jueves, 3 de diciembre de 2015

Resumen de lecturas NOVIEMBRE 2015

La idea, el plan, cuando empezó el mes (el mismo plan cada mes, todo hay que decirlo), era escribir la reseña de cada uno de los libros terminados inmediatamente después, o todo lo inmediatamente después que fuera posible, de su lectura. Se ve que soy todo buenas intenciones porque tampoco en noviembre ha podido ser. Pero en diciembre seguro que sí. Lo noto. Otra vez.

Afortunadamente, siempre nos quedará este resumen (resumen que también se está acostumbrando a llegar con retraso). Noviembre ha sido, en lo tocante a lecturas, esto:



‘El alma de las marionetas’ de John Gray

«Alejado de visiones de un simplismo fundamentalista, Gray asemeja la libertad humana a la libertad de las marionetas, pues el rango de acción de estas últimas está determinado en todo momento por la voluntad de quien las mueve, así como por los límites trazados por los hilos. En nuestro caso, el titiritero habita oculto en nuestra propia conciencia y los hilos vienen dados por nuestra historia e ideas, pero nada de lo anterior implica que podamos evitar las barreras que determinan nuestros actos en el mundo». (Sexto Piso dixit). A ratos interesante tratado sobre la libertad. ¿Cómo o cuánto de libres somos respecto a lo que creemos ser? Es decir, ¿somos realmente libres o simplemente tenemos una jaula bastante grande? Sabemos la respuesta: no, claro que no. Ni por asomo.



Hit emocional’ de Juanjo Saez

Leí este libro animado por la salvaje promoción que se estaba llevando a cabo en Facebook (bueno, salvaje, es decir, “salvaje”). Me gustó lo que tardé en dejar de sentirme identificado con el protagonista, que fue más o menos cuando empezó a escuchar cosas que yo en la vida. A partir de la página cuarenta (es un decir) ya todo fue perdernos el cariño. Nunca he sido muy melómano y no puedo compartir el entusiasmo de quienes creen que no podrían vivir sin la música como los tantos memos que creen que no podría vivir sin escribir. Que prueben, ya verán. Y mira, si tenían razón, es lo que ganamos los demás. En cualquier caso, si son ustedes de los que no saben pasar la tarde sin poner “el tacadiscos” o de los que asocian grandes momentos de su vida con determinadas canciones seguramente pasen un buen rato leyendo esta crónica de uno que lleva demasiado tiempo en la misma situación. Lo que quiero decir es que ya les puede gustar la música (y los dibujitos) (y las vidas ajenas) para que les guste este libro. 



Los lanzallamas’ de Rachel Kushner

Me resulta prácticamente imposible hablar bien de esta novela pese a que en mi fuero interno quisiera hacerlo. Pero me resulta igual de difícil hacerlo de forma negativa. La he leído, me he divertido unas veces y otras no tanto, pero en ningún caso he llegado al extremo de tener que inclinar la balanza. Mi paso por la novela de Kushner ha sido, digamos, irregular pero también estable. Compensado. Me ha descolocado, eso seguro; no me ha dejado indiferente, aunque no del modo que ella quisiera, pero tampoco ha sido el refugio que me hubiese gustado que fuese.

Quisiera escribir una reseña pero no sé si será posible. 



La comemadre’ de Roque Larraquy

Esto es lo que comenté en la reseña que publiqué hace nada (la única reseña, de hecho, que he publicado de lo leído este mes): «Novela curiosa, interesante, ágil, divertida, queremos pensar “prometedora”, que trata sobre los límites a la crueldad o, más bien, sobre la ausencia de los mismos en nombre del arte, la ciencia o el amor». No hay mucho más que añadir. Es breve, el librito y, si lo lees, no duele. Que ya no está mal.



Y Dios irrumpió de buen rollo’ de Román Piña

Argumento: una monjita, de profesión pastelera, harta ya de esperar una solución que nunca llega y viendo que Dios, de estar, está más bien a lo suyo o directamente ni está ni se le espera o mejor que le vayan dando, decide que será ella la que arregle el desaguisado para lo cual se alía con un periodista, un mierdecilla que vive con su padre, para que haga de cabeza visible de la conspiración que solita la monja trama con alevosía y nocturnidad. El truco: dar con una buena moza, lista como un ajo, que transmita, desde sus grandes atributos, sus grandes ideas (las grandes ideas monjiles) al mundo o más concretamente a algún político con influencia y que luego que vaya todo rodado hasta alguna feliz conclusión.

Escrito y editado por Román yo-me-lo-guiso-yo-me-lo-como Piña este libro es exactamente lo que uno espera que Román Piña escriba y edite. 



Anton Reiser’ de Karl Philipp Moritz

Decepción no, lo siguiente. Anton Reiser tenía todas las papeletas para verse recompensado con un post de elogios desmedidos por razones que tendrían mucho que ver con el prestigio que dan los años y comentarios tipo este: «ANTON REISER, el primer "Bildungsroman" o primera "novela de aprendizaje" de la literatura alemana, es una obra maestra y una obra excepcional. En primer lugar por su modernidad. Moritz es el primero que, mucho tiempo antes que Freud, busca en la primera infancia las claves del comportamiento; el primero que, dos siglos antes que Sartre, siente hasta la náusea el asco de la corporeidad y el hastío de la existencia; el primero que, un siglo antes de que naciera Knut Hamsun, describe minuciosamente la travesía del infierno del hambre. Asombroso en un joven de treinta años tal capacidad de introspección y de autocrítica». Y sí, es verdad. Casi todo. Pero también es, desde la mitad, una paliza de muy señor mío por culpa de un señor pobre como una rata que quiere ser poeta seis meses al año y actor de teatro los otros seis. Y que este verso va aquí y que este otro va allí y que mira qué bonito lo hago, que si lo haré bien, que hoy voy a comer a casa del rector y a conjugar no sé que verbo en latín Y mira, no. 



Es muy raro todo esto’ de Pablo Martinez Zarracina

Este lo dejo para reseña. Para una que me apetece escribir… En ella hablaremos de escritores que son también buenas personas pero sobre todo de buenas personas que son también escritores. 

Para no dejarles con la duda les diré que este libro recopila artículos publicados por Zarracina en no sé qué diario, El Correo, creo. En pequeñas dosis, una por semana seguramente, Zarracina parece simpático incluso puede que realmente lo sea, pero a la profundidad de dos o tres artículos diarios Zarracina es un graciosillo bastante cargante que no sabe medir sus chistes y que no lo quisiera yo a mi derecha en la boda de una prima.

Pero lo dicho. Ya hablaremos.





DICIEMBRE

A día de hoy, dos de diciembre, el plan es el siguiente: terminar cosillas que tengo entre manos, a saber: Antiguía del cine, de Iván Reguera y Crónicas de un país que ya no existe de Jon Lee Anderson. Hace escasamente una hora se me ha caído de las manos Yoro, de la escritora de culto Marina Perezagua, una prometedora, afectada y aburrida historia (por ese orden) de una mujer en busca de su sexualidad y de la no-hija de su novio; todo sobre un fondo de bombas atómicas y misterios nucleares, que debe ser, como dice el otro, lo que da calidad a la novela.

Hace también nada he aceptado un reto que consiste en leer, este mes, lo siguiente: El mar, el mar de Iris Murdoch; Una soledad demasiado ruidosa, de Bohumil Hrabal; El mar de las Sirtes, de Julien Gracq y El palacio de los sueños, de Ismail Kadaré

Y ya, que en Navidad el tiempo está para perderlo en los atascos, no para leer.


15 comentarios:

  1. La novelita de Perezagua es para echarse a yorar, directamente. Pero como es mona la autora y nada, su corte de aduladores ya está babeando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ignoro la razón que los mueve a comportase de ese modo, pero tanta gente flipada da qué pensar.

      Eliminar
    2. Les veo con ganas de hablar de Yoro. Vamos a tener que dedicarle un post.

      Eliminar
  2. Pues sí que sabes de ella, anónimo. Lo mismo hasta eres amigo suyo en feisbuk y le has adulado también alguna vez cuando salía del agua, pillín.

    ResponderEliminar
  3. Es más interesante cuando hablas de autores españoles.

    ResponderEliminar
  4. Pues para mí es más interesante cuando hablas de libros muy muy buenos independientemente de quién los escriba, y justo ahí el reto de diciembre es de los más prometedor. La novela de Hrabal es una burrada de las gordas -en el buen sentido digo- y del resto espero tus comentarios para tomar nota, pero en principio son muy muy atractivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mes será como poco diferente. Iré dando cumplida información. El primero en caer será (ya está siendo) el de Hrabal.

      Eliminar
  5. No callaremos hasta que sometas a Perezagua a un juicio sumarísimo. ¿O te estás ablandando? COn otras no tuviste piedad. ¿NO eran guapas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dale con lo de guapa. Será para gustos. NO quiero parecer ofensivo, pero no veo que sea para tanto.

      Por lo demás: ayer terminé el post de Yoro (sobre una lectura inacabada), pero hoy ha pasado algo que creo que conviene mencionar. El lunes o martes.

      Eliminar
  6. "Escrito y editado por Román yo-me-lo-guiso-yo-me-lo-como Piña este libro es exactamente lo que uno espera que Román Piña escriba y edite".

    No te digo nada y te lo digo todo. ¿...?

    Habrá reseña?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá. En nada. La siguiente será esta o la de Perezagua.

      Eliminar
  7. A mí me gustó mucho más el de "Bodas en casa" del señor Hrabal. Muy cabrón y divertido si divertido pudiera llegar a ser el término. Estos Reyes traerán sus Trenes rigurosamente vigilados. Y lo espero con impaciencia.

    Contarás algo de Iris Murdoch? soy fan de ella desde años ha. Si no tuviera tanto pendiente por leer me pondría a releer algo de ella. Lástima sólo una vida...

    Saludos!

    Marga

    ResponderEliminar
  8. Hola, Tongoy.

    Espero que no te importe mucho que use el cajón de comentarios como consultorio literario, pero me gustaría saber si has leído 'El descubrimiento del cielo' de Mulisch y qué te pareció.

    Contestes o no, gracias.

    ResponderEliminar
  9. Suscribo palabra por palabra la sensación que te dejó " Los lanzallamas"

    ResponderEliminar