jueves, 17 de octubre de 2013

Una aproximación a "Última temporada" (una antología)

Bueno, pues nada. Juguemos.

LA INTRODUCCIÓN
(o el inconveniente de intentar meterla doblada)

El 25 de septiembre de 2013 Alberto Olmos reinicia actividad en Hikikomori (su blog personal) que venía arrastrando un silencio administrativo largo tiempo lamentado por incondicionales y amigos, por lo que cabe esperar que pronto saque novela nueva. Desde entonces la ha ido llenando de entradas pequeñas como mocos que llamaremos #raudos

El #raudo del 11 de octubre es una foto con la portada del libro que nos ocupa y un pie de página: "seguimos intentándolo, amigos" (lo de "amigos" no es nada personal, simplemente es una coletilla que se le ha pegado) con el que arranca, rauda y veloz, la campaña de promoción de Última temporada a la que hoy se suma este blog. 

En el #raudo 18 publicado el día 12 de octubre se habla de un parásito. El parásito ya tiene el libro, dice, se lo han pasado. Alb no lo intuye, no lo sospecha. Alb LO SABE. Ha visto señales que no dejan lugar a dudas. Los enchufes de su casa le susurran: el parásito malo quiere acabar con tu libro, leerlo y difamarlo, regalarlo, hundir el negocio de trapo. Se quiere comer tu tesoro. Porque al parásito feo no le gustan los libros de Alberto Olmos, dice. Porque al parásito horrible no le gustan los libros de Lengua del Trapo, dice. Porque el parásito ODIA la literatura y quiere acabar con ella. Qué mal bicho, el parásito. Quisiera Alb ser insecticida.

Por si se lo preguntaban, el parásito al que se hace referencia soy yo.

Cuestión número uno: Alb me acusa, veladamente y basándose en ridículas suposiciones, de estar distribuyendo una copia digital por la red con ánimo de hundir las ventas de un libro: «enviando alegremente el documento, por ver si en lugar de 500 vendemos 450 y así, con suerte, no estamos aquí el año que viene». Ya tengo que tener buen carácter para no enfadarme por esta chiquillada. No sospecha, no cree, SABE que una mano negra me ha hecho llegar el libro en formado pdf. Sólo así, argumenta, puedo conocer el orden exacto de los nombres del índice (que subí a los comentarios de esta medicina hace algún tiempo). Debe creer que soy una loca furiosa que vive de lanzar pdfs a las redes de intercambio, que este es el primero que me llega, que me quema en las manos. Que lo busque, Alb, a ver si lo encuentra y que se asegure, Alb, de paso, que no es el suyo.

Por dejarlo claro: nunca he recibido un pdf de este libro. Ni ganas. Sí una foto; concretamente un pantallazo de unas páginas del índice. Una puta foto. Todo lo demás es una paja mental del bueno de Alb. Todo lo demás es algo que Alb podía haber preguntado, claro que entonces no tendría maldita la gracia. Por otro lado, ¿por qué iba nadie a molestarse por una acusación vertida en blog, por un desahogo infantil, por una pataleta?

Puesto que todo va de suponer; supongan ustedes la respuesta. 


Cuestión número dos (y atentos, que ya vamos entrando en materia): le dice Lengua de Trapo a Alb que no saben dónde estarán el año que viene. Alb se indigna ante tamañan injusticia y tiene una rabieta que se traduce en el mencionado #raudo 18. Ahora, lean y lloren, que para eso lo ha escrito: 

«[…] será tan simpático, tan miserable, leer, el año que viene, las condolencias del sujeto que vive a costa de y del autor o de la autora que hace con el libro de todos lo que no haría con su propio libro, plañidos y quebrantos como ay-dios-mío-qué-pena otra editorial pequeña que cierra, ay-virgen-santa-qué-contrariedad otro sello independiente que desaparece, ay-ay cada vez se estrecha más el abanico de posibilidades para que publiquen los autores jóvenes y las voces experimentales y los escritores minoritarios, ay qué pena tan auténtica nos dan los caídos por la crisis económica; sí, amigos, qué simpático va a ser oírles, qué miserable.»

Para empezar, y sin ánimo de ofender, el parásito aquí presente no lamentará nunca que los jóvenes autores dejen de publicar. Tiene, el parásito, mejores cosas que lamentar. El parásito lloró la muerte de Libros del Silencio porque al parásito le gustaba el papel que utilizaba y la narrativa extranjera que publicaba, no así la nacional que, salvo puntual excepción, detestó con enfermiza pasión juvenil desde que tuvo uso de razón. Guarda en cambio, este parásito, un recuerdo nada agradable de (casi) todas cuantas lecturas recuerda de Lengua de Trapo, editorial de la que, por cierto, recibió no hace mucho un libro a pesar de ser, el mencionado parásito, el mayor mal conocido. Quién sabe, tal vez no seamos ni los unos tan feos ni los otros tan dignos. Y ninguno tan tonto, por descontado. Resumiendo: que al parásito aquí presente lo que le jode es que la crisis económica o la crítica feroz o un fichero que alguien ha visto volar sin alas, vayan a ser ahora la excusa para justificar el fin de los tiempos de según quienes, como si éstos no tuvieran culpa de nada, como si fuera algo nuevo engordar las cifras de la traición. Por eso, el parásito aquí presente, que se ha levantado hoy un poco hijo de puta, promete no llorar la muerte de ninguna pequeña editorial, especialmente de aquellas que presuman de experimentación, iniciativa y buena voluntad. Que a ver si ahora va a resultar que ha sido caridad haber publicado los libros de, por ejemplo, Alberto Olmos. Ya sería casualidad también. 

Y ahora veamos qué pasa con ese puto libro, no vaya a caer en saco roto tanta desinformación, tanta mala intención, tanta promoción y tanta provocación. Tanto lamento.



LA APROXIMACIÓN 
(o cómo evitar leer un libro)

A Alberto Olmos le encarga, Lengua de Trapo, una antología de jóvenes nacidos entre 1980 y 1989 que pueden o puedan tener cierta importancia en el mundo de las letras. Lo hará gratis, Alb, porque Alb ama a Lengua de Trapo. Su recompensa será el cariño del editor y de Aixa de la cruz, Matias Candeira, Roberto de Paz, Guillermo Aguirre, María Zaragoza, Salvador Galán, Jimina Sabadú, María Folguera, Pablo Fidalgo, Aloma Rodríguez, Daniel Gascón, Jenn Díaz, Paula Cifuentes, Victor Balcells, Juan Gómez Bárcena, Rebeca Le Rumeur, Juan Soto Ivars y Cristina Morales. También de Miqui Otero y Laura Fernández, sí.

Todos quieren a Alb a pesar de que Alb antologa sin interés, sin muchas ganas y, recuerden, SIN recompensa económica. A Alb lo joven le aburre, le entristece, le da una pereza terrible. Los niños huelen a meados. ¿Será por eso que el PROLOGO parece un acto de venganza? Pues será. 

«En ningún caso se ha buscado aquí la predicción, ni tan siquiera la prescripción, sino solamente el zarandeo de nombres al objeto de reavivar el anquilosado censo de creadores de nuestro país, necesitado, no ya de voces nuevas, sino de una promesa de continuidad.»

Para Alb los escritores jóvenes del calibre que nos ocupa son víctimas de las redes (sociales, fundamentalmente) y las becas; son feladores experimentados. No son de raza. Las nuevas generaciones son espontáneas; no se han hecho a sí mismas; no son como él, que a los veintipocos ya era finalista del Herralde. El Herralde, joder. A un lado él, al otro Bolaño. Bolaño, joder. Qué gran momento inmortalizado. Qué suerte de inmortalización. Tal vez todavía guarde la foto, Alb, en su carterita; tal vez cada día la quite, de la carterita, y cada día la mire, la acaricie y le quite una doblez y si no supiera que ya la has visto mil veces, mil veces la volvería a sacar, la fotito, de la carterita, para hacerle otra caricia, para quitarle otra doblez. Para hacértela tragar. 

Promesa de continuidad”, amigos o amigas, es posar en una foto con Roberto Bolaño; lo demás son hostias.

«[…] ¿qué tiene reservado el futuro para la generación de los 80 […]? Quizá la respuesta aquí podría condensarse en una sola palabra: becas. […] una generación cuya herencia modal son las becas y esos «padrinos» que se exigen para conseguirlas no podrá nunca irrumpir en la escena cultural, pues los años previos a su estreno como escritores han constituido una suerte de amaestramiento, de doma, de aclimatación a la normativa literaria dominante. Por ello, nunca irrumpirán, sino que, muy exactamente, serán «presentados en sociedad».

Nos advierte, Alb, en el prólogo, que tengamos cuidado con los falsos artistas. Que no nos fiemos porque se hayan arreglado para la foto. Putos niños-bien. Seis de ellos han pasado por la Fundación Gala y varios más han solicitado su ingreso en algún momento en esa y otras casas. Dice Alb: «Determinados autores jóvenes cuentan con el beneplácito de jerifaltes (la errata es suya) culturales incluso mucho antes de que su primera obra vea la luz.» Como ejemplo de autores que han visto publicada su obra en grandes sellos (sabrán ellos las razones) pone a Antonio J. Rodriguez y a Laura Fernández — a pesar de que el primero rechazó participar en la antología y no venía mucho a cuento traerlo a colación—. El resto, dice Alb, son carne de «vida literaria» y lo suyo es dejarse «ver por saraos y presentaciones de libros (¿suponemos que las de Olmos también?), estableciendo contacto directo con autores consolidados (supusimos bien) y con editores.» 

Y todo esto bajo la atenta mirada del editor de Lengua de Trapo, la editorial que no sabe si estará aquí (en este mundo editorial, se entiende) el año que viene. No sé qué clase de editor es ese que no se deja la piel del escroto por sus autores, aunque no sean más que casuales, aunque no sean más que proyectos de futuro, aunque no sean más que gusanos. 


* * * * * * *


Soy el menos indicado para defender a esta generación de escritores a la que, por norma, ataco un día sí y otro también. Lo cierto es que me da igual. A mí lo que me alucina es ser testigo del menosprecio por su trabajo que demuestra un editor permitiendo un prólogo como este mientras lamenta su inevitable caída, no entendiéndola o echándole la culpa de todo al parásito de turno o a la piratería, ese lugar común que permite cuantificar pérdidas exorbitantes en la cuenta de resultados así como aliviar el peso de la conciencia por haber hundido tu propio barco con apuestas injustificables (premios incluidos). Pero lo que realmente me tiene alucinado, el motivo primero de este post (entiéndase el dramatismo, no vayan a creer que en el fondo todo esto tiene maldita importancia) es que quien fue el crítico más rudo de la blogosfera hasta que salió del armario y hubo de enfrentarse a las miradas reprobatorias de otros críticos y escritores y, sobre todo, editores, y hasta que metió su piececito en una gran editorial, por mor de una bitácora malherida, no lo olvidemos, de una «vida literaria» cultivada y regada durante años en la red… me alucina, decía, que venga ahora, ese crítico voraz a dar cachetes a los niños, a reprenderles por el Twitter, el Facebook, el Formspring, el blog, el otro blog o la fotito con Bolaño, que venga a dar lecciones, nada menos que Juan Malherido, de lo que se puede o no decir para evitar el desastre, para que no se hundan las editoriales, para que no explote la enésima burbuja, para que así todos tengan oportunidad de publicar en sellos experimentales con apuestas rupturistas e innovadoras como debió ser la suya, hace ya tanto tiempo.

Pero no hay que descartar nada; también puede ser que yo esté equivocado y que Alb esté haciendo todo esto porque, tal como dice en el #raudo de hoy (casualidades de la vida), «lo mejor que se puede decir de los amigos, lo más elogioso, es que no son los mejores escritores del mundo».

Alb es amor.


165 comentarios:

  1. He escrito el post menos interesante de la historia de LMdT por si la cosa se sale de madre y tengo que provocar la espantada general. Se trata de un extenso artículo que desgrana el segundo tomo de la biografía de Dostoievski (Joseph Frank). El segundo. Es decir, cuando menos escribió.

    Avisados quedáis. No me obliguéis a sacarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has quitado la pole del primer comentario.
      Bueno, mejor, así mastico un poco una respuesta que parezca inteligente.

      Que pinches por determinados flancos era de esperar, pero... ¿el prólogo? ¿El PRÓLOGO? Salvo excepciones (en mi opinión, véase justo Jenn Díaz, véase que el resto no lo conozco demasiado) bastante suave le ha quedado, así en general generacional.

      Dáis dolor de cabeza. También en general.

      Eliminar
    2. Era el Prólogo o el libro. No hubo ni que pensarlo.

      Eliminar
  2. Me hace ilusión abrir fuego hoy aquí, y dando estopa por donde no se podía esperar: las razones de AJ Rodríguez para declinar su participación son públicas y sabrosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jordi Corominas i Julian: cuéntanoslas.

      Eliminar
    2. Recuérdese que IB fue ¿amigo? de O. La razones se han comentado en otro lugar: Son públicas, como digo... busquen, busquen.

      Eliminar
    3. Joer ¿pero no se suponía que con leer los comentarios de este blog uno ya estaba despachado en cotilleos literarios? Que a mí ya se me ha olvidado cómo usar el Google…

      Eliminar
    4. Yo tampoco tengo ni idea, Mike. Siempre creí que AJ estaba dando un giro a su carrera y que pasaba de ficciones. Quizá me equivoqué. Alguna vez tenía que ser.

      Eliminar
    5. "las razones de AJ Rodríguez para declinar su participación son públicas y sabrosas"
      que alguien lo explique, por favor.
      No sean malos.

      Eliminar
    6. Por lo visto a Olmos, precisamente por su experiencia personal, le sentó fatal la llegada meteórica de AJR a Mondadori.

      Olmos empezó también con un destello editorial y luego tuvo que sufrir su travesía por el desierto hasta alcanzar muchos años después la casa de Mondadori. De ahí su concepción de la carrera del escritor como la de un corredor de maratón, que no deja de repetir en cada una de sus intervenciones. Mientras que es público el motivo del desembarco de Fresy, que se trataría nada más que de un caramelito del ínclito Claudio para atraerse definitivamente a Luna a su causa editorial (las malas lenguas hablan, por el contrario, de un impuesto revolucionario de la diva). La jugada le ha salido maestra al ínclito, porque la verdad es que desde entonces la editorial está bien meneada en las redes.

      Yo he oído que ahí empezaron las reticencias de Olmos y se avinagró la relación, aunque todavía hay muestras de compadreo posterior entre ambos. Supongo que existirá un detonante más fuerte, que desconozco.

      Eliminar
  3. Quiero hacer notar la participación de Juan Soto Ivars en las dos antologías más polémicas de los últimos tiempos. Golazo a Salto de Página.

    ResponderEliminar
  4. Buaaaa bien empieza el prólogo. No sé cómo habrán reaccionado los autores pero es para pegarle. Madre mía, qué gratuito todo!

    Hay autores jóvenes muy interesantes. Yo tengo el ojo puesto en el sevillano Borja de Diego. Apunta maneras y cruzo los dedos por él, aunque hasta ahora sólo ha publicado en pequeñas editoriales locales.

    Ah, en la foto con Bolaño parece un pajillero tremendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que tiene la sensación uno mirando desde la barrera, perfidia, de que todo este asunto es bastante gratuito.
      Y hablando de la gratuidad me parece fatal que cobren los autores y no el antólogo. O todos o nadie.

      Eliminar
    2. Completamente de acuerdo. O casi. Que cobren todos y punto. Simbólico o no, pero joder, que ya somos adultos.

      Eliminar
  5. ¿Y todo lo que os parecéis? Sentís recelo de los escritores jóvenes españoles, criticáis a saco el sarao literario, tenéis el mismo tono carlosboyérico por el que os leemos… Sois como hermanos gemelos a la gresca, en definitiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que se pelean se desean.

      Eliminar
    2. Jonan (parásito nº 23)17 de octubre de 2013, 18:56

      Hola, Parásito y parásitos del parásito (y me incluyo). me encanta que Mike hable del "tono carlosboyérico" porque justo antes de pinchar este blog, estaba ojeando la charla semanal del ínclito Carlos B. (que no es que yo le idolatre, tampoco, pero es entretenido) y fijaos lo que acabo de leer:
      "Hola Carlos, acabo de leer una novela de hace casi veinte años reeditada por Anagrama. Se titula A bordo del naufragio de Alberto Olmos, muy conocido en ciertos ambientes librescos por su blog literario llamado "malherido". En la novela te menciona varias veces con retintín y sarcasmo, yo diría que con sorna ¿conoces el libro? Gracias

      No conozco esa novela ni a su autor. ¿Me pierdo algo importante? Tampoco leo blogs, sigo sin ordenador y sin Internet. Pero lamento que cualquier genio literario se sienta permanentemente malherido y a bordo del naufragio. Si tuviera que preocuparme por los que me ponen a parir no tendría tiempo para disfrutar de las cosas que me gustan en la vida. Pobrecitos míos. Que triunfen mucho."
      La pregunta es de una tal "Matilde Calentura"... ¿Eras tú, Mike? ¿Eras tú, Parásito ? ¿Existe vida más allá de nuestro Sistema Solar?¿Cómo es el Universo? ¿Es cóncavo o convexo?

      Eliminar
    3. Jonan, evidentemente la pregunta la ha enviado el propio Olmos, que estaba bien pendiente del asunto, como demuestra el que después lo haya tuiteado de forma casual. La maquinaria publicitaria de ese hombre no conoce límites. Si tuviese un talento similar, estaríamos hablando de un grande.

      Eliminar
    4. Jonan (parásito nº 23)17 de octubre de 2013, 19:23

      Puede que tengas razón. No hay que olvidar que ha expresado a menudo su admiración hacia la figura literaria (no sé si también a lo que escribía) de Umbral. Que ya se sabe que sólo iba a los sitios a hablar de su libro..

      Eliminar
    5. Matilde Calentura suena a Matías Candeira un poquejo.

      Eliminar
    6. Jaja, es que la gresca le gusta mucho al ejpañol. No hace falta más que ver qué pasa cuando alguien saca un palo con la punta embadurnada de miel. Supongo que porque es gratis.

      Eliminar
  6. No veo qué tiene de malo el prólogo. No viene mal una crítica a mi juicio muy pertinente (otra cosa es que esas palabras sean igual de válidas para la propia generación de Olmos). Los autores deberían estar agradecidos por estar incluidos, puesto que ganan visibilidad y capital simbólico. Tampoco veo por qué despreciar el libro. Es una forma bastante lógica de conocer a una nueva generación de escritores, de ver cómo escriben y de sacar dos o tres nombres para leer sus libros.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya y lo pasa tan mal que uno de los libros que saca es una antolgía de gente de treinta que no conoce ni dios y que sólo van a comprar sus familias. No sé, yo entiendo la apuesta pero joder... algún premio que he leído de LdT es para morirse de asco. Seguro que hay mejores escritores en este país deseando publicar. Seguro.

      Eliminar
  8. He borrado este comentario anónimo por manazas. Perdón.

    "Lo que me parece valleinclanesco es que, la que prendió la mecha de todo esto, se dedique desde hace una hora a darle con la fusta a Olmos, en un juego de reflejos deformantes con el otro antólogo. "

    ResponderEliminar
  9. Lo que no entiendo es cómo, si sólo has recibido esa foto que cuelgas, puedes poner extractos del prólogo. Yo no veo atisbo de prólogo en esa foto, Carlos. No lo veo en esa foto, el único documento que tú has recibido y tienes de ese libro -no el PDF completo, sólo esa foto-, de ahí mi extrañeza al leer fragmentos del prólogo que no sale en esa foto. Carlos. El pdf, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La pregunta es en serio? Haga un esfuerzo. Utilice la imaginación.

      Eliminar
  10. ¿Más fotos? ¿Jenn Díaz, por mail? Qué cuento tenéis, de verdad.

    ResponderEliminar
  11. Propongo una pelea a navaja después de clase por el amor de la autora altanera: El prólogo de Juan Gómez Bárcena contra el prólogo de Alberto Olmos. Aunque ella ya ha decidido, quiere más al que mejor la miente.

    ResponderEliminar
  12. ¿Qué buena pregunta? Es verdad. ¿De dónde salen estas citas textuales del prólogo?

    ResponderEliminar
  13. Es verdad. ¿De dónde salen esas citas asumo que textuales del prólogo?

    ResponderEliminar
  14. Ojo, que Olmos contraataca a Jenn en twitter: "Prologo, que no es poco."

    ResponderEliminar
  15. Respuestas
    1. ¡La gallina!

      O bien LMDT sale de Lengua de Trapo. Ya saben, El Zorro, señoritingo de día, justiciero de noche

      Anda, que está bueno el patio. Antes, cuando había trifulcas literarias, se cortaban una mano y problema resuelto

      Eliminar
  16. Jonan (parásito nº 23)17 de octubre de 2013, 19:03

    Lo bueno, amigo Tongoy (o Parárasito nº 1) es que leyendo la lista de interfectos resopilados por Alb Olm me he dado cuenta (igual que todos, supongo) que buena parte de ellos ya han sido reseñados por ti, y no de forma muy halagüeña, precisamente... ¿no te lo irás a leer, espero? lo digo por tu salud.
    En cuanto ala conclusión del "affaire Alb", estoy de acuerdo contigo, aunque suene pelota. Lo que me he reído yo con los desmanes (a veces un poco infantiloides, sí, como cuando le dio por afirmar su admiración cuando menos literaria, por Hitler, a ver si alguien se escandalizaba. A estas alturas, por Dios...)del Malherido y sus derrames y salpicaduras onanistas (figuradamente, espero), como para que ahora se nos ponga santurrón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he reseñado a muchos, no te creas. Los he contado. Ocho.

      Eliminar
  17. Hola Jenn, yo también te saludo por estar pendiente de lo que escribo por aquí. Ahora que ya somos amiguitos, ¿me mandarías a mí también el pdf del libro de LdT?

    ResponderEliminar
  18. De lo que no hemos es de lo de la Fundación Gala. Menudo nido de advenedizos acomodaticios en el que se ha convertido aquello, mi mare.

    ResponderEliminar
  19. Tongo: no cuela. Esto es promoción "hardcore". Al final, se habla de una lista de nombres. ¿Quienes? Los siete de siempre del hostal Kafka, Soto Yvars -que no falte- y aledaños. Vamos, que es más destacable por la Ausencia de Lunita, Fresy Patinete y los poetisos de Puerta de Toledo que por otra cosa. ¿Resultado? Pues, al igual que la recopilación de Bértolo "Madrid me mata", lo va a comprar familiares, herederos y vecinos de rellano o de faisbuk. ¿500? ¿Alguna vez hubo un millón de muertos? Procesionemos a la sierra para comprarlo en la libreria de Reig.
    ¿No vas a hablar de la novela de Gándara? Se tiró muchos años en la Escuela de Escritores, tiene que escribir bien.

    Dr J, antilector de novedades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿500? Las ganas.

      ¿El de Gándara? No pensaba, la verdad. Si aparece por la biblio igual la saco a pasear, pero no sé yo...

      P.D. Al final TODO es promoción.

      Eliminar
    2. Pues yo a Olmos lo veo poco metódico, en general. Lo cual no significa que no sea consciente de estar haciéndose promoción pero le puede más la rabieta que un cálculo lógico me parece

      Eliminar
    3. Sí, yo también lo creo. Solo lo he dicho para meterme con él. Pero en el fondo, es en lo que se acaba conviertiendo

      Eliminar
    4. ¿Pero alguien puede creer de verdad que ese prólogo es fruto de la sinceridad o de la falta de reflexión? ¿Viniendo de un 'crítico' que ha sabido dosificar muy bien sus ataques, por mas malherido que se sintiera, centrándolos casi siempre o bien en autores muertos o bien en autores extranjeros, pero librándose muy mucho de hacerlo contra los compadres de la red? Esto formaba parte del 'plan', un prólogo 'provocador' a lo Malherido. Está dolido porque le han chafado la guitarra de la sorpresa, que pensaba dosificar y apurar más en el tiempo, y su editorial también, para hacerla rentable. Está intentando recuperar algo de la 'provocación' prevista, que se ha quedado en la mitad. Y los autores tan contentos, porque a mí me prologan así y retiro mi cuento ipso facto y que se metan el prólogo del padrino donde les quepa, la verdad. Bah. Todo mentira.

      Eliminar
    5. Dr J, que no haya niguno de los de Puerta Toledo significa que todos ellos se han peleado con Olmos o que preparan su propia antología rollo diy?

      Eliminar
    6. Diy? Die young?
      No, lo que pasa es que los del botellón pose-poético de Puerta Toledo se han pasado al 1/5 de estrella damm en el Manchester. Es igual de barato pero vende mejor.

      Eliminar
    7. La antología del quinto ravalero:

      http://servesabiar.tumblr.com/

      Eliminar
    8. Ah, vale, que es así, tal cual, en la red. Qué bien.

      Eliminar
    9. el texto de e. castro tiene su gracia y el de v. balcells no está nada mal. El resto infumables.

      Eliminar
  20. Los ínclitos declinaron, Dr J. Se dice que andan de morros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y de ahí toda la rabia del prólogo?

      Eliminar
  21. Jeje Los ínclitos ya solo publican en Timadori? Echamos de menos a Fresy Patinete et cia, Nocillas, Lunita, Vicentito Luis... La cosa está aburrida. El único que mueve el cotarro es Olmedo Alb. Por cierto, no ha pasado mucho tiempo y..¿qué ha quedado de Ejército Amigo? Poca cosa... Ay, Houllebecq de las estepas..

    Dr J, dj

    ResponderEliminar
  22. Y por qué andan de morros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es por lo que dijo Olmos en la entrevista de Factor Crítico, lo de Foster Wallace?

      http://www.factorcritico.es/2013/06/novelas-en-extincion-entrevista-con-alberto-olmos/

      Eliminar
    2. Pues te voy a decir una cosa: me he leído la entrevista, por curiosidad y, quitando su admiración por Umbral, que no comparto en absoluto, tampoco es que el amigo Alb Olm diga tantas tonterías. También es verdad que decir hoy en día que no te impresiona San DFW o que Pynchon te parece un coñazo puede tener algo de "pose" (nunca mejor dicho), porque es más escandaloso entre los librescos que decir que lees a Ken Follett en el baño. Pero bueno, el chico argumenta y tal. No me ha parecido mal. Aunque igual AntonioJ. sí que se ha dado por ofendido, no sé.

      Eliminar
    3. Ya, a mí tampoco me ha parecido tan "público" (bueno, eso sí) ni "sabroso".

      Por cierto, me estoy leyendo El talento de los demás (me está gustando bastante) y dice en un momento Olmos: "Iba a ser simplemente un crítico; es decir, lo peor".

      Je, je.

      Eliminar
    4. Yo no creo que tenga nada que ver con Wallace, la verdad. Si veo motivos para el "desencuentro" es más bien aquí:

      [...] Considero que los escritores que merecen la pena, los escritores «como Dios manda», escriben por inadaptación, por soledad, por problemas personales o por conflictos con el entorno. Estoy totalmente convencido. Hay muchos escritores actuales que no son escritores «pura raza». Se los identifica muy fácilmente porque son gente estomagantemente feliz. Es como si se dijeran: «quiero escribir un libro» del mismo modo que dicen: «algún día quiero viajar a Las Vegas, es muy divertido ir a Las Vegas, ¡vamos a Las Vegas!». Así que dicen: «es muy divertido hacer libros. Voy a hacer un libro». Y lo hacen. Lo hacen con aplicación, pero se nota —no quiero parecer muy dramático pero así lo siento— una falta absoluta de dolor, les falta dolor. Por supuesto, puedes hacer un libro muy divertido y muy frívolo, pero ha de haber conflicto, cuitas. Esa literatura ingenua, que se da en muchos autores nuevos o semi-nuevos, de juegos florales, de «voy a hacer un libro, así me entretengo por las tardes» no me la creo.

      FC: Estoy de acuerdo contigo en que el primer impulso tiene que provenir de cierta inadaptación, puesto que desde la felicidad no se crea nada…

      Alb: Exacto. Si tienes veintidós años, y un montón de amigos, estás todo el día de fiestas, haciendo viajes, ¿quién se cree que vas a decir: «un momento, no quiero ir con vosotros a tomar cañas, me voy a mi habitación, casi a oscuras, a escribir una novela»? Imposible. Y lo mismo pasa con muchas otras cosas. ¿Tú crees que Zuckerberg habría creado Facebook si hubiese tenido a todo el mundo reclamándole, diciéndole: «vente con nosotros a Lisboa, vámonos a tomar setas a San Francisco, mira qué chica te quiere conocer»? Nadie se puede creer que hubiera dicho: «no, por favor, chicos, me quedo en casa trabajando». Pues es así. Y la literatura también es así. Dicho por las bravas: el mundo avanza gracias a aquellos a los que quiere dejar atrás.

      Eliminar
    5. Esa idea de que "el mundo avanza gracias a aquellos a los que quiere dejar atrás" la verdad que es muy acertada y lúcida,
      Lo que no se entiende es que si un antólogo piensa que ciertos escritores son prescindibles, escritores-florero podemos llamarles, les solicite un texto para una antología de la cual quieras que no se hace responsable y defiende como una apuesta personal (y lo peor es que encima le digan que no).

      Eliminar
    6. Esta antología lo que quiere es demostrar que ya no hay escritores como los de antes.

      De todos modos yo con un relato no tengo bastante. He apuntado un par de nombres y buscaré algo más extenso para hacerme una idea.

      Eliminar
    7. Alb Olm tiene razon. No creo que nadie piense que es tonto,porque no lo es. Un poco jeta, en todo caso.

      Eliminar
    8. Vila-Matas y los escritores de antes

      http://www.enriquevilamatas.com/textos/textbolanoenblanes.html

      Eliminar
  23. Tongoy, creo que le daría mucha credibilidad a tu post(ura) justificar de dónde has sacado el prólogo de la antología. Y también justificar cómo sabes lo de Antonio J. Rodríguez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Credibilidad. 

      Bonita palabra.

      ¿Ha pasado ya por el blog de Olmos reclamando lo mismo o es usted de ideas fijas? Lo digo por no perder el tiempo.

      No se lo tome a mal, pero empieza a haber demasiada gente ajena a la antología que ya ha leído el prólogo. Y apostaría mi vida a que no tenemos las mismas fuentes.


      Lo de Antonio J se lo puedo decir: no me acuerdo. Fue durante una conversación con alguien, pero estos días he hablado con bastante gente y no sabría decirle. De todos modos, yo no sé nada. Sólo que declinó participar. No sé si se refiere a eso o cree que sé algo más. 

      Eliminar
  24. Venga, va, ya que estamos con 30 under 30, ¿Jóvenes aspirantes a escritores a tener en cuenta? Conocidos o no, del cotarro o ajenos gorrioncillos que escriben desde sus casas.

    Si lo hace el New Yorker... Alguno tendremos por aquí que merezca la pena.

    ResponderEliminar
  25. Tampoco entiendo tanto rollo con el tema del prólogo. Coño, ni que fueran los papeles de wikileaks... Y lo de Alb versus Fresy no sé de que va, pero ya tengo bastante con lo de Casillas contra Florentino, que eso sí que tiene morbo. Que para lo que va a vender este libro (perdón, amigos/as letraheridos: para lo que se va a leer, que decir vender es pecao mortal), ya es demasiada polvareda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy no esto de acuerdo contigo, querido Jonan. El auténtico TEMA es por qué JAR y O están a la greña. Ya no me quedan uñas, de los mismos nervios e impasiensia. Suplico que algún alma caritativa aporte información de primera mano, que este post no tiene ningún otro interés que no sea desvelar los motivos por los que ya no se ajuntan. Se impone un #raudo ya, que esto está muy aburrido. O un post de Tongo. O ambos dos, plis. Un poco de vidilla, venga, que a eso venimos, jaja.

      Eliminar
    2. En la entrevista ésa, Alb dice que admirar tanto a DFW es de jovenzuelos y de gente menos inteligente que él (que DFW, no que Alb Olm). Igual es por eso. Pero vamos, pelearse por lo que piensen de un escritor fenecido me parece ridículo. Tanto como que Boyero pretenda no saber quien es Alb Olm. En cuanto a Casillas, ¿tú crees que se irá del Madrid? ¿Podría recalar en el Barça, ya que Valdés se pira al Mónaco? Madre mía, este culebrón sí que me tiene enganchaíto....

      Eliminar
    3. ¿Y tú crees que es por meterse con su guía espiritual? Bueno, podría ser, que de algo hay que hacer tuit. Molaría Casillas en el Barça. A mí me cae bien y es guapete. ¿Lo llegaríamos a convencer para la causa indepe? ¿Tú que crees?

      Eliminar
    4. Tal y como yo he entendido la entrevista, no se mete con DFW (bueno, un poquito), sino con los que le admiran tanto, ya que lo hacen sólo porque se dan cuenta de que es más inteligente que ellos. Y cita expresamente a Antonio J. Ergo, a quien le da el palito es a él (que tampoco es para tanto, pero bueno, supongo que sus tiranteces, de haberlas, viene de otra cosa).
      A Casillas no le veo en el Barça, la verdad, por mucho morbo que tuviera la cosa. Ya está algo viejuno y tampoco es mejor que Valdés. Prefiero a Ter Stegen y, sobre todo, a Courtois, pero no sé si a éste le van a soltar... Y sin menospreciar a ese gran profesional y mejor persona que es Pinto.

      Eliminar
    5. Joder, pues la cosa tiene que estar muy tensa, para que semejante adicto a los focos rechace que le publiquen en papel así, a mesa puesta.

      Eliminar
    6. Bueno, yo últimamente los veo menos pero igual es casualidad. Por eso creí que estaba a otro rollo más periodístico y menos de ficción.

      Eliminar
    7. Se cuenta en Carcelona que de los círculos lunares salió la siguiente lectura (cuyo autor sería Fresy) de la antología que preparaba Olmos, por entonces rematando la lista de participantes: Un Olmos de siempre acomplejado y que veía cómo se le acaba la gasolina tras su pinchazo inaugural en Mondadori, habría trabajado una lista de antologados floja tirando a mediocre, con el objeto de construir un vacío generacional a su espalda que le proporcionara un poco de aire y le permitiese salir de lo que él considera un bache. Vamos, que su jugada sería de pura estrategia de ajedrez: conceder pieza a cambio de iniciativa, o lo que es lo mismo, fracaso como antólogo pero castigo a la competencia y termino ganando como escritor.

      Esta interpretación cuadra perfectamente con el prólogo, en el que Olmos, no contento con presentarnos estofa, se regodea en subrayarlo con rotulador fluorescente.

      Lo que nunca me ha quedado claro es si Fresy construyó esta lectura para justificar su rechazo a participar en la antología (de la que conocía con anticipación el nombre del resto de participantes) o bien es una venganza porque en realidad se le retiró la invitación -y no la declinó él- tras el inicio de las desavenencias (teoría manejada por un grupo rival de BCN) .

      Eliminar
    8. A mí me parece que están los escritores más sonados de la generación, salvo Antonio J., que declinó. Igual me equivoco. ¿Quién falta? ¿Cuál sería una lista no mediocre? Haga el favor de darnos los nombres excluidos por Olmos, anónimo, usted que lo tiene tan claro.

      Eliminar
    9. Pregúntale a Fresy, amigo, que la teoría no es mía. Yo sólo cuento lo que me llegó del cotilleo por aquel entonces, que soy muy periférico al centro del fregado y sólo llego a los restos.

      Eliminar
    10. Es disparatado, pero tiene su lógica (perversa). Es decir, asumirse como el menos malo de entre lo peor.
      Joder, es delirante.

      Eliminar
    11. Pero, ay si se dejaran estos escritores de hoy de estrategias y se dedicasen a escribir...

      Eliminar
  26. Yo le aplaudo cada palabra suya, Tongoy. Me asquearán hasta que me muera los pseudoescritorzuelos veintitreintañeros cuyos méritos literarios desconocemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a ellos les encanta que tú les odies, faltaría más.

      Eliminar
  27. Es una pena que alguien al que no le gusta la literatura y prefiere hacer marquetería tenga un p. blog que lee tanta gente, y que encima haya escritores que le den bola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿tanta gente? ¿Cuántos me echa? Igual no son tantos como cree. Seguro que no. En serio.

      Eliminar
    2. se puede preguntar la cifra de lectores diarios del blog?

      Eliminar
    3. Se puede, claro, pero no lo diré. Mi madre me enseñó que no se debe hablar de estas cosas.

      De todos modos yo no tengo ni puta idea de cuantos son muchos. La gente no suele hablar de estas cosas. Debe ser algo así como lo de medirse la polla.

      Eliminar
    4. Más de uno son demasiados, y la pena es que igual hay gente que deja de leer un libro por lo que aquí se dice. No nos llevaremos las manos a la cabeza, que no es ningún drama, pero un poco de penica sí que me da.

      Eliminar
  28. Será remunerado o no pero está claro que hay blogs que viven exclusivamente de la carroña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mucha de la literatura española contemporánea huele muy parecido a la carroña. dicho sea de paso.

      Eliminar
    2. Si dedicas un poquito de tiempo a seleccionar tus lecturas puedes DISFRUTAR mucho de la literatura española contemporánea, aunque claro para eso te tiene que gustar leer. Podrás ver defectos desde luego, pero hay cosas muy buenas. Sin embargo si tu objetivo es ridiculizar a escritores lo tienes fácil, y eso es a lo que se dedica el señor que dirige este blog ya que este blog se alimenta de eso.

      Eliminar
    3. Animalico, imagínate la "carroña" que no publica. Los anónimos estáis de un divo que es insoportable. Tanto ver la paja en el ojo ajeno cuando la propia casa -el odio, lo que no podéis publicar, los editores a los que no les interesáis, en fin, todo lo que os molesta infinitamente- la tenéis hecha unos zorros.

      Eliminar
    4. Reconozco que he DISFRUTADO con el último de Torné

      Eliminar
    5. Ya que estamos con LdT, alguien me podría decir qué libros ha publicado esta editorial y que hayan surgido de la cosa esa de los editores y los noveles que organiza el festival eñe, lo de "Cuatro editores en busca de autor".

      Eliminar
    6. Chirbes se ha muerto o es que escribe mal. Pregunto por poner sólo un ejemplo al azar.

      Eliminar
    7. Chirbes es la hostia.
      Pero hablamos de autores jóvenes, de menos de cuarenta años por marcar una línea.

      Eliminar
    8. 40 años, que tengan mucho pelo que calcen más del 43 y que no te gusten a ti no? para ir centrando el debate.

      Eliminar
    9. Otra línea puede ser escritores de menos de diez años. Por poner otra línea.

      Eliminar
    10. Alberto Olmos, Isaac Rosa, Guillermo Aguirre, Aixa de la Cruz, Jon Bilbao, Pablo Gutiérrez, Andrés Barba. Siete nombres. Si no rescatas al menos un par de esta lista, es que lo que sucede es que NO quieres que te guste ningún autor español joven.

      Eliminar
    11. El último de Ramón Reboiras también mola mucho

      Eliminar
    12. El último libro de nouvelles de Barba era muy bueno.

      Eliminar
    13. ¿Todos esos tienen menos de 40? Joder, algunos aparentan más.

      Eliminar
    14. Gutiérrez comenzó muy bien pero está acabando muy mal, escribe con mucha prisa.

      Eliminar
    15. Olmos es bueno, a ratos.
      Me produce curiosidad aixa de la cruz (no la he leído)

      Eliminar
    16. yo SÍ quiero que me gusten los autores españoles jóvenes

      Eliminar
    17. A mí también. La que más. (tampoco la he leído)

      Eliminar
    18. El otro Gutiérrez, Javier, el de "Un buen chico" también es un escritor interesante. Lo digo por aportar nuevos nombres, que siempre estamos con los mismos.

      Eliminar
    19. Hablando de autores noveles, ¿alguien se imagina que pasará con la siguiente novela Carrasco? Se pegará el hostión, o qué
      cómo lo ven

      Eliminar
    20. Pablo Martín Sánchez.

      Eliminar
    21. Yo no apuesto un duro por Carrasco y del de Javier Gutierrez sólo he leído cosas malas.

      Del que no me acordaba era de Martín Sánchez. Lo intenté hace tiempo sin muchas ganas y no me enganchó. DEmasiados datos, también. Cuando la documentación salta tanto a la vista me molesta. Leí 54 páginas (acabo de cogerlo, todavía tiene el marca páginas). Pero no es mala idea. Quizá vuelva a intentarlo.

      Eliminar
    22. Volvamos a Benet, digo.

      Eliminar
    23. ¿alguien ha leído a Jorge Eduardo Benavides? Vale la pena?

      Eliminar
    24. El público, de Bruno Galindo está entretenido. No como para escribir a caso y contarlo pero sí para echar un buen rato, y sin que llegue a ser guilty pleasure.

      Eliminar
  29. Alguien sabe si también han habido morros en la antología de Salto de Página?

    ResponderEliminar
  30. Tongoy

    Al final vas a tener que colocarte en la puerta del blog, como en esos bares de estudiantes en los que los críos intentan colarse para que les sirvan alcohol, y empezar a pedirles el D.N.I a los comentaristas.

    Sin comerlo ni beberlo ¿o sii? Esto se ta' peta'o de chavalería

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso. Que entren sólo caballeros de pipa y sombrero que se atusan la perilla mientras hablan de illo tempore con nostalgia viejuna.

      Eliminar
    2. M.C. y una de sus múltiples identidades.

      Eliminar
    3. Madre mía estáis que no cagáis con el pobre Matías. Pues no, he sido yo que ni soy Matías ni lo conozco, pero ya veo que aquí hay mucho protector de las costumbres, y mucho escritos frustrado que le jode bastante que otros publiquen y que en lugar de leer lo que les interesa dedican su triste tiempo a buscar defectos a los escritores que empiezan. Sus libros serán una mierda pero al menos los publican, a saber cómo son los vuestros.

      Eliminar
  31. Igual le tiene que explicar alguien al tal Olmos que para triunfar a la manera de Mourinho hay que ser igual de gilipollas que Mourinho (adrede o no) y ganar un par de Champions League. No sé qué se corresponde en literatura con una Champions League pero, de esas, necesita al menos dos para que su "gilipollez" compute.

    Si, ya de paso, alguien me dice qué se corresponde con la Champions League en el terreno del comentarismo bloguiano, le quedaré eternamente agradecido. Mientras gano dos de esas, seguiré firmando con seudónimo, lo cual me honra.

    Quique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obvio: La Champions del comentarismo bloguiano sería, precisamente, Lector Malherido en su buena época (antes de publicar el libro con sus post). Pero Olmos/Malherido sería ahora como el Real Madrid, que hace mucho que no ha vuelto a ganarla y cada vez hace más el ridículo tratando de hacerlo de nuevo (evidentemente, yo no soy madridista)

      Eliminar
  32. A todo esto estaría bien que alguien se leyese el libro y nos diese una primera impresión de la calidad de los textos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sale en unos días. Seguro que pronto empiezan a aparecer reseñas. Por lo menos 20.

      Eliminar
  33. Eso de que Olmos quiere pleitarse, ¿va en serio?

    ResponderEliminar
  34. Pablo Martín Sánchez, un autor joven, serio y de talento. Ni está en la antología ni se le espera. No chafardea ni chupa nada. Pero su novela "El anarquista que se llamaba como yo" (Acantilado) es buenísima. ¿Quiénes son Salvador Galán, María Folguera o Cristina Morales? Otro bluff de gente llamada a no dejar ni la sombra detrás de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco pasa nada. Yo me leí hace años las célebres recopilaciones de LdT, "Páginas amarilla" y "Líneas aéreas", y me fue muy útil para separar, en su momento, el grano (más bien escaso) de la abundante paja ,( y nunca mejor dicho). La verdad, delos treinta escritores o así que salían en cada libro, si no recuerdo mal, hoy no recuerdo a más de tres ó cuatro, y eso porque han demostrado su buen hacer posterior o porque son profesionales del show y cómo se dice ahora, el postureo, como la inefable lucía Etxebarria. Así que si de la recopilación de Olmos se salva uno o dos, de algo habrá servido, después de todo.
      Por cierto,aún no he leído el libro de Pablo Martín Sánchez, pero le tengo ganas. A ver si Tongoy se marca antes una reseña, en vez de los truños que suele sacar por aquí.... ; )

      Eliminar
    2. Puestos a ser quisquillosos me da que el antólogo de Páginas Amarillas acertó más que el de Líneas Aéreas.

      Eliminar
    3. También el número de antologados de esos dos libros era exagerado. "Última temporada" es más rigurosa, supongo que no por un propósito editorial, sino porque simple y sencillamente no hay más nombres.

      Eliminar
  35. Un asunto sobre el que había venido leyendo, como si fuera una novela de intriga, que levantó un interesante debate público, que continúa con esta entrega de LMdT (y que parece que no tendrá fin).

    Un affaire que, pese a que pueda entenderse como una lucha de egos, se resume en una (mera) disparidad de criterios. En resumen simple: a Tongoy no le gusta lo que escribe Olmos, a éste no le gusta lo que comenta aquél y aprovecha la oportunidad para, al tiempo, promocionar un libro que prologa y antologa (¿se puede decir así?) y poner a caldo perejil al que considera (su) parásito.

    Me detengo para dejar las cosas claras: no he leído nada de Olmos (y, vistas las formas, no tengo intención de hacerlo). Miento: he leído en alguna ocasión su blog Hikikomori y recuerdo un excelente análisis sobre el papel que un medio de comunicación digital —El Mundo— otorgaba a la mujer (y al hombre) en los titulares de un día cualquiera. Brillante.
    (http://hkkmr.blogspot.com.es/2012/01/hombre-campeon-mujer-enferma.html)

    También recuerdo su intervención en unos encuentros literarios en los que no buscaba otra cosa, según mi impresión, que mostrarse como un provocador.

    Tengo, por lo demás, un trato con Tongoy del que me siento honrado: ha sido siempre amable y atento conmigo. Me ha escuchado, hemos compartido inquietudes y me ha iniciado en los secretos de la quimioterapia.

    Le tengo por amigo.

    No creo que esa parcialidad afecte a mi juicio, porque los hechos han sido tan rastreros, tan cutres y apestosos que debería valorarlos de la misma forma los hubiera protagonizado quien hubiera sido. [En realidad, soy más severo en la valoración de los que siento más próximos, en la idea de que me preocupa menos la forma de comportarse los ajenos, por extraños, que la de aquellos que siento próximos, aunque asumo que esto pueda contemplarse hoy como una forma de extravagancia].

    Acabo de terminar en mi retiro semanal la lectura del libro de Chaves Nogales: ”Juan Belmonte. Matador de toros”, de la que he disfrutado enormemente. Uno de los ejes sobre los que pivota el libro es su competencia con Joselito y la posición a la que llegó España (su vertiente taurina) a posicionarse, de forma extrema, como partidarios de uno o de otro, gallistas o belmontistas, en un enfrentamiento irredento que impedía ser seguidor de ambos al tiempo.

    Una verdadera rivalidad.

    A pesar de ello, las palabras de Belmonte sobre Joselito están llenas de un profundo respeto, pues entendía que, más allá de la separación que provocaban, sentía que ambos se necesitaban y se ayudaban al resultar complementarios; que, en cualquier caso, ambos compartían penurias por dedicarse al mismo oficio.

    (1/2)

    ResponderEliminar
  36. (2/2)

    Es evidente que Tongoy y Olmos no se dedican a lo mismo. La ocupación del primero es un misterio que él no quiere desvelar: su acercamiento a la literatura y su trabajo (que trabajo es) en LMdT es un mero hobby, por mucho que haya enamorados de los libros (del objeto, de todos ellos, sin importar su calidad) que no puedan llegar a creerlo y pongan el grito en el cielo, y le llamen hereje y, si les fuera posible, pedirían su incineración (la de Tongoy, acusado y condenado, por brujo y por gallego), comprendiendo que es mucho más importante un libro que la opinión de una persona (por mucho que no sea compartida).

    Olmos, por el contrario, es —él mismo se define así— un profesional de la literatura. Juega con su nombre oficial, como escritor al uso, mientras mantiene un par de alter egos que le permiten decir, con la boca pequeña, lo que no quiere decir con la grande.

    Tiene todo el derecho del mundo a actuar así. Pero muestra una falta de decoro para aquellos con los que comparte terrenos: Tongoy en los blogs y otros escritores, a los que dedica un prólogo insultante, además de difundir un estado paranoico, basado en hueras sospechas, que hubiera sido más fácil despejar mostrando la humildad para apearse del pedestal al que él mismo se ha elevado y contactar con quien intuía que podía haber hecho algo que él juzgaba inapropiado y resolverlo de la forma más sencilla que se pueda imaginar: hablando.

    Termino.

    El cerrilismo de no atender a más razones que las propias (y las de los afines) es preocupante. Pero empecinarse en buscarse ejércitos de enemigos y creer que entre todos ellos existe una conjura para buscar su propio mal, resulta completamente enfermizo y merece emplear un poco de tiempo en hacérselo mirar.

    En todo caso, saludos a mi tocayo (por si está mirando).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plas, plas, plas...aplausos pata éste último...
      Yo buscaba el título de un libro y he caído en este blog de casualidad. Al principio no sabía muy bien de qué iba, si se trataba de un grupo de amigos rajando los unos de los otros con unos códigos que yo desconocía, si se trataba de un montaje de márketing para publicitar el libro, si es que yo pierdo el tiempo con esto en lugar de sálvame de Luxe....en cualquier caso me he divertido y me pienso quedar a pesar de no llegar a los 40, aun que eso sí, no soy de letras.

      Eliminar
    2. Pero mira que eres majo, coño, Alberto. Te quedo a deber una botellita de vino. A ver si algún día podemos bajarla juntos.

      Eliminar
    3. ¿En una autocaravana, en gayumbos y con careta para librarnos del hedor de lo que vayamos a cocinar?

      M'apunto.

      Eliminar
  37. Pablo Martín Sánchez difícil que estuviera en una antología de gente nacida entre 1980 y 1989 siendo, como es, de 1977. A ver si nos informamos antes de hablar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lea usted bien. Se ha dicho que Pablo ni está ni se le espera en una antología chorra y olvidable como esta. Solo eso, entre otras cosas porque no cumple el requisito de la edad por tres años, que para usted serán años luz, por lo que veo. Pero supongo que sigue siendo joven y talentoso, ¿no?
      Mírense lo de la envidia.

      Eliminar
    2. Anónimo ha leído a los veinte autores de la antología y por eso la juzga y los juzga. Da gusto toparse con personas que lo han leído todo. Y, por cierto, El anarquista que se llamaba como yo es, en mi humilde opinión anónima, un bestseller de calidad, ideal para progres nostálgicos y para señoras a las que les gustan las películas que ganan el Óscar al mejor vestuario.

      Eliminar
  38. Perdon por insistir, pero me he pasado finalmente por hikikomori, a ver que decia Alb sobre el tema y lo he flipado con las vueltas que le dan al" affaire pdf"; aquello parecia el Salvame de luxe... Por no decir una chupada de pollas colectiva. Felaciones multiples, para ser finos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que además, Jonan, de momento y hasta donde sabemos, aquí el único que ha enviado el puto pdf por correo electrónico ha sido LENGUA DE TRAPO. Esa es la única certeza que tenemos. LA ÚNICA. Después de esto, y sabiendo que veinte seres humanos tienen el fichero, TODO es posible. Si estos señores quieren hablar de boicot que se miren al espejo.

      Eliminar
    2. Me he dado cuanta, además, de que el "raudo # 18", en el que habla del tal parásito (o sea tú), es posterior (12 de Octubre: Alb no es un buen patriota, pues trabaja en tan señalada fecha) a tu reseña nada complaciente con su libro sobre el PSOE... es decir, POSE.
      Era previsible,claro, pero hubiera sido una divertida sorpresa que fuera anterior.

      Eliminar
  39. Ah, qué tiempos...

    http://sartorialit.megustaescribir.com/2012/09/24/antonio-j-rodriguez-el-misterioso-acompanante-pixelado-y-gonzalo-torne/

    ResponderEliminar
  40. Estoy literalmente –y literariamente– hasta los mismísimos cojones de estos ridículos tsunamis desatados en un puto vaso de agua, falsas catástrofes naturales que sólo pueden interesar a cuatro descerebrados irrecuperables o a cinco resentidos profesionales. Carlos, soy lector de tu blog, seguidor y simpatizante (e incluso muy simpatizante), pero yo vengo aquí a informarme sobre la publicación de libros que me pueden interesar –información que siempre te agradeceré– y no a leer mierda sobre micro-batallitas protagonizadas por los egos injustificadamente inflados de cretinos imberbes, por ejemplo el imbécil espectacular de Matías Candeira –de quien una vez leí un relato que me gustó, todo sea dicho–. Agrego, a propósito de lo recién apuntado, que no me parece demasiado desencaminado el tono de los fragmentos del prólogo que reproduces (aunque no lo he leído entero); es verdad que las generalizaciones son siempre injustas, pero hay cada animalito por ahí suelto que... Asumo que me van a caer hostias como panes por decir esto: me la suda. Disculpa la virulencia de mi comentario. No volverá a ocurrir. O sí...Háblame de libros, no de la puta ciénaga literaria, s'il vous plâit: ya sabemos que es una sentina, ya lo sabemos
    abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Cadou. Yo también estoy bastante harto, la verdad. Supongo que todo cansa. Dudo mucho (me atrevería a jurarlo) que durante una larguísima temporada vuelva a sacar este tipo de temas. Palabrita del niño Tongoy.

      Y por cambiar de tema y alegrarte la noche. El siguiente post, que publicaré enseguida (hoy no, que es mí día de cine y estoy viendo una película) va dedicado con todo mi amor a la amiga Zombie, el primer ser humano (es un decir) que ha conseguido hacerme leer 260 páginas de poesía en dos días.

      Yo creo que para compensar lo de hoy no esta nada mal, no?

      Abrazo.

      Eliminar
    2. Cadou ha tenido un día malo, su recto ha recibido más embestidas de las que podía aguantar. Su recto es espectacular, no sé si lo he mencionado. Es espectacular como el imbécil espectacular de Ivars, Candeira, Aguirre y demás cretinos espectaculares que, por otro lado, están "de mucho reír" con las imprecaciones maléficas que aquí os gastáis contra autores imberbes que no tenéis intención de leer. ¡Viva Cadou, viva su recto, viva su señoría!

      Eliminar
  41. No he leído la ristra de comentarios. La verdad es que la polémica me parece una soberana tontería.
    Lo que menos entiendo es que con la caña que se da en este blog, amigo Tongoy, tengas la piel tan fina.

    ResponderEliminar
  42. Ire pasas más tiempo aquí que Ignacio Illarregui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te echaba de menos, cariño. Si me buscas ya sabes donde encontrarme, aquí o allí. Muá.

      Eliminar
    2. Ire, jódete y baila.

      Eliminar
  43. Cuando pienso en el mundo editorial siempre me viene a la mente Robert de Niro...

    ResponderEliminar
  44. Háblame, Musa, del amor... Oh, Cadou, lo sublime, lo sublime!

    ResponderEliminar
  45. ¿Quién teme a Alberto Olmos? Dentro de nada no se acuerda de él ni su puta madre.

    ResponderEliminar
  46. él mismo es su peor temor me parece

    ResponderEliminar
  47. Se ve que no os enteráis de nada. Si no fueseis la pandilla de indocumentados que sois, os habríais enterado de que el #raudo18, que ha originado este post, no tiene la intención de comunicar nada a nadie. Son sólo confidencias enajenadas que no han de ser tenidas en cuenta.

    ResponderEliminar
  48. A mí lo que me hace gracia es que Tongoy, por defender a su amiga Jenn, haga este post contra Alberto Olmos y en el mismo dé a entender, a todo el público de enfervorecidos mediocres, que no hay que leer la antología. Porque si quería criticar a Olmos y defender a Jenn poco o nada tiene que ver que haya en la antología relatos espectaculares. Que los hay. Y curiosamente, esto es un juicio personal, el de Jenn no es de los mejores. El de Jimina, el de Aixa de la Cruz, el de Ivars, el de Balcells, el de Aguirre sí lo son. Tenga razón o no la tenga el prólogo del ínclito Olmos una antología no es más que un puñado de relatos. A quien le interese la literatura por lo menos irá a hojearlo, no digo ya a comprarlo y se dejará de prensa rosa. Fdo: Un librero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. El de Jenn Díaz no es de los mejores, y los que mencionas son muy buenos. También son destacables el de Roberto de Paz y el de María Folguera.

      Eliminar
    2. Pues habrá que leer eso de Jimina tan genial. Claro que después de aquella novela... Joder qué mala era.

      Lo que no sé es en qué momento yo he dado a entender que no hay que leer la antología. Vaya chorrada. YO no voy a leer porque me he hartado de ella, pero mire, lo he dicho más arriba (creo): OJALÁ VENDAN UN MILLÓN DE EJEMPLARES. Y lo digo en serio. Qué me importará a mí lo que la gente lea o deje de leer... Tienen cada cosiña, de verdad.

      Eliminar
    3. Cierto, el de Folguera es bueno. El de de Paz es bueno, aunque tiene puntos flacos. Aquí el más ridículo es Tongoy echando por tierra con su palabrería trabajos que se demuestran a sí mismos como buenos. Tenga usted la decencia de acabar el trabajo empezado, Glez Peón. Hable de la literatura y no tanto de sus cotilleos absurdos que no nos interesan a nadie.

      Eliminar
    4. No se equivoque, aunque en este blog se habla de todo, usted ha elegido comentar en esta entrada.

      Yo no he hablado una palabra de la calidad de los artistas invitados. Quien sí lo ha hecho, y mal, es antologador.

      Eliminar
    5. Después de este episodio algo sacado de quicio, ¿no sería apropiado comentar los cuentos? Sería lo mejor para los autores y también para el blog, pues es un sitio en el que se comentan libros.

      Eliminar
    6. Comenten, comenten. Yo, con su permiso, me abstengo. Por varias razones --entre ellas no tener el libro-- pero fundamentalmente porque las pocas ganas que tenía de leerlo me las acabó de quitar el prólogo. Lo digo completamente en serio. Prefiero elegir los autores que me interesa conocer (Aixa, Aloma, Barcena y Morales) y buscarles y leerles alguna novela. Al resto o ya los conozco o no me interesan (o ambas cosas).

      Además acaba de salir otra antología de gente de menos de treinta que recopila fragmentos de novelas de los autores. Entiendo que será una selección de lo mejor (lo mejor de lo mejor, vaya). No me parece mal plan para acercarme a X obra de X escritor. Mejor que tragarme cuatrocientas páginas de cuentos, seguro.

      Eliminar
  49. Hola R. Reig, gracias por pasar y dejar aquí tu cagarruta junto con las de los demás. Así la montañita ya es un poco más grande.

    ResponderEliminar
  50. Hola, soy Masoliver Ródenas y apruebo este blog porque estoy tan enfermo y mi vida es tan triste como la del pobre Colmos. Todo esto es culpa de Lengua de Trapo por seguir dándole trabajo al Houellebecq de Segovia.

    ResponderEliminar
  51. Joder con el Candeira... Niño, venga, el Cola-cao y a la cama.
    Por cierto, para quien no lo sepa, Daniel Gascón y Aloma Rodríguez son hermanos de padre y madre, y menudo padre, oiga, el corleone de Zaragoza Antón Castro.
    Si es que todo apesta.

    ResponderEliminar
  52. No me queda claro si el libro es bueno o no, no está bien explicado. Y tampoco me ha quedado claro si este reseñista se lo ha leído.

    ResponderEliminar