lunes, 12 de marzo de 2012

La literatura es un Arte efímero (Cita)

Asegurar que nuestra época es enteramente inculta y está privada de escritores de todo orden, parece ser una afirmación tan osada y falsa, que he pasado algún tiempo pensando que se podría demostrar lo contrario con pruebas irrefutables. Sin duda, es cierto que a pesar de la abundancia de autores y de su fecundidad, proporcional al número, desaparecen tan fugazmente de escena que nuestra memoria no los puede retener y engañan a nuestros ojos. La primera vez que pensé en esta dedicatoria, tenía preparada una larga lista de títulos para presentarlos a Vuestra Alteza como prueba indiscutible de lo que afirmo. Los títulos estaban recién pegados en avisos por todas las puertas y esquinas de las calles, pero cuando volví horas después a echarles otro vistazo los encontré todos rasgados y sustituidos por otros nuevos. Pregunté a lectores y libreros por los desaparecidos, pero en vano, pues su recuerdo se había perdido en la mente de los hombres y ya no había lugar donde buscarlo. Se rieron y burlaron de mí como si yo fuera un payaso o un menesteroso sin gusto ni refinamiento de ninguna clase, poco versado en las cosas de actualidad e ignorante de cuanto había pasado en los mejores círculos de la Corte y de la ciudad. Así pues, lo único que puedo declarar a Vuestra Alteza es que tenemos ingenio y cultura en abundancia, pero pisaría un camino muy resbaladizo para mis facultades si me metiera en pormenores. Un día de viento, acaso asegurara a Vuestra Alteza que hay una nube junto al horizonte con forma de oso, otra en el zenit como la cabeza de un asno y una tercera al Oeste con garras de dragón y si Vuestra Alteza se dignara, unos minutos después, comprobar la verdad, es seguro que todas habrían cambiado ya de figura y posición y que habrían aparecido otras nuevas y sólo podríamos estar de acuerdo en que había habido nubes, pero que yo me había equivocado en cuanto a su descripción zoológica y topográfica.

Jonathan Swift, "Cuento de una barrica"

5 comentarios:

  1. Sí que llama la atención la coincidencia entre la discusión en torno a antiguos y modernos barroca y neoclásica y lo que sucede hoy día. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pero es que si siempre es lo mismo... Las mismas discusiones y las mismas peleas exactamente por las mismas cosas desde hace mil años. Creo que es una de las cosas que más me divierte de este mundillo.


    Por cierto, cambiando de tema, estoy leyendo, por recomendación tuya y mientras hago tiempo hasta que empiece con cosas algo más modernas, "Ardinghello y las islas afortunadas" y ha querido el azar que justo hoy, hace un par de horas, leyendo otras cosillas, diese son un Epigrama que Goethe (en connivencia con Schiller) escribió sobre Heinse por las fechas en que se publicó su Ardinghello. Como no sé si le haré post (estoy rematadamente vago ultimamente) lo reproduzco a continuación: "El demonio / alterna en ti con el cerdo, y tú hombre llamas a eso."

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Sabía que le hicieron la vida imposible pero no que la cosa había llegado a tanto. Qué pedazo cabrones, con perdón. Pero después bien que leían sus traducciones, como ocurría con los Schlegel y sus estudios. En fin, muchísimas gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  4. La literatura, en cuanto a arte, no es más efímera que la propia humanidad: una permanecerá pareja a la otra, indivisibles por su propia naturaleza. El mercadeo es harina de otro costal.
    Me parece que Swift apuntaba en esa dirección.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sí, no he estado muy atinado en el título. Simplemente me gustó el paralelismo de nuestra actual situación y la de hace más de 200 años. No sé por qué razón es algo que no deja nunca de sorprenderme.

    Gracias por pasar,

    ResponderEliminar