viernes, 2 de enero de 2015

Otra puta lista de LO MEJOR DE 2014

Porque hay muchos que, aunque parezca mentira, no acaban de entenderlo, vamos a dejar clara un cosita: esta no es una lista de lo mejor que se ha publicado en 2014 (lista a todas luces imposible de confeccionar) sino una lista con lo que más ha gustado a quien esto escribe de todo lo leído, novedad o no, a lo largo del año.

Dicho lo cual y por no demorarlo más, si tuviese que quedarme con cinco libros (publicados en 2014) en una isla desierta y abandonar el resto en un naufragio, salvaría estos:
“Los reconocimientos” de William Gaddis
“Rojo y negro” de Stendhal
“Washington Square” de Henry James
“Sobre el acantilado y otros relatos” de Gregor von Rezzori
“Ánima” de Wajdi Mouawad

Que ya es triste que de los cinco, cuatro sean reediciones o ediciones tardías. Pero bien, qué le vamos a hacer. Pongamos alguno más sobre el mantel: de los editados en años anteriores, me quedaría con estos:
“Moby Dick” de Herman Melville
“Solaris” de Stanislaw Lem
“Tom Jones” de Henry Fielding
“El hombre que amaba a los niños” de Christina Stead
“Anna Karenina” de Lev Tolstoi
“Butcher´s Crossing” de John Williams

Y si, por alguna milagrosa razón, hubiese llegado un inmenso baúl con todos los libros leídos a la orilla de mi remota y apacible isla desierta, elegiría los siguientes, de los publicados en 2014, para encender las primeras hogueras:
“Limbo” de Agustín Fernández Mallo
“Niños en el tiempo” de Ricardo Menéndez Salmón
“Barba azul” de Amelie Nothomb
“Alabanza” de Alberto Olmos
“Autopsia” de Miguel Serrano Larraz
“Aniquilación” de Jeff Vandermeer
“Galveston” de Nic Pizzolatto
“El genuino sabor” de Mercedes Cebrián
“Así empieza lo malo” de Javier Marías
“En el café de la juventud perdida” de Patrick Modiano
“Londres después de medianoche” de Augusto Cruz
“La espada de los cincuenta años” de Mark Z. Danielewski
"Que levante mi mano quien crea en la telequinesis" de Kurt Vonnegut
“La guardia de Jonás” de Jack Cady
“En presencia de un payaso” de Andrés Barba

Porque toda cara tiene su cruz, no quiero dejar pasar la oportunidad de desaconsejar encarecidamente un par de novelas o no-novelas especialmente lamentables editadas antes de 2014:
"Ajedrez para un detective novato" de Juan Soto Ivars
"Agua dura" de Sergi Bellver
"Jóvenes y guapos" de Aloma Rodríguez
"La camarera de Artaud" de Verónica Nieto
"Entresuelo" de Daniel Gascón
"¿Le gusta ser malvado?" de Peter Hamm y Thomas Bernhard
"El largo invierno chino" de Carlos Palacios

Por aquello de equilibrar la balanza y no dar la impresión de que 2014 ha sido una lenta agonía, referiré a continuación el total de libros leídos, destacando en negrita aquellos que más me han gustado, incluyendo en esta categoría tanto los que me ha maravillado (Moby Dick, Matar a un ruiseñor, Anna Karenina, El hombre que amaba a los niños o Tom Jones) como aquellos que simplemente cuentan con mi bendición a diferentes niveles. (Nota: aquellos precedidos por un guión son lecturas abandonadas).
1. “El imitador de voces” de Thomas Bernhard 
2. “La gente no es como tú” de Gabi Beltrán
3. “Ajedrez para un detective novato” de Juan Soto Ivars
4. “Agua dura” de Sergi Bellver
5. “Los hechos” de Philip Roth
6. “Esto es agua” de David Foster Wallace
7. “Los que duermen y otros relatos” de Juan Gómez Bárcena
8. “14” de Jean Echenoz
9. “El mes más cruel” de Pilar Adón
—. “Mi primo, mi gastroenterólogo” de Mark Leyner
10. “Catedral” de Raymond Carver
11. “Jóvenes y guapos” de Aloma Rodríguez
12. “La verdad en la ilusión” de Luis Antón del Olmet
13. “Limbo” de Agustín Fernández Mallo
14. “Mientras los mortales duermen” de Kurt Vonnegut
15. “La vida secreta de Walter Mitty” de James Thurber
16. “Consejos para niñas pequeñas” de Mark Twain
17. “El coloquio de los perros” de Miguel de Cervantes
18. “Lazarillo de Tormes”
19. “Ánima” de Wajdi Mouawad 
20. “Frankenstein o el moderno prometeo” de Mary Shelley
21. “La trabajadora” de Elvira Navarro
—. “Quemar los días” de James Salter
22. “La pesca de la trucha de América” de Richard Brautigan
23. “Los Modlin” de Paco Gómez
24. “Días lúgubres” de Juan Sayagués
25. “Es un decir” de Jenn Díaz
26. “Niños en el tiempo” de Ricardo Menéndez Salmón
—. “Goat Mountain” de David Vann
27. “Winesburg, Ohio” de Sherwood Anderson
28. “Un hombre al margen” de Alexandre Postel
29. “La mirada del observador” de Marc Behm 
30. “Esta noche arderá el cielo” de Emilio Bueso
31. “Matar a un ruiseñor” de Harper Lee 
32. “El cadillac de Big Booper” de Jim Dodge
33. “Santuario” de William Faulkner 
34. “Doctor Glas” de Hjalmar Söderberg
35. “El coleccionista” de John Fowles 
36. “Crónica de una muerte anunciada” de Gabriel García Márquez
37. “El mago” de John Fowles 
38. “La tempestad” de William Shakespeare
39. “Barba azul” de Amelie Nothomb
40. “La joven ahogada” de Caitlin R. Kiernan 
41. “Alabanza” de Alberto Olmos
42. “La cámara sangrienta” de Angela Carter 
43. “La hija del optimista” de Eudora Welty
44. “Autopsia” de Miguel Serrano Larraz
45. “El hijo de la bestia” de Graham Masterton
46. “La camarera de Artaud” de Verónica Nieto
47. “Moby Dick” de Herman Melville 
48. “La casa de las bellas durmientes” de Yasunari Kawabata
49. “La maravillosa vida breve de Oscar Wao” de Junot Díaz
50. “El doctor Hoffman y las infernales máquinas del deseo” de Angela Carter
51. “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad 
52. “Guía del mal padre” de Guy Delisle
53. “Nos vemos allá arriba” de Pierre Lemaitre
54. “Aniquilación” de Jeff Vandermeer
55. “Picnic extraterrestre” de Arkady y Boris Strugatsky
56. “Solaris” de Stanislaw Lem 

57. “La mosca” de Slawomir Mrozek
58. “La gran guerra” de Joe Sacco 
59. “Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos” de Emmanuel Carrère
60. “Ubik” Philip K Dick 
61. “El piloto y el principito” de Peter Sís
62. “El coloquio de los pájaros” de Peter Sís
63. “Órbita 76” de Gabriel Noguera y José Pablo García
64. “La sirenas de Titán” de Kurt Vonnegut 
65. “La isla de cemento” de J.G.Ballard
66. “Presencia humana nº 2” de Aristas Martínez)
67. “Rascacielos” de J.G.Ballard
68. “Jimmy Corrigan: el chico más listo del mundo”
69. “Axiomático” de Greg Egan
70. “Hombres salmonela en el planeta porno” de Yasutake Tsutsui
71. “Muero por dentro” de Robert Silverberg
72. “Pistola y cuchillo” de Montero Glez
73. “La insólita reunión de los nueve Ricardo Zacarías” de Colectivo Juan de Madre
74. “Entresuelo” de Daniel Gascón
75. “Leche” de Marina Perezagua
76. “Sobre el acantilado y otros relatos” de Gregor von Rezzori 
77. “El patrón” de Goffredo Parise
78. “Edipo en Stalingrado” de Gregor von Rezzori
79. “Tom Jones” de Henry Fielding
80. “El hombre que amaba a los niños” de Christina Stead
81. “Anna Karenina” de Lev Tolstoi
82. “La muerte de Ivan Ilich” de Lev Tolstoi 

83. “Galveston” de Nic Pizzolatto
84. “El genuino sabor” de Mercedes Cebrián
85. “Humillados y ofendidos” de Dostoievski
86. “Cumbres borrascosas” de Emily Brontë 
87. “Así empieza lo malo” de Javier Marías
88. “Noches blancas” de Dostoievski
89. “¿Le gusta ser malvado?” de Peter Hamm y Thomas Bernhard
90. “Washington Square” de Henry James
91. “Ominosus” de Bear, Kiernan y Barron 

92. “En las montañas de la locura” de H.P. Lovecraft
93. “En el café de la juventud perdida” de Patrick Modiano
94. “Más allá del espejo” de John Connolly
95. “Los últimos” de Juan Carlos Márquez
96. “Londres después de medianoche” de Augusto Cruz
97. “El rito” de Laird Barron
98. “Que levante mi mano quien crea en la telequinesis” de Kurt Vonnegut
99. “Galápagos” de Kurt Vonnegut
100. “La fiesta de Boris / En la meta / El teatrero” de Thomas Bernhard
101. “Butcher´s Crossing” de John Williams 
102. “El largo invierno chino” de Carlos Palacios
103. “El sí de los perros” de Juan Vilá
104. “La espada de los cincuenta años” de Mark Z. Danielewski
105. “Rojo y negro” de Stendhal 
106. “Los reconocimientos” de William Gaddis 
107. “El idioma materno” de Fabio Morábito
108. “Olive Kitteridge” de Elisabeth Strout
109. “La guardia de Jonás” de Jack Cady
110. “La mala puta” de Miguel Dalmau y Román Piña Valls
111. “Extraños eones” de Emilio Bueso
112. “El final de la historia” de Lydia Davis 
113. “En presencia de un payaso” de Andrés Barba

Eso es todo. Feliz 2015.

62 comentarios:

  1. Pedazo lista, Tongoy, así a bote pronto si nos echamos un basket de libros leídos en 2014, me ganas por 113-81…

    Entre todas las lecturas del año coincidimos en SEIS de tus ciento trece: 3 de ellos MUY RECOMENDABLES en mi opinión: “Catedral”, “Ánima” y “La maravillosa vida breve de Óscar Wao”, 2 regularcillos: “El coleccionista” y “El hombre que amaba a los niños” y 1 malo: “Barba azul”.
    Algunos de los que figuran en tu lista los había leído con anterioridad –los más clásicos- y ahora me da pereza enrollarme al respecto, otros los tengo en perspectiva, y lógicamente algunos otros no me hacen ni medio tilín… aunque nunca se sabe dónde pueden acabar llevándote las letras.

    En fin, Felices Lecturas 2015 y hasta otra.-

    ResponderEliminar
    Respuestas


    1. Fíjate que a mí CATEDRAL, quitando algún relato, tampoco me parece para tanto. También es verdad que yo con el relato no me llevaré bien jamás. Y Oscas Wao... bueno, digamos que no hemos acabado de entendernos. Menudo aburrimiento de libro.
      El coleccionista admito que puede pasar por regular, la verdad es que mi lectura está empañada por una agradable lectura de hace muchos años (fíjate que, pese a mi memoria horrible, recuerdo haberlo leído casi al mismo tiempo que El perfume, y te estoy hablando de algo que tuvo lugar hace no menos de veinte años). Lo que me sorprende es "El hombre que amaba...". A mí me parece una novela absolutamente genial. De lo mejor de 2014 sin lugar a dudas. Si tuviese que elegir cinco libros, ese sería uno de ellos.
      Hasta otra, Krust.

      Eliminar
  2. Gran lista. Precisamente me leí Rojo y Negro hace nada y me encantó. Menos novelesco que La Cartuja de Parma, pero con un retrato de la Francia de la época sensacional. Muy bien, Tongoy: ya eres uno de mis bloggers de cabecera.

    ResponderEliminar
    Respuestas


    1. Jajaja, gracias, muy amable. La cartuja de Parma no debería tardar en leerlo; en cuanto pille una librería decente por banda, cae.

      Eliminar
  3. 113 libros. Yo habré leído unos 50. Si bien mi lista no será tan extensa como la de usted, ni tendrá tanta calidad, ni le interesará a nadie, señor Tongoy, procedo a dejar mis 5 libros del 2014 por aquello de participar en la actividad del grupo:

    1- Stoner, de John Williams.
    2- Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago.
    3- Crimen y castigo, de Fiódor Dostoievski.
    4- Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño.
    5- El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, de Haruki Murakami. (Sí, Haruki Murakami, ¿qué pasa?)

    Y se quedan fuera de la lista porque ha de ser de cinco libros: Las partículas elementales, de Michel Houellebecq; El extranjero, de Albert Camus; Erecciones, eyaculaciones y exhibiciones, de Charles Bukowski, y El gaucho insufrible, de Roberto Bolaño, aunque estos dos últimos son más irregulares.

    Un saludo.

    PD: La hostia, qué mainstream (palabrita del Diablo) me ha quedado la lista. Para este año me propongo leer cositas de nicho, de esas que uno lee para fardar de leer cosas que no conoce ni el Tato. Adéu.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Admito cierto (bastante) desinterés por Murakami. Los detectives salvajes es una vieja cuenta pendiente. Cuanta más gente dice que ha leído ciertos libros o a ciertos autores menos me apetece a mí acercarme a ellos. Será una tara que tengo. Dosto y concretamente Crimen y Castigo me he jurado que será una de las primeras relecturas del año. Este mismo enero debería caer. De Stoner, qué decir, magnífica y ese que menciona es probablemente en único libro que conseguí terminar de Saramago. Religiosamente los compraba a medida que salían y religiosamente los guardaba en la estantería antes de llegar a la mitad pensando siempre que era yo, que no ponía de mi parte. No, miento, terminé otros dos pero no recuerdo los títulos ahora mismo.

      Eliminar
    2. Los detectives salvajes tiene una primera parte que es entretenida, pero una segunda que es insufrible. No pude terminarlo. Si quieres darle una nueva oportunidad a Saramago prueba con El viaje del elefante.

      Eliminar
  4. Gran trabajo lector y crítico. Este es uno de los rincones literarios más apetecibles de la red con diferencia. Lo de las reediciones hasta cierto punto es lógico porque es normal que no salgan cada año demasiadas obras maestras, o que ni siquiera se publique o publicite alguna, que a día de hoy viene a ser lo mismo. Yo este año he leído Brilla Mar del Edén, de Andrés Ibáñez que sí me lo parece. Y ya con eso me parece suficiente.
    Aquí dejo un enlace con mi lista de lecturas, no están todas las que leí, que por otro lado no creo que llegaran ni a cincuenta. http://mundodena.blogspot.com.es/2014/12/un-ano-de-libros-mis-lecturas-de-2014.html
    Un abrazo y buen año.
    Todos mis deseos porque este sitio siga con esta calidad.
    PD: ¿Lo de que el Lazarillo no esté en negrita es por obvio o por provocación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Provocación, provocación. No, que va, simplemente me daba cosa recomendarlo. De hecho estuve a nada de quitarlo de la lista.

      Eliminar
    2. Y gracias, por cierto.
      El de Ibañez lo tuve en las manos, pero me daba mucha pereza para llamarme tan poco la atención.

      Me anoto un par de sus recomendaciones pero no acabo de entender lo de Saunders. No puedo con ese libro.

      Eliminar
    3. Es un libro muy irregular, hay cuentos que no me gustaron nada a mí tampoco, pero otros sí.
      Saludos

      Eliminar
  5. Y yo que me quedé con las ganas de leer una reseña-con-saña de “Así empieza lo malo” de Javier Marías despues de aquél prometedor "Todavía me duelen los ojos" de septiembre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ya, lo siento. Lo leí en mal momento, me pilló justo sin tiempo para la reseña (ni ganas). Pero bien, me rindo, este mes me pongo con la reseña.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Tongoy. Detalles como éste consiguen que muchos nos pasemos al núcleo duro de tu fandom sin miedo al qué dirán.

      Eliminar
  6. Coincido en el entusiasmo por "El imitador de voces" de Thomas Bernhard. Y en algunas otras lecturas, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran libro que desmonta mi teoría de que no hay microrrelato (aunque técnicamente no lo sean) bueno.

      Eliminar
    2. Pues a mi los microrelatos de este hombre no me han gustado tanto, así que me quedo un poco preocupado ... como cuando cuentan un chiste y uno no termina de entenderlo, mismamente ...

      Eliminar
  7. Lo primero de todo, Carlos, el deseo de un feliz 2.015 para ti y todos tus lectores.

    Lo segundo, aunque no te has querido referir nunca a este dato, no puedo resistir la tentación de especular con tu modus vivendi

    ¿Eres vigilante de faro, amol? Porque viviendo en La Coruña y con el suficiente tiempo libre para meterte todos esos tochos (y tochinillos), la verdad, es que no se me ocurre otra cosa...

    P.D: Aclaració. Pienso que si fueras rentista ("rico por casa") estarías por ahí acompañando a eslavas descarriadas, en la flor de la vida, al Caribe o las Islas griegas y no malgastando tu tiempo con las futiles ocurrencias de una serie de cocosabios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de rentista. Más quisiera. Currante de los de nueve o diez horas diarias. El secreto está en aprovechar al máximo el poco tiempo libre que tengo, que, créeme, es casi inexistente. Si te sirve de ayuda te diré que duermo muy poco, unas cinco horas diarias.



      Eliminar
  8. Leerse 113 libros en un año es una operación lectora de alcance. Sales a unos dos libros por semana. Impresionante.
    Pero yo estoy contigo en que esto de las listas de lo mejor y lo peor es una tontería, a no ser como tú señalas que sea "lo mejor y/o lo peor para mí". Entonces sí que interesa leerlas.
    La tuya de cinco títulos incluye obras que sí he leído ("Rojo y Negro" y "Washington Square") y un autor al que le tengo muchas ganas, William Gaddis. A ver si este año puede ser.

    ¡¡Felícisimo año lector -y en todos los aspectos- 2015!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO deje de leer a Gaddis pero no me odio si se le resiste. JOTA ERRE es una obra maestra pero obliga a un ejercicio de paciencia infinita. Eso sí, se verá más que recompensada.

      Gracias y feliz 2015.

      Eliminar
  9. Gran lista. Estoy en eterna deuda contigo por tu recomendación de Stoner (que por portada o título creo que no me habría interesado).
    Por el lado diabólico, debo decir que "El genuino sabor" me ha parecido una novela mala, mala, tan bien editada que da más pena aún. En mi reseña me olvidé de decir lo más doloroso: 17,90 € por un libro breve y malo.

    ¡Feliz Año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inexplicable lo de Cebrián. Me gusta pensar el tiempo pondrá a cada uno en su sitio. Yo arderé en el infierno, pero espero que esta editorial, o su sello, se den la hostia que se merecen y se reconduzcan un poco.

      Eliminar
  10. Oye, ¿ya no está Márquez en la lista de los peores libros del ano? Whats the fuck?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Márquez nunca estuvo en esa lista. Digamos que los peores libros son aquellos que, en goodreads, no pasarían de una estrella (sobre cinco). Los últimos por lo menos es entretenido.

      Eliminar
  11. Buena lista yo no soy capaz de leer tanto ,ahí van 5 de mis mejores lecturas (para mí todas obras maestras ) :
    -Mientras dan las nueve.-Leo Perutz
    -El fantasma de la ópera.-Gaston Leroux
    -La noche a través del espejo.-Fredric Brown
    -Siempre hemos vivido en el castillo.-Shirley Jackson
    -El doctor Lerne ,Imitador de Dios.-Maurice Renard

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cielos, no he leído ni el primero. Prometo enmendarlo. Tengo muchas ganas, desde hace tiempo de leer el de Jackson.

      Gracias,

      Eliminar
    2. Siempre hemos vivido en el castillo le encantará. Maravillosa, muy superior a Haunting Hill.

      Eliminar
  12. Conrad, y nada menos que "El corazón de las tinieblas"... Recuerdo que después de leerlo me dio por pensar que no se podía escribir mejor. Qué bueno. Seguro que lo mismo te ha pasado con la última obra del supremo Marías, Carlos. ¡Queremos la reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo resistirme si me lo pides así? LO dije más arriba. Este mes me pongo a ello. Prometido. Ahora bien, será un ejercicio de memoria. Paso de volver a leerlo.

      Eliminar
  13. Gracias a ti leí a Mouawad y es fascinante. Me maravillan los autores que son capaces de transmitir a través del estilo. Y, aunque no comparto todos tus gustos, como lector eres un crack.
    Feliz año nuevo, Carlos.

    ResponderEliminar
  14. Me deja usted cada vez más sorprendido. Responde cuando le conviene y cuando no, deja los comentarios sin contestar. Hace ya casi un mes rebatí su reseña sobre "El largo invierno chino" pero usted no se dignó a darme una réplica. Se lo copio de nuevo:

    "Yo caigo aquí por casualidad, porque he leído la novela y busco completar y contrastar impresiones, pero vaya lo que me encuentro: una mina. No me identifico porque tampoco usted lo hace. Es el típico intelectualoide que quiere exhibirse y se siente en la obligación de aplastar hormigas desde su halo de santidad literaria, mal cosida de adoración bolañesco-vilamatiana y sin haber escrito dos putas líneas seguidas en su vida. Con canon de Bloom incluido. Y que se permite decir lo que es bueno y lo que es malo, como si eso fuese crítica literaria. La crítica construye, disecciona, analiza, reflexiona, hace reflexionar, señala anomalías, incongruencias, aciertos y claves interpretativas. Lo demás es de bachillerato: "me gusta, no me gusta", "lo recomendaría a un amigo, no lo recomendaría a un amigo". La novela, sobre la que usted no dice nada porque no es capaz, es más que notable de entre las que se van publicando fuera de los espacios comerciales habituales. Para empezar, el estilo y la solidez narrativa son evidentes desde la primera página. Una muy interesante primera novela. Hay todo un recorrido por diferentes géneros, muy hábilmente trazado. Hay humor del bueno. Y el sentido último no parece usted, a pesar de su soberbia, haberlo comprendido. Creo de hecho que hemos leído novelas diferentes. Pero en fin, el problema no es suyo, es mío por haber entrado aquí. Yo tampoco culparía de todo al flautista, sino a los que le siguen, que pierden aquí el tiempo. Mal lector si necesita que alguien le recomiende constantemente libros, busquen solos, equivóquense. Pasen de este tipo. Es una buena novela"

    Pero usted siga leyendo en diagonal, que dicen que es lo mejor manera.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le pido disculpas. Soy un desastre con los comentarios porque me da mucha pereza sentarme a contestar. Pienso en todo lo que estoy dejando de leer y me entra la neura. Lo dicho: disculpe.

      Mire, este no es un blog de crítica literaria. Esto es algo que se sabe desde siempre. Incluso lo sabía el escritor cuando me envió su libro. Y sabía, también, a qué se exponía.
      Este blog pretende servir de orientación a quien quiera saber qué tal esta este u otro libro. Aquí no creemos en la objetividad ni tenemos ganas de estar todo el rato recordándoselo a la gente. Aquí se viene, o me gustaría que se viniese, a pasar un rato agradable y, en la medida de lo posible, divertido. Y puesto que no hay deporte más divertido que aquel que se practica con crueldad.... pues a ello nos entregamos con pasión.

      Por lo demás, y volviendo al libro, decir que el largo invierno chino es "una interesante primera novela" es igual que no decir nada. O es una buena novela o no lo es. ¿Interesante? Pst. Será, a mí no me lo pareció. ¿humor del bueno!!!? En fin, pilarín, será que yo soy muy raro para esas cosas (y es cierto, lo soy).

      Estamos de acuerdo en algo: la gente no debería hacer caso de lo que dicen los demás, yo incluido. Lo he dicho siempre. Ahí no me pilla.

      Saludos y feliz año.

      Eliminar
    2. Ya que se me alude en el comentario anterior, intervengo. En su momento leí la reseña de El largo invierno chino y los sucesivos comentarios. Obviamente no dije nada por respetar las opiniones tuyas y las de los demás. Tienes razón Tongoy, tu blog no es un blog de crítica literaria y por eso no le daré importancia a tu reseña porque en otros blogs que sí lo son y que se definen como tales han hablado bien del libro dando razones fundadas. Además debo decirte que te escudas siempre en decir que no es un blog de crítica literaria
      cuando destrozas una novela sin la más mínima argumentación.Y ha sido una desilusión porque te creía más serio y riguroso, pero cómo serlo cuando se leen 103 libros en un año. Tu blog es algo así como "Tongoy y sus compadres", viva el cachondeo, pues. Qué divertidos somos. Lo único que no entiendo es la mordacidad y las pullas que me lanzaste en la introducción a la reseña. Siento decirte que equivocaste el blanco, estimado Tongoy. Yo no soy nadie, no pertenezco a ninguna capillita ni cofradía literaria. Atacaste al más débil usando el púlpito de tu blog y los aplausos y jaleos seguros de tu cuadrilla de adeptos. Unas risas te las echas con tus colegas en el bar pero no con una novela que, aunque tú no lo creas y pienses que se escribe tan rápido como una entrada de tu blog, tiene un trabajo de años. Y tranquilo, que la novela "ya ha caído en el olvido" porque no "ha sido medianamente conocida" nunca.

      Un saludo

      Carlos

      Eliminar
    3. Hola Carlos,

      Esto da para una reseña: "porque en otros blogs que sí lo son y que se definen como tales han hablado bien del libro dando razones fundadas.". Ahora no tengo tiempo (cosas de Reyes Magos). Esta noche o mañana te contesto pero no estaría de más, si tienes a bien, que señalases alguna de esas reseñas a las que haces referencia.

      Lo dicho: hablamos. Y disculpa, es un mal día.



      Eliminar
    4. Hola Carlos/Tongoy:

      no querría que me malinterpretases. Yo no entiendo por crítica literaria un enfoque académico o demasiado teórico y árido, lo que entiendo es un análisis que vaya más allá de la trama y de la subjetividad superficial del me aburre o me entretiene. Para mí, una reseña es mencionar también la estructura de la novela, los diferentes sustratos que presenta y no la capa inicial del argumento. Valorar también, por ejemplo, las influencias del autor, el estilo, el uso de los diálogos, la capacidad descriptiva del escritor o de sugerir ambientes y sensaciones. En fin, lo que viene siendo la novela vista en su totalidad.

      Es a esto (este acercamiento global al texto) a lo que me refiero cuando hablo de blogs de crítica literaria que se definen como tales (también revistas electrónicas y páginas webs, claro está). Te confieso que no entiendo la intención cuando me citas (""porque en otros blogs que sí lo son y que se definen como tales han hablado bien del libro dando razones fundadas.") como no sea otra que la de tergiversar lo que estaba diciendo, que me parece era bastante claro.

      Seguiré leyendo tu blog porque me gusta, pero de ahora en adelante lo veré sobre todo como un festival de chanzas y ocurrencias en la mejor tradición patria. Entraré aquí para divertirme (tú mismo lo dices en un comentario de arriba: “Aquí se viene, o me gustaría que se viniese, a pasar un rato agradable y, en la medida de lo posible, divertido. Y puesto que no hay deporte más divertido que aquel que se practica con crueldad.... pues a ello nos entregamos con pasión.”) pero no para buscar una orientación. Y ya explicarás qué deporte se practica con crueldad, porque por suerte no lo conozco.

      Termino. Lo que no entiendo, y esto para mí es lo más importante, es la inquina que muestras hacia mí, como si yo fuese el representante de algo (esa “determinada gente escribe-lo-que-escribe. Qué es eso que lleva a unos a sentarse y escribir-lo-que-escriben”, dices en la reseña de El largo invierno chino). Me pones a mí de este modo, cuando unes “hartazgo” con mi libro, al frente de los autores sin talento, los que demuestran una “falta de (in)genio” y se empeñan en publicar a pesar de dicha carencia. Que no te guste el libro, lo comprendo; que me humilles, no tanto.

      Por cierto, ya que me lo pedías, te dejo los enlaces de las reseñas que han salido del libro:

      http://www.divertinajes.com/nueva/modules/notices/notice.php?idnotice=2537

      http://encuentrosconlasletras.blogspot.com.es/2014/02/el-largo-invierno-chino.html

      http://www.culturamas.es/blog/2014/04/03/el-largo-invierno-chino/

      te incluyo también un bloguero espontáneo (hasta a mí me sorprendió cuando vi la reseña): http://alvarobernalquevedo.blogspot.it/2014/04/el-largo-invierno-chino-de-carlos.html

      un saludo cordial (a pesar de todo)


      Carlos

      Eliminar
    5. Pues como crítica literaria, los ejemplos que pones me parecen bastante flojitos. Reseñas a lo sumo.

      Eliminar
    6. Sobre esto: “…en otros blogs que sí lo son [de crítica literaria] y que se definen como tales han hablado bien del libro dando razones fundadas” . Veamos. Antes de que me las pasases, busqué reseñas de tu libro y encontré las siguientes que pongo por riguroso orden de popularidad en las que no encuentro eso de dices de RAZONES FUNDADAS:

      Escrito en el viento, el blog de Barrueco, escritor también de Eutelequia, se limita a pegar fragmentos. Supongo que no te refieres a él.

      Culturamas: De 488 palabras, la mitad son resumen del argumento; 157 son cháchara intrascendente y las 85 restantes son esto: «Lírica, escatológica y políticamente incorrecta, El largo invierno chino es una obra a caballo entre la novela distópica y la de ciencia ficción, no apta para lectores sensibles. Si es usted chino, no la lea a menos que tenga un gran sentido del humor. Es más, su lector ideal debe ser joven, fresco, irreverente e inconformista, con un bagaje intelectual y cultural suficientemente alto como para entender la ácida crítica a un sistema político y económico que puede que vuelva a estallarnos en la cara». Vamos a pasar por alto el insulto a la inteligencia de todo lector que no disfrute con la novela, por no estar a la altura, y vamos a quedarnos con lo de novela distópica, lírica,  escatológica y políticamente incorrecta, como si fuese una cosa que no se hubiese visto nunca, como si fuese un valor añadido. 

      En Encuentosdelecturas hay muchas citas, algo de argumento y esto otro: «Porque esta novela no solo es una denuncia de la explotación de los trabajadores clandestinos chinos por las distintas redes organizadas extendidas por Europa, sino una oscura profecía apocalíptica sobre la implantación de un nuevo modelo socioeconómico que parece asumirse en las sociedades occidentales siguiendo el ejemplo chino. Ese es el verdadero peligro amarillo con el que se nos viene amenazando desde hace décadas. Y para reflejarlo, como en los esperpentos de Valle-Inclán, Carlos Palacios adopta una perspectiva deformante y grotesca, porque una realidad como la actual solo puede reflejarse con la matemática del espejo cóncavo, con una óptica de la distorsión». Resumiendo: viene a decir la novela es una denuncia sobre la implantación del modelo socioeconómico chino. Qué bien. Menudo descubrimiento. Habla también de Valle-Inclán, perspectiva deformante y óptica de la distorsión, que son unas palabrejas que suenan de puta madre aunque, por sí solas, no signifique gran cosa, pero que, como te comentaré al final,  nos ayudarán a ver por dónde han ido los tiros. 

      En divertinajes.com se largan un rollo sobre la deuda externa que está en manos de los chinos y tal, para que se note la documentación; meten un poco de argumento y, como es costumbre, lo dan todo en el párrafo final: «El largo invierno chino no es otra cosa que un cruce bastardo de géneros en el que se mezcla la ciencia ficción catastrofista con la novela negra, la novela gráfica, los juegos de consola; pero todo ello visto a través del espejo deformante de un humor soterrado, no exento de ternura y en ocasiones absolutamente mordaz, presentado a través de una escritura expresiva y sin florituras. Una auténtica y divertida, al menos para mí, rareza.” Unos deforman espejos y otros perspectivas. Tanto ingenio, ¿de dónde vendrá? Enseguida lo vemos. Me gusta especialmente lo de cruce bastardo de esto lo otro y lo de más allá, como si fuese algo que tampoco se hubiese visto nunca, y escritura expresiva y sin florituras, que, como dice el otro, debe ser lo que da calidad a las novelas.

      (sigue)

      Eliminar
    7. Pero vamos a lo deformante, como curiosidad. Otra de las cosas que he encontrado por ahí, paseado por Google fue una entrevista que te hicieron. Se publicó en Ideal pero yo la leí gracias a que Jairo García Jaramillo, la subió a su blog personal. En esa entrevista podemos leer lo siguiente:

      «El largo invierno chino sorprende por su rechazo a los corsés literarios [¡corsés literarios!] y su transgresión continua [¿transgresión de qué?]. ¿No cree que se ha arriesgado mucho en su primera novela? Seguramente, pero la escritura me lo pedía. Es una novela que transcurre en una ciudad real, una geografía real y un momento real: Milán en el año 2012. Mi intención era retratar una época oscura y nefasta, y para ello he usado las herramientas que me lo permitían: lo grotesco, la estética deformante, la exageración, la sátira… A través de todo esto he bordeado la novela distópica o antiutopía que, en el fondo, es también un tipo de novela social que utiliza la parábola o la metáfora para tal fin».

      Anda mira, a lo tonto a lo tonto nos hemos enterado de dónde viene lo de estética deformante (ni espejo ni perspectiva, señores, aprendan a copiar). Tanta buena reseña y resulta que no son más que variaciones unas de otras.

      Yo entiendo que jode, Carlos, que mandes un libro, esperes una reseña y recibas un palo, pero, a ver, la blogosfera y muy especialmente esta medicina no es el lugar indicado ni para mandar libros ni para esperar críticas rigurosas y profesionales. Para eso ya tenemos… eh, no sé, algún sitio habrá. 

      ¿Te he decepcionado? Bueno, lo siento. Supongo que hubo un tiempo en el que fui más riguroso y seguro que algún día volveré a serlo pero ahora mismo ni puedo, ni quiero, ni me apetece, honestamente. De todos modos te diré que esto:  Para mí, una reseña es mencionar también la estructura de la novela, los diferentes sustratos que presenta y no la capa inicial del argumento. Valorar también, por ejemplo, las influencias del autor, el estilo, el uso de los diálogos, la capacidad descriptiva del escritor o de sugerir ambientes y sensaciones. no recuerdo haberlo hecho nunca.

      Respecto a la inclusión de la introducción (o Hartazgo)… bueno, es una queja que viene de lejos y discurso habitual de esta medicina, no era “personal” y desde luego no estaba dirigido exclusivamente a ti. Simplemente fue la reacción a varias lecturas encadenadas digamos decepcionantes. Tal vez debí publicarlo en otro post, sin unirlo a ninguna reseña. Seguramente sí. 

      Lamento el retraso en la respuesta. Mis hijos me habían secuestrado.

      Eliminar
    8. Tongoy, serías un magnífico lector editorial para cribar. Un autor publicado no te debería mandar jamás un libro, porque se lo destrozarás. Y menos si es jovencito, y menos si es inseguro, porque das donde duele, y ante eso el escritor se encabrona o se pone a llorar. A ningún padre le hace gracia que le digan que su hijo es feo o tonto del bote.
      Pero un manuscrito antes de pasearlo... me sorprende que no te lluevan, la verdad.

      Eliminar
    9. Pero es que esos argumentos son los que siempre se esgrimen cuando Tongoy hace una valoración de las suyas, de las demoledoras, digo, sin tener en cuenta que si un escritor publicado, aunque sea joven y primerizo, le envía su libro creo que fundamentalmente lo hace por obtener una cierta visibilidad entre este aluvión constante de libros publicados. Vale, seguramente sería mejor que las críticas de Tongoy fueran buenas, pero aunque sean malas, como es de esperar teniendo en cuenta que siempre va a comparar lo que sea con Gaddis, al menos se 'habla del libro', algo realmente difícil actualmente si no perteneces a las editoriales que mensualmente envían sus novedades a medios y blogueros habituales para que los difundan.
      Los lectores habituales de este blog ya sabemos cuáles son los gustos de Carlos. A veces, con frecuencia, compartimos sus opiniones pero otras no. Tongoy, hablando de un libro concreto, el que sea, bien o mal, ofrece al menos la posibilidad al escritor de aportar otras visiones, otras valoraciones y, sobre todo, de hablar durante un tiempo de su libro. Yo creo que eso lo sabe todo el mundo. Y teniendo en cuenta que lo hace a cambio de nada, creo que el riesgo de que lo deje mal es asumible para todos, principalmente para el escritor. Tampoco hay que pintarlo como un ogro comeniños, que no creo que nadie le envíe un libro para comentar engañado.

      Eliminar
    10. ¡Eh! Yo estoy del lado de Carlos. Me parece una labor necesaria y como lector la agradezco de veras. Digo que me parece una torpeza que un autor joven y primerizo le envíe su libro, porque en el fondo piensa (y sí, lo hace) que es buenísimo y que Tongoy descubrirá su maravilloso talento. Es cosa de la edad, es normal, y luego viene el jarro de agua fría. Nada nuevo bajo el sol.

      Eliminar
  15. Hago mío el comentario anterior. A este le contesto y a este no. ¿Por qué no hace un curso de lectura rápida y así llega a todas partes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempo. NO da para más. Y cierta dejadez, pero ese es un defecto con el que he aprendido a vivir.

      Eliminar
  16. Empieza el año y tengo en la línea de salida -en cuanto mis familares tengan a bien dejarme en paz que ni imagina qué ganas- la del Hombre que amaba a los niños. Y la siguiente Rojo y Negro esperando el pistoletazo.

    Mejor empezar el año con contundencia y gozo.

    Se me ocurre recomendar Middlesex de Jeffrey Eugenides, otra de las buenas que he leído durante este 2014 y que aún no he visto mencionada por aquí.

    Saludos y feliz año tenga usted y quienes le rodean.

    Marga

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Leí Middlesex cuando se publicó en España, hace como diez año. Me gustó mucho. Esto me recuerda que tengo LA TRAMA NUPCIAL pendiente.

      Eliminar
  17. Una pregunta: ¿Eutelequia es coedición?

    ResponderEliminar
  18. Guau, si usted, largo autor chino, entiende culturamas como crítica literaria, debería hacérselo mirar. Por lo demás, Tongoy ha sido como es siempre. Si no le gusta su opinión, ¿a santo de qué envía su novela?

    ResponderEliminar
  19. Cómo lo hemos pasado, amigos: Canela fina lo de La Central... Jefe, ¿no tendrá a bien hacer su reflexioncilla al respecto para que sigamos mamporreando aquí?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la que se montó en los comentarios aquí: http://www.jotdown.es/2014/12/marta-ramoneda-el-editor-publica-los-textos-que-mas-le-gustan-el-librero-vende-los-libros-que-prefiere/

      Resumen: librería pijaprogre que vende una imagen de compromiso social, etcétera, y luego son unos negreros con sus trabajadores.

      Eliminar
  20. Hay que tener cara para poner el irreprochable libro de cuentos de Sergi Bellver entre lo peor del año... ¿Lo de Elvira Navarro es alta literatura no? ¿Cuál es la diferencia, que ella tiene vagina?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ups. Mea culpa. Se me coló. La incluiré en un rato. Gracias por el aviso.

      Eliminar
  21. Sergi, Sergi, Sergi, se te ve el plumero, majo. Jajaja, irreprochable, dice, y encima, como siempre, haciendo alarde de su machismo: deje de una vez las vaginas en paz, cansino.

    ResponderEliminar
  22. Joder qué susto, creía haber leído que “Así empieza lo malo” de Javier Marías era de lo mejorcito de este año

    ResponderEliminar
  23. El alquimista del tedio13 de enero de 2015, 21:10

    Creo que si esta blog no admitiría comentarios podrías llegar a los 300 libros al año porque hay comentarios más extensos que muchas reseñas.

    ResponderEliminar
  24. Si quieres leer un autor español realmente bueno tienes que leer a David Roa! Su nuevo libro BIENVENIDOS A INCALAND es el mejor libro de relatos que se ha publicado jamás en este puto país de carcas.

    ResponderEliminar