jueves, 2 de agosto de 2012

Segundo Aniversario LMdT



No me van a creer (entre otras cosas porque no lo voy a cumplir) pero hoy no tenía intención de hablar de literatura. A lo que yo venía realmente era a invitarles a unos pinchitos y un vino (hay zumo para los más jóvenes, que sé que los hay). El motivo ya lo han visto: LMdT celebra su segundo aniversario. Esto sólo puede significar una cosa: tal día como hoy (más/menos) hace dos años nació este blog. Fue un parto fácil, lo recuerdo perfectamente; no hubo tiempo ni de poner la epidural. La crianza ya no tanto. Qué de noches en vela, qué de gritos, qué de llantos desconsolados. Me refiero a los ajenos, claro, no a los propios. Es más, desde aquí dentro qué de risas, qué de carcajadas de mearse encima. Confieso haberme sentido fatal por divertirme tanto a costa de los demás. Fue una sola vez, lo recuerdo perfectamente; me duró dos minutos y veintisiete segundos y ya nunca más. 

Si hay algo que he aprendido en estos dos años de vida virtual es lo siguiente: un considerable cantidad de escritores -y otros parásitos literarios- tienen pinta de ser una panda de imbéciles como no se ha visto otra en la historia de la humanidad. Si me obligasen a ser completamente sincero tendría que reconocer que esta idea tan peregrina y con tan poco fundamento tiene su origen en la constatación brutal –que diría aquel- de una realidad en la llevo sumergido los últimos dos años: el mundo literario actual, y más concretamente el que incluye a escritores y reseñistas (suplementos culturales a la cabeza), APESTA. Son repugnantes, despreciables, insufribles. Hay un nivel de imbecilidad egomaníaca tal en esta esfera literaria –nacional, concretamente, que es la que mejor conozco- que cuesta creer que haya un sólo ser humano dispuesto a confiar de lo que se dice de cualquier libro escrito en los últimos cincuenta años. (Comentario 1) Pero ahí estamos. Y yo el primero. Esto es lo que pasa cuando se monta un blog de crítica literaria y no de hortalizas (Comentario 2). A la fuerza se ha de acabar mal de algo.



En cualquier caso: han sido dos años estupendísimos de morirse (a excepción de ese pequeño hartazgo de hace unos meses que a punto estuvo de mandarlo todo al carajo). Vaya esto por delante: muchas gracias a todos: a unos por las visitas silenciosas, a otros por los comentarios, los buenos y los malos. Entiendo que no siempre es agradable participar en un blog en el que a uno pueden atacarle de forma tan gratuita pero tengo el convencimiento de que, en general, a toda aportación se le puede sacar algo de provecho y de que es en las discusiones (unas más apasionadas que otras) dónde se aprende. Nunca he sacado nada en limpio del silencio y desde luego no tengo el menor interés en que sea mi voz la única que se escuche y no porque no me siente bien el púlpito (todo lo contrario) sino porque muchas veces leo rápido, leo mal, leo sin suficiente interés o con escasa concentración y por eso espero, deseo,  que los comentarios, de haberlos, sirvan para corregir mis muchos errores; que sean una extensión de la reseña, en definitiva, y que ésta (la reseña) sea nada más que un punto de partida. 

Nuevamente gracias.



32 comentarios:

  1. (1) No quiero generalizar. He conocido a gente estupenda, anónima y no tanto. Escritores, editores, un buen puñado de blogeros (odio esta palabra) pero ni un solo poeta. Bueno, vale, miento, algún poeta también, ¡maldita sea, no sé quién los deja sueltos!

    ResponderEliminar
  2. (2) No deja de parecerme sorprendente lo mucho que se habla, en la red, de crítica literaria. Yo no soy mucho de navegar indiscriminadamente por blogs, revistas virtuales o suplementos culturales entre otras cosas porque la literatura me gusta vivirla en primera persona y entre una cosa (leer) y la otra (trabajar, relacionarme con personas normales) se me escapa el día en un visto y no visto. Pero como cinco minutos los tengo para cualquiera he ido agregado en el facebook -un trabajo de años, este- a un puñado de gente que me tiene al corriente de las miserias que se cuecen en la red (Comentario 3) y puedo decir y digo que mucho de ello (no todo, a dios gracias) es el eterno y siempre apasionante asunto de la crítica literaria amateur vs “profesional”. Les he ido dejando algunas muestras en este mismo blog, en la columna situada más a la derecha.

    Si partimos de la base (y ya les digo que lo hacemos) de que el 90% de crítica literaria que se hace en la blogosfera es basura, me pregunto, ¿a santo de qué viene dedicarle tanto tiempo no sólo a tratar de entenderlo sino a que los demás entiendan igual de bien que nosotros que no hay que hacer caso a según quién? Aceptémoslo: la crítica que se hace en la red actualmente es una puta mierda (en general, vaya; hay excepciones), pero, cuidado, no más que "la otra" (siendo esta la por todos conocida como "sobornable"): la una por carecer de aparto teórico y la otra de vergüenza. Estaba yo convencido, cuando empecé en esto, de que eran cosas de la gratuidad, que no se esfuerza uno lo mismo cuando la recompensa es económica y no simplemente estadística. Pero no. Lo que quiero decir es que podemos pagar para leer reseñas mejores (no me refiero a suplementos culturales, precisamente) pero si vamos a darle valor a lo que dice un completo desconocido tendremos que aceptar las reglas del juego y las reglas del juego establecen que todo aquel que lee un libro (o se aproxima a él) tiene derecho a dar su parecer y los demás, nosotros, si tenemos a bien, hemos de tener juicio crítico del crítico. Darle rango de ley al parecer del otro no hace bueno al crítico sino imbécil al lector, con perdón. Esto parece muy obvio pero, créanme, hay quien no lo acaba de entender.

    No me interesa la literatura lo suficiente como para querer dedicarme a esto. En realidad todo este circo tiene como única finalidad pasar un rato divertido. Creo que soy uno de los pocos seres humanos que nunca han sentido el impulso de escribir un libro o montar una editorial (juegos aparte, claro está). He tenido una hija maravillosa, plantado muchos árboles pero libros no he escrito ni uno. Ni ganas. La literatura, para mí, es eso que hacen los demás y a lo que, se mire como se mire, dedico demasiado tiempo. Es aquello que unas veces me hace llorar (es un decir) y otras reír (esto no), unas veces del libro y otras, casi todas, del escritor. Pero el que más feliz me hace es, con diferencia, el crítico del crítico amateur, que suele ser siempre un escritor o aproximación incapaz de ver que lo suyo es también posible gracias a lo ajeno. Hay que tener mucho tiempo libre para dedicarle un sólo minuto a semejante estupidez aunque reconozco que, al menos para mí, tiene un algo fascinante ver a tanto listo perder su tiempo con estas tontadas. Quisiera yo saber por qué no se dedican los mismos esfuerzos a criticar las reseñas del Quimera, ABC, Babelia o el Cultural. Quisiera yo saberlo. No, no es cierto; en realidad ya lo sé. Sólo quería incluir una nota dramática.

    ResponderEliminar
  3. (3) Un día habría que dedicar un post a hablar de lo mucho que pasea la gente, lo mucho que (re)tuitea, lo mucho que postea, lo mucho que comenta, lo mucho que feisbukea, lo mucho que escribe, lo mucho que miente y lo mucho que dice que lee. (Comentario 3a)

    ResponderEliminar
  4. (3a) Sin dudar de ello, ojo. Me consta que hay gente que se despierta a las cuatro y media de la mañana y aprovecha para leer, traducir y escuchar el lago de los cisnes. Y eso está bien. Alguno incluso presume de ello. Eso es todavía mejor. Al fin y al cabo cada uno presume de lo que puede. Yo a las cuatro y media sólo me despierto para follar, por ejemplo, aunque nunca me verán presumir de ello un poco por el temor a ser incluido en ese dicho popular que tiene que ver con las carencias. Es broma. Lo que no es broma es esa patética actividad consustancial a cierta clase de escritor (joven, mayormente) que tiene que ver con la multiexposición y la necesidad de estar permanentemente en el centro de un huracán tan de mierda que ni una teja levanta. Pero ahí están. Son ellos, nuestros literatos. El futuro, son. Y así nos irá. Al tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas sabiduría y desparpajo hay en estas palabras, señor Tongoy.
    Enhorabuena por los dos años de gritar el rey va desnudo y de compartir sus lecturas.
    Acá seguiremos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tanta, no tanta...

      Muchas gracias. Trataré de cuidarme la voz para seguir años.

      Abrazo,

      Eliminar
  6. Feliz cumpleaños Carlos.
    Nada mejor para desacralizar la literatura como la estupenda entrevista que acabo de leer en "Jot Down" que le hace Enric Hernández al maestro Ramiro Pinilla. Para aprendérsela de memoria.

    ¡¡Salud!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la he visto, pero voy corriendo.

      Muchas gracias, PH.

      Un abrazo,

      Eliminar
  7. Felicidades Don Carlos.

    De la Peste, aquí la putrescina y su cadaverina:

    No es escritor el que se conforma con el talento de los demás para reconocer el propio trabajo, es aquel cuya única medida es la honestidad de saber que siempre habrá quien ya lo haya hecho mejor, quien no se excusa en lo nuevo para disfrazar la íntima incapacidad, quien no atiende el halago interesado del crítico de moda, sería aquel que es capaz de ver en los demás y por escrito aquello que tan ímproba empresa le resultaba a él, aquel, en suma, que no desmorona al occidente entero para aliviar la mala conciencia de no saber escribir sobre la bondad por no ser esta cosa digna de leerse ni de ser premiada y sobre todo, y a pesar de todo, escribe en la eterna desconfianza de que su obra se olvidará cuando el ruido y la furia de los camaradas y enemigos sean ya el polvo del que se alimentan los ácaros en las manos de los bibliotecarios de este mundo.

    Pero como de esto no queda, pues eso.


    Escritor, sólo debes hacer una pregunta ¿aspiras a ser algún día incluido en el canon del futuro Bloom o te conformas con figurar en el top del año de Qué leer?

    Ya, ya, que me las sé todas, ante de despotricar sobre Bloom ¿No hay un Bloom en castellano por…?

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los críticos han visto peligrar su lugar como prescriptores (MVLL) desde la aparición, asombrosa para ellos, de los Lectores con derecho y deseos de opinar.

      Ellos creen que cualquiera no puede opinar, como los escritores piensan que cualquiera no puede escribir.

      Si cualquiera de nosotros, sin esperar post mortem auctoris, puede escribir no sólo para deleite personal, sino para juzgar y criticar las obras y sus críticas, es porque podemos, así de simple.

      Porque podemos. He aquí la gran amenaza.

      Eliminar
  8. Anonimo:

    No es escritor el que pergeña parrafadas de tropecientas líneas plagadas de subordinadas, coordinadas y sinordinadas. Es aquel que sabe reconocer la virtud de un humilde punto y seguido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El escritor es usted, y su punto y seguido. Ahora váyase a por el punto y aparte.

      Eliminar
    2. No se apuren. Ahora que las trilogías eróticofestivas están de moda puede ser escritor cualquiera que sepa más o menos cómo va eso de tener un orgasmo.

      Gracias por sus visitas. Estaré atento al debate.

      ¿No hay Harold Bloom español? No lo había pensado. Aunque, bueno, (como quien dice) acabo de terminar "El siglo XIX en el XXI", que son pequeñas grandes reseñas que me ha dejado muy buen sabor de boca. Y estaba en castellano. Quizá no sea Harold Bloom, pero quién sabe...

      Eliminar
    3. Me parece que Domínguez Michael tiene un conocimiento más panorámico de la literatura universal que Bloom, muy limitado este último al ámbito anglosajón. También creo que es mejor escritor (no olvidemos que los críticos también son escritores). Lo único que podría reprochársele al mexicano, quizás, es la falta de una obra más unitaria, pues sus libros suelen ser compendios de reseñas. Estemos de acuerdo o no con sus ideas y gustos, es indiscutible que es una de las tres o cuatro personas que más sabe de literatura en el mundo hispánico.

      Eliminar
  9. Feliz cumple, Carlos.
    Cuando empecé a leerte me hice un par de apuestas a ver cuánto aguantabas o te dejaban aguantar. Dos añitos es poco, pero dentro de nada habrás crecido y ni nos habremos dado cuenta. Espero que sigas invitándonos a la fiesta.
    Tirón de orejas y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos añitos no es nada. Ayer lo pensaba: ¡Cielos, sólo han pasado dos años! A veces me parece que fue ayer y otras hace tanto... Al final va a ser verdad que el tiempo es relativo.

      Gracias Ire,

      Eliminar
  10. ¡Enhorabuena, doctor!

    En cuanto a tus diagnósticos ¡alguien, de una vez por todas, tenía que decidirse a hacerlos!

    Lo cual -obvio es decirlo- no te exime de ser un poco cabroncete ¡ja, ja, ja...!.

    Aunque estoy seguro que en realidad se trata de un papel -inexcusable- que eres solo capaz de asumir con contricción y sacrificio. Como una pesada carga.

    Tranquilo, muchos de tus lectores, cuando damos con algún pestiño, continúamos leyéndoslo unas páginas más, un par de ellas, por la eterna salvación de tu alma.

    ResponderEliminar
  11. Gracias bluff!

    Pero mira, si sólo un fuese pelín CABRONCETE no sería feliz. Yo aspiro a ser un AUTÉNTICO CABRÓN. Pero es verdad, tienes razón, en realidad soy tan buena, tan bellísima persona, que tengo que recurrir a leer las mierdas que leo en un intento de avinagrarme el carácter. Pero ni con esas. Trataré de no desfallecer. Precisamente ahora mismo estoy con una novela (no necesariamente la de la foto de arriba ya que leo varias al tiempo) que está haciendo un trabajo excepcional y que me dará puntos extra en mi ranking de hijoputismo particular.

    Tú último párrafo es muy bonito pero, coño, no merezco tanto.

    Abrazo, bluff, y gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  12. Cómo que una broma? A lo de tu labor editorial me refiero. Tus muertos, Charlie. Entonces, ya no soy escritor publicado? Con lo que estaba follando gracias a eso, por dios, que en el fondo es de lo que se trata. De ahí tanto feo metido en literatura y ahogado por su propia fealdad.

    Felicidades igualmente. Es un placer ser tu mejor comentarista.

    ResponderEliminar
  13. No rey, no lo eres. A ver, yo tu novela me la imprimí en su momento para leerla. No fue hasta después que compré el Kindle. Lo digo porque uno -tú, por ejemplo- para ser escritor, tiene que publicar en papel, lo sabe todo el mundo. ¿O acaso no ves que ahora lo que se lleva es petarlo en amazon para que luego te fiche un Destino o similar? La putada es que creo que tienes que escribir sobre civilizaciones o tesoros perdidos o algo así, aunque bueno, ahora se lleva mucho lo de follar amas de casa. Igual es tu momento.

    Sí, eres un comentarista cojonudo pero yo todavía estoy esperando un chiste dedicado que pueda enmarcar y colgar en el baño.

    Besos, amor.

    ResponderEliminar
  14. Inmaculada Concepción3 de agosto de 2012, 14:24

    ¡Felicidades, Tongo, qué bebé! Que sepas que tu blog es LEO, ¿lo hiciste adrede? No solo es el mejor horóscopo de todos, si no que es la primera persona del singular del verbo LEER.
    Muaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, no lo había pensado. Tenía que haber esperado y dejar que fuese libra, que es, con diferencia, lo mejor que se puede ser en esta vida. Qué majos, los libra, qué guapos y qué listos y qué de todo.

      Beso,

      Eliminar
  15. Follar amas de casa? Tú crees? Es mi terreno. No sé. Igual meto un tesoro (civilización perdida ya tiene) en mi genial novela y así la desahogo un poco de tanto humor, tal como me recomendó mi no-editor en papel.

    Otra opción es imprimir una copia y vendérsela a tu hermana por un céntimo. Dedicada, por supuesto. Total, no me hace falta el dinero. Quizás sea esto lo que más me aleja de ser escritor. Yo creo que sí.

    Hala, saludos para ti y tus seguidores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Quique de mis entretelas! Yo, por una copia impresa te daría hasta un euro. Y si me la dedicas.... ¡¡¡ay, si me la dedicas!!! No digo más, el mar de lágrimas en el que me encuentro sumida, no me deja pensar con claridad.
      Y es que tanta ilusión de posible copia impresa, tanto cumpleaños, tanta celebración, tanta trilogía erótica-festiva están encumbrando mis vacaciones y mis emociones. Será la edad, pero temo ahogarme en mis propias lágrimas.

      Felicidades, Charles. Un guiño, Quique.

      Saludos a todos (a todos, hermano)
      Marieta

      Eliminar
  16. Por alusiones... a las trilogías erótico-festivas, me uno a las felicitaciones, sobre todo porque al final no has cerrado el chiringuito. Gracias por tantos momentos de gloria. Y que duren. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Debo. Muchas gracias. No, no lo cerré, no pude. Maldita sea, sois adictivos.

      Un abrazo,

      Eliminar
  17. "Como esta ciencia es una de las derivaciones o ramas secundarias de la filosofía sin prejuicio de su independencia y valor propio, puede considerarse también, a lo menos en parte, como un capítulo de la historia de la filosofía en nuestra Península; histotia que está por escribir, y que escribiré algún día, si la vida me alcanza a completar el círculo de mis trabajos, y si no mueren éstos ahogados por el general escarnio o la general indeferencia, que en nuestro país persiguen a todo trabajo serio, de los que aquí se denigran con el nombre, sin duda infamante, de erudición", Historia de las ideas estéticas en España, Marcelino Menéndez Pelayo.

    Como ves, querido Carlos, no hay manera de erradicar la peste. Siempre ha sido así y siempre será así. Los mercenarios de las Musas florecen históricamente por doquier.

    Ante todo, felicidades. A sabiendas de que sólo llevas dos años, el mérito es doble. Me quito el sombrero. Siendo consciente de lo que has conseguido y sigues sin perder ni un ápice de humildad. Me dejas sin palabras, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vincent. Te ha quedado un cumplido algo exagerado pero gracias. No creas que he conseguido tanto. Es más, si te detienes a pensarlo, ¿qué he conseguido? Nada, seguramente. Esto, por otro lado, me ha permitido alcanzar rápidamente el objetivo autoimpuesto, jeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Enhorabuena, Carlos.
    Gracias por las pullas.

    ResponderEliminar
  19. Enhorabuena por la fecha y gracias por los esfuerzos.

    ¿Dos años transmiten el doble de satisfacción de la producida por el primero, o se va cumpliendo años a la trágala, casi con desgana?

    Se te va empezando a notar el aire resabiado: baja al parque, mira el comportamiento de otros padres y ven con más ganas de armar follón y de ser ¿cómo era? un cabronazo. Este otoño se presenta revuelto y tengo ganas de reír.

    Seguro que ayudas.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Soy uno de los silenciosos. Gracias a ti.

    ResponderEliminar