martes, 13 de noviembre de 2012

Los promotables de Don Claudio

P: Hablando del valor añadido del libro; Rafael Díaz, cofundador de la editorial Valdemar, nos contó que en el momento en el que se pusieron de moda los autores jóvenes empezaron a llegarles originales acompañado de una foto, para que en la editorial vieran que era joven. ¿Es la juventud un valor a la hora de publicar?
R: Lo es. Como también lo es, sí, la apariencia. Hasta tiene un adjetivo: promotable. Los agentes te mandan autores y te dicen que se trata de escritores promotables, promocionables. Quiere decir que tienen un look vendible. Chicos jóvenes, gente guapa, todo eso. Da un poco de vergüenza, lo sé, pero es un reclamo al que se sigue recurriendo para vender a un autor.



Promotable es, desde hoy, mi nuevo palabro favorito. 

La pregunta se la hacen los de Jot Down a Claudio López de Lamadrid en una extensa entrevista que pueden leer AQUÍ. La respuesta es un arrebato de sinceridad innecesario visto lo visto últimamente. Cuando digo esto pienso en el jardín de infancia de Mondadori; el proyecto de fin de carrera de vayan ustedes a saber qué poeta, ese antro masturbatorio conocido como El Sindicato. 

Ojo: que a Claudio le gusten los niños me parece maravilloso. Nada que objetar a eso. A otro antes que a él también le gustaron. (Lo crucificaron, por cierto. Esto lo digo por si alguien quiere ir preparándole el epitafio a este señor.) Digo que me parece maravilloso -absolutamente genial, sería la expresión correcta- porque demuestra que Claudio es un hombre sensible, que el contacto con los caprichosos artistas no lo ha insensibilizado. La protección a la infancia debe estar siempre por encima de todo. Por otro lado, me ha parecido muy interesante que un hombre de la talla de Lamadrid, editor de un sello como Random House Mondadori, reconozca abiertamente que lo suyo ha dejado de ser la literatura; que ahora lo que le interesa es el posado juvenil. Así no resulta sorprendente que la promoción de una novela de Joan Didion, por ejemplo, pase por utilizar la imagen de una joven poeta de veinticuatro años cubriéndose los pechos con uno de sus libros. ¿Para cuándo la nueva novela de Rodrigo Fresan salpicada con el semen de Pablo Muñoz? 

No me hagan caso, bromeo por bromear. Lo cierto es que todo esto no deja de tener cierto sentido. Los jóvenes, modernos y promotables adictos a las redes sociales, suponen, por sí mismos, media promoción. Es sacar un libro y enterarse diez mil. (Lo que te ahorras, Lamadrid, aunque escriban con el culo.) Bonito panorama el de Mondadori. En cualquier caso algo como El Sindicato es de agradecer: ayuda a identificar a los personajillos y da una idea del despropósito de panorama editorial.

Algunos parece que busquen caer. Tanta tontería no es normal.


92 comentarios:

  1. ¿Es, realmente, el mundo literario tan feo, como para que esta gente sea lo más "promotable" que la maquinaria editorial pudo encontrar?

    ResponderEliminar
  2. Lo de Pablo Muñoz se verá con el tiempo. Toda la gente habla de su arte con el manubrio, pero hasta ahora solo es un eyaculador en ciernes.

    ResponderEliminar
  3. Con "ese antro masturbatorio" Tongoy, estás empezando a tener una vena poética. Fuera de bromas, me ha encantado esa parte en concreto y todo en general.
    En la entrevista, el señor Lamadrid habla sobre los porcentajes que se lleva cada uno de un libro. Lo que no aclara es la razón de que en España los libros sean mucho mas caros que en Inglaterra, por ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado amable, usted. El post lo escribí anoche en estado de semiinconsciencia, no es gran cosa.

      Lo de los porcentajes yo tampoco lo entendí. Lo leí dos veces y nada. Juan Gomez-Jurado lo medio-aclara con un enlace: http://www.bookequals.com/wp-content/uploads/2010/08/ebooks-vs-real-books.jpg
      Al final va a resultar que las editoriales son obras sociales. Y no. En breve habrá tiempo para desarrollar este asunto acerca de lo miserables que pueden ser algunos.






      Eliminar
    2. Sí, yo también leí el post de Juan Gomez-Jurado, pero ni aun así... Pero supongo que explicar porque aqui los precios de un libro son los mismo que en Noruega (comprobado) no le interesa mucho.
      Una pregunta basada en mi juventud e inexperiencia. ¿Es cosa mía o el señor Lamadrid entró por enchufe en la empresa familiar desde los 18 y de ahí fué tirando sin estudios superiores ni nada? Al menos, en la entrevista suena así.

      Así que ahora envían los manuscritos con la foto, esta es la mía. Me dejo barba de modernete y voy a mi peluquero a que me cambie de look. Publico fijo.

      Eliminar
  4. Joder, Carlos, ser tan feo como tú ha de ser una putada gansa para ponerte así.

    ResponderEliminar
  5. Carlos, eres el tio de la vara del circo editorial, sigue así, no desfallezcas en tu afán contra la tontería y los entuertos.

    ResponderEliminar
  6. Primero: lo de "promotable" me parece un palabro horrendo, propio, supongo de la jerga guayota-editorial. En fin, esta gente es la que tiene en sus manos la literatura española....
    Segundo: ¿Que la imagen tiene importancia a la hora de apostar por un autor "joven"? Pues o yo tendgo el baremo muy exigente o ha cambiado el estándar, porque si los ejemplos son patricio Pron, Alberto Olmos o Antonio Rodríguez (con todos mis respetos a los aludidos), vamos apañaos... de las damas no opino, que soy un caballero.
    tercero: lo de "El sindicato" da pena. me recuerda a las campañas para jóvenes que hacen los bancos o las instituciones públicas (o sea, los que mandan) y sacan a un chaval con la gorra al revés y un monopatín, para hacerse los modernos... En suma, tratar de ser "guay" no es "guay" (o quizás haya que poner "cool", no sé...). Da igual. Salvo a Bob Pop, que lo sigo desde que escribía en Público y me cae bien. Y el hombre tendrá que salir ahí para ver si le publican otra novela en Caballo de Troya, supongo.
    Cuarto: ¿qué pasará en Random House Mondadori ahora que han entrado los alemanes? ¿Seguirá siendo todo un despropósito o les pondrán firmes de una puta vez, en plan Merkel? Para mí que alguno ya los debe de tener de corbata...
    No se pierda los próximos capítulos.

    ResponderEliminar
  7. Es moderno, Jonan, muy moderno. En fin, para ser un representante de la cultura...
    Lo que está claro es que a la editorial le sale a cuenta apostar por un determinado tipo de gente que le hace las tres cuartas partes del trabajo gratis. Invierten muy poco en ellos. Si sale bien, de coña, y si sale mal solo habrán perdido algo de imagen, pero poca pasta, que es lo que interesa. Otra cosa no se entiende, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo que me parece es que esta apuesta de Mondadori por determinados autores (o tipo de autores) ha sido más que nada una cuestión de imagen, de aparecer como los más modernos o cools del patio. Por pasta no ha sido, porque todos éstos, entre todos, no deben de vender ni la mitad que Félix J. palma ... y no digamos que Ildefonso Falcones (por poner el ejmplo de dos autores españoles del mismo grupo editorial). Y por razones puramente literarias... digamos que lo dudo, y además, el propio sr. Lamadrid se ha encargado de desmentir este supuesto.
      lo que no acabo de entender es si esto era una cuestión de imagen, a santo de qué va ahora el pavo y suelta lo de los jovencitos y gente guapa y así... ¿no es cómo enseñar ecómo se hace el truco o mostrar las cartas marcadas? A no ser que lo que trate es de justificar su gestión ante los nuevos amos, que también pòdría ser: "miren ustedes, yono quería, pero es que...".
      Otra cosa es que igual lo que pretendían en Mondadori era crear una cuadra de intelectuales-escritores-opinadores-multimedia, así al estilo de los VIP de PRISA, que sirven lo mismo pa un roto que pa un descosido. Era una especie de "masía" de la futura "intelligentsia bloguera", preparada para copar los medios, los premios y las columnas de los diarios on line. Los Sánchez-Dragó y los Marías del siglo XXI...
      O a lo mejor son todos una panda de inútiles, qué sé yo.

      Eliminar
    2. Es que lo cojonudo es que lo diga él mismo. ¿Qué esperaba que dijera la gente? ¿Bravo, Claudio, eres un lince? No lo entiendo, la verdad. Cualquiera que haga lo mismo se libra muy mucho de confesarlo tan abiertamente. Lo maquilla de 'nuevas oportunidades', 'escuchar a los jóvenes' o eufemismos de esos. Es como si se hubiera cavado la tumba él solito.

      Eliminar
    3. ¿Mi opinión? Yo creo que nadie es inmune a los elogios. Esto lo he visto más veces. Jóvenes seduciendo a adultos. Y no estoy hablando de sexo, obviamente. Les cambia el punto de vista. Es increíble, pero es así. Igual es que lo pillaron (a Claudio) lento de reflejos o falto de cariño, saliendo de una relación, qué sé yo y le vendieron la moto de la modernidad y puestos a ser modernos mejor conocidos que nada.

      Lo alucinante de todo esto es que la apuesta de El Sindicato es realmente arriesgada. Supone, además, un desprestigio enorme porque no sé lo que opinan ustedes pero yo no veo una evolución favorable en El Sindicato (todos los fichajes nuevos son bastante pobres y a Fresán no lo cuento porque estoy convencido de que está haciéndole un favor a Claudio dejándole pegar cosas que escribe no expresamente para ellos) y Lamadrid me consta que atiende esto personalmente. Será una hostia, o eso espero, bien merecida.

      Eliminar
  8. "Cuando digo esto pienso en el jardín de infancia de Mondadori; el proyecto de fin de carrera de vayan ustedes a saber qué poeta, ese antro masturbatorio conocido como El Sindicato." Genial.

    ResponderEliminar
  9. Pero a los menos agraciados también los "promotan" poniéndoles siempre un cigarro humeante en la boca, o sosteniéndose la barbilla, o con las gafotas torcidas, para que se vea lo afectadísimos por la realidad que están. La imagen cuenta para todos.
    A algunos lectores quizá les pone la foto de un guaperas en la solapa, pero la gran mayoría de lectores (de no-bestsellers) son más bien parafílicos, me parece a mí, vaya...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo un póster de Coetzee en bañador en la habitación, no te digo.

      Eliminar
    2. Oye, pues a mi no me van los hombres, pero Coetzee me parece guapete. Y además tengo entendido que hace mucho deporte, así que igual el short no le va mal.
      Yo pensaba más bien en un Bolaño o en un Vilamatas, por ejemplo. Hombres a los que no te gustaría encontrarte en un callejón oscuro.

      Yo en mi habitación tengo a Clarice Lispector. La tía estaba bastante promotable. Pero mi prafilia era una foto Mishima sosteniendo una katana como si se sostuviera...

      Eliminar
    3. Jaja, si es que además es eso, Edgar. A ver, ¿cuál es el baremo de promotable? ¿los seguidores en FB? ¿los comentaristas en blogs?

      Eliminar
  10. Acojonante. El tipo que heredó la fortuna inmobiliaria familiar, la editorial como hobby...resulta que no tiene ambiciones crematísticas. El tipo que adoptó a toda la caterva de modelnos de ciudad venidos del pueblo (Prones, Olmos, Lunas, Fresys...) y que se dedica a promocionar a todos los latinos con pasta que viven en Brooklyn y quieren ser Auster.
    Acojonante.

    Anita Wallace

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una apuesta por la nuevas generaciones ahora que Roth se ha retirado le están buscando un sustituto. Lo quieren de aquí, para ahorrarse la traducción.

      Eliminar
  11. Entre la banalidad engreída de los jóvenes de moda, y la ranciedad resentida de los viejos no hay forma de escoger. Menuda mierda de país. Cráneo.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, visto que esto del gallo Claudio no dará de sí por mucho que lo estiremos, quizá pierda alguna pluma pero seguro que tiene una buena póliza... yo recomendaría la lectura de "Los negocios del señor Julio César", os dejo que busquéis quien es el autor pero os doy una pista: munoz molina cree que está obsoleto.

    ResponderEliminar
  13. Permíteme en esta ocasión, Carlos, ejercer de abogado del diablo, nunca mejor dicho.

    Debemos reconocer que Lamadrid ha introducido a una serie de autores extranjeros en España imprescindibles, sin olvidar la apuesta suicida por algunos escritores, más o menos jóvenes, los cuales, para bien o para mal, merecen por trayectoria y dedicación publicar en un sello de gran tirada -pensemos en Olmos o Pron en Mondadori, Barba y Zambra en Anagrama, o en el último poemario de Ben Clark y Andrés Catalán en Pre-Textos-; y lo mismo podríamos decir de la labor de Echevarría con Bolaño o Landero, como menciona Lamadrid, o de Fresán en Sexto Piso, por recordar algunos nombres de dicho círculo. No es tan fácil, creo yo, dilucidar de forma correcta cuál es el problema.

    En mi opinión, no es que los editores sean culpables de la escasa literariedad de las obras editadas en los últimos años en España como de los agentes que los asesoran y auspician la publicación de tal o cual autor. El sueño de todo editor es descubrir y publicar a un futuro maestro; el sueño del agente, salvo excepciones, es forrarse, con todos mis respetos. Ésa es mi experiencia batallando con editoriales y agencias. Tal vez el error de los editores, de un tiempo a esta parte, es que optan por la vía rápida y cómoda que es fiarse de las agencias en vez de rebuscar entre los manuscritos enviados a la editorial, como hizo Echevarría en su día.

    Ahora bien, ¿cómo podemos exigirle a un editor que separe la paja del grano cuando el 90% de ese montón de desechos de papel, seamos sinceros, procede de la pluma de personas que sin tener ni pajolera de literatura se les mete entre ceja y ceja la idea de convertirse en escritores? Una cosa es equivocarse al enfocar una obra literaria y que la idea original no quede plasmada como uno cree -de ahí el rechazo de las editoriales por parte de muchos autores que luego acaban triunfando-, y otra muy diferente es no saber qué es lo que hace que un texto sea verdaderamente literario. El primero con esfuerzo, trabajo y experiencia acabará escribiendo con los años un texto que merezca la pena ser editado -verbigracia Bolaño-; el segundo, al contrario, por mucho que lo intente no lo logrará por una sencilla razón: no comprende qué es la literatura.

    Cualquier escritor sin agente que trate de publicar su obra descubrirá que apenas quince, veinte como mucho, editoriales en España con una distribución aceptable reciben manuscritos que no procedan de agencias, y aun aceptando el envío apenas un par de ellas se dignan leer la obra. Pero es normal y lo esperable cuando, a nueve de cada diez lectores, si les pidiésemos que ofreciesen argumentos críticos de por qué Shakespeare es Shakespeare y no Thomas Kyd, o de por qué se lee La colmena y no La novela número 13 de Fernández Flórez no sabrían qué responder. Volvemos otra vez al dime cómo lees y te diré cómo escribes. Así que editores culpables sí, pero analfabetos funcionales con pretensiones literarias también.

    ResponderEliminar
  14. A merced de esta situación, la pregunta es: ¿cómo publicar en España sin contactos y sin una agencia que trabaje para ti? Existen dos opciones: la primera, como sugiere Lamadrid, ofrecer a la editorial un perfil "promotable", ya sea porque estás cachondo o eres un jodido moderno, caso de los yankis tipo Tao Lin, Justin Torres o Lila Azam, o bien porque eres un hacha con las redes sociales, caso de Alvy Singer o Ibrahim B. -lo cortés no quita lo valiente, ojo-; la segunda, la más efectiva, o ésa es mi experiencia, ganando premios de segunda regional para publicar en editoriales de tirada media pero con una buena distribución -Casa del libro, FNAC, El Corte Inglés-.

    Aunque la gente no lo crea, el premio literario, en estos momentos, es la única forma de que un grupo de profesionales del sector lean tu obra íntegramente sin tener los contactos necesarios. La razón es sencilla: si tu obra brilla y es mejor que la media, no hay razón para pensar que al tercer o cuarto premio no des la campanada. Es más, puedes ser un jodido nazi literario, un psicópata de cojones o el escritor más problemático que existe, que gracias al sistema de plica, es más que factible ganar un premio sólo por el mero hecho de enviar una novela con una corrección de pruebas medianamente fiable. Estoy harto y más que harto de leer novelas de descarga gratuita llenas ya no de deslices -ni los grandes se salvan en ese sentido- sino de faltas de ortografía serias -los interrogativos indirectos, por ejemplo-. Y lo mismo le sucederá, imagino, a los editores y de ahí su negativa a molestarse siquiera a leer toda la basura que reciben a diario.

    El quid de la cuestión estriba en saber qué premios no son meras plataformas de promoción editorial -vamos, que están comprados-. Pero, hoy día, con Intenet es relativamente fácil averiguarlo, y existen muchas posibilidades de quedar finalista como mínimo, siempre y cuando uno sea listo. A eso voy.

    Un escritor que no sea consciente, a estas alturas de la película, de que esto es un jodido negocio, va de culo y cuesta arriba. Hay que realizar un estudio de mercado; descubrir qué producto debes ofrecer al editor; cuáles son los mecanismos para acceder a ellos y escoger de entre todas las ideas que tienes en mente, la que más cabida tenga en el mercado o, en su defecto, la idea con la que mejor puedas marcar la diferencia con la media. Así de jodido está esto.

    A veces, por mucho que duela, hay textos que uno escribe que no tienen ni tendrán cabida en las editoriales, o bien por qué no es tan bueno como uno cree o bien porque su publicación es una empresa tan suicida como para que alguien invierta 2000 ó 3000 euros en una obra condenada al fracaso editorial.

    Lo dicho: no podemos pedirles milagros a los editores. Es el escritor el que está obligado a cambiar de mentalidad, dejar los idealismo en casa y ofrecer un producto literario de calidad que tengas posibilidades efectivas de comercialización. Que sí, que estamos de acuerdo con Armas Marcelo en su artículo memorable de la semana pasada en El Cultural, pero la realidad es que ni uno sólo de los escritores del Boom vería publicada su obra hoy día a menos que ganase un premio literario o tuviese unos contactos de la hostia.

    Ésa es a la conclusión a la que he llegado después de dos años perdidos tratando de publicar una novela que desde el primer día estaba condenada al fracaso.

    Como sermoneaba San Agustín, "Humanum fuit errare, diabolicum est per animositatem in errore manere."

    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesantísima reflexión, VD, y sensata, no simple bilis. Coincido contigo: estoy seguro de que el sueño de cualquier editor es descubrir a un Bolaño, a la Herralde (aunque estrictamente hablando lo haya descubierto Seix-Barral...). También creo que hay gente que merece estar en donde está, como Olmos y Pron, y como Barba y Zambra. Quien diga, como la Patrulla de Salvación, que son una mierda es que no los ha leído o que disfruta diciendo que todo lo contemporáneo es pésimo y se refugia en la amaestrada comodidad de los clásicos. También coincido en que hay nombres que no deberían estar ahí por lo que escriben, pero se les reconoce sus habilidades en las redes sociales, lo cual no deja de tener mérito, y lo digo sin ironía.

      Yo creo que hay concursos que permiten, de vez en cuando, publicar en editoriales de primer nivel. Por ejemplo, el Herralde de este año tuvo, por fortuna, finalista y semifinalista que serán publicados. ¿Llegaron con agente estos manuscritos? Quizás no le sepamos nunca, pero sospecho que no. De la misma forma en que sospecho que el Jaén es de los premios más amañados que hay. Tampoco veo por qué un escritor primerizo debería publicar en Mondadori, la editorial de Roth y Naipul. Quizás esa meta es el problema, y vuelvo a pensar en el ejemplo de Olmos y Pron, escritores que han publicado en la Editorial del Ayuntamiento de Segovia y en la Editorial de la Universidad de Rosario.
      Y hay editoriales de segunda, pero muy dignas, incluso mejores en no pocas ocasiones, que muy de vez en cuando leen y publican manuscritos, aunque sea con dos años de retraso. Es el caso, creo y sospecho, de Iván Repila en Libros del Silencio, que ya va por la segunda edición y que es mejor y vende más que el enchufado Carlo Paidal. Hay que fijarse en qué sellos se abren huecos de vez en vez; por ejemplo, Alpha Decay y Blackie Books jamás han publicado a un completo desconocido y nunca lo harán. Anagrama sí.

      Eliminar
    2. Es cierto, Vin. La gran pregunta: ¿se publicaría hoy Rayuela? Bueno, dependería de quien fuese tu padrino, pero seguramente NO. Yo tengo sobre la mesa, comprado cn el sudor de mi frente, el Composition nº1, de Saporta, que no creo que haya reventado el mercado. Y en nada sale House of Leaves, pero claro, hay un filtro que invita a la confianza (cada vez menor, con tanto obra maestra escondida y rescatada). Ese filtro no existe si tienes veinte o veinticinco años y eres novio de una poeta y escribes un libro sobre un tio de veinte o veincinco con una novia que igual también es poeta. NO-ME-JODAS. ¿Esa es la modernidad? ¿Esa es la apuesta de MOndadori? Pues vale, me alegro de haberme pasado a las "independientes". (A Olmos no lo meto en este saco porque ya tenía una trayectoria (mejor o peor no es el tema aquí)).

      Alpha Decay y Blackie Books te aceptarán si te pones un flequillo bonito. ¡Córtate el pelo, coño!

      Eliminar
    3. ¿El 90% de lo que llega a las editoriales son desechos de papel? ¿Eso quiere decir que lo que se publica pertenece al 10% bueno? ¡Vamos, no fastidies, cómo será lo malo!
      Ahora en serio. A mí, desde fuera del mundillo literario-editorial, lo que me mosquea es la sensación creciente de que hoy en día todo se limita a la promoción. Que el mundo literario era un laberinto lleno de navajeros, traiciones, amaños y demás, eso lo sabemos todos, pero antes , por lo menos, parecía que cada cual hacía su trabajo, mejor o peor. Pero hay, parece que los escritores (al menos los jóvenes valores) deben dedicarse a destacar primero en las redes sociales, para promocionarse... y a ser posible, ser agraciados y fotogénicos. Los editores, lo que buscan es que esos escritores que publican sean promocionables o "promotables", los agentes, pues imagino que promocionar a sus clientes y los libreros, promocionar los títulos que mñás beneficio les pueden reportar. Es decir, trabajan todos en el departamento de promoción.
      Un caso paradigmático es el de Eloy Moreno (al margen de sus valores literarios o falta de los mismos): El hombre va y se publica a sí mismo. Vale. Luego se dedica a ofrecer sus libros a las librerías de su ciudad e incluso los promociona entre los clientes que entran. Vale. TY luego, en Espasa se dan cuenta de que en su Casa del Libro de Castellón se está vendiendo bien un libro que ellos no tienen catalogado, lo buscan y acaban por publicarlo, "comoi Dios manda", utilizando además para su promoción, la historia de lo que ha hecho Eloy. Vañle. Olé sus cojones, sí señor. Pero supongo que igual él mismo se estará diciendo que en toda esta historia alguien no ha hecho su trabajo. O que él mismo ha tenido que hacer el trabajo de todos. ¿Ese es el futuro de la edición?(y más aún en el estupendísimo mundo digital en el que estamos) ¿Sólo nos llegaran a los lectores los títulos de los autores que sepan o quieran autopublicarse, autopromocionarse y autovenderse? Pues estamos aviados, creo yo...

      Eliminar
    4. Yo no he dicho eso, Jonan. Lo que publican las editoriales no es ese 10% precisamente. Ojalá. Volveríamos a los gloriosos 60 y 70. Se publica lo que aconsejan los agentes, a gente con contactos en el mundillo y a amigos. Hay excepciones claro. Yo soy la prueba.

      Lo del flequillo no es una opción, Carlos. Claro que sí. Fresy Cool es una fucking s**t escrita por un chaVal que tendría que haberse metido a rapero de Madrizentro en vez de hacer el gilipollas escribiendo habiendo leído sólo a Coetzee, Roth y Foster Wallace. Pero también es verdad que Lamadrid ha editado algunas obras memorables. Lo único que digo es que lo cortés no quita lo valiente.

      Saludos a los dos.

      Eliminar
  15. Joder, lo que me he reído con este artículo, Tongoy. Qué daño ha hecho el márqueting, la cosa es peor de lo que imaginábamos. Y que el albacea sea tan sincero es sencillamente acojonante. Los libros de estos del jardín de infancia no son malos. Son sencillamente ilegibles, escritura de histéricos en los que intentan vender finuras de un mal gusto y de una plebeyez infame. No pueden engañar a nadie, ni siquiera a sus albaceas, aunque ya les importe un pimiento vender morcillas como cosas literarias. Menudos bastardos psicotrónicos, me han contado que cuando no les siguen la corriente por la red se sienten torturados, como el protagonista de Misery, eso está bien...

    ResponderEliminar
  16. No estoy de acuerdo con VD, o sí, pero en parte. Existen miles de tendencias en el mercado literario (no tanto en el mercado del arte pictórico, en el que sí hay que hacer algo más de tendencia). La tendencia posmoderna en literatura tuvo su momento glorioso y ha tenido ya una estrepitosa caída. No da para mucho más, puede que sí, si aparece alguien con cara y ojos, un escritor pura sangre. Pero como todo, seguirá habiendo otro mercado en la literatura: la literatura de género, por ejemplo. La literatura de consumo masivo, o la literatura digamos realista, que no por ser realista tiene que ser plomiza. Pienso en Coetzee, uno de los únicos premios Nobeles decentes y merecidos de los últimos años. ¿Qué escribe Coetzee? ¿Cosas de tendencias? Yo creo que no. En resumen, creo que un editor puede y es capaz de descubrir una obra de arte absoluta, sea realista o posmoderna o de género. Esto es, buena y punto. Sea del mercado o no. Que la promoción posterior tenga que ser a saco no significa que se tenga que escribir según lo que marque el mercado. El problema de internet es que los escritores que manejan internet como promoción se dedican más a las batallas virtuales que a mejorar sus novelas y sus poemas. Eso es el problema. Es decir, que no les importa dedicar el tiempo a internet en lugar de a leer (no hay escritores que escriban por ciencia infusa, no hay escritores salvajes) o a mejorar sus manuscritos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo: Ferré ha ganado el Herralde y su novela menos clásica parece de todo. Ya lo veremos. (Esta me la voy a tener que comprar, joder, por culpa de puto Wert).

      Eliminar
    2. Lo de Ferré, al margen de que pueda tratarse de una novela magnífica, que todo puede ser, me provoca un poco de vergüenza ajena, pero, más que por él, por lo que ha hecho Anagrma... perdón, el jurado del premio . ¿A nadie le parece un tanto oportunista que le den el premio a una novela con ese argumento, "tan de actualidad"? ¿Y si en el 2002, por ejemplo, le hubiesen dado el premio a una historia sobre unos terroristas islamistas que realizan eun atentado suicida por órdenes de un tal Bin-lodon? ¿O en el 2005 una novela sobre unos atentados en unos trenes de...yo qué sé, Portugal, que provocan un cambio de gobierno? Joder, para esto prefiero el apaño del premio Planeta, que ya sabemos lo que es y no engañan a nadie.

      Eliminar
  17. Joer, con tanto Anónimo me pierdo.

    A1: totalmente de acuerdo. Pero apuesto más por Olmos y Pron que por Barba y Zambra.
    A2: respeto y mucho la sinceridad y más en un albacea. Te ahorra como mínimo los eurazos que cuesta el envío del manuscrito. Y hay que diferenciar entre los raperos de Madrizentro o merluzos como Tao Lin y jóvenes promesas como Ben Clark o Penkov. En la época de los clásicos también existían mercenarios de las Musas, no lo olvidemos.
    A3: La pregunta es: ¿cuántos añazos tiene Coetzee? Es normal. Y ojo, que tiene mierdas como Foe igual de infumables que las de los Nocillos.

    Saludos a los tres.

    ResponderEliminar
  18. ¿Barba y Zambra buenos escritores? Lo que hay que leer... No me hace gracia el blog Patrulla de Salvación, pero Barba y Zambra no son buenos escritores. Plúmbeos, insoportables (bajo mi humilde criterio, claro). A Pron no le tengo el gusto. No creo que Olmos llegue nunca a maestro de las letras. Ni saldrá en ningún manual de literatura venidera. No sobrevivirá ni Mallo, que es pretencioso hasta decir basta. El único que sobrevivirá es Javier Calvo. Tengo una serie de razones para pensar eso, y no son las que piensan sus lectores.

    Cambiando de tercio: ¿Qué tendrá que ver la edad con la escritura, VD? En la música debe ser peligroso salir a tocar con 60 años, pero escribir. Para escribir no hay edad, sólo es cuestión de talento, disciplina, ganas, chispa, raza, tesón, visión, inteligencia, imaginación, y supongo que algún que otro fracaso. Yo estoy convencido que un escritor de talento, un gran escritor, uno de esos que aparecen cada 50 años y de repente todo sucede de nuevo... digo, un escritor sin contactos puede llegar a publicar. Sin tener blog, ni twitter ni nada. Estoy absolutamente seguro de eso. Lo que está de capa caída ya es eso de:"no tengo nada que decir, pero o sea, todo es tan confuso y deshumanizado que lo digo estamos tan solos, todo se desmorona, en mi interior todo son ruinas, sueño con la violación" se ha terminado. Foe es incomparablemente mejor que Nocilla Dream. Y ya no te digo Wallace...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que sin padrinos se puede publicar. Se ha hecho, lo jodido es dar el salto a las ligas mayores (editoriales importantes). De ahí mi desconfianza sobre los "nuevos" que aparecen de pronto en Mondadori. Por ejemplo: ayer saqué de la biblio "Nueve lunas" de Wiener. Segun la contra es su primera novela y mírala, ahí está. Que oye, igual es cojonudo, pero no sé yo...

      Al final es futuro es de los Maria Dueñas de turno. Y punto. Lo demás es entretenimiento de minorías.



      Eliminar
    2. Bueno querido, Anon, estupendo, acepto el juego. Son malos escritores, de acuerdo. Argumenta.

      Y perdona, ¿que la edad no tiene que ver? Te pongo sólo dos ejemplos: Juan Goytisolo y Vila-Matas. Sus primeras obras son mediocres. Hasta ellos lo reconocen.

      Y que Foe es mejor, habría que verlo. El final es la mayor tomadura de pelo que he leído en mi vida. Muy metaficcional sí, pero para lanzarle el libro a la cabeza. Y no hablemos del estilo. No sé si lo has leído en inglés, pero si eso es estilo apaga y vámonos.

      Lo de Olmos es el tema de siempre: hazlo tú y después hablamos. Yo seré el primero en quitarme el sombrero.

      Eliminar
    3. Siempre se mejora con los años, claro, mientras se escriba y con mucha autocrítica. Respecto a Barba, no sé qué decir. Se me hace cansino, aburrido. He leído dos cosas de él que nunca he terminado. No niego que puede llegar a veces a ser algo así como un cincelador, pero para mí pone una frase tras otra con un caldo demasiado satinado y vacío. No pretendo jugar a nada. Soy un humilde opinador. No soy crítico literario ni leo en inglés. En Zambra veo más pasión y sangre, pero no me convence. No me parece un buen escritor, o mejor dicho, a mí no me interesa nada su escritura. La próxima novela de Olmos la leeré.

      Un saludo

      Eliminar
  19. Me permitirán opinar sin leerme las sábanas de VD -tu no tenias un blog propio, hermano?- ni la entrevista de Lamadrid en Jotdown, publicación de referencia sobre todo tras publicar entrevista al gran Marhuenda. En fin. Que digo yo, pa el suicidio completo, leerse la que han colgado fresca esta tarde de la amiguita de Lamadrid, la Sinde...muerte segura.
    http://www.jotdown.es/2012/11/angeles-gonzalez-sinde-la-promesa/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué cojones tiene que ver que tenga un blog, macho? Vamos, que ahora hay que pedir licencia para comentar en Tongoy, tócate los cojones. Pasas la sábana y fiesta. Así de fácil, amigo.

      Eliminar
    2. Yo soy fan de tus sábanas, Vin, ya lo sabes.

      Eliminar
  20. Qué cosas más raras lees, Tongoy, ni idea del tal Wiener. Ya me dirás si es cojonuda, y si no... pues haces una reseña. Si es una primera novela publicada en Mondadori huele a pestiño. Esperemos que no. Tienes mucha paciencia de leer y reseñar las cosas que te(nos) meten dobladas en internet y en los suplementos, Tongoy.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No conoce a Wiener? Yo sí. Ya le leí, pero articulitos recopilados por sigueleyendo. Vea:

      http://lamedicinadetongoy.blogspot.com.es/2012/07/mozart-de-gabriela-wiener.html

      Me apetece ver qué sabe hacer esta chica sin un vibrador en la mano.

      Eliminar
    2. Hablar mucho de sexo es muy original. Todo sea dicho. Es universal, aunque algunos follemos poco.

      Eliminar
  21. Pero si siempre fue así, Tongoy. Hay escritores que venden mucho. Y otros mejores que escriben mejor y para minorías. Eso siempre fue así. Pero los escritores de antes escribían. Lo que ya no es tolerable es que ahora se nos pretendan pasar por exquisiteces lo que es execrable. Si Emily Brönte levantara la cabeza. Con una sola novela pasó a la historia de la literatura sin salir de los páramos de su poblacho. Seguro que murió virgen y sin emborracharse. Y esa escritora no tiene parangón en análisis de carácteres malditos, o del mal, aunque hoy pueda parecer demasiado antigua. Esas cosas ya no ocurren, cierto. Por eso discutimos sobre lo que nos ha caído encima.

    Yo a Ferré me da mucha pereza leerle. qué quieres que te diga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me da mucha pereza FErré, sobre todo porque creo que son como 600 o 700 páginas. Y bueno... igual empiezo por la finalista y luego con tiempo voy subiendo.

      voy a abrir una cuenta para donaciones.

      Eliminar
    2. Eso de tantas páginas me da muchísimo palo. Yo, francamente, passoooo de zamparme semejante cosa, ya leeré tu reseña. El de Providence ya era larguísiiimooo. Siempre se ha dicho que el finalista es en realidad el ganador del premio. Pero eso no importa porque a mí hace ya dos años que el premio Herralde me decepciona. También el finalista, todo sea dicho.

      Si tiene 700 páginas costará entre 29 y 39 euros. Nada menos.

      Eliminar
    3. Lo acabo de mirar: http://www.anagrama-ed.es/titulo/NH_508

      536 páginas, eran. LO miré mal (con malos ojos). 25 eurazos. Joder. Voy pasando. Es una pena que los de Anagrama no den libros de estos de promoción. Mucho mejor el de la finalista: 18 eurillos. Asumible.

      Eliminar
    4. Si Herralde tiene pérdidas este año, quizá también se apunta a la moda "carnaza"...

      Eliminar
    5. No, que va, ni de coña. Están por encima de eso. Que me parece cojonudo. Es cuestión de esperar por la versión pirata.

      Eliminar
    6. A todo esto... ¿Leerá esto Don Claudio? ¿Seguirá promocionando promotables a base de look flequillero cool o braguitas princesa?

      Eliminar
    7. En mi opinión: sí y sí. E irán más lejos. Más detalles en breve.

      Eliminar
    8. Vaya, así que todo seguirá más circense. No me lo puedo de creer. Cuenténos pronto...

      El salto mortal de Mondadori. Más allá del bien y del mal, y de la literatura.

      Eliminar
    9. Lo estoy escribiendo en este mismo momento y como me quiero acostar pronto espero sacarlo en media horita. Tengo que comprobar algunas cosas. No me llevará mucho rato. Me fio de la intuición.

      Eliminar
    10. Esto de decir verdades es peligroso, Tongoy. Antes a los rebeldes los quemaban en la hoguera. Ten cuidado no te manden un psicotrónico a bloquearte el blog este estupendo que tienes... Esta gente con tanta mano en las redes sociales domina mucho de internet, ya lo sabes.

      Eliminar
    11. Toco madera, pero mire, si se ha de morir (el blog) que se muera. Tampoco es que me esté dando de comer.

      Eliminar
    12. No caerán tan bajo. Tienes muchos fans y lectores.

      Y lo saben.

      Eliminar
    13. Qué coño. También SABEN que deberían contratarle a usted para tener el mercado de Internet, SI ESO QUIEREN. Y PAGARLE, PAGARLE MUY BIEN.

      También sería un salto, pero no al vacío, sino con verdadera red de lectores y fieles seguidores.

      Eliminar
    14. Ah, eso sí. Pagarme sí. Pero sin contartarme ni nada. Sólo pagarme.

      Eliminar
    15. Pagarle mucha pasta. Le harían leer todos los libros de Mondadori y fotografiarse con ellos encima de una silla, debajo de la cama, en calzoncillos, con la vecina del quinto... Estaría la cosa maja, no me diga.

      Eliminar
    16. No hay pasta para pagar algo así.

      Lo prometido es deuda. El post del que le estaba hablando:

      http://lamedicinadetongoy.blogspot.com.es/2012/11/los-promotables-de-don-claudio.html

      Eliminar
  22. Promotable, extraño palabro.....
    Antes había que ser medianamente conocido y tener un negro que escribiera más o menos bien.
    Ahora resulta que da igual como escribas, siempre que tengas un buen físico para mostrar.
    Se abre la votación popular para buscar nombre a esta nueva figura; voto por blanco (por aquello del juego de palabras negro-blanco).
    Lo que hay que oir! leer más bien...

    ResponderEliminar
  23. Lo que es muy incomprensible es que Mondadori publique y publicite fotos de chicas en posturas insinuantes para promocionar un libro. Es triste, muy triste. La próxima ya que salgan en pelotas, vaya circo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es triste es que alguien como él se haya leído los ensayos de Porta, un par de blogs, se haya abierto cuentas en twitter y FB, y se haya creído que el mundo es eso. No tener en cuenta que eso es un reducto retroalimentado siempre por los mismos me parece tener muy poca vista. Yo creo que lo han engañado, al pobre.

      Eliminar
    2. Menos mal que está aquí Ire, la internauta genial que no quiere publicar por "su alto nivel de exigencia", que escribe como una frustrada (pero no se dejen engañar, es una frustrada) y vive como una fracasada.

      Si te lee la Cabutí te ficha!

      Eliminar
    3. Lo importante para la Cabutí es que estés buena y enseñes casi un pezón. Lo importante no es que escribas bien, mal o como una fracasada, Anónimo. ¿O no te has enterado?

      Eliminar
    4. A mí si me pagan lo medio enseño, pero de gratis nanai.

      Eliminar
    5. Y dale con la frustración. En fin, me voy a leer que esto es una pérdida de tiempo.

      Eliminar
    6. Inmaculada Concepción14 de noviembre de 2012, 19:51

      Madre mía, yo creo que aquí llegan los anónimos de Patrulla, qué de virus. Anónimo de las 14.30: GILIPOLLAS.

      Eliminar
    7. ¿No serás tú alguien de ese selecto grupo, verdad, anónimo solete? Joder, por la poca gracia y lo insistente que eres cualquiera diría que sí. Ábrete un blog o escribe algo de una vez, pesao.

      Eliminar
  24. Que la genta se compre un libro por lo guapo que sea el autor tiene huevos, pero si realmente es así, entiendo que este buen hombre diga lo que dice. La literaura es peor negocio que los libros. No es bueno ni malo. Es así.

    ResponderEliminar
  25. Esta SÍ es promotable

    http://a407.idata.over-blog.com/0/54/22/42/Authors/Jhumpa-Lahiri-1.jpg

    Ganadora de un Pulitzer y un Pen/Hemingway

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LEches, Julian, no jodas. Ponte al nivel del post, que se me llena de snobs.

      Eliminar
    2. No Tongoy, yerras.
      El bombón, este, publica en "Salamandra", bien poco sospechosa de snobismo, y su agradable fisonomia la descubrí por casualidad ojeando su novela "Tierra desacostumbrada" en uno de los estantes de novedades del Corte Inglés, algo que tampoco creo que podamos considerar como el culmen de la mondanité.

      Cualquier día de estos te la lees y todo. ;-)

      Eliminar
  26. A mí no sé si me da pena que Don Claudio sea tan sincero con respecto a la promotabilidad de los jóvenes o lo agradezco profundamente, para que no haya lugar a dudas con Mondadori ni con la gente que hay tras Mondadori: desde el capo hasta el proyecto de becaria.

    "Pero a los menos agraciados también los "promotan" poniéndoles siempre un cigarro humeante en la boca, o sosteniéndose la barbilla, o con las gafotas torcidas, para que se vea lo afectadísimos por la realidad que están. La imagen cuenta para todos". Veamos: Cortázar, Borges, Vila-Matas, Esther Tusquets... Por más que les pongamos cigarros humeantes, gabardinas, sombreros o gatos, son escritores feos, pero son escritores con calidad. Que sea más agradable verlos a todos ellos con la mano en la barbilla y mirando al horizonte es indudable, pero no todo vale, y no es lo único que vale. Dudo mucho que Cortázar se abriera puertas poniendo una foto acompañando.

    "En mi opinión, no es que los editores sean culpables de la escasa literariedad de las obras editadas en los últimos años en España como de los agentes que los asesoran y auspician la publicación de tal o cual autor". No puedo estar más en desacuerdo. Si los agentes literarios cogen a cualquier autor y lo endulzan y lo promotean para hacerlo atractivo al editor, primero están fallando las primeras piezas de la cadena (el escritor) y también la segunda (el agente). En ese caso, me parece que el editor debería, POR SUPUESTO, tener el suficiente criterio para decir NO. Si un editor quiere dar una buena imagen, basta con editar buena literatura. Si no le dan los números porque ya sabemos que la buena literatura no vende, para eso están los best sellers y demás literatura vendible y masiva. Lo prefiero mil a veces y me parece más lícito, menos repugnante.

    ResponderEliminar
  27. "Así que editores culpables sí, pero analfabetos funcionales con pretensiones literarias también". Escritorzuelos, supongo, ha habido toda la vida. Dudo mucho que la culpa en cuanto a la baja calidad de literatura PUBLICADA sea de los analfabetos. Que la blogosfera esté llena de blogs mediocres sí, porque no hay filtro, por ejemplo, pero que la literatura PUBLICADA sea mediocre, lo siento, ahí sí son culpables los editores, porque son los que se ocupan de sacar adelante un proyecto o no. Su trabajo consiste precisamente en separar lo que vale de lo que no. Que no publiquen todo lo que tiene calidad es comprensible, porque tienen dos ojos, dos manos, asesores, agentes, vida, hijos, etc. Que a alguien se le pase un Cortázar tiene delito, pero es comprensible. El caso contrario, NO. No publicar una buena obra, sí. Publicar una mala obra, no.

    "¿Cómo publicar en España sin contactos y sin una agencia que trabaje para ti?". Creo que la respuesta es exactamente la misma a la pregunta cómo escribir una novela de calidad que no necesite de contactos ni de una agencia que trabaje para ti: con paciencia. Si lo que se busca es publicar, con paciencia (siempre y cuando sea una buena novela). Si lo que se busca es publicar en Tusquets, Anagrama, Alfaguara, Random, Seix Barral, etc., ya interviene un golpe de suerte, ventas o hacer un poco de ruido. No creo que la vía rápida sea síntoma de calidad. Que la primera novela esté publicada en Mondadori no significa absolutamente nada, y menos cómo están las cosas. Cuando uno tiene entre manos algo con calidad, es siempre cuestión de tiempo. Puedes incluso morirte sin el reconocimiento, pero acaba por llegar.

    "La realidad es que ni uno sólo de los escritores del Boom vería publicada su obra hoy día a menos que ganase un premio literario o tuviese unos contactos de la hostia". No lo creo. Probablemente no publicarían en una editorial grande ni a la primera ni a la segunda ni probablemente a la tercera, pero acabarían colándose porque eran escritores con calidad. El sector está jodido, pero que publiquen a gente mediocre no significa que se olviden de los buenos. Lo malo es que los hacen convivir, pero a los buenos nadie deja de publicarlos. Los del Boom encontrarían editorial, segurísimo. A lo mejor hoy en día no conseguirían vivir de la literatura, pero sí publicar en condiciones. No tengo dudas con respecto a una cosa: "Rayuela" se publicaría.

    Tener mano con las redes sociales deberían tener el Mérito a Tener Mano con las Redes Sociales. Que eso te sirva para la literatura es absurdo. Y si no, ya veremos cuántos de los que se manejan tan bien con las redes sociales serán leídos en quince años. Reconocerle como si fuera un valor el hecho de tener más de mil amigos en las redes sociales... ¡qué estupidez!

    Lo que han hecho con Didion es una VERGÜENZA.

    ResponderEliminar
  28. Impresionante, Promotables. Un APLAUSO. Yo también creo que cuando tienes entre manos algo de calidad se acaba publicando y se acaba vendiendo (y bastante). Por eso es tan importante escribir lento, con paciencia. Pero seguro...

    ResponderEliminar
  29. De todo lo que se ha dicho aquí, lo más razonable me parece que es lo que ha comentado VD. Es cierto que la palabra "promotable" demuestra una concepción superficial y mercantilista de la literatura, pero las editoriales son un negocio y deben espabilarse como puedan. Si les interesa el público joven, una manera que tienen es "promocionar" autores jóvenes que tengan "personalidad"... La calidad literaria, hoy en día, nos interesa a unos pocos. Esto ha sido así durante mucho tiempo (salvando las distancias, un retrato magnífico del mundillo literario es "Las ilusiones perdidas" de Balzac). Es cierto que se pueden hacer otras cosas antes que poner a una chica con el libro encima del pecho, pero hay que adaptarse a las tendencias del mercado (bienvenidos al capitalismo!). Además, editoriales como Alpha Decay o Mondadori son las que han hecho llegar autores que aunque gusten o no, han sido muy influyentes y hablan directamente de la cultura de nuestra época (la mayoria norteamericanos).
    Luego, creo que en este blog se critican a ciertos autores jóvenes y no tan jóvenes con una cierta ligereza, sin ir más de allá del "me gusta/no me gusta" o del argumento "ad hominem" ("el autor es un joven, la novela es inmadura). Aprecio muchísimo el trabajo y el esfuerzo del autor de este blog por regalarnos recomendaciones y críticas de libros, pero hay veces en que deseo un razonamiento menos parcial y más detallado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hacen en Mondadori es una vergüenza, y no son las leyes del mercado. Que, precisamente, no lo son (las leyes del mercado), como demuestra la gran labor que hacen muchas editoriales que venden igual que Mondadori, es lo MÁS ESPELUZNANTE DE TODO EL ASUNTO. ESO DE POSAR con libros de GRANDES ESCRITORAS encima de mujeres jóvenes semi desnudas NO ES LA LEY DEL MERCADO, amigo mío. A eso se le llama SER UNOS IMPRESENTABLES. Si yo fuese Didion les presentaba una demanda. Una cosa es vender sujetadores y bragas, y otra muy distinta es VENDER LIBROS. La ley del mercado de la literatura no es ésa, a dios gracias. Y si no pregunte a otras editoriales. O mire simplemente a su alrededor.

      Eliminar
  30. Yo leo todos los originales que llegan a Libros del silencio. Si me gustan los publico; en caso contrario no. Lo que sí es seguro es que en alguno de los libros rechazados me equivoque al hacerlo, pero no soy infalible.
    “Una comedia canalla” de Iván Repila,llegó en setiembre del 2011, y la publiqué en marzo del 2012: 6 meses después de que la leyera que, es el tiempo mínimo que se necesita, para hacer un trabajo editorial de calidad (o al menos pretenderlo)
    Carlo Padial podrá gustar o no, pero no es ningún enchufado. Yo no tengo ese vicio tan español de la recomendación, y si queréis comprobarlo, puedo daros el teléfono de mi sobrino Juan, al que le rechacé dos novelas.

    Gonzalo Canedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del acierto no puedo hablar pero sí puedo afirmar que el sr. Canedo le pone interés. Cónstame.

      Eliminar
    2. El último que leí de Libros del silencio fue "Ritual en la oscuridad", que me gustó mucho. Y astillas de Celso Castro también. Es una editoria independiente que me gusta muchísimo, mucho más que las deleznables editoriales Alpha Decay y Mondadori.

      Eliminar
  31. Gracias, Gonzalo. Leer tu comentario, a mí, me reconforta. No sé ni quién es Carlo Padial, pero yo te creo.

    Sabemos que no todo está podrido en el mundo editorial.

    ResponderEliminar
  32. Bueno……………………, no sé si conoces un chiste gráfico de Castelao. En el dibujo se ve a un cacique gallego apoltronado detrás de la mesa de su despacho, y entrando por la puerta, a un campesino con cara de susto y un jamón en la mano. El cacique lo mira y le dice, ¿entón o porco era coxo?

    ResponderEliminar
  33. muy bueno...... sobre todo por la cara de susto del campesino.

    ResponderEliminar
  34. "Da un poco de vergüenza.." ¡Qué buena la actitud pesarosa del tipo, como si entrara al trapo contra su voluntad (y siempre conservando la dignidad)! Este hombre vale para vender coches de segunda mano en California.

    ResponderEliminar
  35. Este grupúsculo endogámico de autores "promotables" no llega a ningún sitio. ¿Que te publica uno de los grupos editoriales más potentes del país? Good for you ¿Cuantos ejemplares estarán vendiendo?¿1000?¿5000? Los justos para satisfacer a sus familia, amigos,a ellos mismos; y a unos cuantos curiosos que no nos contentamos con ver las orejas del burro y tenemos que ver el burro entero. Sin duda no llegarán a vender lo suficientes como para poder permitirse dejar de volcar sandeces en revistas de tendencia y ensayos de medio pelo.

    No seré yo la defensora del mainstream pero como si se tratara de la personificación de la justicia cósmica supongo que acabaran teniendo su merecido.

    ResponderEliminar

  36. (1) Lo que me queda claro de este blog es que hay un porcentaje acojonante de anónimos que no tienen la menor idea de cómo funciona el mundo editorial, pero se pasan el día hablando de cómo funciona el mundo editorial. Esto no es un blog, es una sitcom. Haga un poco de limpieza étnica, Carlos, haga el favor.

    Boutades varias

    1. Sólo se publica a gente que tiene contactos.

    Es mentira. Yo gané bastantes y variados premios hace años. A través de un premio publiqué en una editorial exquisita, aunque con una profesionalidad dudosa a la hora de gestionar derechos, trabajar la promoción –que, aunque no los lo creáis, no vale con que una novela o un libro de relatos sea legible— y otras cosas que, en fin, los que no nos vamos a hacer ricos con esto pedimos o deseamos. Anda, ¡y luego incluso me cambié de editorial, porque a otro editor le gustaba lo que hacía! Y a lo mejor ahora, en breve, me voy a otra, ¡porque al editor también le gusta el manuscrito nuevo!

    Apaleadme, por favor. Sólo vivo de mi mafia y mi tableta de abdominales absolutamente promotable. Unto, manejo, pago en negro, lamo culos.

    2. Sólo se publica a autores guapos, promotables.

    Os quería ver yo entrando en la editorial de algún editor pequeño y pidiéndole que os enseñara el que comúnmente se llama “el cuarto de los manuscritos”, que suele ser la mesa de su despacho. Eso es lo que se escribe. Y de eso que llega -cinco, seis, siete propuestas a la semana, sólo en las pequeñas- hay un 1% por ciento que se puede leer y que, con suerte, es hasta bueno. Que vosotros tengáis otro problema, porque esperáis que todos los meses aparezca un Balzac, un Cortázar, un Naipaul o. Es de mongólicos querer equiparar las edades y las generaciones, creer que la buena literatura siempre coincide en el tiempo.

    No se puede vivir pensando que como lectores tenéis todo tipo de derechos. Es eso, o tenéis que ir más al baño a expulsar vuestra frustración. Como lectores no tenéis ningún derecho, lo más, que no os guste un libro. ¿Qué es eso comparado con el criterio y gusto de un editor de una editorial que no tiene nada que demostrar –véase Mondadori, véase una pequeña como LDS,? Los editores no viven solo para hacer un catálogo que os complazca. Viven para hacer un catálogo que perdure, que se ajuste a su tipo de lector –exquisito, medio, bestsellero- y en el que crean. Vuestras creencias no son las suyas. Pueden coincidir, o no.

    ResponderEliminar
  37. (2) Por lo demás, los editores se fían de los agentes porque los agentes, dentro de su campo, conocen el perfil de la editorial. Sí, las editoriales tienen perfil. Por eso es bien conocida la expresión de cualquier editor al que no le gusta la labor de un agente, porque le pasa manuscritos –novelas rosas, novelas comerciales deleznables, algo bueno pero que no encaja- sin haber estudiado el perfil de la editorial. Sólo faltaba que no pudieran pedir cosas que se ajustaran un poco a la línea de su editorial, siendo su empresa, y privada!

    Los agentes hacen dossieres, como todos los profesionales que tienen una cartera de autores (o clientes). Mi agente hasta ahora no me ha pedido una foto donde salga guapo para mandar el dossier a las editoriales, pero visto que es vuestro sueño húmedo que el mundo editorial funcione como vosotros queréis –y no como realmente funciona-, voy a solicitarlo. Oye, B, que te paso esta foto. Salgo cachitas, igual me fichan en Mondadori.

    ResponderEliminar
  38. (3)

    3. Esos autores son unos mierdas, venden sus mierdas, muy pocas mierdas. Que los quemen. Por qué tenemos que aceptar que alguien que vende 500 ejemplares escribe bien. Por qué tenemos que leerlos.

    Ahora mismo en el mercado de las editoriales medianas, pequeñas, vender 1000 ejemplares de un libro –y si hay algún editor de algún gran grupo por aquí, espero que aporte más información- puede considerarse que ese libro que se ha vendido bien. Ni os imagináis el trabajo de promoción, prensa, trabajo sobre el manuscrito –antes, con correctores, maquetadotes, búsqueda de portada, traducción; y después, con prensa, presentaciones, etcéteras larguísimos- que ha tenido que hacer ese editor, pequeño o grande, para levantar la gallina.

    Hay un porcentaje pequeño de autores que pasa de los 1500 ejemplares vendidos –muchos buenos escritores—, y un porcentaje aún menor de los autores que venden más de 2500 ejemplares. Sí, vivimos en un país en el que la gente no lee. Los índices de lectura son dramáticos, mongoloides, y cuando nos referimos a las leyes de educación, la falta de criterio lector y la pasividad agresiva de los devoradores de best Sellers –que yo opino que tienen que existir- nadie ha descubierto la pizza por decirlo. No es una cuestión de falta de lecturas de calidad, sino de los porcentajes que implican tendencias lectoras, el sostenimiento del mercado y el cambio en los canales de la información. Queréis creer que la buena literatura, o la literatura legible de calidad, se ha vendido bien en tiempos pasados. No, no se ha vendido bien. ¿Qué cojones es “vender bien”? Sois unos pasivos agresivos que seguís creyendo en el sueño. Sois pasto de categorías culturales. vende mundo, escribe bien, es bueno. Vende poco, es malo. Vende poco pero es bueno. Vende mucho es malo.

    Cualquiera con un mínimo gusto, todas las semanas, puede encontrar un libro “literario” que le encante, pero no significa que ese libro se vaya a vender. Incluso puede ser una apuesta de ese editor, que ama ese libro aunque sabe que se la va a pegar (y en consecuencia, tiene en la editorial algún otro autor, de menos calidad literaria, que equilibra los márgenes de pérdidas y ganancias).

    Supongo que el señor Canedo, un ejemplo significativo de editor con un catálogo más que bueno, que se mueve en el círculo de las medianas-pequeñas, podrá aportar datos más fiables al asunto.

    ResponderEliminar
  39. Anónimo, muchas gracias por los comentarios, en serio. Yo creo es muy sencillo: la gente reacciona a lo que ve y últimamente hay una tendencia a la tontería enorme. Nadie espera un Cortázar al año, sino simplemente que las editoriales y los críticos no nos vendar un Cortázar al año cuando no lo hay.

    Nuevamente gracias.

    ResponderEliminar