miércoles, 23 de enero de 2013

Doctor Domaverso (o cómo ser invisible)

No es fácil ser invisible. Uno pone su nombre en Google y aparece así, sin más. De algún modo, aparece; o quizá no, hay quien no, pero si ese alguien está metido en asuntos de corte literario lo más normal es que sí. Lo más probable es que sí. Las letras llaman a las letras del mismo modo que el dinero llama (o llamaba) al dinero. Que si linkedin, que si twitter, que si Facebook, que si google +, que si tu propio blog, que si el blog de tu amigo que publica tus cosas, que si ese espacio grupal en el que colaboras asiduamente, que si ese otro en el que lo haces de modo esporádico, que si esas doscientas webs que has ayudado a poner en marcha, que si esa antología que recoge tu relato, que si ese desconocido que se ha hecho eco de tu poesía, que si por dios bendito mamá deja de hablarle de mí a tus amigas. Que si el mundo no gira si no es por ti. 

Llama la atención que en estos tiempo de hiper-vinculación e hiper-comunicación haya quien, queriendo ser público, no acabe de salir del anonimato. Esto es como lo de querer llegar a la terraza sin pasar por la cocina. No se puede. En el caso de una editorial esto se traduce en ser visible, ser accesible, ser fácilmente localizable, identificable, catalogable, pero sobre todo estar a un clic y ofrecer la posibilidad de que ni eso, esto es, llegar más allá, adelantarse a los deseos del lector, meterse a través de sus ojos en su cabeza. Es una desgracia como otra cualquiera que nos salten más a la cara quienes menos lo merecen.  

* * * * * * * * * 

Yo no sé cómo es que descubro la editorial llamada Doctor Domaverso. De verdad que no lo sé. Tengo el recuerdo vago de una amiga diciéndome que tenía por leer un libro llamado “El valle de los avasallados”, pero entonces yo no sabía que el libro era de ellos. Su error fue hablarme también de una supuesta relación de este libro con Leolo, la película, por lo que mi personal desinterés por lo segundo contagió al primero quedando todo en nada. 

Algún tiempo después, en septiembre de 2012, salió un artículo en Quimera llamado "La soledad del editor de fondo" en el que hablaban con Jaime Rodriguez Z tres jóvenes editoriales: Gallo Nero, Capitán Swing y el que nos ocupa, Doctor Domaverso. La entrevista empezaba con Francisco Navas (1962), editor de ésta última, hablando precisamente de "El valle de los avasallados". Copipasteo de la web de Gallo Nero (que cada uno asuma sus faltas): 

«JRZ: Empecemos por hablar de los proyectos editoriales, cómo funciona cada uno y si realmente trabajáis solos. 
Francisco Navas: En principio sí, de momento no se ha apuntado nadie, así que me toca a mí todo el peso. Mi día a día es revisar pruebas, ir dejando notitas por ciertos puntos dónde están tus libros, hablar con la prensa… 
JRZ: ¿Cómo se te ocurrió montar una editorial sin tener una infraestructura? 
FN: Pues la cosa empezó a funcionar muy bien, todo empieza a ir de maravilla. Contacté con los gerentes de los derechos de Ducharme para publicar El valle de los avasallados, que es el libro que me dió en el olfato: un libro que tú quieres leer en castellano y no está en castellano y dices, esto tiene que haber mucha gente que lo quiera leer y así ha sido, es el primer libro que saqué, en 2009, el que mejor ha funcionado y el que según los libreros tendría que ir por la séptima edición. 
Yo en principio no tenía ni distribuidor, empecé a contactar con las librerías y las librerías aceptaron, sobre todo La Central. Es por ellos que empezaron a venir más libreros. Todo fue ir haciendo amistades pero siempre vas con el contrato pisándote los pies ¿no? Al principio distribuía yo, pero ha medida que voy creciendo empiezo a necesitar uno. Hablo con amigos editores, gente que me anima, como Constantino Bértolo.» 

Seguramente todo empezó con esta entrevista. Inmediatamente después de leerla (un mes después de su publicación) me hice con el libro. Lo leí en pocos días, a mediados de octubre del año pasado. Lo disfruté como un enano. Tanto me gustó que hasta vi la película dichosa. Por razones que no vienen al caso nunca llegué a escribir reseña, un error que nunca he dejado de lamentar y que espero subsanar, al menos en parte, en el siguiente paréntesis.

Abro paréntesis.
Tómese este punto como la reseña y no se me pidan mayores esfuerzos. El Valle de los avasallados, es, resumiendo muy mucho, una novela deliciosa, absolutamente maravillosa, escrita con un lenguaje demasiado poético para lo que me suele gustar, tanto que me extraña no haber vomitado setenta veces siete antes de terminarlo. Sorprendentemente y contra todo pronóstico, me ha fascinado. Al fin un estilo al "servicio de". Un poco lo de poner los efectos especiales al servicio de la historia o la historia al servicio de los efectos especiales. Pues lo mismo pero por escrito.
Probablemente pecaré de injusto diga lo que diga de esta novela, sin querer dar a entender con ello que me parezca la octava maravilla. Es posible que con el tiempo haya idealizado la lectura (aunque yo sea más bien de todo lo contrario) pero creo sinceramente que es una estupenda historia que refleja muy acertadamente lo que debe ser sentir y el pensar de una niña un tanto hiperactiva (cuando empieza la novela la protagonista, si no recuerdo mal, tiene algo así como nueve años) en el entorno hostil de una familia bastante atípica. Es una novela en la que la fantasía y la realidad se entrecruzan al punto de hacerlas indistinguibles, algo que se va aclarando a medida que la protagonista se va haciendo mayor. Resumiendo, es una hermosa novela sobre una tempestuosa mujer que sólo quiere amar y ser amada.  
«Necesito que alguien me apacigüe, que alguien me meza, que alguien me mime. No estoy hecha para morir virgen y mártir. Soy una ménade en trance. Tengo una necesidad de cariño sobrehumana y monstruosa. Nunca más podré permitirme dar o recibir la más mínima caricia, sin ahogarla en cinismo. Reacciono ante una gota de miel con un mar de hiel.» 

Cierro paréntesis.

Pues bien, es durante la lectura de esta novela que me empiezo a interesar por la editorial y como hombre de mi tiempo dedico la pausa de un café a buscarla en red. Y la busco. Y la busco. Y la sigo buscando. Levanto piedras, mueblo armarios pero nada, no aparece. Al quinto café me pregunto si soy yo, que no miro bien, o es ella, que no se deja encontrar. 

Doy con un email, no sé cómo, y les (entonces yo no sabía que Doctor Domaverso estaba formada por un único ser humano) escribo preguntándoles si hay algún modo de acceder a algún catálogo en el que encontrar información ampliada de sus productos. Unos días después me responde Francisco Navas quien, además de hablarme de la inminente publicación de “La Oceanada” (1) -también de Ducharme- me dice lo siguiente: 

«[Para visualizar nuestro pequeño catálogo] Accede a esta página (www.udllibros.com) y en la barra de "Filtrar por editorial" pincha en la "D", luego en Doctor Domaverso, y en la siguiente página sobre cualquiera de las dos pestañas de "LISTAR" y te aparecerán nuestros seis títulos a cuyas fichas puedes acceder, así como a algunos artículos seleccionados.» 

Impresionante, sí. Al catálogo se llega, claro que se llega, (con su propio buscador, mucho antes) pero no son maneras, por Dios. Yo creo, vaya. Algo falla. Alguien falla. Francisco Navas, falla. Y él lo sabe. Aquí otro momento de la entrevista de Quimera: 

«Por el momento creo que mi fallo como editor es la prensa, tengo que trabajar todavía mucho más en prensa. Para mí es difícil porque tienen poco espacio, mucho trabajo y están siempre con los minutos contados, tú llegas como nuevo, con la voz apocada, no quieres molestar… Si te abren, entras, con unos tienes mucha suerte y con otros cuesta más.» 

Cierto, los de la prensa son todos unos impresentables (sí, todos) pero una cosa es que no te saque la prensa en la foto de navidad y otra que no haga uno por salir en ninguna parte, empezando por Facebook, por ejemplo, y siguiendo por una web o, en su defecto, por un blog, al más puro estilo Jekill and Jill o, como hacía hasta hace muy poco, Automática Editorial. Es un paso muy sencillo. Seguro que blogger o Wordpress incluyen tutoriales entre sus ayudas. Luego es pegar fotos, extractos… qué sé yo, lo que sea, algo a lo que aferrarse, algo que sirva para que un lector más o menos casual sepa cuándo y dónde  comprar qué

No quiero dar a entender que todo lo publicado por esta editorial sea bocata di cardinale, entre otras cosas porque sólo he leído un libro y medio, pero sí que por lo menos, la apuesta de Francisco Navas es mas interesante que muchas otras. Contradiciendo a Senabre, que recomendaba no hace mucho a Ferré que podase la frondosidad de su discurso para llegar a un público más amplio -o a Care Santos que hacía lo propio con Pablo Martínez Sánchez- Francisco Navas dice para El Cultural (18/5/2012) que él sigue apostando «por que la imaginación alcance en Literatura cotas tan altas como en las demás artes. Sin tal temeridad no existe avance y no nos gusta pensar que los autores y sus obras deban bajar el nivel al estándar de la industria del entretenimiento». 



Termino con un ejemplo. Durante la redacción de este post tropecé con un libro de este Doctor Domaverso llamado “Apocalix15lano” de un tal j. daimiel (así, en minúsculas) que, como poco, llama la atención por lo irrepetible (!), irreverente e irrefrenable de la propuesta (Fuente: promesa editorial) y que salió a la venta hace siete meses. Y, ojo, que tampoco es que me lo haya encontrado tirado en la calle: doy con él porque, en cierto modo, (me) lo he buscado. 

Da como pena, que pasen estas cosas; que frente a la omnipresencia de los libros de mierda de unos esté la secreta existencia de otros. A mí, por lo menos, es algo que me jode, aunque tampoco es que me quite el sueño. De momento me conformo con anotar en el whislist de Amazon el libro de daimiel -que espero leer algún día- y me doy el gusto de publicar este post tan de pegar un grito.



(1) “La oceanada” lo empecé y lo dejé (y lo devolví a la biblioteca), no porque me pareciese malo sino porque era un poco más de lo mismo pero en pañales. Me explico: “La Oceanada”, aunque se publicó después de “El valle…”, está escrito antes y eso se nota y se nota porque la protagonista parece la misma pero en contenido y a los personajes que la rodean les falta interés, les falta vida, les falta un poco de personalidad. Volveré a alquilarlo y volveré a intentarlo pero antes he de quitarme de la cabeza la pasión incontenible de la niña de “El valle de los avasallados”, que es un poco la niña de mis ojos y frente la que no hay comparación posible.



46 comentarios:

  1. Me pasó lo mismo que a ti, Carlos, no había manera de encontrar información sobre las novedades de la editorial. Terminé por agregar a Paco Navas en el FB, por si colgaba algo de Domaverso, pero tampoco. Su muro es un desierto.
    Aunque, que quieres que te diga, entre el que es invisible y el imposible de dejar de ver me quedo con el primero.
    Prefiero buscar a que me persigan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte. A mi me gusta que me salten a los ojos. Yo no tengo tiempo de andar buscando a la gente.

      Eliminar
  2. hola, tienes un "ha medida" por ahí que clama al cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, por eso digo "Copipasteo de la web de Gallo Nero (que cada uno asuma sus faltas)". Lo he copiado y pegado de Gallo Nero que quizá, no lo sé, se ha traído la falta de Quimera.

      Eliminar
  3. Muy interesante las declaraciones de Francisco Navas, en las que se ve cómo se va gestando una pequeña editorial. Confirma mi impresión de siempre de que lo difícil no es tanto editar (es una cuestión de tener dinero para hacerlo) sino distribuir y vender.
    En cuanto a la invisibilidad o dificultad para dar con esta editorial, me queda la duda de si se debe a la ingenuidad o impericia de su responsable o a una estrastegia preconcebida para hacerse el interesante, aunque parece que no, la verdad...
    Una pregunta sobre una editorial pequeña que hace tiempo que me ronda: ¿tienes alguna opinión sobre Ediciones del Viento, que precisamente publican desde Coruña? Es una curiosidad, no más, no es necesario que contestes si no te parece pertinente la pregunta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Navas: por lo que dice en el artículo del Quimera parece más bien un problema de "posibles". Esto no le da para vivir y yo entiendo que si uno tiene que trabajar no puede dedicarle todo el tiempo que quisiera a este otro asunto. Si yo me quejo por escribir un artículo y una reseña a la semana no quiero imaginarme lo que debe ser llevar una editorial. Aquí un enlace a la entrevista completa: http://www.capitanswinglibros.com/prensa.php/la-soledad-del-editor-de-fondo

      Por cierto, tanto en este enlace como en el de Gallo Nero (ambas editoriales) respetan las dos faltas que doy por hecho son culpa de Quimera: dió y ha medida. Es agradable saber que no soy el único que comete estos horrores.


      Sobre Ediciones del viento.... Arrggg... me ha pillado. Me siento fatal pero no les he leído nada. Tengo por ahí uno de Celso Castro por leer y recuerdo haberlo intentado con Cartas Abisinias de Rimbaud, pero era un auténtico peñazo de libro y lo devolví rápidamente.
      Y bueno, de Oscar Esquivias tengo pendiente Jerjes conquista el mar pero nunca me apetece lo suficiente.





      P.D. Quitando las "íntimas" todas las preguntas me parecen pertinentes, faltaría más. Sobre todo si tienen que ver con esto de los libros.

      Eliminar
    2. Gracias por la respuesta. Aclaro lo de "pregunta pertinente": quería decir que, al tratarse de una editorial radicada en tu misma ciudad o provincia, si no me equivoco, tal vez hubiera algún tipo de relación que yo no conocía y que te hacía inhibirte a hablar de sus libros (por ejemplo, que el editor fuera un adversario mortal tuyo de la infancia. O, al contrario, que fuese un primo hermano o un coleguita).

      Eliminar
    3. Jajaja, sí, imaginé que sería por eso. Cuanto más sospechosa sea la respuesta más pertinente debería ser la pregunta. Estamos mal acostumbrados.

      Se lo confirmo: no tengo ninguna relación con ellos. No sé ni dónde tienen las oficinas...

      Eliminar
  4. Leí una reseña de Alberto Olmos en Qué leer sobre Apocalix... y pensé hacerme con él; no lo he conseguido. Es verdad que he recorrido todas las librerías y bibliotecas de España, pero en las que frecuento no lo tenían.

    Creo que es bueno que una editorial no atosigue a sus seguidores, pero el oscurantismo total es un exceso. Además, ¿quién, gracias a su virtuoso uso de las redes sociales, no ha acabado comprando un bodrio de Alpha Decay?

    Mis respetos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía de esa reseña. La he buscado pero no la encuentro. ¿Le gustó a Olmos la novela?

      Yo supongo que pidiéndola en alguna librería te la consiguen. Yo lo haría pero no sé si me interesa tanto como para dejarme la pasta en ella. Tengo otras prioridades. Veremos que dicen los de la biblio, que salvo excepciones este año se están portando bastante bien. Me acaban de aceptar "La escoba del sistema", de Wallace, algo que me ha hecho mucha ilusión. Me he animado y les he pedido "El anarquista que se llamaba como yo" a ver si toca la flauta

      Hablando de Alpha Decay: ayer salió en La Vanguardia la reseña de Vida de Zarigueyas, que bien-bien, lo que se dice bien, no lo deja.

      Un saludo.



      Eliminar
    2. Es dificil encontrarla pero para mí "Apocalix15lano" es uno de lloos novelones más extraordinarios que he leído nunca. No puedo dejar de hablar de ella, y también quisiera saber más acerca de su autor. Digan si saben algo

      Eliminar
    3. Además de los elogios de A. Olmos a las proezas sintácticas de j. daimiel, Babelia publicó una reseña de don J. Ernesto Ayala-Dip calificando Apocalix15lano de "un verdadero ejercicio de deconstrucción novelística" concluyendo con "el rato de felicidad verbal, imaginativa que nos ha deparado no nos lo quita nadie." (Deconstuyendo la novela, Ayala-Dip, Babelia 14.07.12)
      Por otra parte, Casa del Libro ha sido la cadena librera que más ha apoyado su publicación, junto a La Buena Vida y Libería Rafael Alberti.

      Eliminar
    4. En Casa del Libro precisamente la compré la semana pasada. Me la consiguieron enseguida. La empecé (eso de sentarte a ver qué tal) y bueno, peleona es pero pinta bien.

      Eliminar
    5. Hay quien dice que el tiempo hablará mucho y muy bien de ella... Confieso que su lenguaje, promiscuo y germinativo, me cautivó como el mejor de los personajes.

      Eliminar
  5. Hay muchas editoriales pequeñas, prácticamente desconocidas por la mayoría de lectores, que se encuentran por puro azar ... Yo me estoy leyendo un libro de relatos titulado Triste, solitario y final de una editorial llamada La Lucerna, y la verdad es que está gustando la caricatura, o tal vez la descripción, que no me queda claro, del mundillo cutre de las presentaciones de libros de poesía y la caña que da a los nocillos jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La Lucerna? Primera noticia... Espere que miro.

      ¡De Mallorca! como Sloper (otra que tal baila). ¿Y está bien? ¿En serio? Ahora mismo me interesa eso del mundillo poetil (por razones que ya se verán). Si me asegura que vale la pena igual lo pido a la biblio (prefiero no quiero gastar cartuchos inútilmente). Si es narrativa, claro.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. El baile de Sloper más bien es tarantela ... Algún día habrá que hablar de ella y de Calima. En cuanto a La Lucerna, la verdad es que edita más bien poco según he podido comprobar en su página editorial. ¿El libro? No espere encontrar el espectro de Joyce en sus páginas, pero confieso que los dos últimos relatos, a pesar del tono socarrón que el autor utiliza, retratan muy bien el mundillo cutre cutrísimo de los poetas de tercera regional ... Y en el último sale un personaje que yo diría que está basado en el poeta cuántico, aunque el físico y el nombre no coincidan ... Si se lo lee ya me lo dirá, pero esa forma de expresarse se parece demasiado a la de Mallo.

      Eliminar
    4. Sea, pues.

      De Sloper tengo un par de cosillas por casa (o más), que este trimestre sí o sí, tendrán que caer. Bueno, quizá no todas.

      Eliminar
  6. Deliciosa entrada Carlos. La he disfrutado mucho. Navas se ha tomado muy en serio la desaparición, la existencia a través de la inexistencia. Su proceder es inconscientemente poético y literario, y por eso me ha resultado tan atractivo: alumno aventajado de la secta de los Pasaventianos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia PH. Sí, es verdad, tiene algo de poético este hacerse de rogar. A ver si no vamos ahora a estropear al chaval con tanto hablar de él.

      Abrazo,

      Eliminar
    2. Eso es,un poco de Pasavento, otro tanto de Dompteur de vers, Ducharme como base y salpicado con unas gotas y limadura de "The Invisible Man" (cosecha Coover, de 2005).
      No revelaré las proporciones, pues no hay cóctel ni metralla que merezcan una réplica.

      Eliminar
  7. Hola Tongoy:

    La primer noticia que tengo sobre esta editorial.
    Me gusta esta nueva faceta tuya de difusor de cultura.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me ha entrado miedo con tanto recorte y tanto tocar las pensiones y lo fatal que se está poniendo todo y he decidido ir mirando "algo" de cara a asegurarme el futuro y como lo de ser crítico de críticos tiene pinta de ser peligroso he pensado en tantear alternativas algo más suaves. Seré un anciano venerable. Me hace mucha ilusión. Ya se encanece mi barba. He empezado a practicar posturas frente al espejo: "Acércame ese libro, chaval. Ese no, imbécil, que es una mierda" y cosas así.

      Eliminar
  8. Gallo Nero es un suicidio editorial. Y Domaverso, El olivo azul, Blackie Books, Libros del silencio, Antígona o Urco ni te cuento. Pero gracias a esas editoriales la literatura seguirá existiendo. Unas veces aciertan; otras meten la pata. Como todo cristo en esta vida. El problema es ése: la maldita distribución. Pero si tienes pasta, cosa rara entre lectores suicidas, Internet lo soluciona todo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y amigos. Si tienes amigos muy bien, también.

      Eliminar
    2. Blackie Books y Libros del silencio tienen bastante "visibilidad". Al menos en las librerías "grandes" de Valencia.

      Eliminar
    3. Libros de silencio sí pero Blackie Books en Galicia es más complicado. De hecho, encontrar un Brautigan he sudado. Pero claro en esas cuatros librerías (una en Vigo, dos en Santiago y una en A Coruña) tienen ejemplares hasta de editoriales raras y nuevas como Rayo verde, Torre de Viento, Antígona. Saludos.

      Eliminar
    4. Y amigos, claro sí, amigos que se acuerdan de uno y le regalan libros sin merecerlo.

      Un abrazo.

      Eliminar
    5. ¿Cuales son esas librerías de las que hablas Diable?
      Muchas gracias.

      Eliminar
    6. Algo habrás hecho para merecerlos, Vincent. Seguro.

      Yo no soy mucho de visitar librerías (la sección adulta, al menos) pero sí es verdad que los de Blackie los veo poco. Será también que no los busco. En el ECI de Coruña no me suena de ver ninguno. En la Fnac, sí.

      Y ojo, los de Rayo Verde no son difíciles de encontrar, curiosamente. Alguien está haciendo bien los deberes.

      Los que tampoco encontré fueron los de Pálido Fuego. Me iba a pillar el de Wallace y no pude. Al final me gasté la pasta en vino.

      Eliminar
  9. Por el pequeño fragmento leído me ha recordado a Alejandra Pizarnik. Lo meto en mi lista de pendientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fragmento no es ni remotamente de los mejores. Tenía muchas citas anotadas pero maldito si las encuentro. Tengo que buscar un sistema de archivo algo mejor.

      Eliminar
    2. "El valle..." va creciendo por tus poros de mil formas, puedes dejarte llevar con total libertad ya sea con una frase, un fragmento, una metáfora (me muerdo la lengua..., ¡qué irresistibles!), una escena (mi preferida es el baile con la madre durante su dolencia), un capítulo (los finales en la guerra de Israel con ese combate por no traqicionar la virginidad... (¡Calla, Domaverso!)

      Eliminar
    3. Las escenas con su madre (cualquiera, seguramente) están entre mis favoritas. Toda una relación.

      Eliminar
  10. Buenas noches;

    Anotada queda para una posible lectura

    ResponderEliminar
  11. He decir que el nombre de esta editorial hace referencia a un personaje de Leolo, El domador de versos, gran película, por cierto, no hagais caso a Tonquete... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno... ¿es mejor el libro o no es mejor el libro?

      (Me gusta mucho verte por aquí, niña)

      Eliminar
    2. Hubo una reputada publicación americana (Times, si no recuerdo mal) que la catalogó entre las 100 mejores películas del s. XX. Justamente el Domador de Versos es el personaje serio y con canas que va recopilando manuscritos por las calles para los anaqueles de la posterioridad (conectados puede que sí con las cuevas del Café Sport), y que nivela las patas de la mesa del hogar de Léolo con un ejemplar de "L'avalée des avalés", de Ducharme, de cuya obra se ha dicho que es "un vasto y único poema que se hace eco a sí mismo"; "La Oceanada" complementa la lectura de "El valle de los avasallados", así como "La nariz equívoca", cuyo dudoso acento equivoca a la vez que evoca, supone el cierre del ciclo de novelas de infancia y rebelión de Ducharme, aunque Réjean sigue siendo niño y rebelde a sus setenta y dos años recién cumplidos.

      Eliminar
    3. Corrígeme si me equivoco: "La nariz equívoca" no está editada, verdad?
      La Oceanada la abandoné. Prometo volver a ella antes de leer La Nariz.

      Eliminar
    4. Estás en lo cierto. Y aquí tienes la primicia: saldrá este otoño, si nada lo impide.

      Eliminar
  12. Agradezco y apruebo todos tus comentarios, Tongoy. Te sigo dando toda la razón respecto al asunto de la web tal como respondía, sin dilación, a tu e-mail.
    No obstante, poco recaíste en el viaje por "Seaview", de Toby Olson, la verdad es que son tres viajes en uno, y una obra "magistral", según Robert Coover.
    Me comprometo a hacerme visible ante un exhaustivo grupo de lectura de esta obra en cualquier punto de tu terruño, tal como hice en Granada, Almería, Málaga, Madrid y Barcelona (borró los comentarios de su repercusión).
    Un abrazo sincero y agradecido,
    D. D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se merece. Me ha alegrado verte por aquí. Quise contestarte ayer pero aquí era festivo y yo dediqué casi todo el día a hacer de papá.

      Seaview la tengo en casa. La conseguí en otra biblioteca (ésta, por los pelos). Pensaba ponerme hoy con ella pero tengo cargo de conciencia por todas las demás. Pero sí, pinta muy bien.

      "Exhaustivos grupos de lectura" por aquí no sé si verás, ahora bien, buenas intenciones, todas.

      Abrazo y gracias por pasar.


      Eliminar
  13. Ya sabes, no olvides preparar las maletas con lo necesario antes de iniciar la senda de tu lectura, y llévate un buen mapa; cuentas con uno al final del libro, mira en el portaequipajes. Pero si aún así llegaras a desorientarte no dudes en llamarme, solo has de enviarme el reclamo de la codorniz cotuí, conocida en Norteamérica como bob white, su sonido onomatopéyico coincide con el de las sílabas de su nombre ("bob white")además de con el de las de "sea-view" y cómo no "us-a": http://soundbible.com/22-Bobwhite-Quail.html, y me cuentas dónde te has quedado o qué es lo que te pasa.
    "Seaview" es una novela ejemplar, cabecera fundamental en todo taller de escritura creativa que se precie. De hecho, Toby Olson fue cofundador de una Writing School en Aspen, Colorado. Es más, cuando llegues a Aspen de la mano de los personajes de la novela te pararás ante un escaparate a observar una esfera de tensegridad de Bucky Fuller. No es algo vanal, es la misma estructura de la novela, algo que no se aprende en ninguna escuela de letras; y para mí, el mayor logro de Toby Olson en esta novela. Ahí va una muestra visual: http://www.youtube.com/watch?v=a7agYb_rZ6U

    Un par de aletazos,
    http://www.youtube.com/watch?v=nEKIAteCDYU,
    de, esta vez, Bob White.

    ResponderEliminar
  14. ¿Siete ediciones de 'El valle de los avasallados'? Pocas me parecen. Quien quiera conocer un poco más a su autor (algo que a él le pondría enfermo, que lo conocieran), puede ver este vídeo de Radio Canada subtitulado en español. Ducharme es huidizo (como nuestro querido Doctor Domaverso). Por eso es tan magnético. Ahí va el vídeo:

    https://www.youtube.com/watch?v=qLkFJO6ymW4

    ResponderEliminar
  15. Hola. Creo que en ninguno de los mensajes anteriores lo pone. Parece que te hizo caso, aquí está el catálogo. Tremenda novela El valle de los avasallados, sí, aunque yo llegué a ella por la película, que también me encanta.

    http://www.todostuslibros.com/editorial/doctor-domaverso

    Un saludo,

    Miguel Gordillo

    ResponderEliminar