viernes, 7 de febrero de 2014

“La verdad en la ilusión” de Luis Antón de Olmet

Hoy toca reseña pequeña, minúscula, poco más que una simple mención. 

Este libro con forma de novelita pequeña es en realidad poco más que un cuento que la casi completamente desconocida Ginger Ape rescató no hace mucho del olvido (creo que una colección de relatos y ahora, por la razón que sea, por separado). Se ve que al bueno de Antón de Olmet un día le dio por imaginar cómo sería o cómo podría ser el mañana si las cosas acabasen saliendo del modo contrario al que él le gustaría. El resultado es esta pequeña “fábula moral” que, dicen o quieren creer, se adelanta al mundo feliz que años después dibujaría Huxley. Y bueno, para qué nos vamos a engañar, en según qué cosas, pues sí; en otras, pues no: 

«El sentimiento, la pasión, ya no existen en el mundo. Nuestros nervios, acuciados por la ciencia, ya no producen aquellas necesidades vanas que se decían amor, fidelidad… Entre nosotros el cariño es una fórmula social, un pacto, una disciplina, un egoísmo si así lo quiere usted. Nos amamos porque necesitamos los unos de los otros. En definitiva, sólo que poniendo los ojos en blanco y escribiendo leyes y madrigales, hacían ustedes igual. Nosotros, como desconocemos el amor, nos hemos ahorrado la familia.» 

Esto lo traduce Olmet en diversión cero, hecho a partir del cual construye ese mundo nada idílico donde el ocio no existe. No le interesa, a esa masa gris, la felicidad, a la que renuncia a favor del sentido enfermizamente práctico. Esto, al autor, lo mata, claro, porque, ¿dónde quedan las tabernas, los casinos, las gitanillas? ¿Dónde los toros, las grandes cenas? ¿Dónde la seducción? 

«Un ciudadano del siglo actual sabe que cuando los hombres eran bárbaros cortejaban a las mujeres, las perseguían, pillaban catarros bajo sus balcones, se casaban con ellas. Eso pertenece a un pasado pintoresco y lírico, realmente despreciable y ruin. Ahora, un hombre consciente sabe qué es una mujer, en qué consiste una mujer, la analiza, la ve en todas sus entrañas, en todas sus células. No puede amarla. Se limita a comprenderla.» 
«Ahora, las mujeres, fuera de que algunas se dejan embarazar estoicamente, sin deliquio, sacrificándose para que no desaparezca la especie, trabajan, estudian, inventan, descubren.» 

En definitiva, y por no llenar esto de innecesarias y aburridas citas, el mundo, parece creer Olmet, se volverá mortalmente aburrido si se pierden las buenas costumbres. Pero ojo, el cuento, lejos de tratar de adivinar por dónde irán los tiros, apuesta por tomárselo todo a cachondeo, ridiculizando todo aquello que no sea juega y vino. Básicamente. El resultado es una chorrada como un piano que tiene de gracioso lo que ponga uno de su parte. 

La anécdota curiosa, de haberla y por buscarle alguna bondad, estaría en esa herramienta que tan pocos pudieron ver y que Olmet comenta de pasada: el teléfono móvil, al que da poco más o menos función de mando a distancia: «Sacó un teléfono sin hilos de una faltriquera, habló con los aires, descendió un aeroplano hasta nuestros pies, subimos, y atravesamos el éter

Esto cuesta, en papel, seis euros, pero la editorial la ha puesto en formato digital al módico precio de cero euros siguiendo ESTE LINK. Incluye extenso prólogo (y cuando digo extenso me refiero a que ocupa medio libro) con información de la vida, obra y milagros del autor. Si sienten curiosidad, la pueden encontrar aquí: 


9 comentarios:

  1. ¿Y esto de que los regalen? ¿Les sale a cuenta?

    ResponderEliminar
  2. corrige el título Carlos.

    Morgan

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces tratan de vendernos la moto con eso de rebuscar por ahí a un autor desconocido alegando que se adelantó a alguno de los grandes. Como dices aquí de éste respecto a Huxley.
    Por lo general, en estos casos ahí reside toda la curiosidad que estos descubrimientos aportan: una mera anécdota que demuestra que no vale con tener una buena idea sino que es imprescindible, si uno quiere dejar huella, tener el talento suficiente para contarla bien.
    Estos autores rescatados, sin los buenos escritores que luego supieron aprovechar y hacer literatura con la misma idea, no tendrían ni anécdota en la que sostenerse y caerían del todo en el olvido. Pero ahi están los avispados editoras para metérnosla doblada.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pues yo tengo que ser un tipo muy risueño, porque me he descojonado con la "chorrada", qué quiere que le diga. Es caso es que ha sido leer su crítica y saber que me iba a gustar. ¡Gracias!
    Stiller.

    ResponderEliminar
  5. El Nuevo Testamento era el zapping original.
    Máma mía, sólo por esa frase, Fernández Nocilla Mallo tendría que testificar ante el Juez Castro.
    Uff.

    ResponderEliminar
  6. Colega, eres un poco cenutrio y con muy poco olfato literario, la verdad. En esa biografía por la que tú pasas despectivamente hablando de "obra y milagros" (cuida tus expresiones, colega, a veces eres muy tópico y vulgar) está lo mejor del libro. "Ocupa medio libro"... vamos, que ni te lo has leído. ¿Para qué? Si tuvieras un poco de culturita literaria, el nombre de Antón del Olmet te hubiera llevado inmediatamente a "La novela de un literato", de Cansinos Assens, uno de los mejores libros que se han escrito en el siglo XX en España, y de ahí al universo que se abre detrás: Antón del Olmet, Gálvez, Buscarini, Sawa... ¿Qué quienes son esos? Seguro que no te suenan de nada. ¿Para qué? Tú con tus novedades de las grandes editoriales y los autores anglosajones modernos que suenan muy cool, vas que chutas.

    Culturizate un poco, hombre. Y un consejo: sabrás que es muy de mentes cortas juzgar lo que se escribió conforme a la mentalidad de una época desde el punto de vista de la mentalidad de ahora. A poco que salgas de tu esfera de coleguillas del mundillo y veas un poco de mundo en los libros, te darás cuenta de ello, niñato

    ResponderEliminar
  7. Colega, eres un poco cenutrio y con muy poco olfato literario, la verdad. En esa biografía por la que tú pasas despectivamente hablando de "obra y milagros" (cuida tus expresiones, colega, a veces eres muy tópico y vulgar) está lo mejor del libro. "Ocupa medio libro"... vamos, que ni te lo has leído. ¿Para qué? Si tuvieras un poco de culturita literaria, el nombre de Antón del Olmet te hubiera llevado inmediatamente a "La novela de un literato", de Cansinos Assens, uno de los mejores libros que se han escrito en el siglo XX en España, y de ahí al universo que se abre detrás: Antón del Olmet, Gálvez, Buscarini, Sawa... ¿Qué quienes son esos? Seguro que no te suenan de nada. ¿Para qué? Tú con tus novedades de las grandes editoriales y los autores anglosajones modernos que suenan muy cool, vas que chutas.

    Culturizate un poco, hombre. Y un consejo: sabrás que es muy de mentes cortas juzgar lo que se escribió conforme a la mentalidad de una época desde el punto de vista de la mentalidad de ahora. A poco que salgas de tu esfera de coleguillas del mundillo y veas un poco de mundo en los libros, te darás cuenta de ello, niñato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “(Cuida tus expresiones, colega, a veces eres muy tópico y vulgar)” ¿Es una orden? Hablando de tópico y vulgar… ¿"colega"?  Anda que….

      Por lo demás yo cuido mucho mis expresiones. Intento que sean tópicas y vulgares y así no confundan este blog, los cenutrios, con algo que puede parecerse ni remotamente a un espacio de crítica literaria.

      Vigile qué blogs visita y dé consejos a quien los necesite. Aquí tenemos las cosas demasiado claras.

      Eliminar
  8. Sergi BEllver respecto a la antología del cuento español en Cátedra .....

    "Hoy hice una "lista alternativa" en cinco minutos en mi muro. En cinco horas habría hecho otra más completa sin olvidarme con las prisas de nadie. En cinco días una incontestable. Y en cinco meses, una (casi) perfecta.[...]
    Pd. Dadme una editorial de apoyo y moveré la antología perfecta del cuento español contemporáneo. En 2012 casi, casi lo consigo..."

    ResponderEliminar