domingo, 29 de septiembre de 2013

“Pose” de Alberto Olmos

Hoy toca celebrar la reedición de la primera novela de Alberto Olmos ("A bordo del naufragio") en los Compactos de Anagrama con una reseña de lo ultimísimo. Que no se diga que aquí no nos gusta la fiesta.

Pose es un libro chiquito, tamaño tarde de playa, que incluye dos cosas que tienen forma de artículos o memorias o diarios o algo que tiene que ver con la cruda realidad sin serlo necesariamente. Con Pose no se aprende nada. Lo cierto es que ni siquiera es especialmente interesante. Lo que sí puede pasar con Pose es que uno acabe hasta los cojones de Alberto Olmos. Esto no lo digo porque sí, lo digo porque Pose es puro Olmos del mismo modo que Olmos es pura Pose

A ver si a lo tonto a lo tonto, he dado con el quid de la cuestión.

Pero hablábamos de Olmos Pose

El libro contiene dos fragmentos de la vida del escritor. No son grandes momentos pero hubieran podido serlo. Cualquier momento puede ser un gran momento. El caso es querer y aquí no se quiere. Más bien lo contrario: los momentos, que podrían haber sido geniales,  no valen ni como autoedición cutresalchichera en Amazon en una antología de escritores-nóveles-imberbes-absolutamente-desconocidos. Sería incluso demasiado. Ventajas de hacerse un nombre, supongo.

Esto de hoy me está quedando un poco bestia pero a ver si me hago entender.

* * * * * * *

JAPÓN 2005

El primero de los relatos tiene lugar en Japón en el año 2005 de nuestro señor. Es como la versión monedero de Trenes hacia Tokio. Cosillas de hace ochos. Vamos a limpiar los cajones.

En esa historia un chaval que parece Alberto Olmos (quiera dios que no lo sea) es un tipo anodino y vulgar. Unas veces parece duro como una avellana (Me encanta ser racista en los parkings después de cenar), otras veces parece un pasmarote (González vuelve con el cedé de Oasis y uno que se titula The best of Earth, Wind and Fire. Me pasa los cedés y me quedo mirando las portadas) y otras directamente no se sabe: Kaori abre una botella de vino blanco y todos ponderamos su dipsomanía. Las fiestas en casa de Alberto tienen que ser el novamás siempre que no se te caiga una errata en la sopa.

En cualquier caso, da igual, no importa: no funciona. Para que se hagan una idea voy a decir una pequeña salvajada: este diario o crónica o lo que sea, aburre más que una novela de Tao Lin. Dicho queda. No me creen, lo sé. No es fácil. Créanme ahora. Créanme así:

“Ahora miro fotos. González me ha preguntado si quiero ver unas fotos de su aventura en Estados Unidos y yo le he dicho que sí quiero ver unas fotos de su aventura en Estados Unidos. Fue a la costa Oeste en 1994. Hay un montón de fotos de cómo era la costa Oeste en 1994. Era grande. El mar es grande y las canchas de baloncesto son grandes. En la tienda-museo de Nike sale un Michael Jordán bien grande. ¿Y esta foto dónde es?, le pregunto. En San Diego, responde. Ah, hay un zoo muy grande en San Diego, a que sí.”

Ya lo ven: LITERATURA.

Literatura que sale de dentro, de las entrañas. Literatura de altura; la que nace del dolor. 

“El personaje habla, lo que dice está bien, pero no es suficiente, entra más dentro de mí, personaje, reviéntame, sigo tecleando, reviéntame, escribo cinco palabras que me hacen llorar, sigo tecleando, sigo llorando, el personaje está por fin diciendo algo que es verdad y yo estoy llorando mientras tecleo y ya sé que nadie nunca me va a enseñar nada de literatura que supere lo que he aprendido hoy, a esas cinco palabras que, cuando termino de escribir, releo y releo para seguir llorando, cinco palabras que son como el código genético de mi vida. Cinco palabras que dicen: Sabes que vas a fracasar.”

Si con esto no lloran, es que no tienen corazón.

* * * * * * * * * 

MÉXICO 2010

Por este relato leí el libro; lo anterior me daba igual. Me interesaba la FIL, pero más que la FIL me interesaba la versión malherida de la FIL. Y de eso debería ir ello: Alberto Olmos haciendo turismo en la Feria del libro de Guadalajara podía perfectamente ser la hostia. Y llamándose el libro POSE, la rehostia. Podía ser oro puro. Tenía que serlo. Ya podía oler la sangre, el sudor y las lágrimas. Podía ver las cabezas rodar antes incluso de ser cortadas. 

Pero no pudo ser. Alberto Olmos es un osito de peluche disfrazado de Juan Malherido.

Lo sé, parece una broma. Y quién sabe, quizá lo sea. ¿Conocen esos chistes de Chuk Norris que circulan por ahí tipo Chuck Norris puede dividir por cero o Chuck Norris puede derretir M&M´s con las manos? Pues atentos a las siguientes citas de esta crónica que juro por dios verdaderas y no adulteradas ni sacadas de contexto ni nada que tenga que ver con las ganas de hacer llorar a nadie: 

“A Alb le va Barcelona.” 
“Alb nunca deja propina."
“Alb nunca duerme en los aviones.”
“[...] a Alb, algunas veces, le gusta practicar el desprecio por la carne, por las jovencitas más seguras de sí mismas, sólo por joder.” 
"Alb es puntual; infinitamente puntual.”

Se lo juro por mi gato: tal cual.

¿Y que hace Alb en la FIL si para Alb la FIL era “una concatenación de detalles malintencionados, un crucigrama abierto a respuestas libres; una lectura torticera”? Nada. Nothing the nothing. Ni una pinche cosa. Podía cagarse en todo pero no, decide dormir, callar, tal vez morir. Si acaso comprar sus propios libros para regalárselos a no sé quién. Palabrita del niño Jesús. 

Lo que no esperaba Alb de su fatal destino era que él mismo fuera a tener que comprar sus propios libros. No hay muchos autores que acudan a una feria internacional del libro y se conviertan en los únicos que compran sus propios libros: admitámoslo.

Se puede caer más bajo, pero hay que agacharse mucho.



Alb es un lindo gatito

El problema es la actitud. Alb se marcha a México como otros van al dormitorio y así no se puede. La FIL, en el relato de Alb, es de cartón piedra y la cámara sólo enfoca la falta de interés de Alb. Sabremos por Alb que en la FIL hay stands y que se venden o se intentan vender libros y que el espacio de Lengua de Trapo es como de un metro cuadrado. Sabremos también que libros, de Alb, no hay muchos, apenas alguno, si acaso los regalados. Y no sabremos mucho más. No al menos por Alb.

Guadalajara, su cogollito, le pareció a Alb muy sudamericana. Y poco más. Alb se sentía dentro de su propia imagen de Latinoamérica, formada a base de documentales vistos mientras se hace zapping, reportajes de El País Semanal y películas de John Sayles. Alb, insatisfecho, echó a correr por las calles y dobló con determinación algunas esquinas, pero siguió sintiéndose, allá en Latinoamérica, dentro de su propia imagen preconcebida de Latinoamérica. La vida era como la televisión, pero contigo dentro. Concluyó que el turismo no era su fuerte, y entró a un bar.
Nuestro héroe consideró que, dado que su vida entera hasta fechas muy recientes, había sido quedarse en su cuarto leyendo libros, la vida en la que pasan cosas (la vida en la que pasan cosas) se le atragantaba un poco.



CONCLUSION, REFLEXIÓN, CRUCIFIXIÓN

Desde fuera da la impresión de que Alberto Olmos ha tocado techo. Tampoco es que fuese un techo muy alto. Me explico: creo que lo que Alb tenía que decir como novelista de ficción ya lo ha dicho. Lo ha dicho en Anagrama, lo ha dicho en Lengua de Trapo, lo ha dicho en Mondadori y en algún sitio más. Creo que aquí, en La Uña Rota, ha salido el nuevo Alberto Olmos, Alb para los amigos, un personaje autobiográfico y moderno donde los haya que, tal como ocurre con Tao Lin (la referencia anterior no fue en absoluto gratuita) tiene de interesante lo que él ponga de su parte. Alb es el tema, now. Con sus defectillos, sí, y sus complejillos, sus contradicciones; con esa apatía general y ese ombliguismo tan poco disimulado pero cualquier caso fiel reflejo de la realidad de ser humano, relativamente joven y de Segovia. Seguro que dentro de 50 años lo tendrán en cuenta para alguna antología de toros pasados y hasta el posible que se lean algún libro suyo, pero de momento, aquí, en este presente continuo, lo que hacemos, más que leerlo, es (com)padecerlo. Porque sabemos (tenemos pruebas) que se puede ser Alb y ser interesante es por lo que no podemos perdonarle esta Pose. Y porque para leer a Tao Lin ya tenemos a Tao Lin, qué coño.

Releyéndome compruebo que no ha salido del todo bien, pero este último párrafo quería parecerse a un cumplido.



137 comentarios:

  1. Pues yo creo recordar que leí el de México 2010 en su blog, y me gustó bastante. Era un poco crónica de un perdedor con dilemas internos, que no es capaz dar la espalda a la sociedad. He leído Trenes y A bordo y Ejército y sinceramente, me pareció un muy buen escritor, aunque es cierto que el último es el que menos me agradó. Además, diría que tiene muy buena mano con los diálogos. Supongo que también depende de lo que uno busque y desde donde se enfoque. Por ejemplo, a mi Stoner me pareció un peñazo y por estos lares gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Stoner te pareció un coñazo es que no tienes ni puta idea de literatura. ¡Dios, pero si has leído cuatro obras cuatro de este menda! Estamos mu locos. Pero que mu locos.

      Eliminar
  2. Por una vez estoy de acuerdo contigo, Tongoy. La mezquindad de este tipo es insuperable. Escritor mediocre que intenta abrirse camino vomitando bilis encima de otros y que se queja cuando la bilis le alcanza a él.

    ResponderEliminar
  3. Olmos es un mediocre del que Lamadrid se aprovechó para hacer caja porque tiene una legión de frustrados detrás. Una novela más y puerta. Es el único escritor de su generación al que no le han traducido ni un libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como compensación le invitan al Hay Festival de Xalapa a una mesa redonda con Wendy Guerra.
      Cualquier malpensado sospecharía que es cosa de Reig, otro al que han invitado no se sabe bien a qué.

      Eliminar
  4. Para ser domingo no está mal. O a lo mejor coges carrerilla durante la semana y cuando llega el séptimo día descargas tu furia.

    Cuántas veces habré leído que es el mejor escritor de su generación... A mí no me convence. Suele pecar de ego hambriento, porque tira de residuos, coge cosas ya escritas y las amontona en un libro, en "Trenes hacia Tokio" hizo eso, y en éste parece que también. El ansia de ser visible pasa factura, hay que currarse más las cosas.

    ResponderEliminar
  5. Para ser Tongoy, le has hecho una publicidad muy guapa.

    ResponderEliminar
  6. Y en vez de "Pose", ¿no le habría podido poner "Postureo"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, Jonan, llevaba todo el tiempo leyendo PSOE y no entendía nada, claro.
      Gracias, te debo una

      Eliminar
  7. Don Carlos, Carlos, Carlitos... ¿Qué te sucede con el pan de los escritores? ¿Qué te sucede con Olmos? Ay, Carlitos, qué pequeño te veo. Lo siento, pero después de hoy ya nunca más podré llamarte Don Carlos, ni Carlos, a lo sumo Carlitos… Pero ¿qué te sucede para leerte tanta basura, querido? Que si microrrelatos de mierda (que no microrrelatos, que los hay buenos), que si diarios de mierda (y mira que los hay grandes), que si obras de teatro, que si esto que si lo otro. Fíjate que en estos últimos meses, desde que apareció “El plantador de tabaco” (Joder, qué buen libro, la verdad) no te has leído nada bueno que sea buenamente reseñable, aconsejable, destacable. ¿Por qué no abandonas? ¿No ves que vas por el camino equivocado? Así no vas a publicar nunca. Las editoriales saben cuál es tu nombre verdadero, Carlitos, te tienen “fichado” y el resto espera impaciente que saques esas grandes obras completas que tienes guardadas para todas nosotras.
    Vamos por partes. En mi modesta opinión de mujer nada samaritana, la diferencia entre Alberto Olmos y tú, Carlitos, es que el primero consiguió publicar y no tiene resentimiento por ello (quizá sí por el hecho de que no ha publicado mejor: Anagrama, Lengua de Trapo, Mondadori...); el tuyo, Carlitos (¡Vaya nombre de escritor, Carlos Glez Peón, por Dios, vaya seudónimo para este blog. ¿No has pensado que la gente no se compraría en la vida un libro con este nombre? Bueno, sí, ahora sí, para despellejarlo a la primera errata naturae que encontrase el susodicho lector, comprador, descargador online, etc. Me has decepcionado, una vez más, porque yo espero de ti reseñar grandes libro, pero solo nos ofreces morralla. Una pena.
    Besitos:
    Laura Glez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo, ya ves, aquí estamos, tu y yo, un día tras otro. Un poquito sí que me quieres, rey. O reina.

      P.D: Por mis lectura no te apures. Sólo comparto el 40%. Llámalo como quieras.

      Eliminar
    2. Que no Tongoy, que este no es el camino para que te publiquen, que el truco de Olmos es muy viejo y tú has llegado tarde.

      Eliminar
    3. Laura, de qué editores estamos hablando? conoces tú a todos los editores de españa para afirmar eso que afirmas?
      Y si sabes que ellos saben el nombre de péon por qué no nos lo dices y acabamos de una vez con este misterio misterioso...

      Eliminar
    4. Truco viejo, sí. Y al único que le ha salido bien, de momento, es a Pron. Pero tiempo al tiempo.
      Ya saben el refrán del cerdo y el matadero.

      Eliminar
    5. Esto del seudónimo y querer publicar es broma, ¿no? Quien calla otorga y queremos que lo niegues.

      Eliminar
    6. Niégalo Tongoy, anda.

      Eliminar
    7. ¿Negarlo? ¿Qué gracia tendría eso?

      Búsquenme. Estoy en las mejores librerías.

      Eliminar
    8. NO hay nada que entender. Hay gente que parece necesitar que yo sea un escritorzuelo que se autoedita con pseudónimo y/o que es rechazado por las editoriales. ¿Qué hacer contra eso?

      NADA, efectivamente.

      Y eso hago.

      Eliminar
    9. ok, ataques infundados.
      Gracias por la aclaración

      Eliminar
    10. Con lo divertido que resulta saber que C.G.P. montó este tinglado tras rebotarse por recibir cientos de negativas editoriales... Todo el mundo lo sabe ycon esto basta.

      Eliminar
    11. ¿He tocado hueso? Vaya, pues sí que lo siento.

      Eliminar
  8. El motivo sucedió en Twitter:
    TONGOY: ¿Sabes que estoy leyendo a Alberto Olmos? (A Jordi Corominas y Salamber, con maldad.)
    OLMOS: (entra en la conversación) Tú eres imbécil.
    29 de julio 2013 06:41 p.m.

    Gracias. Esta reseña dice mucho de Mongoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cambie el nombre, señor Anónimo.

      Eliminar
    2. Error.

      ¿Le puedo hacer una pregunta? Solo una.

      ¿Esto se lo dice a todos?

      Deje que me explique.

      Seguro que conoce a Blumm. Seguro que sabe que blumm tiene cierto "buen rollito" con Olmos en twitter y seguro que sabe que también él escribe sobre Olmos. Últimamente no deja de dar la brasa con ABDN. Bien, la pregunta, desarrollada, es la siguiente: ¿ha ido usted por su blog a decirle lo mismo que me ha dicho a mí, lo mucho que "esto dice de mí"? Espero que lo haya hecho. Con blumm y con otros, que seguro que hay más, porque si no lo ha hecho, si esto sólo tiene que ver conmigo, entones de quien dice mucho el comentario, no es de mí, sino de usted.

      Eliminar
    3. Como buen gallego respondes con una pregunta: te diré la respuesta: estamos hablando de ti, no de Blumm.

      Eliminar
    4. No. Hablamos del valor de una crítica, en este caso la mía. Su ejemplo, mi ejemplo.

      Sería interesante rescatar lo siguiente que dijo Olmos (malherido), para ver lo que opina usted de los críticos:

      Alberto Olmos ‏@alb_olmos 29 jul
      @saramber @_Eraserhead @EduardoLaporte Fue sólo un pronto, pero incluía esta frase: CGP podía jugar con el trabajo y el pan de su puta madre.


      Esto no se cuestiona. Se cuestiona esta reseña y se presupone un acto de venganza. Anda que....

      Eliminar
  9. Yo sigo su página malherida y me divierte bastante lo que dice aunque discrepo a menudo con su criterio un tanto aleatorio... si hay sexo, mala leche y marginalidad de escritor maldito mola, sino pues depende por donde le salga el sol... Pero divertido suele ser lo que dice, incluso con su Pose de macho, antitodo y único entre los elegidos...
    De sus libros sólo leí su recopilación de críticas y Trenes..., que tuve que dejar a medias por aburrimiento soberano... Y eso que dicen que es de lo mejor suyo.

    ResponderEliminar
  10. Tongoy tienes que cuidar el uso de las cursivas y las comillas. Son detalles que te tiran por tierra un post como este. Son detalles que quitan credibilidad a todo lo que escribas, lo creas o no. Son detalles de cultura «escrita» que muestran mucha «ignorancia». Compréndeme. Esto es lo que demuestra que llevas dos días leyendo y escribiendo. Pero bueno, te estás haciendo un hueco entre el amarillismo patrullero. Siempre hacen falta personajes como tú. Gracias a Dios. Ah, Dios es con mayúscula a no ser que te refieras a dios como nombre común. Son detalles, ya te digo. Son detalles de supina ignorancia.Yo leo un post con esas faltas y la credibilidad que le doy es poca, la verdad. Tenía que confesarlo.
    Pero a pesar de todo, lees, que es lo que más me importa. Leer te dará entendimiento y apertura de horizontes. Verás. Creo en ti.
    Deberías cuidar la forma.
    Ah, a mí me gusta todo lo que he leído de Olmos, para qué te voy a engañar. También te digo que lo primero que escribió es mucho mejor que lo último.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este Anónimo suena un poco a Blumm.

      Eliminar
    2. Alberto Olmos no tiene nada que ver con Malherido, o mucho que ver, al menos. Cualquiera que lo haya tratado una sola vez, lo sabe.
      No sé cómo podéis ser tan bobos de no daros cuenta de que ha creado un personaje (un buen personaje, por cierto, mejor que el de cualquiera de sus libros, tiene cojones) y que opina lo que "pensaría" ese personaje. Ahí está su mérito y su éxito.

      Eso no es literatura, obvio, quizá no sea más que un francotirador como dijo tras EE Pron (otro que vaya) pero está bien, muy bien el Juan Malherido.

      Olmos aún busca "su buena novela", pero al menos lee, escribre y se busca la vida. No es un genio, pero tampoco es lo peor de lo peor.


      Eliminar
    3. Quizá el error de Olmos haya sido no darse cuenta de que Malherido se acabó con el libro de Melusina.

      Eliminar
    4. ¿Qué libro es ése? ¿Dónde se puede comprar?

      Eliminar
    5. http://www.melusina.com/libro.php?idg=39543

      Eliminar
    6. Recopila reseñas de Olmos que él borró convenientemente del blog. Antes se podían seguir leyendo en Google Reader. Ahora no sé.



      Eliminar
  11. No sé cómo estará el libro, pero con lo que le gustan a Olmos los diarios de Trapiello (quien refleja de forma desternillante la FIL o una feria parecida en La cosa en sí) Pose debería estar bastante mejor de lo que cuentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece interesante este comentario. Llevo pensando hace mucho tiempo cómo es posible que los escritores lean tanto y supuestamente tan bien y luego no sepan aplicar las bondades de sus escritores favoritos a sus textos, ni ver los errores que cometen y evitarlos. Cómo pueden ver errores en otros textos y no ver los suyos.

      Eliminar
    2. Supongo que no son máquinas y que, por mucho que lo predique el tópico, leer y escribir no tienen nada que ver. Además, en muchos casos estoy seguro que una cosa es lo que les gusta como lectores y otra lo que les apetece escribir.

      Eliminar
    3. Hombre, La mar serena, digo yo que algo hará el leer... ¿No será que Olmos cogió material que estaba bien para el blog pero no para publicar y aún así se lo envió a los de la Uña Rota? Digo yo (aunque no me lo haya leído), si tanto os quejáis todos de lo mierda que es... Aunque sí que es verdad que el hábito no hace al monje, por otra parte.

      Eliminar
  12. Cuándo sale la antología de Olmos para Lengua de Trapo? Qué autores incluye?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro merece una aproximación.

      No sé cuando sale. He buscado pero no encuentro información.

      Eliminar
  13. "El nuevo rol del editor, y el futuro del libro y la industria editorial", por Guillermo Schavelzon

    http://www.revistasculturales.com/xrevistas/PDF/127/1671.pdf

    ResponderEliminar
  14. Jona... quiero decir anónimo, también30 de septiembre de 2013, 9:30

    Por lo que leo, o Alberto Olmos tiene muchos amigos anónimos, o él mismo ha añadido una más a sus múltiples personalidades malheridas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre a Olmos hay muchas cosas que se le pueden reprochar, pero justamente estos dos textos de Pose, pues como que no.

      Eliminar
    2. Y por qué no? Si no argumentas no importas aquí.

      Eliminar
    3. Pues porque es un texto liviano, como de entretiempo. Una tapa, com si dijéramos, para acompañar la caña.

      Eliminar
  15. Ningún escritor escribe solo obras maestras. Ni Shakespeare ni Cervantes. Como dice Eliot, todos los escritores merecen ser juzgados por sus mejores obras. También (o incluso) Olmos. Pose es evidentemente una obra menor. Por extensión, por género, por el sello que la publica, por el origen de los textos, es claro que no tiene grandes pretensiones. Un divertimento, un ejercicio de estilo, un testimonio, como prefiera nombrársele. Creo que es un librito dirigido a los lectores de Olmos, que los tiene. Quien no conozca al autor, y tenga dos dedos de frente, hará mejor por empezar con sus novelas. Yo aprecio la obra de Olmos, y Pose me pareció un buen complemento. También me parece un librito más que digno dentro de su categoría y género. No, no es un obra maestra, pero se deja leer con amenidad y alegría, lo que no es poco.

    ResponderEliminar
  16. Ese es un argumento que suele utilizar el propio Olmos con bastante asiduidad, el de que se ha de juzgar a lo autores por sus mejores obras. Qué curioso...

    ResponderEliminar
  17. Eso de que hay que juzgar a los autores por sus mejores obras... Si uno hace una obra maestra y siete mierdas, ¿es un gran escritor? También hay que saber callarse. Los escritores que escriben mierdas y las publican lo hacen por ego o por dinero, y un escritor que hace eso no es un escritor puro. Es más, habría que preguntarse si verdaderamente es un escritor o un "animador cultural". Otra cosa es que sea tan mal escritor y tan megalómano que crea que todo lo que caga es oro líquido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si uno hace una obra maestra y siete mierdas, ¿es un gran escritor? Respuesta: sí. Ejemplos: Cervantes, Cortázar, Borges, Cela, García Márquez, Balzac, Fuentes, Joseph Roth, De Lillo, Pynchon, Quevedo y un larguísimo etcétera. Ahora me gustaría saber qué escritor solo escribe obras maestras. Me parece una discusión interesante, al margen de Pose y de Olmos.

      Eliminar
    2. Eso ha sido un zas en toda la boca.

      Eliminar
    3. Cortázar, Borges, Cela, García Márquez y Balzac no me parecen grandes escritores. Depende del juicio de cada uno o de si quieres adoptar lo que dicen otros. El pasado hace mucho daño al presente y los carcas que están al timón también. Al final será lo que cada uno guste. Pero tampoco puedes comparar "Don Quijote" con "La colmena", "Rayuela", "Eugenie Grandet", etc. Personalmente, yo a una persona que roba una vez no le tacho de ladrón, todos hemos robado algo alguna vez. Supongo que hay grises en medio.

      No sé qué has leído de Pynchon pero las tres que he leído son obras maestras (V., La subasta y El arcoíris), y ya son tres no una.

      Incluido Pynchon, los dos más grandes son Bernhard (he leído 5 o 6 y todas son muy buenas) y Gaddis (2/2 que he leído muy buenas también). Si profundizas en Gaddis verás que sólo escribió 6 novelas y estoy seguro de que esa contención refleja una calidad bastante alta en todas sus obras.

      La mar serena, ¿tienes algo contra mí?, ¿te conozco de algo?

      Eliminar
    4. jajajaja Balzac, Cortázar, Borges, Cela, Márquez no grandes escritores... No tenía nada en contra tuya (sólo que en tu blog leí una vez una reseña muy negativa de un conocido mío) pero ahora sí.

      Eliminar
    5. caray, que susceptible.
      Aqui nada es personal, muchacho.
      cada cual dice lo q quiere y sanseacabó.

      Eliminar
    6. Hay que ser muy snob y muy imbécil para descalificar a Balzac, Cortázar, Borges, Cela y García Marquez, y, a la vez, para glorificar a Pynchon y Gaddis (qué postureo y qué complejo modernete, por Dios). Pero incluso en algo coincidimos, en Bernhard, a quien por supuesto no juzgaría por su libro publicado en La uña rota, al cual sin duda recomendaría a un lector aficionado al escritor austriaco.

      Eliminar
    7. Esto que está pasando aquí refleja a grandes rasgos la enfermedad española:

      1. Te insultan si criticas al amigo de alguien, aunque sea malo escribiendo, aunque tengas argumentos, aunque te bases en el texto y no en la persona.

      2. Te insultan si no reafirmas los gustos del otro y si encima vas en contra de algo que todo el mundo califica de bueno eres "snob" e "imbécil". Como si no tuviera derecho a opinar libremente, como si otras personas estuvieran por encima de mis gustos y mi percepción, como si tuviera que ser un esclavo de las opiniones de otros.

      3. Te insultan si te gusta algo moderno, automáticamente eres "modernete", porque es tu culpa tener menos de 40 años y que Balzac no te llegue tanto como Pynchon. Es más, ¿por qué me llamas "modernete" si Gaddis es coetáneo de García Márquez? Ya vas con el prejuicio por delante.

      Eliminar
    8. Tus argumentos para explicar por qué Cortázar, Borges, Cela (¿Qué hace éste en este grupo?), García Márquez y Balzac no te parecen grandes escritores son apabullantes, incontestables, definitivos:
      - Porque tengo menos de 40 años.
      - ¡Vamos hombre, no me jodas!

      Eliminar
    9. Estoy bastante de acuerdo con estas observaciones que ha hecho "condon" (no con la de antes sobre quienes eran o no grandes escritores). Y no es por afinidad de gustos: yo he leído algún libro que él ha puesto por las nubes en su blog y me ha parecido un coñazo, mientras que otros que me han gustado él los desdeña. Lo mismo me ocurre con Tongoy o con cualquier otro "crítico/blogocop". Pero esoes normal: cada cual tiene sus gustos, los dice y luego tú le haces caso o no, según te de...
      Lo que no acabo de entender es la observación de que si tienes menos de 40 años te va a gustar más Pynchon que Balzac... hostia, tú, Pynchon, precisamente....

      Eliminar
    10. Antes de que me replique alguien, lo hago yo mismo, con permiso: lo de Pynchon lo he puesto porque no es facilito de leer, precisamente, no porque sea malo...

      Eliminar
    11. Extracto de mi blog sobre "El Aleph" de Borges: "tiene un toque poético a nivel mental, no espiritual. Habla del universo, sí, pero con una lluvia de referencias intelectuales, no con el canto de los pájaros. No veo la poesía, ni la metáfora deslumbrante. Demasiada autoconsciencia e intelectualidad". El que no opine lo mismo que respalde su opinión con argumentos, no con insultos.

      También tengo una reseña de "Rayuela" pero reconozco que es excesivamente simplista. Cuando algo no me gusta nada no me suelo esforzar, en aquella época menos.

      Y tranquilos que no soy como vosotros, no estoy cerrado a lo que decís, si hay que releer para verificar la opinión se relee (a Balzac ni de coña que es un tostón). Lo cual no quiere decir que mi opinión no vaya ser confirmada.

      Sobre lo de Pynchon... es muy sencillo, es un autor con un mensaje y un estilo que están acordes con las características generales de la época en la que vivimos y en la que he crecido (podríamos decir que es una especie de profeta/visionario porque se adelanta a su época), por lo tanto me siento más cercano a sus textos. ¿Explico más? Mayor cantidad de estímulos (más digresiones), exceso de información (entropía, la energía que se gasta en seleccionar lo relevante), frontera borrosa entre realidad y ficción (paranoias, la realidad como creación ficcional del individuo), aparte de otros tantos mensajes atemporales, válidos para cualquier ser humano, y otro montón de recursos literarios bastante frescos.

      Eliminar
    12. Mensaje... Una palabra que aparece con frecuencia en tu blog. Condón, tendrás menos de 40 años pero eso de hablar de mensaje suena muy viejuno. Supongo que en algún momento cambiará el paradigma (quizá lo cambies tú) pero hoy en día la relación buena literatura-mensajes a tutiplén no está tan clara como tú pareces tenerla. ¿Cuál es el mensaje del Quijote? ¿De Hamlet?

      Quizá el término más adecuado para lo que quieres decir no sea "mensaje"...

      Eliminar
    13. Igual resulta un poco simplista mi observación, pero entre los autores que defines como grandes y a los que le niegas la grandeza les difiere un hecho que tú mismo has nombrado, la racionalidad vs. la visceralidad. Mientras las obras de Borges son malabarismo del lenguaje y crean orgasmos mentales a los que valoramos la intelectualidad de un escrito, obras como la de Gaddis intentan plasmar la visceralidad mediante su forma (aunque es bastante paradójico que el resultado final es justo el contrario,dicha necesidad de plasmar la visceralidad deriva en que para desentrañarla es necesario un duro trabajo intelectual).

      No recuerdo donde hace poco leí que "El ulises de Joyce no se lee, se mira un rato largo" y me recordó bastante al prólogo de Fresán para Ágape se paga; venía a decir que no te pararas mucho a intentar entender lo que decía, que simplemente siguieras hacia delante y que al final de libro, con algo te habrías quedado.

      Son literaturas diferentes, tiempos diferentes, modas diferentes... y sobre todo gustos diferentes. Personalmente, no pujo ni un minuto de mi tiempo por el lote 49 y sin embargo pagaría eternidades por un viaje a Macondo.

      Eliminar
    14. Joder y al condonumbilical no le da vergüenza poner extractos de sus críticas... qué esnob más grande

      Eliminar
    15. Diría yo que eso es más de patán que de snob, al estilo Echevarría.

      Eliminar
    16. Quitando el del último anónimo, creo que habéis hecho dos comentarios muy interesantes.

      Anónimo1, te doy la razón con lo del mensaje, miraré a ver, siempre está bien aprender. Sobre lo otro... creo que leyendo mucho uno empieza a ver la luz al final del túnel. Supongo que cada uno busca una cosa. Es obvio que un gran contenido no es sinónimo de buena literatura, hay libros tipo "Lolita", "El Gran Gatsby", etc., que bajo mi punto de vista no son terremotos de contenido (tienen su contenido pero no es radicalmente innovador o iluminador), pero el estilo los hace ser buena literatura. Tampoco estoy diciendo nada del otro mundo, para mí una obra maestra tiene que tener calidad en el estilo/prosa y calidad en el contenido (siendo esto unas cosquillas que percibes dentro al acabar el libro a nivel intelectual, emocional, espiritual, etc.). Esos grandes escritores que decían, yo no discuto que escriban bien o mal, yo juzgo el conjunto y como conjunto (simplificado en forma + contenido) no me parecen grandes obras (las que he leído). Lo cual no quiere decir que sean mierda.

      Nuria, eso es dividir la realidad en dos, lo cual me parece un error, aun así es interesante lo que dices. Borges es muy intelectual para mí, no me aporta nada más allá de los jueguitos. Respeto que tú valores la intelectualidad en seco, yo no. Gaddis aúna forma y contenido. La intelectualidad de Gaddis, que se parece mucho a la de Bernhard, es muy profunda, no es gratuita, tiene un motivo, algo que compartir, una verdad, el esfuerzo lleva a alguna parte. Borges, en mi opinión, es más juego, puzle, malabar. Y bueno, si Rodrigo Fresán dice eso es porque no ha entendido el libro porque "Ágape se paga" es una obra maestra. Y "La subasta del lote 49" es otra obra maestra y es bastante más ligera.

      Un saludo

      Eliminar
  18. Igual es que deberíamos hablar de obras, sólo de obras, sólo del texto, que es lo único que de verdad importa, y no de escritores, porque corremos el riesgo de hablar de egos y confrontarlos como ciervos en la berrea en lugar de hablar de lo que importa, la literatura; más lo que está escrito y menos, o incluso nada, del autor.

    ResponderEliminar
  19. Esto es un descojone: Carlos González Peón rajando de Alberto Olmos.

    ResponderEliminar
  20. De todos es sabido que Olmos tiene varios pseudónimos, entre ellos varios anónimos, algunos de los cuales escriben en este post (¿a qué no adivináis quiénes son?) para defenderlo (¡oh, pobrecito!), pero eso no significa que su multipolaridad no haga daño a otros escritores, sobre todo jóvenes, a los que desprecia y ataca sin motivos. Conslusión: todo lo que le suceda y le dañe se lo tendrá bien merecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo que no es Alberto Olmos ni nadie30 de septiembre de 2013, 18:03

      Y si resulta que Tongoy es un pseudónimo de Carlos Glez. Peón , que resulta ser un pseudónimo de Juan Malherido, que a su vez es un pseudónimo de Alberto Olmos, que a su vez es un pseudónimo de un anónimo...? ¿Eso lo explicaría todo, no?

      Eliminar
    2. Eso es muy fácil de saber, todos los comentarios que vengan de Xalapa son de Olmos.
      Eso lo sabrá Tongoy, claro.

      Eliminar
    3. Dudo mucho que Olmos comente desde allí. Ni desde aquí, la verdad.
      De todos modos no puedo mirar ese dato porque tengo la versión gratuita del statcounter y sólo me da info de las últimas visitas. Y paso mucho de estar mirando a cada rato.

      Eliminar

  21. Ni de coña. Aquí se habla de todo. Si sólo hablamos del texto me vais a hacer leer, y la verdad es que leo poco. Además, me imagino el tipo de comentarios que sois capaces de hacer: Cómo epiteta Fulanito! El personaje tal tiene tanta profundidad que da la sensación que le conocemos de toda la vida ya en la página siete!

    Total, que no. Tongo, no lo permitas. No sólo de frikis vive un blog.

    Quique

    ResponderEliminar
  22. Quique, digo Carlos, digo Tongoy... Bah, da igual: tu novela descargable es una puta mierda. No me extraña que hayas tenido que montarte este blog. (Si te ofendes, espérame en el párking.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "espérame en el parking"
      Te has cubierto de gloria, tío.

      Eliminar
  23. Me habían hablado de este blog (mal), pero se quedaron cortos. Vaya panda de hienas ignorantes. Que Cervantes sólo tiene un buen libro. Que Borges y Quevedo no son grandes escritores. Que todo es cuestión de gustos (que buen argumento para el que no sabe nada de nada). Y toda esa mala leche. ¿Pero qué os pasa? Nunca, en serio, he visto tanta ignoracia y tanta bilis junta. y lo peor es que parece gustaros. Hay otros mundos, pero están en este. Una y no más. Adiós, amiguitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí,más que lo de Cervantes, me ha dolido lo de Joseph Roth.. coño ¡incluso Philip tiene más de una buena!

      Eliminar
    2. Claro que tiene más de una buena (me quedo con Job), pero también más de una mala... Esta cuestión la trata muy bien Coetzee (otro que tiene una buena por una pésima) en Juventud, centrándose en Ford Madox Ford, quien tiene varias novelas infumables por cada obra maestra. Sobre Cervantes: si sólo fuera el autor de Viaje del Parnaso hoy no sabríamos que existió.

      Eliminar
  24. ¡Queremos saber de la novela de Carlos Tongoy!

    ResponderEliminar
  25. Vamos a ver, amiguetes de Olmos. ¿Por qué coño se tiene que meter todo el mundo conmigo si yo no me meto con nadie? Si acaso, me meto cariñosamente con mis amigos los frikis habituales, a los que amo profundamente como no podía ser de otra manera.

    Tanto hablar de bilis y al final acabo pagando siempre yo, que jamás me he leído nada de Olmos ni de Pron ni de ninguno de estos que aquí todos conocen menos yo.

    No obstante, pese al carácter amistoso de este comentario, no quisiera dejar pasar la ocasión de saludar efusivamente a la(s) madre(s) de los anónimos estos que siempre aparecen arreando a diestro y siniestro cuando el señor Tongoy se mete con según qué escritores nacionales de escasa difusión.

    A ver si va a ser verdad eso que dice Tongoy que deberían escribir más y pajarear menos. Demasiados amigos tienen, parece. Y demasiado mal escriben, dicen.

    Quique

    ResponderEliminar
  26. Crítica del subsuelo (en catalán) sobre Olmos y Peón:

    http://criticadelacritica.wordpress.com/2013/09/29/critica-del-subsol-1/

    ResponderEliminar
  27. Oye, Carlos, digo Quique, digo Tongoy, tú que comes pulpo ¿lo podrías traducir? Es que yo lenguas minoritarias no hablo. Vamos, hombre, que todo sea por ese sol de justicia que se fue con el verano...

    ResponderEliminar
  28. ¿Os han contado alguna vez la historia? Se trata de un hombre que amaba la literatura por encima de todas las cosas pero al que no le gustaba practicamente ningún libro y se dedicaba a proclamarlo a los cuatro vientos. Al parecer leía mucho pero sólo conectaba el megáfono para hablar del 40% de sus lecturas (siempre según él). El 40% de sus lecturas (las más interesantes supongo) eran putapénicas y se dedicaba a echar bilis y esputos y otros humores del cuerpo sobre ellas. Amaba tanto la literatura!!! Este hombre tenía especial cariño por los escritores jóvenes o los escritores de provincias. Gustaba de coger libros flojos entre todos los libros para hacerse el incrédulo de lo malo que podía ser un libro, y para rasgarse las vestiduras. Verdaderamente sufría mucho este hombre porque en el fondo (insondable) amaba la literatura. Con lo que más disfrutaba era triturando a escritores jóvenes, que estuvieran empezando, pero siempre lo hacía con cariño huyendo del adjetivo infumable, jamás se hacía el ofendido. Cuando le daba el aire orinaba sobre escritores de provincia publicados por diputaciones. En breve también empezará a criticar microrelatos escolares.

    Si entrabas a una biblioteca, cualquiera, junto a un millón de libros buenos, podías observar dos millones de libros que este ínclito lector podría seleccionar para ridiculizar desde su maloliente promontorio. Pero como digo amaba mucho la literatura.

    Si esto os parece poco amor sabed que tanto amaba que promovía que los escritores regalaran sus libros. En el fondo era comprensible que no quisiera pagar por los libros que elegía, y quién quiere pagar 5 pudiendo pagar 0.

    Está es la historia de un hombre inflamado. Atravesado por la literatura obviamente. Algún maledicente podría decir que el único mérito que tenía es que desperdiciaba su vida hablando de libros malos (el 40%) y que se le ponía el pecho palomo cuando calibraba el tamaño de su audiencia, pero eso sólo lo dirán envidiosos a los que les gusta leer libros. Gentes que llevados por la inexplicable consciencia de brevedad de la vida eligen libros entre los que les sospecha que les van a gustar, cuando lo que de verdad interesa es gritar que todo es una mierda menos yo.

    Qué digan lo que quieran. También se meten con la telebasura y al final siempre obtiene el favor de las masas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Amar la literatura? ¿En serio? ¿No se le ha ocurrido nada más cursi? Yo no he amado la literatura en mi puta vida. 

      Yo amo otras cosas. La literatura es un hobby. Despierte de una vez.

      Eliminar
    2. Yo también amo la literatura. (Vaya, podría ser el lema impreso en una chapa)

      Eliminar
    3. Yo amo a Laura...

      Eliminar
    4. Está claro que no ama la literatura. ¿un hobby? Eso explica muchas cosas.
      Le recomiendo la marquetería.

      Eliminar
    5. Mire, no se usted, pero yo tengo un trabajo, estoy casado y tengo una hija. En ello se me va el día. El tiempo que me queda (el tiempo LIBRE que me queda) se lo dedico al cine, la literatura, los amigos... ese tipo de cosas. La literatura es una cosa muy bonita que me hace más agradable el paso del tiempo pero no tiene, ni de lejos, la importancia que tiene para usted. No tengo intención de vivir de esto. Yo sólo vengo a pasar un rato agradable, no a sufrir. Eso se lo dejo a los "amantes de la literatura".

      Eliminar
  29. Entro aquí por una cuestión tangencial; o, a lo mejor, no lo es. Una cuestión que ha tocado "condonumbilical" y por la que otros comentaristas se le han echado, literalmente encima. No otra que la de desacralizar a determinados autores de extendida reputación.

    La literatura, o los letra-heridos mejor, deben dejar de tomarse ese asunto tan en serio. A sí mismos, tam en serio. Veamos lo que ocurre con la música rock. En un foro de música rock más o menos serio, como sin duda lo es este, un tío dice que Yes son un coñazo y no pasa nada. Otro manisfiesta que los que a él le parecen un coñazo son Radiohead y no pasa nada. Otro más declara que a él Nacho Vegas le parece que canta como el culo y no se tiran cincuenta moderniquis de Gijón a morderle la yugular. E igual puedes decir que Elvis Presley, Frank Sinatra, los Betales y los Rolling te parecen malos y no aparece nadie a cagarse en tu puta madre ni a descalificarte llamándote idiota.

    Entonces, señoras/es amntes amantísmos de la ¡GRAN! literatura ¡háganselo mirar! ¿O.K?. A modo de ejemplo... y sí... lo reconozco... esto es una burda provocación... a mí, Madame Bovary me parece bastante floja. Pero ¿qué quieren que les diga? si eso es algo que pienso de verdad ¿Quieren que mienta? ¿para satisfacerle a... quién?. Lo dicho, hagánselo mirar.

    Un abrazo para todos de julian bluff ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi no me parece mal que se diga ésto o aquéllo del mismísimo Shakespeare, pero cuando se diga, creo que es de recibo que se argumente con una mediana coherencia.

      Alguna vez he comentado en el blog del susodicho (reseñas diarias en las que en diez lineas se ventila un libro) y siempre es lo mismo: es que soy joven y como soy joven no me gusta todo lo que no se haya publicado más allá de los años 70. Muy bien, si es cuestión de gustos, nada que decir, lo que no se puede/debe hacer es categorizar y decir, así por las buenas, porque soy joven, que una serie de escritores -cuya piel está ya más seca que la mojama, pero que después de décadas y hasta de siglos muertos siguen influyendo y explicando el presente, y las grandezas y la miserias humanas muchísmo mejor que cualquiera de los que reseña Tongoy- no son grandes escritores, y quedarse tan a gustito.

      Para utilizar el verbo 'ser' cuando se habla de arte hay que sostener las afirmaciones categóricas con argumentos. Si no, solamente es éso, cuestión de gustos.

      Eliminar
    2. Lea usted entre líeneas, o... mejor... lea las líneas, sólamente fijándonos en como escriben el tal Condonumbilical o ¿por qué no? el mismísmo Carlos Tongoy González Peón -je, je...- deberían merecer ya estos señores, a poca sencibilidad lectora que uno posea, alguna credibilidad ¿no les parece?.

      Venga... ¡un abrazo!.

      Eliminar
    3. ¿Madame Bovary floja? Prepárate porque como te pille te reviento....
      Don Mario V. Ll.

      Eliminar
    4. Estimado don Mario, hasta mi amigo Barnes anda pensando añadirle un epílogo a la nueva edición de "El Loro de Flaubert" diciendo que la cosa no era para tanto ¡Ja, ja...!.

      Eliminar
    5. Esto cada vez se parece a más a una tarde en los billares.
      O a un visionado retro de "No te rías que es peor" con una estrella galicia en cada mano.
      Qué calamidad.

      Eliminar
    6. Ah sí, Pobrecito Hablador, es verdad, que tú has dado argumentos de por qué son buenos...

      Eliminar
    7. Claro, amigo, claro que te los he dado, pero no me importa repetirlos:

      Porque a día de hoy, y a pesar del tiempo, siguen explicando el presente, las miserias y las grandezas humanas. Porque más allá de su época, la lectura de sus obras es infinita, sus significados inagotables, las conexiones con otras disciplinas del conocimiento son variadas y ricas, y contiene múltiples ángulos desde donde encontrar y disfrutar de matices sugerentes para el lector... y porque además influyen de manera decisiva en nuevas generaciones de artistas. Así, en general.

      Si para ti todo eso no supone un valor, pues entonces tú y yo estamos en las antípodas del pensamiento de lo que es la buena literatura.

      Todo un placer volver a charlar contigo

      Eliminar
    8. Cada obra hay que valorarla es su contexto, es como si decís que una escultura etrusca es muy mala porque es muy hierática ¡please! Estáis hablando del relato psicológico de una señora burguesa del siglo XIX , que quiere algo más que ser esposa de un médico y que para colmo es infiel. Esa novela es un escándalo.

      Eliminar
    9. Me parece bien lo que dices, son argumentos muy generales, pero respetables. Intentaré releer alguna de las obras y buscar esos valores.

      Creo sinceramente que nuestras antípodas están más relacionadas con la edad.

      Un saludo

      Eliminar
    10. Madame Bovary es una pasada, Julian. Que la escribió un tío, joder....

      Eliminar
    11. Gustos aparte ( A mi no me gustan todos. Con Borges, por ejemplo, tampoco puedo), con los clásicos estás a salvo de decepciones y de gatillazos, y además te ahorras una pasta, porque suelen ser mucho más baratos. Leer a los clásicos supone placer seguro, te lo garantizo, independientemente de la edad que tengas. Por supuesto, al leerlos, tal y como dice @nuriacabello, hay que realizar un esfuerzo añadido, un ejercicio de alteridad, porque son "otros" en "otras" circunstancias y en "otra" época.

      ¡Salud!

      Eliminar
  30. Balzac puede resultar bastante coñazo a veces. Y Vargas LLosa también. Casi siempre. Igual que Barnes.
    Pero Flaubert no.
    Ahí ya es problema del lector, me temo.

    ResponderEliminar
  31. y a todo esto, ¿cuándo sale la novela de Tao Lin, esa por la que le han pagado un porrón de dólares?

    ResponderEliminar
  32. ¿Pero esto qué es lo que es? ¿Un post de Tongoy sobre Alberto Olmos y tan sólo 95 miserables comentarios? ¿Muchísimos menos que en el de Matías Candeira? No puede ser... ahora mismo todos los del Sindicato a comentar aquí, venga... y las secretarias de Mondadori también, si hace falta. Y Lamadrid y Bértolo. Todos como anónimos, por supuesto....

    ResponderEliminar
  33. Eso. No leais a Balzac, leed a Tampón umbilical

    ResponderEliminar
  34. Tongo, amor ¿me lo parece a mí o nuestros enemigos me cusan de ser tú y, a ti, de ser yo?

    Quique

    Eso parece, querido Quique. Y la verdad es que, lejos de ofenderme, me siento infinitamente agradecido por ser sospechoso de tener esa sagacidad e ingenio que demuestras día a día. Gracias a ellos y gracias a ti por dignificar este humilde blog con tus visitas. Gracias, gracias, gracias.

    Tongoy

    Nada, hombre, un placer y un honor.

    Quique

    Insisto: mil gracias.

    Tongoy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del ingenio debe ser una apreciación tuya, ¿no Tongoy, digo Quique, digo Carlos?

      Eliminar
    2. Soy demasiado enemigo para ti, cantamañanas. No me busques, anda, hazte ese favor. Burro.

      Quique

      Eliminar
  35. Mi impresión es que comenzaste el blog con posts sobre lo que ibas leyendo y te gustaba más o menos, de una forma en cierto modo ingenua dentro de tu estilo, pero te has vuelto un adicto a generar comentarios sobre libros y autores, en tu selección se ve, de los que suscitan amores u odios. Creo que esto empobrece el blog, aunque me descojono bastante.

    La decisión de por dónde seguir es solo tuya, pero yo cambiaría un poco, no modificaría el estilo, pero sí la selección porque el blog va perdiendo interés y profundidad aunque gane en comentarios y, supongo, en lectores.

    Un saludo,

    David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por favor. Algún libro que le haya gustado, gustado de verdad. Al menos de vez en cuando: una maldita recomendación.

      Eliminar
    2. Tranquilo, hombre, no se estrese, todo llegará.

      Ahora mismo estoy leyendo a Jerome Ferrari. De momento, muy recomendable.

      Eliminar
  36. Para amar la literatura hay que leer libros que te gusten. Seguramente habrá muchos. Yo sí amo la literatura. No usaría otra palabra salvo que se pudiera sustituir por alguna más poderosa. En la vida calificaría mi amor por los libros como un hobby. ¿un hobby? Creo que una buena novela o un buen relato deberían operar sobre tí un efecto bastante mayor que el de un hobby y sino es que tal vez no estés leyendo bien. Cuando lees un párrafo perfecto te deberías estremecer, y eso no es lo mismo que barnizar una cómoda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese "sino" es separado "si no"... y "ti" no lleva tilde.

      Tongoy quizás no lea bien, como tú dices, pero tú tienes que leer mejor. Amas mucho la literatura, pero es amor ciego. Te estremeces, fenomenal, pero ves tildes donde no las hay y juntas palabras que deben ir separadas.

      David.

      Eliminar
    2. Gracias por la corrección David. No sólo hay esos errores. Hay más. Para tu tranquilidad y descanso ya diré que son descuidos por no repasar. La próxima vez no lo escribiré desde un móvil para que no tengas que sufrir por mi torpeza y puedas útilizar un argumento menos infantil para descalificarme.

      Reitero mis argumentos en cualquier caso.

      Eliminar
    3. Ironizaba un poco, perdona si te ha molestado.

      Es que eso de amar tanto la literatura, de estremecerse... me cansa un poco.

      David.

      P.D. Eso sí, lo del móvil no cuela. Que para poner una tilde en "ti" hay que currárselo...

      Eliminar
    4. Me interesa mucho que expliques eso de que amar tanto la literatura te cansa un poco. Lo digo más que nada porque yo por desgracia no conozco mucha gente que la ame tanto. Más bien por lo general la gente ignora absolutamente la literatura. Desde luego tú, además de tener una precisión quirúrgica poniendo tildes debes de ser familia de los Panero o algo así. En cualquier caso no pretendo colgarme medallas. Las tres o cuatro personas que conozco a las que les gusta leer de verdad sienten la misma pasión que yo. Incluso Tongoy la siente pero esto de la pelea dialéctica es lo que tiene.


      Eliminar
    5. Simplemente creo que no hay que ponerse tan trascendente, pero te aseguro que respeto que tú seas una apasionada de la literatura.

      No quiero hacer de esto una guerra de guerrillas, de verdad.

      David.

      Eliminar
  37. Eso, sí, sí, Tongoy pasa de estos autores malos y ya muy sobados y vayamos a hablar de los buenos escritores contemporáneos. Ahora solo falta localizarlos. ¿alguna pista?

    ResponderEliminar
  38. Bueno, los escritores malos, o los que no te gustan, si suena mejor, también son necesarios para apreciar a los buenos, o los que sí te gustan....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso tienes toda la razón, Ire.

      Eliminar
  39. Este blog aburre, se ha convertido en un patio de vecinos y da asco ver cómo su administrador pierde el tiempo con tantos libros malos que reseña. No es que la novela esté muerta; está muerto este blog. Es normal sabiendo que su autor hace años que murió para la literatura después de ser rechazado por cientos de editoriales. ¡Qué cansino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un apunte: que te rechacen cientos de editoriales no significa nada. Ni tampoco lo contrario. No es un argumento válido en esta discusión.

      Eliminar
    2. Que el autor haya sido, supuestamente, rechazado por cientos de editoriales no le desacredita como crítico.

      Se desacredita él con sus críticas... ¡¡¡Es broma!!!

      Bueno, no del todo...


      David.

      Eliminar
  40. Quién es Olmos? A mi me moló Aniquilación. La psicóloga centra, cabecea la antropóloga, gol por toda la escuadra al marido de la tocóloga.

    ResponderEliminar
  41. Bluehost is ultimately the best hosting provider with plans for all of your hosting requirments.

    ResponderEliminar
  42. There's a chance you are qualified to get a $1,000 Amazon Gift Card.

    ResponderEliminar