lunes, 18 de abril de 2016

‘Guardar las formas’ de Alberto Olmos

1

Que nadie se equivoque: aquí no reseñamos a Alberto Olmos porque nos guste cómo escribe, ni siquiera porque nos interese lo que escribe. Aquí reseñamos a Olmos porque nos gusta la polémica casi tanto como al propio Alberto y sabemos —acumulamos cierta experiencia— que las promociones de sus libros suelen ser bastante más jugosas que las de, por ejemplo, Elvira Navarro o Patricio Pron, escritores a los que de tan intensos uno se siente obligado a tomar demasiado en serio demasiadas veces. Además, convendrán conmigo en que siempre será mejor hablar de algo que levante una mínima pasión que de algo que invite a la compasión. Prueba de esto será este post en el que, a excepción del libro de Olmos, intentaremos hablar de cualquier otra cosa, un poco por lo que acabo de decir y otro poco porque nunca le he visto mucho sentido a eso de construir un post a golpe de pequeños resúmenes que nadie va a leer.

La polémica que acompaña cada estreno de este escritor, está siendo, en esta ocasión, la siguiente:

Alberto Olmos (a partir de ahora Olmos o Alberto o Alb) ha declarado en numerosas ocasiones que no es mucho de relatos, que lo suyo es más el largo recorrido (parece incluso que escribió una encíclica sobre el tema) y ahora va el tío y escribe doce relatos en catorce minutos, los presenta a un premio, queda finalista y no contento con eso se deja editar por el sello antes conocido como Mondadori. Y claro, escuece que te cagas sobre todo si eres un académico profundo y llevas media vida impartiendo talleres creativos en librerías de viejo o le tienes que pedir a un primo, que tiene contactos con nosequién, que te mueva el manuscrito que llevas pergeñando dos años y un día de tu perra vida de parado de larga duración. Yo estoy por encima de estas cosas y maldito si me acuerdo de lo que dijo Olmos durante la trigésima borrachera egomaníaca de sus tiempos malheridos, pero algunos escritores sí, porque son gente subterránea, mala y rencorosa además de una perfecta inútil, por lo que a nadie le extrañe que florezcan nuevamente inquinas y odios varios y vuelva Olmos a ser, para tantos, (afortunadamente no todos) la misma “puta nulidad de escritor” de las que viene siendo acusado desde tiempos inmemoriados.

Aquí tres ejemplos de los famosos titulares: «El cuento es el cobijo ideal de gente con poco talento» (Público); «Es muy fácil escribir tres cuentos e ir por ahí diciendo que eres escritor» (El Cultural); «El cuento es un género menor. Hasta un bachiller está capacitado para escribir uno», Vozpópuli. 

Lo que me pide el cuerpo es terminar la reseña aquí, y hacerlo con una gran frase final que certifique que, efectivamente Alberto Olmos tiene más razón que un santo y que prueba de ello es que él mismo acaba de publicar un libro de relatos.

Pero no sería un post justo ni divertido ni tendría la extensión que acostumbro. De modo que, sigamos.

En la literatura está pasando un poco como en el cine. Antes lo más era hacer películas, pero ahora si no protagonizas una serie en televisión ya no eres nadie. Dicen los expertos que han cambiado los hábitos de los telespectadores; que, claro, con semejantes plasmas ahora el cine se consume en casa; que si encima Netflix; que no si no sé qué y ya todos afeitándose las barbas. Pues con la literatura lo mismo: tú ahora escribes una novela y ya tienes a veinte correctores preocupados por sus quinientas páginas y que si no puedes aligerar un poco el peso de la trama o qué. Te dicen, esos mismos expertos muchos de ellos probablemente entusiastas de Ken Follet, que los hábitos de los lectores han cambiado, que la gente se ha acostumbrado a las tablets y ahora les arde el culo si pasas de mil palabras, que si no sé qué mandangas evolutivas… Y ya todas nuestras esperanzas puestas en la narrativa breve, ese clásico intemporal.

Y probablemente sea cierto y probablemente sea mentira pero sí da un poco la impresión de cada vez son más los libros de relatos y cada vez son menos el números de páginas por novela. Hoy las estanterías ya no son lo que eran. También puede ser que, ya que la novela ha muerto, recurramos a un género que no exija demasiadas responsabilidades. 

Pero volvamos a las declaraciones de Olmos. 

Lo que el sujeto entrevistado viene más o menos a decir es que un relato corrientito, de tres, cinco, diez, doce páginas, requiere menos esfuerzo que escribir una novela de 100, 200 o 952. Esta es una obviedad tal que casi da vergüenza ajena repetirla, pero sirve para que nos hagamos una idea del nivel de los entrevistadores en esa incansable búsqueda del gran titular. Por lo tanto, si yo fuese un escritor medianamente normal con un nivel de mediocridad como se acostumbra en estos lares, esto es medio-alto; padre de familia; empleado por cuenta ajena o directamente un vulgar periodista, no dudaría en hacerme una antología de relatos que llevase por título, no sé, Las presentaciones literarias y otras masturbaciones. Podrían ser relatos inquietantes, costumbristas o de un realismo descarnado, pero invariablemente, contundentes; de prosa ágil, áspera o lírica, húmedos o resecos pero siempre críticos hasta lo desangrante. Podrían ser una mierda pinchada en un palo pero también podrían no serlo y pasar por buenos; podrían gustar a alguien o directamente no. Seguramente no. Qué más da. Podrían servir simplemente para etiquetarnos como escritores. Recuerden: todo tiene su público. Ejemplo: el otro día fui testigo mucho de cómo una mujer corriente y moliente defendía a muerte no sé qué novela porque el protagonista padecía una enfermedad crónica, que era exactamente lo mismo que le ocurría a ella en su más estricta intimidad; y ya que por fuerza se sentía identificada, también por fuerza la novela tenía que ser buenérrima y un mierda por no reconocerlo. Y así nos va.

Y es así. Desde que tengo el blog me han llegado o me han hecho llegar unos cuantos libros de relatos (y mira que tengo dicho que no soy de relatos, pero ni modo): algunos no los he leído; otros no eran cosa, la mayoría, en realidad. Más de uno no pasaba de infumable. Olmos tiene razón: cualquiera puede escribir y casi cualquiera puede publicar. Tal vez no en Anagrama, pero qué más da si nadie te va a decir que eres una nulidad por publicar en la editorial zapatitos de cristal.



2

Y así es como llegamos, después de tanta vuelta y tanta palabrería, a Guardar las formas. No importa lo que yo diga ni las razones que tenga para ello, hay una verdad incuestionable: un relato que no brilla es un relato más, esto es: un relato menos. Pues bien, en este recopilatorio hay demasiados relatos que no brillan lo que deberían. 

Con esto no quiero dar a entender que sean malos. En absoluto. Creo que son correctos; bastante más correctos, de hecho, que muchos de los que se escriben y celebran con desmedido e injustificado entusiasmo (pienso, no me lo puedo quitar de la cabeza, lo último de Esquivias, que sólo merece palos). En Olmos, si obviamos una cierta tendencia al efectismo («Fuimos a aquella cabaña en mitad del bosque porque uno de los dos quería poner a prueba al otro. La prueba consistió en impugnar deliberadamente la realidad») o a peculiares asociaciones de ideas («Manuel va olvidando el sueño a medida que se despierta, algo que hace blanda, dulcemente, como quien toma posesión de una herencia previsible, sin disputa, que se veía venir desde hace años») o a experimentar con lo ya mil veces experimentado («Me gusta rebobinar las películas y devolver las películas porque si no no puedo dormir con mis nervios y pienso que nos van a cobrar mucho dinero por no devolver las películas el día de devolver las películas y de rebobinar las películas nos van a quitar el carné y voy a tener que ver películas que no sé cómo se llaman en la televisión porque siempre las encuentro empezadas»), decía que, obviando esos significativos detalles se puede encontrar en Olmos un narrador elegante por más que en ocasiones peque de un excesivo envaramiento: «Mi madre, mis hermanos y yo nos volcamos en su bienestar y su cuidado, atónitos ante la evidencia de su deterioro y la más que posible resolución inmediata. Uno sabe que su padre va a morir, pero no sabe que lo va a querer tanto. Perdón y respeto era todo lo que yo sentía en el trance. Mi padre no fue un gran padre. Ni siquiera me gustaba la idea de considerar que, como suele decirse, hizo lo que pudo. Hizo lo que quiso y estuvo bien y era mi padre y se moría».

Si quieren mi opinión, mi sincera opinión, y probablemente, de todas las que conozco, la única opinión válida, creo que Guardar las formas de Alberto Olmos es un libro de relatos que guarda demasiado las formas; que gustará mucho a incondicionales del escritor y enfermos crónicos y a todos amantes de prosas doctrinantes, pero que tardarán olvidarse mucho menos de lo que llevó escribirlos. Si buscan historias o personajes, si buscan vida más allá de las apariencias, mejor busquen en otra parte.

No sé si me explico.


201 comentarios:

  1. Prime.
    Vale, no he terminado el primer párrafo. Ahora vuelvo para chillarte.

    ResponderEliminar
  2. No tengo nada contra el Olmos y hasta le leí alguna vez con cierto gusto pero esos subrayados suyos no me animan mucho. Claro que el peor argumento para leerle actualmente me lo da que me he metido de lleno en "Los reconocimientos" y no me apetece otra cosa que estar a todas horas con ese libro que a la vez es un acto sacrificado de amor (me estaba dejando los bíceps hasta que descubrí que apoyando el lado más pesado del libro sobre un reposabrazos de la butaca ayudaba a soportar el peso). Es difícil atender a este Olmos que en otras circunstancias y como les decía, me hubiese entrado bien. Pero es que ahora estoy en un pico muy alto y el paisaje es tan hermoso y se respira tan bien que quiero demorar lo de bajar a la triste ciudad con sus humos y su rutina y su mal rollo.
    Por Dios, Gaddis no es como usted contaba. Es mejor. Y después tengo esperando a Barth, veremos.

    ResponderEliminar
  3. Te explicas con claridad meridiana. Vamos que al tal Olmos yo no pienso arrimarme ni por asomo, no vaya a ser que me contagie su mediocre hacer literario. Gracias por el aviso

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Tranquilo, Juanca, que alguien como tú que está en el grado cero de la escritura -basta con que leer algunos de tus comentarios sobre cine para darse cuenta- no va a salir perjudicado tras la lectura de ningún libro.

    ResponderEliminar
  6. Pues es triste, para no gustarte ni interesarte los libros que reseñas hay que ver la de tiempo que pierdes con ellos solo en busca de audiencia... ¿cómo se llama eso? Baja autoestima, creo.
    (Pobre Juan Carlos, aquí recibe todo el mundo, por lo que veo...)

    ResponderEliminar
  7. Otro libro de Alberto Olmos con tendencias pedófilas cada cinco páginas? No, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero esos no son los de Luisgé Martín?

      Eliminar
    2. Ni idea, pero ahora que lo dices será por eso que el Olmos es fan de Martín. Claro.

      Eliminar
  8. Algo me dice que más de uno va a recibir hostias hasta en el velo del paladar. Quienes me da pena son las víctimas colaterales, como el Sanfeliu del post anterior o el Juanca Galán de éste, que pasaban por aquí, sin meterse con nadie, y también acabaron llevando estopa.

    ResponderEliminar
  9. El ataque al Juca Galán, ya lo estamos viendo muchos, es tan gratuito que cae por su propio peso. A ver si ya esta el Olmos o cualquiera de sus cortesanos repartiendo palos contra lo olmísticamente incorrecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este blog todos son ataques gratuitos en realidad.

      Eliminar
    2. Y contra la realidad, en verdad.

      Eliminar
  10. "el otro día fui testigo mucho de cómo..." ¿Testigo mudo o testigo mucho y mucho testigo?

    ResponderEliminar
  11. Lo que pasa es que muchos de los seguidores de Tongoy son de esos que leen, no sé, a Julia Navarro -el amigo Juanca, por ejemplo- o licenciados en filología sin ningún talento para la literatura que acaban siendo profesores de instituto. También hipsters, como el caso del tal Armando Souza, ese que no para de dar la Brasa en Facebook, para el que cualquier escritor que no venga en los manuales más rancios es basurilla. Pues esos, ¡ESOS! son los que nos quieren enseñar a escribir.

    Sí, claro, ataques gratuitos... Del blog del interfecto: "William Faulkner siempre me ha atraído: Me atrajo, me atrae y, a buen seguro, lo seguirá haciendo. La atracción viene desde que estudiando literatura en la Facultad los cambios producidos en la novela española durante la década de los sesenta del pasado siglo o la eclosión del boom sudamericano los despachaban los docentes de manera un tanto criptica con frases tipo "incorporación de técnicas faulknerianas", "influjo de la obra joyceana" (Ulises, Finnegans Wake, El artista adolescente...) y otras de este jaez que, sin entenderlas por no haber leído entonces libro alguno de esos autores, los estudiantes reproducíamos en los ejercicios cual papagayos para, así, ír salvando. De esta manera Faulkner con su elegante porte de norteamericano meridional llegó hasta mí más como figura mítica que otra cosa".

    ResponderEliminar
  12. Como novelista, Alberto Olmos me parece mediocre. He leído dos libros suyos y no creo que vuelva a hacerlo. A todos estos que se ponen pesados con la "forma" no hay quien les aguante. En las entrevistas es pretencioso hasta el vómito como su colegui Rafael Reig y todos estos. Eso sí, reseñando es bueno. Tiene gracia.

    ResponderEliminar
  13. yo traté de leer "alabanza" porque me lo pude bajar gratis de internet, pero después de leer por enésima vez la palabra "puta" antepuesta a cualquier otro sustantivo, decidí que olmos debió vivir una infancia en condiciones bastante represivas, y que lo único que busca escribiendo es demostrarse a sí mismo que aquello no lo afectó tanto, siendo que en realidad sólo acaba demostrando cada vez, que quedó más traumado que un huérfano de guerra en los balcanes, y que debería dejar de darse esos aires de matón y asumir su naturaleza tímida, tierna, lastimada y doliente; una vez hecho lo cual quizás podría convertirse en poeta y confesarnos su honda pena y consternación

    ResponderEliminar
  14. y no pasé de la página veintitantos, cuando el tipo y su compañera llegan al pueblucho aquel donde no hay internet

    ResponderEliminar
  15. Te explicas Tongoy, te explicas... he seguido las entrevistas de A. Olmos y el tío me inspira algo de curiosidad, aunque no supera a la pereza que me dan todos los de su pose.

    Qué jartura, de verdad, qué coñazo de país

    ResponderEliminar
  16. Las primeras novelas de Alberto Olmos me gustaron, las disfruté mucho, después creo que perdió calidad en las siguientes, o quizá se fue marcando en ellas una tendencia más artificiosa, mucho menos natural que en la que se notaba en sus obras de juventud. Con su libro de cuentos me he llevado casi idéntica impresión y cierta decepción: aunque bien escritos, la mayoría son bastante previsibles y, por lo general, nada del otro mundo.
    Mario F. Doria

    ResponderEliminar
  17. No sé entiende muy bien. La política de Mondadori debe ser algo así como tirar papel. Entre Pron y Olmedo, medio bosque canadiense. Y el caso es que, a pesar de odiarse tanto ente ellos, no los lee ni el tato. Pero les siguen publicando. Creo que han debido firmar algún contrato tipo "te doy 2.000 eurillos en concepto de anticipo por tus cinco próximas obras". Si no, no se entiende. Mientras tanto, ellos, en sus viviendas, remordisqueándose en plan: "y al treintañero ese de Ciudad en Llamas le sueltan un kilo de anticipo, claro, eso es por ser yanki, cualquier párrafo mio vale más que..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Osti tú, es verdad, el de Garth Risk... Y de ese no va a haber reseña, Tongoy?. Anunciadísimo como "EL NUEVO CLÁSICO DE LAS LETRAS NORTEAMERICANAS." Ya tenemos LA novela americana del mes.

      Eliminar
  18. Ah, y si quieren relatos que valen una novela, de la estirpe médico-rusa, no dejen pasar "El grito del ave doméstica". Lean el primer relato, transcurre en un tren..
    http://clubeditor.cat/es/llibre/el-grito-del-ave-domestica

    Saludos medicinales
    Dr J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las aves domésticas no gritan. Ni siquiera las que están sin domesticar. Bueno hay una amazónica, la zotipúa, cuyo exclusivo habitat se halla en la fraguada del Paraná que confluye con el Limadín, a la que los indígenas de la tribu Jayuna, cuando la oyen píar, dicen que grita. El brujo de la tribu, sostiene que lo hace para reclamar las almas de los muertos. El sonido del ave suena a algo así como ¡Marrborro, marrborro.." y todavía se viene comentando, en ciertos lupanares de Iquique, que, a primeros de los ochenta o así, y luego de llevar un buen rato escuchando el canto de una zotipúa macho, el fotógrafo del National Melbourne Pledge, Quintin Laforgue, terminó por ofrecerle a su guía uno de sus cigarrillos. Cuenta la leyenda que es así como los Jayuna se aficionaron seriamente al Marlboro, que, hoy en día, casi tres generaciones después del curioso suceso, aun constituye, junto con los tebeos Hentai de Mitsuo Nagutomo, en blanco y negro, una de las aficiones preferidas de la simpática tribu.

      Lo juro. Tienen que creerme. ;-)

      Eliminar
    2. El diagnóstico de nuestro eminente doctor Froiz es el siguiente: demasiadas birras.

      Eliminar
  19. De los 6 escritores que publicará Olmos este año 5 han pasado por sus talleres literarios o por lo de algún amigo suyo. Digo 5, pero el 6 seguro que también. También Gabriela Ibarra conoció a Elvira Navarro en un taller de Elvira.
    ¿Y los 200 que enviaron sus manuscritos a Caballo de Troya? Esos que sigan presentándose al Planeta, como dice Gema Nieta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El terrible panorama con el que enfrentaron Navarro y Olmos es el siguiente: tienen unos meses para seleccionar 6 libros que han de salir la próxima temporada. Van a las oficinas de Random y toman manuscritos. El sueño es encontrar grandes obras entre ellos, ser el descubridor del autor X, que se va a convertir en...
      Pero en las oficinas de Random se encuentran con manuscritos que se autodestruyen en la primera página: libros que empiezan con frases enrevesadas del tipo "Se levantó de la adyecta cama mullido en disconformidad delicuescentemente de la ciudad noctíbara envolviendo los detritus del sueño roto." (Así, sin una coma).

      Empieza entonces el agobio: ¿de dónde saco 6 libros publicables en 3 meses? Entonces anuncian que leen manuscritos por las redes sociales, y preguntan a todos sus conocidos alfabetizados: ¿tienes algo para mandarme? ¿Lo tiene algún amigo tuyo?

      Al final eligen 6 libros publicables. ¿Crees que publican a amigos? Publican lo mejor que pueden encontrar. Y ya quisieran que les llegaran libros mejores. Lo malo es que, a pesar de lo que se insinúa aquí, a las editoriales no les llegan obras maestras.Ojalá pasara.

      Saludos

      Eliminar
    2. Ay, que quedó de aquéllos tiempos cuando fletaban buses con blogueros rompedores y premios Granta y tal y tal? Algo salió mal. Elvirita Navarro and company...sin comentarios. Los autoproclamados. Respecto a Mondadori/Jamelgo de Troya/Los chicos del maiz adoradores de Constantin Bértolo...algo nos hace sospechar cuando Lunita Miguel no logró progresar en la Corporación Editorial de Lamadrid y se recluyó en Poble Sec, vermut y gatos. Vanguardismos. Por cierto, alguien sabe por qué Aihoa Rebolledo se fue de Barcelona?

      Eliminar
  20. OLMOS debería darle a TONGOY parte de sus adelantos, como un 10%, por mantener su club de fans más incondicionales.

    ResponderEliminar
  21. Invoco a David Perez Vega

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja, ¡manifiéstate!

      Eliminar
    2. ¿Le habéis descubierto por lo de "saludos", no? Yo lo he pensado nada más leerlo. Es que este tío es demasiado educado...jajaja...

      Saludos

      Eliminar
    3. Lo mejor de David Pérez Vega es que va de cachondo por la vida y tiene menos gracia que Arévalo...

      Chiquito de la Calzada

      Eliminar
    4. https://www.youtube.com/watch?v=spLoZ-vAX6g

      Eliminar
    5. Estimados anónimos:

      Si me queréis, invocadme.

      Saludos

      Eliminar
    6. Por qué lo invocan? Al menos el señor Vega, devoto del insigne Olmedo, siempre ha hablado claro: "..el mismo día en que acabé de leer Alabanza –en el autobús que por las mañanas me lleva al colegio donde trabajo–, quedé a tomar algo con él. En un bar de la calle del Pez, él pidió… (no, es broma; que luego me dice que escribo unas reseñas muy indiscretas)."

      Eliminar
  22. Un post sobre Olmos? Le adelanto no menos de trescientos comentarios. De los trescientos dos tercios será troleos de....... MATUTE. No digo na y lo digo to XDDDD

    ResponderEliminar
  23. Si de lo que se trata es de ver quién la tiene más corta (que es lo que parece), creo que gano yo.

    Tong, estoy convencido de que tengo el don de la oportunidad.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  24. Hay aquí un problema, Carlos. Tú mismo dices que no eres muy de cuentos, que apenas los lees. Perfecto. Eso te honra. Quiere decir que no sabes del tema, que no entiendes. De novela, sí, me consta, pero de cuento no. Vale. Pues te digo que los escritores de cuento (que no sólo escriben cuentos, sino además novela, poemas, teatro, etc, porque los escritores buenos de verdad le dan a todo, como viciosos que son) se descojonan cosa mala del libro de Olmos, lo están haciendo ya en redes y en actos, por aquí y por allá. Es horripilante, descompensado, con un estilo navajero, con textos que arrancan pero se pierden no se sabe dónde. Olmos no es escritor y él lo sabe, lo sabemos todos. Es polemista, y podía haberle dado a la tertulia de la Sexta o a la tauromaquia, sólo por darle por culo a alguien. No es escritor. Así que no intentes hacer un cut n´paste de sus argumentos porque eso te invalida también a ti como el buen reseñista que muchas veces apuntas ser. No se trata de seguirle o no el juego. Si Vila Matas se pone tonto y dice que toda la literatura posterior a 1900 es una mierda, pues yo voy y al menos me pongo a pensar las razones de la megachorrada que ha soltado: porque es Vila Matas y se merece el crédito de la atención. Pero lo que diga Olmos no vale un duro, y en cinco años será olvidado. ¡Es de Vallecas, coño, qué quieres! Fuera coñas, créeme, no hay huevos a leerle, es un bluff. No es un escritor. Y él lo sabe. Como todo quisqui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa: ¿Podrías indicarnos en que redes o actos se descojonan los escritores de cuento del libro de Olmos? Tengo curiosidad, lo busco, y en internet sólo encuentro noticias de prensa, casi no hay ninguna reseña.

      Otra cosa: por favor, indica cuáles son los escritores de cuento que citas como autoridades. Si son muy buenos me gustaría leerlos.

      Eliminar
    2. Si no eres escritor, es difícil que lo sepas; no se reúnen en el Bernabéu. Si eres Olmos, no te preocupes, tampoco eres escritor. De los autores de cuento, no me apetece indicarte, léete un par de antologías.

      Eliminar
    3. ¡Hola, Juan Soto!

      Eliminar
    4. Lo de los actos en lugares secretos lo entiendo, pero decías también en redes. He buscado en internet y salvo aquí no veo otro sitio en el que se descojonen de este libro. ¿Cuándo hablabas de "redes" te referías a "redes sociales" -blog, twitter, facebook...- pero también son secretos, entonces?

      ¿Antologías? En torno a ellas es donde más se reúnen los colegas. ¿Qué antologías? Damos pistas, porfa...

      Eliminar
    5. Señor anónimo que pregunta qué escritores de cuento pueden ser autoridades. Pues yo te mencionaré a aquellos que barren con casi todos los novelistas:

      Borges
      Bolaño
      Cortazar (todos sabemos que sus cuentos son mejores que sus novelas)
      Raymond Carver
      Clarice Linspector
      CHEJOV
      EDGAR ALLAN POE
      Cheever
      Samanta Shcweblin
      Kelly Link
      (Dije CHEJOV no?)

      En mi opinión, la literatura no mide su calidad en base a la extensión. Suficientes novelas larguísimas son un bodrio.

      Eliminar
    6. Señor anónimo que pregunta qué escritores de cuento pueden ser autoridades. Pues yo te mencionaré a aquellos que barren con casi todos los novelistas:

      Borges
      Bolaño
      Cortazar (todos sabemos que sus cuentos son mejores que sus novelas)
      Raymond Carver
      Clarice Linspector
      CHEJOV
      EDGAR ALLAN POE
      Cheever
      Samanta Shcweblin
      Kelly Link
      (Dije CHEJOV no?)

      En mi opinión, la literatura no mide su calidad en base a la extensión. Suficientes novelas larguísimas son un bodrio.

      Eliminar
  25. Las primeras seis novelas de Olmos, me gustaron. Lo que pasa es que no las leí. Pero me gustaron. Sus artículos me gustaron, son como un ciclista segoviano luchando contra la sombra demasiado alargada de Umbral. El chico tiene un problemilla: no es consciente de sus limitaciones, que son unas cuantas. Le pasa a muchos. También le comprendo. Ve que les han enchufao columna a Jabois, Gistau, Lucas y SotitoYvars y no entiende por qué a él no. Normal. Los otros van de norman mailers, encantados de haberse conocido, y son unos cursilazos de manual. No sé si más Jabois o Gistau...

    ResponderEliminar
  26. Sois todos tan, tan inteligentes que dais grima. O, más bien, asco. ¿Sois así de perdonavidas, listillos y zafios en la vida real?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, en la vida real son unos mindundis que en el colegio se llevaban collejas hasta del bedel y ahora son seres frustrados a quienes nadie escucha, por eso aquí vienen a desahogarse y sentar cátedra como si fueran los más guays y los más entendidos... Podían escribir un libro cada uno de ellos, entonces sí que tendríamos obras maestras de las que tanto se quejan que no hay.

      Eliminar
    2. "Hasta del bedel..." El clasismo forma parte de la esencia de Ezpaña. Si este es el nivel de la gente que de vez en cuando lee libro... echémonos a temblar.

      Eliminar
  27. Como dijo Plinio el viejo, la noche y el anonimato me confunden.
    De 43 comentarios, 35 no tienen ni padre ni madre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro anónimo oculto bajo un pseudónimo ridículo.

      Eliminar
    2. 44 anónimos y un pseudónimo ridículo
      Por cierto, ¿sabes quién fue El Pobrecito Hablador? Pasa por la Wikipedia o por el rincón del vago. Si no entiendes algo dímelo y te echo una mano.

      Eliminar
    3. El pseudónimo es ridículo no como nombre en sí, animal forrajero, sino porque, precisamente por su origen, te viene un poco grande.

      Eliminar
    4. Eso es verdad, me viene grande, muy grande

      Me ha gustado lo de animal forrajero. Ingenioso. Denota oficio

      Eliminar
    5. Mejor lo de Tongoy, que no critica a amigos, que lo de muchísimos otros pseudocríticos que como entradilla de su nueva reseña se buscan la primera entrevista de Jenn Díaz en la que dijo que ella leía a Ana María Matute y, zasca, ya tenemos nueva Matute. Luego pasa lo que pasa, que rebuscas y rebuscas, pero no hallas, porque en los suplementos culturales se reciben millones de libros pero, leer, leer, se leen pocos y se tira de lo que otros dicen que dicen que han dicho. Pero no, porque el origen primario fue... el propio autor. Y eso, ni lo merece el autor ni mucho menos el lector.

      Eliminar
  28. Una pregunta. Este Olmos tiene algo que ver con Jenn Diaz, la nueva Martin Gaite? Debería aprender de ella. Resultados parecidos, pero a la chica la tratan bien los medios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¿La nueva Martín Gaite Jenn Díaz?? Voy a tomarme una cerveza y me mato.
      Bueno, igual piensa lo mismo el autor de este blog, como son amiguitos... Estoy deseando leer una reseña suya (adivinen por qué nunca la ha reseñado), seguro que también la pone verde, sí, claro, claro.

      Eliminar
    2. Yo no reseño amigos. Ojalá todos hicieran lo mismo.

      Eliminar
    3. Qué gran lección de sinceridad, de la que siempre presumes. Tendrías más credibilidad si reseñaras "Madre e hija" y te atrevieras a decir la verdad, que es un truñaco.

      Eliminar
    4. O sea, Tongoy, que cuando quedas con Jenn Díaz le dices que su libro es magnífico aunque te estés cagando en él. Y luego vienes aquí a dar lecciones de honestidad y sinceridad de libros de tus enemigos acérrimos. Tus reseñas vale que no sean objetivas, que sean incluso muy subjetivas, pero que sean interesadas ya me parece harina de otro costal.

      Eliminar
    5. ¿Cuándo quedo con quién le digo qué? Está usted superinformado por lo que veo. FAbuloso.

      Eliminar
    6. O sea, que me das la razón.

      Eliminar
  29. El pobrecillo hablador del XXI exhibe maneras de escritor incipiente y culturilla clásica mal asimilada, pero aquí el único que ha hecho el ridículo a cara descubierta, con nombre y apellidos y luciendo una foto de su careto con la melena al viento, es el gran David Pérez Vega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David Pérez Vega, un tipo al que le gusta mucho la literatura y es bastante educado. Nunca pensé que le salieran trolls a alguien tan tranquilo así que, por curiosidad, ¿por qué esa inquina contra ese hombre? Que conste que no soy ni amigo suyo, solo lector ocasional de su blog. Es curiosidad malsana.

      Eliminar
    2. Que más quisiera yo ser un poco incipiente. Qué más quisiera ser...
      No, "maneras de culturilla clásica mal asimilada" no es una frase gramaticalmente correcta. A ver, entiendo lo que pretendes expresar, que soy un quiero y no puedo, y es verdad. Por eso, con lo poco que he aprendido en la escuela de escritura creativa de mi calle, para el insulto y el sarcasmo yo optaría por la frase más directa. Creo que son más rotundas, menos arriesgadas y se entienden mucho mejor, dónde va a parar

      Eliminar
    3. Jo, cómo se mosquea el personal por unos simples comentarios en un blog.

      Eliminar
  30. Cuanta gente reunida con la boca abierta: ¿quién será el primero en chuparme la polla?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta te creerás que has sido muy ocurrente.

      Eliminar
    2. Vaya, eres capaz de escribir con la boca llena.

      Eliminar
  31. El David Pérez es entrañable: le silban y acude como el perrito a la llamada de su amo cuando le sirve la cena.
    Al anónimo de antes: la inquina contra Pérez es por causa de la envidia, claro. Todos querríamos ser como él.
    (Anda que...)

    ResponderEliminar
  32. A mí DPV siempre me había parecido un poquito repelente, pero después de la que montó en la entrada anterior ahora me da un poco de pena.

    ResponderEliminar
  33. 62 comentarios, Olmos está perdiendo tirón. O será que sus relatos no dan ni para soliviantar al personal en La Medicina :-)
    Eso sí, su crítica a un académico desbocado es genial. (Aquí: http://blogs.elconfidencial.com/cultura/mala-fama/2016-04-19/el-quijote-lo-escribio-un-marciano-y-cervantes-tenia-seis-dedos-jordi-gracia_1186082/)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto Olmos es el Francisco Umbral del pobre.

      Eliminar
  34. Más umbral que Francisco..

    ResponderEliminar
  35. David Pérez Vega es el Alberto Olmos del pobre.

    ResponderEliminar
  36. Alberto Olmos/Lector Malherido

    Alberto Olmos en plan killer, mola. Es espontáneo, ocurrente y suele tener razón en lo que dice.

    Alberto Olmos haciéndose pasar por Albero Olmos, se nos diluye entre otros tantos. Se pone doctrinal. Se endominga, digamos. Y de esos hay ya ciento y la madre.

    Yo creo que lo hace a propósito, una especie de sacrificio para poder continúar ahí, como puede, haciendo toda clase de equilibrios, a hombros de la escritura. Porque Olmos, SI es un escritor, le pese a quien le pese.

    Y como es un escritor, y quiere seguir siéndolo -algo que le honra- sabe que en este país, entre el establishment cultural, se da hoy en dia una corriente imparable hacia lo "cursi", lo repizcoleto, y sabe que tiene que bajar nivel (incluso el del "talento") si pretende seguir ahí colocado.

    En cualquier caso yo lo voy a seguir apoyando ¡Un saludo, Alberto! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Y como es un escritor, y quiere seguir siéndolo -algo que le honra- sabe que en este país, entre el establishment cultural, se da hoy en dia una corriente imparable hacia lo "cursi", lo repizcoleto, y sabe que tiene que bajar nivel (incluso el del "talento") si pretende seguir ahí colocado".
      Lo leo y no lo creo.
      En Twitter, por menos de esto hay jueces imputando a gente. Esto sí que es humillar a las víctimas (y enaltecimiento del terrorismo).

      Eliminar
    2. ¡Ja, ja, ja...!

      Se ve que no le gusta como escribe Olmos ¡eh! ;-)

      Eliminar
  37. Al final te harás amigo de Olmos y dejarás de maltratarlo. Jenn no es Matín Gaite. En Jenn hay postureo en catalán. Dejé de interesarme por ella desde que escribe en catalán. No me pierdo nada, es del gran montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habláis de Martín Gaite como si fuera la leche cuando es un peñazo de cuidado que ocupa un lugar en la literatura española por discriminación positiva y por los rancios profesores universitarios que consolidan y dirigen quién es importante.

      Eliminar
  38. Soy lector habitual de este blog, del de David Pérez Vega, y de algunos otros. Aunque nunca participo con mis opiniones. Francamente, me tiene sorprendido y casi avergonzado el tono y la dinámica de insultos personales injustificados que se están produciendo últimamente por aquí, especialmente sobre David, al que no conozco, pero no creo que se merezca los comentarios que le vienen dedicando. Al que no le gusten sus opiniones, que no las lea, lo mismo que hacemos con las novelas. Y si las lee y no está de acuerdo con ellas, pues que las rebata, que de esto se trata en un foro de estas características en el que presuponemos que la gente que participa tiene más categoría que uno de gran hermano Vip, aunque a veces no lo parezca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unos pobres diablos, discúlpalos.

      Eliminar
    2. Necesitan alguien con quien meterse y a quien menospreciar e insultar y solo pueden ponerle cara a David. Es puro hijoputismo. Si citara ahora cinco o seis nombres de escritores para humillarlos empezarían a meterse con ellos, pero ellos por sí solos no pueden porque no tienen los nombres en la cabeza porque no los han leído y solo entran a insultar.

      Eliminar
    3. "Al que no le gusten sus opiniones, que no las lea, lo mismo que hacemos con las novelas." Tongoy es el primero que lee lo que no le gusta y lo pone a caldo, y a David Perez eso le gusta porque viene mucho a este blog. No digas tonterías, anda.

      Eliminar
    4. No puedo estar más de acuerdo contigo Javier Ventura. Al menos David Perez Vega da la cara. Será que no tiene nada malo que ocultar. Otros en cambio y al abrigo del anonimato... En el Marca hay anónimos con más clase.

      Eliminar
    5. Estimado Javier. Esto viene de muy lejos. Hay una serie de muchachos frustrados que son así. Hace tres o cuatro años, se produjo idéntica caceria sobre la figura de Tongoy en un blog creado por Fresy Patinete y su coro de poetisas del vómito. Al final, la página se le volvió en su contra. Eran jóvenes, ingeniosos y con dos birras se creían dioses. Ahora se dedican a pasear por el parque con sus kindle.

      Eliminar
    6. Todos los resentidos que troleaban en Patrulla de Salvación se han quedado huérfanos y andan por aquí. Es solo eso.

      Eliminar
  39. Yo a David Pérez LO ADORO. Me encantan sus chascarrillos costumbristas, llenos de sabiduría y gusto por lo cotidiano, como la última perla que ha escrito en su ineludible blog:

    "Esta edición de No se lo digas a nadie de Círculo de lectores, lo compré en la librería de segunda mano Ábaco y en la actualidad pertenece a mi suegra. De su casa le pedí a mi pareja que la trajera a casa porque me apetecía leerla"

    Esto y lo de la lectura de "Alabanza" en el autobús que se comentaba antes es literatura sublime, al alcance de muy pocos, tal vez de Olmos, Mesa y algún otro/a. Ese cuidado de la forma, de la gramática y la concordancia que se aprecia en el párrafo citado es preciosismo puro.

    y lo mejor de todo es que al bueno de DVP las editoriales le envían libros para que los comente... PAIS!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo adoro el blog del gran TONGOY, que siempre nos dice la VERDAD.

      En él se pueden leer párrafos de mucho más fino calado literario que el que encontramos en las novelas que comenta.

      Por ejemplo, en ésta entrada, sin ir más lejos, escribe:

      "Si quieren mi opinión, mi sincera opinión, y probablemente, de todas las que conozco, la única opinión válida, creo que Guardar las formas de Alberto Olmos es un libro de relatos que guarda demasiado las formas; que gustará mucho a incondicionales del escritor y enfermos crónicos y a todos amantes de prosas doctrinantes, pero que tardarán olvidarse mucho menos de lo que llevó escribirlos. Si buscan historias o personajes, si buscan vida más allá de las apariencias, mejor busquen en otra parte."


      en "a todos amantes de prosas doctrinantes" falta un "los".
      En "que tardarán olvidarse " falta un "en".

      ¿Y éste es el blog al que manda libros Sexto Piso?

      Cierto... "PAIS!" (sin signo de admiración inicial y sin tilde)

      Eliminar
    2. CIerto, tío listo, que vas dando lecciones de ortografía y no sabes distinguir entre el "ésta" pronombre y el "esta" demostrativo y me escribes "ésta entrada".... Además de usar los pronombres PERSONALES como "él" para referirse al blog (entidad inanimada, me parece) en lugar de los pronombres demostrativos.
      Por cierto, en mayúsculas la tilde no es necesaria. De nada.
      Si ejjjj que...

      Eliminar
    3. La madre que os parió...20 de abril de 2016, 13:58

      En mayúsculas la tilde es obligada desde hace años.

      Eliminar
    4. Copio de la RAE:

      Las letras mayúsculas deben escribirse con tilde si les corresponde llevar tilde según las reglas de acentuación gráfica del español, tanto si se trata de palabras escritas en su totalidad con mayúsculas como si se trata únicamente de la mayúscula inicial:
      Su hijo se llama Ángel.
      administración
      ATENCIÓN, POR FAVOR.
      La Real Academia Española nunca ha establecido una norma en sentido contrario.
      La acentuación gráfica de las letras mayúsculas no es opcional, sino obligatoria, y afecta a cualquier tipo de texto. Las únicas mayúsculas que no se acentúan son las que forman parte de las siglas; así, CIA (sigla del inglés Central Intelligence Agency) no lleva tilde, aunque el hiato entre la vocal cerrada tónica y la vocal abierta átona exigiría, según las reglas de acentuación, tildar la i.


      Sobre la necesidad de usar el signo de admiración inicial no he buscado nada en la RAE, si crees que es necesario lo hago. De nada.

      Eliminar
    5. Hola Deivid, ésta esplicasion te las has currao mu bien! la has encontrao en internet? en él o en un libro?

      Eliminar
    6. ¿Qué parte de "Copio de la RAE" no entiendes?

      Eliminar
    7. "He leído No se lo digas a nadie en su edición de de 1995 del Círculo de lectores, ejemplar que compré en la librería de segunda mano Ábaco y que en la actualidad pertenece a mi suegra. De su casa le pedí a mi pareja que lo trajera porque me apetecía leerlo; una lectura que se me quedó pendiente de los años 90."

      Eliminar
    8. Espero que te quede clara la diferencia entre "Debería tener más cuidado, porque a veces voy muy deprisa y me equivoco" y la ignorancia.

      Eliminar
    9. De nuevo: en “ésta entrada”, la tilde es un error debido a las prisas.

      Sobre el “él” referido al blog: copio de nuevo de la RAE:

      «Cuando las formas de tercera persona él, ella, ellos, ellas funcionan como sujeto, solo pueden referirse a personas; por ello, cuando se hace referencia a cosas, en español no se emplea ningún pronombre personal explícito: He leído tus últimos informes. Enhorabuena: son claros y ofrecen numerosos datos (no *ELLOS son claros y ofrecen...); así, en «La decisión de la entrega la señalan las Farc, lo mismo que el sitio en que ELLA se produzca» (Tiempo [Col.] 24.9.96), debió omitirse el pronombre ella o sustituirse por el demostrativo esta. No obstante, en ocasiones, el sujeto de cosa va modificado por un adjetivo, una aposición o una oración que posibilitan que el pronombre sujeto se haga explícito: Compramos un sofá enorme: ocupaba ÉL SOLITO toda la habitación.»

      Mi “él” no funciona como sujeto de la frase y por tanto no es incorrecto.
      De nada.

      Eliminar
  40. Yo os juro que no puedo esperar a la reseña de Jenny Díaz (como anunció Tongoy hace un par de posts, veremos si se atreve finalmente a escribirla), ahí sí que nos vamos a reír y alucinar a partes iguales. Excelsa literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por opinar que la Díaz escribe fatal y que Tongoy no lo admite porque es su amiga? Entonces ese adjetivo le pega más al autor de este blog cuando publique esa reseña, a ver por dónde sale. Repito: ya verás qué risas.

      Eliminar
    2. Se llama Jenn, no Jenny y si no la has leído ¿qué derecho tienes a mofarte de ella? Miserable.

      Eliminar
    3. ¿Quién te dice que no la he leído? Y por otra parte ahora resulta que "no leerlos" va a ser argumento para no poner a caldo a los autores, cuando de aquí nadie se ha leído a ninguno de los que Tongoy crucifica, como a Olmos. A ver cuántos de aquí se han leído este libro, o tantos otros de los que pone verdes. Pues yo a Jenn sí la he leído y me parece malísima, la verdad, y lo digo sin complejos ni miedos porque no es amiga mía. A ver si otros pueden decir lo mismo, se ve que no.

      Eliminar


    4. Tongoy no anunció reseña. Tongoy dijo esto: "En este blog tenemos la mala costumbre de no hablar, por razones que no vienen al caso, de las novelas de Jenn Díaz. Pero eso se tiene que acabar. No se puede ser joven, escritora y española y no tener un espacio propio en este blog. Di NO a los agravios comparativos, Tongoy. Mientras me lo pienso, leo y después ya veremos".

      Era una coña, obviamente. Yo no reseño amigos. Y punto.

      Eliminar
    5. Lo que te convierte en cobarde, interesado y deshonesto y te adjudica los mismos defectos que criticas en otros. Eso es lo que vale tu palabra y tu opinión, nada.

      Eliminar
    6. Paparruchas. Cobardía ante quién? Usted? No me haga reír.

      Eliminar
    7. Tongoy habla en plural porque es él y sus Anónimos. Tongoy va a reseñar a Jenn Diaz o no la reseñará, o, lo que es peor, se quedará a medias. Tongoy tiene intereses creados. Es La Broma de Tongoy.

      Eliminar
  41. Después de otra entrega de la Gran Broma de Tongoy comprobamos que los palmeros finos follan poco o nada.

    Ya se ve que aquí hay mucha gente que no lee pero que se sabe la vida y milagros de los escritores. Que si tienen hijos, que si conocen al primo de una amiga, que si se rasca los testículos. Mucha maledicencia y poca literatura. Vamos Tongoy en estado puro.

    Sois muy lamentables. Y lo digo con sinceridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo lamentables, también ridículos, y TOngoy el primero por alimentarlo.

      Eliminar
    2. pues no lo leáis, esto es como apagar Tele 5

      Eliminar
    3. El día que Tongoy deje de dar su opinión dejaré de dar yo la mía. Prometido.

      Eliminar
  42. Y ahora, para compensar el patético nivel de Sálvame en el que ha caído el blog, Tongoy dirá que ha leído EN busca del tiempo perdido y que es la hostia y que cómo ha podido vivir sin haber leido a Proust y encadenará cuatro tópicos para hacerse el culto. Así es el muchacho y no vamos a cambiarlo. Carlor Tongoyero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que pasa cuando el apetito de tu ego no tiene límites. Pero no tengas dudas de una cosa. Tongoy es así SINCERAMENTE. Es todo VERDAD PURA.

      Eliminar
  43. Dicen Sálvame y más parece misa, venga a sermonear y hacerse los ofendidos. A rezar que son dos días.

    ResponderEliminar
  44. Yo creo que el personal no sabe perder: si la novela gusta, todos amigos; si no, somos todos unos mierdas cargados de oscuros traumas no resueltos que nos impiden disfrutar de las obras y nos fuerzan a criticarlas con saña. Yo solo leí el primer libro que publicó Olmos tiempo ha, y me pareció bastante flojo, pero a ver cómo lo digo para que no me apedreen… En cuanto a los anónimos, aquí es anónimo todo cristo, incluido Tongoy y con la única excepción de David Pérez Vega, del que también intenté leer, por cierto, una novela que se llamaba Los acantilados de Howth, y la encontré mediocre tirando a mierdosa (prosa facilona, un aire de trascendencia totalmente forzado, un estilo engolado que le venía grande a lo que se estaba narrando), pero ya el calificarla de “mierdosa” revela graves desarreglos psíquicos (me putearon en el colegio, y tal) que influyen decisivamente en mi percepción de la misma. Hablando de Pérez Vega, alguna vez pasé por su blog y no me disgustó, pero su rebote cuando hablan mal de sus libros, su empeño en justificarse y su insistencia en tener la última palabra a base de escribir un comentario tras otro resultan, cuando menos, pueriles, pero allá él. Lo curioso es que al final parece que la obra de Alberto Olmos le importa medio carajo a todo el mundo.
    Fdo. Fernando (para que no digan que soy anónimo, aunque en realidad ése no es mi nombre).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es decir que no te gusta una novela , incluso si no te da para más decir que es mierdosa porque no sabes decirlo de otra manera. Otra es empezar a decir que Alberto Olmos vive de su chica que ha tenido hijos y "curiosamente" saber quienes han sido sus alumnos y dónde compra el pan. Yo no creo que me lea la novela de Olmos pero lo que tengo claro es que cuando tengo tiempo me dedico a leer y no a rastrear su vida y milagros. Y quien dice Olmos dice cualquier otro. En serio que parece que aquí hay mucho comentarista de la capital que no encuentra forma de que le publiquen y vive atormentando por el resentimiento. Otra explicación no le encuentro.

      Eliminar
    2. Eres un mierdoso. ¿Se reían de ti cuando salías al encerado?

      Eliminar
    3. Soy Fernando otra vez. Sí, la tengo pequeña y me estoy quedando calvo pero eso no os da derecho a reíros de mí. Escoria, que sois escoria.

      Eliminar
    4. Al anónimo de las 8:39: yo no dije nada de la chica de Olmos, ni siquiera había leído ese comentario, si es que alguien lo comentó, que ya son ganas, y es que hay mucho friki suelto por estos mundos (de Yupi). Y aparte de que la novela del otro sea más o menos mierdosa, que lo es bastante, sobre todo si la comparamos con otras novelas "de verdad" de escritores "de verdad", creo que razoné el por qué. En fin, todo esto es porque me putearon de pequeño y nadie me quiere y estoy resentido, etc.
      Fdo. Miguel, para cambiar un poco.

      Eliminar
  45. tongoy, cada cien comentarios deberías rifar un jamón entre los comentaristas (excluyendo, of course, a los putos anónimos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo seriamente ofendido y muy leído21 de abril de 2016, 0:06

      Vosotros tendréis más dinero y honra, seréis curas trabucaires y clasistas de nombres ridículos y poses de casino ahumado. Pero nosotros, los hijos de nadie, los sin nombre, somos más y mejores, la batalla ha empezado y vuestro tiempo se ha acabado.
      Nos declaro en estado de guerra total.

      Eliminar
    2. ¿Tienes un cáncer incurable, como Fritz Zorn?
      Anda que...

      Eliminar
    3. A Sara, Sarita, Saruca, tu nombre me sabe a azahar y jazmín21 de abril de 2016, 23:57

      Las cazas al vuelo (así es imposible), amiga Bernard, es más, yo soy Fritz, la muerte nunca fue un problema.
      Otra cosa te diré (para que se te abran las carnes), ese cáncer es solo una trampa para mediocres y medrosos, sí, los literales y asustadizos escribidores (todos vosotros).

      Eliminar
    4. Qué he hecho yo para merecer esto.
      Ah, sí, se me ha olvidado usar la pestaña "Responder como: Anónimo".

      Eliminar
    5. Sara anhela muchedumbres22 de abril de 2016, 17:11

      Sabías a lo que venías, repites y te gusta, no seas además hipócrita. No olvidaste nada, quieres más y te lo daremos.

      Eliminar
    6. Tu nombre es inquietante.
      ¿Puedes cambiarlo por "Sara gobernará el mundo"? Gracias.

      Eliminar
    7. Ni lo cambio ni lo vendo, es lo único que tengo24 de abril de 2016, 22:28

      Sara, en cualquier caso.

      Eliminar
    8. Sara eres muy pesada29 de abril de 2016, 9:21

      ¿te gusta más este?

      Eliminar
  46. ¿Y éste de dónde sale?

    ResponderEliminar
  47. Me siento tongado21 de abril de 2016, 9:17

    Los críticos "serios" de los culturales sólo reseñan a amigos, Tongoy (que se le nota que está perdiendo punch con los años) a enemigos... Tanto una cosa como la otra me parece faltarle al respeto a los lectores o, cuanto menos, tener la cara muy dura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enemigos!!!! Vaya, saben mucho, ustedes. Estoy IMPRESIONADO.

      Eliminar
    2. Desolado ante el hecho de que su blog empieza a ser el hazmereír del mundillo seudoliterario por su exceso de trolls patéticos y frikis pringosos, el llamado Tongoy sopesa seriamente cerrarlo para dejar de hacer el ridículo.

      Eliminar
    3. sabemos lo que tú mismo cuentas:

      "aquí no reseñamos a Alberto Olmos porque nos guste cómo escribe"

      "Yo no reseño amigos"

      Esclavos de nuestras palabras somos.

      Eliminar
    4. Si lo cerrara su ego moriría de inanición. La Gran Broma es infinita.

      Eliminar
    5. Entiendo. Su deducción es que si yo no reseño amigos, sólo reseño enemigos.
      Sigo impresionado.

      Eliminar
    6. Jajajaja, hoy están ustedes un poco espesos. Tongoy sopesa desde hace eones cerrar el blog. Menudo descubrimiento. Lo digo todos los años.

      Eliminar
    7. Sí, Tongoy, pero retirarse cuando estás tenido éxito mola, pero irte cuando estás en tu peor momento... Y es que ha tenido que hacerse uno pasar por Alberto Olmos, si es que no lo eres tú, para dar vidilla a la entrada y ni eso.

      Eliminar
    8. La cosa mejora por momentos. Ahora resulta que también tienen acceso a las estadísticas del blog. Brutal.

      Y no se preocupe, mientras les tenga a ustedes, maldito si necesito hacerme pasar por nadie.

      Eliminar
    9. Cuestión de calidad, no de cantidad. Pero se ve que de eso careces.

      Eliminar
  48. Venga, me habeis picado ya. Soy Alb Olmos, escritor, narrador, cuentista, crítico y segoviano, y voy a aclarar unas cuantas cosas. El que quiera enterarse de la vida de verdad, que entre en mi web de paga. El resto, se jodan. Los que dícen que no soy independiente: mira, el Sánchez-Dragó me llevó hace años a sus programas de la tele, para promocionarme. Pues hace bien poco, le he puesto a caldo en el gran digital El Confidencial. A veces tengo hasta 3 comments. Muchos más que el Nocillas.
    Vamos a lo grueso. He sido finalista de un gran premio el mismo año que Bolaño. Vamos, que no me lo dieron a mi, porque no tuvieron huevos. Hubiera molao porque la parrafada que presenté la escribí de un tirón en el wc de la Facul de Filosofia, voy alli que hay más lolitas en el bar.
    Y para aclarar: muchos de mis colegas artistas como yo, viven de sus chicas, que suelen ser más laboriosas. Y no me refiero sólo a Reig. Pero vamos, que no estoy destapando la liebre. Me refiero al complejo materno primordial, el destete prematuro y eso. Vamos, sólo faltaban sudores para reunir el alquiler. De dónde iba a sacar tiempo para mis cuentos, muchos de ellos de clara influencia nipona. No es tan fácil. Mira, ya tengo título pa mi próxima entrega en Mondadori! Que rabie Pron. No todo va a ser "Cuando los años bajan turbios por el deván del edificio de al lado". Por último. Como editor de Troya, hago lo que me sale. A la que quería yo editar, pero bien, es a la Falomir. Peazo jembra. Pero no me escribe narrativa, la taimada. Así que he tenido que editar a su maromo jister, pa disimular todas las llamadas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se habrá creído súper ingenioso el tonto éste.

      Eliminar
    2. Olmos, no faltes..
      O será alguna de sus 4 grupis?
      Ummm

      Eliminar
  49. Agárrate, Tongoy, otro frente más:

    http://www.elconfidencial.com/cultura/2016-04-21/son-los-booktubers-tienen-20-anos-y-han-llegado-para-salvar-al-libro_1186978/

    Estamos perdidos.

    ResponderEliminar
  50. Dejen de provocar a Tongoy con Jenn Diaz.
    No va a hacerle la crítica.
    Conociendo sus gustos, los rusos y demás, sería una auténtica carniceria.
    Escribir con rabia melancólica a las 26 años sobre "Hijos con madres", "Abuelas y madres", "Hijas sin padre", "El hijo de su madre" y demás interioridades italomelancólicas sin psicoanalizar... Y de fondo, claro, el patriarcado, por qué ellos tienen una cosita colgando y nosotras no... Es injusto, todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La carnicería de Tongoy", se tendría que llamar este blog, la que él sólo aplica con unos pero nunca con sus amiguitas aunque escriban pura mierda. Él es así, y luego va dando lecciones.

      Eliminar
    2. Jenn Díaz tiene diez u once años más que Matute cuando escribió "Pequeño teatro" y esta es una maravilla mientras que "Madre e hija" es un intento poco logrado de aproximarse a sus potentes voces narradoras en omnisciente multiselectivo, pero sin el simbolismo ni las metáforas ni la personalidad ni el riquísimo universo narrativo de Matute. Pero si asumimos que en este momento la mediocridad es lo que impera, hay que darle tiempo a Jenn. Quizá remonte cuando encuentre su propio estilo y deje de vender que es la reencarnación de Matute. Y ella ha conseguido publicar en Destino una novela sobre la maternidad, a ver cuántas más lo consiguen. A ellos, obviamente, el tema les parece una gilipollez. Ojalá se harte a vender.

      Eliminar
    3. No soy Tongoy, Tongoy jamás habla de narrativa en sus críticas, ni tiene conocimientos de teoría literaria ni de literatura comparada. Él habla desde la subjetividad con un par, y lo debe de hacer bien o no habría por aquí tanto trol.

      Yo he leído a Jenn y he seguido sus críticas, y es fácil darse cuenta de cómo se está construyendo como autora. Y su fallo es precisamente el que la crítica esté copiando sin cesar sus declaraciones en algunas entrevistas sobre su admiración por Matute, y que ella lo fomente también hasta el punto de que, en "Madre e hija", la voz narradora pretenda parecerse a las de Matute. Pero Jenn no es Matute ni de lejos y, o se distancia de esa influencia lo suficiente, o no dejará de ser simplemente un intento fallido. La lástima de la crítica actual (entre otras lástimas) es que muchas veces no tiene ni idea de literatura o no tiene tiempo para leer lo que critica, que ya se van ellos también a cubrir las noticias de corrupción o de tsunamis, o ambos a la vez, pero queda muy bonito decir que hemos descubierto a la nueva Matute. Y eso es decir mucho.

      Eliminar
    4. "La lástima de la crítica actual (entre otras lástimas) es que muchas veces no tiene ni idea de literatura o no tiene tiempo para leer lo que critica". Anda, como Tongoy.

      Eliminar
    5. La crítica del lector también vale. Incluso aunque diga "este libro es un truño" es la que más vale. Si os jode a los eruditos escritores que más que escritores sois filólogos (que no es lo mismo), pues agua al canto. Y Tongoy es un lector cojonudo. Tiene sus gustos, a mí me fastidia que odie el género y que no le guste la literatura escrita por mujeres, o eso parece, pero es honesto.

      Eliminar
    6. Es tan honesto que despedaza a los que no le caen bien y se abstiene de juzgar a sus amigos, después de pontificar contra los intereses creados de los suplementos culturales y los demás reseñistas patrios.
      También es muy leído, sí. Hace poco se acabó Guerra y Paz y se meó encima del gusto.

      Eliminar
    7. El hecho de que una persona sepa criticar no significa que la crítica sea buena, justa o cierta ni que esté basada en hechos reales.

      En general las críticas de este blog (incluyendo las de los comentaristas) se dividen en dos:

      - Las puramente destructivas: el objetivo de este tipo de crítica es simplemente buscar la frustración o el enfado de la persona criticada, es decir, atacarla sin más. Normalmente este tipo de crítica no tiene ningún sentido y suele nacer de la envidia, de los celos, del aburrimiento o de la baja autoestima de los que la emiten.

      - Las meras opiniones: este tipo de críticas son un poco más suaves que las críticas destructivas, pero sin fundamento ni base justificada, y son hechas por personas que no saben de lo que están hablando y critican sólo por hacerlo. Suelen venir de personas que piensan tener la verdad absoluta y viven diciéndoles a los demás cómo deben vivir, pensar, leer, etc.

      Eliminar
    8. Puestos a clasificar, yo diría:
      - Manadas de perros anónimos y carroñeros: gente de bien, inteligente y con sentido del humor, que, en el acto más valiente y esencial que cabe imaginar, prescindieron del ridículo lastre del nombre, el blog, los escritos "amateurs" y toda la madre.
      - Curas, y monjas, de vocación pero sin púlpito que vienen a echar la tarde a falta de feligreses. Soporíferos sermoneadores, todos.
      - Psicólogos ineptos y con ínfulas que al no tener clientes se los inventan no se sabe bien para qué.
      - Gente miedosa, ordenada y cursi, a ser posible animalistas, funcionarios y/o poetas/cuentistas/relatadores/articulistas en ciernes, que no tienen quien les escriba (ni les lea).
      - Nos faltan los políticos y completamos el cuadro.

      Eliminar
    9. "Anónimo21 de abril de 2016, 23:27

      hola, Tongoy".

      ¿Tongoy? A mí me ha parecido reconocer el estilo de VD. Blog que desapareció, una lástima. Sobre todo el segundo, el de tipo académico. Con góticas en pelotas, pero académico. Supongo que lo borraría porque tiene más sentido publicar esas cosas en revistas de Imprenta Universitaria Pepito.

      Eliminar
  51. ¿Tongoy y Jenn Díaz son amigos? Me conmueven las historias de amistad entre monstruillos y seres marginales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me siento tongado21 de abril de 2016, 17:48

      Dios los cría. Por eso no quiere reseñar su libro y exponerlo al escarnio público. Sería eso o mentir como un bellaco.

      Eliminar
  52. Al final va a resultar que Tongy y Olmos son la misma persona.

    ResponderEliminar
  53. Me gusta el comentario del 21 a las 0:06.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el del 21 a las 19:47.

      Eliminar
  54. Hola. Me llamo Alb y soy narrador contemporáneo. En mi casa tengo wifi -no lo pago yo- e iphone. Este último, no lo saco de casa, porque después de que me puse tremendo en mi gran novela E.E., me metieron mucha caña. En general, no me gusta la tecnología porque la tiene todo el mundo. Si fuera algo bueno, como el talento mío, lo tendríamos unos pocos. Al tema. Ampliando el campo de batalla de la narrativa escrita como dios manda, en breve pongo en marcha mis TALLERES ONLINE. No onlain. Online. Tal cual.
    Para más info, meterse en mi webs de paganini.
    Gente adicta, les aplicaré descuento, tipos como Blumm, Jenn Diaz, Sarita Bernard -psicóloga, ay como me gustan las raritas con estudios..
    Los módulos son:
    -Como ser la nueva Martín Gaite
    -Como ser el nuevo Umbral
    -Qué paso con Fresy Patinete?
    -Mondadori es cool o solo te publica y ya está?
    -Quieres ser amigo de Rafael Reig?
    -Narrativa rural moderna de verdad. Estudio de Alabanza. Conferencia online -skype o hangouts- del autor. Por qué al principio la pareja protagonista iba a tener internet de datos en el coche a la Ida y luego se lo quité a la Ida y a la Vuelta.

    Ya digo, plazas limitadísimas. No dejes que te la quiten. Tu puedes ser el próximo Bolaño -el que quedó finalista conmigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo digo que la única persona del planeta que me llama "Sarita" es Tongoy. Tong, deja de escribirte los anónimos, anda, jajajaja.

      Eliminar
    2. Yo no te llamo Sarita, monina, te llamo Saruca. Bastante anónimo tengo ya encima, gracias, como para inventar más.

      Eliminar
    3. Es verdad, que ya pierdo la memoria de lo que se dice en Facebook.

      Al Anónimo Tallerista, deje de meter la pata tan al fondo: Jenn Díaz tiene de adicta a Olmos lo que un vegano comería en una parrilla argentina.

      Eliminar
    4. Como usté bien sabrá, Sarita, en un principio, todos eran amiguitos. Hasta Jenn amigaba con un tal SotoYvars. Estaban todos los nenes digitales borned a ver por dónde metían cuello. Luego, las ambiciones y guapuras de cada quién y quiéna fueron dejándo las cosas en su sitio. Sí, ya sabemos que hasta Luna se peleó con Carlota Moseguí.

      Eliminar
  55. Hola Sarita. Soy yo otra vez, Alb. Ya te explico lo ocurrido por Tuenti.. Estaba haciendo un ejercicio de estilo de Anónimos...para mi próxima novela, que va de eso, un triángulo amoroso en la sierra de Navacerrada entre tres hackers de Anonimous, en pleno invierno. Va a ser la caña. Estoy aqui encadenado y lo más rompedor es que la voy a escribir en una tablet de segunda mano del Cash-Converters, como me dijiste, porque así pillo wifi en la EMT camino de la biblioteca, que hay que echar la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que nos ponemos con el chiste, hágalo bien, que tiene una errata y una falta de ortografía, coño.

      Eliminar
  56. Pues a mí Sara Bernard y Jenn Díaz me dan pena, pero últimamente me da pena todo el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pena de qué, si no he hecho nada aparte de leer el libro este del que habla Tongoy...

      Eliminar
    2. Pues por eso, mujer, por eso...

      Eliminar
  57. Tongoy, reconocerás que esto no es serio...

    ResponderEliminar
  58. Hoy me aburro y mañana tendremos que sorportar el fantástico Día del Libro. Tong, con tu permiso (o sin él) voy a marcarme SPAM trololó. Porque mira que sois hijos de puta todos. Aquí hablando de 'Guardar las formas' a cara descubierta, no tengo el síndrome Anónimo: https://youtu.be/tDFwqRL9Qhw.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tuviera que elegir, si el destino de la especie dependiera de ello, apostaría por la Sara audiovisual, dónde va a parar.

      Eliminar
  59. Me gusta tener la última palabra más que a Pérez Vega.
    Venga, Tong, siguiente, que esto ya caduca y se te mueren los anónimos rebozados en su bilis. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es el final, Sara. El último post de La medicina.

      El fin de una era.

      Eliminar
    2. ¿Quién es Pérez Vega?

      Eliminar
    3. ¡Le han nombrado! Pérez Vega apareciendo en 3, 2, 1...

      Eliminar
  60. Hala, Tong, pero qué barbaridad!
    ¿Qué haces? ¿tener algunos apellidos en negrita para que salgan los primeros en el buscador y que se te llene esto de 'gente'?

    Algunos autores nunca te agradecerán bastante lo que haces por ellos... Tanto por lo que dices como por lo que no dices.

    Besos, nen.

    P.S.: Mañana pienso regalar los Cuentos de Dosto, que no los he leído y espero que me los dejen de vuelta. Tú sí? qué tal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. llamamos gente a cualquier cosa....

      ¿Te lo puedes cree? En vez de darme las gracias se me enfadan. Esto no hay quien lo entienda.

      Sobre Dosto... bueno, a mí sus relatos, quitando tal vez noches blancas, es lo que menos me gusta, pero ya sabes que a mí los cuentos... Mejor sería regalar esa nueva edición de LOS DEMONIOS que publicará Alba el mes que viene, pero claro, no sé si un vale será un regalo bonito.

      Muchos bicos, guapísima, me alegra saber de ti.



      Eliminar
    2. Bueno, yo le he echado una ojeada de camino a casa y el primero, que no me ha dado tiempo a leer más, me ha parecido como mínimo ingenioso.
      Sí, lo sé, por eso te lo preguntaba.

      Supongo que a estas alturas no te sorprende, ¿no?. Y como dejes el blog no te vuelvo a dirigir la palabra. Pero voy de culo ahora, no es que te haya olvidado.
      A ver qué regalas mañana, tú también...;)

      Eliminar
    3. Tongoy ya solo responde a sus amigas, ¿esa Ire quién era, Jenn? ¿O te la has inventado para lucirte hablando de "Dosto"? Qué triste es esto. Va camino de Foro Coches.

      Eliminar
  61. Todo, todo, todo está en los libros...lalala. Dejen a los anónimos en paz. Ellos tb sufren. Bilis infecta? Por qué los hombres de genio sufren de melancolía..? Doctores, censoras y académicos vayan a sus reuniones.

    Fiodor D.

    ResponderEliminar
  62. ¿La obra de Elvira Navarro intensa? Yo diría que el adjetivo idóneo es prescindible.

    Es tan anodina que consigue que incluso su reemplazo por Sara Mesa sea visto como agua de mayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado, que un montón de anónimos te van a llamar bilioso, calvo, pichafloja y resentido.

      Eliminar
  63. Llevo bastante tiempo siguiendo el blog desde el anonimato. Fundamentalmente, no puedo negarlo, porque me divierte el tono hiriente y mordaz del autor. A todos nos gusta ver a nuestros congéneres, incluso a los más consagrados, revolcándose en el barro de vez en cuando. Llámenme mala persona.

    En cualquier caso, y yendo ya a lo que interesa. No entiendo tantas voces indignadas a la forma en que se dice y a lo que se dice en el blog. Oigan, si no les gustan las críticas ni el tono, hagan lo que predican: no lean y dedíquense a coleccionar suplementos culturales. Me parece curioso que el buenismo en el que estamos instalados traspase y condicione todo lo que hacemos, leemos, creemos... Ya no se puede decir que un libro es malo o que no ha gustado. No se puede tener opinión propia ni contraria a la corriente rebuznera de los demás. La ironía, el sarcasmo y cualquier otra figura que denote algo de inteligencia, ha sido relegada a una esquina, porque, oigan, no hay que ser crueles. Dediquémonos a darnos jabón.

    Las críticas no son nunca ni constructivas ni destructivas. Son lo que son, nos gusten más o menos; estemos más o menos de acuerdo con quien las emite. Siempre son subjetivas. Y desgraciadamente, si publicas, estás expuesto a este tipo de comentarios y opiniones. Por mucho que haya legiones de seguidores y de críticos que eleven por las nubes el talento de un autor, siempre habrá una voz discordante. A todos no nos gustan los dulces.

    Por último, aclaro que no escribo, no publico y no tengo intenciones de escribir una novela.

    ResponderEliminar
  64. Tongoy: ¿Has leído algo de Flavia Company? Por curiosidad.

    ResponderEliminar
  65. "Anónimo2 de febrero de 2016, 18:53

    Oye, que Jon Bilbao saca nuevo libro de relatos esta vez en Impedimenta. ¿No has visto a Pablo Mazo poniendo Me gustas a todo aquel que lo anuncia?
    Responder
    Respuestas

    La Medicina de Tongoy9 de febrero de 2016, 0:23

    jajaja, Jon Bilbao, Sara Mesa, Olmos... ahora todo cristo saca relatos. Pasando mucho de todos. Que hagan perder al tiempo a otro con sus cuentitos. "

    Algo debes sacar tú con esto, Tongoy, para perder el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y leeré a Sara Mesa y leeré a Bilbao. Voy a leerlos a todos y más.

      Al menos hasta que cambie de parecer.

      Eliminar
    2. No sé si los leerás, pero seguro que los reseñas, si no el blog decae, vives de ellos.

      Eliminar
  66. A Olmos le leí en una entrevista que él sólo escribía "para gustarle a su novia", y mira, me hizo gracia, además de parecerme una afirmación bastante inteligente.
    Sería interesante saber si alguna reseña de las tuyas habrá ocasionado problemas de pareja o incluso rupturas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida, cuanta inocencia.. Olmos tiene un ego que no le cabe ni en un piso de protección oficial... (Espero q la frase guste a mi novia y la otra, su amiga). Si sólo quiere gustar a su novia, que le regale un viaje a Cancun

      Eliminar
  67. Me gustaron mucho A bordo del naufragio, El talento de los demás y la última, Alabanza, algo menos, pero creo que le daré una oportunidad a sus cuentos.

    ResponderEliminar
  68. Me encantan los análisis de estos mordaces críticos que vienen a decir: "los libros de este autor me parecen cutres y malos, pero me los he leído todos porque soy así de listo"

    ResponderEliminar