miércoles, 1 de junio de 2011

Calendario de Lecturas: JUNIO 2011


Voy a empezar contándoles un secreto: el 99% de los libros que leo no son míos. Tampoco los robo, no se vayan a creer (no todos, al menos). Lo que hago es lo que hace casi todo el que quiere leer sin gastarse los millones (o simplemente no quiere arriesgar: los libros no siempre son una inversión): pedirlos a la bibioteca. No digo esto para hacerles saber que a mí las editoriales no me regalan libros, motivo por el cual no les debo el favor de ser, cuando menos, amable si la cosa flojea o directamente mudo cuando no me gusta. No; eso lo diré cuando me apetezca -que ya les adelanto que no me va a apetecer- contarles porqué hablo lo mismo de los libros buenos que de los libros malos. Esto (lo de la biblioteca) lo digo porque las lecturas del mes entrante están seriamente condicionadas por algunas (entre bastantes y demasiadas) peticiones que hice y que sigo pendiente de recibir. El problema es que algunos llevan ya dos meses en situación de “aceptado” pero “no recibido” y lo mismo es que como es que no. Esta es la lista: 

El frente ruso” de Jean-Claude Lalumiere, “Teatro” de Don Delillo, “Nosotros, los Caserta” de Aurora Venturini, “Stradivarius Rex” de Roman Piña, "Las tres balas de Boris Bardín" de Milo J. Krmpotic, “La guerra de la doble muerte” de Alejandro Castroguer, “Knockemstiff” de Donald Ray Pollock, “Chump Change” de Dan Fante, “Umbria” de Antonio Calzado, “El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia” de Patricio Pron, “Acceso no autorizado” de Belén Gopegui, “El lago” de E.L. Doctorow, “Sin límites” de Alan Glynn y el comic “The Beats: Kerouac, Ginsberg y Burroghs” de Harvey Pekar y Ed Piskor

* * * * * * * 

Obviando lo anterior confecciono una lista provisional. De lo publicado este mismo año quiero/debería leer “Un sueño fugaz” de Iván Thays; “Teleshakespeare” de Jordi Carrión que ya hubiese leído si no fuese porque desapareció misteriosamente de la estantería de la biblioteca y se haya ahora mismo en paredero desconocido; "Comer animales" de Jonathan Safran Foer, para comprobar en mis propias carnes si es verdad eso que dicen de que quita el apetito; “Intervenciones” de Michel Houellebecq, ahora que nos hemos reconciliadoEl refugio de la memoria” de Tony Judt; “Política del rebelde” de Michel Onfray y "La herida de Spinoza" de Vicente Serrano, último premio Anagrama de Ensayo.

No me atrevo a aventurar mucho más porque ni siquiera lo anterior está garantizado. Sí es verdad que debería leer (entre otras cosas porque lo tengo sobre la mesa) el último libro de Vicenç Pagès Jordà, "Los jugadores de Whist", que me da mucha pereza porque es un poco tocho. También había pensado hacerle un homenaje a lo beat leyendo "En la carretera" de Jack Keroua y el ensayo "Kerouac en la carretera (Sobre el rollo mecanogriado original y la generación beat" de Howard Cunnell (y otros) que se completaría con el recientemente leído "¿Qué fue lo hipster?".

* * * * * * * 

[Existía un proyecto, ultrasecreto, de enfrentarme a la "Etica" de Spinoza -y a Spinoza mismo a través de Vicente Serrano o de alguna pequeña biografía que me sirviese para introducirme en su mundo particular- y de conocer a Bertrand Russell de primera mano, a través de sus memorias (Autobiografía), pero al final no sé en qué quedará el asunto porque todo esto me parece a mi demasiado querer para un mes que en teoría me lo iba a tomar de descanso.]


[En el momento de publicar esto me encuentro inmerso en la lectura de dos libros. A saber: “Nosotros, los Caserta” de Aurora Venturini, que me está pareciendo casi tan bueno como "Las primas" y "La herida de Spinozade Vicente Serrano, del que apenas he leído hasta el momento 30 páginas y sobre el que no tengo nada que decir todavía.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario