martes, 8 de julio de 2014

“El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad

Para los despistados: esta es la novela en la que se basa la película “Apocalypse Now” (la Redux también). No adaptación, ojo, inspiración. Dicho esto, dicho todo. Y a partir de aquí, la decoración.

Hablábamos, no hace mucho, de ballenas. De ballenas blancas. Recuerden: Moby Dick. 

Melville, el autor, había sido cazador de ballenas. Una vez retirado, le dio por escribir, adivinen, un libro sobre la caza de una ballena. Esa ballena. La Gran Ballena Blanca. El viaje narrado en esa novela se las prometía muy felices pero era en realidad una trampa mortal de proporciones bíblicas organizada por un obsesivo capitán con un pasaporte al infierno de la locura propia y ajena. 

A la pregunta: esto qué tiene que ver con “El corazón de las tinieblas”, la respuesta es Todo. O casi.

Conrad, el autor, había sido marinero de agua dulce. Concretamente del agua dulce del Congo. Trabajaba para una gran compañía inglesa que operaba en la selva. Conrad subía y bajaba el marfil y era testigo de la negrura del alma humana que tomaba forma en aquello llamado Imperialismo.

Pues bien, adivinen que hizo Conrad cuando se hartó de llevar el timón. Exacto: escribir esta novela. Y ahora adivinen de qué va.

Premio.

Marlow es un joven obsesionado con la idea de viajar a la selva del Congo y recorrer, aunque fuese por cuenta ajena, el curso del río. Lo contrata una industria del marfil británica para que llegue hasta un puesto lejano, oculto en lo más profundo de ese bosque infinito. Misión: traer de vuelta Kurtz, el mejor empleado de la compañía, un hombre de carisma incomparable que se resiste a hacer partícipes a los demás del secreto de su éxito, hecho este que provoca ciertas, digamos, tiranteces.

“El corazón de las tinielbas” es Marlow contando esta historia, recorriendo la selva, obsesionándose con la figura de El Gran Empleado Kurtz y siendo testigo de la atrocidad que fue la dominación del Congo. No hace tanto de esto. 

Pero mejores o peores intenciones al margen, “El corazón de las tinieblas” es una novela de aventuras apasionante —aunque a ratos excesivamente descriptiva (especialmente al comienzo)—, que mantiene la tensión casi desde el primer momento. En ella somos testigos de la caza, no de una ballena, sino de un hombre fascinante capaz de dominar y volver locos a los demás. Al igual que en Moby Dick, esa gran ballena de color marfil, el viaje arranca cargado de ilusión y termina rebosante de temor, decepción y locura. De oscuridad. Sí, vale, de tinieblas, reales y figuradas.

La edición leída es la que acaba de publicar Sexto Piso en su colección de ilustrados. En esta ocasión el artista invitado es Abraham Cruzvillegas que ha tirado de collage para, más que ilustrar, acompañar la narración con imágenes que insinúan ríos, barcazas, esclavos, arbolitos y algo de marfil, obteniendo los siguientes resultados:



Nueva traducción a cargo de Juan Sebastián Cárdenas, por cierto.


19 comentarios:

  1. A mi esta novela me parece que está sobrevalorada. Cuando la leí me decepcionó bastante, quizá porque las opiniones que había escuchado me habían creado unas expectativas que no se vieron cumplidas. Me gustó mucho más "El agente secreto" del mismo autor.

    ResponderEliminar
  2. No es lo mejor de su autor, pero es por lo que se le recuerda. ¿Qué le vamos a hacer? La novelita, en cualquier caso, no es mala. Yo recuerdo que no fuí con espectativas y lo disfruté bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Novelita? Pero tío, ja, ja.

      Eliminar
  3. La película "El corazón del bosque" que, si mal no recuerdo, es de Jaime Chávarri también se "inspiró" en esta novela.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues no tenía ni idea. No estoy mucho por la labor de ver películas, pero anotada queda.

      Eliminar
  4. ¿Novelita? ¿Sobrevalorada? ¡Pues sí que estamos subiditos a la parra!.
    Por cierto, el de los collages se podía haber quedado quietecito con las tijeras y el pegamento. Visto lo visto, creo que voy a subastar mis carpetas de 1º de BUP y me saco una pasta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gusta, pero ojo, que el tipo parece tener su público. ;) Ya sabes como es esto del arte...

      Eliminar
  5. Tongoy, me gusta tu blog y lo leo a menudo, pero dice mucho de un lector el que sepa extenderse cuando habla de mala literatura y que se quede en cuatro graznidos cuando habla de buena literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy consciente, pero no tiene tanto que ver con la calidad del libro como con la falta de tiempo (aunque sí es cierto que un mal libro se deja querer más). Prometo desarrollar más los post, pero no será hasta dentro de un mes por lo menos. Sorry. Demasiadas cosas entre manos.

      Eliminar
  6. Tongoy, es cierto que abusa en las descripciones, pero recuerda que Conrad estaba "haciendo crónica" de un mundo más o menos desconocido (si bien son descripciones muy impresionistas).

    Leo por ahí "novelita" o "novela sobrevalorada" o "no está mal"... Madre mía, entiendo que la cosa va de gustos, pero que por lo menos se argumente el juicio.

    A mí me parece un novelón, simple y sencillamente porque Kurtz es un personaje memorable, y eso de crear personajes memorables no es poca cosa. Además, más de un siglo después, la novela mantiene el enigma: ¿qué tantas cosas espeluznantes hizo y vio Kurtz, y cómo hay que interpretar ese "¡El horror! ¡El horror!"? En fin, una novela con muchos atributos, aunque estoy de acuerdo contigo, Tongoy, en que el inicio es leeeeennntttttttoooo debido a las densas descripciones.

    Te recomiendo la edición de Cátedra: la traducción es excelente y la introducción muy rica aunque no diga básicamente nada nuevo.

    Saludos.

    David L.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo el personaje de Kurtz, David, que sí, claro, pero cómo progresa la obra, cómo se va pudriendo todo alrededor del narrador, hasta él mismo... Por favor, ¿que está sobrevalorada?. Lo que está es infravalorada. Y las descripciones es cierto que son algo pesadas al principio, pero son imprescindibles para situar al lector actual sobre el concepto que se tenía entonces de aquella barbarie y seguramente para sus contemporáneos también. Lectura obligatoria en el insti ya.

      Eliminar
  7. Estaba claro que el Cruzvillegash iba a llevárselas dobladas. Las ilustraciones le podían ir d'abuten a "El Patito Feo se va a la Jungla" de la editorial Merendola. C'est la vie...!

    ResponderEliminar
  8. Por si a alguien le interesa, lo que pensaba Joseph Conrad acerca de Moby-Dick:

    "Years ago I looked into Typee and Omoo, but as I didn't find there what I am looking for when I open a book I did go no further. Lately I had in my hand Moby Dick. It struck me as a rather strained rhapsody with whaling for a subject and not a single sincere line in the 3 vols of it."

    --Letter to Humphrey Milford, January 15 1907

    En resumen: Conrad podía saber mucho acerca de lo que escribía pero más bien poco sobre aquello que leía. Comparar "El corazón de las tinieblas" con "Moby-Dick" es como equiparar a los Rolling Stones con los Beatles.

    ResponderEliminar
  9. Sí que te has quedado algo corto con el post, Tongoy, esperamos ansiosos una ampliación

    A mí me encanta El corazón de las tinieblas y me encanta Conrad, aunque reconozco que a veces puede ser un poco pesado con los valores de nobleza, honor, etc. Sobre todo en sus novelas sobre el mar, que son la mayoría.

    El corazón en las tinieblas me encanta porque me inquieta mogollón, por el grandísimo personaje que es Kurtz, por el ambiente opresivo de la selva con los negros, por la narración misma de Marlow... De mis novelas preferidas, sin duda; y no estoy para nada de acuerdo en que sea simplemente un libro contra el colonialismo. Nanai. Hay mucho más detrás, aunque no sepa muy bien el qué; el estilo de la novela es único.

    Aun así, la que más me gusta de Conrad es Lord Jim

    Cómo escribía el polaco-ucranio-inglés

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, aquí anónimo (LArri), que se me olvidó

    Las ilustraciones no me pegan nada con el libro, aunque habría que verlas en el libro en sí

    ResponderEliminar
  11. Tardé en leer este libro porque precisamente me habían dicho que las expectativas eran demasiado altas y que luego decepcionaba. Por fin vencí los prejuicios y cuando lo leí, descubrí que ni de coña estaba sobrevalorado. Kurtz es un personaje como la copa de un pino y el tipo no dice más que dos frasecillas, pero qué dos frasecillas.

    Para mí, una novela de las que no se olvidan.

    ResponderEliminar
  12. Desde luego, para ilustraciones las de Angel Mateo Charris para su edición de Galaxia Gutemberg. De la novela, poco más se puede decir pero aquí dejo una entrada que le dediqué en mi blog:
    http://elbuscadordetusitalas.blogspot.com.es/search/label/Joseph%20Conrad
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Para mí es una de las mejores novelas que he leído, muy intensa y filosófica, dice mucho en pocas páginas y eso no es fácil de conseguir

    ResponderEliminar