Tú crees que si fuera tan mala literatura como decís lo publicaría Herralde?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Herralde ha publicado a Milena Busquets quien, pudiendo haber hecho una novela bastante mejor, se conformó con hacer una muy mediocre al contarnos la vida de una pija catalana que folla, se droga y se pasa la existencia cojonudamente en lugar de hablar del dolor que le produjo la muerte de su madre. Eso sí es un tema universal. Pero ahí la tienes, traducida a no sé cuántos idiomas y en Anagrama. Así que cualquiera sabe.

      Eliminar
    2. Es la mejor descripción que he leído de la novela de Milena Busquets, es exactamente eso, una auténtica basura que a la gente le ha dado por devorar como si fuera el maná. Será que con algo más profundo se pierden.

      Eliminar
    3. Gracias. Lo cierto es que me jode porque soy anónima y no anónimo y las oportunidades de que el machismo imperante en este mundo de grillos literario vayan templándose adelgazan cuando editoriales como Anagrama publican de corrido a tres mujeres como Busquets, Sanz y Mesa, y las novelas de la primera y la tercera son mediocres y la del premio de Sanz no es su mejor novela. En fin, es lo que hay y seguiremos esperando a que algunas autoras se tomen la literatura con seriedad y no publiquen porquerías como la de Milena cuando creo (con muchas dudas) que podría haberlo hecho mucho mejor si se lo hubiera tomado en serio.

      Eliminar
    4. Tienes toda la razón. Pues mira, yo he leído buenos comentarios en varios sitios sobre esta otra autora joven, Gema Nieto, que ha escrito también en La Pertenencia sobre el tema del duelo, y creo que voy a leerla porque no sé, me da mejor espina que las mencionadas...

      Eliminar
    5. La de Olmos. Se te van a comer solo porque te ha publicado él. Suerte, no obstante.

      Eliminar
  62. Que te calles ya, Fran!!

    La publica por las mismas causas que publica otras, incluso con el premio de su mismo nombre, que en privado cuando no miran el autor o el editor tú calificas de mierda jedionda.

    ResponderEliminar
  63. ¿Cuándo he dicho yo eso?

    ResponderEliminar
  64. Ug, pues para mí no pasa del 2 esta novela. Y admiro a los que se la han terminado.

    ResponderEliminar
  65. No entiendo la gresca Sara/Marta, ¿se supone que estás con la una o con la otra? A mí las dos me parecen igual de infumables.

    ResponderEliminar
  66. Sara Mesa: Cicatriz
    Valoración: Muy recomendable

    Existe en esta novela una compenetración casi perfecta entre el tema, el tono y el estilo empleado para contarlo. La narración es sucinta, el estilo es escueto y sencillo, desnudo, acorde con una relación en la que los sentimientos de los personajes, si existen, están amortiguados u ocultos. También la estructura de la novela, que juega a adelantar acontecimientos para luego volver atrás y completar los huecos (o no, dejando que el lector los rellene por su cuenta) contribuye a mantener la atención y la tensión del relato.
    Una buena historia, desasosegante pero muy bien contada. Por lo tanto, una novela muy recomendable.

    ResponderEliminar
  67. Para mi las dos autoras sevillanas, Sara Mesa y Marina Perezagua, son dos peñazos. Aburrida Mesa y pretenciosa Perez. De Sevilla me voy a tener que quedar con el Matute. Aunque sea poco agraciado algo tendrá cuando tanta pasión os despierta.

    ResponderEliminar
  68. Seguro que el autor de esta crítica es uno de los intervinientes en el post:


    [SED de LIBROS] 'Cicatriz', de Sara Mesa
    Viernes 26 de Febrero de 2016 21:42

    MANUEL ÁNGEL MORALES ESCUDERO | Sara Mesa nos cuenta en Cicatriz la historia de una obsesión: la relación malsana de una mujer con un personaje peculiar, llamado Knut, que le consigue regalos. Parece un argumento sencillo porque así es la novela: sencilla, plana, aburrida en ocasiones.

    Son muchos los críticos que se han rendido a la prosa de Sara Mesa, pero a mi no me dice nada. El argumento es en el fondo el de tantas y tantas novelas de este estilo. La historia de una mujer aburrida en un mundo burgués que de pronto ve asaltada su vida por el rayo de la locura y de la pasión y de cómo esa pasión la lleva por un camino que le supone su liberación. ¿Por qué será que muy pocas escritoras no pueden huir de su condición femenina, de sublimar la misma para hacer una historia que trascienda el género?.

    Porque toda la novela parece una edición literaria del Vogue en la que no dejan de aparecer los zapatos de Armani, los sujetadores de La Perla, los zapatos de más de cuatrocientos euros... Es como si estuviéramos leyendo una nueva versión de Sexo en Nueva York pero protagonizada por una desequilibrada que resulta que se convierte... ¡En escritora!

    La prosa, no lo dudo, es moderna. Debido a su modernidad carece casi en absoluto de riqueza léxica y llega a ser como la conversación de dos adolescentes hablando de que pillan esto y lo otro. ¿Será que con gran parte de la literatura española pasa como con el cine español? ¿Será que es necesario para vender descender al nivel de la vulgaridad para ser aceptado?

    Sara Mesa ha recibido muy buenas críticas. No termino de verle la gracia, ni percibo la radical novedad que otros más duchos que yo ven. Después de haber leído cientos de libros no siento que Cicatriz me deje sin respiración o me haga llorar. Con los buenos libros, cuando los terminas, suspiras por la experiencia que acabas de tener. Pero eso no me ha ocurrido con Cicatriz.

    La obra tiene algunas reflexiones originales pero sobra casi toda. A partir de los dos o tres primeros capítulos ya te puedes ir imaginando el final, el obvio final. Hay un matrimonio que la oprime, un trabajo aburrido, un ansiado futuro como escritora que logra a través de la liberación del desequilibrado Knut, su Peter-Pan particular.

    El personaje del marido, Verdú, está construido de una forma totalmente plana. No tiene matices, es un ser gris, aburrido, hasta estúpido. Podría añadir que igual es así cómo ven a los maridos las escritoras españolas contemporáneas como Rigalt y compañía.

    Un libro tiene que dejar huella cuando acabas de leerlo. La huella que deja la lectura de Cicatriz es muy leve, como si hubiera sido escrito para un blog de internet.

    Tiene, eso sí, el mérito de abordar el mundo de los robos en los grandes almacenes en los que los personajes pretendidamente marginales pillan sus objetos en una clara muestra de desprecio a lo que llaman, mundo burgués.

    Cicatriz se pierde en las descripciones demasiado extensas de productos, evidenciando las horas de documentación para el libro pero que llegan, primero a cansar y luego te invitan a pasar las páginas de dos en dos. Ni así pierdes el hilo porque durante páginas y páginas se nos ofrece más de lo mismo.

    Puede que Cicatriz tenga éxito. Puede que hasta sea la novela del año. En este país, en el que ya predominan los lectores formados en la LOGSE puede pasar de todo.

    ResponderEliminar
  69. ¿No habéis leído "El Cultural" del pasado viernes 6 de mayo? Pues os convendría y más a aquellos que tanto presumen de ser 'leídos'... y ... ¡listos!

    ResponderEliminar
  70. Sara Mesa mola.
    Pero que no se me entienda mal. Mola, como escritora, porque tiene una voz original, porque está en una búsqueda estética propia, y muy interesante. Dice cosas que nadie ha dicho antes como las dice ella, cosas profundas: la soledad de nuestro tiempo, la enfermedad de la adolescencia, las relaciones virtuales, la cleptomanía, la culpa... esto se entiende mejor si se leen sus cuentos. Mala letra es mejor que la novela Cicatriz. Pero aun así, merece la pena apostar por una escritora que tiene ahora un reto muy difícil: confirmarse en lo que promete.
    Lo que no mola tanto es algo que alguien ya ha reseñado otras veces: ese sensacionalismo emocional, posmoderno y femenino, que comparte con Elvira Navarro y su La trabajadora. Sobre todo en Cicatriz, no me creo mucho que la protagonista consienta con ese masoquismo interior que le provoca su relación con Knut. Ni siquiera ese personaje se me acaba de aclarar. ¿De qué vive? ¿Está realmente enfermo? ¿Y si es así, por qué la protagonista no lo rechaza desde el principio? En esta novela, la falta de luz sobre el entorno de los protagonista desdibuja la trama y la verosimilitud.
    Los cuentos de Mala letra, como digo, mola más. Sobre todo por hiperrealistas. De una realidad que duele. Aquellos en los que aparecen niños y adolescentes son muy buenos.
    Así que el balance sigue siendo positivo. Leeré el siguiente libro.

    ResponderEliminar
  71. Yo no la he leído pero es una mujer guapísima. Probablemente la escritora más guapa que hay ahora mismo en España.

    ResponderEliminar
  72. Supongo que Alberto Olmos publicará estas cosas por algunas razones que se irán desvelando con el tiempo... ¿Y alguien sabe por qué ahora se desvive elogiando las obras de Arturo Pérez Reverte? ¿Hay nueva estrategia?

    ResponderEliminar