martes, 14 de julio de 2015

“Muero por dentro” de Robert Silverberg

Con esta novela dí por finalizada mi aventura veraniega (del año pasado) dedicada a relatos o novelas de ciencia ficción y marcianadas varias. En algún momento había que parar y Muero por dentro (verán ahora que esta introducción no tiene tanto de casual como puede parecer) resultaba perfecta para eso. Razón, aquí:

Muero por dentro tiene de novela de género lo justo, necesario e imprescindible. Ni un gramo más. En ella hay personajes, pocos, -tan pocos como dos- con la habilidad de leer la mente. La de otros, se entiende. Esto es todo. La novela se centra en uno de los personajes que, de un modo desordenado y en apariencia (y sólo en apariencia) aleatorio, nos va contado lo que ha sido su vida, obra y milagros, lo que ha hecho de él el don, cómo han sido sus relaciones con los demás… bueno, nada, la vida de un freak. 

Lejos de narrar arriesgadas secuencias de acción o atracos espectaculares o la creación de una escuela de mutantes, la novela transita por la senda, serena, serenísima, de quien sufre una dolorosa e irritante falta de iniciativa. Es decir, que lo que tiene de bueno y diferente lo tiene también, en puntuales momentos, de tedioso. Me estoy refiriendo tanto a la novela como al protagonista.

No quiero restarle valor porque evidentemente la intención de la novela es exactamente la que resulta ser (y desde ese punto de vista, es impecable) pero lo cortés no quita lo valiente y para contar lo que se cuenta no era necesario dar tantas vueltas. O igual sí.

En un momento de la novela llegamos a unos de esos capítulos absolutamente prescindibles que sólo tienen gracia si te gusta leer, como será el caso puesto que es lo que estamos haciendo. En él el protagonista nos muestra su habitación y aprovecha para hacer un resumen/balance de lo que ha sido su vida como lector (fechas, libros y otras formas de evolucionar). Uno de los libros que destaca es "Seres extraños" (libro que, por lo que he podido comprobar, no existe en nuestro plano de la realidad) que trata sobre los niños prodigio y está lleno de historias sobre supermocosos con poderes extraordinarios. Como él.

En este último libro he subrayado un montón de párrafos, generalmente aquéllos en los que no estaba de acuerdo con el autor. ¿Seres extraños? A pesar del talento que tenían, esos escritores eran los extraños, tratando de imaginar poderes que jamás habían poseído; y yo, que era uno de esos seres, yo, el joven merodeador de mentes (el libro está fechado en 1954), estaba en desacuerdo con ellos. Ponían énfasis en la angustia de ser sobrehumano, olvidándose del éxtasis. Aunque, pensando ahora en la angustia en contraposición con el éxtasis, debo admitir que sabían de qué hablaban. Amigos, ahora ya no estoy tan en desacuerdo con ellos. Éste es el callejón de las ratas, donde los muertos no pueden discutir.

Pues tal cual. La novela, protagonizada por un ser triste, aburrido y cargado de remordimientos por un don que no ha pedido, se centra en analizar con detalle la angustia de ser diferente, preguntándose (y tratando de dar respuesta a) cómo es posible que alguien con la capacidad de conectar con las mentes ajenas no pueda evitar hundirse en el aislamiento y acabar siempre más solo que la una. Lo que vienen siendo las consecuencias de pasar demasiado tiempo en las redes sociales, para que nos entendamos.

El chiste es que el chaval se va a quedar sin ADSL, perdón, sin el poder lector, algo que, en el fondo sabe que lo hará más feliz (que es una enseñanza tan buena como otra cualquiera aunque sin el atractivo de otras tipo “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” o frikada similar).

—Lo estoy perdiendo, eso es todo. Es como el pelo, supongo. Se tiene mucho cuando uno es joven, luego cada vez menos y, finalmente, nada. ¡Al diablo! Nunca me hizo ningún bien.
—No lo dices en serio.
—Dime uno, aunque sólo sea un bien que me haya hecho, Jude.
—Te convirtió en alguien especial, en alguien único. Cuando todo te iba mal, siempre podías recurrir a él y penetrar en las mentes, podías ver lo invisible, te podías acercar al alma de la gente. Un don de Dios.
—Un inútil don, a menos que hubiera entrado en algún circo.
—Te ha convertido en una persona más rica. Más compleja, más interesante. Sin él no hubieras dejado de ser alguien vulgar y corriente.
—Con él resulté ser alguien bastante común. Un don nadie, un cero a la izquierda. Sin él podría haber sido un don nadie feliz, en lugar de un desdichado.
O lo que es lo mismo: ser especial, total para qué.

No ha estado del todo mal. Curiosa y poco más.

* * * * * * * *

Vuelve el verano y con él la ciencia ficción. Se buscan propuestas refrescantes, novedades interesantes, curiosidades.... Si saben de alguna no duden en avisar.


37 comentarios:

  1. Hola Tongoy,

    Me gusta tu blog y en su día me animó a leer "La casa de hojas" y aunque tus reseñas no erán del todo positivas me gustó.

    Percibo cierto prejuicio con respecto a la ci-fi en esta reseña, pero como pides sugerencias, allá van.
    clásicos:
    - Dune
    - Solaris
    - la mano izquierda de la oscuridad
    - Los desposeídos

    Modernas:
    - Visión ciega (atrévete con esta)
    - Embassytown
    - Luz
    - cismatrix
    - Axiomático

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay cierto prejuicio pero reconozco que tiene mucho que ver con un pasado muy poco asociado a este género. La ciencia ficción me gusta verla un millón de veces más que leerla. Curiosamente soy muy poco exigente con este cine.
      Solaris lo leí el año pasado, creo. Brutal. Cinco estrellas.
      Axiomático idem. Muy buenos algunos relatos. Egan tiene toda mi atención. Del resto me llaman, porque ya me llamaban antes, Visión Ciega y Embassytown. El resto no me suena. Investigaré.

      Gracias,

      Eliminar
  2. Hola Tongoy,

    Me gusta tu blog y en su día me animó a leer "La casa de hojas" y aunque tus reseñas no erán del todo positivas me gustó.

    Percibo cierto prejuicio con respecto a la ci-fi en esta reseña, pero como pides sugerencias, allá van.
    clásicos:
    - Dune
    - Solaris
    - la mano izquierda de la oscuridad
    - Los desposeídos

    Modernas:
    - Visión ciega (atrévete con esta)
    - Embassytown
    - Luz
    - cismatrix
    - Axiomático

    ResponderEliminar
  3. Mis sugerencias: Lem, Matheson y Tiptree en general. Supongo que recomendarte a Dick o a Gibson sobraría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de Dick y Gibson pasamos. Matheson y Lem también. Me anoto ese Tiptree que no me suena de nada.

      Gracias

      Eliminar
  4. Sugerencia: Otherland, de Tad Williams

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Ya, ya, esos ya. De Ballard precisamente compré hace tiempo el tochaco ese con todos los relatos en versión digital. Estos días empecé el primero pero no han sido ni están siendo unas vacaciones muy lectoras.

      Eliminar
  6. "La historia de tu vida", de Ted Chiang. Clásico y a la vez diferente a todos. creo que te gustará.

    ResponderEliminar
  7. Tres clásicos para empezar:
    "Los propios Dioses" de Asimov
    "El fin de la infancia" de Clarke
    "Tropas del espacio" de Heinlein

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asimov y Clarke me los saltaré porque ya los leí (no esos) en su momento, hace como mi años. Me quedo con Heinlein. Busco nombres que no me suenen de nada.

      Gracias.

      Eliminar
  8. John Wyndham, Richard Matheson, William Hope Hodgson.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande Wyndham. El día de los trífidos es una de mis novelas favoritas de siempre.

      Eliminar
  9. Un autor que nadie cita y que para mí, pese a no ser un gran escritor en cuanto a técnica y esas cosillas que tanto gusta destacar, es Fredic Brown. Yo estoy ahora con el segundo tomo de sus relatos completos (en la editorial Gigamesh los comprarás sin problemas). Esa combinación de crítica y humor con finales sorprendentes, vuelve a enamorarte como la primera vez que uno leyó algo.
    Ojalá alguien como tú se haga eco de esta llamada futurista, Tongoy,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó la recomendación. Hace tiempo anoté ese nombre y me hice con uno de los libros VEN Y ENLOQUECE. Lo empecé, junto con el de Ballard, en una de esas noches de calor de no saber qué leer exactamente y bueno, leí un par de ellos. De momento bien.

      Eliminar
  10. Jeffrey Ford: Fantasia morbosa + Intriga + Sentido del Humor.

    ResponderEliminar
  11. Aparte de los ya recomendados (coincido con muchos como "La historia de tu vida" de Ted Chiang, Fredric Brown, "Axiomático" de Greg Egan,...) te sugiero esta: "Los tejedores de cabellos" de Andreas Eschbach. Saludos y felicitaciones por tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las puestas entre paréntesis son tres de las recomendaciones que más he tenido en cuenta. Solo por eso me pongo a buscar ya esa cuarta que he visto de lejos y promete.

      Gracias.

      Eliminar
  12. Coincido en el libro de Eschbach. Uno de los mejores y más originales ejemplos de la cf reciente. Además recomendaría este puñadito de libros que dan para rellenar un verano y que me parecen ejemplos perfectos de la calidad que ha alcanzado el género:

    Pórtico de Frederik Pohl (obviar el resto de la saga como es habitual)
    Los cantos de Hyperion de Dan Simmons
    El invencible de Stanislaw Lem
    Ubik de Philip K. Dick
    Pensad en Flebas de Iain Banks

    y aunque no sé si adscribirlo al género aunque calidad le sobra, algo de Miéville... por qué no La estación de la calle Perdido?

    Felicidades por el blog y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡PORTICO!!! Me la recomendaron mucho. La priorizo.

      Ubik es genial. Es resto las anoto y voy buscando. (Demasiadas anotaciones, me parece a mí).

      Eliminar
  13. A mi me gustaría proponer "Hacedor de estrellas", de Olaf Stapledon, y "El rey Lansquenete", de Santiago García Albás, premio Alberto Magno del año 2013.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hacedor ya la tenía en pendientes. La otra no. Miraré.

      Gracias,

      Eliminar
  14. * Flores para Algernon de Daniel Keyes, en media tarde te lo lees, no me canso de recomendarlo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Pido disculpas por mi silencio de estos días. He estado fuera, descansando unos días y la vuelta ha sido como meterse en la boca del huracán. Retomaremos hábitos saludables y serenos espero que en breve.

    ResponderEliminar
  16. Yo te recomiendo algo con más sustancia y nada convencional: la serie Viriconium, tal como la publicó hace unos años ya la editorial Bibliópolis. Incluso si te asomas al catálogo de esa editorial tienes una fuente de sugerencias más que suficiente para escoger. Tiene libros que, más que fantasía o ciencia-ficción al uso, son obras que rompen los moldes en el mejor sentido del término, en cuanto a imaginación y originalidad. No todo, pero creo no estar exagerando. De hecho, una de las recomendaciones que hacen más arriba, Los tejedores de cabellos, es uno de los títulos de esa casa editorial. Sólo por citar algunos más, La gran mansión, American Apocalypse o la trilogía La edad de oro. La historia de tu vida también es uno de los títulos publicados en el catálogo, pero a mí en lo personal me parece bastante sobrevalorado. Y uno más, que me gustó mucho, La hija del dragón de hierro, de Michael Swanwick, un ejemplo perfecto de lo que se puede hacer con los tópicos de la fantasía, en el mejor sentido, cuando se tienen el talento y los recursos. Esa sería mi muy modesta recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me deja mucha tarea por hacer. Voy buscando, a ver qué encuentro. Viriconium suena mucho a fantasía y no es lo que yo buscaba pero tengo una amiga que agradecerá infinito la recomendación.

      Muchas gracias por las sugerencias.

      Eliminar
  17. "Papiro insondable" Amazon. Creatividad a raudales. El resumen no ke hace justicia.

    ResponderEliminar
  18. Matías Candeira.
    Elvira Navarro.
    El hijo de Vila-Matas.
    David Pérez Vega.

    ResponderEliminar
  19. Me llevo algunos y apoyo a Hereje Contumaz en su recomendación de 'Los cantos de Hyperion' de Dan Simmons, al menos las dos primeras que son las que me he leído: 'Hyperion' y 'La caída de Hyperion'. Me sorprende que despaches tan a la ligera a Richard Matheson, ¿es porque ya lo conoces? Yo hace apenas unos meses que me leí 'Soy leyenda' y me pareció impresionante. Claro que tampoco sé si tiene mucho más que merezca la pena.

    ResponderEliminar
  20. El fondo del cielo de Rodrigo Fresan

    ResponderEliminar
  21. otra que a tenido mucho éxito "Ready Player One - Ernest Cline" publicada en 2011 muy divertida, a conseguido despertar al genio de Spielberg para llevarla al cine.

    ResponderEliminar