viernes, 11 de octubre de 2013

“En medio de extrañas víctimas” de Daniel Saldaña París

He aquí mi prejuicio: el autor de esta novela es joven y es poeta y tiene un libro llamado La máquina autobiográfica (se puede leer aquí) que parece un diario personal construido a golpe de microrrelatos y versitos. Esto de hoy (En medio de extrañas víctimas) es su primera novela. Que conste que yo esto lo sabía antes de empezar a leerlo. Lo sabía incluso antes de tener el libro en las manos. Pero. Pero amigo como soy del sufrir y el odiar y sabiendo como sabemos que la curiosidad mató al Tongoy, quise darle una oportunidad al primer capítulo aprovechando un día que me pilló Jerôme Ferrari sin ganas de aguantarle el sermón.

Y sorpresa

Fue interesante, el comienzo. No una maravilla, no un volverse loco pero sí una sorpresa agradable: la sorpresa de acabar el capítulo queriendo saber más del protagonista y por dónde irían los tiros. Como sin quererlo (lo juro por mi gato) y del tirón, llegué a la página sesenta. O setenta. Esto no es algo que me pase todos los días. Qué coño, ni siquiera es algo que me pase todos los años.

La cosa va de nada. De esta nada: un tipo aburrido hasta la náusea, feliz en su aburrición, dedica las horas libres a contemplar desde la ventana de su habitación un solar vacío. En ese solar hay una gallina que le hace cosquillitas en el cerebelo. Si hacemos caso de la contra del libro podríamos creer que está enamorado, pero a mí me parece ir demasiado lejos. De lo que se enamora probablemente sea de lo que representa: la posibilidad de hundirse en el tedio mirando para ella y salvarse así de «la idiotez, la crueldad y la injusticia infinitas de la urbe» y todo porque cree que «la civilización es un escándalo hiriente, una pugna entre los impulsos más bajos de cada ciudadano». Y claro, pensando así, mejor quedarse en casa. Trabaja en un museo haciendo memeces, hasta que un día una compañera a la odia acepta la propuesta de matrimonio que alguien hizo por él. Y se deja llevar. Escucharle decir NO sería suponerle una iniciativa que ni tiene ni quiere tener. Además así podrá follar gratis, piensa el muy cerdo.

«[…] se cierne sobre mí, estos últimos días, una sombra exageradamente densa, un ánimo lúgubre. Me sorprende constatar que los eventos convencionalmente importantes —una boda— me suceden como si le sucedieran a un primo segundo, sin afectarme apenas. Tengo noticias de mi vida, pero no la siento. Y no es que la vida esté, como querrían algunos, en otra parte, sino que se halla reducida a un conjunto heterogéneo y débil de asociaciones: una gallina que se pasea en un terreno, un boleto de lotería con el número seis inscrito, una colección de bolsitas usadas. Cada cierto tiempo alguno de estos detalles de mi más íntima cartografía se desdibuja sin mayor tragedia y otro nuevo aparece, sustituyéndolo.»

Me estoy liando. El otro personaje de la novela (sí, son dos) es un doctor español en filosofía que se regala un año para estudiar la obra un boxeador poeta, arrebatado y temperamental, que desapareció misteriosamente hace mucho tiempo, dejando tras de sí un par de obras que pasaron desapercibidas, para lo cual viaja a México, concretamente a Los Girasoles, un pueblucho de mala muerte donde conoce y se enamora de la madre de Rodrigo, el aburrido protagonista anterior. Y ya tenemos caso. Y con dos parejitas, nada menos, sin llegar a esto este el tema, afortunadamente.

Y ya. 

La presentación de los personajes y sus premisas ocupa más o menos media novela y es, junto con el humor, lo mejor del libro. Incluso la parte del poeta boxeador tiene cierto interés dentro del desinterés buscado. Pero. Pero el resto de la novela es un desinflarse lento y continuo. Tiene gracia que el momento en el que empiezan a ocurrir cosas sea precisamente el momento en el que la novela pierde toda su fuerza. Es decir, que mientras la “gallina” (lo que esta representa) era objeto de deseo, bien, pero cuando ésta sale de plano, ya no. El problema va a ser la iniciativa del protagonista, que sólo tenía razón de ser cuando no existía, y por culpa de la cual  sufrirán las consecuencias todos los personajes. Todos. Ni uno más ni uno menos.

Lo de siempre, supongo: una novela no es un poema, por más que en esta ocasión hayamos estado cerca de conseguir cruzar la frontera con éxito. En cualquier caso, me quedo con la cara del autor, que conociendo su origen ya es decir bastante.


50 comentarios:

  1. Por lo que cuentas parece que la premisa es algo así como la de "El extranjero" pero sin llegarle ni a la suela del zapato. Me ha recordado a la obra de Camus por esa parsimonia, esa falta de iniciativa que parece tener el protagonista, ¿no? Aunque casi me da vergüenza hacer la comparación. En fin, que no creo que lo lea.
    Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nonono, nada que ver con el extranjero. NADA. de verdad. Me parece bien que no lo lea, pero que no sea por eso.

      Siento haber tardado en contestar.

      Eliminar
  2. Tiene buena pinta... y por el extracto que has copiado, el tío escribe bien.

    ResponderEliminar
  3. Tengo un problema. No me gusta el lenguaje demasiado preciso. Me gusta que parezca que el autor habla, más que escribe. Es culpa mía, insisto. Pero bueno, me lo podría leer si no tuviese que follar tanto y ver tanta tele y mirar tanto el techo. Además , el humor siempre ayuda a pasar páginas cuando la historia flojea. Al menos a mí.

    Quique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu problema es otro, amor. Pero sí, aquí el autor escribe más que habla. No te gustaría. Te aviso en cuanto dé con algo de tu cuerda. Algo saldrá, ahora que he dejado las (supuestas posibles) mierdas durante una temporada.

      Eliminar
    2. ¿Cuál es mi problema, cabrón de mierda? A ver si es verdad que das de una vez con algo de mi cuerda, que ya estoy hasta el gorro de poetas, microrrelatistas y demás cantamañanas. Menos mal de tus anónimos, que están que se salen. Tendrías que meterte con Olmos una vez por semana. Saca lo mejor de ellos. Fíjate que hasta me he planteado leerme algo suyo para discutir con conocimiento de causa, cosa poco habitual en mí, que solo sé de follar y tocar las pelotas. Por último ¿Nehmo? ¿Qué coño pasa con ese desgraciado?

      Quique

      Eliminar
    3. Lo de cabrón de mierda, dicho sea desde el cariño y el respeto, por supuestísimo.

      Quique

      Eliminar
  4. Coincido con Willie. Si las frases que has copiado aquí son una muestra de lo que es toda la novela, quizá me anime a comprarla. Si además no está clara la diferencia con respecto a la poesía, pues mejor que mejor, otro valor a tener en cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo son. El estilo es una de sus virtudes. Ha sido toda una sorpresa. Luego os paso un enlace a las primeras páginas.

      Eliminar
    2. Casi me olvido. Aquí el enlace prometido:

      http://issuu.com/sexto_piso/docs/fragmento_en_medio_de_extra__as_v__

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho el fragmento que has elegido. Puede que me anime a leerlo.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fragmento no es ni remotamente el mejor, pero me venía bien para lo que quería decir.

      un saludo,

      Eliminar
  6. "En cualquier caso, me quedo con la cara del autor, que conociendo su origen ya es decir bastante." ¿Cómo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Tongoy, te pido un último esfuerzo:

      Tómate en pequeñas diócesis este concentrado de poesía, Zurita, si esto no te resucita creo que tu muerte definitivamente no tiene cura.

      Si quieres tienes una pequeña muestra gratuita en mi blog. En serio, prometo no pedirte nunca jamás nada, pero esta maravilla no puedes perdértala.

      Creo que recomendar este libro es simplemente una obligación moral. Ahí queda eso :)

      Abrazo

      Eliminar
    2. Zombie, zombie... ¿por qué me haces esto? Vale, digamos que como bonito y tal, pero... ¿qué te voy a contar que no sepas?

      Mira, por ser tú voy a decir una barbaridad: me lo voy a pensar. Miro de hacerme con el libro (un pdf me vendría como dios) y si cae en mis manos, lo leo y si no cae en mis manos... pues no, claro, qué remedio. Lo dejamos en manos de la biblio. Que decidan ellos.

      NO, espera, ¡¡UN MOMENTO!! ¿700 PÁGINAS? (Acabo de mirar y resulta que sí lo tienen) Joder zombie, ese es el poemario de los poemarios. Mira, lo saco de la biblio. NO prometo más.

      (Qué asquito me estoy dando).

      Eliminar
    3. Harás bien en leer el libro, en serio, y verás que es de todo menos bonito (el que colgué en el blog es un poema que se entiende en el conjunto al que pertenece).

      Por cierto, acabo de estar ahora mismo con Jorge Carrión que ha dado una charla sobre su libro y el sentido y el futuro de las librerías, los libreros, etc, y casualidades de la vida hemos acabado cenando juntos a la salida (con más gente, que conste). Qué pequeño es el mundo..!

      Abrazo, valiente!!

      Eliminar
  7. Perdona por el offtopic, pero no sé dónde hacer el pedido: ¿es aquí donde se regala el PDF de la famosa antología de las letras hispánicas ochenteras?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí es. Acabo de enviárselo al email.

      Eliminar
    2. Sí, lo veo... ha llegado. Gracias, Carlos! Lo echo un ojo y comentamos esta semana.

      Eliminar
    3. Anda que la publicidad viral está llegando a unos extremos... Sugiero que a partir de ahora los libros se vendan precintados en una bolsa de plástico opaca, para no saber quién es el autor. Más sorpresa.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el comentario borrado por protección de datos:
      Sr. Tongoy: usted que se echa cualquier porquería a la cara ¿no leerá el publirreportaje de Jorge Cagón? ¿Y esta antología?

      YA EN LIBRERÍAS: 
      ÚLTIMA TEMPORADA. 
      NUEVOS NARRADORES ESPAÑOLES 1980-89
      Si queréis recibir el libro y/o concertar entrevista con los autores, contactar con: 

      Selección y prólogo de Alberto Olmos 

      Guillermo Aguirre, Víctor Balcells Matas, Matías Candeira, Paula Cifuentes, Aixa de la Cruz, Jenn Díaz, Laura Fernández, Pablo Fidalgo, María Folguera, Salvador Galán Moreu, Daniel Gascón, Juan Gómez Bárcena, Rebeca Le Rumeur, Cristina Morales, Miqui Otero, Roberto de Paz, Aloma Rodríguez, Jimina Sabadú, Juan Soto Ivars, María Zaragoza. 

      Última temporada retoma la voluntad por encontrar y difundir nuevas voces que Lengua de Trapo demostrara con la publicación de Páginas amarillas (1998) y Líneas aéreas (2001), antologías donde los nuevos narradores eran reunidos para ofrecer al lector muestras representativas de su obra. En esta ocasión, Alberto Olmos, entusiasta de la literatura española contemporánea, se ha encargado de seleccionar a veinte escritores nacidos en los años ochenta con el propósito de anticipar el futuro inmediato de nuestras letras. 






      Con menos ruido que generaciones anteriores, un grupo de autores nacidos en los años 80 ha ido ocupando un lugar promisorio en las letras españolas mediante novelas o libros de relatos que dejan entrever un sustancioso futuro para nuestra literatura. Última temporada reúne a veinte de esos escritores (diez escritores y diez escritoras) con relatos originales y, en algunos casos, incluso sobresalientes dentro de sus propias trayectorias, aún en sus comienzos. 

      La voz de esta generación resuena a coro en textos comprometidos, políticos, sentimentales o bizarros, un cóctel sorprendente y también delirante, donde las referencias pop dialogan con los mitos de la Transición, donde la solidaridad trata de sobreponerse al privilegiado estatus del que la practica y donde la relación de pareja sigue dando los mismos quebraderos de cabeza que siempre. 

      Variedad estilítisca y temática encontramos en esta última hornada de autores españoles, que afrontan el reto de narrar —esto es, de encontrar tiempo y energía para la escritura— en momentos tan precarios para la Cultura como los que hoy vivimos. 

      Algún autor español ya canónico afirmó en una ocasión que detrás de él "no venía nadie", afirmación que ha hecho fortuna generación tras generación en la literatura española. Sin embargo, como puede comprobarse, siempre vienen.

      Eliminar
    2. Aquellas dos famosas recopilaciones de lengua de Trapo sirvieron (al menos a mí) para poder distinguir a los buenos autores de esa generación de la numerosa morralla. Lo que me pregunto es cuántos de los que salen en esta nueva recopilación se salvarán... claro que si la selección la ha hecho Alberto Olmos, seguro que es exquisita... In Olmos we trust!

      Eliminar
  9. Estás enviando el pdf a diestro y siniestro? ¿El del libro? ¿Eso es legal? ¿podríamos denunciarte? Vaya sanguijuela estás hecha, tongoy. Pero peor es el autor que te lo ha enviado joooder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues imagino que será uno de los veinte. Amos, digo yo.

      Eliminar
  10. ¡Ah! ¿cómo? ¿ todo el libro? ¿solo el índice de autores - menos dos-? ¿el prólogo? ¿es el libro del Pentágono? ¿lo prologa el mismísimo Obama? ¿los antologados merecen serlo? ¿el Presidente se ha limitado a hacer un encargo pero desprecia a sus antologados? ¿los antologados no quieren ser antologados por el Presidente? ¿los antologados quieren que se hable de ellos a pesar del Presidente? ¿el Presidente considera 'parasitario' que alguien anticipe la lista de nombres de los antologados? ¿el libro es mejor o peor así? ¿se acabará la piratería? ¿se propiciará? ¿lloraremos todos porque alguien que salía en la lista se ha chivado - de la lista- antes de tiempo porque así no lo compraremos? ¿el libro ya no tiene interés al saber quién participa? ¿lo gana?

    Un poco de luz, Carlos, que esta inquietud me está volviendo loca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo a doscientos periodistas en la puerta desde ayer. Esto es un sinvivir, Ire.

      También te digo, que el libro, si te quedas sólo con el índice, gana mucho. Y lo acabas enseguida.

      Eliminar
    2. "También te digo, que el libro, si te quedas sólo con el índice, gana mucho. Y lo acabas enseguida."

      Es decir, que tienes el pdf completo, porque el libro no ha salido aún.

      Eliminar
    3. "También te digo, que el libro, si te quedas sólo con el índice, gana mucho. Y lo acabas enseguida." Es decir, que tienes el pdf completo, porque el libro no ha salido aún


      JAJAJAJAJAJA, no por favor, no se pongan paranoicos. Lo que quería decir (dando a entender otra cosa, eso también es cierto) es que si sólo se lee el índice (esto es, una página) lo acabas enseguida. De cajón, esto. Lo de "gana mucho" es pura maldad, por aquello de caer en el tópico de "lo que escriben estos chavales".

      Olvídese del pdf. Ni lo tengo, ni lo quiero. Mañana lo cuento. Créame si quiere. 

      Eliminar
    4. Pero es que además, ni que fuera un secreto de estado, jope. ¿Qué importancia tiene si alguien le ha pasado el pdf completo, el índice, su nombre o solo el prólogo a Tongoy? ¿Ha desvelado éste-hasta ahora- algo de vital importancia para la seguridad del Estado, algún banco o, en su defecto, alguna editorial? Será que la mayoría de escritores no les pasan un ejemplar a sus críticos de cabecera para que tengan la reseñita preparada para cuando salga a la calle. Cuánta tontería e hipocresía, por favor.

      Lo que no deja de ser bastante penoso es que unos y otros se quieran aprovechar del 'revuelillo en las letras' que está provocando el affaire en algunos para que se hable del librito de marras y de sus autores, prologuistas y demás. Tanta pureza de actos y pensamiento da un poco de cosilla, a estas alturas.

      Eliminar
    5. Nada. No hubiese pasado NADA. En lo que va de semana me han ofrecido 3 libros en pdf y nadie se ha preocupado por las consecuencias. Todos somos adultos. 
      Esto no tiene nada que ver con las "filtraciones". Tiene que ver con Lengua de Trapo y Alberto Olmos, que parece que llevan especialmente mal las malas críticas y están aprovechando para lanzar mierda, pero en el fondo todo es pura pose. El libro Leonardo, de Aguirre, apareció un día en mi buzón por arte de magia remitido por LdT, cuando yo ya me había cansado de reseñar negativamente novelas de ellos. Me da igual si fue a petición del escritor. Un editor sabe a quién debe mandarle las cosas y parece que LMdT no era tan mal destino después de todo.

      Hace un par de años tomando unas cervezas con Gonzalo Canedo, éste me decía que gracias a la polémica surgida en la crítica de "Mi madre es un pez" (lo del NUEVO DRAMA) se habían animado las ventas y calculaba había vendido unos cuantos cientos más del libro en cuestión de lo que esperaba. Fue a partir de aquello que empezó a enviarme algún libro de vez en cuando. 

      Esto funciona así. Olmos NO es imbécil. Yo juego encantado, pero no hace falta mentir y Olmos lo hace. Miente.

      Eliminar
    6. A lo mejor se cree que Echevarría, por citar a alguien que cobra por sus críticas, además, se va a comprar cada librito que reseña el día antes a la Fnac. A lo mejor no es imbécil, pero seguramente se cree que mucha gente lo es. En fin.

      Eliminar
  11. Tal vez, Carlos, deberías editar el comentario de más arriba en el que alguien ha pegado un mail enviado a un grupo cerrado de personas, y eliminar ciertos datos. A mí ni me va ni me viene, pero resulta un poco chusco eso de difundir correos así como así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mierda. Cierto, no me había fijado.  Borro y pego. Gracias.

      Eliminar
  12. Ángeles González-Sinde, finalista del Planeta. Dicen que el año que viene está cantado para Messi, que lo ha escrito por encargo durante su lesión fingida. Ya decía yo que se incorporaba demasiado pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Messi no finge lesiones. Eso lo hará tu padre.

      Eliminar
    2. Sí, es cierto, mi padre finge lesiones. Pero discülpalo, el pobre no sabe còmo libratse del cumpleaños de su suegra.

      Eliminar
  13. "Entusiasta de la literatura española contemporánea". Y de la joven... sólo hay que leer el prólogo para confirmarlo.

    ResponderEliminar
  14. "Con menos ruido que generaciones anteriores". Y lo dicen con to el morro. Pero si no son más que ruido. Ruido de pajarito tuiteador, de flash en instagram, de tecleo para el feis... Escribir, poco. Ahora, ruido lo que màs. Y hay uno o dos que no fallan. Concretamente, uno. Que escriba ya una novela, coño.
    Hay que tener jeta.

    ResponderEliminar
  15. La verdad, al contrario de lo que he leído por aquí, a mí no me ha gustado nada el fragmento del libro que comentas hoy. Nada de nada. Pero bueno, seré yo, que no tengo el paladar literario tan desarrollado.
    Por lo demás, como yo sólo me fijo en chorradas, me pregunto: ¿por qué este pollo, que podía haber firmado como Daniel Saldaña (buen nombre), Daniel París (aún mejor) o incluso Daniel S. París, prefiere algo tan abstruso como "Danielsaldañaparís"... Lo de los dos apellidos entiendo en el caso de Ruiz Zafón, Pérez-Reverte (que creo es Pérez Gutiérrez, en realidad) o González-Sinde(ja, ja.. ésta debería firmar como González- Sin... vergüenza), pero no cuando tienes dos apellidos molones. Si lo sabré yo, que por culpa de llamarme Jon Ander García García no he podido desarrollar una carrera literaria como Dios manda....

    ResponderEliminar
  16. Hola Tongoy,

    no encuentro forma de contactar contigo por otro medio... ¿Has leído Karoo, de Steve Tesich, en Seix Barral? Te lo pregunto porque me ha gustado bastante, me parece un libro bastante notable, pero no encuentro una crítica medianamente seria. Casi desde la contra la venden como una obra de humor (supongo que para colocar más ejemplares), cuando de cómica tiene poco. Me gustaría que pudieras comentarla, si puede ser

    Saludos y enhorabuena por el blog. Y más que nada por descubrirme El plantador de tabaco, novelón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien eso de ser recordado como el hombre que recomendaba El plantador de tabaco. No es un mal epitafio.

      Contactar conmigo no es difícil, hay un correo en mi perfil. aunque no lo uso mucho también tengo lamedicinadetongoy arroba gmail punto com. Pero bueno, que aquí me encuentra siempre.

      No, no he leído Karoo. No me tenía muy buen pinta, la verdad, y además me estoy quitando de Seix Barral. Por nada especial. No sé, quizá me anime, pero no sera este año. Creo. Ya no digo nada. Ayer no tenía planeado leer lo que estoy leyendo.

      Gracias por pasar. Un saludo,

      Eliminar
  17. ¿Al final te lo has hecho encima con las amenazas de pleito que lleva soltando O desde ayer en twitter?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había visto. ¿Hablar de un prólogo es delito?

      Joder como está el patio...

      Eliminar
  18. No tiene que ver con el post, o igual sí: el caso es que acabo de ver una entrevista con un tal Andrés Barba y me he quedado sorprendido, asquedao, disgustado, todo al mismo tiempo, y ahora tengo como el estómago revuelto. ¿Alguien tiene algún remedio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta:
      https://www.youtube.com/watch?v=mC7Uuw3ppu0
      (y ésta de bonus track:
      https://www.youtube.com/watch?v=VFprKQeDQ-M )

      Eliminar
  19. El alquimista del tedio30 de diciembre de 2014, 14:46

    Hola en mi último libro leído, La historia de mis dientes de Valeria Luiselli, aparecen un montón de literatos por sus páginas. Uno de ellos es Daniel Saldaña París, el cual es dueño de una tienda. ¿Qué vende?.Bingo: huevos.

    Por cierto Tongoy, ¿alguna recomendación sobre escritores/as mexicanos/as?. A mí Federico Guzmán y Yuri Herrera me gustan bastante, pero quiero abrir horizontes. ¿Conoces a Abramo o a Duarte?.

    ResponderEliminar