lunes, 11 de junio de 2012

“El hombre que gritó la tierra es plana” de Roberto de Paz

Dejen que les cuente la película que me llevó a leer este libro. Roberto de Paz escribe esta novela de título tan prometedor y lo publica en 451 editores. Yo me entero de tamaño acontecimiento no sé cómo, supongo que por Facebook y entro en Amazon.es sólo para descubrir que no lo tienen en versión digital aunque sí en papel, a unos 17 euros, pero como llevo unos meses un poco cabroncete con todo este asunto de la negativa de ciertas editoriales a publicar en digital (a precios decentes, se entiende) pues pasa lo que pasa y pasa que no me compro este sino otro. Los de la biblioteca -que deben pensar lo mismo que yo- no me aceptan la desiderata y por eso me tengo que joder. Y la editorial se tiene que joder. Y lo peor es que también se tiene que joder el bueno de Roberto que poca culpa tendrá de la mala gestión de sus promotores. De esto me quejo en Facebook no sé cuándo y poco después Roberto se pone en contacto conmigo y me ofrece un ejemplar. Yo me resisto cortésmente pero termino aceptando porque la verdad es que sí me apetecía bastante leer la novela y nada arriesgar el capital. Me llega poco después vía correo ordinario y lo empiezo casi inmediatamente. La razón de tanto interés está en el texto de la contraportada: 

“Una historia sobre la necesidad de cambiar para seguir adelante. 

Matías, tras el asesinato de su esposa, decide volar hasta Nueva York para seguir el rastro de su padre, quien se deshizo de él cuando todavía era un niño. Allí cae por la madriguera hasta el país de las maravillas que diseñó su padre, donde los vagabundos dejan las calles para formar parte de una insólita residencia de escritores y los sex shops son la piedra angular de un proyecto utópico que pretende prescindir del dinero. 

Matt se acerca a la verdad sobre su familia, pero también ha de enfrentarse a las terribles implicaciones que se derivan de las leyes de la termodinámica, de la crisis energética que se avecina, y al final del camino tendrá que responder a una pregunta clave: ¿salvarías el mundo ahora que lo has perdido todo?” 

Claro, a uno, con la que está cayendo, le invitan a leer algo sobre una insólita residencia de escritores en la que los sex shops son la piedra angular de un proyecto utópico que pretenden prescindir del dinero y se pone cachondo no, lo siguiente. Y luego que si Alicia en el País de las Maravillas, que si Nueva York, que si tal y cual y sin poder evitarlo me acuerdo del Chronic City de Lethem que tanto me había gustado.  Y ojalá, pero no. 

Lo cierto es que esta primera novela de Roberto parte de una premisa fantástica (en el amplio sentido del término) que a diferencia de la mayoría va mejorando según avanza. El problema está en llegar a la recta final sin morirse de aburrimiento. Estoy exagerando, claro; yo muriéndome de aburrimiento sólo leo a Tao Lin y únicamente porque sus libros son más breves que algunas notas al pie de La Broma Infinita. Lo que menos me gustó de “El hombre…” fue, aparte del por momentos excesivo -por innecesario- ejercicio de embellecimiento literario, el puto ir y venir de la calle Segovia a la avenida Valencia o lo de pasar frente al Banco de España y decirlo, como si tuviese maldita importancia conocer la geografía de una ciudad para entender lo pillado que está uno de la muchacha de marras. Y hablando de cerezos en flor: lo del amor es también aquí una cuestión de aguante. Ya sé que no es culpa de nadie y de hecho no me cuesta leerlo  siempre que no tenga que hacer paradas para vomitar, pero cuando ocurre como aquí, que el amor toma protagonismo cuando no debía pasar de anécdota, pues me jode, no les voy a engañar, porque yo esperaba encontrarme con las miserias del mundo y sólo me iba encontrando con las del protagonista, al menos durante algo así como la mitad de la novela, que es lo que duran los preliminares. Luego ya sí, pero sólo cuando viene papá a poner las cosas en su sitio. 

Papá  es un tipo genial (y ahora voy a pasar de puntillas para no joderles la novela más de lo que ya lo hace la contraportada), un revolucionario, un tipo singular, peculiar, un anarquista como la copa de un pino que cree que los pilares de la sociedad estarían mejor triturados (aquello de arrancar de cero) para lo cual no se le ocurre mejor idea que acelerar el proceso de destrucción de la sociedad agotando o quemando (dinamitando, directamente) los recursos naturales amén de otros métodos un tanto expeditivos. Lo que vienen siendo “por las malas” de toda la vida de dios. 

Esta última parte se centra más en la cuestión y es gracias a ella que se salva la novela del mismo modo que una comida corriente se puede mejorar con unos buenos postres. Una novela es lo que queda de ella cuando deja de arder y de este novela me quedo, sin dudarlo, con el esbozo de ese Nueva York oculto, marginal, revolucionario y lamentablemente tan poco creíble como necesario. También con el arranque,  un sensacional primer capítulo que sirve para marcar la ruta del viaje y que invita a no desesperar en los momentos flojos. Cuando hace una semana hablaba en el post de Juan Mayorga (“Hamelin”) de esa suerte de necesidad de empezar a poner bombas y cortar cabezas estaba pensando no tanto en aquella novela como en esta y me pregunto en qué momento dio Roberto con la solución a ciertos problemas que aquí todos vemos venir y ninguno quiere afrontar. No me hagan caso; estoy bromeando. "El hombre que gritó al tierra es plana" no da respuesta a ninguna pregunta simplemente porque no es el tipo de novela que se dedique a esto, aunque es verdad que sí puede ser un buen reflejo del nivel de desesperación de la sociedad actual que ve en acelerar el fin de los tiempos una buena salida ahora que ha quedado claro que las urnas no sirven absolutamente para nada.

45 comentarios:

  1. José Martínez Ros11 de junio de 2012, 8:48

    Sr Tongoy, vaya a una librería y busque una novela de hace unos añitos de Ray Loriga titulado “Tokio ya no nos quiere”, ábrala al azar y lea unas cuantas páginas. Después, compare lo que ha leído con esta cosa que comenta. Plagio. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mire, llevo tiempo buscando una excusa para volver a leer a Loriga (lo dejé en su segunda novela, hace mil años) y me lo ha puesto usted a huevo. El comentario del siguiente anónimo lo hace más interesante todavía de modo que será extracción segura en mi próximo viaje a la biblioteca.

      Muchas gracias a los dos; me han animado la mañana.

      Un saludo,

      Eliminar
    2. Jeje, ROS.
      Pero si el amigo LORIGA es PLAGIO de todo lo que se mueve en estado PURO.
      Tipo Ismael Serrano: los dos, criados en chaletes-adosados de Las Rozas y por ahi, socialdemocracia con dinero del bueno. Y se han construido unos personajes a lo Bob Dylan y sufrimiento interior y lirismo. Y tal.
      Que hay que follar, algo, digo yo.
      LORIGA ha querido ser una especie de Salinger local, pero claro, no le llega ni a la suela. Por qué? Exceso de narcisismo almibarado. Cosas que pasan.

      Eliminar
  2. Evidentemente, José, no has leído alguna de las dos novelas. Vamos, ni siquiera te has parado a leer las contraportadas.

    ResponderEliminar
  3. Como bien apuntas, Tongo, “el bueno de Roberto” no da juego. Precisamente por eso, por bueno. Céntrate en los subvencionados, en los Pompeu Fabra, en las niñatas pro Tao Lin, en la Yo Donna medio modelo medio poeta, en el el tío Nocilla y sus fellatios, en las enseño un teta en Facebook… la gente honesta no cabe aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me limito a los subvencionados se me fundirá el cerebro. No es sana tanta tontería. Deme usted un respiro que tampoco soy una obra social.

      Saludos,

      Eliminar
  4. Pues la próxima reseña me la haces de "50 sombras de Grey", que he leído por ahí que viene pegajosa y no me vas a negar que una montaña se puede describir bien, mal y regular, pero una comidita de rabo, por mal descrita que esté, siempre acierta uno a amortizarla pese a no ser ya el chaval hipertenso que en su día fue.

    ¿Me explico?

    Y como no tengo tiempo para prácticamente nada, pues me la haces (la reseña) bien completita, que de ahí me voy a tener que alimentar yo, por así decirlo.

    ¿Me explico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coño, Quique, tengo a medias una reseña de mucho follar. Igual la rescato. Dame unos días o unas semanas o algo así.

      Y sí, te explicas perfectamente, claro, siempre. De hecho eres el que más.

      Besos,

      Eliminar
  5. Hombre sr. Tongoy, con todos mis respetos hacia esta novela, su autor, sus posibles lectores en general y usted en particular: yo me leo el texto ése de la contraportada donde se cuenta de qué va el libro y, sinceramente, tampoco me mato por conseguirlo, así me salga gratis total... que otra cosa es que aluego la historia resulte mejor de lo que parece. Pero lo que parece, asín sin leerla, es un santa chorrada. En mi opinión, claro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso supongo que es un poco cuestión de gustos y de lo que a uno le apetezca en X momento, que es en el fondo lo que a mi me mueve a leer una cosa u otra. Eso y que sea un escritor joven, español, su primera novela, editorial interesante... y el tema, que está muy de actualidad aunque ahora que hemos sido no-rescatados ya se hayan acabado todos nuestros problemas y podamos volver a salir como antes a comprarnos pisos y coches y todo de puta madre. Venga, va, en serio, lo dicho: que fue un poco de todo, tema incluido.

      (También es verdad que a mi, para que me apetezca leer algo, no hace falta que se le ponga mucho cebo. Fíjese que este finde tuve en la mano el tratactus de AFM y casi me dio por echarle un vistazo. Así de fatal está el panorama.)

      Gracias por pasar. Un saludo,

      Eliminar
  6. Inmaculada Concepción11 de junio de 2012, 11:37

    "que el amor toma protagonismo cuando no debía pasar de anécdota, pues me jode, no les voy a engañar, porque yo esperaba encontrarme con las miserias del mundo y sólo me iba encontrando con las del protagonista"
    Yo creo que lo uno puede ser un reflejo de lo otro, es decir, las miserias del protagonista suelen reflejar las miserias del mundo en las novelas en general, que para eso uno es escritor y se mira y remira el ombligo y luego el lector que piense en la metáfora, que decía Vincent. Tongui, últimamente te veo muy pro-novela social, para eso métete en www.Rebelión.org, o afíliate a la CNT.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, eres maravillosa. Me acabas de dar la solución a un post al que no sabía cómo meter mano, con perdón. Bendita seas, Inmaculada Concepción.

      Y no es que esté muy pro-novela social, es que estoy directamente en plan terrorista fatal.

      Eliminar
    2. ¡Un respeto para la CNT, so beata! Y te lo digo con todo el cariño, Inma, que conste...

      Oye, Carlos, no comentas nada a nivel estilístico acerca de la novela. ¿Cómo funciona el texto en tal sentido? ¿Hay buen "arte literario" de por medio?

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Está bastante bien aunque se pasa un poco embelleciendo algunos apartados. En general el estilo es más que correcto, pero tampoco nada especial y de ahí que no haya querido comentarlo.

      P.D. ¿Como va esa lectura, Nehmo?

      Eliminar
    4. Inmaculada Concepción11 de junio de 2012, 12:45

      Tongui ¿Qué dices qué de meter(me) mano?
      No pasa nada, Daniel, ya no me enfado, he cambiado. Ahora bajo la cabeza y me levanto la falda. Es lo que se espera de nosotras, ¿no?

      Eliminar
    5. La lectura va mejor que bien, aunque a trompicones entre exámenes de los chavalillos y correcciones varias. En cuanto pueda le comento a Quique unas cosillas, pero, dejándonos de remilgos, la cosa me gusta y satisface.

      Inma, no te pongas en plan víctima feminoide-sufragista ahora, que yo no me refería a eso y bien lo sabes. Muy lejos de mi intención sugerir que sea eso lo que deba esperarse de una mujer, pero es que me inflamo cuando hay cachondeo con la CNT de mis amores.

      Un saludo.

      Eliminar
    6. Inmaculada Concepción11 de junio de 2012, 14:03

      No era cachondeo, mi madre está afiliada a la CNT, lo decía completamente en serio: si el señor Tongoy ve incrementada su conciencia social debido a la que está cayendo y la quiere saciar con algo que opte por una de las dos opciones que le he dado, pero por dios, que no sea una realidad social novelada porque eso me parece un santo coñazo, y sé que una feminista como yo no debería emplear esta palabra.

      Eliminar
    7. Nehmo, cari, te ha faltado un "enormemente" detrás del "satisface". Pero bueno, ya te lo perdonaré cuando tenga un ratito.

      Inma, eso de agachar la cabeza y levantarse la falda no sé si es lo que se espera de vosotras pero tampoco lo fuésemos a descartar tan a las primeras de cambio por ese motivo.

      Es decir, que si no ha lugar, no ha lugar, pero si lo hubiere, hubiérelo, por dios, hubiérelo, a ver si va a resultar después de todo que tanta reticencia son sólo ganas de fastidiar a quien presuntamente no espera mucho más de vosotras, que tampoco somos tantos.

      Casi que con una bajadita de cabeza ya no nos acordamos de faldas que suben, así que no seremos tan cerdos como nos quieres pintar tan gratuitamente.

      Eliminar
    8. Inmaculada Concepción11 de junio de 2012, 17:51

      ja ja ja ja, pero mira que eres animal, tú...

      Eliminar
    9. Ánimo Daniel, ya quedan pocos exámenes y un casi nada que corregir... después de vacaciones a Popoqm, que creo que hay una casa disponible y el campanario más alto del mundo mundial en construcción. Si te apuntas, llama.

      Un saludo
      Marieta

      Eliminar
    10. En Popomq ¿eh?

      Cuidado con leer tan rápido, a ver si se te van a caer los ojos, Marieta.

      Eliminar
    11. Es más un problema de escritura que de lectura. Mis ojos van bien, pero mis extremidades tienen problemas de coordinación.
      De todas formas estoy por replanteármelo y veranear en Foz, que da pie a menos errores.
      Porque supongo que a estas alturas decir que lo he hecho a propósito para ver si estabas atento no cuela, verdad?

      Vigilaré la posible caída de mis bonitos ojos, no vayamos a tener un disgusto.

      Saludos,
      Marieta

      Eliminar
  7. Hombre, Jonan, con el mismo tema los hay que te la pueden liar bastante gorda. Otra cosa es cómo se las apañe el sr. de Paz, que no lo sé.

    Por otro lado los hay que, como yo, nos sentimos atraídos por las "originalidades", no me preguntes por qué. A lo mejor a Tongoso le pasa lo mismo, que tampoco lo sé.

    Además, seguro que si hubiesen querido dar la idea que bajo su aparente "chorrez" se esconde el más grande de los mensajes, habrían sabido hacerlo.

    Vamos, que al menos van de cara. Todo esto dicho desde el cariño y desde el respeto, faltaría más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorry: Me doy cuenta de que mi comentario me ha salido un poco talibán, así que, con vuestro permiso, lo rectificaré o al menos matizaré: a mí también me atraen las "originalidades" o incluso directamente las "chorradas" literarias. De hecho, es una tendencia mía que debo vigilar para no caer en una excesiva excentricidad. Incluso admito que puede ser que yo mismo, si estoy una tarde matando el tiempo en el FNAC o paseando por una feria de libros de segunda mano o aún más, entre los anaqueles de una biblioteca pública ( o sea, gratis), y me encuentro con el susodicho libro de Roberto de Paz, pues a lo mejor me da el cuarto de hora y me lo llevo e incluso puede que hasta pagara por él (una cantidad moderada, eso sí).
      Ahora bien, no creo que me pusiera a buscarlo en Amazon ni a comentar mi frustración en Facebook, etc... Además, yo pienso que el internés está para cosas más sustanciosas, como el porno for free y los blogs sobre libros (quiero decir para poner a caldo los libros de los modernillos,que es algo que relaja un montón).
      Eso sí, para gustos, los colores, ¿eh?
      Más saludos.

      Eliminar
    2. No me pareció un comentario talibán en absoluto. Le explico: lo del facebook fue casualidad; de hecho es un instrumento que apenas utilizo. Coincidió con una época en que parecían haberme cerrado el grifo en la biblio y el comentario que hice sobre este libro iba acompañado de otros que también me había rechazado. El comentario, pues, tenía que ver con los recortes, no con la novela de Roberto. Respecto a la Fnac y todo eso, le envidio; yo hace mucho que no tengo fácil eso de perder el tiempo por sus estanterías y lo más parecido que tengo a eso es amazon.

      P.D. Y Quique tiene razón: me pueden las originalidades y las novidades, pero veo que ustedes también. La diferencia entre unos y otros creo que está en que yo estoy más que dispuesto a intentar leerlo, un poco por hablar con conocimiento de causa. En el fondo soy un pedazo de pan.

      Un saludo,

      Eliminar
  8. ...ha quedado claro que las urnas no sirven absolutamente para nada.

    Es que necesitan papeletas dentro.

    ResponderEliminar
  9. Se acaba el primer semestre del año, señor Tongoy, de bastante bajo nivel, desde mi humilde punto de vista. ¿Cuáles fueron las mejores novelas españolas, de acuerdo a su criterio y lecturas?

    ResponderEliminar
  10. Bueno, no nos precipitemos, quedan 18 días para que finalice el semestre, todavía podemos salvar la situación. De hecho ahora mismo estoy con “El Premio Herralde de Novela” de Jordi Bonells que estoy viendo que no está nada mal y creo que luego leeré un par de españoladas más. Si acaso en julio montamos un post y rajamos a gusto.

    Le hago un resumen rapidito:

    Lecturas abandonadas (y con esto digo lo digo todo):

    "Fresy Cool" de Antonio J. Rodriguez
    "Historia de una gárgola" de Milo Krmpotic



    Lecturas terminadas (en español) (incluye relatos más o menos largos):

    "El empujoncito" de Quique
    "El jardín colgante" de Javier Calvo
    "La jaula" de Javier Moreno
    "El asesino hipocondríaco" de Juan Francisco Muñoz Rengel
    "Los inmortales" de Manuel Vilas
    "El viento ligero de Parma" de Enrique Vila-Matas
    "Ejército Enemigo" de Alberto Olmos
    "Una comedia canalla" de Ivan Repila
    "Simiocracia" de Aleix Saló
    "Siberia" de Juan Soto Ivars
    "¡Maldita sea!" de Ainhoa Rebolledo
    "El hombre que gritó la tierra es plana" de Roberto de Paz
    "Hamelin" de Juan Mayorga
    "Telefreud" de Jordi Carrión


    Me quedaría con el de Quique y el de Repila por un lado (comedia) y con el de Ivars y Olmos por el otro (drama). Si me obligasen a salvar otros sería (con la boca pequeña) el de Calvo y el de Roberto. El de Vila-Matas está bien, pero de novedad tiene poco y por eso no lo incluyo y el de Simiocracia es exactamente lo que parece y tampoco hay mucho que rascar. Lo peor: Vilas, Carrión, Moreno, Rebolledo y Rengel (no necesariamente por ese orden). El de Mayorga no tiene nada de especial más allá de mi interés por el tema.


    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando leo ciertas listas me queda claro que no estoy nada al día. cuando leo ciertas críticas (sobre todo las que ponen bien a dichos libros, que son las que mejor reflejan lo que en el fondo hay) menos pena me da el no estarlo.
      un saludo.

      Eliminar
  11. La primera mitad del año ha sido, en el mejor de los casos, flojita. El de Quique (¿aún?) no lo podemos leer; el de Repila está bien como comedia ligera, aunque a veces parezca más ligera que comedia; el de Ivars no encuentro un buen motivo para leerle; el de Roberto, con esto de que "se atreve a escribir una novela americana", cuando es lo que todos hacen, paso. El de Olmos está muy bien (más si se compara con el resto), pero es del año pasado. El de Calvo ni fu ni fa. El de Vila-Matas está bien, pero cansa un poco. Vilas, de lo mejor, y más gracioso que nunca. Los otros libros, me los ahorro. Vaya, escribiendo esto descubro que la novela española que más me ha gustado es la de Vilas. Así están las cosas, para cuatro ocurrencias. Agregaría, aunque al final se tropieza, El público, de Bruno Galindo. Quizás Años lentos, de Fernando Aramburu, que se deja leer muy bien, pero algo le falta, algo. Ojalá que el resto del año traiga lecturas mejores.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coño, es verdad, el de Olmos es del año pasado. Cómo pasa el tiempo.
      Me ha recordado que no comenté lo de la novela americana que es "El hombre que gritó...". Se me pasó completamente. Ni novela americana ni hostias. Que algunas cosas ocurran en EEUU hace tan americana una novela como asiáticas a las que utilizan Tokio en el título (que ya son unas cuantas). Americana... hay que joderse, que forma tan cutre de vender una novela. Ni que fuera un perrito caliente.

      Al de Aramburu le tengo ganas pero está siempre pillado. Acabo de ir por la bibliotasca y he cogido el último de San Basilio (Paloma no, Fernando) y el de Loriga del que se habló más arriba. El de Bruno Galindo lleva en el kindle una semana, debería caer este mes junto con el de Carlo Padial y alguno más (supongo que el Gonzalo Garrido o Andujar o Luisgé o uno de estos). La verdad es que bien mirado está siendo un año flojo flojo.

      Eliminar
    2. Vilas and Carrión son los más grandes FRAUDES de la literatura española.

      Eliminar
    3. El de Fernando San Basilio es bastante aburridito... Con esto no quiero decir que no lo lea, al contrario: me encantaría conocer su opinión ya que se rumora que puede ser "el libro del año". Si los pillo de la Biblioteca, también me gustaría leer el de Andujar y el de Luisgé. Los príncipes valientes me pareció un tanto tonto, pero se supone que éste es mucho mejor. Y sí, año flojito...

      Eliminar
    4. Anónimo, como molas promocionando temas!
      El de San Basilio es bastante aburridito, ergo se rumorea puede ser el libro del año.
      Genial proposición.
      San Basilio, dependiente de libreria, conoce bien el gremio. Apoyado por sus coleguitas (casa del libro, fnac´s, el corte inglés...), el libro suele estar colocado en un lugar principal.
      Tranquilos, muchachos. Esa misma colocación la tuvieron Fresy y Olmos. Resultado? Más bien escaso.
      San Basilisco es de la misma cuerda y si no, al tiempo: una idea ingeniosa (en este caso, el estilo de vida fluido) le hubiera valido un buen cuento (corto). Pero no, pa follar hay que sacar novela (larga y fluido). Y darle a la máquina (fluida) de repetir proposiciones. El dependiente era fluido porque lo habia leido en el libro que asi mismo era fluido, etc, etc.
      Y los amigos libreros, también son bastante fluidos a la hora de promocionar o no un librito y colocándolo a la vista (fluida).

      Eliminar
  12. Coño. Si que tuvo q salir bueno el Joselito q te envié. Vrivón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno, sí. Y el vino excelente también. Y los quesos. Bueno, todo el envío, en realidad. A sí da gusto, joder, con gente como tú, tan generosa.

      Eliminar
    2. Si seré malo escribiendo que lo que tenía que ser un drama resulta que para ti es una comedia. Menos mal que no como de esto ¿no?

      Eliminar
  13. Hola, soy MILO, aqui conocido como el Acorazado.
    Me parece fatal que no valores mi libro/gárgola en su justa medida.
    Olmos y yo somos los number one de las portadas en Qué Leer.
    Con eso te lo digo todo.
    Te hago un UNFOLLOW.

    ResponderEliminar
  14. Inmaculada Concepción13 de junio de 2012, 14:17

    Hola Tongui, no me había fijado en que estrenas una nueva sección de crítica literaria arriba a la derecha. Muy bien me parece. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Mari Puri, me acabas de entrar como spam. Algo habrás hecho. Si ves que no aparecen tus futuros mensajes dame un grito que los busco.

    Lo de la sección de crítica literaria es por aquello de organizar el manantial de información de estos últimos meses. Me quiero hacer un book para regalárselo a mi madre por su cumpleaños, para que vea que soy un hombre no tanto de provecho como aprovechado. Y ya si en el ocaso de mi vida me arregla el tema de la jubilación enchufándome en alguna revistilla del corazón, pues mira...

    ResponderEliminar
  16. tongui, estoy escribiendo desde ordenadores que no debería, que luego todo se sabe y le llaman a una la atención. cómo que un book? eso no es de fotos? tongui, el tema de la jubilación seguro que lo tienes más que apañado, amor, o si no ya te mantengo yo, que tengo alma de folla-mecenas.

    ResponderEliminar
  17. Un book de pantallazos del blog, mujer. Me quedo más tranquilo con lo de la jubilación; lo que ya no sé es si para entonces estaré yo para mucho follar. Yo es que creo que voy a ser más de de sentarme a leer debajo de un árbol.

    ResponderEliminar
  18. ya me he encontrado dos veces a tao lin en seis minutos y era, hasta hoy, un completo desconocido. las dos veces, por cierto, he sacado la misma conclusión.

    ResponderEliminar
  19. Tonguísimo, por dios, ¿qué clase de título de qué clase de libro está usted leyendo? ¿Erasmus Orgasmus y otros problemas? Se parte de una premisa falsa: no hay problema alguno, lo digo por experiencia, en el Orgasmus... Además, es una buena opción para subir el expediente... Ja ja ja ja, por dios, luego no te quejes de que eres el peor lector de la blogosfera... Ja ja ja ja...

    ResponderEliminar
  20. Es que es de Libros del Silencio... Y no te lo vas a creer, pero son RELATOS. Arg. Como es chiquitito creo que me lo voy a leer igualmente. No sé.

    ResponderEliminar