martes, 16 de agosto de 2011

"La ciudad feliz" de Elvira Navarro


Aviso a navegantes: no es lo mismo una novela que una micronovela del mismo modo que no es lo mismo meterse en la cama con Nacho Vidal que con Papá Pitufo. Lo digo antes de nada para todos aquellos que después de ver la portada sientan el impulso irrefrenable de leerse esta supuesta novela que no es tal sino pascual, es decir, no una sino [nada menos que] dos micronovelas (nouvelles, para los que son de letras). Avisados quedan. Luego no se quejen si salen mal follados. 


LA CIUDAD MODERNA NO, LA CIUDAD FELIZ 

Cuento number one: La del chino que pone un bar. 

Síntoma de modernidad es la multiculturalidad. También escribir sobre ello. Está lo de enamorarse de un negro que vende cedés, lo de los croatas que roban motos, lo del campamento rumano en la periferia y lo de los chinos. De los chinos vale todo porque son más inescrutables que el álgebra y eso da mucho juego: compran ropa de marca que no lucen, trabajan de sol a sol, entierran a sus muertos en jardines vecinales y sirven carne de perro en los restaurantes. Esto me ha quedado un poco racista pero era eso o el chino torero o el chino flamenco o el chino de la nikon o el chino cudeiro. 

Chi-Huei -que como supondrán no debe ser oriundo de Albacete- es el protagonista de este cuento chino de Elvira Navarro. Escribir por boca de un niño (por más que sea en tercera persona) es mucho de ir directo al corazón. Ponles un restaurante a sus padres y lo sabrás todo de los chinos y el sinvivir. Esto cuenta este cuento: lo que pasa cuando tu padre chino viene de la china y pone un bar y tú te haces adolescente asando pollos, que es más o menos lo que pasa cuando un gallego hace lo propio en Alabama o un noruego en Chile. Que todo el mundo venga a saber lo que pasa es lo que hace que este cuento no valga mucho la pena. Tal como ocurre en la vida real, en este cuento no se muere ningún chino. Nos quedamos otra vez sin saber, pues, lo que hacen con los cadáveres. Pero bueno, tampoco esperaba un reportaje de investigación. 


Cuento Number Two: Macrorelato de la niña perdida y hallada en el templo. 

Síntoma de modernidad es la plurisexualidad. Todo se compra todo se vende todo se puede follar. Si sigue habiendo a quien le ponen las gallinas y hay ovejas en la sierra que no olvidan a sus dueños, imagínense una niña en pleno despertar sexual en un barrio conflictivo. De eso va este cuento infantil: de hacernos creer que un vagabundo va a acabar violando a una niña (medionovia del chino de arriba (1)) cuando el miedo de verdad es que sea a la niña la que se folle a él. Así es ella. También de hacernos entender lo difícil que es hacerse mayor. Creo. No me ha quedado muy claro, la verdad. Es que en la mitad del cuento, más o menos, desconecté y fui en modo automático un ratito y quizá en ese ratito estaba la clave del cuento. Seguramente sí. Lo pensé y dudé en volver pero no me pagan tanto. Luego me acabé el cuento muy contento por poder seguir con la novela (ésta sí) de Carrère que había empezado horas antes. 

* * * * * * * 

El problema de Elvira no es la lírica (ahí se defiende bien) sino que no lo hace interesante por más que los temas sean de rabiosa actualidad. Para escribir de algo como la inmigración y los problemas de identidad y de que la adolescencia es lo mismo aquí que en Pekín y para hablar de los miedos infantiles, el valor y la estupidez (en ocasiones indistinguibles) hay que ser que muy bueno y Elvira, de momento, no lo es. Nadie le pide peras del olmo: sabemos que acaba de empezar y tiene todo una vida por delante: cienes y cienes de premios por recoger. Es simplemente que tanto premio y tanta leche (¿cómo decirlo…?) apesta y el tufo enrarece el ambiente y de ahí tanta sospecha que ahora (ya sí) después del leído el libro se demuestra fundada. 

He leído en blogs (y similares) entrevistas y reseñas y he visto cosas interesantes. Algunos elogian la escritura de Elvira calificándola de “sencilla”. Eso es falso. Elvira no escribe sencillo; sencillo escribo yo. Elvira escribe literario (2) que para eso le pagan. Otra cosa que me hizo mucha gracia fue que por lo visto a Elvira le gustan mucho los relatos porque considera muy complicado que una novela mantenga la misma intensidad durante todas sus páginas. Claro, joder, es que si escribimos ciertas cosas es materialmente imposible sentir interés (3). Que a uno le guste leer relatos y luego los escriba debe significar que ni es capaz de concentrarse al leer ni al escribir. A mí me pasa exactamente lo mismo pero yo no les cobro entrada. Eso (lo de no saber leer/escribir) es culpa de tanto twitter y tanta hostia, se lo digo yo. Nunca he entendido esa limitación de 420 caracteres; personalmente con eso no tengo ni para saludar por lo que todas las veces que he dicho algo en Facebook ha sido a costa de sacrificar ideología. Y luego nada más; quiero decir que no encontré nada más interesante sobre Elvira y sus micronovelas en todo lo que leí -que tampoco es que fuera demasiado- que no fuese de qué van las nouvelles y qué bien lo hace esta chica y cuánto futuro tiene. El guión habitual, vaya. A mí me reseñan así una novela y ya sé que no se la han leído. 

Ya supongo que a Elvira no va a gustarle todo esto que acabo de escribir, lo cual me parece normal. Pero también supongo que lo entenderá, al fin y al cabo a mí tampoco me ha[n] gustado su[s] novela[s] y sin embargo no he tenido inconveniente en leérmela[s] entera[s] para sojuzgarla[s] como merece[n]. Todo lo que hay que hacer es recordar aquellas novelas de nuestro pasado lector que no nos gustaron y desaconsejamos a quien nos preguntó y ver en ello la función social que ejercimos. Pues esto lo mismo pero a lo bestia. Al final va a resultar que este blog debería estar subvencionado. 



(1) Esto debe ser lo que la hace “novela” y susceptible de ser premiada como tal: un puzle de dos piezas, nada menos, sobre niños que dejan de serlo.
(2) Su padre, de una forma a veces consciente, y la mayor parte de las veces inconsciente y animal, no se quería ver envuelto en nada, pulsión esta que lo llevaba a la muerte, y que luchaba con su deseo de vida, que se había agarrado a las cosas concretas, a aquella que se circunscribían al instante y luego desaparecían, o que se quedaban sin más efecto que el de su propia permanencia. (Pág.59)
(3) Para muestra un botón: “El bambú, envasado al vacío en paquetes de un kilo, ocupaba una de las filas del rectángulo, al lado de la soja germinada en conserva y de la soja sin germinar, seguido de la salsa de soja y de la salsa agridulce especial, que era de color naranja y no roja, como la que hacían en el restaurante. Tras la salsa agridulce venía la salsa picante de ciruelas, y después la salsa de ostras, y a continuación especias que su familia no se había llevado jamás a la cocina, pues su valor era meramente sentimental, como el polvo de cinco especias, la pimienta de Szechuan, el anís estrellado, la raíz de jengibre, los chiles secos, los cubos de loto, los brotes de azucena del tigre, la nuez moscada y las castañas secas. Había tres columnas enteras de sacos de arroz, y otras tres de distintos tipos de pasta, desde tallarines normales y corrientes hasta fideos chinos, y para acabar, en el lado del rectángulo que estaba frente a la ventana, lichis en almíbar, paquetes de algas secas y todo tipo de alcoholes.” (Cuento 1º. Pág.78-79) 

63 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. No te pongo nada más porque no merece la pena. Solo una cosa: Como esto lo ha escrito con una beca de la Residencia de Estudiantes (de los impuestos de todos) al menos, como tu sugeriste, en caso de que fuera cierto lo de la beca, que lo es) que los libros nos salgan con descuento a los contribuyentes.
    Así está el Gasto Público. Así tenemos el déficit, hecho unos zorros.
    Un saludo
    La sargento Margaret

    ResponderEliminar
  2. Margaret y Tongoy: estoy totalmente en contra de que este tipo de "nibulas" se vendan a un precio inferior. Es que las iba a comprar el mismo número de gente. Cuatro. La familia y gracias. Bueno, y Vila-Matas. Aunque seguro que se la regalan. Barcelona es muy pequeña, en el fondo, al estar limitada por el Tibidabo.

    Sí resultaria interesante que publicaran ustedes el listado de gentes de estas, de los twitters y mondadoris, que han vivido a base de fondos públicos: Residencia de Estudiantes, Casa de Velázquez en Roma, los-as que se tocan los huevos/almeja en el Instituto Cervantes enchufados a dedito; luego, los patrocinios mixtos: hoteles kafkas; listas Granta/Espanta...
    Vaya, un mundo no tan lejano al taurino y a la picaresca.

    Y el listado, les avanzo, no es corto ni discreto.

    En cuanto a la "nivela" esta de la amiguita de malparido, yo es que eso ni me lo leo. Ni google books, vaya.

    Bukowski is back.

    ResponderEliminar
  3. Tristemente de acuerdo, porque la chica parece maja. De los nuevos escritores que he leído es, junto con Jimina Sabadú, la peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Maja? Si tiene una mala hostia que tira para atrás. Si anda por el mundo perdonándole la vida a la gente.
      Si le parece, un día de estos la llamo y quedamos los tres a tomar café.

      Eliminar
  4. No, si majos son todos ellos. Como dice mi amiga Samantha: "Ni roban ni matan"
    Pero escriben como el culo.
    Un saludo
    ¡NO PASARÁN!
    ¡EL LIBRO VENCERÁ!
    la sargento Margaret
    PD Voy como "homeless" por que no me deja. Máquinas del diablo

    ResponderEliminar
  5. No he leído esta novela. Sí leí "La ciudad en invierno". Me pareció bastante decente, "sencilla", y con cierto ritmo en la narración e historia. Quizá el problema sea que leemos a esta generación con las expectativas demasiadas altas. Recuerdo que leí la novela una tarde, aburrido, dando vueltas por la Biblioteca, porque llovía y se me había olvidado el paraguas.

    Quiero decir, Tongoy, recordando a tus críticas sobre Amelie Nothomb, que quizá haya que leer a esta escritora de esa forma: sin esperar nada maravilloso, como para pasar el rato, mientras espera uno que fuera deje de llover...

    ResponderEliminar
  6. Vale, tío.
    ¿No hay nadie más ahí arriba?
    La sargento Margaret

    ResponderEliminar
  7. Pues mire, teniendo en cuenta que lo de atacar a Elvira se ha convertido en deporte nacional, dado que su literatura ya la traté en profundidad cuando Patrulla de Salvación (ahí le remito si le interesa), le comento que le ha quedado una crítica flojita. Que si no es una novela sino dos novelitas. Que a usted no le interesa lo que cuenta. Y que escribe bien. Tres argumentos que se contestan con la trinidad ivaniana de pofueno, pofale, posiymalegro. Y no me malinterprete: el texto tiene su gracia, la de siempre. Pero hace agua y solo la obsesión de la sargento Margaret puede confundir en ello un tocado, que no hundido. Y pesaditos andan ustedes con lo de las redes sociales, por cierto. Finalmente, respecto a lo de los fondos públicos, póngamonos ingenuos y obviemos lo discutible de ese apartado concreto de la caza de brujas. En contrapartida, yo obviaré mi positivo parecer sobre la obra de Elvira. Y, a partir de ahí, procedamos. ¿Es esto creación literaria, guste o no? Vale. ¿Es eso lo que se intenta fomentar? Vale. ¿Hay quien le ha encontrado validez? Vale. En fin, un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Y el Blog de la periferia de Elvira está bastante bien. No sé cómo será su novela...

    ResponderEliminar
  9. Atención, hermanos, que ya apareció el acorazado Kromptic, alma de funcionario (que no de cántaro).
    Este sujeto tiene la manía de caer aqui casi siempre a impartir justicia. La critica es floja (porque yo lo digo), de dineros púlicos no se habla (porque lo digo yo) y además esto es una caza de brujas. Acorazado: en verdad se lo digo, descargue de vez en cuando el tren inferior de la anatomia humana. No se meta tanto en el papel de los liberadores de la humanidad. Aqui no hay ninguna caza: lo que hay son unas cuantas brujitas, con nombre y apellido. Donde está la hoguera? Igual usted la ve, con sus ojitos. Este es un blog más, con presunción de independencia. Y las gentes que aqui opinan, idem. Ya que no sirven a ningun patrocinador, marca editorial, etc.

    Vamos, que nos vamos. No intente meter a todos en un saco o en una moda, amigo post-bolañista. Algunos criticamos a esta señorita, simplemente por sus carencias. Falta de imaginación, de pulso narrativo, de mundo interior bruto. Igual sí tiene cierto talento para el aforismo o el twitt, mire usted por donde. Muy buen don para la publicidad.

    Lo dicho, la lista Granta de Schindler. Los que Spielberg nunca hubiera salvado...

    Dr. Jacques.
    Agente de intervención social.

    ResponderEliminar
  10. Todos estos anónimos deben ser escritores de la hostia o una especie de neohooligans literarios, si tanto sabéis os propongo escribir a la de tres la nueva literatura contemporánea. Otra opción es que os contrate Tele ahínco

    ResponderEliminar
  11. Anónimo de las 21:02
    Claro que leemos a esta generación con las expectativas demasiado altas. Es de cajón. Claro que no deberíamos hacerlo. Pero entonces lo único que haríamos sería lo mismo que vienen haciendo los demás: alentar la mediocridad. En el caso de Amelie Nothomb, bueno, a ver, yo con la Nothomb me rio, por lo menos con el último. Tiene otros infumables, es verdad, pero por lo menos con los “unos” me entretiene.

    *****************

    Milo, me alegra verte. Pensé que aparecerías por el hilo de Böll. A ver si dentro de unos días, cuando me lea “El miedo del portero”. Y ahora a lo que íbamos.

    Supongo que estás bromeando. Tienes que leer entre líneas Milo, no jodas. Uno. Que sean dos novelitas sí es un problema mío que viene de lejos pero no deja de ser gracioso que el premio a la mejor novela (¡ la mejor NO-VE-LA) se lo lleven dos cuentos. ¿Estamos de coña? Dos. Que no me interesa lo que cuenta. No, Milo, no es eso. Es que lo cuenta es un memez. Pero vamos luego a eso. Tres. ¿Qué escribe bien? Frena, que vas muy rápido. No he dicho que escriba bien sino que se defiende bien. Quiero decir que sabe encadenar frases. Frases. No argumentos. Frases. Pero mira, le estaba haciendo un favor a Elvira con esta reseña porque si decía todo lo que pensaba podía quedar muy bestia y lo que es peor (por la parte que me toca) muy largo. Me daba para tres mil palabras y yo tengo mejores cosas en las que perder mi tiempo. Pero vale, mira, lo que no me gusta:

    Los tópicos. Los tiene todos. Coge cualquier película de adolescentes con problemas y niñas que despiertan a la vida y podrás reconocer cosas de las que escribe Elvira en todos ellos. Puedes empezar por “Al salir de clase”. Los estereotipos: Eso es lo peor de todo. No hay ni un solo personaje interesante u original. La abuela que ve enorme a su nieto (1), el padre que curra como un cabrón, la madre invisible y el niño adolescente y sus problemas de adaptación: tener novia, el racismo… Coño, que ya sabemos que este es un país racista, no hace falta que nos lo descubra Elvira. Lo único que hace de diferente (y esto es para echarle de comer aparte) es que el bar del chino fue primero un asador de pollos que servía cafés porque el padre no se plegaba a las mafias. Muy bien!! Bravo!! Todos quietos antes este Momento Integridad. Y además lo torturaron los putos comunistas. ¡Bravo! ¿A ti esto te parece normal? ¿Te parece interesante? ¿Te parece LITERATURA? Venga, Milo, no me jodas. Defiende a Elvira por lo que quieras, por tener buena letra si te apetece, pero no me vengas a decir que una novela de este calibre merece un premio de una editorial de la talla de Mondadori. Detrás de la historia del chino no hay nada más que un inmenso vacío que por tener no tiene ni moraleja. Una inmensa nada, eso es lo que hay. Un cuento que ni sirve para calentar de lo malo que es. Y no me digas que no doy argumentos porque es mentira: nota al pie número 3: lo que se conoce popularmente como “relleno”. A este chica le gusta mucho Perec, lo sé, pero de ahí a largarnos el rollo de lo que hay en el almacén del chino hay un mundo. Si no sabes que escribir no escribas joder, no hace falta. No te vas a ganar la vida con esto. ¿O sí?


    (sigue)

    ResponderEliminar
  12. (viene del anterior)



    ¿Atacar a Elvira por deporte? No, Milo, el deporte, hasta ahora ha sido (y sigue siendo por lo que veo) hacerle la pelota a Elvira. Decirle muy bien, nena, muy bonito, que grande eres, echémonos juntos a la mar. Porque claro, se puede disgustar y no queremos eso, angelito, no. Lo que vamos a hacer, Elvira, es darte un premio, mira aquí está, qué bonito y no llores más, cariño, que esto es sólo el anticipo al Nobel. Ya te adelanto Milo, aunque espero equivocarme, que por este camino en diez año esta es la Rosa Montero de las letras hispánicas (esto no es un cumplido). Aquí nadie se mete con Elvira porque esté de moda. Yo critico el libro de Elvira porque me lo he leído este fin de semana cuando me despertó la curiosidad el post de la Sargento. Del mismo modo que ahora me estoy leyendo un libro Dorothy Porter porque me despertó la curiosidad una entrada en tu blog y por lo mismo que tengo por leer otro que recomendó Jordi Corominas o el “Stradivarius Rex” que le pillé a no sé quién no sé dónde.

    Acabo. Dices: “¿Es esto creación literaria, guste o no? Vale. ¿Es eso lo que se intenta fomentar? Vale. ¿Hay quien le ha encontrado validez? Vale.” Ya te vale, Milo. Aquí te has pasado tres pueblos. ¿Me estás diciendo que porque Elvira crea haber escrito una novela (o tres mil, me da igual) que fomenta la literatura por el simple hecho de existir como tal (como novela) y que a alguien, llámese mamá, papá o amiguitos les haya gustado es más que suficiente para acallar todas cuantas críticas negativas salgan a la luz? Espero, de verdad, espero que no estés insinuando tal cosa, porque eso legitima todo, joder Milo, lo sabes perfectamente, TODO. Una cosa es fomentar la literatura y otra fomentar la buena literatura. Tolstoi leía libros malos porque decía que aprendía mucho con ellos, que los buenos sólo le acomplejaban o algo así. La crítica negativa sólo es una opinión más. Es escritor puede hacerle caso o no, allá él. Yo no tengo siempre la razón (sirva esto como autocrítica si se desea), faltaría más, lo que tengo es una opinión y cierta experiencia como lector y sé lo que me gusta y lo que no y sé que entre esta novela y –por poner el ejemplo de alguien joven- “La mejor parte de los hombres” hay una diferencia abismal: hay un esfuerzo, un intención, hay un contenido. Para leer cuentos de niñas que aprenden la vida tengo la sección infantil.

    (1) “¡Qué guapo estás!- Dijo la abuelastra, como si antes hubiese existido para ella otro término con el que compararlo-. ¡Pero qué guapísimo!, ¡qué alto!, ¡y cómo te pareces al abuelo!” (Pág.26) ¡Cielos, cuánto daño ha hecho Javier Marías a las nuevas juventudes!

    ResponderEliminar
  13. Es posible que las grandes novelas de la literatura española contemporánea estén en los cajones de los escritorios de algunos de los anónimos comentaristas de este blog. Si fuera así, estaría bien que las compartieran con nosotros. Pero yo me inclino a pensar que no es así porque hoy nada que merezca mínimamente la pena se queda sin publicar. Luego no hay más. Eso ofrece dos posibilidades a quienes no os gusta el panorama: leer libros de autores contemporáneos españoles para que no os gusten o por si suena la flauta o no leerlos. La primera opción mantiene los blogs literarios vivos, animados con polémicas. La segunda, supone reseñar libros de contemporáneos no españoles o de clásicos. Pero eso supone tener pocos lectores. ¿Quién coño va a querer leer una reseña de Crimen y castigo? Los escritores de blogs literarios queréis que os lean como es normal (lo que suele denominarse Ego). No os gustan los escritores contemporáneos españoles pero las reseñas sobre sus libros interesan por lo que sea. Entiendo que estéis tan cabreados.

    ResponderEliminar
  14. Ahora resulta que los lectores somos escritores frustrados, que los lectores no podemos quejarnos de los libros que no nos gustan... ¡Dios! Además, me parece que en éste y en varios blogs se reconoce la calidad de los escritores jóvenes que merecen la pena: Jon Bilbao, Pablo Gutiérrez, Alberto Olmos, Álvaro Colomer, Fernando San Basilio, etcétera. Y lo siento, Elvira Navarro está a años luz de ellos. Que haya recibido elogio tras elogio es bastan explicable, basta ver sus reseñas en Qué leer, en donde no da puntada sin hilo. Es una magnífica relaciones públicas, es todo. Erró la profesión. O no, todo depende del punto de vista.

    ResponderEliminar
  15. Hola Juan Carlos,

    estoy de acuerdo con Anónimo de las 11:52. Esta bitácora ha reseñado muchas novelas de jóvenes escritores que me han gustado: Colomer, Gutierrez, Bilbao... incluso Olmos aunque no lo dijese nunca.

    Respecto a porqué comento unas cosas y otras no: mira, es muy sencillo: me apetece mucho más hablar de cosas actuales porque así también me obligo a leerlos y no me ocurre como hace años que parecía un extraterreste cada vez que visitaba la sección de novedades de cualquier librería. Pero eso no tenías porqué saberlo ni yo porque compartirlo. Que creas que esto lo hago para alimentar mi ego demuestra que no me conoces en absoluto.
    De Crimen y Castigo se ha hablado demasiado, no veo que tendría yo que aportar a la obra aunque no tendría problema en hacerlo (previa relectura, of course), pero de otros de los que se ha hablado menos (o yo he oído hablar menos) es muy divertido reseñarlos, como el caso de “Opiniones de un payaso” de Böll o algo que publicaré mañana o pasado: siglo XIX en vena. Hubiese estado bien verte por allí defendiendo con tus comentarios la reseña de obras clásicas y no aquí atacando los blogs que tratan la actualidad y suscitan polémica. Mira, los que quieran creer que todos los libros del mundo, españoles incluidos, son maravillosos y a su modo pequeñas obras maestras que lo hagan pero que no esperen que todos hagamos lo mismo porque algunos tenemos sentido del ridículo.

    Aquí no hay nadie cabreado, no te equivoques. No me cabrean los malos escritores. Me cabrean los mentirosos que me invitan a comprar libros de mierda sólo porque no son capaces de ser objetivos. Básicamente.

    Un saludo JC y gracias por pasar. Y disculpa el tono. Releyéndome parezco molesto y no es así en absoluto. No quisiera dar esa impresión.

    ResponderEliminar
  16. Yo leo tu blog hace tiempo, Carlos, y de un tiempo a esta parte aparecen con cierta frecuencia comentarios despectivos generacionales bajo la categoría "escritores españoles contemporáneos". Quizá no aparecen en tus reseñas, pero si aparecen explícitos o implícitos en los comentarios, sobre todo en los anónimos o en los que no son anónimos pero como si lo fueran. También he visto que hay autores que te gustan, es cierto, precisamente por eso no entiendo las generalizaciones. Dicho esto, he de decir que yo he leído La ciudad en invierno, de Elvira Navarro, y me parece un buen libro, lejos de situaciones tópicas.

    P.E.: Yo soy de Bilbao, se me puede hablar en cualquier tono, pero el tuyo no me ha parecido ofensivo ni molesto. Además, me trates como me trates, ya no puedo retirarte mi voto de la encuesta de El Cutural.

    ResponderEliminar
  17. A ver, amiguito: yo creo que no conoces demasiado bien el mundillo editorial/cultural o no quieres conocerlo. Primero, se critican las novelas que se publican. Dos, se publican las novelas mejores, más interesantes, etc? Ni de coña.
    Lo primero de todo, en este mundillo, es la meritocracia. Ejemplos, los que quieras. Por lo menos, en este pais, lo primero es eso. Javier Marçias, v. gr., podria haber publicado mas o menos cosas; escribir mejor o peor. Ahora, como no se hubiera juntado con los benetianos, que eran el lobby de entonces, y no se hubiera hartado a hacer cabriolas y saltos mortales =experto como era en gimnasia deportiva= pues a lo mejor se hubiera comido sus manuscritos con patatas.

    Lo de insistir con lo de los anonimos, sinceramente, es un argumento ya hasta cansino. Cual es tu argumento en esta dialectica? Si algunos firmaramos, por ejemplo, Fernando =el hermano de Marias=, por seguir con el ejemplo mariano...ese hecho, esa firma, añadiria o restaria valor a los argumentos?
    Esta novela, para los que la hemos leido, es muy mala. Como las de Olmos, ahi no estoy de acuerdo con Tongoy.
    Por otro lado, bravo Tongoy por esta critica. Creo que ha desmontado todos los topicos de esta Elvira que oscila entre Lindo y Rosa Montero.
    Incluso si la redujesemos a su esquema principal, la historia que cuenta no llega ni para un mediocre cuento infantil. Y coincido con Tongoy, lo peor son los topicos sobre los chinos, la descripcion del almacen, etc.
    Hubo un libro de Vila=Matas, El viajero mas lento, que introdujo en los 90 una cantidad de autores aqui casi desconocidos. Lo peor de aquella recopilacion, es que luego se convertirian en "cool" y "fashion". Alli hablaba de Echenoz, Raymond Roussel y claro, Perec. Entonces, los epigonos ibçericos de Perec estan dando el coñazo a base de bien, con sus listados interminables y aliteraciones.

    Eleonora Berkoff.
    Estudiante de la UNED.

    ResponderEliminar
  18. Me parece que el problema de muchos indignados, incluido JCM, es que han leído La ciudad en invierno, que es un libro correcto. La ciudad feliz, en cambio, es una bazofia.

    ResponderEliminar
  19. Elvira Navarro = Twitter
    Críticos sin autocrítica. Convencidos de cumplir una labor social. Hum.
    17 ago

    Autoras sin autocritica. Convencidas de tener talento. Ummm. No hay mas ciega que la que se mira al espejo constantemente.

    ResponderEliminar
  20. Yo conozco perfectamente el mundillo, amiguito. Fíjate si lo conozco, que voy a revelarte gratis cómo he conseguido que publiquen mi último libro:
    1. Lo escribo.
    2. Lo fotocopio, lo encuaderno, lo meto en un sobre con franqueo y lo envío a una editorial.
    3. Me dicen que no.
    4. Lo intento con otra.
    5. Me dicen que no.
    6. Vuelvo a insistir con una tercera.
    7. Me dicen que sí.

    ¿Crees de veras que soy una anomalía? No amiguito, el 80 por ciento de los libros se publican así.

    ResponderEliminar
  21. ah, gracias, amiguito.
    Si ese es el método, ahora me lo explico todo.
    Es que pensaba que era asi:
    1.- Lo fotocopio
    2.- Lo reescribo
    3.- Lo envio
    4.- Me dicen que no
    5.- Me suscribo a Quimera
    6.- Me hago un blog
    7.- Me muevo un poco en el mundillo
    8.- Me dicen que no
    9.- Me follo a una correctora de la editorial
    10.- Me dicen que sí

    Entonces la editorial
    1.- Fotocopia y encuaderna el manuscrito a tutiplén, lo distribuye, etc

    2.- Y quien lo lee? Quien lo compra?

    Joder, tengo que volver a empezar
    1.- Fotoescribo otro libro
    2.- Ya no me follo a la correctora
    3.- Busco lectores.
    4.- Me dicen que no

    ....

    Amiguito, me encanta que me expliquen la vida, instrucciones de uso. Ahora vamos a hablar de como se le da cuerda a un reloj.

    Rosalia, lectora.

    ResponderEliminar
  22. dejen al chico tranquilo
    no tuvo que tirarse a la de la editorial
    él es de Bilbao

    ResponderEliminar
  23. He empezado a escribir una entrada (“transcribir” sería más exacto) que incluye la siguiente cita de Gaddis; una cita que me parece muy oportuna en esta conversación:

    […] olvidado en el estante olvidada la obra olvidados mis premios olvidados cuando un premio aún significaba algo ahora todo el mundo anda dando premios a diestro y siniestro premios que ni siquiera son para ganadores qué va somos todos comparsas de los que dan los premios, pantomimos de imitación de entretenimiento repitemonas para esa chusma supina de analfabetos funcionales y los analfabetos del todo que anda por ahí sueltos y a los que hay que leerles, es todo, Dios del cielo, ¿para qué habremos aprendido a leer, digo yo?[…] (“Ágape se paga”, Pág.70-71)

    ResponderEliminar
  24. ¡Eh! ¿Dónde es el bar al que van las correctoras?

    Deben de tener más cola que María la Magdalena.

    Por cierto, que este libro debe de ser más interesante todavía de lo que yo pensaba.

    ResponderEliminar
  25. Aquí un servidor, comentarista anónimo de este Blog, le dice a JCM que NO quiero ser escritor. Quiero ser lo que soy. La literatura es mi hobby. Y punto. Querer ver que todos estamos frustrados porque no alcanzamos el esattus que, supuestamente, gozais los escritores, es de una estrechez mental que le resta como ser humano racional.

    Saludos
    Anónimo previsiblemente frustado para escritores con pocas lecturas de Bordieu en la era del blog

    ResponderEliminar
  26. Este es mi último comentario para rebatir anónimos: yo también leo y como lector te digo que por mucho que me disguste un libro no me entretengo en saber y mucho menos en recalcar si el autor lo escribió gracias a una beca o a una pedrea en el euromillón. Esos comentarios no son de lector insastifecho ni los anima el amor por la literatura. Son propios de otro tipo de pasiones menos nobles.

    ResponderEliminar
  27. De pasiones menos nobles está escrita la mejor literatura. Para temas de amor universal, te recomiendo a Paulo Coelho y la Ars Poética de Ratzinger. De todos modos, te has quedao muy pillao con el tema subvenciones, ayudas.. Tu también has pillao? Bueno, tranquilo, es lo normal aqui. Te aconsejo echar el CV al Cervantes, se vive de puta madre y va a dedo: Eduardo Lago, Vicente Luis Mora, Antonio Muñoz Molina, Rosa León (ex cantautora), Mercedes de Castro, etc, etc.

    Los que no tienen amor, ni odio, a las letras, son los que publican novelas como esta. Entre otras cosas, porque lo único que buscan es la pasta. Así está el tema.


    Rodrigo Frambuesán.

    ResponderEliminar
  28. Esta es la última vez que contesto a juancarlosmarques(es). Quien demonios será(n)?

    ResponderEliminar
  29. Carlos, ¿cómo va eso? Te escribo bastante morado de mojitos desde un chiringo con wi-fi –lavorare stanca–. Me ha dejado el ordenador una MILF escocesa y he entrado a curiosear un poco –una forma sutil de decirte que te echaba de menos, pero no te pongas cachonda todavía–.

    Con poco azúcar, por favor
    (perdona, estaba pidiendo el séptimo)

    No he leído a E. Navarro, así que no tengo nada que decir al respecto.

    Al margen de la (muy) pertinente cita de Gaddis que transcribes, me han interesado dos fragmentos de los comentarios:

    1. "Yo me inclino a pensar que (..) hoy nada que merezca mínimamente la pena se queda sin publicar" (J. C. Márquez)

    2. "¿se publican las novelas mejores, más interesantes, etc? Ni de coña."
    (anónimo)

    Almendra de un debate necesario que tiene, creo, múltiples derivaciones. Un post ya sobre ello.

    Te dejo. Me voy a dar un bañito en el mediterráneo antes de calzarme el copazo. Pásalo bien,

    abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Una idea: escribid una novela donde se narrre una ciudad imaginaria en la que coexisten barrios según el estatus de cada uno. Por ejemplo, el Barrio Alto, con sus calles limpias, su servicio especial de vigilancia las 24 h, sería el barrio de los llamados "escritores españoles contemporáneos". El Barrio Bajo sería para todos aquellos que no son escritores, allí se acumularía la inmundicia de la sociedad, desde los que leen Blogs de literatura, pasando por escritores que ambicionan vivir en el Barrio Alto y terminando por los qeu sólo leen por puro placer

    Lo vendéis como influjo de Ballard, y con un poco de suerte, cae una subvención y hasta un lugar destacado en lso escaparates de la FNAC

    Saludos
    Pepito Piscinas

    ResponderEliminar
  31. Querido amigo Juan Carlos Marquez:
    Yo saqué lo de la beca de Elvira. Y es cierto lo que afirmas: No lo dije por sentirme insatisfecha (como lectora, que lo otro...también), ni por amor a la literatura. Lo conté porque Elvira y yo fuimos novias y me dejó por Juan Mal-herido. Despecho, desamor, llámalo como quieras.
    No podía más, tenía que reconocerlo. Que una es muy honesta.
    La sargento Margaret

    ResponderEliminar
  32. Demasiado tarde, Cadou, cachonda me puse sólo al ver tu nombre encabezando el correo. Deja algún mojito para los demás, anda. Me alegra ver que te cuidas pero más me alegra que tengas un ratito para pasarte por aquí.

    Tomo nota para escribir algo y abrir ese debate que sí es verdad que tiene buena pinta aunque quizá esté más en el terreno de la Patrulla de la Sargento Margaret.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  33. La vida es corta. En España se publican cerca de 500.000 libros cada año. A ti, Peon, este año te va a dar tiempo de zamparte 120, de los cuales, y gracias a tu criterio (libre y soberano, faltaría más) no vas disfrutar o no vas a sacar nada en claro más que del 50% de los que leas.

    Es digno de alabanza tu espíritu aventurero: leer y leer por ver si entre tanta morralla encuentras el Siluro desconocido, a sabiendas de que Mondadori, por ejemplo, es, simple y llanamente un negocio, del que saca sus buenos euritos el amigo Berlusconi.

    Ayer me fui al mercadillo, y había un puesto de libros Usados-No usados, o sea, libros de colecciones baratas que no se vendieron y que se pueden encontrar, retractilados todavía, a un euro. Me pillé "La saga/Fuga de JB y "Bomarzo". ¿tu crees que por mucho que se haya dicho de estos libros, están agotados? Un frase de Crimen y Castigo tiene más novedad que todas las páginas que pueda haber escrito la tal Elvira. Y sabes que no es un tópico, es literatura.

    De todos modos, blogs como el tuyo se agradecen, porque ponen un poco al día de lo que se cuece por ahí. Este, además, es absolutamente libre, independiente, y tiene un tono canalla que lo hace atractivo porque desacraliza la literatura a sus creadores y a los temas de los que intenta hablar.

    En fin, perdon por el rollo... la canícula aprieta y afecta

    ResponderEliminar
  34. No te apures, los rollos están bien. Lo digo por experiencia.

    ¿50%? No hombre, mucho más. Mira, incluso de libros como los de Elvira se extraen cosas en limpio. Si blogger me dejara publicar hoy (está jodidillo) podría publicar una entrada que incluye una cita de Tolstoi que dice lo siguiente: "leer libros malos me ayuda a detectar mis propios fallos mejor que leer los buenos. Los buenos me reducen a la desesperación". No es mi caso porque yo no me desespero al no tratar de emularlos pero sí es cierto que se aprende a detectar errores. Además, ¿te puedes siquiera imaginar el alegrón que me llevo cuando descubro algo que vale la pena? Además,a un ritmo de 120 libros al año (espero sean más) me puedo permitir lujos como equivocarme varias veces al mes. Hablando de 120.. ayer decidí que para celebrarlos me voy a dar una panzada genial de Dostoievski, "Crimen y castigo" incluido, ya que no me queda ni el recuerdo y me da cosa.

    "Saga/Fuga..." se reeditó hace nada, este mismo año. Lo digo porque lo tuve en la mano hace unos días y estuve a un tris de llevármelo a casa pero me parecía indecente con todo lo que tengo por leer andar gastando el dinero. Mierda de conciencia.

    Muchas gracias por la visita y los cumplidos.

    ResponderEliminar
  35. Yo la Saga/fuga también la compré en el rastro. Cuando lo recuerdo me siento un estafador por haber pagado por algo mucho menos de lo que vale.

    ¿ Y el placer de buscar entre esas pilas de libros las joyas ignoradas?.

    ¿ Y la satisfaccion de apartar con desprecio la morralla amontonada?
    En una librería no te puedes dar esos gustos, cada libro es tan sagrado,En la casa del libro, como la cuatrienal comunión en la Santa Urna para los adictos a ese mito de la "representa-vilidad"

    ResponderEliminar
  36. Caduco, foto de la MILF escocesa ya!
    Que es, una libertadora de las juventudes episcopales? Se habrá perdido en el camino.

    ResponderEliminar
  37. No te lo creas Anónimo de las 13:10 (Eleonora Berkoff), Juan Carlos Marquez para públicar en la última editorial (Menoscuarto ) estuvo durante meses comiéndole el culo al director de la colección (Fernando Valls), y eso después de años frecuentando todos (TODOS) los actos literarios a su alcance, y eso después de años manteniendo su propio blog y haciendo amiguitos...
    Pero ya me callo, no me quiero calentar y seguir hablando de lo que se ha tenido que arrastrar para publicar el próximo libro

    ResponderEliminar
  38. Anónimo: quedas despedido como mi biógrafo oficial. Límpiate las babas de la cara y regresa a tu jaula.

    ResponderEliminar
  39. homnre, ya digo que ni se quien es el tal jcmarquez, ni lo he leido, pero viendo por donse iban sus comentarios.. A ver, lameculos hay a patadas en este mundillo. Es problema de cada quien. Normalmente, los lametraseros tienen más interés en publicar que algo interesante que escribir. Véase Alba Cromm, en Seix Barral. La cuestión es que te editen, y no interese a nadie. Y tengo que reciclar esa tirada en papel de embalar: Alba Cromm. O Las ciudades esas felices o chinas de la Elvira de turno. Se le da demasiada importancia a editar un libro. Está sobrevalorado. Véase Olmos.

    Eleanora.

    ResponderEliminar
  40. Esto parece el puto Sálvame, que si a una le dan becas, que si el otro hace no se qué. No me extraña que el tal Márquez os llame escritores frustrados. Con cada nuevo comentario le dais la razón. Centrémonos en los libros, please.

    ResponderEliminar
  41. Sálvame? Una gran novela río televisiva, sí señor.
    Buen ejemplo para los becarios.

    ResponderEliminar
  42. Hostia! ya está aquí también jcmarquez... Pero si este tipo es famoso, pero no como escritor, que no lo ha leído nadie: No hay blog que no haya catado este tipo, ni editor al que haya perseguido. JAJA, preguntad por ahí. Leo anteriores los comentarios con admiración, y me rindo ante su total jeta y falta de escrúpulo. Jajaja! Con dos cojones.

    ResponderEliminar
  43. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  44. Centrémonos en los libros, pedía alguien más arriba. Bien, desde mi propia subjetividad, diré:

    -La ciudad en invierno, libro aceptable, entretenido. Recomendable para leer algo "liviano"...

    -La ciudad feliz, libro mediocre, aburrido

    (Y ya que estamos con JCM, su Norteamérica profunda, uno de los mejores libros de relatos de los últimos años. Recomendable al 100%)

    ResponderEliminar
  45. Esto parece un puto debate de Intereconomía.

    ResponderEliminar
  46. Por favor, que nadie más vuelva a nombrar al ridículo de más arriba, que no va a haber manera de quitárselo de este blog (ya ha llamado a sus amiguitos).

    Volvamos a lo que nos ocupa: ¡Elvira Navarro ha dejado de fumar!
    http://www.elpais.com/articulo/portada/sociedad/emocionalmente/infantil/elpepusoceps/20110821elpepspor_8/Tes

    ResponderEliminar
  47. coñazo entrvista en eps
    q alguien m explique el interés d lo q dice
    la factoria bértolo , debe ser

    ResponderEliminar
  48. Señores, he dedicado una parte significativa de este fin de semana a defender el anonimato en los comentarios de los blogs: de todos los blogs y de todos los anónimos. NO hagan que me arrepienta. Si alguien le parece “ridículo” algún otro comentarista o calificativo semejante lo que tiene que hacer es no leerlo o no darle importancia porque como nos pongamos a depurar ridiculeces mal vamos. Me divierto mucho con ustedes pero no veo que sea necesario insultar, honestamente. Juan Carlos Márquez es un invitado de este blog y una persona con la que hasta la fecha -y habiéndonos limitado a este espacio- tengo una buena relación. Me gustaría que siguiese siendo así. No jodan.

    Ahora a lo que iba:

    Este fin de semana fue interesante. Estuve hablando con Elvira Navarro. Hice un comentario en su Facebook (precisamente comentando algo de JMC respecto a los “anónimos”) y Elvira aprovechó la coyuntura para decirme que pensaba de mí y mi reseña. De los dos. Le pedí permiso para colgarlo aquí porque creo que es interesante que quien lea esta artículo cuente también con otro punto de vista y mejor que el de la propia escritora ninguno. Me lo dio (el permiso). Los dos siguientes mensajes son, pues, la transcripción literal de lo que ella dijo, que fue bastante, por cierto, de ahí que tenga que partirlo en dos. Después de ese pegaré el mío, el que puse en su muro contestándole, también muy largo, también en dos partes. El resto no se los pongo porque me quedaron por contestar.

    ResponderEliminar
  49. Elvira Navarro dijo:
    "El criterio no es único excepto, al parecer, en blogs como el tuyo y el de unos cuantos más, Carlos. Me parece estupendo que escribas una mala crítica de mi libro, y que pongas en tela de juicio lo de los premios y etc. Es más, no sólo me parece estupendo, sino también necesario. Ciñéndome al criterio, sin embargo, y como muestra de tu amplitud de miras, me limitaré a recordarte algunas de tus afirmaciones: "Me cabrean los mentirosos que me invitan a comprar libros de mierda sólo porque no son capaces de ser objetivos". De lo que se colige: es que yo sí soy objetivo. Repito: los demás no, pero yo sí. ¿Y se puede saber por qué a ti se te ha concedido el don de la objetividad, y al resto no? “Quiero decir que no encontré nada más interesante sobre Elvira y sus micronovelas en todo lo que leí -que tampoco es que fuera demasiado- que no fuese de qué van las nouvelles y qué bien lo hace esta chica y cuánto futuro tiene. El guión habitual, vaya. A mí me reseñan así una novela y ya sé que no se la han leído”. De lo que se colige: nadie, de los que han escrito sobre el libro, se lo ha leído, y esto es así porque lo que han escrito sobre su libro no coincide con lo que yo pienso. Y lo que no coincide con lo que yo pienso no es más que un guión que nadie ha pensado. Claro, Carlos, es que estar en desacuerdo contigo va a resultar sospechoso. Claro que sí. ¿De verdad crees que eso es un argumento? Que le des a mi libro, vale. Que me insultes a mí, pues bueno. Pero me temo que tú ya no le estás dando únicamente a mi libro, ni a mí; le estás faltando al respeto a un puñado de lectores que tal vez tienen una opinión distinta e incluso, oh, ¡también argumentos! Y más aún: ¡puede que incluso les haya gustado el libro, y que eso no signifique que sean malos lectores, ni que los Señores del Tongo de Mondadori les hayan abducido el gusto y el criterio! Tu blog juega al rollo malote: como estrategia retórica tiene su gracia, aunque ganaría si además los argumentos estuvieran, como dices tú, mejor hilados. Voy a ponerte otro ejemplo, esta vez de otro post, y también referido a mí: “Comparaba Elvira ciertos blogs con el programa La Noria, el de Tele5. Bueno, en fin. Insisto, sin tener absolutamente nada contra Elvira, a la que no tengo el placer, ni contra La Noria, la comparación me parece pelín odiosa porque muchos blogs son de mierda, sí, pero no todos, aunque lo parezcan”. En efecto comparaba yo CIERTOS blogs con La Noria. ¿De verdad crees que de “ciertos” puede inferirse que yo hablo de “todos” los blogs, como pones a continuación? ¿No es eso hacer trampa? ¿No lees un poco lo que te interesa? A un crítico no le pido que me ponga bien. Sí le pido, en cambio, y cuando me pone mal, que me demuestre que ha sabido leerme cuando habla de mis fallos. Es decir: que me enseñe algo. Sé que es difícil, incluso para los críticos profesionales, conectar bien con las propuestas del autor. Y es así porque resulta casi imposible soslayar el gusto. Sin embargo, y si uno se proclama crítico, creo que tendría que saber cómo rondar ese lugar.
    (sigue)

    ResponderEliminar
  50. (viene del anterior)
    Lo que sí le pido a un crítico es que no mienta. Y tú mientes cuando dices que nadie de los que me ponen bien han leído el libro. ¿O es que acaso tienes alguna manera de probarlo? También mientes a tus lectores cuando afirmas que tú sí te lo has leído. Te voy a decir por qué mientes. Ahí va tu resumen del argumento: “La abuela que ve enorme a su nieto, el padre que curra como un cabrón, la madre invisible y el niño adolescente y sus problemas de adaptación: tener novia, el racismo…” Sobre la abuela: no es una abuela, es una abuelastra, y lo enorme que ve a su nieto se reduce a cuatro líneas. La madre INVISIBLE: la madre está OMNIPRESENTE. Es, de hecho, la que lleva el asador, y la que se las arregla con el abuelo para ningunear al padre. El padre currante: pues el padre curra, sí, pero su problema es que ha perdido toda autoridad, cosa que se manifiesta en el lenguaje. Hay un capítulo entero sobre eso, más largo que los párrafos que dedico a su trabajo. El racismo: hay apenas un párrafo dedicado al racismo, frente a las setenta y tantas páginas dedicadas a la relación familiar, en especial a la del niño con su madre y su padre. Tener novia: sí, al adolescente le gusta una amiga, y hay un pequeño capítulo que tiene que ver con el sexo, y no con tener novia. Y por último, dices que esa parte, o micronovela, o como quieras llamarla, no tiene moraleja, es decir, “mensaje”: los dos últimos capítulos son puro mensaje. Pura discusión, en un plano emocional, de ideas y de formas de vida. Responsabilidad mía es que tú no te hayas metido lo suficiente en la historia como para haberla leído bien, en lugar de haberla legiferado. No te culpo de eso: ya te digo que eso corre de mi cuenta. Ahora bien: sí es responsabilidad tuya ser honesto con tus lectores. Es muy difícil engañar a un autor sobre si se ha leído o no su libro. Incluso cuando los comentarios son elogiosos. Te pondría esto en tu blog, pero no estoy dispuesta a tener que leer a tu cohorte de anónimos. Y por último: ¿de verdad crees que estás en condiciones de venir aquí reclamando que puedan tenerse puntos de vista distintos? Yo me lo pensaría. Saludos."

    ResponderEliminar
  51. Mi respuesta a Elvira.
    Muy interesante. Lo que más me ha gustado ha sido de la abuela/abuelastra. Tienes razón: le da otro significado al cuento. Venga, ahora en serio: si te parece vamos a comportarnos como adultos: ambos sabemos que ni tú me vas a convencer de que la novela es buena ni yo te voy a convencer de que es mala. Cuestión de gustos. Por lo menos has tenido el detalle de argumentar en tu defensa. Bien por ti. Al final me lo acabarás agradeciendo, ya verás: las “entrevistas tipo” de las revistas son una penitencia. Mucho mejor el debate; clarifica las ideas y despeja las dudas (por no hablar de los lectores que puedas ganar).
    Lo que no me apetece mucho, insisto, es seguir debatiendo porque creo que han quedado bastante claras las posturas de cada uno. Entiendo que no quieras ponerlo en mi blog por las razones que aduces pero si te parece bien no tendría inconveniente en pegarlo yo mismo, no tanto para reavivar un debate (que en mi opinión no da mucho más de sí) como para que quede clara tu postura al respecto y que quien entre a leer la reseña tenga otro punto de vista. Ninguno, además, mejor que el tuyo. Creo que sería enriquecedor pero prefiero contar con tu permiso.
    Si es que yo soy muy educado, de verdad, Elvira. Trata de leer entre líneas cuando me leas, si me vuelves a leer, no te lo tomes todo al pie de la letra. Esto lo digo, por ejemplo, por lo de la abuela/abuelastra. ¡Ah, casi me olvido! Lo de “no son capaces de ser objetivos” o algo así: tienes razón, está mal. No había caído. Quería decir “sinceros”. Luego lo corrijo. Objetividad no la espero de nadie, mucho menos de mí. Yo no he sido objetivo en mi puta vida; no me pagan para eso. Yo doy mi opinión. Ese es otro tema que quería aclarar: nunca he dicho que mi blog sea de crítica. Si es algo es crítico, sí, pero no de crítica. Este es un asunto que merece tratarse con más detenimiento por lo que si no te importa lo voy a dejar así, en el aire y un día de estos lo planteo en el blog y doy mis argumentos. Es que ahora no me apetece. Ya me estoy alargando demasiado. Lo mismo para el “criterio”. Dices algo así como “el criterio no es único, al parecer, excepto en algunos blogs como el tuyo”. Las palabras clave son “al parecer”. Exacto, es lo que a ti te parece. Yo nunca he creído que una reseña positiva trate de imponerse a las demás sólo porque quien la escriba enfatice en exceso. Esa es la parte que no acabáis de entender (me refiero a algunos escritores, así, en abstracto): que un blog no esconde un ideario, que sólo es una opinión. La confusión viene porque algunos sí lo hacen, pero no es mi caso, lo siento. Lo único que hago es dar mi opinión y argumentar como buenamente puedo; no soy académico ni escritor (ni ganas), pero sí soy un lector y como tal ejerzo.
    (sigue)

    ResponderEliminar
  52. (viene del anterior)
    Pero no hablemos de mí. Bueno, sí. Bueno, no; mejor de ti. Te parece bien que denuncie los premios falsos. Genial. Qué bien. ¿Te apuntas? Seguro que alguno te sabes, venga va, anímate. Si es que deberíais ser los primeros interesados, pero allá vosotros. Yo, ante la duda y en vista de que nadie mueve ficha, aplico el criterio de prudencia y no me creo ninguna.
    Dos últimas cosas.
    Una: los blogs de mierda. Lo de La Noria y tal. Quería decir, Elvira, que los blogs “que parecen de mierda” no siempre lo son. Los que parecen de mierda, digo, no todos. Ya sé que todos no, no soy imbécil.
    Dos: lo de “no pido que nadie hable bien de mi novela pero si alguien lo hace mal que argumente…” (no es una cita textual). Bueno, en fin, Elvira, que quieres que te diga. Habrá que argumentar en ambos casos, no? Lo digo porque eso es un poco lo que me molesta de las reseñas de los semanarios y a lo que me refiero con que no se lo han leído (trata de leer mis textos con la socarronería con que están escritos, anda, no me hagas explicarlo todo): es que parecen todas iguales, joder, y es lo mismo leer una que veinte. Dime una novela, la que quieras y te monto una reseña de puta madre, sucediendo elogio tras elogio y justificando su traducción a veinte idiomas sin leerme una triste línea. Lo digo en serio. Es facilísimo. Lo difícil es acabarse ciertos libros (no lo digo por el tuyo) para hacer una reseña que no parezca un acto de venganza o un trabajo mal pagado.
    Yo no “voy de” maloso, Elvira. Lo soy. Soy un canalla porque hablo mal de los libros que no me gustan y si lo hago es porque me importa un carajo el mundo del escritor, para bien y para mal. Estoy fuera, soy un lector y digo lo que pienso. Así de simple. No soy tu enemigo. Tus becas o premios me importan un carajo, honestamente. Enhorabuena, espero que estén bien pagados y te puedas comprar un piso. La pedrada en este caso es para la editorial que antepone los intereses económicos (obviamente) a los artísticos. Sobre esto puedes leer (entre línes, si puede ser) algo en la reseña que hice el jueves de una novela de William Gaddis. Entenderás a qué me refiero.
    No te entretengo más. Ha sido un placer, de verdad. Si, como dices, te he insultado y te has sentido insultada, te pido disculpas, no fue esa nunca mi intención. No te apures, no espero que quedemos como amigos, de hecho es mejor que no quedemos como amigos así la próxima novela que escribas podrá juzgarla sin sentirme comprometido. Ya sabrás a qué me refiero.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  53. ¿Por qué los escritores, cuando se sienten acorralados por una mala crítica, como último recurso, antes de sentir su autoestima mermada, recurren siempre al “usted no se ha leído mi libro”?
    ¿Tan difícil es aceptar con deportividad que su libro no gustó a todos? ¿Tan frágil es su confianza en sí mismos? ¿Tan débil su dignidad? ¿Será esa una de las razones que explican que los escritores tengan pocos amigos de verdad?

    ResponderEliminar
  54. Tongoy, puede aclarar la siguiente frase?
    "Yo no he sido objetivo en mi puta vida; no me pagan para eso."
    Quien le paga a usted? Ya que afirma que alguien le está pagando. O bien, en sentido contrario, que nadie le está pagando.

    Por otro lado, ni la entrevista de la señorita Navarro en el suplemnto de El País de este domingo, ni la correspondencia con usted de esta señorita aportan ninguna idea, en mi humilde opinión.

    Pero vamos, no sé bien por qué tanta insistencia con esta señorita. Tampoco -y quizás esto es lo que más me sorprende- entiendo que le dediquen -ni por repercusión, ni por gracia literaria- cuatro páginas en el suplemento. Aunque ya sabemos como funcionan los suplementos. Lo que evidencia, una vez más -si lo añádimos al premio, a Timadori, y a las becas en el Asilo de Estudiantes- un interés grande y profundo en lanzar a esta señorita a pesar de sus múltiples carencias narrativas. Si quien está detrás empujando sea Bértolo, o bien Lamadrid, o tal vez el mismísimo Botín, eso lo desconozco.

    Ah, y estaría bien, Tongoy, que no cayera usted tan fácilmente en la auto.promoción descarada que ha pretendido el tal JCMárquez -al que muchos desconocemos e ignoramos- aprovechando una reseña que no iba con él para nada, y manipulando los comentarios. Hasta conseguir el objetivo: se ha terminado hablando de él y de su librito de marras. Qué casualidad, no le parece? Se llama "promoción de guerrillas". Se arma una trifulca ficticia -siempre va en la línea "los anónimos me atacan"- para terminar pidiendo respeto, etc, etc. Qué aburrimiento.

    Dr Jacques, analista.

    ResponderEliminar
  55. Supongo que lo de "aclarar la frase" lo dice de coña.... Voy a pensar que sí. No será tan difícil de entender, digo yo. (Échele imaginación: era por meterme con las críticas de los suplementos.)

    Sobre JCM y su autopromoción... ¡pero si soy el que menos ha hablado de él! No sea petardo, hombre, me he limitado a pedirles contención en los insultos porque borrar es una cosa que da mucho la lata.

    Y mire, si se quiere promocionar (JMC) pues que se promocione. Yo que quiere que le haga... Mire, soy curioso por naturaleza y los libros de JCM todavía no me suscitan el menor interés. Pero bueno, tengo entendido que son de relatos. Será por eso...

    Sobre Elvira: a mi también me sorprendió la extensión de la entrevista (aunque no llegué a ver la edición en papel). No se puede negar que Mondadori se vuelca en sus escritores. Estoy por pedirles que me dirigen la carrera. Cualquiera, la que sea.

    Un saludo, Dr Jacques

    ResponderEliminar
  56. La entrevista en papel? Unas cuatro o cinco páginas en el suplemento, páginas centrales. Ya digo, me tomé la molestia en leerla, en un café -por supuesto, el periódico era del café...ya que a quien no le pago una promoción ni de coña es al Al-modóvar S.L.- y na de ná. Se lo juro. Vamos, más de lo mismo: carencias. Como dato descriptivo. Insistencia en una visión femenina de la vida, basada en un hecho anatómico diferencial elemental: la entrepierna.

    Hay un hecho que llama bastante la atención. La chica menciona varias veces a sus "lectores". Pero, cuantos lectores tiene esta muchacha?

    Bueno, cada quien, que siga su camino. A mi este caso, querido Watson, por diversos indicios, amén del perfil fenotípico habitual del editor, me suena a Bértolo romance. Un clásico. O, quien sabe, vía Gándara. Al trabajar ella en la Escuela de Escritura Depresiva (que no creativa).

    Y ahora, pasemos a Dostoievsky.

    Dr Jacques.

    ResponderEliminar
  57. El amor, quiere decir, que bello... Al final todo se reduce a eso. Pero no sé, a Pron se lo llevó a hacer las américas...

    ¿Dostoievsky? Despacito, acabo de empezar. Todo llegará. Antes, si tiene a bien, un poquito de Ibsen. ¿Cómo lo ve?

    ResponderEliminar
  58. Estoy de acuerdo con el comentario de Sargento. Y no es la primera vez que así parece desprenderse de declaracines de escritores. Ya lo dije, pasé una tarde agradable leyendo La ciudad en invierno, pero La ciudad feliz es mediocre y aburrida; curiosamente, los puntos uqe cita Tongoy fueron los que tb me llamaraon la atención(para mal, claro)en su momento...

    ResponderEliminar
  59. Ver cómo un tipo peludo, feo, con los labios de Parada y solterón de por vida se ríe de la juventud del Papa y dice que se hace católica porque al ser fea y gorda no folla, no tiene precio. Para todo lo demás, Masturcard.

    ResponderEliminar
  60. ¿hola? Yo aquí intuyo mucho vitriolo y resentimiento. A mí Elvira Navarro me parece una grandísima escritora y los argumentos que escribís en su contra, desmedidos, demagógicos e incluso horteras. Tú imitas a Malherido (o a Risto Mejide, no sé) y aún siendo una vulgar imitación de otro, te desparramas tan orgulloso en este blog. De verdad, no entiendo a qué tanto berrinche, habláis como si os hubieran robado la caja fuerte. ¿Por qué no dais a conocer vuestros libros? Yo estoy dispuesta a leérmelos. Os aseguro que no reaccionaré con un ataque epiléptico, como vos. Saludos y paz.

    ResponderEliminar
  61. Que soy una mala copia de Malherido o Risto me lo han dicho mucho. Nunca sé si tengo que dar las gracias o no. Da igual. Me pregunto si esta visita para recordarme el plagio que soy se la hace también a otros blogs que parecen salidos de una cadena de montaje. Me refiero aquellos cuyas críticas reseñan siempre lo mismo y del mismo modo. Estoy bromeando. Ya supongo que no lo ha hecho.

    Y muchas gracias por la visita. Te prometo que si algún día escribo un libro te avisaré.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  62. Identity Protection so strong, the U.S Government uses it. Get IdentityForce NOW.

    ResponderEliminar