viernes, 10 de enero de 2014

Tongoy es amor (Post-post-parto o la dinámica de la paternidad salvaje)

La esperanza de vida de de un Tongoy es de tres años. Lo digo completamente en serio. Me refiero al tipo de muerte que saca al Tongoy de donde sea que se oculte. Yo llevaba casi tres años metido en este blog cuando de repente y sin venir a cuento sentí el impulso incontrolable de multiplicarme, reproducirme, perpetuarme. No pregunten; es puro instinto. Fue la llamada de selva. Cómo sería que no me llevó ni media hora. Se lo juro. Eficacia más que garantizada: demostrada. 

Escribo estas palabras cuando falta poco para el día D. Cuando las publique, cuando ustedes las lean, todo habrá pasado ya y donde había un Tongoy escribiendo un post sobre un libro miserable de un joven de veinte, ahora hay un Tongoy cambiando pañales y curando un ombligo. La historia de mi vida, ya ven: cambia el escenario, pero sigo limpiando las cacas de los demás.

No soy muy amigo de ir por ahí contando mi vida, pero en esta ocasión me siento obligado a hacer una excepción. Por muchos motivos pero fundamentalmente para que conozcan de primera mano la razón por la que he estado como ausente estos dos últimos meses y porque es posible (más que posible, diría incluso que inevitable) que vaya a "desaparecer" durante una temporada. De acuerdo, sí, lo de la esperanza de vida de un Tongoy era un poco exagerado; lo más probable es que todo quede en post más espaciados. Que nadie se haga ilusiones, yo el primero, los Tongoys son cabezotas, no se cortan la coleta así como así (otro cantar, ya, lo que hagamos con la colita). Cuento con que el previsible insomnio del pequeño Tongoyson y alguna aplicación para crear audiolibros hagan más fácil mi tarea, pero tampoco tengo muchas esperanzas: sospecho que a partir de hoy se me acumularán lecturas y más lecturas. Siempre cabe plantearse una reconversión medicinal en un blog de reseñas de literatura infantil y juvenil. Ya saben lo mucho que me gusta hacer llorar a los niños.

Bueno, lo dicho. Sean felices. Nos vemos pronto. Prontísimo.



71 comentarios:

  1. Es muy difícill lo de curar el ombligo, así que suerte y en hora buena.

    Los insomnios obligatorios los pasé leyendo la tetralogía de Pennac sobre los Malaussènne. Genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que reí con la tribu Malaussenne. Los leí hace... ¿diez años?

      muchas gracias.

      Eliminar
  2. Podrías haber calculado mejor y marcarte el Primer Tongoycito del Año, tú también.

    Felicidades, en cualquier caso, y que cumplas mucho más ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PUes déjate de coñas, pero a nada estuvo, el tio, de ponerse en cabeza.

      Gracias, Ire.

      Eliminar
  3. Felicidades Tongoy!!!!!!!!!! Noticia agridulce, esta, al menos para nosotros, el saber que ya no serás el mismo.
    Y desconcertante, puesto que creíamos que no tenías corazón.
    Este día quedará en la blogósfera a la altura de tus posts más despiadados.

    Otra vez, Felicidades Carlos.

    Mariano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo dije antes no sé dónde ni a quién: haremos lo posible por mantener el estado de la cosas.

      Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Espero que haya sido anglosajón o del siglo diecinueve porque sino te va a resultar un hijo aburrido

    ResponderEliminar
  5. Inesperada noticia. Aún así: mola.

    El lado oscuro: alguien tendrá que aguantar al original (y, por añadidura, a su réplica). Mi enhorabuena para ella.

    Abrazo grande, ya sabes...

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena Tongoy!! Eres grande como crítico y también como papá. No desaparezcas de aquí, como mucho espacia las entradas todo lo que haga falta. Un saludo y felicidades de nuevo.

    ResponderEliminar
  7. Mira qué bien. Ya tienes una tabula rasa con la que jugar. Tendré que pasarme a menudo para asegurarme de que no le ocultas realidades del tipo 'hay gente por ahí que no lee lo que nosotros y aún así la queremos y no pensamos en apedrearla'. Por si acaso esconderé las cerillas cuando venga a visitar mi biblioteca. Pero mira, ya iba haciendo falta un Tongoicito más en la familia y bien que me alegro.

    Bicos,
    Tongoytía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo tu libro de Javier Marías, por cierto. Lo vamos a utilizar para hacer barquitos de papel. ;)

      Bicos.

      Eliminar
  8. Cuánta valentía e incosciencia a partes iguales.¡Dos crianças ya! ¿Te has hecho de la Obra o qué? Bueno, allá tú, a mí mientras nos dejes de vez en cuando alguna jugosa reseña me conformaré.

    Un abrazo!!

    Por cierto, me temo que tenía demasiadas expectativas respecto al Plantador. ¡¡No me parece para tanto! Hala, ya lo he dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es porque vienes de la poesía. :p

      Prometo jugosas y no tan jugosas reseñas. No me apetece dejar el blog, la verdad. Ya buscaré la forma de arreglármelas.

      Gracias.

      Eliminar
  9. Tongoy es hedor. Y no lo digo por su medio polvo, sus tristes intimidades o los sucios pañales de su hijo, sino porque donde antes había un Tongoy miserable escribiendo un post sobre un libro, pronto habrá un Tongoy hijo tan miserable y repugnante como el mierda de su padre.

    Sé que no es políticamente correcto, pero tenía que decirlo. Las ratas también se reproducen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, te deseo un poco más de suerte en la vida. De corazón.

      Eliminar
    2. Te faltaba amor cuando eras pequeño ? Tal vez tus padres no te daban todo el apoyo que necesitabas? Las infancias pueden ser muy jodidas, pero tanto como para insultar a un neonato...

      Eliminar
    3. Está claro que las ratas también se reproducen, por eso nace la gente que nace y por eso no se extingue la humanidad. Tiene que haber de todo y en todas partes, la diferencia radica en la educación que le den a uno, o en la que uno decida que debe tener. Se puede ser un mierda, se puede ser un miserable, se puede ser un hijo, se puede ser Tongoy, se puede ser un anónimo tan triste que no tenga otra cosa que hacer que insultar a los hijos de los demás... pero lo que demuestra la bajeza de uno es lo que dice/escribe, igual que la grandeza de otro queda patente en lo que calla..
      He dicho.

      La Tita.

      Eliminar
    4. Anónimo (20:05), eso ya pasaba antes. Este es mi segundo hijo. Voy a explicarles cómo funciona esto y así podremos, entre los tres, cubrir la narrativa de adultos, la juvenil y la infantil.

      Haré lo posible para que todos seamos igual de miserables y repugnantes.

      Eliminar
    5. Esto del anonimato en la red viene a servir como una triste medicina para aliviar el estreñimiento crónico, sólo que lamentablemente otros tenemos que ver deposiciones de tan horrible aspecto como éstas. En fin.

      Tongoy, mi enhorabuena y espero que tus pequeñajos (la que ya pulula por ahí y el que está en camino) crezcan sanotes y guerreros como el padre.

      Y enhorabuena a la madre.

      Eliminar
    6. A éste le has hecho una reseña chunga, seguro, Tongoy. Tiene toda la pinta. Lo mismo es alguno de los treinta bajo cero esos, los de las converse, que tienen una mala leche de cojones. O igual es un becado por Gala. Tú disfruta de tu niño, que es más importante que cualquier libro. Abrazos.

      Eliminar
  10. No te echaremos de menos. Subnormal. Basura.

    ResponderEliminar
  11. Felicidades hijo, te lo digo yo, que este fin de semana llega mi segundo hijo. Leerás con otra obsesión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades hijo, te lo digo yo que voy a ser padre por segunda vez este fin de semana de Enero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad! Me suena habértelo oído decir. Enhorabuena. Y mucha suerte.

      Eliminar
  13. ¡Enhorabuena!, al menos entretenimiento no te faltara por un buen tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, que no me falte sueño, tampoco.

      Gracias.

      Eliminar
  14. Recuerda el karma, Tongoy. Te veo con una sección de literatura juvenil enganchado a los Crepúsculos del 2025

    ResponderEliminar
  15. Si supieras lo que me importa que un hijo de puta tenga un hijo. O dos.

    ResponderEliminar
  16. Yo también te felicito, Tongoy. De momento te gano por 3 churumbeles a 2, aunque tú me ganas en el número de amargaos anónimos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Enhorabuena, Tongoy! Espero que a los peperos no les de tiempo de importar ese cuento chino que multa a los padres de un 2º hijo con 40.000 yuanes (unos 6300 dólares, unos 5000 y pico leuros...), venga, a re-disfrutar de la experiencia.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los peperos te multarán si no los tienes. Buenos son estos.

      Eliminar
  18. ¡Mis más sinceras felicidades, Tongoy!

    Es un limón amargo el pensar que tus esperados post aparezcan desde ahora mucho más espaciados en el tiempo. Pero su zumo liga tiernamente bien con la agriedad de los vómitos, la caca de los pañales, los blancos polvos de talco y las tetillas de los biberones. Solo a los sinceros se les es dado la posibilidad de combinar dos polos tan opuestos, y esta última entrada tuya ha demostrado que creces con salud y dignidad entre ellos. Tienes un corazón que destila cianuro a la vez que melaza; críticas wasabi a la vez que nanas; espinosos post tongoynianos a la vez cucamonas para pulgarcitos.

    ¡Enhorabuena, gigante, enhorabuena!

    Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel. Tampoco hay que alarmarse. "Mas espaciados" viene a significar que en lugar de dos post semanales habrá uno. Tampoco es como para romper a llorar. ;)

      Eliminar
  19. "La agonía de su nacimiento.Hasta entonces nunca había visto el coraje. El coraje de ser el otro que se es, el de nacer del propio parto, y el de abandonar en el suelo el cuerpo antiguo", dijo Lispector.

    Enhorabuena, Carlos.

    ResponderEliminar
  20. Tío,no me jodas,¿tú no eras un tipo duro?,¿o es que te va a enternecer la paternidad hasta el extremo de claudicar?,¿cambias tú solo los pañales o a medias con la contraria?;no me irás a decir que te está acojonando la pandilla de pinche pendejos juntaletras,¿no,guey? Reseña menos si quieres,pero no pases a la historia como un comemielda,hablando de dodotis por las esquinas que no tuvo arrestos para seguir. Los nenes te van dejando más tiempo a la par que crecen.
    Por cierto,qué lindos anónimos,¿serán escritores?
    Sigue dando caña,tío,mola mazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O son escritores o sus madres o sus novias, de eso no hay duda.

      Quién habla de claudicar? Yo espero que en 15-20 días ya esté otra vez manos a la obra. Tengo por ahí tres lectura que se mueren por ser reseñadas.

      Eliminar
  21. Muchas felicidades, a ti y a la madre. Que no te salga microrrelatista ;).

    ResponderEliminar
  22. Cómprate una tableta, hazle en las dos esquinas superiores dos agujeritos, pasa entre ellos una cinta, cuélgatela del cuello y mientras cambias pañales con un mano, meces a Tongoncito en brazos para que eructe, escribe entradas con la otra mano y respóndenos a todos puntualmente. Las lecturas las puedes hacer en las noches de lloros. Ya os veo a los dos llorando a coro: el papá debido al libro, el niño de ver su papá llorar.
    ¡Enhorabuena Carlos!, que disfrutes viendo crecer a tus hijos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Problema resuelto. Descubrí hace unos días la aplicación Kindle para Android, que se sincroniza automaticamente con el ebook. La caña. Aún he de leer más que antes.

      Gracias,

      Eliminar
  23. Ah,se me olvidaba,enhorabuena,los putos niños son lo mejor y hay que tenerlos gordos para llevar esa empresa adelante.

    ResponderEliminar
  24. Carlos ¿A qué no hay cojones de ponerle Barthelme a la criatura?.

    Venga. Enhorabuena de las bravas y a ver si es verdad eso de que vienen con un pan debajo del brazo ¡que falta hace!. Um abraço estruxante.

    ResponderEliminar
  25. Bueno Carlos, así que esta es la razón que me decías que pronto compartirías. Me alegro mucho por ti. Felicidades, familia.
    Como experto padre de un par, me vas a permitir que te diga que lo peor de ser padre es la lluvia incesante de consejos y comentarios de padres expertos.Nada que no se supere con una pasada por donde corresponde.
    Disfruta y cuida de la madre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la razón, efectivamente.

      Ah, los consejos. Qué terribles!

      Muchas gracias.

      Eliminar
  26. Felicidades, felicidades y felicidades.
    Un abrazo y gracias,
    Oscar

    ResponderEliminar
  27. Felicidades, Carlos, disfrútalo que son dos meses. Y enhorabuena y ánimo a la madre y a la hermana, si no recuerdo mal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Felicidades, Carlos, disfrútalo que son dos meses. Y enhorabuena y ánimo a la madre y a la hermana, si no recuerdo mal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Enhorabuena, es raro que un acontecimiento tan feliz saque a flote tan oscuros sentimientos en cierta gente pero veo que lo manejas con mano de hierro en guante de seda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, está bien, un poquito me lo he buscado.

      Gracias.

      Eliminar
  30. Marga

    Que sea enhorabuena. Que coma y duerma bien. Que cuando sea adulto pienses que mereció la pena.

    Pues así. Felicidades muchas!

    ResponderEliminar
  31. Me sumo efusivamente a las felcitaciones por tan buena noticia. Lo había hecho ya ayer, me parece, pero se ve que el mensaje no ha llegado al blog. Te decía de broma, obvio es señalarlo, que "a que no había cojones" de ponerle Barthelme a la criatura. Te sugiero en esta segunda ocasión otro nombre más, Candeiro. Esta vez completamente en serio. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que Carlos haya estado un tanto desenganchado estos días de estos lares e, ignorando vuestras sugerencias, haya decidido ponerle al chaval uno de esos nombres que usa la gente normal, en sus vidas normales, cuando tienen una familia normal. Y conste que me parece ideal lo de Barthelme, pero no soy capaz de imaginarme a nuestra madre pronunciándolo. Seguro, una vez lo hubiese desheredado, que Candeiro le molaba mucho más.

      Saludos

      Eliminar
    2. Julian, perdona, me quedó sin publicar. A veces me hago un lío con el correo.

      Gracias. Barthelme no, pero lo de Ebenezer me ha gustado.

      Eliminar
  32. Es que los chicos becados por Gala ven lo de la paternidad como algo inadecuado para su naturaleza espiritual. Ellos son más de cambiarse los pañales unos a otros en Malasaña. Felicidades, Tongo.

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. Excelente post. Ahora a lo otro. Quiero presentaros un nuevo blog: Vainilla Dream, o la parodia de Nocilla Dream. En él se recogen los fragmentos sobrevivientes de Vainilla Dream, la malhadada parodia de Nocilla Dream que Redondo Mansalva escribiera en 2002, es decir, cuatro años antes de la publicación de la obra maestra de Mallo.

    Me gustaría asimismo incluir un fragmento que de seguro hará las delicias del Sr. Tongoy. Saludos a todos.

    “Aquellos que vivieron esos años no tendrán problemas en evocar el extraordinario clima de crispación que dominaba todos los ámbitos de la sociedad, y que al extenderse a la literatura no se conformó, como había sido tradicional, con atacar las editoriales, los entremanejes, los premios, chanchullos y los talleres de escritura creativa, otrora arraigadas cunas de genios, sino que se extendió por la primera vez a los propios autores. El cabreo con la literatura era generalizado y profundo.

    Las cosas llegaron a tal extremo que era raro que pasase un día sin que se produjese una agresión en el mundillo literario. Uno de los casos más jaleados por la prensa cultural tuvo como improbable protagonista a Carlos “Carlitos” Tongoy, conocido hasta entonces por sus tranquilas costumbres dialécticas, y que sin aparente motivo que diera lugar a su espeluznante comportamiento publicó este comentario en su blog: Miguel querido, ya sé que me aborreces, que no me quieres en lo que yo valgo, pero advierte que mi Sentido Crítico se encuentra en “Paradero Desconocido”, donde tú ya sabes, teniendo sexo anal con tu Sentido del Humor”.

    ResponderEliminar
  35. Enhorabuena.
    (Y ahora échale huevos y llámalo Manolo.)

    ResponderEliminar
  36. Excelente post. Ahora a lo otro. Con vuestra venia, me gustaría compartir con todos vosotros una curiosa noticia:

    ¿Obedeciendo a qué oscuro impulso, y en virtud de qué suspensión de las leyes conocidas de la física y del buen gusto escribe Redondo Mansalva su parodia de Nocilla Dream cuatro años antes de la publicación de ésta?
    Para conocer las respuestas a estas y otras preguntas el Proyecto Vainilla Dream les invita a conocer nuestro nuevo blog: Vainilla Dream, o la parodia de Nocilla Dream.

    http://vainilladream.blogspot.dk/

    ResponderEliminar
  37. Felicidades, hombre. Señal que entre microrrelato y microrrelato te echas algún que otro microcasquete. No como esos enemigos tuyos.

    Ponle Quique, hombre. No es bonito, pero es mío.

    Y será cabrón como su padre. Luego dormirás poco y mal. Ya lo verás. Y durante esas noches en vela te liarás a postear como un loco, con tres veces más mala leche que de costumbre. Y eso lo disfrutaremos los demás.

    Por cierto ¿qué clase de padre trae a su hijo a este mundo, en este país?

    Quique

    ResponderEliminar
  38. Gracias a todos, perdonen que no conteste uno a uno, pero ya saben...

    ResponderEliminar