lunes, 6 de agosto de 2012

“Cuando Lázaro anduvo” de Fernando Royuela


En esta novela, el argumento (“Lázaro, un anodino empleado de banca y padre de familia, muere en el hospital en el que es ingresado de urgencia. A las pocas horas resucita. Sus hermanas, Marta y María, están a su lado") es lo de menos porque en esta novela el argumento, es decir, aquello que ocurre y mantiene vivo nuestro interés, es sólo una excusa para recopilar instantes y las reflexiones que a estos acompañan. Se lo explico con más detalle en dos minutos.

*  *  *  *  *  * 

De Royuela dicen que es maravillosa “La mala muerte” pero está jodida de conseguir y no he tenido el placer. Me conformé, hace unos meses, con hacerme con “Callejero de Judas” total para dejarla secar en alguna carpeta. Con esto quiero decir que esta novela (“Cuando Lázaro anduvo”) es mi primer acercamiento al escritor. No he visto en la contraportada que sea una segunda parte, ni un homenaje, ni una obra continuista de nada por lo tanto voy a suponer que, al menos en este caso, mi ignorancia no tiene porqué afectar a mi entendimiento y, por descontado, a mi buen hacer habitual.

Cuando empiezo a leer esta novela pienso: bien, esto irá de explicarnos las consecuencias de una resurrección en los tiempos que corren y de plantear la eterna pregunta, aquella para la que todo el mundo tiene respuesta: ¿qué ocurriría si otro hijo de dios -gemelo univitelino, pongamos por caso, del otro- viniese hoy a la tierra a predicar o milagrear? ¿Le haríamos el mismo caso que se le hizo al otro, a su hermano? Por alguna razón -mi acostumbrado buenismo- me resisto a creer que nadie en su sano juicio, a excepción, seguramente, de José Saramago, especialista en premisas imposibles, dedicaría 400 páginas a semejante chorrada. Me equivoqué.

 "¿Creería alguien a Jesucristo si hoy en día saliera a predicar sus enseñanzas por los centros comerciales? ¿Qué sucedería si en un hipermercado, junto a la góndola de las ofertas, empezara a decir que él es la luz y la salvación y que los que sigan su camino vivirán para siempre? La gente entraría en pánico, llamarían de inmediato a los vigilantes de seguridad y les dirían que un loco, probablemente peligroso, andaba suelto por donde los yogures. Le echarían de allí a patadas, sin prestarle ninguna credibilidad, sin escucharles siquiera dos palabras." (Pág. 368)

Si tuviese que apostar diría que “Cuando Lázaro anduvo” es el dietario sociopolítico de Fernando Royuela y poco más. La resurrección de Lázaro, y las consecuencias que esto tiene, no son más que la excusa para que el escritor nos ponga al corriente de su parecer en torno a: TODO. Cada capítulo (29 de los 31) empieza del siguiente modo: Cuando Lázaro anduvo…. ocurría tal cosa en Siria o Mozambique o la prima de riesgo estaba así o asá o las hipotecas estaban por los suelos o la crisis moral campaba a sus anchas o el presidente americano hacía esto o lo otro o qué se yo. A ver si me explico: pongamos que Royuela resucita a su Lázaro un quince de noviembre, por ejemplo, del año pasado. Pues bien, ese día y el anterior y los tres o cuatro o cinco siguientes Royuela se compra El País y El mundo y se baja el torrent de Informe Semanal o se da una panzada del 24h. De todo esto saca veintinueve noticias destacadas; serían asuntos que, en su opinión, servirían para reflejar lo malito que está el mundo, su falta de ética y tal. Esto lo sabremos porque Royuela no evitará escribir la novela, ni comentar las noticias, sin dejar claro -como narrador que es- su parecer y así los malos serán siempre los ricos y poderosos y los buenos los pobres y miserables que eso lo saben hasta los más derechones.

Les voy a poner dos ejemplos: El primero: Capítulo 23. “Cuando Lázaro anduvo, Mehmet Ali Agca, el terrorista que en 1981 intentó asesinar al papa Wojtyla, salió de la cárcel tras cumplir condena. […]” A esto siguen algo así como dos páginas explicando la película, lo del papamóvil y tal. Inmediatamente después, esto otro: “Cuando Lázaro anduvo, Margarita, como todas las noches, colocó los platos de la cena en la mesa del comedor. A ella le traía sin cuidado la excarcelación de Ali Agca o sus veleidades místicas monoteístas.” Pues eso: a Margarita le traía aquello sin cuidado ergo ya me dirán a santo de qué viene hacernos perder el tiempo con tamaña soplapollez. Otro ejemplo, el segundo, es el rescate de una noticia que (no tengo el libro a mano, hablo de memoria) cuenta el caso de un chef que usaba o proponía usar o se le pasó por la cabeza usar leche materna para hacer queso. Explicado el caso, cual artículo periodístico, el capítulo continua del siguiente modo: "Al doctor Ruiz no le hacía demasiada gracia el queso fresco y es probable que estando en su sano juicio jamás condescendiera en probar un bocado de queso elaborado con leche materna." Y ya está. A partir de este momento el caso del queso deja de tener importancia. Pues esto así treinta y nueve capítulos que lo único que consiguen es dilatar una historia que de otro modo no daría ni para cincuenta páginas y que únicamente explican las consecuencias médicas, políticas y sociales inmediatas a una resurrección. 

Vaya por delante que personalmente estoy completamente de acuerdo con el narrador en (creo que) todos y cada uno de sus pereceres. Esto lo digo para que nadie piense que soy un fastizoide arremetiendo contra el Rojo Rayuela sólo por darme el gusto. No. Yo el gusto me lo doy igualmente sin tener que escudarme en ideologías de bote porque hay en la novela razones más que suficientes para la crítica. Esta que les acabo de narrar en el párrafo anterior es la primera y fundamental aunque también podríamos hablar, por ejemplo, de la prosa que en esta novela que, después de todo lo bueno que he leído sobre él, me parece de lo más normalito no viendo en ella asomo alguno de ese barroquismo que tanto se le alaba. Esto no es una crítica a su estilo sino a todos aquellos que venden la prosa de este señor como uno de los grandes atractivos de esta novela en concreto y todas las demás en particular. Podría también echarle en cara la inclusión de citas de la enciclopedia, la transcripción exacta de un anuncio de yogures o mierda de personajes que ha dibujado, rayando siempre el estereotipo: desde el anodino Lázaro, pasando por su infeliz esposa o la díscola de su hermana pequeña o la devota feligresa que es la mayor. A estos hay que añadir al blogger oportunista (Al blogger Ramírez no le confundían, él sabía la verdad del mundo, él era un hombre enterado, y aquellos que están bien informados son más difíciles de engañar) o al joven músico cerdo extranjero que sólo quiere follarse a la hija del protagonista que a su vez sólo quiere follarse al joven músico cerdo extranjero (Victoria era atractiva y le encantaba follar. Se volvía loca. Tenía unos orgasmos largos e impetuosos. Nunca se saciaba. [El susodicho]No la dejaría por nada del mundo, por lo menos hasta que se hartara de ella como ya se había hartado de otras chicas anteriores.). Y así unos cuantos demasiados.

Resumiendo: "Cuando Lázaro anduvo" cuenta una pequeña (aunque dilatada) historia de escaso o nulo interés que se ahoga entre tanta reflexión. Es probablemente la novela más políticamente correcta que he leído en mucho tiempo lo que la aleja bastante de cualquier cumplido que pueda o quiera hacerle. Es tan de darle la razón que da un poco de asco, la verdad. Altamente desaconsejable no tanto por mala como por mediocre, aburrida o irregular.

11 comentarios:

  1. Si Cuando Lázaro anduvo hubiera sido el primer libro de Royuela que leía jamás me acercaría a otro más, aunque le dieran el Nobel o le abrieran blog en El Sindicato. Por suerte no fue así. Cuando Lázaro es una novela lamentable, aburrida, repetitiva, insoportablemente progre, gris, mediocre, sin alma, predecible, etc.
    Callejero de Judas no está nada mal, aunque el lenguaje, barroquísimo, resulte algo excesivo y lo que se cuenta sea demasiado literario, artificioso. Aun así es un libro que merece la pena y que anuncia lo que vendría.
    La mala muerte es una obra maestra. Para mi gusto, una de las mejores novelas españolas en lo que llevamos del XXI. Olvide la mierda de Lázaro, señor Tongoy, y cuando pueda dé una oportunidad a La mala muerte. Además, disculpe el atrevimiento, me parece que es el tipo de literatura que usted aprecia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, yo también creo que me va a gustar (es demasiada gente diciendo lo mismo como para dudarlo) pero me resisto a comprarla y de ahí que tarde tanto en conseguirla. Hoy lo resuelvo sin falta.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Claro, sus expectativas de la novela deben de ser tan elevadas que ahora no dudo que le decepcione... Qué complicado es esto!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, bueno, sí, pero una cosa es que me decepcione (que todo puede ser) y otra muy diferente que me parezca una mierda. Toquemos madera.

    ResponderEliminar
  5. Yo lo hubiera dejado en un simple "Cuando Lázaro andó".

    ResponderEliminar
  6. http://www.culturamas.es/blog/2012/05/21/fernando-royuela-la-literatura-me-chulea-a-base-de-bien/

    El entrevistador rendido ya, pregunta, como indican los signos de interrogación:

    ¿Y en concreto en su aplicación a la literatura? No vamos a entrar en nombres, pero pululan por la Red más de un “Pústula Flesh”, obsesionados con ejercer la crítica literaria y la literatura de trincheras al modo zombi, o más bien diría “gore”, por la cantidad de vísceras que derraman con sus posts y sus comments, muchas veces anónimos. ¿Dónde queda la verdadera literatura en este nuevo escenario?

    El escritor modesto y ufano con la pomada, va y contesta:

    “La verdadera literatura siempre ha estado en la soledad de los cuartos. Lo demás es atrezzo”

    La profecía autocumplida una vez más. Una pregunta más arriba ha contestado: “Mucha blogorrea me parece que hay por ahí”

    Las penas con pan son menos penas, la compañía de los cuartos; contantes y sonantes, debiera haber dicho, soy anónimo y por tanto lo pior de lo pior, me doy miedo de lo anónimo que soy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se nota bastante durante la entrevista y durante el libro que la blogorrea al amigo Royuela no acaba de convencerle. Está en su derecho, claro. Pero es lo mismo que se comentaba en el post anterior: es curiosa la necesidad que tienen algunos de tratar este asunto en extenso cuando todo el mundo sabe que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Al final va a resultar que los únicos que no están a lo suyo son precisamente aquellos que presumen de hacer todo lo contrario. La mierda de siempre.

      Eliminar
  7. Y en la soledad de su cuarto es donde navega, examinando blog a blog, hasta formarse el juicio de valor que tiene sobre ese "nuevo escenario".
    ¿No es curioso que se diga "leche materna" en lugar de "leche de hembra humana"? Como si las vacas y las ovejas no fueran madres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso es que tardó cinco años en escribir este libro. Con tanto blog la tarea documental debe ser eterna.

      Eliminar
  8. Estoy, estoy. No tengo nada que aportar pero estoy.

    Bueno, sí. Parece que la figura del ahogamiento literario toma fuerza. Permitid que sienta un cosquilleo en la nuca.

    Un soplido no. Un cosquilleo.

    ResponderEliminar
  9. Con lo bueno que era aquello de "El callejero de Judas"...

    ResponderEliminar