lunes, 23 de abril de 2012

"Los inmortales" de Manuel Vilas

Tengo un problema con Manuel Vilas. Corrijo: tengo un problema con las novelas (NoVilas, que dice Alvaro Colomer) de Manuel Vilas. Bueno, con dos de ellas, curiosamente las únicas que le he leído. De hecho con Manuel Vilas no he podido tener jamás problema alguno porque no hemos llegado, endejamásdelosjamases, a rozarnos, no digamos ya meternos mano, tener dos palabras o dedicarnos una sonrisa. Es más, si me paro a pensarlo no sé de nadie que haya tenido problemas con él, claro que esto tampoco es algo que me quite el sueño y de hecho hasta hoy no había caído en la cuenta y si lo saco a colación es únicamente porque tiene que ver con cierta malintencionada opinión respecto a lo rotundo de su éxito. Esto se me está yendo de las manos con tanta estupidez, pero ya termino. Yo creo que la apatía o desinterés que se desprende o desprenderá de esta, digamos, reseña tiene que ver con lo poco que me gustó “Los inmortales” que viene a ser poco más o menos lo mismo que me gustó “España”. 

El problema que comentaba más arriba es que Manuel Vilas escribe el tipo de novelas que no me enganchan, que no me entretienen, que no me dicen NADA y si las leo, si repito la experiencia traumática (?) que fue “España”, si le dedico las tres o cuatro horas que podría dedicarle a, por ejemplo, "Una comedia canalla" que dormita desde hace días en mi mesa, si hago ese ejercicio, decía, es para saber si viene realmente a cuento que todo el mundo hable maravillas de lo último del genial escritor y mejor persona que es Manuel Vilas. Y yo les juro por dios que no aguanto este no entender; que me mata no saber si soy yo tonto o me lo quieren hacer. Es decir: es tal la diferencia entre lo que escucho decir a los demás y la impresión que resulta de mi lectura que no me queda otra que dudar de mí mismo y mis circunstancias. Me pregunto si seré yo, que no lo pillo, o que no lo estoy cogiendo con cariño, o que ando siempre en babia o si es que simplemente escribe cosas, Vilas, que no me interesan.  

Lo cierto es que si escribo esta reseña tan chorras es por aquello de hacer tiempo y retrasar la hora de acostarme y es que cuando duermo tengo pesadillas en las que Soto Ivars me persigue al grito de "Vuelve a Cristianía, hijo de puta" por San Petersburgo adelante, arrastrando por una mano el esqueleto putrefacto de Dostoievski y alzando con la otra su nueva novela, Siberia, que quiere obligarme a leer en voz alta en el XXVI Congreso de Los Nuevos Dramáticos. Un Dostoievsky que, dicho sea de paso, es nombrado en Los Inmortales: “A Corman Martínez le gustan los grandes temperamentos filosóficos, las locas hazañas del pensamiento desubicado. Larra y él, Javier Bardem y Santiago Segura, Tolstói y Dostoiesvki. Se acordaba de las fotos de Dostoievski que vio hace años en Moscú, en una exposición sobre la vida del escritor.” A continuación hay plantada una fotografía del escritor ruso porque en las novelas modernas, las modernas de verdad, como esta  y otras de cuyo nombre no quiero acordarme, se incluyen imágenes que no vienen a cuento porque, no me jodan: ¿de verdad alguien cree que el párrafo anterior justifica la inclusión de una fotografía? Quiero pensar que es un chiste que no pillo; espero que ustedes sí porque hay más: Christopher Lambert (el inmortal, ya saben), Ian Curtis (?), Sidney Poitier, el Arcipreste de Hita, un desayuno irlandés completo (¡?), Fogwill, Robespierre, Felipe II, unas montañas escarpadas, Eva Braun, … y bueno, muchas más a cual más inútil que para lo único que valen es para fastidiar a los que quieren piratear la dichosa novela.

Supero las seiscientas palabras y aún no les he dicho de qué trata la susodicha. Aristo Willas (Willas, Vilas… supergracioso esto, no?) es un tipo que vive en el año 22011 (2011, 22011… me parto), cuando los humanos han alcanzado la inmortalidad. Willas encuentra un manuscrito (nótese la poco velada referencia a aquella novelita llamada “El manuscrito encontrado en Zaragoza”, hasta donde yo sé residencia habitual de Vilas) en el que se cuentan una serie de historias que conforman esta novela o lo que sea (siendo lo que sea una sucesión de elaboradísimos chistes que tratan asuntos cómo: Juan Pablo II reencarnado y de compras por El Corte Inglés; Picasso y Van Gogh en una orgía de gordas, o chorrocientas chorradas tipo llevar de putas a Cervantes o enamorarse de la novia de Hitler.) 

En conjunto muy aburrido todo, como de tener más que suficiente con veinte páginas, pero que leído a ratos en el sofá, en los intermedios de Gran Hermano, pues aún da para echarse unas risas con alguna tontería que invita a pensar que igual lo que pasa es que para leerlo hubiese sido mejor estar algo fumado. También puede ser que no esté a la altura, yo, frente a las novelas modernas e inclasificables de Vilas. Seguramente todo. A mí, que se me olvidan los chistes con una facilidad preocupante, sé que se me va a olvidar de aquí a dos semanas o algo menos, tal como ocurrió con “España”. Y esto, se pongan como se pongan, no puede ser bueno.


53 comentarios:

  1. Comparto tu opinión al 100%. Decidí leer este libro al ver en la red algunas buenas criticas y menuda decepción me he llevado al terminarlo. No lo entiendo porque le dan tanto bombo, bueno, supongo que será una forma de venderlo, no? puro marketing.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí. El marketing editorial lo entiendo, sólo faltaba... Lo otro en realidad me extraña, nada más. Me ocurre siempre que mi opinión no coincide con la de la mayoría con la que generalmente estoy más o menos de acuerdo.

      Saludos,

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¿No soy yo? ¿Seguro? Pues las facturas vienen todas a mi nombre.

      Eliminar
    2. jajajaja, vale, gracias por aclararlo. Estaba completamente perdido.

      Un saludo,

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Hola, Maggie. Ya vi el otro día en un post que no te había acabado de convencer.

      Besos y abrazos y arrumacos.

      Eliminar
  4. Yo he disfrutado mucho la lectura de este libro y más de una vez me ha hecho reír a carcajadas. Pero entiendo que existan muchos lectores que no le encuentren la gracia o que, como me parece que es su caso, lo juzguen como una mera sucesión de chistes más o menos buenos, o malos. En todo caso, creo que estaremos de acuerdo en que Vilas no es un clásico vivo, como lo pintan algunos, pero tampoco una mierda, como tantos. La reseña me ha parecido muy interesante. Otro tema a destacar de Vilas es que de los quince o vente escritores Nocilla no solo es el mejor, sino quizás el único que merece la pena leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, cuando dije "chistes" estaba precisamente haciendo un "chiste". Sé que no son chistes (los de Vilas) pero en cualquier caso da igual: no hemos conectado. Al final todo se reduce a eso. Me pasó con España, ya lo he dicho, pero me gusta darle a todos los escritores una segunda oportunidad. Si de esta no va, pues nada, hay otros.

      Coincido en algo. De los nocilleros que conozco Vilas es de los menos me han disgustado. En mi opinión el mejor es Ferréaunque no me gusta incluirlo en el grupo nocillero. Me parece que es Otra Cosa.

      No sé si me gusta que la reseña le haya parecido interesante. Personalmente creo que es un poco churrera pero es lo que salió y ahí está.

      Gracias y un saludo,

      Eliminar
    2. No he leído Providence: me pondré a ello, ante su recomendación. Ferré es más nocilla que la nutella: él es uno de los antólogos de Mutantes. Naturalmente, ser o no ser nocilla no tiene nada de bueno ni de malo, pero no hay que negar el cacao, como ahora quieren hacer todos los pringados de crema de avellana. ¿Por qué será?

      Eliminar
    3. ¿Por qué será? Por las compañías, supongo. No querrán ser comparados con según quién. Pero vaya, que esto es una apreciación sin fundamento alguno.

      Eliminar
  5. ¡Qué alegría ser amigo tuyo, Carlitos! Vamos, que parece que no te ha gustado el libro. Yo casi me atrevería a decir que eres un poquito cabrón y que podría ser (por hacer un poco de abogado del diablo) que cuanto más hinchado llega un libro a tus oídos, más ganas le tienes a poco que te acabe decepcionando, lo cual sucede el 99% porque los hay que escriben para la gente que lee de 5 en 5 páginas en el metro de camino al trabajo y solo quieren ser felices por el camino más corto y más recto y en consecuencia ahora leen lo que leen y escuchan los 40 principales y van a ver la última de Sandra Bullock y bueno, también son un poco del Real Madrid.

    Lo único casi seguro es que este señor lo ha hecho lo mejor que ha sabido. Pero vamos, que pones a parir de puta madre. A ver si el próximo no tarda tanto en llegar.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres tan cabrón como crees (en el fondo eres un amor); estoy bastante seguro de que eso es exactamente lo que ocurre. Cuanto mayor la expectativa, mayor el descalabro. El resto es fruto de la pasión y aquello de dejarse llevar. El mal es más creativo que el bien, dicen, y seguramente sea cierto.

      ¿Te parece que este ha tardado mucho en llegar? Chico, sólo ha sido una semana. Estoy tratando de limitarme a una reseña semanal. Antes eran dos pero he preferido cambiar una por un poco de sexo. Fuera coñas: está siendo un invierno largo y frío y eso me deja poco tiempo para leer, mucho menos que el año pasado. Sólo faltaba que encima le robara tiempo a la lectura para dedicárselo al blog. Sería del género idiota.

      ¿Saludos cordiales? ¿Con lo que hemos sido?

      Eliminar
  6. Pues mira que me había picado el gusanillo... pero lo dejaré como mínimo para más adelante. Hoy tengo bastante con Vila-Matas y Dostoievski como regalo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno. ¿Cuál de Dosto? El de V-L tengo que ir a recogerlo luego. Seguramente lo empiece hoy o mañana o pasado. Pronto, en cualquier caso.

      Un saludo,

      Eliminar
    2. "Los hermanos Karamazov" ni más ni menos... Después de leer Memorias del subsuelo, humillados y ofendidos, crimen y castigo, el jugador... creo que ya ha llegado el momento de enfrentarme a la opera magna. jajaja

      Vila-Matas no suele defraudar nunca.

      Un saludo de nuevo.

      Eliminar
    3. Joder, tengo que retomar a Dosto. Me atasqué en los cuentos (que por cierto ya han salido para el Kindle y casi me compro ayer) y en Humillados y ofendidos.

      He cambiado de opinión sobre Vila-Matas. Lo haré esperar un poco. Dos semanitas o así. Ahora voy a tontear una semanita con la novela negra.

      Saludo,

      Eliminar
  7. Te estás volviendo previsible, Carlos. Como he leído que das a algunos escritores dos oportunidades, voy a tener muy presentes tus gustos durante la escritura de mi próximo libro. De hecho, lo escribiré solo para que te guste a ti. Espero que no me defraudes cuando llegue el momento. Si no te gusta, será culpa tuya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, yo siempre he sido previsible, Márquez, lo único que pasa es que antes era un completo desconocido. Pero claro que soy previsible. Yo también sospechaba que no me iba a gustar pero no siempre me apetece ser el cabrón que juzga a la gente por un único trabajo. No siempre, digo; otras veces sí.

      Joder, si escribes esa segunda novela tal como aseguras voy a tener que comprarla. Es muy bonito lo que me dices. Pero pongámonos serios: yo me leo tu novela como me llamo Carlos y si no me gusta haré como todo el mundo y no diré nada y así nadie se enterará y tú sólo tendrás buenas reseñas. Estaremos orgullosos de ti.

      Un abrazo y gracias por pasar.

      Eliminar
    2. Una apostilla: claro que me gustan las reseñas buenas, pero no escondo las que no lo son tanto (malas malas no he tenido). La tuya tiene un enlace en mi blog y apareció en mi facebook en su momento. No te pondré de "cita" en una faja, pero yo creo que podrás soportarlo.

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Márquez tu libro no ha tenido reseñas, porque es un truño.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Discrepo. Después de los dos puntos podrás ver las pruebas que refutan tu primera afirmación y leer una argumentación a la altura de la segunda:

      Eliminar
  8. Has escrito "segunda novela", luego reconoces implícitamente que la primera lo era (novela). Si seguimos intercambiando mensajes por aquí, como que no quiere la cosa, acabarás reconociendo que hasta te gustó un poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién es Juan Carlos Márquez?
      La sargento

      Eliminar
    2. Deberías saberlo, sargento, me pediste una vez que recomendara libros para tu blog y el de tus amigas. No lo hice, pero no por nada en especial. No encontré el momento ni las ganas.

      Eliminar
    3. Creí que la Sargento lo decía de broma. ¿Cómo no va a saber Maggie quién eres, Márquez?

      Eliminar
    4. De todas formas, lo interesante (y morboso) no es saber quién soy yo sino conocer quién es Maggie.

      Eliminar
    5. Debe ser la Alzheimer que se me devora las neuronas pero, de verdad que no sé quien es este chico.
      Tongoy, me estoy perdiendo algo interesante?
      La sargento

      Eliminar
    6. Jode Maggie, como te pasas. ¿No ves que Márquez tiene sentimientos? Si no estás de coña pincha en su nombre, anda, que te cuenta todo sobre su vida pero ya te digo yo que estás hasta los huevos de saber quién es.
      Del principio el chiste ya no me acuerdo pero no, no creo que te estés perdiendo nada importante.
      Te dejo que voy a pensar en la próxima reseña; esa nueva maldad.

      Eliminar
    7. Discrepo. Eso que sale cuando se pincha sobre mi libro no es mi vida. Mi vida es mucho mejor.

      Eliminar
    8. Discrepo. Eso que sale cuando pinchas en mi nombre no es mi vida. Mi vida es mucho mejor.

      Eliminar
    9. Tu vida laboral, hombre, que lo tengo que decir todo.

      Eliminar
    10. ¿Laboral? Qué va, si vivir vivir, de esto en España viven cuatro y la mayoría tienen ya pie y medio en la tumba. Ahora lo que se lleva es un pelotón de escritores que a las liquidaciones deberíamos llamarlas asesinatos.

      Eliminar
  9. Que sí, que sí, que lo de las malas reseñas lo decía por meterme contigo.

    Dejémoslo en siete (¿eran siete?) relatos que forman una novela porque por muy gilipollas que yo me ponga si tú dices que es una novela pues tendrá que ser una novela. Qué remedio. Otro cantar es que a mi me parezca una forma un poco tramposa de "montarla". Lo que yo quería decir cuando dije lo que dije fue más o menos que no habías acabado de dar el "salto" a la novela entendiendo esta como "aquello en lo que piensa la gente cuando piensa en una novela". Es decir, que de algún modo parecías no querer salir del relato.

    Abrazo,

    ResponderEliminar
  10. cuando he leído lo que cuentas de las fotos me he imaginado a un adolescente mordiéndose la lengua y haciendo recortes y pensando: buah, ahora calco aquí una fotografía y ya verás cómo lo flipa la peña.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, eso estaría bien si realmente Vilas fuese un adolescente. Al menos lo explicaría. Es curioso, acabo de terminar "Ejercito Enemigo" y Olmos hace un poco lo mismo un par de veces. Alguna tiene sentido pero otras ninguno. Me pasa como a ti: me preguntó en qué piensan cuando lo hacen?

    ResponderEliminar
  12. Miren...

    "... con la irrupción del posmodernismo es cuando comienza a irse todo al carajo. Hasta hoy en día, en que la situación se puede calificar perfectamente de peliaguda. Al rebufo de INTERNET, lo extravagante (la humorada) está asumiéndose como alternativa válida, y aún preferible, a lo inteligente (la ironía); la improvisación (el pastiche) como algo de una solvencia intelectual mayor a la del discurso (los argumentos); la "voluntad" en suma, aunque sea para hacer el pichachorras, como un don a admirar, y ser cultivado, por encima del "entedimiento".



    "A favor del impresionismo narrativo" http://julianbluff.blogspot.com.es/2012/04/favor-del-impresionismo-narrativo-nunca.html#links

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo. Anteayer leyendo a Olmos y ayer leyendo a Lin (Tao) caía en la cuenta (otra vez) de la importancia que está teniendo internet en la narrativa moderna. Es increíble. Antes el mundo se vivía, ahora sólo se ve (me incluyo en la crítica, claro que yo no soy escritor) y pasa lo que pasa, que pasamos de tener historias en que ocurrían cosas a tener historias en las que no ocurre nada que no le pueda pasar a uno mismo a la hora de comer.

      No lo digo como una crítica negativa, ojo, aunque sí hay cierta "preocupación" en ello.

      Saludos,

      Eliminar
  13. No me parece mal que no se pretenda defender la calidad de un libro por lo buena persona que es su autor. Creo que puedo estar al cien por cien de acuerdo con ese principio.

    Pero si, sabiendo como dices saber que Manuel Vilas es tan buena persona, a juicio de todos, tú sigues utilizando para tu reseña toda tu artillería habitual de sarcasmo, mala baba, inquina, desprecio y prepotencia, solo puedo llegar a la conclusión de que tú eres mala persona.

    No lo digo a modo de insulto ni mucho menos. Creo de verdad que sin esta segunda oportunidad de los blogs y la red, tipejos como tú (me refiero a tipos con una menor calidad moral, sin valía humana) estarían completamente marginados incluso por los que aquí te leen.

    Aprovecha esta dosis de "afecto" y "reconocimiento", Tongoy. En en el mundo real (en el instituto, en la universidad, en el trabajo) serías (has sido, eres) un paria sin ningún amigo (tan sólo, como mucho, alguien como Márquez).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy un enfermo. Soy un malvado. Soy un hombre desagradable. Creo que padezco del hígado. Pero no sé absolutamente nada de mi enfermedad. Ni siquiera puedo decir con certeza dónde me duele.

      No sé si le dicho alguna vez que este de "Memorias del subsuelo" del amigo Dosto es, en mi opinión, uno de los mejores comienzos de la literatura. Creo que es porque me identifico mucho. Es tal la casualidad que también yo también tengo problemas con el hígado. Hasta ese punto, ya ve.

      Mire, mi “artillería habitual de sarcasmo, mala baba, inquina, desprecio y prepotencia” no va dirigida en ningún momento hacía Vilas, (de ahí la aclaración del primer párrafo del post) sino hacia un libro. Un libro que, maldita sea la casualidad, ha escrito Vilas. ¿Y yo que quiere que haga? Bastante desgracia tengo ya con que no me guste el libro. ¿Qué me calle porque es buena gente? Por esa regla de tres no hablaríamos de nadie. Ya sabe que, a excepción de mí, todo el mundo es bueno.

      De todos modos lo que más me ha gustado de su discurso es esa patada absolutamente gratuita a Márquez, que dice también mucho de la buena gente que debe ser usted.

      En cualquier caso gracias por la visita, la lectura y el comentario.

      Un saludo,

      Eliminar
    2. "Los hay que van de afirmación en afirmación"

      (E. M. Cioran, "La tentación de existir")

      Eliminar
    3. (me refiero al anónimo de Apr 26, 2012, 12.52, claro)

      Eliminar
  14. Otro al que no le gustó la reseña que hiciste de su libro y que, además, vende incluso menos libros que yo. Para no conocerme nadie, no hacéis más que nombrarme cada vez que aparezco por aquí, que no son tantas.

    ResponderEliminar
  15. Las trifulcas. Lo único que todavía es capaz de tocar la moral.
    Pero me interesa más tu comentario anterior, donde dices que "antes el mundo se vivía".
    Yo diría que lo que pasa es que muchos de estos libros, que no todos, faltaría, son tremendamente anticuados. Responden a un momento de la sociedad en que todo parecía ir sobre ruedas y la gente no tenía otra preocupación que esperar a bajarse una peli delante del ordenador. Desgraciadamente la cosa ha cambiado e irá a peor. Por eso quedan tan anacrónicos. A lo mejor hasta tenemos que darle las gracias a la crisis por el bien de la literatura, no te digo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. (Ups, lo escribí mal: quería decir antes la vida se vivía. Pero bueno, veo que se ha entendido).

    Eso lo he escuchado antes, lo de que de esta crisis podrían salir grandes libros. Veremos. No me lo creo mucho. Tal como están las cosas casi me conformo con que sean divertidos.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  17. Después de este verano del horror que nos espera, verá la luz, triunfante y doliente, la primera gran novela con la crisis de fondo, sólo de fondo, como una marea lejana pero punzante, la única manera de afrontar lo realmente terrible. Ya veréis. Estad atentos, chic@s.

    ResponderEliminar
  18. Fb

    Carlos

    ¿Eres capaz de decirme tres escritores españoles menores de cincuenta años con tres buenos libros publicados, cada uno?

    ResponderEliminar
  19. ¿Tres de tres? No, no puedo. Pero mire, en los últimos dos años he leído unos 100 libros (libro arriba libro abajo) escritos por españoles. Muchos, la mayoría, no me han gustado pero algunos sí, más o menos, pero sí. Quiero decir que sin llegar a recomendarlos encarecidamente los he disfrutado por diversas razones. ¿Ejemplos? De Orejudo me gustó todos, lo que menos la última, pero no estuvo mal. De Celso Castro lo mismo, pero sólo han sido dos (lo cual me recuerda que mañana mismo cojo otro en la biblioteca). ¿Quién más me gustó? A ver, no me sé la edad de todos pero en relatos Balcells Matas tenía unos bastante cachondos y muy bien escritos, aunque como me pasa casa siempre con los relatos los he acabado olvidando. Marina Perezagua: más de lo mismo. Idem con muchos cuentos de Mi madre es un pez. En novela disfruté mucho con Ferré, Alvaro Colomer, Jon Bilbao, Ernesto Pérez Zúñiga, algo menos (pero lo suficiente) con Fallarás, Germán Sierra, Pablo Gutiérrez, Andújar, Cristina Sanchez-Andrade, Pámies, Olmos, Calvo y si me apura con San Basilio (Paloma no, Fernando), aunque ésta ya más en ámbito de la comedia. Por cierto, ahora mismo me lo estoy pasando como un enano con el de Iván Repila, el típico libro que si no es por la reseña de Malherido nunca me hubiese fijado en él.

    Quiero decir con esto que no todo es malo, pero tres novelas de tres escritores de menos de cincuenta años… de eso no tengo todavía. Sospecho que si leo un tercero tanto de Castro como de Marta Sanz podrá usted sumárselos a Orejudo y obtener esa cifra. Deme quince días y lo sabremos.

    Esta respuesta merecía ser más larga. Quizá me anime y le haga un post chiquitito, que tampoco está de más.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  20. Muy buena lista, señor Tongoy, ecléctica tanto en las estéticas como en las editoriales. Venga ese post, con un poco de suerte podría generar una discusión necesaria.

    ResponderEliminar
  21. Gracias. El post está medio escrito. Lo subiré pronto. Creo.

    ResponderEliminar
  22. Igualico me pasó a mí con Los Inmortales. El tiempo que la aguanté, no mucho, no dejaba de repetirme qué era un continuo dislate.

    ResponderEliminar