jueves, 7 de febrero de 2013

Píldoras críticas: Danill Jarms y Sophie Divry

Hoy toca autorrescate. Me va perdonar que recupere un par de reseñas de ese pozo sin fondo que es el borrador de blogger. Ni se imaginan la mierda que guardo allí. Hay cosas de Tolstoi, de Dostoievski, Camus, Sartre, Dickens, Yasmina Reza, Román Piña, Marc Pastor, Paul Viejo, Buzatti, Royuela y hasta de un japonés llamado Kobayashi, amén de otras chorradas (más chorras que esta, quiero decir). Eran tiempos de vacas gordas. Hoy, con DK, todas son flakas. Por eso y mientras busco tiempo para reseñar los doscientos millones de libros que tengo pendientes, voy a sacar conejos de la conejera. No es un gran truco, pero ayudará a pasar el rato.

Me llaman Capuchino” de Daniil Jarms 

A comienzos de octubre (ya llovió) me encontraba yo leyendo un extraño libro llamado "Me llaman Capuchino" de un ruso seudonominado Daniil Jarms que tiene cuentos tan breves como este: 
En cierta ocasión un hombre iba al trabajo y, de camino, se encontró con otro hombre que, tras comprar una barra de pan polaco, iba de vuelta a casa. Y eso es todo, realmente.” 
No me gustan los cuentos, menos aún los microcuentos y los haikus ni me los menten, pero los relatos de este recopilatorio tienen un algo tan absurdo que invita a perdonarle un poco la tontería de no parecer nada más que las anotaciones que un loco de atar hacía en las servilletas de los bares a los que iba con sus camaradas. 

Extraña e irregular recopilación de una editorial a la que todavía no acabo de cogerle el punto, el mérito de Jarms está en no permitir que el lector se sienta del todo estafado, entre otras razones porque son cuentos que no se extienden más allá de lo justo y necesario, que viene siendo lo que tarda un chiste en dejar de hacer gracia. Pero esto no libra a Jarms de nada. En todo caso se le perdonan estos cuentos tan de entrelecturas por la chispa con que los escribe y por la desvergüenza con que son ahora publicados. Lo mejor del autor es que, tal como señala la solapa del libro, lo mataron de hambre sus compatriotas por antisoviético durante “el asedio de Leningrado por parte del ejército naci” (la errata es de la solapa del libro, no mía) que eso es algo que siempre queda muy bien en el currículum, muy por encima del suicidio. 

Insuficiente, en cualquier caso, este rescate de Automática Editorial, aunque se le agradece el gesto de salvar del olvido obras no sabe uno si inéditas o anecdóticas y no limitarse a volver a traducir clásicos populares. Y no miro para nadie.

* * * * * * * * * * 

"Signatura 400" de Sophie Divry 

Me leí esta novela, hace ya algún tiempo (siendo algún tiempo, año y medio), en apenas hora y pico. Sale la tontería por 17 euros (no a mí; yo soy mucho más listo que eso). Confieso que, quizá por ciertas naturales reservas, lo leí con escaso cuando no directamente nulo placer y eso que me iba deslizando por la historia sin tener que andar montando puzzles por el camino, que es una cosa que quieras que no también se agradece. Diré en su favor que cuenta con la ventaja añadida de poder atender a la noticias de la televisión sin perder el hilo de la narración en ningún momento si acaso previamente ha podido encontrarse. Pueden considerar esto un insulto, si quieren; dependerá de sus hábitos de lectura. 

La historia es una estupidez, para qué nos vamos a engañar. Va de una bibliotecaria que se ocupa de la sección de Geografía. Un día llega al trabajo y se encuentra un tipo durmiendo, allí, en el suelo, y en lugar de follárselo, que sería lo más lógico, le invita a café y le cuenta lo primero que se pasa por la cabeza: cosas como que se enamorado locamente de un habitual de la biblioteca que tiene un cogote precioso. La típica soplapollez de psicópata reprimida. Le habla también de las dificultades de ascender a la sección de Novelas o Historia y las riega con digresiones sobre la nueva Narrativa Francesa, que es toda una mierda (también allí, SÍ). La novela viene a ser un intento de elogio a los clásicos de siempre; a casi todos, al menos. Nada concreto; no se dicen nombres pero se sobreentiende la generalidad. Lo raro es que la autora, esta muchacha tan joven, no esté del lado de la posmodernidad y si lo está que no lo parece. También puede ser una infiltrada y tengamos que matarla. 

Ideal para bibliotecarios, usuarios de lo público y la letra impresa, amantes del amor y mujeres solteras con gato y sin plan. Perfecto también para la playa, leer asomado a la ventana o un banco de la Fnac. Se olvidarán de ella antes de acabar la semana, garantizado. Así de ligera. O más. Y prescindible ya ni les cuento.



17 comentarios:

  1. Pues Blackie Books, una editorial que detesto, acaba de publicar nueva novela de Everett. Yo creo que no me quedará más remedio que comprarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabía. ¿Mark Oliver o Percival? Yo espero poder evitarlo pero si es Percival... igual me animo.

      Eliminar
    2. ¿Alguien ha leído el de Stone Arabia? Lo ponen bastante bien...

      Eliminar
    3. Mi no. Pero puede estar bien, aunque a mi las cosas que tienen que ver con la música... como que no. (Ahora vendrán las dosciencas recomendaciones de maravillas que tienen que ver con la música pero ya les adelanto que PASO).

      Eliminar
  2. Ya lo he pillado, Tongoy: no eres el Malherido ni la Sargenta ni Fallarás: eres Deborah. Enhorabuena, por tanto.
    Por cierto, si te interesa una historia de gente con hambre en el asedio de leningrado (es cierto que enriquece mucho un curriculum... dentro de poco, habrá seis millones de españoles que lo podrán poner también en los suyos), hay una novela que salió en Seix Barral hace unos años:"Ciudad de ladrones", de David Benioff
    A mí me gustó bastante, aunque es un poco "hollywodiense". Por eso me da pena encontrarla ahora, de vez en cuando, por 3 € o menos, en la sección de ofertas del Carrefour o el Eroski (lo que me jode es que a mí me costó bastante más, claro). Si la encontráis, os la recomiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anotada.

      ¿Deborah? ¿Deborahlibros? Parece joven y simpática. Me vale. ¿Sabes si tiene mucho tiempo libre? Me vendría de perlas.

      Eliminar
    2. Joven de espíritu, pero de tiempo, nada. De hecho, acepto donaciones. Y, por comentar, me dijeron que los de Automática estaban fritos con la -pedazo- de errata de la solapa. De ahí mi carcajada al leerme tu reseña. Das donde más duele, "as usual". Al de la Signatura 400 no pensaba arrimarme después de verla destrozada por la red, pero esto ha sido la puntilla. Abrazo.

      Eliminar
  3. ¿Pero tu de donde sacas tiempo, y ganas, para leer tanta tontuna? En todo caso, yo te agradezco la labor de criba. Me he evitado comprar unos cuantos truños gracias a ti.
    Anónimo, cuentanos qué tal la de Everett cuando la hayas leido. "X" estaba bien, pero tampoco era para tirar cohetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ganas las tengo desde niño, el tiempo lo TENÍA hasta hace unos meses. A ver si en un par de semanas recupero parte del ritmo.

      Las tontadas... bueno, uno nunca sabe dónde puede estar ese libro que te atrape. El de Jarms era prometedor y de hecho tengo pendiente de leer varios libros de Automática, dos de ellos con muy buena pinta. Hablo de memoria, pero creo que "La isla de Hobson" es uno de ellos.

      Tengo planeadas para este mes una lecturas bastante interesantes. Yo creo que alguna buena recomendación caerá. Estate atenta.

      Un abrazo,

      Eliminar
  4. Pero ¿de dónde sacan las editoriales indias tantos autores rarunos por el amor de Dios? Hoy mismo. Paso por la biblio y me encuentro con una novela de un japonés loco titulada El hombre caja. Leo la primera página y me empiezo a partir de risa yo solo como un gilipollas. Vamos, que hubiera sido un crimen no habérselo llevado.

    Por cierto, el microrrelato es una chorrada monumental pero tiene su gracia. De hecho, si no fuera por la última frase sería una mierda. El "realmente" le da sentido. Un adverbio, o una locución adverbial en su lugar, lo cambia todo.

    El segundo está escrito por una jovencita feminita. Estupendo. Me encantan las francesitas piradas y enrolladas que leen S.C.U.M. Me recuerdan todas a Delphine Roux. Además lo edita Blackie Books, ¿no? Me gustan sus ediciones.

    Por cierto, adoro esta nueva versión más gamberra y todavía más india de Tongoy. Entre el tuyo y algún que otro por ahí me entero de las novedades que realmente nos interesan a los pedantes. Si por mí fuera estaría leyendo cosas como El Anticristo de Lope de Vega y En el castillo de Argol de Gracq, ya me conoces. Lo rancio mola pero también está bien variar de cuando en cuando. A veces te encuentras auténticas joyas en estas ediciones minoritarias y minorizadas. Los grandes sellos cada vez me dan más asco. El otro día leí la última de uno de los Granta en una de las grandes y sin comentarios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Bueno, en realidad esta versión es la vieja. Los artículos los escribí el año pasado.

      2. Nombres, nombres: ¿cuál de Granta?

      3. El del japonés no lo tienen en Coruña. Por si a alguien le interesa aquí hay unas páginas: http://www.siruela.com/archivos/fragmentos/HombreCaja.pdf
      Yo espero a tu opinión, V.

      4. Me da que a ti te puedan gustar más que a mi los relatos del ruso, Vincent. Luego te escribo.

      5. Hablando de bibliotecas y de leer por placer: hoy fui por allí y me traje 4 libros con una pinta co-jo-nu-da. Dos obras de teatro (una para releer), una novela y esto, que no sé todavía lo que es (vicio puro: pedir por pedir): http://www.acantilado.es/catalogo/la-vida-para-principiantes-622.htm



      Eliminar
    2. Me apunto el de Mrozek, que se me había pasado, no estoy muy atento últimamente a las novedades... Los libros que he leído de él son muy divertidos: humor absurdo aderezado con sátira del comunismo. Un cuento de muestra para que si a alguien le interesa se pueda hacer una idea:

      htca.us.es/materiales/benitosm/.../La%20revolución.Mrozek.rtf

      Eliminar
  5. Ja, ja, ja "la mierda que hay allí: Tolstoi, Dostoievski, Camus, Sartre, Dickens... amén de otras chorradas". Muy bueno, tronco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad lo de "mierda" lo decía por los post, no por los libros. ;)

      Eliminar
  6. El chasquido de mis bragas8 de febrero de 2013, 13:06

    Tongoy, este ejercicio de crítica gamberra y guasona te va a conducir al cretinismo pontificador. Si no te ha llevado ya. Prueba a leer por placer. Deja que el placer te embargue.
    Amigos lectores de Tongoy, no os dejéis embaucar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo que llegué.
      Siempre leo por placer, simplemente hay veces en que me esfuerzo más por llegar al final. Y ojo, el de Jarms se lee muy bien. En el caso de Signatura, acepto la colleja. Pero hay que mirar el lado bueno: el próximo libro de Divry, si tiene cuatrocientas páginas, sabré que me lo puedo ahorrar.

      Eliminar
  7. ya te digo que a los bibliorecarios nos pareció un horror de libro, y la pasta que vale, debería estar penado editar cosas taaan pésimas, un gusto leerte

    ResponderEliminar