martes, 19 de enero de 2016

Breve nota poética número dos

Decíamos ayer que para ser un país que no lee, especialmente poesía, somos un país con muchos poetas y son muchos (a todas luces demasiados) los fondos públicos destinados a premiar una actividad tan de miserables minorías o directamente miserable.

En Melilla se llevan la palma: 18.000 € por cuatro versos de nada.

Es un premio muy bien dotado, sin duda, de ahí que sean tantos los pretendientes. No hay como tenerla bien grande para elegir pareja en el baile. Ahora bien, 18.000 es mucho dinero hasta para un poeta superventas.

Quiero pensar que Melilla no hay no hay niños en exclusión social, sin comedor o libros de texto. Quiero pensar que la cultura pasa, en Melilla, por su mejor momento. Quiero pensar que no hay más necesidades básicas que fomentar una actividad que, fuera del círculo concéntrico en que habita, no tiene más fans que las propias madres.

Con todo, lo que más llama la atención en el premio de Melilla no es el propio premio sino la Editorial Visor, que parece que ha comprado todas las acciones del mismo. Visor, para los que no estén al corriente, es sospechosa de todo esto y mucho más. Pero esa es una vieja historia. Esto lo comento porque revisando la lista de los premiados con el Melilla Prize me he encontrado con una curiosa coincidencia: de los 15 que he mirado (esto es, los ganadores desde el año 2000 hasta el 2014) 13 (¡¡13!!) publican habitualmente (en muchos casos lo hacían antes incluso de ganar el premio) en la editorial de Chus Visor (los otros, o bien son primos de alguien o bien la chupan genial, porque si no, no se entiende). Yo pongo los nombres y las fechas y de las caras y los detalles ya se ocupan ustedes. 

Aquí los ganadores y un breve apunte:

Manuel Vilas ganó el premio Melilla en 2011 (este dato, a partir de ahora irá entre paréntesis). Tiene publicados cinco libros en Visor, cuatro de ellos premiados (es quinto es recopilatorio, y no cuenta). Se dice se cuenta se rumorea que este no es la primera vez que el tándem Vilas/Visor se lo lleva de calle. 

Juan Van Halen (que sí, en serio: Van Halen) (Melilla 2012) tiene cuatro publicados (este dato se referirá, de ahora en adelante y en todos los casos, a los publicados en la editorial Visor); premiados, dos.

Eduardo García (Melilla 2013), dos publicados, dos premiados. 

José A. González Iglesias (Melilla 2014), cuatro publicados de los cuales uno es Poesía Reunida. Los otros tres han sido premiados. Sí, los tres (que si el Melillla, el Generación del 27, que si el Loewe…).

Marco Antonio Campos (Melilla 2009): tres publicados, dos premiados (el tercero en discordia es una Antología de poesía Mexicana, por lo tampoco hay que verlo como un fracaso).

Antonio Lucas (Melilla 2008): dos publicados, dos premiados. 

Gioconda Belli (Melilla 2006): seis publicados (uno incluye CD, para favorecer la inmersión). A primera vista, sólo dos premiados. 

Luís Alberto de Cuenca (Melilla 2005) es lo más, y no lo digo porque (según Visor) ha «abierto nuevos cauces de expresión a la poesía española de fin de siglo» sino porque ha publicado en la editorial nada menos que diez libros pese a contar con muy pocos premios para lo que estamos acostumbrados, lo que demuestra que hay mucha ceguera en el mundo de la poesía.

Francisco Díaz de Castro (Melilla 2004), también conocido como “Llegué, Visor, Vencí” ha publicado y ganado uno, el que nos ocupa. 

Antonio Cabrera (Melilla 2003): Dos libros publicados, dos libros premiados. No podía ser de otro modo. (Veo en su currículo que tiene uno, me van a permitir la digresión, que suena fascinante no, lo siguiente: se trata de una colección de haikús de tema ornitológico. Esto te lo llevas a una barbacoa y “lo petas” en la sobremesa).

Antonio Jiménez Millán (Melilla 2002). Tres publicados, todos premiados. El que vale, vale.

Benjamín Prado (Melilla 2001) es la estrella. Novelista, ensayista y poeta que ha sido traducido a más lenguas de las existen. Le han publicado ocho libros, pero esto es sólo el comienzo, que lo sé yo.

Angeles Mora (Melilla 2000): dos libros publicados, uno premiado. Con esta progresión le auguro un futuro nefasto, pero allá ella si no esfuerza.

Yo, a esto, para entenderlo, le tengo que echar algo (no mucho) de imaginación:

Visualícense en el cine o frente al plasma en su salón: están viendo una película. Esta película: un hombre sin sombrero de ala ancha entra en un ayuntamiento. Hace un calor melillense. Se dirige con paso firme (conoce el camino) al despacho del concejal de turno. Se saludan. Son tan educados que se les ven las sonrisas desde Teruel. Hola Manolo, hola Jesús, qué tal tu madre. Bueno, charla de rigor y café en el pasillo para saludar a las funcionarias que saludan alegremente cuando salen a tomar la tapa de la once. Otra vez el despacho. Plano cenital. Jesús le entrega un sobre y una promesa a Manolo. En el sobre un nombre y en la promesa un futuro, pues eso, prometedor: a cambio de un premio, mi amistad eterna y una comisión. Y otra para ti, pollo (Manolo no es un tipo avispado, ni siquiera saber leer con fluidez, lo que ocurre simplemente es que ya sabe cómo va esto y se deja querer). ¿Y al autor? También, un poco, que por algo pone la cara. El culo. Eso, el culo. Jaja. Cuídate. Nos vemos. Besos a los niños.

Y así cada puto año durante veinte o treinta y hasta un millón.

La película termina como empieza, porque aquí, en este mundillo de mierda, las cosas son así: no tienen principio (toda vez que ya nadie lo recuerda), ni fin.

Por supuesto esto es sólo una ficción fruto de mi desatada imaginación. La realidad es que todo es fruto del azar y la estadística: cuantos más autores publiques, mayor es la probabilidad de haber apostado por el caballo ganador (y de ganarte el silencio de la gente). Y, por supuesto, estoy convencido de que el que hecho de que Chus Visor sea miembro del jurado de los premios más importantes (por más que, dicen, no siempre figure en ellos) no tiene nada que ver. 

Absolutamente NADA.


12 comentarios:

  1. A todo esto puede que si el tal Chus echara de tanto en tanto un vistazo al Retro-Visor de su flamante vehículo literario se daría cuenta que existen algunos minúsculos espacios personales (blogs mismamente) donde peña anónima escribe una poesía exquisita por AMOR AL ARTE que seguramente adelantaría por la izquierda a los autores que publican regularmente en su editorial; pero me temo que ellos, como zurdos del sistema, nunca se llevarán premios, nunca se les reconocerá del todo su calidad: malditos los llaman, malditos se sienten…

    *Me gusta cierto tipo de poesía, abomino del mamoneo con-cursi-vo(mitivo).-

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuando dices que la chupan genial a qué te refieres?
    Un abrazo, amigos lectores :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Tongoy,.

    En el libro satírico que publicó David Pérez Vega el año pasado, titulado Los insignes (reseña: http://www.devaneos.com/libros/los-insignes-david-perez-vega-2015/) se explica con pelos y señales todo esto que comentas acerca de esas editoriales que organizan premios literarios con Ayuntamientos para luego premiar a los escritores de su catálogo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tengo sobre la mesa. Este post nace un poco de esa lectura.

      Eliminar
  4. http://www.elconfidencial.com/cultura/2016-01-20/constantino-bertolo-los-premios-literarios-deberian-tratarse-como-un-caso-de-corrupcion_1138045/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ahora Constantino Bértolo tiene barba?

      Eliminar
  5. Si nos ponemos a analizar los premios literarios uno por uno, tienes entradas hasta el día del juicio final, porque hasta los de pueblo están dados. Terminaríamos antes si se realizase una lista con los premios menos corruptos de este país, tanto de narrativa como de poesía. Porque a pesar de que odies la poesía, hay gente que no, e intenta ser limpio en lo que hace y sí, se gasta dinero, tiempo e ilusión enviando sus escritos (en la era de internet) esperando que sean justos y al final ni siquiera abran el paquete.

    ResponderEliminar
  6. Si fuera sólo Visor... mírese, por ejemplo, bien Pre-textos, a ver cuántos autores premiados encuentra que no hayan publicado con anterioridad en la editorial.

    ResponderEliminar
  7. El año pasado según Babelia Farándula (reseña: http://www.devaneos.com/libros/farandula-marta-sanz-2015/) fue la mejor novela del 2015. Lo leí y me pareció una novela mediocre y bastante peor que otras obras de Marta Sanz como Lección de anatomía o Daniel Astor y la caja negra. Al ser premiada con el Herralde, cogió mayor visibilidad, se convirtió en un reclamo publicitario y de paso en el libro que todos los críticos literarios leían para hacer luego las listas de marras de final de año, con "lo mejor de". Como dice Bertolo, esto "establece un sistema de visibilidad basado en lo noticiable, que privilegia a los libros premiados mientras que castiga a los que no entran en esa dinámica editorial".


    ResponderEliminar
  8. Espero que la OMS se pronuncie también sobre los daños cerebrales que ocasiona la lectura de algunos textos procesados.

    ResponderEliminar