lunes, 2 de abril de 2012

El horror




El pasado 26 de marzo, en sigueleyendo.es, se publicó un durísimo artículo firmado por Sanjuana Martínez que trataba el asunto de la pederastia en México a raíz de la reciente visita del Papa y la negativa de este a reunirse con las víctimas de los abusos o sus familias. Es un texto largo y, como digo, muy duro, exactamente 5.045 palabras de dureza extrema que pueden resumirse del siguiente modo: en México hay un montón, un buen montón de curas hijos de puta de violan niños de forma sistemática contando con el amparo de la jerarquía eclesiástica local, el silencio policial y el respaldo papal. Y cuando digo “amparo” quiero decir “amparo”, quiero decir “protección”, quiero decir “apoyo”, quiero decir que a quien pillan cepillándose o habiéndose cepillado a un niño no le pasa absolutamente nada, la misma “nada” que si se folla muchos muchos muchísimos niños.











4 comentarios:

  1. Bien. He leído el artículo completo y todos los comentarios al respecto. Me alegro de que hables claro y de -como bien dice Cadou- "la expresión más o menos glandular de una emoción".
    Me resulta automáticamente sospechoso cualquiera que pueda abordar este asunto sin cierta visceralidad.
    Con este artículo -y las dos reseñas que he leído en tu blog- has ganado una seguidora. Te aplaudo la valentía, la claridad, y el derecho a escribir en el tono que te plazca sobre una realidad tan jodidamente sangrante que nos convierte a todos en cómplices por omisión de denuncia.
    Ya está bien. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bien dicho. El tipo aquel de "qué injusta es la enmienda a la totalidad que plantea Tongoy; cuán infundada" resulta más bien sospechoso. O directamente repugnante.

    Y por cierto, Carlos: saludos post-vacacionales de tu Daniel. Ya he vuelto para seguir dando la paliza.

    Otro saludo para Raquel e Iracundo.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra verte Nehmo, pero más saber que vienes a dar la paliza.

    Raquel G., gracias. Es cierto, Cadou siempre tiene la expresión justa. Lo de ser visceral y decir ciertas cosas.. bueno, a veces no se puede evitar.

    Lector, gracias.


    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar