lunes, 31 de octubre de 2011

Resumen de Lecturas: Octubre 2011




A continuación un “repaso” a mis lecturas de este tormentoso mes de octubre. Así aprovecho también para no dejarme nada dentro, que luego se enquista y es peor. Empezamos.

“Mi madre es un pez” de  VV.AA. Si tengo que decir algo más de este libro me corto las venas. Lo tienen ustedes por ahí (ahí). Si ven que se aburren mucho y se lo han perdido encontrarán el complemento perfecto en una entrada posterior dedicada al recientemente resucitado proyecto del Nuevo DRAMA (aquí), que con sus tres únicos integrantes ha entrado en el libro Guinnes de los Records en un par de categorías que dejo a su imaginación. Yo no le daría más vueltas porque entre los dos acumulan la friolera de casi seiscientos comentarios, pero bueno, quede como anécdota de lo que fue.

“Niños Feroces” de Lorenzo Silva también ha sido comentado pero no me importa repetirlo siempre que no me lleve más de cuatro palabras: me gustó con reservas. Vale, me estiro un poco más: me pareció que trataba con acierto un asunto muy interesante aunque también creo que el escritor quiso abarcar demasiado con todo eso de convertirlo en un taller de escritura. El resto en su sitio: este.

“Libertad” de Jonathan Frazen. Otro que también he comentado. Fue este mismo viernes, es la entrada inmediatamente anterior (venga va, el link: aquí) y todo lo que quería decir sobre él está allí y en los comentarios. Baste decir que me parece que está entre lo mejor del año.

“el afinador de habitaciones” de celso castro. Me quedo con la pena enorme de no haber podido reseñar esta novela pero ha sido un mes complicado y he preferido no hacer nada antes que una chapuza. Decir simplemente (por si algún día vuelvo a ello) que me gustó. Punto. Una novela muy interesante que sin reinventar el género ni pretenderlo es capaz de dotarla de un algo especial. Castro tiene un estilo que a mí personalmente me gusta mucho y que seguro que no tiene nada que ver con que seamos casi “vecinos”.

“Salvatierra” de Pedro Maira. Mismo caso (sin la proximidad geográfica) y misma pena que el anterior. La falta de tiempo de tiempo no es excusa para no haber reseñado esta novela ya que podía perfectamente haber dejado de leer algo durante una hora para hacerlo pero seré sincero: no me ha apetecido. Esto no quiere decir que no vaya a hacerlo aunque sea brevemente en un futuro que espero inmediato. Falta la opinión por dar: bien pero no lo suficiente. ¿Suficiente para qué? No sé, suficiente para saltar de alegría o algo.

"Contra la postmodernidad" de Ernesto Castro. El encabezamiento de este párrafo es mucho más divertido si le quitan las comillas. Prueben. Bueno, venga, seriedad: verán, si no he reseñado esta novela ha sido por sencilla razón de que no me ha apetecido. No hay más.  No tiene nada que ver con la editorial, ni con el autor. Simplemente no he sentido el deseo de escribir sobre ella como no siento el deseo de escribir sobre otras muchas cosas, muchas otras novelas, muchas otras lecturas. Eso y que no me gusta hablar de los deberes de los demás. 

"Setenta acrílico treinta lana" de Viola di Grado. Bueno, bueno, bueno…. Bonita se montó también con ésta (clic). Que si el blog de Tongoy es un antro, que si “qué poco rigor”, que si “qué poca profesionalidad”, que si mi autoestima se basa en esto o en lo otro, que si… Bueno, en fin pilarín. Y todo porque hablé de esta supuesta obra maestra sin haberme leído nada más que 70 páginas, esto es, aproximadamente una tercera parte. Ahora va a resultar que lo grave es que uno no se quiera acabar un libro y lo diga y además explique las razones, porque puestos a ser sincero he de decir que lo que me pedía el cuerpo era nada más que poner la foto de portada y un texto de acompañamiento tipo “Novela abandonada. Razón: desinterés total” o escatología similar. Pero lección aprendida: la próxima va así. Porque señores, léanme los labios: “Derecho a dejar un libro”, ¿les suena?; lo decía Pennac y yo añado: “Derecho a decirlo” y otros aún más osados y con más razón que un ejército de santos: “Obligación de decirlo”. Pero si es que además les encantan estas cosas, que lo sé yo, que se lo noto en la ip.

"Caribou Island" de David Vann. Esta sí es una novela interesante (de la que me pillan escribiendo reseña). La gente está incomunicada también, hay grandes silencios, palabras que no dicen nada, mentiras, sueños, crisis matrimoniales, diferencias generacionales, entornos hostiles: cielos cubiertos, lluvia, frío… muchas cosas y además el mensaje llega clarito como un día de verano. A ver si el problema va a ser la dichosa posmodernidad… He sufrido mucho con su lectura tanto por los jóvenes como por los mayores y no he necesitado vivir en Alaska ni tener 55 años para entenderlo todo perfectamente. Esto no quiere dice que me parezca, ni remotamente, una novela sensacional. No. De hecho me ha gustado bastante menos que la anterior de Vann. Sí, me sobran muchas cosas, muchas páginas, pero la leí en apenas dos sentadas que hubiesen sido menos si no tuviese uno que cubrir una dosis mínima de sueño.

"X" de Percival Everett. Qué buena novela y qué divertida. Pero divertida de verdad. Y eso que la narración está salpicada de interrupciones algunas de las cuales parecen no venir a cuento de nada, como las de protagonista explicando la mejor manera de cortar la madera. Pero en esta novela todos los excesos o posibles off topics quedan compensados por la última parte, la que lleva el título “Porculo” y que viene mucho a cuento de lo que estaba comentando más arriba. La novela trata sobre la literatura, sobre los buenos y malos libros, sobre los buenos y malos lectores, sobre los críticos literarios y sus mentiras, sobre el derecho a llevar la contraria a la mayoría (aquello de huir del rebaño), sobre los jurados literarios y sus intereses pero también sobre el racismo y lo que se espera de uno cuando es de otro color y alcanza cierta notoriedad. Una buena novela que funciona en dos niveles, que cuenta una historia y oculta otra detrás que se hace evidente llegando al final, que es más o menos la definición que hace Piglia de cómo debe ser un cuento perfecto. No le pongo cinco estrellas porque no es para tanto pero si les apetece leer una novela entretenida y pasar un rato estupendo no se la pierdan. (Pensaba reseñarla también, pero ya no sé porque esto me ha quedado un poco largo y bastante claro.)

Tenía la (in)sana intención de terminar a tiempo para completar esta resumen "Apuntes de la casa muerta" de Dostoievski pero al final, entre unas cosas y otras, acabé interrumpiendo su lectura al comienzo de la segunda parte, allá por el ecuador del libro, porque me enganchó el prólogo de "Sobre el teatro: artículos y cartas" de Chéjov que me puse a ojear el sábado. Lo dicho: este mes no puede ser por razones obvias pero para el próximo prometo reseña de ambas.




EL MES QUE VIENE... 

Estaba yo pensando que si aguantan un ratito más les cuento mis planes de futuro inmediato y así aprovecho también para organizarme.

Me avisan de la biblioteca que tengo dos cosillas por recoger: “Un incendio invisible” de Sara Mesa, galardonado con no sé qué premio y al que llego con el mismo entusiasmo con que llegué a su anterior novela ("El trepanador de cerebros") lo cual en cierto modo dice bastante en su favor y “Los incógnitos” de Carlos Ardohain. Sigo sin saber nada de “Ejército Enemigo” de Alberto Olmos, pero si les soy sincero me da un poco igual porque con tanta espera se me han pasado un poquito las ganas y ya medio me da igual que venga este mes o el año que viene.

Entre los que tengo que tengo sobre la mesa (o a punto de caer en ella) están los siguientes: “El malogrado” de Thomas Bernhard; “Chamamé” de Leonardo Oyola; “Últimos días en el puesto del Este” de Cristina Fallarás cuyo primer capítulo leí hace un par de días; “Cómo vivir o Una vida con Montaigne” de Sarah Bakewell y “La generación Beat” de Bruce Cook por aquello de comparar con otras generaciones.

Y en la retaguardia, pedidos y sin llegar: “El cielo de Pekin” de Miguel Espigado; “Perros de porcelana” de Marin Ledun; “Vampiro argentino” de Juan Terranova; “Astillas” de Celso Castro; “Beatitud”, antología de varios autores y “Frío” de Rafael Pinedo.

Obviamente todos no me los voy a leer (no pensaba, al menos) pero los que caigan estarán entre esos. O deberían.

120 comentarios:

  1. Estoy contigo en el derecho de abandonar un libro cuando a uno le apetezca... faltaría más. Tus comentarios siguen siendo inteligentes, concisos y claros... no se puede pedir más a un a crítica... Respecto al libro que lees, Las cartas de Chejov, es estupendo, una iniciación ideal a su teatro mejor todavía.
    Sigo leyendo tu blog con renovado interés con cada entrada. Yo no puedo pedir más.

    ResponderEliminar
  2. Sigue marcando tendencia, señor Tongoy. En el Qué leer de este mes, Elvira Navarro le otorga ¡cinco tinteros! a Viola Acrílico, con lo que reivindica a todos los pobres escritores injusta y despóticamente denostados en las reseñas de este blog (empezando por ella misma). ¡Cinco! Sí, señor. Y eso porque no hay seis, ¡porque no se puede más!
    Dostoievski-Tolstoi-Proust-Woolf-Nabokov-Viola.
    Cómo me gustaría tener la colección de Qué leer para echarle un vistazo a los tinteros de Navarro y pasar un buen rato.

    ResponderEliminar
  3. Qué te voy a decir de abandonos. El derecho del lector a cerrar un libro para siempre empieza en la primera página. Incluso en la primera frase. Totalmente de acuerdo, faltaría más. Por menos dejé colgada a Pola Oloixarac, por poner un ejemplo reciente. Y con 70 páginas hay más que suficiente para formarse una opinión. No tienes que comerte una paella entera para saber que el arroz está duro. Por lo demás, gracias por leer tanto y "retransmitirlo" a los demás. Yo, desde luego, lo disfruto. (Lo del Qué Leer que nos ha contado el anónimo anterior ni lo comento, flipo y ya está.) Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. Agapito, tenía ganas de leerte. Me acordé inmediatamente de ti cuanto me tropecé un día con este libro en la web de LdS: por alguna razón supe que esto es lo primero que tenía que leer antes de seguir por aquel camino que hablamos hace algún tiempo. Tuve suerte con la biblioteca: me lo consiguieron enseguida. Algún día tendré que llevarle un jamón a alguien.
    No he leído mucho, apenas una tercera parte pero apunta maneras. Es muy ameno aunque algunos artículos no son especialmente interesantes. Otros sí, mucho; sobre todo aquellos en que ejerce de despiadado crítico teatral. Luego dicen de mí. ¡Y esos teatros tan fríos! Tiene gracia al contarlo. Hoy empiezo las cartas. Haré reseña pronto, prometido. Si puedo esta misma semana. Creo que esta lectura me hará mucho bien.
    Y gracias por los cumplidos; no se merecen.


    Anónimo. Volveré a ser el último en leer la Qué Leer por trigésimo mes consecutivo. Estoy con usted: yo también ardo en deseos de conocer el canon particular de muchos críticos. Si no mereciese tan poco el esfuerzo igual hasta me ponía. Siempre estamos a tiempo y de aquí a un año hacer balance. Hummm… suena bien.


    Deborah Leer tanto es fácil. Llega un momento en que lo difícil es dejarlo. Y comentarlo es siempre un placer cuando se tiene el lujo de contar con tan buenos comentaristas.


    Gracias a todos,

    ResponderEliminar
  5. No sé con qué me quedaría para leer de tu mes de octubre, supongo que con El afilador de habitaciones, de Celso Castro. De David Vann leí su maravillosa Sukkwan Island y a Franzen lo tengo en cartera cuando acabe con Necrópolis de Santiago Gamboa. En cualquier caso, gracias por tus reveladores comentarios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. No descartes "X". No me apetecía cuando la empecé y me ganó enseguida.

    Ya contarás sobre ese "Necrópolis" de Gamboa. Yo lo descarté cuando vi que era algo así como una "novela de relatos" pero si dices que está bien igual me animo.

    Gracias por pasar. Un saludo,

    ResponderEliminar
  7. Es una lástima que no tengas tiempo para comentar las novelas de Celso Castro como se merecen. Imagino que es mucho más interesante y rentable comentar aspectos tangenciales del mundillo editorial que centrarse en lo que verdaderamente importa, la literatura. Y lo de Castro merece publicitarse... esa es la desgracia de los "no alineados" no merecen ningún tipo de reseña.
    Un saludo Carlos

    ResponderEliminar
  8. esa es la desgracia de los escritores "no alineados", no merecen ningún tipo de reseña.

    (Estamos espesos)

    ResponderEliminar
  9. Ahora me entero de que Contra la posmodernidad es una novela. ¿En serio? ¿EN SERIO? Hágase mirar eso, amigo Peón, que yo creo que si no reseña ese libro es porque no lo ha leído.


    L.

    ResponderEliminar
  10. Joder, Luna, aquí también? eres una plasta, chata.

    ResponderEliminar
  11. Justo hoy he leído por primera vez a Celso Castro (celso castro, perdón). El relato que aparece en "Mi madre es un pez" me parece de los mejores de la antología. Es el único que, después de la lectura, me ha hecho ir a las biografías y buscar qué tiene publicado. Me apunto "el afilador de habitaciones", entonces. Tiene un algo especial, sí... desde luego. Al principio he empezado a leer -este tío quién se cree para no poner mayúsculas, para puntuar así... Y después me ha seducido por completo.

    ResponderEliminar
  12. ¿Pero Luna Miguel sabe lo que es una novela?

    ResponderEliminar
  13. ¡Con lo buena escritora que es Luna Miguel! Dejadla en paz, hombre. Algún día se dará cuenta que nunca tendría que haber salido de su cueva, y el mundo literario será de nuevo un lugar feliz.

    ResponderEliminar
  14. Si los anónimos no vienen a mí... Cansina

    ResponderEliminar
  15. Decía Borges que hay demasiados libros escritos y no hay vida bastante para abarcarlos.
    Hay gente que no puede con Proust y no quiere decir que En busca del tiempo perdido sea una basura.
    Vamos, que para gustos los colores.
    El debate que se ha creado en torno a una mera opinión, ¡la leche! Mira que nos gusta el melodrama... (o el márketing gratuíto, vete tú a saber).

    ResponderEliminar
  16. Joder Peón, cada día me sorprendes más, y mira que sólo he pasado dos veces por este sitio. Eres el rey de los trileros. Me acojonan tus malabares con los géneros literarios. No sé porqué la gente afirma que tus críticas son un TRUÑO, si lo único que haces es no leer los libros que reseñas o escribir reseñas sobre reseñas ajenas o, dado el caso, escribir reseñas sobre reseñas propias que no te da la gana escribir. Nadie te supera en el arte de la meta-reseña. Lo que es más difícil: te montas toda esta conspiranoia sin haber abierto un libro.

    Eres mi héroe, Peón. Me caes bien, por mucho que te esfuerces por ser un imbécil. Persevera en tu empresa y lo conseguirás (ya está dando sus frutos).

    Keep strong.

    Un besito de tu novelista preferido,

    ResponderEliminar
  17. Ernesto Castro, si te crees que tu "librito de tres al cuarto" merece ser reseñado, duerme cien años y espera el milagro.

    ResponderEliminar
  18. El milagro ya ha acontecido, Anónimo. De hecho, esto no es un blog de crítica sino de alquimia: donde había un librito de ensayo, Peón ha extraído una novela que no merece la pena reseñar.

    Además, las no-lecturas de Peón están mas cotizadas que el uranio enriquecido. No me siento digno del honor que me ha sido concedido.

    Seguro que no se ha comprado el libro. Voy a decirle a mi editora que le mande un ejemplar para que así pueda escribir una reseña lo aburrido que es recibir novelas gratis por correo.

    Otro besico para tí de este novelista del tres al cuarto,

    ResponderEliminar
  19. Tienes tu gracia, Ernesto Castro.

    ResponderEliminar
  20. Por qué "Anónimo" me suena a la misma persona intentándose ocultar bajo una estela de autoengaño e hipocresía?
    Simplemente has de ir al baño y podrás hablarte a ti mismo ;)

    ResponderEliminar
  21. Voy por las palomitas.

    A ver qué nos regala la mafia vomitiva.

    ResponderEliminar
  22. Venga chavales, no os preocupéis. Me desdoblo en varias personalidades y tengo unos editores que controlan el mundo desde su escritorio. Soy el rey de la dramaturgia y el diálogo socrático: me invento anónimos que me plantean intrincados problemas de los que sólo yo puedo salir victorioso. Como bien sabéis, salga quien salga ganando en las próximas elecciones del 20-N, la victoria será para esa corporación transnacional de la que forma parte Emilio Botín, el conde Drácula, Quimera y Steven Seagal con un fusil en mano, entre otros. Un lobby literario del que soy dueño y señor YO, autor de obras de teatro costumbrista en cinco actos y del tres al cuarto, con varios anónimos figurantes, que nadie lee, ni recibe por correo, ni siquiera ojea la tapa o consulta en la página de la editorial.

    Otro beso.

    (La de Dios, qué cariñoso estoy esta noche)

    ResponderEliminar
  23. Así me gusta, Anónimo de las 22:59, incrementando la disidencia ficticia. Te has adelantado un minuto a lo acordado, pero no pasa nada. Te lo descontamos del sueldo y listo. Great job, de todas formas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Se te ha olvidado incluir a Chuck Norris en tu apóstrofe.

    ResponderEliminar
  25. Anónimos, Tongoy,Ernesto Castro, Luna Miguel,etc. :¡qué Halloween más raro os habéis montado...! Eso sí, algo de miedo da, confesémoslo...

    ResponderEliminar
  26. ¿Tú también estás metido en el ajo?

    ResponderEliminar
  27. Ernesto Castro es mi troll favorito.
    Ya no quiero jugar con otro.
    Está desatado el pobre chico.
    Como un cencerrillo galopando con su mechón de hipster al viento.
    Esto es lo más divertido que.
    No, esto es muy triste, la verdad.
    Ernesto anda cállate bonico que te estás perjudicando, ¿no te das cuenta? es por tu bien ¿qué será de tu imagen pública de intelectual?, ¡piénsalo!.
    Haz caso, vete y ya vuelves otro día más sereno, que no se te hay olvidado tomar la medicación.

    Un besico, primor

    ResponderEliminar
  28. Sois pesadísimos, tíos. Y más malos y más feos que la bruja de Blancanieves. Venga, a dormir.

    ResponderEliminar
  29. La importancia y trascendencia de una afirmación reside, muy a menudo, en la importancia y trascendencia de su objeto. No es lo mismo, según parece, desplegar una batería de argumentos y disertaciones acerca de la relación entre la metafísica y la física teórica que sobre el sexo de los ángeles o lo mal que se viste la Esteban. Las críticas vertidas aquí tienen como objeto una evidente errata ("novela" en lugar de "ensayo") y así podemos hacernos una idea de su falta de trascendencia e importancia. Lo que queda algo más claro, por parte del señor Castro, es la iniquidad que lo mueve a crítica, estableciendo, contra toda evidencia y sin fundamento sólido, que Carlos se dedica a reseñar libros que no ha leído, y añadiendo además un insulto de propina. Todo ello, además, enunciado con un tono de perdonavidas omnipotente que corta el aliento. En resumen, que ha saltado cual resorte a las primeras de cambio por una, vuelvo a repetirlo, evidente errata. Irónicamente, si mal no recuerdo, el único comentario que ha hecho Carlos al respecto de "Contra la postmodernidad" fue positivo. Declaró que le había gustado. Lo que es la vida...

    ResponderEliminar
  30. Parezco (y sé que soy) un pesado, pero esto se me olvidaba. Respecto a Luna: he frecuentado (como lector) ciertos foros en los que comenta de vez en cuando y, pese a las críticas, jamás la he visto faltar al respeto a nadie. No entiendo a qué viene ahora por su parte lanzar una afirmación tan tajante; eso de que Carlos no lee los libros de los que habla, siendo por eso que no apreciaría su indiscutible calidad, movido sólo por un afán destructor en sus críticas. Sea como fuere, no creo que las fobias a su persona justifiquen el insulto y la injusticia. A mí no me gusta su poesía, también es verdad (de hecho, el último poeta en español que he admirado ha sido Javier Egea), pero eso no tiene por qué moverme al ataque injustificado. Son cosas muy distintas. Esperemos que ella llegue a la misma conclusión respecto al autor del blog, que no se merece una suposición injusta e insultante como única descripción de su labor.

    ResponderEliminar
  31. "A mí no me gusta su poesía" (sobre Luna Miguel): ¿Qué poesía?

    ResponderEliminar
  32. "¿Injustificados?" ¿A qué han venido estos dos? ¿a puntualizar o a insultar? Para su casita los dos con sus amiguitos, que aquí no los ha llamado nadie. Y luego se quejarán de que los insultan "injustificadamente". Bah.

    ResponderEliminar
  33. Chicos, un poco de respeto a mediaLuna.
    Si juntamos los pliegues de papel editados a ella y al tal Castro, y los ponemos uno encima del otro, hacemos 1/4 de libro. Eso sí, a 10 euros la pieza. Parafraseando al tal Castro, está más cotizado no-publicar que sí-publicar. Y si te ponen en el escaparate de Tipos Infames, ya no te digo nada. Eso es la crema de la nata de la merde.

    Por eso, amigos, hasta yo mismo me estoy planteando dejar de publicar mis grandes novelones con voz narrativa distorsionada -porque yo lo valgo. En este país, no se me valora. Ay, si Umbral resucitara y yo fuera su nuevo Juan Manuel de Prada..!

    Olmos.

    ResponderEliminar
  34. Castro, ¿no te das cuenta de que sólo eres un hijo-de? ¿No te das cuenta de que tu "ensayito" es, a lo más, una tesina de máster (no sé si llegas al número de páginas requerido) notable (ni siquiera sobresaliente), como se escriben cientos cada año? ¿No te das cuenta de que ocultas el hecho de que no tienes nada que decir con tu pedorreta name-dropping (eres un chico culto, para tu edad, eso nadie lo discute)? ¿No te das cuenta de que al ir por la vida hablando de tu librito haces el ridículo? Si tuvieras un poco de autocrítica, y te lo digo porque creo que tienes la capacidad de dejar de ser un tontuelo, quizás algún día podrías llegar a hacer algo.
    Anónimos míos, reconozcamos que Luna Miguel escribe mucho mejor de lo que nos gustaría. Castro no: la combinación entre pedantería y vacuidad que refleja su libro es triste.

    ResponderEliminar
  35. Cuidado chicos, este último de las 12:33 es Ibra/Abdullah. Sólo él puede escribir lo de "name-dropping". Otro que se pasa la vida citando nombres y títulos y más nombres. Estos son los hijitos de V.L.Mora, cada tres palabras que escribe, cuatro son citas, y cinco, auto-citas. Para que luego digan que estos post-nocilleros y mutantes colocadetes de la cultura no hacen daño.
    Secuelas, se llaman.

    ResponderEliminar
  36. "Luna escribe mejor de lo que...".
    Abdullah, de dónde sacas ese juicio?

    La chica hace lo que puede, ya es bastante.
    Aunque no llega.
    Tu vas de sobradete foster wallace kellogs, y lo tienes que pasar como el mismisimo trasero.

    Por cierto, tenemos ya título de tu "novela"?
    Es que lo de "con Olmos se ha terminado el año literario" nos ha sabido a poquísimo.

    Si es que sois unos genios. Teniais que estar en el Circo del Sol.

    ResponderEliminar
  37. Javier, con todo el respeto: sin llegar a saber de qué rentabilidad hablas y sin que con esto pretenda justificar ni retractarme de nada te diré: en este blog hay más de 120 entradas de las cuales sólo cinco o seis tratan esos asuntos tangenciales por todos conocidos a los que haces referencia. Me consta que han sido los más ruidosos pero siguen estando en franca minoría. De todos modos el tema de los asuntos “tangenciales” (me ha gustado la expresión) merece una entrada propia. Cualquier día de estos.
    Respecto a Celso Castro: ayer me avisaron de la biblioteca que ya puedo pasar a recoger “Astillas”. Tendrá su espacio, no te preocupes. De todos modos te diré: tú también tienes un blog y ya sabes cómo va esto: no siempre apetece escribir y yo, antes que cualquier otra cosa, soy lector. Amén de que también me gusta divertirme de vez en cuando.

    Hola, Ernesto, ¿qué tal? Tienes que venir más; me rio mucho contigo. Me ha gustado mucho tu primer mensaje. Pero mucho de muchísimo. Me confirma algunas cosas. Y no, no me he comprado tu libro (es un decir) porque tan imbécil tan imbécil no soy.
    Oye, ¿estás completamente seguro de que “Viva la posmodernidad” (cito de memoria) no es una novela? Que conste que lo pensé, pero luego me dije: no, es imposible que este artículo que parece escrito para un número especial del Quimera haya sido editado con esta forma tan de libro. Y me autoconvencí, ya ves que tontería, de que era una novela disfrazada de ensayo, pero novela al fin y al cabo. Pero, oye, nada, perdona, ya sabes que cuando uno coge un libro sin ganas… Si tú dices que es un ensayo me lo creo.
    Venga, sin rencores. Gracias por concederme esos minutos de tus dos visitas. Si tengo un ratito las enmarco, que me hace ilusión.

    Daniel, gracias otra vez. Como siempre tus aportaciones son de lo mejorcito. A Luna no se lo tengas en cuenta. Lo ha hecho por amistad y eso siempre está bien. Los amigos son los amigos. Ella lo es de los suyos y así lo demuestra en su día a día. Bien por Luna.

    Gracias a todos. Me pillan fatal de tiempo pero no quería dejar de decirlo. Un saludo,

    ResponderEliminar
  38. "Contra la postmodernidad entabla una polémica con las principales contribuciones políticas, sociológicas y filosóficas de los últimos tiempos. Comparecen ante el tribunal pensadores como Zygmunt Bauman, Anthony Giddens, Agnes Héller, Toni Negri, Simon Critchley, Gianni Vattimo, Eloy Fernández Porta y Jean-François Lyotard, entre otros. Se discuten las falacias de la economía neoclásica, el fetichismo de la alteridad radical y la retórica de la diferencia. A esto se añade una ardua polémica con aquella forma de filosofía obsesionada con el suicidio de la razón, la muerte de la metafísica y la superación de la Modernidad. También se debate sobre la crisis del proyecto europeo y sobre movimientos sociales recientes como el 15-M o la primavera árabe.

    La tesis principal del libro afirma que la postmodernidad hace tiempo que llegó a su fin, sus categorías no son aplicables a un tiempo como el nuestro, marcado por una grave crisis económica, ecológica y social. Asistimos al regreso de la lucha de clases, la geopolítica, las estrategias neocoloniales, el populismo y el fundamentalismo étnico, cultural y religioso. En este contexto de grandes transformaciones, la apuesta normativa del postmodernismo resulta intelectualmente muy pobre y políticamente inútil. El afán por las cuestiones culturales e identitarias lleva a que muchos de sus autores olviden deliberadamente el análisis económico del sistema. Por este motivo, el postmodernismo resulta ser, en la mayor parte de los casos, una réplica exacta de la ideología neoliberal."

    ResponderEliminar
  39. Vaya, anónima. Y no trata también de la crisis del fletán según Heidegger...? Una lástima. Todo eso en qué...? 20 folios tamaño normal...?

    Si es que estamos de lleno en los tiempos de la Auto-Promoción. Y el "name-dropping", claro.

    ah, y de regalo, una pulsera de plástico con el nombre del filósofo estructuralista que usted prefiera.

    ResponderEliminar
  40. Ha descubierto el Mediterráneo, el Sr. Castro con el fin de la postmodernidad, por favor!

    ResponderEliminar
  41. Yo valoro más su conducta que su hipotético talento y con eso me quedo, has perdido un lector Ernesto, no me ha gustado nada cómo te has comportado.

    ResponderEliminar
  42. Venga, no sean tan duros con Ernesto. Sólo está defendiendo su libro.

    ResponderEliminar
  43. Eh. Aquí sólo he venido a corregir una grave falta de mi amigo Peón, con quien estoy charlando amistosamente y amigablemente en Facebook: ese lugar de paz para todos, Paz Sin Anónimos.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  44. Pues yo si fuera la editorial de un troll como el chico este: Ernesto Castro Córdoba, estaría muy preocupada por ver dónde me sale la próxima vez, miedito me da, con el nombre bien completito Luna.

    ResponderEliminar
  45. Luna, con todos mis respetos, la insistencia en lo de "falta grave" suena a agarrarse a un clavo ardiendo. Y que conste que tal como dijo Daniel a mí el contenido me pareció que estaba moderadamente bien. De leerlo y olvidarlo, sí, pero interesante. Otra cosa es que me parezca el timo de la estampita, pero ese es otro cantar.

    ResponderEliminar
  46. Me conoces y sabes que estoy exagerando, Carlos. No te voy a encarcelar por ello.

    <3

    ResponderEliminar
  47. Amiguita, Paz sin Anónimas y con Logados Aduladores en tu blog. Que manía tiene esta chiquilla con querer controlar el mundo mundial. Uff.

    Quédate con tus mamajuanas, olmos y prones y respeta a los demás, guapita.

    ResponderEliminar
  48. Sin embargo, para alguien que presume de hacer crítica literaria -o de lector exigente que escribe sobre lo que lee-, me parece un error considerable confundir un ensayo, un texto filosófico, con una novela. Yo no soy tan fan de Contra la posmodernidad, no por nada sino porque no suelo leer ensayo. Admito mis limitaciones. No tenemos por qué leerlo todo: tú lo has dicho. Y aquí, creo, te ha pasado lo mismo que a mí.

    Otro besote.

    ResponderEliminar
  49. Y sobre todo, Blogs sin Lunas, ese lugar.

    ResponderEliminar
  50. A ver, Lunita, vamos a aclararte un par de "concetos".

    Tu piensas que por llamar a una recopilación Poesía ya es Poesía? O a un Poema llamarlo Poema.

    Porque a lo mejor no es Poesía ni Poema.

    Si el caso es hablar de Castro, has conseguido tu objetivo.

    Estais todo el día santo de dios colocando los name-dropping de vuestros coleguitas por doquier.

    Ufff, qué cansinos sois, mediaLunita.

    De verdad son necesarias trescientas entradas ahora hablando del tal Castro?

    ResponderEliminar
  51. Hay anónimos que creen que insultando van a llamar la atención sobre ellos, mientras que eso lo único que demuestra es su infinita (inmadurez) estupidez…

    ResponderEliminar
  52. Luna, vuelve a la cueva de la que nunca debiste salir. Eres muy petarda, muy cansina. Cuánto daño está haciendo Alpha Decay a la literatura. El problema no es que ellos tengan voz, es que alguien les dé la opción al Castro y la Miguel de tenerla públicamente. De aquí al apocalípsis hay un paso.

    ResponderEliminar
  53. "De tenerla públicamente" y, añado: hacerles creer que son importantes y que su mensaje es esencial.

    A la hoguera.

    ResponderEliminar
  54. Hostias! Apúnten este nombre que acaba de entrar en esta página de literatura on-line, hagan sus apuestas:

    - Giovanna Chadid Defrancisco

    Después de ver lo cool de tu foto/perfil y demás, otro helado pal carrito! Venga, que nos los quitan de las manos, oiga...!

    Colombiana de próximo desembarco en el Raval, o quizás Berlín? Ummm. Otra replicante del efecto Pola Olaixa... o de la Apalabaza...?

    Como dijo un colega, el tema de moda es que las-os cazdores-as de lo cool y lo trendy les ha dado ahora por los libritos, después de colonoizar la música electrónica, NY, lo beat, los zapatos con tacón, las sudaderas adidas, la vida low-cost emocional, lo geek, lo frik, lo internético y lo paranormal.

    La última moda > te haces un perfil > entras en un blog o similar > copias/pegas la frase "Los Anónimos sois unos tontitos" > tus dos mil colegas del feisbu te felicitan con un emoticón vía güasap y a seguir rulando.

    Emocionante.

    Dr J., vida de campesino industrial.

    ResponderEliminar
  55. Luna, ¿no puedes evitar tener que estar dando la vara una vez y otra creyendo que vas a convencer a alguien de algo? Eres mala escritora, mala crítica, físicamente demasiado lechosa y sofisticada para mi gusto y una pesada, tía. Déjalo ya, corazón.

    ResponderEliminar
  56. Chicos, calma con mediaLuna. Hoy no está con Ibra.
    La está liando en LibertadDigital para que suba su klot en twitter -tras haber quemado el formato blog y formspring, pionera del fotolog...
    Hoy tiene uno de esos días en que ella quiere ser la más popular. Que le vamos a hacer..
    Y con el pie, tecleando en feisbu. Real life.

    ResponderEliminar
  57. ¿Y no podría salir a pasear? ah, no, que no tiene amigos fuera de FB y tiene que venir aquí a que los anónimos le hagan caso, aunque sea insultarla. Tristeza de vida.

    ResponderEliminar
  58. Yo creo que para escribir una novela hoy en día hay que estar un poquitín mal de la cabeza y la tal Luna no viene más que a confirmar mis sospechas. Solamente he necesitado ver su foto y leer dos comentarios suyos para darme cuenta. Por cierto ¿alguien puede decirme dónde puedo leer cuatro frases de la chica esta? Ahora tengo curiosidad.

    ResponderEliminar
  59. Una pequeña corrección, querido: es "El afinador", no "El afilador". Y a mí también me gustó. :)

    ResponderEliminar
  60. El tío de las 18:15 es un racista,
    ¿Y a vos que te importa, che, de dónde venimos?
    Qué se joda el muy puto. ¿O no será que te quitamos tu única posibilidad de publicar?
    Apabalza
    Olaixarac
    Rita Indiana

    ResponderEliminar
  61. ¿Alquien tiene idea de cómo extraer una maza de mortero del propio recto? Gracias.

    ResponderEliminar
  62. Inmaculada Concepción1 de noviembre de 2011, 23:55

    Tongoy, venga a poner usted un poco de orden en este patio de recreo... Qué coñazo de comentarios, la verdad, me gusta hablar de literatura, pero no de literatos, sois unos pedantes, anónimos de pacotilla, qué coñazo, escribid un best-seller con el que resarciros de vuestra frustración... Por diós, callaos la boca de una vez y decid alguna frase interesante sobre literatura al modo con que Daniel N. lo hace o como Quique, recto mediante, lo hace.

    ResponderEliminar
  63. Quique: como especialista titulado en estas lides (ya sabes que soy licenciado en Filosofía) te digo que habríamos de tener en cuenta el material. Si es metálica, una buena lubricación bastaría (aceite o similares); si es de madera, nos encontramos ante un nivel superior de dificultad. Quizás un profesor de yoga con experiencia pudiera echarte una mano... O también pudiera ser, y esto es lo que te recomiendo, que una buena lectura del fondo bibliográfico de Alpha Decay al completo te relajara el ojete en tal estado que la maza saliera por sí sola... Escribe pronto, nos tienes preocupados.

    ResponderEliminar
  64. Ha sido llegar la niña poeta y ya estoy echando de menos a los chicos del Nuevo Drama. Todavía hay clases incluso en los más bajos estratos.

    ResponderEliminar
  65. ¡Salió!¡Salió!¡Y sin leer nada de Alpha Decay! ¡La sacó empujando el mamífero que metí después! ¡Que viva el puto placer anal, joder!

    ResponderEliminar
  66. No me están ayudando mucho, señores.

    Sean buenos, por favor.

    ResponderEliminar
  67. Que no provoquen, que lo van pidiendo a gritos, caramba.

    ResponderEliminar
  68. ¡Quique! ¿Otra vez tonteando con zarigüeyas? ¿Es que no vas a cambiar nunca? ¡Tus hijos, por Dios! ¡Piensa en tus hijos! ¡Les prometiste que ratoncillos como máximo! ¡Y sólo por tu cumpleaños y el día de navidad! ¡Recapacita! ¡Aún estás a tiempo!

    ResponderEliminar
  69. Yo voto porque M.A.M. deje de una vez en paz a Luna!

    ResponderEliminar
  70. ¿Y eso le importa a alguien?

    ResponderEliminar
  71. ¿"Físicamente demasiado lechosa"? Pues yo me la bebía enterita... No dejaba nada.

    A ver si ahora los frustradines os vais a quedar también sin testosterona...

    ResponderEliminar
  72. Volvamos a hablar de J.S.I.

    ResponderEliminar
  73. Mejor, así no nos pelearemos por eso ¿O es que tiene que gustarme por huevos también? Joeer, que no se os nota ni nada las ganas que tenéis de metérnosla con embudo! Solo falta que me intentes convencer de cómo me gustan las tías. Acabáramos.

    ResponderEliminar
  74. Qué malo y malvado es J.S.I.! Qué mal escribe y cuántas irreverencias es capaz de introducir en cada línea este nuevo enfant terrible de las letras patrias! Por otro lado, qué polvo tiene. Si yo fuera Luna me lo follaba. Pero qué maligno es!

    ResponderEliminar
  75. Entonces usted era efectivamente el que el otro día entraba en la biblioteca (cuando yo salía) cargado de libros y precedido de infante(s?)...

    ResponderEliminar
  76. FB

    Carlos,

    A ti te va la marcha, le has metido una pulla a un pobre crio que ya te vale, una cosa es merendarse escritores consolidados pero lo de machacar a gente que empieza....

    ResponderEliminar
  77. (Vale FB, ahora sí)

    ¿La pulla lo dices por Castro? Pero si no ha sido nada más que una broma! Tendrías que haber visto lo que pensaba escribir en un principio y que descarté porque en el fondo no iba del todo la cosa con él.

    Me acabo de dar cuenta de que en la lista de arriba no he incluido ni el premio Jaén de Novela que me han chivado que sale este mes ni "El rey pálido" de Wallace. Será demasiado querer.

    ResponderEliminar
  78. ¿para cuándo un post dedicado exclusivamente al no-escritor JSI y a su peinado fashion?

    ResponderEliminar
  79. FB

    Si, no he leído el libro pero el tío ha saltado de una forma que está claro que le has hecho pupa, no lo veo necesario, pero bueno cada uno hace lo que le parece.

    ResponderEliminar
  80. Observo que el egódromo está a reventar. Apunto "El afinador de habitaciones". "El malogrado" es otra maravilla del tío Thomas; si me permites la recomendación, dale preferencia en tu lista de lecturas a esta sinfonía completamente desquiciada de Bernhard.
    abzo.

    ResponderEliminar
  81. Luna, Ibrahimovic, Castro, Ivors, niñatos en general...
    Peón, te estás especializando en no escritores mediáticos. Mu mal así, muy mal.

    ResponderEliminar
  82. La no-reseña de la NOVELA "Contra la postmodernidad" me parece una manera increíblemente sutil de decir que no te has enterado de nada de lo que decía el libro. Es mejor escribir que no te apetece comentarla a tener que confesar que alguien de la edad del autor te (nos) da mil vueltas en razonamientos y demás "cosas de esas de filósofos".

    En serio, me parece genial tu estrategia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  83. ¿Se os han acabado los blogs amigos para seguir dando el coñazo? ¿Puede alguien pensar que con la táctica de acoso y derribo que estáis aplicando vamos a ir en masa a comprar alguna obrita vuestra? ¿No tenéis a nadie más a quien intentar convencer? No sé, madres, abuelas, tíos...

    ResponderEliminar
  84. Coño, Peón, ¿Tu twitter quién lo viene gestionando? ¿La mafia de Uganda? No paras de enviarnos MD para que bajemos de peso. A nosotros, que apenas comemos. ¿Te lo ha reventado el hacker del Bereveré?

    Crepus

    ResponderEliminar
  85. Tengo exactamente diez minutos libres. A ver si me da tiempo a contestar algo.
    Siento lo del twitter. Es un coñazo, lo sé. No entiendo qué ocurre. Creo que voy a dar de baja, si total tampoco lo uso. Ya es la segunda vez que pasa.

    Hola Clément , Buen apunte, sí. Respecto a “El malogrado” debería hacer lo que dices pero este me lo ha dejado mi hermana y no tengo prisa en devolverlo, no como los otros, que son de la biblioteca y me apuran los estresantes plazos de quince días. Aún no he acabado el primero de los tres que me traje el otro día y ya me avisan de que tengo otros dos (el siguiente de Celso Castro entre ellos). Es un sin vivir esto.

    Anónimo de las 13:29 tiene usted más razón que un santo. Siempre prometo enmendarme y siempre acabo pecando. Prometo dejarlo algún día. (Mierda, he vuelto a hacerlo) De todos modos… hombre, está bien saber lo que se cuece en la cocina económica.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  86. Anónimo de las 13:49 su no-comentario de mi no-reseña de la no-novela de Castro me parece una manera increíblemente sutil de darme a entender que hay cierto malestar en torno al hecho de que no se haya dicho nada en este blog sobre esa no-novela. Pero ustedes verán. Y hombre, Castro NO es que me de mil vueltas en razonamientos y “demás cosas de esas de filósofos”; es que me da dos mil. O tres mil, no sé, no lo conozco tanto. ¿Pero usted me ha visto presumir a mí de algo, alma de cántaro?
    De todos modos el libro de Castro no es ininteligible, a ver si se va a creer ahora que el chaval es Spinoza reencarnado. Si no lo he reseñado, bromas aparte (ya que veo que no se ha pillado ni una), ha sido por dos razones fundamentales: primero porque no se me da bien la reseña no literaria y uno, consciente de sus limitaciones, tampoco está para perder [tanto] el tiempo y segundo por algo que tiene más que ver con la editorial que con él. Después de lo de Viola me parecía excesivo e innecesario volver a cargar contra ellos porque (y quede claro que lo que digo a partir de ahora es todo culpa suya) la política editorial de reseñar libritos (que es lo que son y sí, ya sé que hay otros que pueden ser mejores) de jóvenes Quimeros me parece, por decirlo suavemente, muy poco profesional y pelín partidista: luego dirán que aman la LITERATURA. Lo de Pablo Muñoz (que también me leí) es de juzgado de guardia y lo de Cera tiene pinta de timo también: Alpha Decay saca libros de artículos que no merecen nada más que un dossier en alguna revista literaria y ellos los saben entre otras cosas porque el libro de Cera está sacado exactamente de ahí. Y está bien, cada uno vende lo que le place, pero a mí personalmente no me apeteció este mes (con lo que ha sido) seguir participando de algo así. Es lo que se conoce popularmente como acabar hasta los cojones, para que nos entendamos.
    Llevo poco más de un año metido en el tema de los blogs viendo realmente cómo es este mundillo y sin saber nada -comparado con lo que debe haber realmente- me doy cuenta de que esto APESTA a amiguismos, a corporativismos y varios ismos más. Que aquí nada más que hay cuatro gatos matándose por hacerse un hueco en la mesa de novedades de El Corte Inglés: un montón de listos y listillos queriendo ser el futuro de la literatura nacional. (No todos claro, es evidente.) El ejército enemigo son los egos de estos escritores, que acabarán por joderlo todo. Tan harto estoy, tan asqueado, que la única razón por la que no he cerrado a moderación los comentarios es porque ahora mismo estoy entre dedicarme a la calceta o a ver películas suecas hasta que me sangren los ojos.
    Y a Castro (Ernesto) no lo reseño porque no me da la gana, porque no lo merece (su libro) como no lo merecen tantos otros artículos periodísticos que leo sin tanto circo mediático alrededor y sin que nadie se lleve las manos a la cabeza. Que, joder, ya es la décima vez que alguien me pide la reseña de este tío. ¿Es que sólo a mí me huele mal? Porque cuanto más me digan que si no lo hago es por esto o por lo otro, que si me lo he leído o no y demás zarandajas más convencido estoy de lo inadecuado que sería hacerlo porque una cosa es que me haga el tonto y otra muy diferente que lo sea.

    ResponderEliminar
  87. En una breve interrupción del tema que realmente importa aquí, la analidad del Occidente, me gustaría que reflexionáramos un poquito acerca de los "razonamientos y demás cosas de esas de filósofos", como las denomina el anónimo de las 13:49. Dominar una jerga, un código arcano como el de la filosofía, no implica necesariamente que dispongamos de potencia y capacidad de razonamiento insólitas; simplemente estamos capacitados para que nos resulte inteligible ese código, y punto. El anónimo de las 13:49 pretende, falazmente, identificar la capacidad adquirida de entender el lenguaje propiamente filosófico, con la de razonar como un monstruo intelectual o un genio. No es lo mismo disponer de la capacidad necesaria para comprender adecuadamente el chino mandarín (contemplarlo como un lenguaje inteligible), y leer poesía china de la dinastía Han, que producir esa misma poesía. Que yo entienda el chino, no me convierte en un gran poeta chino; que yo comprenda el código matemático y sea capaz de operar con él, no me convierte en un matemático avanzado, y mucho menos en Gauss. En resumen, que puedo entender el código filosófico, leer filosofía y demás sin que esto implique que yo le de mil vueltas a otros respecto a la capacidad de razonamiento. Vamos, que el ensayo puede ser igualmente mediocre aunque este redactado en nuestra jerga de filosófos. Además, ignoro cómo lo que a Jameson o Deleuze les costó libros enteros y gran parte de su obra, éste genio de nuestros días lo despacha en sesenta páginas. Dicho sea de paso, el anónimo de las 13:49 apesta al propio Castro echándose flores. El tonillo de perdonavidas (esta vez jolgorioso y burlón) resulta sospechoso.

    Quique: ¿Y la zarigüeya? ¡Responde, joder! ¡Que me está entrando el miedo! ¿No te habrás inmolado a lo martir del marqués de Sade?

    ResponderEliminar
  88. Me he hecho sangre, macho. Dice el doctor que dos días de reposo y ya podré volver a meterme los artilugios más insospechados por ese agujerito que tú y yo sabemos (y Conchi también, la picarona) y tanta felicidad es capaz de procurarnos a aquellos que le damos una pequeña oportunidad.

    Por cierto Nemo,ya que estoy, en tu último comentario, al decir falazmente ¿no querrías decir felazmente? ¿Seguro que no? Vamos, hombre.

    ResponderEliminar
  89. No conocía este blog y me lo he pasado teta, la comparación con Boyero es acertadísima, además, lo irónico es que Castro –Fernando, el padre en este caso- también ejerce de Boyero en la crítica de arte (está tan por encima de todo que también está por encima de argumentar, a veces, sustituyendo tan mundana tarea por una talentosa mezcla de retórica y bilis) con lo que, de alguna manera, esto es un encuentro del hijo con el padre (la no-reseña, nuevo elemento para el sicodrama freudiano).
    Ensaladillas aparte, menuda cortina de humo para no entrar en materia es tu última entrada Carlos, eso sí, te sirve para marcarte un auto homenaje como figura de la resistencia ante la inmoralidad del mundo de la literatura y el complot judeomasónico que a ratos emociona y hace que uno vuelva a creer en la humanidad. No tengo ni zorra de los tejemanejes de los mundillos literarios pero esas denuncias, por el grado de patetismo con que están interpuestas, desde fuera se ven bastante ridículas. El último argumento es irrebatible(cuanto más me lo piden, por esto y aquello, más convencido estoy de que no tengo que hacerlo, ea) Eso zanja el debate de manera incotestable en cualquier patio de colegio, veo que en este tienes escuderos (alguno bastante relamido) que compran tu moto.
    Por mucha chispa e inventiva que tengas en la descalificación es inevitable que tarde o temprano caigas en la cuenta de que la no-reseña que has hecho es una fantochada de campeonato cuyo único propósito es acabar reivindicando lo alto que levitas y la cantidad de besos que mereces que te de tu madre, el libro en este caso es poco más que el McGuffin. Aunque en realidad, esta es la pena, el libro merece reseña por varias razones. Pero a estas alturas del enconamiento me imagino que ya no hay quien se baje de la burra de su propia tontería, aunque qué coño, sería bonito.

    ResponderEliminar
  90. Coño, anónimo de las ocho y diez, cómo se nota que acabas de llegar como por casualidad, has detectado la injusticia y no te has podido reprimir de soltar una soberana parrafada.

    Disimula, hombre, disimula. Lo que escribe tu primo no le ha gustado y punto. Tampoco nos volvamos todos locos.

    ¿O se conocían de antes? Pues ya está.

    Un escudero pobre, tonto y feo.

    ResponderEliminar
  91. Aquí el "escudero relamido", al pronto auxilio de su señor (por cierto, hay que ver quién viene ahora a denunciar los amiguismos y las mafias, me cago en san Copete): no es que "compremos su moto", sino que estábamos de acuerdo previamente y tendemos a apoyarle. Además, y lo digo por el bien de la cordura, ¿Qué reseña ni qué ocho cuartos? ¿Quién le ha dado aquí importancia a unas cuantas líneas de la última entrada (en concreto, ocho; cuéntenlas: ocho) sino gente como usted? Sospecho que la clave reside en la frase "verán, si no he reseñado esta novela ha sido por la sencilla razón de que no me ha apetecido". Si en lugar de ella hubieran encontrado "no reseño ahora esta novela porque merece un blog a parte por lo genial y elevada que me resulta", aquí no hubiera pasado nada; ni una queja sobre la errata ni la madre que nos parió a todos. Si en este blog se hubiera calificado de "genial" el ensayo, poco hubiera importado que lo denominaran "novela", "cuaderno" o "latorfayo-ponderador del placer anal último". Y aquí nadie habla de conspiración judeo-masónica, sino de un aparato de mercadotecnia que pretende condicionarnos y educarnos como imbéciles, vendiendo libelos oligofrénicos (que ni siquiera es el caso de "Contra la postmodernidad", que seguramente sea una aproximación decente a esta problemática filosófica) como obras maestras. Y luego ya lo del "patetismo de las denuncias"... Sí, bueno, esto es puro Sófocles, vamos... Se respira victimismo...
    Que quede claro que yo tampoco conozco este blog de nada, ¿Eh? Es la primera vez que entro, ya se puede comprobar. Es pura casualidad que escriba con el mismo estilo de uno que se pasa a menudo por aquí, y que haya elegido el mismo sobrenombre... Patético.

    ResponderEliminar
  92. Por cierto, Quique, he aquí un reto de ingeniería para ti: ¿Cómo te imaginas un ""latorfayo-ponderador del placer anal último"? ¿Para qué sirve? ¿Cómo se usa? Descríbelo, por favor...

    Y sí, ha sido un lapsus freudiano de lo peor... Era "felazmente", claro.

    ResponderEliminar
  93. Lo mejor de todo "la talentosa mezcla de retórica y bilis". Que se ande con cuidao, que eso se acaba convirtiendo en piedras - o cálculos talentosos- si no se echa fuera. Me parto.

    ResponderEliminar
  94. Y anda, nenes, que el invierno no se presenta calentito ni nada. El contraataque de Mondadori y fans es brutal. ¿Me espero a ver si me regalan una piruleta comprando el libro o qué?

    ResponderEliminar
  95. LA VIRGEN, os habéis divertido de lo lindo desde la última vez que entré aquí. Sólo dos apuntes para (espero) ir más allá del desliz de Peón y hablar de algo de mayor enjundia:

    a) Daniel Nehmovic. En "Contra la postmodernidad" no pretendo enterrar bajo tierra la aportación intelectual de los autores postmodernos, todo lo contrario: el objetivo inmediato del libro consiste en reavivar el debate sobre el valor del paradigma postmoderno en tanto que herramienta de crítica contra el status quo (mi postura, ya os la imagináis por el título). Pero veo que a Peón y algunos otros no les apetece debatir sobre la consistencia de mis argumentos y prefieren hablar de estrategias de marketing, corporaciones editoriales y chanchulleo del mundillo editorial. Ellos se lo pierden. A ti, Daniel, te digo: si hubieras ojeado la contraportada hubieras comprobado que en mi libro no se habla de los dos "autores postmodernos" que te han venido a la cabeza. Ni Jameson ni a Deleuze, el primero por respeto (su teoría merece una atención más pormenorizada) y el segundo sencillamente porque NO es postmoderno (señálame un pasaje de la obra de Deleuze donde se proclame tal cosa).

    b) Hey, Peón. Si, como afirmas, tienes una crítica a medio escribir sobre Contra la postmodernidad, te reto a publicarla. A ver si por primera vez eres capaz de superar tu aberración hacia Alpha Decay y tomas en consideración el contenido del libro que estás criticando.

    Venga. A seguir con lo nuestro.

    ResponderEliminar
  96. Que no, que no nos interesa ni la reseña ni el libro, chaval. El mundo es muy grande y el tiempo escaso. Y mira, por pesaos ni la oportunidad de la duda. Se siente.

    ResponderEliminar
  97. Mucho Deleuze, mucho Jameson y...
    el chico tiene problemas con las tildes.
    La autocrítica, la autocrítica... Carrión afirma que le pesa leer este blog por las faltas de ortografía; entonces ¿cómo hará para leer los libros de Mondadori?, ¿cómo hará para leer su propia literatura (no por las faltas ortográficas, sino por los errores sintácticos)?

    ResponderEliminar
  98. A eso me refería, Ernesto. Citaba a Deleuze como ejemplo de pensador que construyó una obra, si no contra la postmodernidad (entiendo que esto es discutible; aunque mi postura al respecto coincide con la tuya, yo no lo calificaría de "postmoderno"), sí al margen de la misma y empleando un imaginario conceptual que bebe de otras fuentes. Respecto a Jameson, sí que merece gran atención a mi juicio, aunque muchos se empeñen en no tenerlo en cuenta; su esbozo de la génesis de lo postmoderno como categoría y cánon estéticos (¿Recuerdas sus análisis acerca de la arquitectura?) abre ciertos caminos muy fecundos. Tu postura, como se desprende de mis comentarios, me interesa (creo haber afirmado que tu ensayo debía ser una aproximación muy decente al tema), pues creo que compartimos posicionamiento filosófico. Ciertamente contemplo la "postmodernidad" (incluso sus últimas transformaciones conceptuales en "neobarroco" por parte de algunos filósofos latino-americanos) como una construcción ideológica fundamentadora de la praxis neo-liberal de facto; una entramado categorial que ha mucho perdió sus referentes pragmáticos y ahora sólo funciona como "idelogía", en el más puro sentido marxista del término. Mira, mi mala baba se debió a tu vehemencia anterior. Pero así, da gusto. Si tienes tiempo para charlar, pues adelante y tan amigos. Y sí, lo de Carlos fue un desliz, una errata. Su comentario irónico estaba en otra parte. Por cierto, hace poco, en "Una introducción a la teoría literaria", de Eagleton, encontré un análisis de Derrida y su "erótica del texto" que vienen al pelo en este debate. Échale un vistazo; quizás te interese. Respecto a lo de Alpha Decay, pufff... No me negarás que parecen embarcados en una carrera para comprobar quién le echa huevos a ser el más postmoderno del lugar...

    Quique: sigo a la espera de tu imagen del "latorfayo-ponderador de placer anal último". Piensa en ello como en uno de los cacharros de Leonardo. Estoy deseando ver qué sale.

    ResponderEliminar
  99. Daniel, no mezclemos a Eagleton en esto, por favor te lo pido, a no ser que sea para echarnos unas risas. No soporto ver tergiversado una y otra vez el pensamiento lúcido de las últimas décadas.

    ResponderEliminar
  100. Vale por lo de Eagleton... Pero, y perdona, tengo que preguntarte algo, ¿Es una crítica hacia él o más bien una alabanza? He de confesarte que no lo conozco mucho, y que he tomado su manual en un sentido "escolar", como una presentación de las posturas existentes sobre teoría literaria y tal. El análisis que hace de Derrida, por lo menos, es una buena síntesis del asunto. ¿Patina mucho en otros terrenos? Un saludo.

    ResponderEliminar
  101. Yo pa mi que la última entrada es la reina mora esa o alguno de sus aliens. Si de verdad van a venir aqui los twitteros con sus egos a echar la partidita de mus de todas las tardes (= a ver quién cita más nombres y más de todo), estamos listos. Le propongo abra ya una sub.pestaña X para todos estos Por.culos (homenaje a X)de la pseudo.filosofía en los tiempos de la destrucción de empleo y de casi todo lo demás. A estos Taun-Lines les falta:
    a.- modestia
    b.- experiencia (vida)
    f.- gracia
    h.- páginas pa rellenar un libraco

    Señores, quien tenga quince o trece foliosa a doble espacio con mucho margen y muera por publicar, diríjase ipso facto a Alpha Decay. Eso sí, vengan ya con un buen título, tipo Extrema.unción, Zoo.mentalismo, Zumo.de.kiwi o Toda.la.verdad.sobre.la.ensalada.digital (critica de la falsa de pensamiento elemental para cruzar las aceras en verde que nos convierte a todos en seres de carne pixelada y fotomatón).

    No duden en contactar, a este, su Agente Literario. Le aseguramos su hueco en el escaparate de Tipos Infames (vinos, cacahuetes y bibliofilia), Arrebato, La venta indiscreta, Penúltimas Noticias sobre el Planeta Tierra, y otras librerias fenomenales.

    Dr.

    ResponderEliminar
  102. Ah, por cierto. Lo que diga el tal critico Ignacio Echevarria de el diario universal Ed.mundo, pues eso. Que se dedique a re.compilar la próxima novela inédita de Bolaño y a hacer campaña. Pa eso le pagan. No, si lo de ir de presunto francotirador, queda muy guay pa los guateques, a ver si pillas. Por mucho que le haya dado algo de estopa al olmo herido de Usera en reciente entrada. Pero no cuela: toda la estrategia de ventas de libro ahora se reduce a montar una tangana/trifulca (si es digital, mejor, sale más barato) en plan Sálvame. Lo llevan claro, en este país. A no ser que seas Salamadra (god save Harry Potter) e inundes de Libertad hasta las tiendas de lenceria fina.

    ResponderEliminar
  103. No, Daniel, Eagleton no patina nada. Es un tío que merece la pena leer.
    Te has colao de lado a lado J. Precisamente estoy preservándolo del mal uso que se la da por ahí.

    ResponderEliminar
  104. ...umm...se "la" da por ahi...?
    un laísmo a estas horas puede pasar
    vale, un poco más de filósofos
    si no queda otra

    ResponderEliminar
  105. Joder... qué puntillosos ¿No ven que es el sueño? Buenas noshes.

    ResponderEliminar
  106. Por lo demás, estoy de acuerdo en que T. Eagleton mola. Me asusta que lo haya visto citado últimamente por los twiteros del Ego Subvencionado. Eso es todo. Las reinas moras y sus aliens deberian tener un límite de "name-dropping" x día en la red. Claro que igual se lo tiene prohibido su médico, dejar de citar. Les subiría el índice de anonimato en sangre.

    ResponderEliminar
  107. Ajá. Gracias por la aclaración. ¿Podrías recomendarme algo más sobre teoría de la literatura? Me interesa, pero estoy un poco pez en el asunto. Está el célebre libro de Wéllek, pero no lo encuentro por ninguna parte. A ver qué me aconsejas. Gracias por adelantado.

    Por cierto, y perdona de nuevo, otra pregunta algo más extraña: ¿Qué es lo de "J"? Si te referías a mí, me confieso culpable; sólo he leído de Eagleton los fragmentos dedicados a Derrida, con vistas a unas clases, pero tampoco he hablado de él más allá. No pretendía colarme. Si no iba conmigo, perdona; simplemente me despertó la curiosidad.

    ResponderEliminar
  108. ¡Un momento! ¡Un momento! Acabo de leer los últimos comentarios y ahora comprendo... Oigan, yo no sé nada del Twitter ni de las andanzas varias de la tropa esta. ¿Lo de "J" iba por el ínclito Antonio J. Rodríguez? No, no, ¡Otra vez no! Esta es la segunda ocasión en la que me confunden con él. Por favor, que cese ya este infierno... Yo sólo estoy sincera y modestamente interesado en leer (filosofía, teoría de la literatura y literatura misma), y en nada más. Siento mucho haber dado una impresión equivocada. Un saludo (trágico; estoy empezando a odiar a ese tío seriamente).

    ResponderEliminar
  109. No me lees con atención Ernesto y luego pasa lo que pasa. Digo que lo que tenía escrito no iba con tu libro sino contra la edición de libros como el tuyo. De todos modos ya veo que lo estáis arreglando entre vosotros. Así me gusta. Es por donde tenías que haber empezado (por defender con argumentos tu libro) y no por calificar de imbécil a quien no habla de ti. Porque yo tengo deslices, faltaría más, pero tu primer comentario es de nota, rey, aunque te lo paso porque yo he sido también un poco cabrón en el post.

    Por lo demás enhorabuena a TODOS por haber sabido reconducir tan magníficamente el debate. Siento no poder participar pero ya saben que a mí estás cosas no es que se me den fatal sino que directamente no se me dan.

    Daniel, lo de "J" no tengo tan claro que se refierE a Ibra.

    Por lo demás, y saliendo del debate, estoy con el Dr.J: en general a esta Generación B (yo también quiero etiquetar)(otro día les cuento qué significa la B) falta modestia, humildad, experiencia, páginas, páginas, páginas. Páginas. Estoy leyendo a Chéjov y hay un momento (no he localizado la cita) en que recomienda a una escritora que le ha enviado un texto para leer que escriba más. Mucho más. Que no sea vaga y dedique más tiempo cada día a escribir y que se marque un reto de treinta o cuarenta páginas AL AÑO! Y así en cinco o seis años poder sacar algo digno. Tela con el comentario. Y a la misma cara se lo dice porque es un extracto de su correspondencia. Hoy en día es increíble descubrir que a cualquiera le editan su primera novela y que ya poco a poco iremos viendo su evolución. Lo de subvencionar escritores, vaya. Bárbaro.

    Les dejo, debo ponerme en off un buen rato.

    Gracias a todos. También a ti, Ernesto, faltaría más.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  110. Bueno, pues aquí estoy en una hora de guardia en el instituto... Y, Carlos, tienes razón, he releído los comentarios; no había caído en la firma de "Dr. J". Es que ando ya de un paranóico que voy fino. Y oye, por lo menos la cosa se ha reconducido, como decías. Ernesto Castro, de repente, parece dispuesto a hablar y no a imprecar y todo lo demás. Perdón por el peñazo filosófico que he soltado antes, pero se me presentan tan pocas oportunidades de hablar de ello con quien sea, que me pierdo.

    Al menos, una cosa he sacado en claro de todo esto. Me voy a coger el libro de Eagleton para leerlo con mucho interés. Gracias una vez más al anónimo que lo ha mencionado. Le pido de nuevo, si lo tiene a bien, que me recomiende algunas cosillas más sobre teoría literaria. Un saludo.

    ¡Ah! Y lo de Chéjov, toda una lección.

    ResponderEliminar
  111. El chaval te ha pillado por los huevos tongoy, tendrás que publicar esa reseñita de los huevos, si es cierto que has leído el ensayo de los huevos.

    ResponderEliminar
  112. Sí, Daniel, iba por el doc, que esta vez se había colado.
    De Eagleton te sugiero que empieces con su introducción a la teoría literaria. Es el primero, pero es básico para entender su razonamiento cáustico y no acusarlo sin más ni más de inmovilista. Luego, si quieres, puedes seguir con "Las ilusiones del posmodernismo". A mí me pareció absolutamente brillante.

    Y si te quedas con más ganas de teoría literaria puedes seguir con la "breve introducción" de Jonathan Culler, que aclara muchos conceptos.

    Ya me contarás.

    ResponderEliminar
  113. Tongoy, ¿que opinas del cierre del blog del Olmo herido? http://lector-malherido.blogspot.com/ ¿Tienes invitación?

    ResponderEliminar
  114. Muchísimas gracias. Estoy por acabar unas cosillas de filosofía, y luego me pongo a ello. Junto con el par de novelas que he encontrado en este blog, ya tengo lectura interesante para un buen rato. Ya te he comentado que tengo la "Introducción..." de Eagleton, aunque sólo le he echado un vistazo superficial; tomo nota de su "Ilusiones del postmodernismo". Y también de Culler, que no lo conocía. Si te viene a la mente algo más, te lo agradacería enormemente. Una vez más, mi gratitud.

    ResponderEliminar
  115. No se merece.
    Hay más, muchos más, pero son más especializados. Si te interesa profundizar más adelante me lo dices y seguimos.

    ResponderEliminar
  116. Gracias de verdad. Entiendo que lees el blog habitualmente; te pediré referencias más adelante, cuando digiera lo que me has recomendado. Esta es una de las cosas buenas de la red; encuentras gente que te proporciona información que tú tardarías mucho en recopilar, y a los que puedes pedir consejo.

    Por cierto, estoy en mi solitaria hora de tutoría, y echo de menos a Quique. Sé que andara dedicado a nuevos experimentos, abriendo futuro para nosotros, pero echo en falta su presencia y también su posible diseño del "latorfayo-ponderador de placer anal último". ¿Dónde se ha metido cuando más le necesitamos? ¿Y dónde está Inma, que tan interesantes vuelve los comentarios de este antro-tabernáculo administrado y redactado por el mismo Satán literario?

    ResponderEliminar
  117. Sí, me he enganchado literalmente. Es como una bocanada de aire fresco. Empezaba a desconfiar seriamente de que eso volviera a ser posible en el submundo de la red.

    Saludos, y a seguir disfrutando, que dentro de cien años todos calvos.

    ResponderEliminar
  118. Sois unos CABRONES. Me despisto dos días y montáis un chocho de los vuenos con este post que no valía ni pa envolver pescao. Esto me ha dolido, joder. Yo quiero insultar a Castro también, que es un petardo de los buenos.

    ResponderEliminar
  119. Pero Ernest, bendito, ¿crees que a estas alturas todavía se puede mamar algo de la ubre reseca de la postmodernidad? Sólo con esa decisión ya demuestras lo limitado de tu planteamiento... Atrévete a ir a por lo nuevo y déjate de arqueología, gallina.
    ¿Qué será lo próximo, una revisión de Sto. Tomás?

    ResponderEliminar