martes, 7 de enero de 2014

Reseña abandonada de “Bleak House Inn” VV.AA. (Edita Care Santos)

Navidad no va a ser siempre Raphael cantando villancicos. O al menos eso espero. Sin embargo no puede haber nada más navideño que Dickens, especialmente en el año dedicado al escritor. Por eso Care Santos, recopilatóloga oficial de Nevsky Prospects y sucedáneos, se hace un hueco en el mercado con este conjuntito de relatos escritos por amigos y vecinos y otras cosas del querer. 

La cuestión: diez cuentos más uno. El más uno, el once, es el de Care, que no es un cuento, en realidad, sino la suma de todos ellos: el chiste final. Moncho Borrajo tenía una actuación que consistía en hacer reír a la gente construyendo una historia con palabras que se les ocurrían a algunos espectadores. Con todas ellas y en menos tiempo del que tarda un gallo en cantar un estribillo, Borrajo construía un chiste sensacional que soltaba sin apenas tomar aire. Lo de Care es un poco lo mismo pero sin gracia. Me explico:

Los diez relatos son de cada padre y de cada madre. Los hay de humor, los hay de corte fantástico, los hay de terror, los hay homenaje, los hay… bueno, los hay de muchas clases pero atienden todos a una misma categoría: los hay mejores y los hay peores y los hay absolutamente prescindibles. Magistrales no, ninguno. Otra vez será. Pues bien, Care coge cada chiste y lo integra, con mayor o menor fortuna, en un cuento final compuesto por ella sola. Conciertito de flautín en lalalá menor. Tiene el mérito que tiene ir juntando todo, como un coche escoba, pero como cuento en sí mismo tiene el valor justito; ahora bien, quedas como una reina. Igualito que Borrajo. 

La impresión general (voy a pasar de ir desgranando cada relato) no es ni buena ni mala sino todo lo contrario, en todo caso. Si me obligan a tomar partido, me inclino por lo segundo. Y no es tanto que sean malos como que son prescindibles entendiendo prescindible como lo peor que le puede pasar a un cuento. 

Pero por aquello de que el recopilatorio es navideño y yo todavía conservo algo del espíritu de entonces voy a hablar bien de alguno. Por ejeeeemplo… el de Pilar Adón, “Nuevo libro de insectos”. Este lo leí un día que todo en mi vida eran gatos y mujeres con hijos (me coincidió con la lectura de “Glaciares” de Alexis M. que es el libro de una chica con un hijo y un gato escrito por una chica con un hijo y un gato). De Pilar me gusta la corrección pero me sobra exactamente lo mismo. Digamos que hay un momento en el que se echa de menos algo de naturalidad. Por lo demás bien, cuento de misterio con sótano, que lo mismo puede ser el de Bleak House como cualquier otro. 

A este respecto sí hay algo que decir: no me abandonó la sensación durante la lectura de todos y cada uno de los cuentos, de que la relación entre Bleak House, como edificio, era un tanto forzada. Esto es especialmente evidente en caso de Elena Medel (Eliza Grimwood) que escribe un bonito cuento sobre una relación de pareja que tiene de navideño o dickensiano lo que yo de crítico literario, por poner un ejemplo que entienda todo el mundo.

[Reseña abandonada en este momento exacto]
[Volver al post principal]




(1) Entre las notas al post me encontré la intención de hablar un poco de cada relato. Se ve que en algún momento cambié de opinión. Bien por mí. El libro no merece tanta atención. En cualquier caso, por si les interesa, los cuentistas y sus chismes son los siguientes: 
1. Pilar Adón. Nuevo libro de Insectos 2. Elia Barceló. La tienda de Madame Chiang 3. Oscar Esquivias. La última víctima de Trafalgar 4. Marc Gual. Muerte de un soldado. 5. Cesar Mallorquí. Cuento de verano 6. Ismael Martinez Biurrum. A esta hora, todas las noches de tu vida 7. Elena Medel. Eliza Grimwood 8. Francesc Miralles. Charles Dickens ya no vive aquí 9. Daniel Sánchez Pardos. Una vida nueva 10. Mariam Womack. Luz de gas 11. Care Santos. El inimitable. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada