martes, 3 de julio de 2012

Un imposible proyecto de lectura para el segundo semestre del año


LAS UNAS

Planificando las lecturas del verano me encuentro con demasiado de lo que me apetece a rabiar y la imposibilidad de abarcarlo todo en tan corto espacio de tiempo. Hagámoslo semestral, pienso (yo pienso en plural en la intimidad), y así es que me sale una lista con 30 libros que son tan como 30 monumentos a lo inabarcable. Si le quito el componente fantástico el resultado es el de la fotografía: 18 libros, que ya no está mal. Sólo de pensarlo me entra una flojera terrible.

Y es que viendo que este año está siendo un mierda mortal a nivel nacional y parte del extranjero he pensado que es la oportunidad perfecta para tratar de terminar algunos libros que quedaron a medias (los menos) y otros que nunca se empezaron (los más). Los exiliados y Ardinguello están a medio terminar, más cerca del final que del principio; La versión de Barney, Los Bruddenbrook o La Saga/Fuga de J.B todo lo contrario: los empecé y abandoné no sé por qué si me estaban gustando. Bueno, sí lo sé: los dejé precisamente por eso: para disfrutarlos en verano o tiempo de ocio similar. Para el resto, eternas cuentas pendientes, no tengo excusa: se suman a los prejuicios las prisas y las novedades y vence por k.o. la curiosidad al sentido común. 

Esta es la parte en que alguno me recordará -ya lo ha hecho- que tengo por leer esto o lo otro, entendiendo como “esto o lo otro” algo de lo siguiente: La familia Mashber, los Thibault, Mason y Dixon, Eumeswil o Sangre Vagabunda. Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible. Y si tengo que elegir (y sí, tengo que elegir) elijo lo que he elegido y bien elegido está.  


LAS OTRAS

Y luego están las otras, que, salvo excepciones, son siempre aquellas con las que uno se va cuando no debería. Son las que distraen del objetivo y las que al mismo tiempo ayudan a desconectar de tantísima calidad y tantísima viejunería que es algo que -moderno como es uno- no he podido nunca aguantar mucho tiempo. Aquí están las que ven: desde reconocidos escritores como Aramburu, Pinilla, Vila-Matas o Andújar a otros semi-desconocidos como puedan ser Garrido ("Las flores de Baudelaire"), Cuadrado Martín ("Las caricias de la caridad") y demasiado largo etcétera: Meruane, Luisgé, Uribe, Zanón, Argemi, Barrueco... Por otro lado estos días me han llegado también algunos manuscritos de gente que sospecho se tomó demasiado en serio el post de Tongoy Editions. Habrá que echarles un vistazo igualmente. Nunca sabes lo que te puedes encontrar. 


LAS DE MÁS ALLÁ

Y ahora, con su permiso, voy a poner el blog en modo vacaciones. Esto en cristiano quiere decir que seguirá exactamente igual que hasta ahora pero conmigo en bañador, con una cervecita bien fresquita en una mano y alguno de los libros (espero que) del primer bloque en la otra. Dejo escritas y programadas algunas reseñas para que se entretengan este mes (incluyendo un par que tenía que haber publicado el verano anterior). Pocos serán del agrado de muchos, me temo. Serán, o deberían ser, las siguientes:





(FIN)

(Bueno y ahora les voy a contar la verdad de este post que parece tan escrito para sacarles de la aburrición del anterior. Verán, están siendo ustedes vilmente utilizados. Razón, aquí: cuando hace unos seis años dejé de fumar no fue tanto gracias a una cuestión de voluntad como de orgullo: durante todo el año inmediatamente anterior al día D me cansé de contarle a todo el mundo lo que iba a hacer: dejaré de fumar el dos de enero, les decía. Y así fue. A ver con qué cara iba a ir yo después a decirle a esa gente que les había mentido tantísimas veces. Total, que lo dejé y hasta hoy. Pues esto es un poco de lo mismo aplicado a la literatura: se lo cuento con la sana intención de sentirme obligado a leer en el plazo indicado. No pueder ser más difícil que dejar de fumar. No me lo creo.)

28 comentarios:

  1. Por mí no lo hagas: Lee lo que te dé la gana.
    En mi caso, las planificaciones lectoras suelen resultar inútiles: Siempre acabo leyendo lo que no preveí.

    Por cierto, una petición: me gustaría que reseñases "Las ciegas hormigas", del maestro Pinilla. (Por su puesto, tampoco te sientas obligado)

    De tu lista, me quedo con el primero, el de los románticos.

    A disfrutar del verano

    ResponderEliminar
  2. ¿Aún no has entendido, Hablador, que mi problema es precisamente que me da la gana leerlo todo? ¡Qué mas quisiera yo que tener la voluntad de no meterme en todo cuanto berenjenal me encuentro! Este mal debe tener algún nombre, seguro.

    Y porque me ocurre lo mismo que a ti (que acabo leyendo lo que no estaba anotado) es por lo que hago esta lista. A ver si funciona. Y si no, pues nada, habré perdido media hora de sueño.

    Las ciegas hormigas no lo he leído todavía. Está de los primeros en la lista del kindle.

    ResponderEliminar
  3. Nada, nada, pa lante. Yo solamente te lo decía por si finalmente te dedicas a la sangría y el pollo a l'ast, que no te sientas culpable, que son dos días y noche y media (la otra media agonizamos, y no cuenta)

    ResponderEliminar
  4. Ah, no, eso lo tengo ya superado. Los libros cambian cada día pero uno es buen amante (también) de la listas y los recordatorios y no es capaz de dejar pasar seis meses sin hacer planes que luego pueda romper. No hace mucho leyendo a Vincent le vi recomendar a Ungar y allá que me fui. Unos días atrás lo mismo con Inma y la Tríbada (con la que estoy ahora). Y como este mil ejemplos. No hay día que no anote alguna nueva lectura.

    ResponderEliminar
  5. Retome la Saga/Fuga, no le defraudará, derrocha amor y guasa literarios en todas sus páginas. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calle, calle, que está entre los que más me apetece. Tengo un amigo, además, que hace tiempo se perdió en Castroforte del Baralla y era buena la ocasión para buscarlo entre sus páginas.

      Vengo de ver en su blog la reseña que le hace a esa novela. Su entusiasmo es contagioso.

      Un saludo y gracias por pasar.

      Eliminar
  6. Hola:

    Del de Las ciegas hormigas oí hablar aquí (creo que fue Juan Carlos Márquez) y me pareció una buena forma de empezar con Pinilla, porque su trilogía se me hacía muy larga, sin haber leído antes nada de él.
    Así que lo compré en la Feria del Libro de Madrid, y me lo firmó el autor: parecía un anacronismo que el propio autor estuviera allí para firmar el premio Nadal de 1961.

    Por cierto, Tongoy: ¿no ibas a leer el libro de El Aleph, con las 3 primeras novelas de Saer? Yo he empezado hoy con él. Ya comentaré.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, perdona que me meta por aquí en medio, pero cuando se habla de Pinilla no lo puedo resistir. Con él, yo me tiré a lo hondo si saber nadar. Creo que "Verdes valles, colinas rojas" es una de las catedrales literarias de los últimos tiempos. Es un trabajo descomunal, realizado con una honestidad y un sentido de la literatura con mayúsculas al alcance de muy pocos en la Historia. Es imprescindible. Te deja prendado para siempre. Y "Las ciegas hormigas" es otra obra maestra. De hecho, en mi opinión, la mayor parte de la obra de Ramiro Pinilla es de excelencia ("Antonio B el Ruso", "Los cuentos", "La Higuera" ;. Es uno de los maestros indiscutibles de los últimos 50 años, aunque no frecuente listas, ni cenáculos. A ver si Tusquets se anima y va reeditando más obra suya.

      Eliminar
    2. Qué bien cuando de lo que habláis está en la lista. Se me hace rato no tener que anotarlo.

      Los de Saer los tuve en casa pero los devolví. Tardó tanto que se me pasaron las ganas. Ahora no es prioridad ni remotamente, vaya, sobre todo porque ayer anoté uno nuevo que no iba a entrar (¿veis?).

      El 2013 yo creo que será su año. Ese o el 2014, pero de ahí no pasa.

      Eliminar
    3. Hola

      Hablador: gracias por animarme con Pinilla. A ver si leo en breve Las ciegas hormigas, y si me entusiasma ya sigo con la trilogía, de la que he leído grandes elogios.

      Tongoy: ya he leído la mitad de la primera novela del volumen de Saer, y aunque me está gustando no está a la altura de sus grandes libros. Cuando la publicó tenía 27 años, así que está escrita cuanto tenía 25-26 y aunque es notable para esa edad se nota que era muy joven.
      Novelas posteriores de Saer son bastante mejores.

      saludos

      Eliminar
    4. Eres un hacha. Pues nada, desmarcando a Saer (ese, al menos). Lo que me acabo de ahorrar, mira que bien. Si lo hubieses mirado antes ya ni lo hubiese pedido a la biblioteca.

      Eliminar
    5. Hola: yo creo que este volumen es ya para cuando has leído antes al autor y quieres leer todo lo suyo, como me pasa a mí.
      Libros como Las nubes, Glosa, La grande, La pesquisa o El entenado me parecen que están escritas con la mejor prosa en español que he leído en mucho tiempo.

      Y si te acercas sin haber leído eso a Responso puede ocurrirte que no veas la verdadera grandeza de este autor. Y me está gustando, pero le veo las costuras. Imagino que las otras dos novelas estarán ya mejor.

      Pero, eso sí, espero que lo anotes bien a este autor y busques los títulos que te he dado antes en bibliotecas: merecen realmente la pena.

      saludos

      Eliminar
  7. Le comprendo, lo de las listas (casi) nunca funciona. Se hacen, se planifican, se meditan, se equilibran con mucha aplicación y grandes dosis de voluntad cumplidora, pero al final, al menos en mi caso, se me cruzan otras lecturas en el camino y se fastidia todo. Y que conste que yo ya he hecho mi lista de este verano, la cual estoy cumpliendo, al menos de momento.

    Veo nombres descomunales en su lista: Melville, Dostoievski, Mann, Proust, Tolstoi... Le alabo el gusto y la intencionalidad por "Moby Dick". Ya solo con esa obra, la lista sería valiosa. Valiosísima, en realidad. (Acuérdese, cuando lo lea, de lo de Rosa 'manostijeras' Montero, me lo prometió).

    Un abrazo y feliz descanso.

    P.D. Me ha levantado las ganas de Celine, al que inicialmente tenía en mi lista para este verano, pero al que descarté por Petrescu y El lecho de Procusto. ¿Lo ve?, ya se ha cruzado en mi camino este otro libro, por culpa suya, no le dije...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo, me acuerdo... (de lo de Rosa manostijeras Montero).


      Yo a Celine lo tengo esperando a que me digan en la biblio si me aceptan o no me aceptan un libro que les he pedido y que quería leer inmediatamente antes, pero con esto de la crisis demoran las respuestas a las peticiones cosa fina.
      El libro en cuestión es: "El arte de Celine y su tiempo" de un tal Bounan. (http://www.amazon.es/Arte-celine-y-tiempo-el/dp/8493943762/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1341389669&sr=1-1)

      Eliminar
  8. Fb
    Hay mucho ¿ dedicas todo tu tiempo no laboral a la lectura ?

    ResponderEliminar
  9. Si. Y a mi hija, a mi mujer, a la casa, a los amigos... Bromeaba; no, no dedico todo mi tiempo a eso. En realidad dedico o trato de dedicar una o dos horas diarias. No las he contado y depende del clima y del sueño y de que no sea fin de semana y de muchas cosas. Ayer apenas leí tres cuartos de hora. Yo creo que si me pongo el bloque de arriba en seis meses me lo ventilo. Lo he calculado: son unas 11000 páginas. En seis meses... unas 60 diarias. Puede ser, puede ser.

    ResponderEliminar
  10. Vale, echemos sal en la herida: ¿no es enfermizo, masoquista, pervertido lo de las listas inalcanzables? No creo, como el comentarista anónimo, que baste con el tiempo no laboral. Es imprescindible no tener trabajo, ni vida sexual, ni una maceta con geranios. Teniendo en cuenta que Sterne o Espinosa no se leen precisamente a vuelapluma, que Moby Dick o la Saga/Fuga son monumentales y necesitan una adecuada digestión (y la valen) y que el conde don Julián es poco menos que imposible , solo los de la primera foto son ya muchos para un año, no digamos un semestre (aunque Cumbres borrascosas te la puedas ahorrar sin problema, eso no basta para que te dé tiempo). ¿No estaremos fustigándonos con delectación, Carlos? ¿No son estas listas tu cilicio culpable? Y los comentaristas, hipócritas todos, ¿no hacemos lo mismo, solo que sin ponerlo por escrito (casi nunca)? Eso sí, en tu caso está el agravante del exhibicionismo: este post es como si publicaras una foto tuya con el flagelo en la mano, con gesto esquinado y lascivo (no quiero darle ideas a las poetas blogueras postmodernas, pero así es) y claro, fumando, fumando como un carretero.

    ResponderEliminar
  11. Claro que es enfermizo, y masoquista y sobre todo exhibicionista (todo blog lo es, por otro lado, y más siendo literario) y estoy de acuerdo con usted: no se puede tener vida. Fíjese, eso es algo que me parece fascinante. Yo, que tengo una vida de lo más corriente, tengo que hacer auténticos esfuerzos para leer lo que leo. Pero ni se imagina: meterle horas al día, quitarme de ver una película.. bueno, un sinfín de cosas. A veces trato de imaginar que también me diese por escribir. ¡Sería imposible! Tendría que dejar de dormir. Será por eso que se publica tanta poesía y tanto relato y tanta novela desestructurada: permite parcelar la actividad en bloques semanales. Una semana, un cuento. Una semana, un poema. Dejo de leer esta semana y hago un cuento. Otra para corregirla. Dos para leer. En siete o nueve meses, juntando relatos y buscándoles el nexo ya tiene usted un libro de doscientas páginas. 18 euros. 12 en digital. No digo que sea caro, al contrario: los libros son caros, escribir es barato.
    Esto no sé a qué venía. Da igual. Sí, las listas las hacemos todos, claro, por algo se inventó el excel. Si la mia es tan salvaje es para salir ganando a pesar de las rebajas.

    ResponderEliminar
  12. Jejeje, qué putadica te hice con mi solecito. Ya me estoy sintiendo culpable desde una terracita en el centro de madrid.

    Esa lista tuya, por mi perfecto. Mason y Dixon no me entusiasmó. Es cono el plantador pero sin coñita. Y la lectura no fluye como fluye mi prosa, ya sabes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, rey, una putadica grandecica. Te voy a pasar ejemplares para repartir el castigo. Es broma, yo esto lo hago con un placer inmeeeeenso.

      Eliminar
  13. ¡Hola a todos!

    Venga, voy a meterme donde no me llaman y a atribular aún más, lecturialmente hablando (¡vaya palabro ¿eh?) al ya más que atribulado Tongoy.

    "EL DIA DEL JUICIO" de Salvatore Satta. El la colección "Otra Vuelta de Tuerca" de Anagrama. Ideal para sitios bochornosos. Leyendo esta novela se pasa tanto calor (la acción se desarrolla en verano, en el levante/centro de Cerdeña) que a poco que se levante un poco de aire donde te encuentres pasando las vacaciones vas a sentirte, por comparación con el libro, en las británicas playas de Torquay.

    Esta sí que me la he acabado. Y sí que se la recomiendo a todo el mundo. De corazón.

    ¡Calurosos saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le tengo muchas ganas al de Satta desde hace tiempo pero aquí no lo hay. Tengo que comprarlo y siempre encuentro otra cosa que me apetece más. Pero lo leeré, lo leeré...

      Eliminar
  14. Carlos, ¿te has planteado la posibilidad de ir un poco menos al parque y un poco más a los bares?. ¿Sabías que hay vida después de los libros?
    Tantos años juntos y no has aprendido ná de ná.

    Me he pillado en la biblio el de tu 'amigo' Jesucristo, a ver qué pasa. Y con esto me salto mi lista superorganizada de lecturas de verano.
    Eres lo peor de lo peor. Al final, hasta dejaré de ir a los bares. Aprovecha, Quique, de la terraza, porque al final acabaremos todos en el parque. Al tiempo.

    Bicos,
    Marieta

    ResponderEliminar
  15. Bueno, antes de tener hija, mujer e hipoteca yo leía mucho en los bares. Y tanto que leía... ¿O te refieres a otra cosa?

    Del de Jesucristo me había olvidado. Cagonlá...

    ResponderEliminar
  16. He visto que tienes para tus lecturas infinitas e imposibles el de Ardinghelo y las islas afortunadas. Yo también lo hojeé, pinta bien, aunque desconocido. Y Céline. Bien bien, apostar por autores consagrados es la opción más inteligentes. Me compré una vez Céline y la literatura contemporánea, en Francia, lo dejé y nunca más se supo. He decidido no comprar más libros, acumulan polvo. Saludos y que sepas que te he puesto una vela por un verano digno de sol y playa.

    ResponderEliminar
  17. Hola niña. Ardinghelo lo dejé a la mitad hace tiempo cuando el prota se va de paseo y cuenta cada puta obra de arte que ve y yo acabé harto no, lo siguiente. Pero siento curiosidad por esa segunda parte y de ahí que lo quiera retomar. Tampoco me quedaba mucho, la verdad.

    Ahora estoy con TOM JONES de Fielding y me está encantando. Bueno, sólo llevo 30 páginas pero es genial y muy divertido. Luego tengo que ir a la biblio a recoger cosillas pero no las voy a leer (uno es la colección de relatos de NISTER, por cierto).

    Gracias por esa vela. Convendría que fuese tamaño cirio pascual. Esto se pone cada vez peor.

    ResponderEliminar
  18. Inmaculada Concepción9 de julio de 2012, 14:00

    Tongo, ¿cómo que vas a recoger cosillas pero no las vas a leer? ¡Acabaramos! ¿Los relatos de Níster? Uf, pues yo no sé si La Familia cae o no cae, es que me sabe mal ir comprando libros y libros habiendo tantos y tantos por leer aún. El Tom Jones no sé ni de qué va, la verdad. Le echaré un vistazo. Te transmito telepáticamente un poco de calor de aquí, qué agonía de vivir, tú. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Bendita seas: dejemos La Familia, pues, para tiempos mejores. Quedamos entonces para fin de año o cuando la navidad judía o en el aniversario del holocausto o algo. Si te parece bien, claro.

    Tengo que ir a recoger cosas porque son desideratas y no me quedan más cojones que hacer acto de presencia no ve vayan a cerrar el grifo aprovechando que tienen la tijera en la mano. Leer los leeré, pero en otro momento que me apetezca más. Total alguno de esto no los va a pillar ni dios... (el de Jon Obeso, por ejemplo).

    ¿No sabes de qué va Tom Jones? Vale. Te digo: si no me falla la memoria Milan Kundera en "Ensayo en siete partes" empieza (más o menos) hablando de tres libros fundamentales: El Quijote, Tristram Shandy y Tom Jones (de Fielding). Pues eso. Hay una página que trata tanto el tema de la novela como de la traducción. La que yo estoy leyendo es la de Huelin, por cierto, en una revisión editada por Espasa en 2010 y muy bien de precio.

    http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/tom-jones-o-el-exposito-de-henry-fielding-en-la-traduccion-de-ignacio-de-ordejon-1796--0/html/01d1a71a-82b2-11df-acc7-002185ce6064_2.html#I_0_

    Se agradece el calorcito. Ya veo asomar el cielo azul entre las nubes.

    ResponderEliminar