lunes, 27 de agosto de 2012

“La contabilidad privada de Christie Malry” de B.S. Johnson


B. S. Johnson (Londres, 1933-1973) fue narrador, poeta, dramaturgo, crítico literario, realizador cinematográfico y productor televisivo. […] A partir de 1963 Johnson dio a luz una serie de novelas comprometidas con la exploración formal, en muchas ocasiones centrada en aspectos propiamente físicos y tipográficos, y con la honestidad narrativa: no en vano consideraba sus obras «verdades en forma de novela». […] se suicidó a los cuarenta años agobiado por problemas familiares y deprimido por la falta de aceptación de sus propuestas. […] (Fuente: Libros del Silencio



[Sinopsis] Christie Malry es un joven humilde que ambiciona estar cerca del dinero del que carece. Por ello acepta empezar a trabajar como empleado bancario, pero el ambiente gris y asfixiante pronto le convencerá de que debe buscar nuevos escenarios en los que perseguir sus objetivos. Hacerse contable, su siguiente movimiento, no le acercará más al éxito, pero sí le hará descubrir la herramienta esencial para alumbrar la Gran Idea que dará sentido a su existencia: la contabilidad por partida doble, que Christie adoptará para hacer, literalmente, balance de daños y beneficios en su relación cada vez más turbulenta con un mundo que percibe injusto y despiadado, y contra el que se declara en guerra abierta. (Fuente: Libros del Silencio



“El sistema de partida doble es el método o sistema de registro de las operaciones más usado en la contabilidad. Este se asemeja a una balanza ya que tienen que estar en iguales condiciones para estar en equilibrio. Aquí tiene que ver dos palabras: el deber y el haber. El deber es debitar, cargar o deudora, entre otras palabras débito. El haber es acreditar, abonar, entre otras palabras, crédito.” (Fuente: Wikipedia



Capítulo 21
En el que Christie y yo lo revelamos todo;
y que bien pueden ustedes saltarse

- Christie – le previne-. Me parece que esta novela no se puede extender mucho más.
- Tranquilo – dijo amablemente Christie-. No te preocupes. Para nosotros la extensión no es lo importante, ¿no? ¿Para qué derrochar todo el tiempo libre de un mes leyendo una novela de mil páginas, cuando en una sola velada se puede tener la experiencia estética comparable en el teatro o el cine? Escribir una novela es en sí un acto anacrónico: solo era relevante para una sociedad y un conjunto de condiciones sociales que ya no existen.
- Me alegra que no te cueste entenderme –dije aliviado.
- Hoy la novela únicamente debería proponerse ser divertida, brutal y corta –epigramatizó Christie
- Ni yo lo mismo lo hubiera expresado mejor –dije, complacido- Ya he dicho todo lo que tenía que decir, o en todo caso lo habré dicho en veintidós páginas más, así que probablemente…
- ¿O sea que me queda muy poco? –interrumpió Christie
- Sí, Christie. Pero sigues hasta el final –lo tranquilicé, y continué yo también-. Seguro que ningún lector ni lectora querrá que invente más cosas. No le será nada difícil extrapolar a partir de lo que ha pasado hasta aquí.
- Si es que hay lectores –dijo Christie-. La mayoría no va a querer leerla.
- Los políticos, la policía, ciertos educadores y muchos otros tratan a la “mayoría” como idiotas.
- ¿Entonces los novelistas también pueden?
- Al contrario. “La mayoría” hace bien en no leer más novelas.
- Eso ya lo habías dicho.
- Y es muy probable que lo diga de nuevo, porque es cierto.
Una pausa. Luego Christie dijo de golpe:
- ¿Tu obra es un constante diálogo con la forma?
- Si quieres –contesté con timidez.
- En varias cosas más que eso –dijo generosamente Christie-. Ah, llegar a ser crítico, ¡qué aspiración sublime! Cierto que esta novela hay demasiados signos de admiración.
Otra pausa. En lo que parecía el burdel de enfrente, una muchacha tendió la camisa de alguien a quien llamaremos su chulo. Christie sonrió, benévolo, y se volvió hacia mí.
- Pero sigo un rato más, ¿no?
- Desde luego –volví a tranquilizarlo.
- ¿Hasta que lo tenga todo?
- Sí, Christie, hasta que lo tengas todo.



y 5 
la reseña 

“La contabilidad privada…” es una novela chiquitita -unas doscientas páginas- que no supera las 25 o 30 mil palabras. La historia ya la han visto más arriba: Christie es un joven que tiene la feliz idea de aplicar en su vida diaria el sistema contable de partida doble: anota en el debe los agravios que le infringe la sociedad y en el haber aquellos que él provoca con ánimo de compensar la injusticia y desigualdad del balance resultante. La pregunta es, ¿cómo se las arreglará Christie para devolverle a la sociedad el mal que ésta le ha hecho? Pues si quieren saberlo, se leen ustedes la novela. 

Una propuesta interesante, esta. De hecho lo mejor de la novela es la forma, sin desmerecer el fondo, tan de actualidad, por otro lado, ya verán: basta imaginar qué ocurriría si a todos nosotros, con la que estamos recibiendo últimamente, nos diera por hacer también balance, anotando en el debe los continuos agravios y planeando las compensaciones del haber. Es de suponer que, viendo lo desmedido del asunto, acabaríamos teniendo que recurrir a métodos un tanto expeditivos tipo bombardear senados, congresos, diputaciones, ayuntamientos y bancos, claro, muchos bancos. 

Tengo que reconocer que el estilo de Johnson me pilló completamente por sorpresa y supongo que esto ha jugado en favor de mi valoración de la novela. Quiero decir que todo eso que les cuento en los cuatro apartados anteriores era algo que yo ignoraba completamente (mi acercamiento a algunas novelas es puramente instintivo) y fue leyendo cómo descubrí la divertida propuesta del hasta ahora desconocido señor Johnson: meter la nariz en la novela, jugar con el lector, animarlo, estimularlo, provocarlo, nunca burlarse de él sino todo lo contrario, hacerle comprender que todo lo que se dice es de vital importancia y ahorrarle (algo digno de admiración) aquellas partes inútiles tan propias de la novela tipo descripción de personajes e inutilidades argumentales varias. En este sentido me recordó mucho al Tom Jones de Fielding (verborrea aparte) lo cual viene a ser un cumplido de morirte. 

Christie, pues, era de silueta, altura, peso, complexión y tez corrientes. Que cada cual haga de él lo que quiera: probablemente lo hará a imagen de sí mismo. Sobre todo, tienen ustedes libertad total en cuestión de lunares y máculas, siempre y cuando tenga al menos uno por cada grupo.






42 comentarios:

  1. Aaaahhh, lo tuve en la mano en julio y me resistí. Me has dado un empujón. Ahora "sólo" tengo que sobrevivir al Meridiano de sangre para poder seguir con mi vida lectora. Lo ficho. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Aaaaahhh, yo no sobreviví a Meridiano de Sangre. Lo dejé a medias y eso que me estaba gustando pero el estilo de McCarthy era tan... agotador.

    Yo creo que este te gustará. Como poco te divertirás.


    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Apetece. Esperemos que llegue a la Biblio. En las traducciones (y sólo y únicamente en las traducciones) de Libros del Silencio confío plenamente.

    ResponderEliminar
  4. A mi los libros del Silencio me apetece leerlos casi siempre. Debe ser el formato, lo cuidado de la edición, no sé. Luego me da pereza, pero así de entrada tengo como cuarenta (es un decir) novelas pendientes entre las que están sobre la mesa y las que tengo en la biblioteca.

    ResponderEliminar
  5. Qué significa eso de que la novela debe ser divertida, brutal y corta? No hemos vuelto locos? No me extraña que se suicidara el tio a los 40.

    Se ahogaría, supongo.

    Charlie, qué se sabe del tal Nehmo? Seguirá vivo?

    ResponderEliminar
  6. Chico, lo de Nehmo es un misterio. Yo ya no sé que leerme para que vuelva. Estoy probando con todo. (Quizá no debí acostarme con él.) Y lo mismo Inma. Ostras, a ver si... No, mejor no pensarlo.

    Bueno, mira, se acaba agosto y empieza septiembre. Tendrá que preparar exámenes o algo. Digo yo que antes o después arrancará el ordenador. Así que empiece el mes empiezo yo a publicar reseñas de las de llorar sangre, a ver si con los gritos de los sufridos escritores despierta alguno de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Nehmo está sacrificando parte de su mes agosto para ponerse a preparar exámenes, se habrá convertido en un héroe para la sociedad educativa, además de pasar a ser el perfecto funcionario que todo gobierno español desearía putear. Prefiero pensar que en el Caribe no hay cobertura.

      La verdad es que con esa promesa que has hecho de llorar sangre, cualquier buena reseña que hagas dejará de tener emoción.
      Pero está bien que te hayas propuesto animarnos la vuelta al cole, creo que nos va a hacer falta. Yo me había propuesto terminar de leer a mi 'hinduíto' antes del día 1, pero siempre se empeñan las cosas en ponerse patas arriba a última hora.

      Bueno, supongo que nos iremos viendo. Eso que hemos ganado.

      Bicos,
      Marieta

      Eliminar
  7. Inmaculada Concepción28 de agosto de 2012, 15:28

    Eh, que se te ven las intenciones, Tongo, y ambos sabemos que no puede ser.
    PD. Estoy taaaan agobiada con el trabajo que no tengo ni ganas de que me hagas reír. Solo quiero llorar, de hecho. La vida es cruel. Y mi trabajo más.

    ResponderEliminar
  8. Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible pero lo de no ser capaz de hacerte reír me lo tengo que tomar como un insulto, Conchita. No sería yo, si fuera así.

    ResponderEliminar
  9. Señor Tongoy, cuéntenos, qué tal han ido las lecturas de La mala muerte y de Los huerfanitos. Venga, me interesa su opinión. Una, para ver si me aventuro; otra, porque es un libro que que gusta mucho.

    ResponderEliminar
  10. La mala muerte muy bien. Con diferencia mucho mejor que la de Lázaro. Le haría reseña pero no sabría por dónde empezar. Y la de Los huerfanitos no le puedo decir. Sólo leí cuarenta páginas (la dejé porque la olvidé en cierto lugar y tengo que ir a buscarla) pero la impresión es bastante buena. El estilo me recordó un poco al de Royuela. Tiene un punto. YA le contaré. En un par de días la retomo.

    ResponderEliminar
  11. La biografía de B. S. incluye casi tantas facetas como la de S. B. (Sergi Bellver). La única diferencia es que el último no ha publicado un solo libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía tiempo que no salía ese nombre por aquí. ¿Será porque empieza un nuevo curso escolar? Denle tiempo. Sergi publicará, estoy convencido.

      Eliminar
  12. Hombre, me sorprende lo de Los Huerfanitos. Seré cauto y esperaré el veredicto final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hará bien. Demasiados libros que empiezan bien se quedan en eso.

      Eliminar
    2. Al anónimo que me preguntó por LOS HUERFANITOS:

      Mira, anoche retomé la lectura y no sé si soy yo que estoy de no o el libro que también pero el caso es que no acabamos de “ligar”. Lo que parecía prometedor no salía de ahí. El estilo del escritor tiene su aquel, pero a la historia le falta gancho. Se recrea demasiado en sí mismo. Mirando la estantería antes de irme a la cama encontré 137 libros que me apetecían leer más que este. Que lo dejo, vaya. Si eso lo retomo en ocasión más feliz. Lo meteré en el kindle. Nunca se sabe.

      Eliminar
    3. Pues a lo que sigue. En realidad creo que los libros de Blackie Books no son para mí, aunque el único que he leído, X, me gustó mucho. Por eso pretendía intentar con algo español, y Los huerfanitos parecía ser la opción indicada, pero por lo visto no es así. Y ya se vienen las novedades. Para abrir boca, me apetecen la de Cercas y los cuentos completos de DeLillo. Veremos.
      Mis respetos.

      Eliminar
    4. Estamos más o menos igual, veo. También X me gustó mucho. Con otros no tuve tanta suerte: Signatura 400 es una estupidez, pero va dirigido a un público muy claro y eso le daría bastantes visitas; Kapitoil es una chorrada como un piano y de españoles sólo leí ULTRAVIOLENCIA de Noguera, pero los libros de chistes gráficos no son para mí. De esta gente tengo ahora sobre la mesa también "Esperanza: una tragedia" de Auslander, pero voy a pasar.

      Y creo que voy a pasar también directamente de novedades (moderneces, más bien) durante una temporada (corta, supongo, como todas). A ver si luego miro por ahí lo que ofrece la dichosa reentre. La verdad es que ahora mismo no sé muy bien qué es lo que me apetece leer. Ayer probé con ALIMENTO PARA MOSCAS de Jon Obeso, pero lo mismo que el otro: mucha floritura y poca miga.

      Yo creo que estoy de NO.

      Eliminar
    5. Yo también intenté con Alimento para moscas y no. La literatura no es sinónimo de aburrición. También intenté con Kapitol y no. La literatura no es sinónimo de estupidez. En fin. Ya veremos.

      Eliminar
  13. Es de esperar que no cunda el ejemplo, por estos pagos, de suicidarse por motivos tan peregrinos como la escasa aceptación de las propias propuestas literarias… una lástima, ya no quedan románticos, ni para ser carne de novelerías.

    ResponderEliminar
  14. Tonguete, o bien devoras los libros en cuestión de horas o cómo explicarías si no que hayas cambiado de libro tres veces en las últimas 48 horas. ¿Te has leído Correspondencia de TB en un día, Asco en dos y ahora estás con Nueva York de Henri James? Se te ve disperso, my love, CENTRATE.
    PD. Había oído lo de "escritor del NO" (véase vuestro idolatrado Vila-Matas) pero nunca lo de "lector del NO". Tiene su gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES que no sé, chica, no me decido. Tengo empezados cuarenta libros, joder, y no me apetece ninguno. Miento, el que me apetece (TOM JONES) es un trasto muy incómodo para andar por ahí con él. Ahora mismo me vendría como dios romperme una pierna o algo. También quiero leer uno de Beckett que no tengo, ¿te lo puedes creer?

      El de Bernhard lo interrumpí y mira que estaba bien y el de ASCO lo leí, sí, en dos días. ¿Qué te parece? A mi horrible. Y el libro más. Me ha salido una reseña de lo más hijoputa.

      No sé, estoy fatal. Yo creo que me voy a pasar al cine. No hace falta que me recomiendes ninguna película.

      Eliminar
    2. Oiga, señor Tongoy, ¿lo de Asco es la reseña o habrá un post dedicado? Y ya que estamos con Eutelequia y porque lo anunció usted en un post veraniego, ¿leyó Habitación 804? ¿Habrá reseña?

      Eliminar
    3. De ASCO, sí, habrá post. Ya lo hay, de hecho. Sólo tengo que darle al botón “publicar” pero este agosto no he querido estar muy pendiente del blog y viendo la reacción de la gente con el anterior libro de Eutelequia he preferido esperar. Mismo caso para “Habitación 804” que leí creo que en Julio. Prometo publicar ambas este mismo mes.

      Eliminar
    4. Muy bien, será un septiembre eutelequiano. Estaré pendiente (aunque intuyo el contenido de las reseñas). Gracias por la rapidez en la respuesta.

      Eliminar
  15. Pues las dos últimas que he visto son Café de Flore, canadiense, dos historias paralelas e interconectadas de una forma bastante rebuscada, y Shame, sobre un adicto al sexo narrada de manera realista y deprimente, ganadora del Festival de Cine de Sevilla :) (que no sabía que existía ese festival).
    Ah, sí, y Siempre Felices, una noruega más original, a lo Woody Allen pero con más clichés. Estoy de los clichés en el cine... Esa manera ultra ñoña que tienen de dirigirse a los niños, ese hablar repelente de los niños que más bien parecen adultos pequeñitos, ese ponerse la bata nada más levantarse de la cama...
    De nada.

    ResponderEliminar
  16. Qué maja. Pero no te voy a hacer ni caso. De esa del adicto al sexo había oído hablar, pero seguro que está sobrevalorada. Yo ahora mismo necesito ver alguna donde muera mucha gente, si es posible violentamente. Y no vale "La lista...". Me reconforta.

    A todo esto, creo que ya encontré libro. Ninguno de los que dije, por supuesto.

    ResponderEliminar
  17. jajaja, pero mira que eres graciosa. Fallaste por los pelos. Es uno de sexo tántrico. Yo es que siempre he sido un poco vago para hacer ejercicio.

    ResponderEliminar
  18. Tonguete, conmigo no serías naaaaaaaaada vago.

    ResponderEliminar
  19. No te pongas nerviosa, maripuri. No sabes lo que dices. Pasividad es mi segundo nombre.

    ResponderEliminar
  20. Ja ja ja ja, pero mira que eres ROLLO. Bueno, ¿te doy mi móvil ya o luego? Me voy al tajo, ale, qué ganitas. Muacs.

    ResponderEliminar
  21. No tan rollo, no creas. Como animal de compañía soy ideal.

    No me des tu móvil todavía; deja que lo adivine.

    Feliz jornada.

    ResponderEliminar
  22. Venga tongui, no te hagas el remolón. Muy guapa no sé si es pero se le ve actitud. Hablo de inma, claro.

    Y luego nos haces una reseña de la cópula. De esas que tú haces.

    ResponderEliminar
  23. No se deje engañar, señor Tongoy. Tras el polvo cósmico y el cigarrillo de rigor, ya veo cómo esta dama le pasa libro o manuscrito de su novela para que la ponga por los cielos. De un bloguero literario se espera imparcialidad, apertura de mente, buen juicio y ascetismo extremo, no queda de otra. La fiesta, estimado señor Tongoy, está reservada para los comentaristas anónimos, a quienes nos gustan las fiestas de disfraces y las orgías en plena oscuridad.

    ResponderEliminar
  24. Yo a la Conchi le pongo por los cielos hasta una lectura diagonal de la lineas de su mano nada más que por un beso volao

    Pero venga, si hay que ascetenerse me ascetengo. ¡Qué no haría yo por la integridad de este blog!

    ResponderEliminar
  25. Qué bonito, Tongo...
    (¿Cuándo te envío mi manuscrito?)

    ResponderEliminar
  26. Ya, ya. Tengo a cinco editores presionándome desde hace una semana. Ya!

    ResponderEliminar
  27. ¡Jajajajajaja! ¡Jajajajaja! Tongoy y sus comentaristas, todos, son mis héroes.
    Hasta estoy por echarme otro jajá.
    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  28. ¿Has seguido la pista de "Los desafortunados", editada en mayo (2015) por Rayo Verde?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supe de su existencia y lo olvidé. No sé... si no me llamó la atención en su momento...

      Eliminar