sábado, 26 de enero de 2013

“El adversario” de Emmanuel Carrère

(Me recuerda el inminente estreno de "Limónov" de Emmanuel Carrère, que tengo sin publicar lo que escribí sobre "El adversario"; una suerte de reseña que escribí hace tanto tiempo que ni me acuerdo y que quedó en el limbo por demasiado corta y demasiado gilipollas y demasiado de todo.) 

La historia que se cuenta en esta novela es genial de puro salvaje, ya verán: el protagonista es un médico de unos cuarenta años que lleva una vida acomodada; es respetado y tenido en demasiada alta estima por amigos y vecinos. Un tipo genial, en definitiva, aunque un poco feo. Pues este tipo feo y genial, este yerno perfecto, un buen día mata a sus dos hijos y a su mujer y luego va a visitar a sus padres y también, a los dos. Después vuelve a casa y hace como que se quiere suicidar o lo intenta de verdad y no le sale. Si no recuerdo mal tiene incluso tiempo, antes de echarse definitivamente a perder, de liarse con otra buena mujer a la que roba miserablemente también, así de tanto la quería, y de hecho es por culpa de ella, y no del chachachá, que acaba todo como acaba. Como esto está basado en hechos reales ahora el hijo de puta está en la cárcel y a puntito de salir si no lo ha hecho ya. Qué puede llevar a un hombre a este extremo tiene más misterio que la financiación de un equipo de fútbol. A dios gracias Carrère explica con detalle lo que yo les resumo ahorita en tres líneas: el protagonista había mentido toda su vida: no era médico, no tenía trabajo pero sí una amante y un cúmulo de mentiras tal qué solitas ellas sostuvieron siete vidas durante dieciocho años. El narrador es el propio escritor que le va arrancando la truculencia de los detalles al matador para hacerse un libro a medida y ver que lo suyo era de mucho más normal. Una historia apasionante, lo digo completamente en serio, tan bien contada que por momentos creemos entender que se pueda ser tan hijo de puta y aún así sentir la arcada queriendo salir. 


Apendicitis aguda: al reseñista le toca un poco los cojones constatar cuánta razón tenía cuando afirmaba que un tanto por cierto considerable de escritores nacionales son medio tontos del culo. No puede ser que venga Carrère, un francés, un gabacho, joder, a contarnos una historia real que parece ciencia ficción y que lo haga además tan bonito, que parece el fluir de un río su prosa y en cambio, con la que está cayendo en este país y con la que ha caído y con las truculencias rurales y los crímenes pasionales y los polvos lunares de unos y otros y con las miserias que nos ha soplado un pajarito que adornan las paredes de la editoriales o los vestuarios del Real Madrid, digo que, con todo esto, se antoja rara tanta inutilidad de tanto artista que luego de todo esto lo único que tiene que contarnos es la mierda que ha tomado en el desayuno o las calles que atraviesa para llegar a su trabajo o lo difícil que es escribir o lo cojonudo que es encontrarse a Vila-Matas en el metro. Venga, hombre, ya. 


39 comentarios:

  1. La reseña está escrita atendiendo a los criterios que sugirió un comentarista (el Quique) en un post anterior y que reproduzco a continuación:

    “Se me ocurre que si existiera una crítica (que igual existe y yo no la conozco porque me paso el día follando y, claro, no se puede estar en todo) que hablara con gracia y en un máximo de 3000 palabras de la historia, de los personajes, del estilo, de las posibles intenciones del autor, de la posible relación entre su biografía y el argumento, y una buena dosis de belenestabismo literario, ejemplos futbolísticos, palabras malsonantes, teorías conspirativas, una azafata con las tetas gordas, etcétera, etcétera, casi que con eso ya no volvía a leer nunca más.

    ResponderEliminar
  2. Lo leí atendiendo a una recomendación antigua tuya. Completamente de acuerdo. Un goce de lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora tengo muchas ganas de leer Limónov. Tiene gracia pero hacía meses que no me encontraba con tantos libros apetecibles de Anagrama: Ferré, Villalobos, Kiko Amat, Delphine de Vigan... y muy pronto Eugenides. Voy a tener que dejar el blog si quiero leer todo eso.

      Eliminar
  3. Hombre, Francia es Francia. Pero no sólo ocurre con la literatura sino también con el cine (Assayas) y la música (Somethingalamode). Pero también es verdad que cuando sale un bicho de España no hay francés que lo pare (Vila-Matas). Una de las características de la literatura española es que o sales universal (Cela, Goytisolo) o te quedas, muchas veces injustamente, en regional (Benet, Laforet). Además nunca hemos brillado por nuestras figuras secundarias, todo lo contrario que Francia. Es el único país que si destacas a Proust te dejas atrás a Sartre, Celine y Gracq; si dices Víctor Hugo te sacan a Stendhal, Balzac y Baudelaire; hablas de Moliere y te largan a Voltaire, Laclos y Diderot; si piensas que Rabelais aparecen Malherbe, Ronsard y Du Bellay; sueltas a Chretién y te aparecen Chartier, Marie de France y Lorris y Meung. Es un Siglo de Oro continuo. Te lo ponen a huevo para tirar de name-dropping.

    La novela que mencionas si es cortita me la leo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor en España sí hemos tenido esos primarios-secundarios pero no se les hace caso: Cervantes, Gracián, Quevedo, Góngora, Garcilaso, la generación del 27, etc, etc.

      Eliminar
    2. De acuerdo contigo, pero se te ha olvidado mencionar a Flaubert, la cumbre de la literatura francesa, a mon avis... Eso sí, ése si que les dejabaa trás a todos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Buena elección. No hay muchos libros con los que a uno no le tiemble la voz al recomendarlos.

      Eliminar
  5. Esta historia creo que ha sido llevada al cine, La vida de nadie, interpretada por José Coronado y Marta Etura jovencísima. La diferencia es que en la peli, él es banquero, y solo se suicida, no mata a nadie. Muy recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una adaptacón francesa de la novela, con título homónimo (que de hecho es la adaptación oficial, la película española debe de ser una historia parecida, simplemente).

      Carrère es muy bueno, todo lo que he leído de él me ha gustado: este libro y la biografía de Dick los que más.

      Saludos

      Eliminar
    2. La adaptación española está basada en esa misma historia, solo que modificada, o eso leí yo. Lo que no sabía era que existieran el libro y la película franceses.

      Eliminar
    3. Pero es que si no mata a nadie no mola. Quizá sea otro. Quiero decir que de estos puede haber muchos pero tan bestias, no sé yo...

      Eliminar
    4. Este es el enlace que yo leí, por lo visto hay tres películas al respecto...

      http://www.encadenados.org/n39/el_adversario.htm

      Eliminar
  6. Además, recientemente, en el hospital en el que trabajo se ha desenmascarado a un médico que ejercía como tal desde 2008... sin tener el título de licenciado en medicina, vamos, que era fisioterapeuta. Fascinante, fascinante... Nadie había sospechado jamás. Fascinante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no es ná: ahora tenemos a una novelista-académica-cineasta-cantante, que se hacía pasar por una analista internacional americana que ni siquiera existía y se lo llevaba muerto (3000 por artículo). Claro, que quien la contrató eera su maridito, así que igual no tiene tanto mérito...

      Eliminar
    2. 3000 por artículo. Joder, algo estoy haciendo mal.

      A ver cuánto tarda tele5 en hacerle una teleserie a la muchacha esa. O alguien en escribir un libro basado en esa historia. Se abren las apuestas.

      Eliminar
  7. Oigan, Tongo y comentaristas, ¿y otros autores francófonos contemporáneos que merezcan la pena? Más allá de los omnipresentes Beigdeber, Houellebecq y Nothomb.
    Este ya está apuntado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo leí hace un par de años un libro que me gustó bastante de un tal Tristan Garcia. "La mejor parte de los hombres", se llamaba. También es de Anagrama.

      Y luego hay un tipo llamado Wajdi Mouawad que aunque no es francés si creció allí. Ahora vive en Canadá... Leí una obra de teatro suya llamada LITORAL que me gustó mucho. Creo que es el primero de una trilogía. Acabo de ver que en octubre se publicó otro. Vaya. Habrá que pedirlo.

      Y no mucho más. Yasmina Reza me aburre un poco bastante y con Enard apenas he intimado.

      Quizá Marie Ndiaye. Tiene un libro chiquitito llamado "Hilda" (medio novela/medio teatro) bastante curioso. Bueno, "tiene" más, pero yo sólo leí ese.


      Eliminar
    2. Philippe Besson tampoco está del todo mal.

      Eliminar
    3. Yo recuerdo que leí Los Once de Pierre Michon con bastantes molestias, pero el caso es que lo recuerdo demasiado...

      Eliminar
    4. Jonan, ¿te puedes creer que no he leído a Vargas? ¡Me da una pereza terrible!

      Olvidarme de Michon ha sido imperdonable. Sí, claro, Michon es bárbaro. Más que un escritor parece un artesano. Leí algunos libros hace años, no muchos, pero sí los suficientes para saber que debo quitarme el sombrero a su paso (aunque a veces peque un poco bastante de muermete y de ahí que no lo retome con especial emoción).

      Eliminar
    5. Bien, bien, aquí hay de donde rascar. Gracias por las recomendaciones.

      Eliminar
  8. A mí me gustó bastante "Almas Grises" (menos el final bastante chapucero) de Philippe Claudel, sin embargo "La nieta del señor Linh" me pareció horrible, al estilo de" El niño con el pijama de rayas".
    También merece la pena Bernard Quiriny, (es belga pero escribe en francés). "Cuentos carnívoros" tiene relatos geniales.
    Patrick Modiano gusta también bastante, yo leí "En el café de la juventud perdida" y no me dijo demasiado,pero me lo han recomendado miles de veces, así que igual es cosa mía.
    ¿Has leído algo de Quignard? Es rarito de cojones pero tiene su punto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo que quiero leer a Quignard, pero no sé por dónde empezar y por no "investigar" no lo leo. Cualquier día.

      Tú comentario de Modiano ha tenido gracia. Si no entra no entra. Yo no me rompería la cabeza. Será por libros...

      Eliminar
  9. De los franceses actuales y que están traducidos al español creo que Philippe Forest es un grande. "Sarinagara" está publicada por Sajalín. Y también a Mathias Enard. Eso sí, advierto que a mí Emmanuel Carrère me parece soporífero, así que quizás tengamos diferentes gustos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carrere tiene un punto soporífero, no disentimos tanto, pero a mí esta novela en concreto me entusiasmó La que publicó el año pasado, "De vidas ajenas", me pareció un auténtico coñazo (por eso creo que pensamos tan diferente) y del resto no puedo hablar. Empate, pues. LIMÓNOV espero que incline la balanza. Me apetece mucho leerlo. Tanto que creo que me lo compraré.

      De Enard acaba de salir uno (cada vez los escribe más pequeños) que leeré sólo si me cae en las manos. Me niego a hacer el menor esfuerzo por conseguirlo.

      Me anoto Forest y lo busco. Gracias.


      Eliminar
    2. Ok, quizás fui un poco bestia con el comentario sobre Carrère, pero lo que no me gusta es su búsqueda constante por el efecto terrible: se ve bien en "La clase de nieve", una de sus primeras novelas (que quizás sea la más lograda). En "El adversario" justamente se basa en una historia que, en cierto sentido, "se escribe sola", y él no le agrega demasiado; me parece que queda muy lejos de los textos que en ese estilo hizo Truman Capote.
      Como le fue bien con la idea de contar cosas extremas, de ahí en más, empezó a repetir la fórmula, eso es lo que me parece soporífero, que se repite: buscar cosas muy bordes y mezclarlas con autoficción (caso de "Una novela rusa"). Ahora bien, escribiendo esto, me doy cuenta de que terminé por leerme varios de los textos de él... así que si te gusta Limonov hasta quizás vuelva a darle otra oportunidad...(ya sabes, empiezo con una definición contundente y termino casi convencido de lo contrario)
      De Enard, si no quieres caer en la muy extensa "Zona", "La perfección del tiro" está muy bien.
      Ya que alguien habló de Michon, creo que su mejor novela es "Vidas minúsculas".
      También por ahí está André Makine, que si bien también se repite un poco, su novela "El testamento francés" es muy buena.
      Y sigo recomendando fervientemente "Sarinagara" de Forest

      Eliminar
    3. Antes quería decir: (por eso creo que NO pensamos tan diferente). Sabía que había dicho algo de Carrere en su momento. Fue en uno de esos post resumen que sacaba el hace tiempo:
      http://lamedicinadetongoy.blogspot.com.es/2011/09/resumen-de-lecturas-septiembre-2011.html

      Año y pico después ya no recuerdo NADA de la novela. Debió parecerme mejor de lo que era en realidad.

      "Sarinagara" no tengo forma de conseguirlo y siendo de 2009 en la biblioteca no me aceptarán la desiderata, ya me ha pasado más veces. Si no tuvieron demanda en su estreno mucho menos ahora. Tendré que comprarlo. Lo anoto. Lo compraré. Prometido.
      ESTOS son los libros que deberían salir en digital al cabo de X tiempo, una vez agotada su vida en papel. Pero nada, seguimos en la luna.

      "Vidas minúsculas" es fantástica.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. No sé si será que el boca-oreja en literatura tiene unos plazos determinados, pero la cuestión es que en los últimos meses me he encontrado con recomendaciones constantes de "El adversario" por doquier.

    El libro de Claudel que se ha mencionado "Almas grises", me resultó bastante prescindible, no está mal del todo, pero es prescindible.

    Recomiendo encarecidamente a la desaparecida en el holocausto Irene Nevirowsky. "Suite francesa" su obra inacabada y no por ello menos genial, se adentra en el lado humano del conflicto de la II Guerra mundial en Francia, en el drama de LAS PERSONAS independientemente de si son ocupadores u ocupados. A pesar de que estuvo perseguida y posteriormente fue ejecutada por su condición de judía, huye del maniqueísmo y retrata a los ocupantes como los jóvenes en tierra extraña que eran. Su prosa sutil y elegante me recuerda a Natalia Ginsburg.

    Jean Michel Guenassia con su "Club de los optimistas incorregibles" me pareció la mezcla idónea de calidad y entretenimiento, muy recomendable.

    A Jean Baptiste del Amo, con su "Una educación libertina", editada por la editorial Cabaret Voltaire se le puede premiar con el título "Uno de los autores más aburridos y barrocos del momento" sin titubear. Eso sí, si tienes insomnio te sienta estupendamente.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. A todo esto no sé como nos hemos olvidado del reciente Nobel ¡Le Clezio! Sólo he leído la biografía conjunta de Diego Rivera y Frida Khalo y me gustó bastante.

    ResponderEliminar
  14. Bah! Mil perdones esto está haciendo conmigo lo que le da la gana, me borra los comentarios, los vuelvo a escribir, luego me los duplica...

    Resumen: Philip Claudel es un Psá... Irene Nevirowsky y Jean Michel Guenassia muy recomendables, Le CLezio mola y si ven a Jean Baptiste del Amo corran en dirección contraria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí, ya te he visto algo atareada.

      Tengo un amigo que no hace otra cosa que recomendarme "Suite francesa" pero me da tanta pereza leer obras inacabadas.... Que sí, que ya sé, que no es lo mismo inacabada que montada o reconstruida o imaginada (pienso en Rey Pálido).

      Me anoto a Le Clezio (otro al que siempre evito sin razón) y prometo leerle algo... este semestre.

      Un saludo y gracias por los cometarios. Por los muchos comentarios. ;)

      Eliminar
    2. My pleasure!:)

      Suite francesa es una maravilla, a pesar de estar inacabada no da esa sensación. Por lo visto el proyecto de Irene Nevirowsky era , al igual que las suites musicales, crear una obra con 5 movimientos en la que aunque fueran independientes, contaran con un tono y tema común. No pudo concluir la obra magna pero los primeros movimientos corresponden a historias autónomas. A mí me parecen también un poco de triquiñuelas editoriales lo de publicar restos de cajones de autores fallecidos, pero en este caso me da que si hubiera vivido hoy se hubieran publicado cada una de las historias por separado y a seguir con el negocio...

      Eliminar
  15. A mí me gusta, aunque más como dramaturgo que como novelista, Eric Emmanuel Schmitt.

    ResponderEliminar
  16. Limonov es una pasada de libro. Absolutamente recomendable

    ResponderEliminar
  17. ClixSense is a very popular work from home website.

    ResponderEliminar