miércoles, 25 de septiembre de 2013

[#ineditosis] Editores avispados (o tonto el último)

Algo están tramando en Random House Mondadori. 

Me pasan un link a una encuesta que lleva el originalísimo título de megustaescribir. En esa encuesta, a la que pueden llegar haciendo click AQUÍ, se plantean algunas preguntas interesantes que tienen mucho que ver con ese gran mal conocido como #ineditosis.


 -¿Has autopublicado o te gustaría autopublicar un libro?
- Si autopublicas sería parar: a) llegar a un público lo más grande posible o b) para que me lean mis familiares y amigos.
- Si te interesa autopublicar, ¿cómo prefieres hacerlo? a) en papel, b) en ebook, c) en papel y ebook.
- Formas de autopublicación que conoces. 
 -¿Cuáles crees que son las características más atractivas de una plataforma de autopublicación? (Distribucion, comunidad lectores, control, diseño, colocarse en Amazon, marketing, etc.)
- ¿Te merece tanta confianza un libro autopublicado como uno publicado por una editorial tradicional?
 -¿Lees libros autopublicados?
 -¿Qué precio máximo te parece justo pagar por un servicio de autopublicación que incluya edición, diseño y marketing profesional y te distribuya en todas la librerías baja un sello editorial reconocido?



La última es mi favorita, por eso he puesto la foto. Lo de los cien euros debe ser para descartar miserables. Lo de los 15.000 para captar gilipollas. 

Inmediatamente después vienen las habituales preguntas sobre sexo, lugar de residencia y hábitos navegadores no vayas a ser la vieja del quinto haciendo un curso de redes sociales. (#nointeresa)

La gran pregunta es: ¿Se traducirá esto en algo o no es más que otra gran idea de los creadores de El Sindicato? ¿Espera acaso RHM hacer negocio avalando subproductos (con perdón) a cambio de, digamos, la desesperación del autor? ¿Tú pones la pasta y yo el nombre? ¿A partir de ahora cobrarán los editores los anticipos? ¿Se podrá pagar a plazos? ¿Aceptarán tarjeta? ¿Asumirán alguna responsabilidad? ¿Ya cualquiera podrá decir aquello de “Yo publico en una gran editorial”?

¿Sueñan los editores con novelas eléctricas?

Váyanse preparando; en Mondadori están pensando.


51 comentarios:

  1. Buf, esto suena a timo, y de los gordos. O a ganancia de pescadores.

    ResponderEliminar
  2. Que pena lo de RHM... el tio Gilito tiene ganas de mantener su estatus haciendo gala de una soberbia que da cosica...

    ResponderEliminar
  3. El portal de megustaescribir.com ya lleva mucho tiempo. Más de dos años, seguro. Tipo red social para publicar porquerías y ¡eh! ¡un blog de wordpress bajo la sombrilla de Mondadori! Y con la posibilidad de publicar la obra completa en infectos pdfs y que otros usuarios la voten.

    El premio del más votado es la edición en Mondadori, en alguna colección que no recuerdo. Espero que todo eso ya lo supieras, Tong.

    Esta encuesta nueva será un estudio de mercado para ver qué hacen con toda esa red de personas-humanas-indéditas. Está claro que se plantean sacar tajada estilo Amazon, cobrando por servicios de diseño y maquetación profesional. Eso sí, me pregunto qué clase de licor de orujo se tomó el redactor para poner el tope en 15.000€ (quien no usa Photshop hoy por su cuenta es porque no quiere).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es cierto! No me acordaba para nada de esa web. Dios, hace siglos. Me estoy haciendo mayor.

      Pues vas a tener razón, Saruca. Con la misma están buscando un vía para quitarse la mierda de encima sacando un poco de pasta. Entraría a curiosear, pero me da una pereza...

      Eliminar
  4. Hombre, bien analizado es solo un síntoma de los tiempos. Alta y baja cultura en el mismo saco desde que se impone la cultura cascoporro: es decir, democracia lectora, campañas de sensibilización en letras para niños en colegios, etc. Para que todos prueben su trozo de pescado, éste tiene que ser grande y fácil de tragar, más o menos como un códigodavinci o un sombrasdegrey, y con un lacito de moda (llámalo tendencia). Ahora le toca a las editoriales lanzarse al barro, una vez que la resistencia (cultural) es un ejercicio latoso y de fruto amargo. ¡Coño, pues de perdidos al río! Si ya nadie hace caso a los suplementos culturales, las revistas sesudas se mueren de asco en librerías especializadas y es el bocaboca de las redes el nuevo papá distribuidor, pues para qué elitismo. A lanzar cualquier cosa en forma de libro sin esperar los beneficios por ventas comiéndonos las uñas: a cobrar por escribir y el negocio ya está cubriendo pérdidas antes de sacar el producto. Robado el prestigio cultural, que nos quede la jubilación bien cubierta. Y la calidad literaria que la sufran y la paguen las independientes, que pa eso nacieron. ¿No empezó el crowfunding en el cine? Pues ahora esa y sus fórmulas hermanas serán la panacea en el libro de los cojones. Y eso.

    ResponderEliminar
  5. Mensaje de Mike & Libros que borré por MANAZAS. Mis disculpas.

    Lo de la autoedición para empresas chungas y cutres, vale... pero en una de las mayores editoriales a nivel mundial la cosa queda más fea que el que un bizco sople un globo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Feo? ¿Pero sabes la tajada que pueden sacar? Si el pack completo de maquetación, diseño y correción de Amazon te puede salir por unos 1.200 euros aproximadamente, imagina además el pico si le ofrecen a los aspirantes que pagarán la "marca" de una gran editorial. Tontos que son en Mondadori, vaya.

      Eliminar
    2. Si ya, pero Amancio Ortega puede ser el (quinto) tío más rico del mundo y no por ello ganar un concurso de belleza.

      Eliminar
  6. Iba a decir exactamente lo mismo. Es que es tan cutre que parece una inocentada. Ya solo falta que cobren a los pobres aspirantes a escritores. O a lo mejor es una pérfida estrategia para que desistan de una vez. Brutal, viniendo de una 'grande'. Me parece tan bestial que me resisto a creer que vaya en serio.

    ResponderEliminar
  7. A los pobres aspirantes a escritores ya nos cobran hace mucho en sellos editoriales por algo parecido a la coedición, si es que no es coedición pura y dura. Este enlace lleva algún tiempo funcionando, aunque no sé con qué éxito, la verdad. Son servicios para autoeditados en Roca. http://www.actualidadeditorial.com/roca-editores-rocautores-plataforma-digital-autoedicion/

    Desconozco si funcionan bien o mal, solo sé que sí ofrecen el servicio que RHM parece estar sondeando. Y también lo ofrece Tagus, en La casa del libro. Lo que hacen luego al mostrar tu libro en la tienda es indicar claramente que los autores publican bajo esa modalidad, que no son en realidad escogidos por sus editores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, eso ya está inventado, pero es que en el caso de RHM figura que lo que están vendiendo es el 'prestigio de marca'. ¿Cómo no se dan cuenta que con estas prácticas el poquito que les queda se les va a esfumar en meses? O eso, o tienen un agente de la competencia infiltrado para hundirlos en la miseria.

      Eliminar
    2. La mierda siempre flota.

      Eliminar
    3. Los coprolitos no.

      Eliminar
  8. Por cierto, no se paga "la marca" de ningún sello. Queda muy claro en el libro o en la plataforma digital que el autor está autoeditándose y que ellos solo actúan como servicios profesionales de pago. Por ejemplo, en La casa del libro, en el e-book, aparece como editorial Autor-Editor. En realidad pagas por tener la posibilidad de distribuir tus libros, que es lo más difícil, porque la distribución en papel está vetada a los autores sino es a través de editoriales que ofrecen coedición, como Círculo Rojo. Incluso algún portal digital muy importante está estudiando hacer lo mismo que Amazon, que actúa como imprenta y distribuidora en la venta de libros en papel bajo demanda, con o sin su respaldo en la corrección y la maquetación.

    ResponderEliminar
  9. Ja, ja, ja...qué gente tan poco disimulada...! Yo recuerdo que los protagonistas de "El péndulo de Foucault" trabajaban en una editorial milanesa, en principio, "seria", pero que tenía una hermana gemela, al otro lado de una puerta, adonde desviaban a ciertos autores digamos "poco dotados" literariamente pero con posibles económicos, a los que se engatusaba, halagándoles la vanidad, para que costeasen la publicación de sus propios libros. pero todo se hacía de manera discreta e incluso casi secreta, como una práctica vergonzante. Ya vemos cómo han cambiados los tiempos.
    Y que conste que no tengo nada en contra contra la autopublicación y menos en formato digital, que se supone ha de ser más económica para el autor. Pero que lo promueva una de las mayores multinacionales del sector, si no la mayor, resulta sonrojante,por no poner otra cosa, como ha escrito alguien por ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En formato digital suele ser gratuita. En La casa del libro, solo te exigen el ISBN, que cuesta 40 euros o así, en otros portales ni eso. Otra cosa es que te quieras gastar dinero en informe de lectura, corrección, maquetación, cubierta o publicidad. Y no pasa nada por tener algo en contra de la autoedición, en serio, en algunos casos es un estadio pasajero en el que haces un máster acelerado multidisciplinar.

      Eliminar
    2. Que no, que no, de verdad que no tengo nada en contra. Es más, teniendo en cuenta los bodrios que acaban publicando algunas editoriales, que ni siquiera por criterios estrictamente comerciales se puede entender, no me extraña que haya gente que prefiera montárselo por su cuenta. Y tampoco me parece mal que haya empresas que se dediquen a esto. Lo que me parece un flipe es que lo haga la principal (creo) empresa editora del mundo o grupo editorial, si lo preferís. Y sin el menor rubor, por lo que parece....

      Eliminar
    3. Pues mira, Jonan, si pones en una balanza los bodrios que publican las editoriales y los que publicamos los autoeditados, nosotros la inclinamos tonelada y cuarto más. Desde la autocrítica que me aplico continuamente, intento saber por todos los medios a mi alcance si mi caso contribuye a eso con algunos kilos y lo cierto es que aún no lo he conseguido. Me he arrepentido miles de veces de haberme puesto en esa balanza pero son tantas como las que me he alegrado. Por eso en ocasiones pienso que acudir a servicios profesionales como los que propone Mondadori no nos haría mal a muchos. Si no lo he hecho aún es por dos razones: 1) son demasiado caros y 2) no tengo claro que los servicios que ofrecen sean tan profesionales como hacen ver. ¿Qué personas los realizan? ¿Las mismas que han corregido el bestseller de esta Navidad de Espasa? Si sigo autoeditándome, terminaré acudiendo a editores-correctores, cuatro ojos ven más que dos, pero serán freelance y con nombre y apellidos, no ocultos tras la supuesta marca de un sello.

      Eliminar
    4. Pero Amelia, ¿qué te ofrecerá Mondadori? ¿distribución? ¿y con eso serás más visible o venderás más? ¿o esperas alguna especie de 'criba de calidad' en algún sentido? ¡Pero si no lo hacen ni con los que se supone que les van a dar nombre!. Otra cosa es que me digas que hay servicios profesionales QUE SE DEDICAN A ESO, y que si quieres autoeditarte con más confianza puedes utilizar, pagando los honorarios que te pidan.
      Y lamento decírtelo, pero no estoy en absoluto segura de que eso realmente vaya a servir para algo. Vila-Matas no es, precisamente, un maestro de la lengua o la redacción, y míralo.

      Saludos

      Eliminar
    5. Mira, la poquísima experiencia que yo tengo en esto, totalmente esporádica y de refilón, y además no aquí, si en un manuscrito había que intervenir mucho, aunque pudiera tener cierto gancho, se desestimaba. Te estoy hablando de gente que no había publicado todavía y de hace menos de 10 años. Los correctores de estilo de una editorial grande se dedican a corregir lo más 'gordo' y poca cosa más, porque saben que el problema de un libro no es ese y no están para reescribirlo, a menos que seas un autor 'de la casa', supongo, pero no lo sé. No sé hasta qué punto estos servicios pueden ser realmente efectivos para gente que quiera publicar por primera vez sin ningún respaldo, la verdad.

      Eliminar
    6. Ire, he llegado a pensar que quizá la única forma de que lo que escribo se siga leyendo sea a través de la autoedición. Aún no he tirado la toalla buscando un editor porque cada nueva novela que escribo es una nueva oportunidad pero cada día estoy más cansada de esa búsqueda. Voy conociendo más de este mundillo y muchas cosas no me gustan. Ya me ha pasado de todo. Así que me he planteado seguir publicando en digital. No me va mal, así que he pensado en la posibilidad de seguir como hasta ahora pero de la forma más profesional posible. No es la distribución lo que me preocupa, para vender doscientos o trescientos libros que me piden los lectores, casi siempre para regalar después de haber vendido el ebook, me he buscado una imprenta muy apañada y me vale la distribución a través de Amazon o similares, y la parte de la maquetación y el diseño de las cubiertas me resulta sencillo. Pero soy muy perfeccionista, quiero saber, desde un punto de vista de la Teoría Literaria, cómo escribo y cuáles son mis fallos y mis aciertos. Yo misma voy aprendiendo sobre la marcha pero echo de menos el punto de vista externo de un «experto». Te aseguro que es muy difícil conseguir esa crítica con «autoridad» que yo deseo conocer para mí misma, no para los lectores, ya sea buena o mala.

      Y no sería Mondadori ni similares a quien yo acudiría, principalmente porque no me da la gana. También por lo que decía antes: para que esa crítica o estudio de mi escritura o como lo quieras llamar me sirviera, tengo que confiar en el criterio de quien la haga, no me vale una marca, me vale una persona. Por eso preferiría pagar a un editor freelance con nombre y apellidos.

      Y no quiero ser Vila-Matas, soy Amelia y eso me vale, pero quiero conocerme. Quizás esté equivocada y, si algún día llego a trabajar con un editor, me dé cuenta de que realmente esa opinión no me hace falta, podría ser que me baste yo misma para llegar a donde desee, pero por ahora la echo de menos.

      Por cierto, me estoy acordando ahora de cómo empecé buscando esa crítica, se me ocurrió meterme en el blog de Patrulla de salvación y decirlo directamente. El cachondeo que se montó fue estupendo. Allí conocí a Diable y a través de él llegué hasta aquí. Y desde entonces han hecho decenas de reseñas de mis novelas y cada una me hace aprender algo nuevo sobre ellas pero creo que aún no he encontrado lo que busco.

      Eliminar
    7. Si has conseguido que te lean, que te hagan reseñas, ya has logrado mucho, y gratis. Escucha al lector. Es el único que, a fin de cuentas, importa algo en todo este montaje. Lo que te pueda decir cualquiera desde un punto de vista académico no tiene ningún valor a efectos reales ni de autoridad. Si nos ponemos a revisar los grandes escritores que fueron rechazados por la Academia, cualquier Academia, en su momento no acabaríamos. Busca tu público y déjate de Teorías Literarias, que están muy bien para pegarse la medalla con saliva, pero fuera de la Academia no sirven absolutamente para nada. El escritor no tiene por qué saber nada de eso, y cuanto menos sepas tú mejor para tu espontaneidad y tu creatividad. Eso es trabajo de los críticos académicos, que viven en un mundo que al lector no le interesa en absoluto.

      Eliminar
    8. Ire, voy a enmarcar tu respuesta y la colgaré bien visible cerca del ordenador. Significa mucho para mí. Sé que tienes razón, escuchar al lector es lo que más me ha enseñado hasta ahora.

      Mil gracias.

      Eliminar
  10. Resulta casi épico leer cosas así. 15.000? Lo mejor (?) de hoy en día con estas grandes corporaciones es que ya ni se esfuerzan en disimular. Lo peor, que algún pringao caerá.

    ResponderEliminar
  11. Yo voy a poner 500 € (y sólo porque después de decir Tongoy lo de miserables, me da vergüenza poner 100).

    ResponderEliminar
  12. Y ya por último, confieso que con unos amigos de la universidad estuvimos pensando en la posibilidad de montarnos una agencia de esas, pero al final nos pareció bastante deshonesto jugar con las expectativas, la ilusión y el dinero de la gente y lo descartamos.

    ResponderEliminar
  13. A mi no me resulta tan disparatado.

    Las editoriales tienen que editar CON BENEFICIOS (de eso viven muchas muchas familias) y en un país (España) y un momento (el actual) en el que el número de los que se pretenden escritores es superior al de los que se reconocen lectores, la nicho de negocio se tiene que desplazar para permitir la obtención de esos beneficios hacia donde se encuentra ahora: la demanda, el cliente potencial, el paganini.

    En el fondo esta estrategia ho hace sino seguir la senda de Gran Hermano, en el que uno de los concursantes PAGA por participar en el concurso.

    Desde el punto de vista estrictamente lúdico-cultural, a mi juicio el asunto no plantea problemas, los libros son ya lo suficiente malos para que la situación empeore. Mo me ofrece menos credibilidad un tocho escrito por un nuevo rico cuarentón de Consuegra (previo pago) que un ensayo metaliterario escrito por un barbitas moderniqui del Eixample doctorado en filología islandesa.

    Y eso es lo que hay ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosa no es esa, Julian. La cosa es que Mondadori no puede dedicarse a eso, por mucho que quiera compensar sus pérdidas, porque es una editorial de las que dominan el sector e indica una pobreza de principios y de beneficios espectacular si tiene que captar clientes de esta manera. Y si no le salen las cuentas, que se dedique a vender otra cosa, pero que no haga el ridículo.

      Eliminar
  14. Yo creo que todo el mundo está de acuerdo en que un editor debe ganar dinero. Si tú quieres tu libro en la calle y alguien lo saca, cojonudo. Lo increíble es que sea MONDADORI quien haga esto, sobre todo si, tal como comentaba Maggie (patrulla de salvación) hace poco, el grupo Random House está entre los 10 (¿no era el quinto?) primeros a nivel europeo. ¿Qué necesidad tienen estos de llenarse ahora de mierda con ese rollo de cobrar por publicar? Es que no lo entiendo.


    Amelia,

    ¿Mi opinión? Quizá esto no debería ir aquí (quizá mereciese un post) pero yo tengo una pregunta. Esos lectores, Amelia, de tus novelas y esas reseñas –por favor, no te lo tomes a mal, lo pregunto con toda la buena intención—, ¿de quienes estamos hablando? Es que tengo la sensación de que lo que tú quieres es una crítica de alguien de otro “círculo”.

    A ver, para que nos entendamos. Mi impresión es que dentro del infierno literario hay varios círculos, que podrían perfectamente ser estos (el orden es improvisado): Betseller. Narrativa. Relatos. Inéditos. Poetas. Microrrelatos. Haikus. Antologías. Prologuistas.

    Esto lo digo porque cada vez que he metido el pie en el jardín de otro se ha puesto la gente un poco nerviosa. Pienso sobre todo en el relato pero especialmente en el microrrelato. Cuanto más “mierdecilla” (lo digo por el tamaño), mayor virulencia. Tiene que haber una explicación.

    El caso es que parece que los inéditos se lean unos a otros, del mismo modo que parecen hacerlo los microrrelatistas, que hasta tiene su propio refugio editorial (y editor a cargo), del mismo modo que el betseller o el relato tiene su público. Tampoco conozco a ningún lector de Espinosa o Dan Brown que baje libros de Amazon de los que cuestan dos y tres euros.

    No sé, es una impresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Y una cosilla más: la crítica que yo busco es para mí, no la quiero para mostrar a los demás lo maravillosa que soy (o lo tristemente mal que escribo). Esa búsqueda tiene mucho que ver con la autocrítica. Soy crítica en todas las facetas de mi vida, es mi naturaleza, no puedo evitar serlo también en mi escritura. Sin embargo, eso no significa que esa opinión vaya a marcarme; si alguna vez la consigo, haré con ella lo mismo que hago con las opiniones de los demás lectores: valorarla y considerar si puedo aprender algo de ella o si prefiero seguir mi intuición y mi criterio.

      A la primera pregunta que hacías («¿Mi opinión?»), y ahora sí que termino, no sé si te refieres a si me gustaría que opinaras sobre lo que escribo o si solo era una pregunta retórica. Por supuesto que me gustaría conocer tu opinión, ya te lo dije. Como gran lector que eres, tu opinión me interesa mucho, aunque no en una reseña pública, eso no es lo que yo busco. Pero entiendo tus razones. A mí no me gustan las películas bélicas, jamás veo ninguna porque sé que no me van a gustar. Puedo ver Stalingrado y decirte que la fotografía es estupenda y que los personajes son los más reales que he visto en mucho tiempo pero sufro viéndola, no puedo disfrutarla. Puede que con mis novelas te pase lo mismo y, si existe la posibilidad de que sea así, ¿para qué hacerte sufrir?

      Eliminar
    3. Creen que es lo que toca. Creen que si no lo hacen se quedan atrás en el negocio. Como sucede en muchos sectores, se ha ido liberalizando el sector y, al mismo tiempo, el trabajo bien hecho ha ido perdiendo valor. Ahora todo vale. Los editores no se dedican a vender libros a los buenos lectores, sino a verder libros, a quien sea y como sea. Creen que ya no merece la pena abogar por la excelencia. Los que leen excelencia son una minoría casi ridícula. Si ahora hay gente que compra libros autoeditados en la red, allí quieren estar; si allí lo que se vende es de muy baja calidad, publicarán libros de baja calidad, y si allí hay personas que están dispuestas a pagar por editar sus libros, aunque sus libros sean una mierda, allí van a cobrar. Se están dando un tiro en el pie, pero creen que no pueden hacer otra cosa.

      Eliminar
  15. Sigue haciendo falta un filtro para el millón de cosas que se escriben y el lector que se puede leer 10 al año. La editorial tiene que ser ese filtro o no pinta nada. Centrarse en la producción/ distribución no los sacará del hoyo.

    Un Tongoy cualquiera, lo habré dicho ya algunas veces, podría ser ese filtro si tuviese 1000 (pongamos, por decir algo) fieles. La producción la podría ofrecer otro que no fuese necesariamente un editor al uso sino, más bien, un especialista en producir. Así que si no espabilan los de toda la vida se van a la mierda en diez años lo más tardar.

    Resumiendo, 100 blogueros reputados con una opinión respetable, una empresa de producción y un portal de distribución decentito y ya estaría. Lo segundo y lo tercero creo que ya debe de existir. Lo primero es lo que falta.

    Quique

    ResponderEliminar
  16. Una pequeña aportación a tan interesante debate. La casa Random House Mondadori puede ser importantísima en cuanto a volumen, pero yo les veo publicitar hasta la saciedad muchos libros por el mero hecho de ser "de la familia", por así decirlo. Cuando se están planteando seriamente entrar en el tema de la "autoedición" (y esta encuesta es una prueba fehaciente de ello) es porque el mercado así se lo exige para, virtualmente, mantener o mejorar su posición en los próximos años. Hay que tener en cuenta que esta balanza de los e-books no se ha equilibrado: siguen siendo demasiado caros, todavía no está claro si no llegará el día en que la gente se los empiece a descargar masivamente. ¿Entonces qué? La gente cada vez demandará menos libros "de papel", los e-books pueden dar un margen de beneficios muy bajo toda vez que la gente haga lo que en su día ocurrió con la música o el cine. ¿De dónde sacan los beneficios? Cobrar por publicar un libro, que no será precisamente barato, es un verdadero chollo de negocio. No le resta categoría a la editorial (quedará muy claro cuáles son los libros autoeditados, y cuáles serán de, por ejemplo, Luna Miguel, me dirán ustedes cuál dará más garantías de ser bueno), y le puede abrir una importante veta de mercado. Es la guerra: no hay cuartel. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pagar por esos servicios no es rentable en un 90 por ciento de los casos. No es nada fácil que los lectores te compren. Y, aunque algunos hay que están dispuestos, pocos desean pagar por publicar. No creo que sea tan buen negocio cobrar por publicar un libro. Esa posibilidad ya existe con la coedición y pocos la usan. ¿Se usará más ahora cuando para publicar en digital ni siquiera se necesita a la editorial para entrar en el canal de distribución y venta?

      Eliminar
    2. "quedará muy claro cuáles son los libros autoeditados, y cuáles serán de, por ejemplo, Luna Miguel, me dirán ustedes cuál dará más garantías de ser bueno"

      Los autoeditados.

      Eliminar
    3. Joder, vaya sintaxis de mierda. Este tipo, Monroy, escribe como el orto.

      Eliminar
    4. Soy el anónimo de antes, el que comenta el 26 de septiembre. A Relaxing Cup: completamente de acuerdo con usted. A Amelia Noguera: El chollo de este negocio es que la editorial no pierde ni un céntimo por el hecho de que los libros no se vendan, porque editar un e-book es escandalosamente barato, de coste "cero". Con un diseñador gráfico para la portada, y otro que se dedique a lo demás (dos sueldos de 23000 brutos al año), la editorial podría autoeditar cantidades ingentes de libros que, después, da exactamente igual que se vendan o no. Todo lo que ingresen del iluso escritor que tiene "ansias" de publicar con RHM se convertirá, prácticamente, en beneficio neto para la casa. En mi opinión, un chollo total para el editor.

      Eliminar
  17. Amelia, según tus palabras parece que tu valor y el de tu obra se alimenten del juicio de los lectores. Que alguien valore positivamente tu obra no quiere decir que ésta sea mejor, y creo que es lo que piensas, como si los lectores fueran dioses que levantan el pulgar e inmortalizan tu obra en un universo paralelo de justicia literaria. El valor del texto está en sí mismo. Intentando ser constructivo, me da la sensación de que buscas el aplauso de los lectores a toda costa. Si escribes para que te lean te estás equivocando en la raíz. Reformúlate la pregunta: ¿por qué escribo? Cuando tengas una respuesta que no esté relacionada con tu ego, empieza a escribir.

    ResponderEliminar
  18. Creo que esta entrada se relaciona con aquella sobre el pirateo. Y mi conclusión es la misma: las editoriales, tanto por sus políticas de precios, así como por su política para mantener cierto prestigio, ya no se interesan en el sector de los lectores en el que antes se interesaban.
    Desde mi punto de vista, queda claro que las editoriales, las grandes y las medianas, ya no apuntan al público que lee esa literatura “buena” o “seria” porque con ese público no comen. Ese tipo de libros, los que dan importancia al prestigio, no son rentables porque esos lectores (ese “nosotros”, por decirlo así) no compran más libros en el tiempo y forma que les conviene y que necesitan esos grupos (en librerías y durante los tres meses que dura el libro en la mesa de novedades) (habría que recordar que best seller no es el libro más vendido sino el que se vende mejor, y eso es lo que hoy cuenta). Por eso ni siquiera se cuestionan eso del “prestigio” que pueden perder entre estos lectores, entre “nosotros”.
    Los grupos piensan en términos de mercado, de marketing y de estrategias de ventas. RHM es un gran grupo, que ha hecho una excelente facturación, pero no ha sido precisamente gracias al último de Lobo Antunes.
    Las medianas también perdieron el contacto con esos lectores (en muchos casos porque han perdido el prestigio o porque esos lectores buscan leer de manera más económica), y por eso para sobrevivir necesitaron fusionarse (Anagrama, Tusquets). Pero los márgenes que manejan son cada vez menores (los adelantos que se pagan por Irving o por Murakami son bastante altos), por eso, además, la falta de riesgos. Me da la sensación de que la literatura “seria”, por decirlo en cierto sentido, salvo los clásicos, de ahora en más irá distribuyéndose de manera cada vez más similar a lo que hoy es la poesía.
    Como me extendí demasiado, señor Tongoy, aquí hay un informe sobre la política de autoedición que está empezando a ser tenida en cuenta por el mundo editorial (ya no en España).

    http://www.actualitte.com/economie/autoedition-un-marche-meconnu-de-52-milliards-45285.htm

    Saludos y perdón por la extensión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, ya no se dedican a un publico buen lector.

      Eliminar
  19. No sé si he dado esa sensación, si es así, me he explicado mal. Yo he leído reseñas de novelas que las califican de obras de arte y a mí me parecen un bodrio. Lo mismo pueden pensar muchos de las reseñas de las mías. Entramos ahí a valorar cuál es la crítica autorizada y qué es literatura literaria y la subliteratura, lo cual me interesa mucho desde que empecé a publicar pero he llegado ya a mi propia conclusión. El debate es baldío. Y no busco el aplauso de nadie, ni de los lectores ni de los críticos, lo que sí me gustaría, precisamente, es conocer mi escritura por medio de los ojos de otros «eruditos». Aunque tengo que coincidir con Ire en que no es imprescindible. Yo escribo por la necesidad de pensar sobre algo, una preocupación, una curiosidad, un tema y, con ese punto de partida, me imagino todo lo demás. No escribo para que nadie me lea pero, si no me leen, me falta algo importante.

    Lo que he intentado explicar antes es que si finalmente repito la experiencia después de haber autoeditado varias novelas es porque tengo lectores. No he dicho en ningún caso que ellos sean dioses y que me hayan sentado a su derecha. Desde que empecé a escuchar a otros autores, he oído cientos de veces lo del ego. El mío no es mucho mayor que el de cualquier otra persona que tenga cerca y no haya escrito en su vida. Lo que sí tengo es necesidad de entender las cosas. Escribir me sirve para eso.

    Y pido disculpas por haber escrito tantos mensajes en este debate. Normalmente leo y callo.

    ResponderEliminar
  20. Esto que les puede chocar tanto es casi lo normal en otros países. A mí no me parece malo si se tiene dinero y se sabe aprovechar bien este recurso. Por ejemplo: publicar cosas que nadie quiere publicar y no me refiero ya a obras de jóvenes escritastros, sino a traducciones, que parece que escasean en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que es casi normal en otros países. Por eso se pone a ello Mondadori, porque apuesta por eso que aquí no se ha desarrollado. Esto se produce debido a un conjunto de características de este tiempo. Es signo de los tiempos.

      Eliminar
  21. Llego tarde al debate. Algo raro hice porque al intentar escribir en el cuadrito de los comentarios se me abrió otra página que decía: "Abre un blog, es gratis". Es lo que debería hacer en vez de venir a desahogarme a una casa ajena. Me animo porque ya nadie va a leerme. :)

    Bueno, yo vine a comentar que te entiendo, Amelia. Cuando terminé mi primera novela le pedí a tres escritores de prestigio, con una sólida reputación, etcétera, que la leyeran. Sus comentarios fueron unánimemente positivos y halagadores. La experiencia no me dejó nada satisfecho porque yo era editor de esos escritores y, en cierta medida, su carrera en ese momento dependía de mí. Las reseñas de los amigos provocan la misma insatisfacción, a menos que seas una persona muy joven o un adulto inmaduro. Como escritor, sospechas de tu incapacidad, de tu pobreza de estilo... Sospecha tantas cosas, y aspiras a tener lectores exigentes que te hablen con la verdad con la esperanza de hacerlo mejor la próxima vez.

    Las críticas positivas son buenas para el ego pero no para tu trabajo.

    Que te lean está muy bien, pero el juicio de los lectores no basta. Anthony Burgess le hace decir a uno de sus personajes: "Yo tenía el pasajero anhelo de que me tomasen en serio los litterateurs y no mis lectores de clase media baja de Camden Town". Pero, ay, uno primero desea estar seguro de que merece ser tomado en serio.

    No es que menosprecie a los lectores. Lo único que quise decirte es que entiendo de lo que hablas.

    Un abrazo y otro para el querido Tongui.

    Pocoyó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, P. Yo sospecho de mi mal hacer cada día y a veces he pensado dejar de escribir por eso. Pero enseguida me surge una nueva pregunta y busco las respuestas mientras escribo. Y eso me basta, por ahora.

      Eliminar
  22. Quizás a algunos les interese nuestra experiencia. En Gran Canaria hace tres años, un grupo de escritores montamos una asociación para autopublicarnos y ya llevamos 23 libros publicados. Comenzamos dándonos cabezazos por contra los muros, pero ya hemos aprendido mucho y prácticamente ya funcionamos como una editorial, pero sin ánimo de lucro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual de lamentable es. El amateurismo busca cómo abrirse camino. Hoy da todo un poco igual, hay tanto de todo que nadie se va a tomar la molestia de ridiculizar la propuesta o algún libro en concreto.

      Eliminar
  23. yo creo que ellos ya están dedicándose a publicar novelas rematadamente malas, incluso peores que algunas autoeditadas, y no sé si captándolas en la red, como esta: La mujer que llegó del mar, de Mercedes Guerrero. Será una nueva línea de comida para las patas.
    http://imgv2-3.scribdassets.com/img/word_document/163315492/255x300/b28166360a/1377552914

    ResponderEliminar
  24. SwagBucks is a very recommended work from home website.

    ResponderEliminar