viernes, 12 de septiembre de 2014

Defina “desconfianza”

Desconfianza” es esto:

El cinco de septiembre de 2014, dos días (¡dos!) después de haber salido a la venta Los huérfanos de Jorge Carrión, se publicó en Babelia —ya saben, el suplemento cultural más leído de este país— una reseña de la novela firmada por nada más y nada menos que Juan Goytisolo en la que asegura que «esta segunda novela de Carrión confirma los singulares dones y curiosidad sin límites de un autor cuyos logros están a la altura de su ambición», que es un poco lo mismo que no decir nada y quedar de puta madre.

La reseña, de ley es reconocerlo, invita a la lectura de la novela de marras, especialmente a todos aquellos amantes de la cosa apocalíptica, a pesar (o tal vez precisamente “gracias a”) de que ésta es poco más que un resumen de lo que nos vamos a encontrar así como un mapa de los personajes que la habitan. De hecho, el único argumento en favor de la calidad de la novela es esa frase tan extraña que les he dejado en el primer párrafo. El resto, es mucho de esto:

«Estamos en 2048, 13 años después del estallido de la Tercera Guerra Mundial que barrió del mapa ciudades enteras y envolvió la Tierra con una nube radioactiva de la que sobreviven una docena de personajes de la novela, refugiados en un búnker de Pekín bajo toneladas de hormigón armado y aislados del mundo por una compuerta metálica en la ignorancia de lo que ocurre fuera y de la existencia o no de otros supervivientes de la catástrofe».

Con todo, la sensación es que a Juan Goytisolo le ha gustado Los huérfanos y nosotros, pobres ignorantes ávidos de recomendaciones y recomendadores de cierto prestigio, nos lo creemos —nos lo queremos creer— a pies juntillas. A mí personalmente me falta tiempo para salir corriendo a comprarlo. Y lo digo medio en serio medio en broma.

Soy un hombre con buenas intenciones.

Si quisiera ser retorcido vería en la fe de errores de la reseña (donde se corregía al crítico, que tomaba por un hombre la que era una mujer) un prueba de que el susodicho no se había leído el libro, hecho este que, por otro lado, no sorprendería a nadie.

Pero aquí no somos así. Retorcidos, digo.

Ni falta que hace.

En realidad todas nuestras sospechas, toda nuestra desconfianza hacia esta reseña y por extensión a la calidad de esta novela tiene que ver con el hecho de que —tal como descubrí al descargarme las primeras páginasLos huérfanos está dedicado a (adivinen) Juan Goytisolo. Sí, exacto, el mismo que escribe la reseña y el mismo que cambia el sexo de uno de los personajes.

¿Qué hacemos, entonces? ¿Nos lo creemos o no nos lo creemos?

No, claro que no. De entrada (y de salida), desconfiamos: desconfiamos de una novela a la que Mondadori dio la patada (ya hablaremos de esto en su momento); desconfiamos de la reseña del escritor al que está dedicada y desconfiamos de un suplemento que permite que pasen estas cosas. Será por desconfiar.

Pero, para salir de dudas, nos la vamos a leer. 

Es lo bueno que tenemos aquí: que somos unos profesionales.



24 comentarios:

  1. La verdad es que tiene buena pinta, al menos la trama.

    "Los muertos", su novela anterior, era infumable.

    ResponderEliminar
  2. Este tío se ha hecho famoso por lo de las series, ¿no? Porque por sus novelas, todo el mundo dice que es un escritor mediocre...

    ResponderEliminar
  3. El alquimista del tedio12 de septiembre de 2014, 13:14

    Cuantos más libros leo más desconfío de Babelia y de otros suplementos culturales, incluso de mi propio criterio y de ni ser por blogs como la tuya nos la meterían doblada una y otra vez porque a menudo tengo la sensación de que quien reseña o no se ha leído el libro o repite una y ota vez lo mismo como quien usa un patrón y unos moldes y cambiando unas palabras y adjetivos por otros, añadiendo un par de alabanzas y comentando algo del argumento diera lo mismo comentar un libro que otro cuando como sucede con Babelia no hay libro malo y la crítica deviene entonces en "promoción".
    Carlos. A mi 14 no me gustó, Ravel sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Argggg, vale, anoto Ravel. Malditos.

      Pero si es que no es ni reseña. Se limita a contar el argumento.

      Eliminar
  4. «Estamos en 2048, 13 años después del estallido de la Tercera Guerra Mundial que barrió del mapa ciudades enteras y envolvió la Tierra con una nube radioactiva ¿¿¿de la que??? sobreviven ¿¿¿una docena de personajes de la novela???, refugiados en un búnker de Pekín bajo toneladas de hormigón armado y aislados del mundo por una compuerta metálica en la ignorancia de lo que ocurre fuera (aquí tendría que ir una coma, si no... te haces la picha un lío) y de la existencia o no de otros supervivientes de la catástrofe».

    Esta frase o no se ha puesto en el libro (utilizo "poner" ¡tan basto! porque no sé si, la misma, habrá de formar parte de su texto o de la solapilla promocional de la contraportada, don Carlos no lo aclara) y es una invención de Tongoy. Malo. O sí que figura en el libro y procede del bando de la cultura oficial: el autor o los editores. Definitivamente peor.

    Y lo que nos queda por ver... .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El extracto es repelente; ¿del autor o del prescriptor?
      Tongoy, acláralo. Yo me he quedado sin resuello, tratando de leerlo en voz alta, con esa ausencia de comas en las que tomar un respiro...

      Eliminar
    2. El extracto es de Goytisolo. Todos los palos para él.

      Eliminar
    3. ¡Vicentico, Diable, di algo coño...! Que estamos aquí el amigo Secades, y un servidor, medio turulatos, y el asunto, que duda cabe, tiene que tener explicación. ESO, de ahí arriba, no lo ha podido escribir don Juan Goytisolo i Gay de ninguna de las maneras. Cosa distinta es que los de la editorial se lo hayan adjudicado y él, distraido, haya dado el visto bueno al estropicio.

      No es una broma, estamos hablando de un señor que ha escrito "Don Julian", "Los Reinos de Taifa", "Coto Vedado", etc... :-(

      Eliminar
    4. Volviendo al texto: tela. NO sé si lo ha escrito él o sólo ha puesto el nombre, pero en cualquier caso, TELA.

      Eliminar
  5. Debo estar en babia porque no leo ese suplemento cultural, bueno tampoco leo el diario que lo publica, cuestión de gustos que le vamos a hacer, el único que me parece interesante en cuanto a crítica literaria es el Cultura/S que publica La Vanguardia los miércoles…
    Supongo que, superados los flagrantes prejuicios, no nos dejarás huérfanos y contarás que te ha parecido la novela. ¡La portada me gusta más que esa que tanto alababais el otro día!

    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una ocasión un editor me dijo que había cuatro suplementos en los que realmente interesaba colar una reseña: ABC, Babelia, El cultural y La Vanguardia. Yo a este último no tengo acceso, pero al resto sí y aunque apenas los ojeo, me dan para un par de desayunos.

      ¿De qué portada hablábamos?

      Eliminar
  6. Los suplementos literarios hace años que me la refanfinflan... amigos de amigos escribiendo en su mayoría sandeces "cultas" que ocultan otras razones más evidentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tiene su utilidad. Para los que estamos a otra cosa nos sirven de escaparate. Y a veces pasan cosas como esta y nos echamos unas risas. ;)

      Eliminar
  7. Pero, ¿Juan Goytisolo, de los Goytisolo de toda la vida? ¿El de "qué bonita era la costa cuando sólo veraneábamos los ricachones"?

    ResponderEliminar
  8. Off topic, ma non troppo: el Babelia de hoy publica un intercambio de opiniones de Carrión y Marta Sanz sobre el estatuto de las series televisivas. Sin que sirva de precedente, diré que estoy totalmente de acuerdo con Sanz. Por cierto, esta cosa de la tele-narratividad es un tema que has tocado poco, Carlos.
    Abz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de "literario" es totalmente relativo. Si dentro de 10.000 años descubren un CD con episodios de Farmacia de Guardia y por algún azar son capaces de verlo y traducirlo, lo catalogarán como una obra cumbre de la literatura, comparable a esos autores de los que quedará solo el nombre, como Eurípides o Shakespeare

      Eliminar
    2. Hi, Cadou. Perdona el retraso.

      Yo es que literatura y series... no sé... son formatos tan diferentes. Pero nada, oye, que me pongo al día y rajamos un rato.

      Yo también leí los artículos de Sanz y Carrión (este a vueltas con su teleshakespeare, que ya hay que ser pesado) pero si te digo la verdad no les presté mucha atención precisamente por eso que te comentaba de la falta de interés.

      El que sí leí fue el de Rivero, que tenía algo que ver con esto que comenté ahí arriba.

      Eliminar
  9. Lo de Babelia ya es descarado. Vamos, no es que se cortasen antes promocionando a los autores 'de la casa' y a sus amigos, pero últimamente estamos llegando a unos niveles de surrealismo bastante preocupantes...

    ResponderEliminar
  10. ¿Y por qué Mondadori rechazó Los huérfanos?

    ResponderEliminar
  11. Pues en El Cultural lleva unos meses Eloy Tizón dándole una vaselina sonrojante a la Navarro (para meter a esta tía y a Sylvia Plath en la misma reseña hay que ser muy, pero que muy osado), el Olmos y compañía.
    Pasen, por favor, pasen y lean:

    http://www.elcultural.es/version_papel/OPINION/34739/Alabanza
    http://www.elcultural.es/version_papel/OPINION/34433/La_trabajadora

    Al final, las lameduras de suelas en la red acaban dando su fruto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y viceversa. Lo que ya no tengo tan claro es que esto sirva de algo.

      Lo que me recuerda que tengo sin leer a Tizón.

      Eliminar
  12. Estimado Tongoy, por desgracia, a ellos les sirve. Desde esos panfletos en los que perpetran reseñas increíbles, se van creando un status, y se lo van creando a otros, y se van abriendo puertas. A la Navarro, ahí la tiene, trotando desde Caballo de Troya.

    En cuanto a Tizón, léalo, por favor. A sus fieles seguidores (de usted, quiero decir), semejante lectura nos valdrá mucho la pena. Muchísimo.

    ResponderEliminar