miércoles, 26 de octubre de 2016

“La acústica de los iglús” de Almudena Sánchez

Empiezo a escribir este post dos minutos después de haber terminado este librito de relatos por lo que todavía no sé si el cabreo es monumental o sólo estoy exagerando. No se alarmen: de nada tiene la culpa Almudena que escribe, supongo, lo mejor que sabe sobre aquello que más le gusta. Tampoco la tiene su fuente de inspiración, su referente, su mentor o maestro, su musa, sea ésta la que sea. Ni siquiera la tiene su editor, por muy cuestionable que pueda ahora parecer su labor desde la altura en la que habito. La culpa es sólo mía por meterme dónde no me llaman, por no haber hecho caso a las señales, que eran claras y numerosas, empezando por el título, ese rótulo luminoso que invitaba a la espantada.

Pero uno, bendita ingenuidad, cree que todavía es posible encontrar un editor con buen ojo para detectar escritores con buena mano; porque a pesar de sí mismo uno quiere pensar que a eso se dedican los editores. Se ve que no. Ellos sabrán. Desde luego, si yo estuviese a cargo de una editorial durante un año preferiría dejar que se hundiese antes que publicar estos elogios a lo prescindible. Especialmente si la editorial es de otro. Sí, damas y caballeros, antes la muerte, de verdad lo digo, que permitir que un libro como este llegue a la tercera edición, por mucho que las tiradas sean de seis o siete ejemplares. 

De ahí que este libro haya puesto punto y final a la/mi incombustible esperanza de dar con un valor en alza en la Nueva Narrativa Española o cómo demonios quieran ustedes llamar a todo aquello que sale de los plastidecores de los menores de, pongamos, 35 años. Al menos durante esta semana. A mí no me gusta fijarme en la edad, se lo juro — y, por razones obvias, cada vez menos—, pero al final el tiempo acaba por darme siempre la razón.

Resumiendo: que el problema no es tanto del animal como de quienes no hace bien su trabajo.

A no ser.

A no ser que el problema sea otro.

A no ser que el problema sea que uno (el de antes no, otro), a la sazón gestor editorial, reciba de manos de un venerable escritor un manuscrito envenenado. Y ya a partir de aquí lo habitual: que a ver qué te parece, seguro que bien, ya verás que maravilla, imposible quitarle los ojos de encima. Y sobre todo el consabido: no te sientas obligado a nada. Eso siempre. Y uno (o sea, el otro), que en el fondo tiene buen corazón, o bien se planta y reconoce que no es para tanto ni siquiera para tan pequeña editorial y que mejor dejarlo correr, o bien lo manda todo a la mierda ya si total me quedan dos meses aquí. Además, tampoco es como si estuviésemos hablando de una editorial de verdad sino de una editorial subsidiada con un volumen de ventas que supera con mucho lo que se entiende por vergüenza ajena y que por lo tanto no deja de ser un ejercicio encubierto de autoedición entre amigos. Y un poco de flagelación y un poco de masturbación, también, qué coño. Ah.

«Y me concentro tan solo en el placer incorpóreo que me proporciona la vibración suave, convulsiva, en el espacio sideral. Soy una actriz de cine mudo. Doy volteretas sobre mí misma. Me agarro a una palanca y suspiro. Me deslizo a través del techo de la nave. Me encorvo, me estiro, me vuelvo a encorvar. Trago saliva. Acelero los movimientos. Exhalo vapor de aire. Oxígeno neutro, dióxido limpio, fruición. Hay algo fosforescente en mi pecho. Un reflejo, una caricia casi involuntaria. Estoy desnuda, traslúcida, goteante. Soy una equilibrista etérea. »

Lo siento, estoy divagando. Es que, ya lo he dicho, estas cosas me soliviantan.

Porque no lo entiendo. No lo entiendo. Que se publiquen estas cosas, digo. ¡Si ya saben que no las soporto! 

Bromas aparte, nos encontramos frente a uno de esos casos en lo que placer, la amistad y el gusto particular de cada cual se impone a cualquier otra consideración. Quiero decir que va más allá de si Almudena Sánchez es o no buena escritora, que ya les adelanto que no, en tanto que no es capaz de sublimar cierta excesiva pretenciosidad. 

«Nadie sabe, tampoco imagina, lo que es coger tanto aire, llenarse el cuerpo de nada. Acabar exhausta, herida de respirar de pie, de respirar sentada, de respirar mañana y el mes que viene y seguir respirando siglos de respiraciones que ya han sido respiradas por egipcios, romanos y fenicios. Esa actividad frenética que no descansa ni en los sueños ni en las pesadillas.
Ni en estado permanente de shock.
Ni en el coma más profundo.
Es, cómo llamarlo, un movimiento arrítmico en el pecho, involuntario, un poco artístico. Empiezo a respirar aires distintos, africanos, portugueses, y acabo respirando veranos, madreselvas, piscinas. Y un día me despierto y respiro un ciego nadando y no sé ya qué hacer, pues no contaba con respirar cosas así de paranormales, de verdad que nunca había contado con ello. Aunque lo que más me sorprende y me cautiva de todo esto es que hay historias que solo sucederán en hoteles, únicamente allí, con piscinas o sin ellas. Quizá por eso, los hoteles solo existan como lo que son: lugares trascendentales de paso, extraños refugios que parpadean, al final de una carretera en Montparnasse, en Costa de Marfil o en São Paulo, frente al edificio Martinelli, con vistas a un río subtropical que fluye y continúa fluyendo, desde San Marino hasta ninguna parte».

Todos y cada uno de los relatos me han dejado el mismo regusto amargo de lo nimio e insustancial; la sensación de que esta chica escribe exactamente como a mí no me gusta y que lo hace, además, sobre temas (o no tanto sobre temas sino desde una perspectiva) que me interesan menos que poco. Muy a favor, por ejemplo —son una debilidad personal que he confesado en numerosas ocasiones— los relatos que tratan sobre la madurez, aquellos en que un ser humano, ya sea niño, adolescente (preferiblemente, en tanto que supone también una abandono de la fantasía) o adulto se mete en el terreno que ocupa ese padre que hay que matar. Almudena hace, demasiadas veces, exactamente lo contrario: escribe sobre adultos sumidos en ensoñaciones que se comportan como niños y lo hace además [ab]usando [de] un lenguaje preciosista; creando imágenes absolutamente gratuitas de puro infantiles demostrando con ello que no tiene otro interés que la belleza y, si acaso, cierta musicalidad con la que no resulta fácil conectar fuera de las aulas de bachillerato.

«O puede que aquello que estaba sonando desde hacía unos minutos (grillo-megáfono-claxon) fuera realmente la música: 1. Melodía, ritmo y armonía, combinados. 2. Sucesión de sonidos modulados para recrear el oído. 3. Concierto de instrumentos o voces, o de ambas cosas a la vez. Seguro que aquello era realmente la música. Aquello que se oía de lejos, como pasa con los susurros y con algunos pensamientos: hay que aguzar bien la mirada para que se aguce de forma simultánea el oído. Hay que agudizar el tacto para que se aguce el aparato respiratorio o para reactivar, de una vez por todas, el diafragma. Hay que aguzar el olfato para pronosticar algunos días de mucha, muchísima lluvia».

Y yo con eso no puedo. Ni con eso ni con su incapacidad (la incapacidad de Almudena) para cerrar los relatos de una forma medianamente digna, y no, como ocurre en todos y cada uno de los casos, abruptamente, reforzando así la sensación (y algo más que eso, me temo) de que no tiene absolutamente nada más que aportar a la literatura que las ocurrencias que salen de su linda boquita: «Durante el día soy una figura decorativa; un unicornio de mármol a veces, una candelabro de hierro, otras».

Me aburre, de esta "nueva" generación, tanto yoyoyo, tanto lirismo, tanto intimismo, tanta introspección, tanto engolamiento, tanto taller de escritura, tanto amiguismo, tanta memez, tanto baboseo, tanta complacencia, tanto compadreo, tanto conformismo, tanta mentira, tanto ruido, tanto humo y tanta tontería.

Tanta BANALIDAD.


157 comentarios:

  1. ¿Has leído Los niños bomba, de Bea Cantero? Me pareció ameno, original e interesante. Que a día de hoy no es decir poco. Ganó el premio de novela que organiza la editorial Sloper. Te lo prestaría si vivieras más cerca, en alguna biblio estará si te animas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía nada. Se me pasó; no se puede estar a todo. Lo busco por ahí.

      Thanks, Zombie. Me alegra verte.

      Eliminar
  2. Tongoy, visitas demsiadas veces los mismos lugares (que ya te han decepcionado)para poder afirmar inocentemente que buscas "un valor en alza en la Nueva Narrativa Española". Una de dos, o solo estás haciendo de abogado del diablo en un negocio que necesita de esa figura tanto como las demás (léase compadres, editores, comformistas, genios o lo que se quiera) o simplemente mo estás haciendo parte de tu trabajo. El conocimiento de algo diferente, acostumbra a encontrarse en territorio desconocido.
    ¡Ah, por cierto! si vas a continuar por esas trochas, ¡avisa compadre! que en ese caso, igual no merece la pena el rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quién sabe dónde acabaremos mañana.

      Y sí, se lo concedo: inocencia la justa. Hay que leer entre líneas.

      Eliminar
    2. Ahora es cuando me asusto...

      Eliminar
  3. Qué tal está Patria de Aramburu? Está teniendo mucho éxito y muy buenas críticas. A ver si te animas, Carlos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da pereza. Y además no tengo el libro. Si me cae en las manos igual le echo un ojo.

      Eliminar
    2. ¿Y no te daba pereza La acústica de los iglús?

      Eliminar
  4. Parecen estos nuevos autores un poco aburridos, solo con el titulo efectivamente..
    No parece que den ganas de leerlos, ademas pedantes como ellos solos, como a esa edad se puede ser tan fatuo y tan pedante escribiendo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ABURRIDÍSIMOS. es terrible, de verdad, yo no sé qué les pasa.

      Eliminar
  5. Puedo asegurar que no todos, no SIEMPRE, los talleres de escritura deban exponer tanta mediocridad y aburrimiento.

    Tengo pruebas.

    ResponderEliminar
  6. BANALIDAD. Mira, exactamente la palabra que se me vino ayer a la mente cuando leía "También esto pasará", de Milena Busquets Tusquets.

    ResponderEliminar
  7. No me gusta Almudena Grandes. Le he dado más de una oportunidad y siempre me parece verborréica e incluso ordinaria.
    Hay quien confunde la palabrería con la buena escritura.
    Hay Talleres de Escritura de los que salen buenos textos que jamás ven la luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Esto es en serio? Jajjajajajaja me has alegrado la mañana, Gloria

      Eliminar
    2. Nacho, no sé si es seria tu pregunta.Tantos jajijaja me dejan en la duda.

      Eliminar
    3. Es que no sabía si lo habías dicho en broma o no. Ahora veo que no, pero ha sido genial de todas maneras.

      Eliminar
  8. Bufff, menudos parrafitos, dan ganas de leerlo entero, sí... Prosa de escolares para adolescentes granulosos, vamos, tremendo sopor.

    ResponderEliminar
  9. Esto de reseñar mujeres últimamente es deliberado? No serás un secreto adorador de la narrativa cipotuda?
    Buscabas una gema en el lodo en un libro con semejante título, en serio?
    Por q no t animas con la aclamada "las chicas" y cierras el círculo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casualidad, lo juro. Ya termino.
      Las chicas lo dejé en la página 40.

      Eliminar
    2. Qué pesados los comentaristas machos. Hombres y mujeres a lo largo de la historia han escrito libros buenos y malos por igual, pero esta vez has elegido uno malo sabiendo que era malo. Si has sufrido, te lo mereciste. Que la autora sea fémina es lo de menos.

      Eliminar
  10. Lo del unicornio me ha llegado. Almu, tía, qué bien ecribes, seguro que no te lo ha dicho todavía ninguno de tus amiguis.

    ResponderEliminar
  11. Succione, succione, señorita, con esa linda boquita, que yo editaré su amable novelita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué basto eres, tu comentario pone muy en alto el intelecto masculino. Como si no hubiera libros malos escritos por hombres. Publicados y encumbrados, vaya Dios a saber por qué. Y para muestra, un Nobel.

      Eliminar
    2. La cuestión succionadora funciona también si el que succiona es varón, desde tiempos inmemoriales. El comentario es basto, ordinario, soez ... sí. Pero no exactamente machista.Yo aún diría más, es un comentario típicamente femenino. Las peores machistas suelen encontrarse entre las féminas.

      Eliminar
  12. si el editor de carver, cuyo nombre no recuerdo, hubiera editado estos putos iglús, me cuelgo de un huevo si habría quedado de ellos algo más que el puto título

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y el título qué tiene de bueno para dejarlo?

      Eliminar
  13. Vaya cursi relamida. Y ésta ni siquiera está buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  14. "¡Uuuuuh! ¡Hiiiiii! ¡Uh!¡Ah, ah! Pimpán, toma lacasitos. ¡Uuuuuh! ¡Hiiiiii! ¡Uh!¡Ah, ah! Verás qué buenos están."

    Según el novio de esta insigne escritora, acabo de marcarme un postcuento (¿no conocéis la teoría del postcuento de Tizón? Para mear y no echar gota) digno de ser editado, reseñado y encumbrado.

    ResponderEliminar
  15. El postcuento, o lo que es igual: a tomar por saco Chéjov, Poe y toda esa panda de iletrados. ¿Qué sabrán ellos? ¿Trama? ¿Qué es eso de la trama? ¿Para qué sirve? Fuera trama. ¿Presentación, nudo, desenlace? ¡Menudas gilipolleces! Con lo moderno que soy yo... ¿Acaso no me habéis leído? ¿No veis las hechuras que tengo, esta cara de moderno que no se puede aguantar?

    Pasen, lean y mésense los cabellos: http://www.elcultural.com/revista/opinion/Postcuento/37102

    ResponderEliminar
  16. ¿¿Su novio es Eloy Tizón??
    1) Ahora lo entiendo todo, sobre todo la publicación de este engendro y su supuesto éxito.
    2) ¿¿Pero cuántos años se llevan, cuarenta??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Llevan juntos el tiempo necesario para urdir "el engendro".

      La chica es cortita, además, porque en todas las entrevistas hace afirmaciones de este tipo:

      "¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

      Clarice Lispector, Felisberto Hernández y Eloy Tizón. Un trío estupendo. Me reconozco en ellos. Aunque también me gustaría destacar a otro autor contemporáneo (aparte de a E.Tizón) que he leído hace poco. Se llama Daniel Monedero y su Manual de jardinería (para gente sin jardín) es una maravilla".

      http://ciertadistancia.blogspot.com.es/2016/10/almudena-sanchez-cuestionario-basico.html

      Tizón ha mencionado siempre como autores de cabecera a Lispector y Hernández. A Daniel Monedero lo acaba de editar él mismo, a través de la editorial de juguete que han creado él y su amiguísima Isabel Cañelles (publican sólo a alumnos de sus talleres literarios).

      Lo dicho, que la nena encima es muy corta.

      Eliminar
    2. Pero y estos imberbes,que pasa? De cabecera se tienen a ellos mismos? Ninguno tiene de cabecera a Cortazar,Brges,Bulgakov,demas rusos,Garcia Marquez? Nueva narrativa? Son una chupipandi....

      Eliminar
    3. Pero y estos imberbes,que pasa? De cabecera se tienen a ellos mismos? Ninguno tiene de cabecera a Cortazar,Brges,Bulgakov,demas rusos,Garcia Marquez? Nueva narrativa? Son una chupipandi....

      Eliminar
  17. Un taller literario de Tizón tiene que ser lo más... con sus bases de trabajo y sus anti-estructuras pueden salir verdaderos engendros de allí. Lo que dice Carlos; cuánto mal hacen muchos talleres de escritura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre el postmodernismo y el postcuentismo, entre las antiestructuras y las antiliteraturas, la cosa será para verla.

      Jamás hubiera sospechado que Tizón fuese tan punky.

      Eliminar
  18. La prosa de los cuentos de Almudena es de una prosa lírica plagada de hallazgos deslumbrantes y oníricos, a mí me gustaron mucho y por algo va ya por la tercera edición. Si tan listos y entendidos sois y tan bien escribís todos, ¿por qué no escribís vosotros algo, cualquier cosa, y conseguís que os lo publiquen? Sois todos una panda de frustrados, envidiosos y resentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La respuesta es fácil: jamás nos publicarían porque no tenemos novios ni novias gurús del postcuento con veinte mil vasallos haciendo cola para lamerle las suelas de las chanclas (no sé a cambio de qué, la verdad).

      Eliminar
    2. Los "hallazgos deslumbrantes" nunca pueden ser una "plaga". Plaga y plagar son peyorativos. Así que habría que ver los hallazgos deslumbrantes.

      Eliminar
    3. Hay un problema con tu argumentación, Anónimo: somos muchísimos más los que publicamos sin enchufe alguno que con enchufe. Háztelo mirar, lo mismo es que tú y los tuyos no tenéis ni un átomo de talento. Porque editoriales hay para aburrir.

      Eliminar
    4. ¡Buenas tardes, Gloria! «Plagada de hallazgos deslumbrantes y oníricos» es correcto, nada peyorativo. Soy correctora, y esta frase no solo es correcta en cuanto a la forma, sino también en cuanto al contenido. Me encantan los que corregís a otros sin tener ni idea.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
    5. Una pregunta, Clara: ¿es correcto poner en el mismo texto, tan breve y conciso como el tuyo, "correcto", "correctora", "correcta", "corregís", recto y seguido?
      ¡Gracias!
      ¡Un saludo!

      Eliminar
    6. ¿Sabes lo que no es nada correcto, Alberto? Utilizar las comillas inglesas en vez de las latinas. De nada.

      Saludos.

      Eliminar
  19. Bueno es que ya de por sí,lo de los hallazgos deslumbrantes y oníricos me deja loca...me recuerda a aquel que quería democratizar la épica del hipervínculos de la estética...

    ResponderEliminar
  20. "Tanto taller de escritura", consideraciones morales a parte, ahí esta la cable de tanta calamidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser que en uno de ellos te hubieran enseñado que "aparte" va junto. Quizá necesites agarrarte a un cable ardiendo, para poder entender la "clave" de la calamidad.
      ¿De verdad que no has pensado en la conveniencia de acudir a uno? En algunos ofrecen canapés (duermes o te alimentas, según preferencias personales).

      PD - Agradecería conocer tu consideración moral al respecto.

      Eliminar
    2. Muy grande lo de los canapés. Mucho.

      Eliminar
  21. Ojo con las reseñas de los primos de Almudena:

    "Hubo una vez un editor con olfato que se atrevió a devolver lo bello a las estanterías y descubrió a Almudena Sánchez. Este es sólo el primero de los libros de alguien que nació para escribir. Su lenguaje y sus metáforas - cargadas de pólvora joven - dinamitan la nostalgia del escritor europeo y ensanchan el aire de los cuentos. Lo absurdo del mundo se vuelve lírico en sus manos".

    Para seguir alucinando, pinchar aquí: http://viewsfrommyinnerwindow.blogspot.com.es/2016/09/la-acustica-de-los-iglus-de-almudena.html

    ResponderEliminar
  22. después de leer a almudena (en revista Ñ publican uno de sus cuentos) estoy preparado para dejar esta tierra donde sólo vine a que me la metieran doblada por el culo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me too. lo acabo de leer y todavía tengo los ojos vueltos hacia atrás

      Eliminar
    2. Pero es que no tenéis ninguna necesidad de leer esto. Con la de buenas cosas autopublicadas que hay por qué insistir en los viejos modelos de promoción literaria.
      Lo malo es que aquí preguntas por los grandes autores literarios de la autoedición y todo el mundo calla. Se guardan el secreto de los genios autoeditados que están salvando la literatura.

      Eliminar
    3. ¿Quiénes son los grandes autores literarios de la autoedición?

      Eliminar
    4. Éste es el gran tema: como todo el sistema de edición español es corrupto, y no podemos pensar que la literatura se ha extinguido en España, los grandes autores tienen que estar autoeditados.

      ¿Quiénes son, por Dios, quiénes son? Algún alma caritativa que nos saque de las tinieblas, por Dios.

      Eliminar
    5. Maldita la hora en que se me ocurrió decir que podía haber alguno interesante en ese mundo. Va a haber cachondeo hasta el día del juicio final... No me extraña que nadie se atreva a dar listado de nada por aquí.

      Eliminar
  23. No sé de qué os asustáis, de toda la vida del señor los autores venden cuando tienen una buena promoción detrás. Pasa en la literatura como en el cine, el teatro, la música. La calidad siempre ha sido lo de menos. Almudena Sánchez tiene un buen padrino y ya va por la tercera edición. Que lo disfrute y que le dure. Tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos asustamos (ni nos extrañamos) de eso, sino de que medios y críticos supuestamente serios y objetivos se vendan tan barato y estén todos alabando los cuentos de la niña tan injusta e inmerecidamente, poniéndolos por las nubes sólo porque el novio, el marido, el cuñado o la madre que la parió son familiares/amigos/mecenas suyos. Absolutamente TODAS las reseñas que puedes encontrar en Internet, menos ésta, gracias a Tongoy, alaban el librito, lo cual es bastante inexplicable una vez lo has leído. Es más allá de infumable. Es pura pretenciosidad hueca y absurda. Pero ahí tienes a todos esos críticos corriéndose de gusto con él. Eso es de lo que cualquier persona decente y honesta se asustaría.

      Eliminar
  24. Las personas decentes y honestas no se toman en serio que la gente hable bien o mal de un libro. Da exactamente igual, no tiene importancia.

    ResponderEliminar
  25. Si a esa gente decente y honesta no le gusta la literatura, le dará igual. Pero si disfrutas los libros y te sueles fiar de las recomendaciones de la gente que -se supone- sabe del tema, te ponen a un libro por las nubes y caes, lo lees, no comprendes hasta que te das cuenta de que la niña es novia de tal y escribe como el tal y los que la alaban son los amigos del tal... pues sí, te asustas y hasta te descorazonas un poquito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente seria y honesta, a la que le gusta la literatura, sólo se fía de nuestro Tongoy: en apariencia parece que quiere la destrucción de la literatura (sobre todo si es española), pero en realidad la está salvando. Y nosotros, sus seguidores, se lo agradecemos. Sabemos que no debemos leer ningún libro del corrupto sistema español, pero aquí estamos de nuevo, lamentándonos en vez de ignorar toda esta ignominia. Dejémoslo ya: por favor, que alguien nos dé los nombres de los genios autopublicados, humildes y alejados del dolor de la edición.

      Eliminar
  26. Que críticos serios son los que escriben buenas reseñas de este libro?

    ResponderEliminar
  27. Que críticos serios son los que escriben buenas reseñas de este libro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existen los críticos serios: el negocio de la crítica mueve demasiado dinero como para esperar honestidad. Sólo Tongoy y la autoedición nos salvan.

      Eliminar
  28. Me habría encantado leerme del tirón el relato aparecido en Eñe. No ha sido posible. El comienzo es demoledor. El cuento (por llamarlo de alguna forma) se adivina tan excitante como ese de su novio que va de una boda (Tongoy habló de él en una de las reseñas que hizo sobre la obra de nuestro dios del postcuento). Aquí va el arranque del cuentito de la doña:

    "Al final, fui al crucero con Camila. Porque me invitó. Me estuvo machacando día y noche con el crucero; el maldito crucero y las hermosas Islas Griegas. Y tuve que ir. Todo pagado. Barra libre. Solteros de categoría. Y una cantante, sobre el escenario, entonando canciones melódicas.

    —Beberemos margaritas. Y bailaremos el twist, como cuando éramos jóvenes. Acuérdate de meter una minifalda en la maleta. Pero que sea una minifalda. No me vengas con un trapo hasta las rodillas. Y un top, también, si todavía conservas alguno. Recuerdo, hace años, cuando te ponías purpurina en el escote, refulgías y estabas tan…".

    ¡Viva la poesía, la física cuántica y los trampantojos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Me invitó", "Barra libre", "Acuérdate de meter una minifalda en la maleta", ¿pero qué es esto....?
      ¿Quién en su sano juicio puede hacer estas combinaciones de palabras impías? ¿"Éramos jóvenes"? El apocalipsis está cerca? ¿"Éramos jóvenes"? Esto no lo podemos permitir. Esta chica ha escrito "hace años", ¿hace años, hace años? ¿Estamos locos o qué? ¿Hace años? ¿Cómo se puede escribir "hace años" en un relato? ¿Hasta dónde se va a arrastrar el sistema literario español? La locura, la locura... Sálvanos Tongoy...

      Eliminar
    2. Qué pesado eres, Juanillo Soto, siempre firme en tu patética convicción de creerte ingenioso...



      Eliminar
    3. A ver, tontín: Que Juan Soto es un escritor publicado y no va a estar perdiendo el tiempo por aquí. No seas megalómano, tú no conversas como anónimo con escritores publicados aquí, tu conversar aquí con frustrados que leen a Gadiss y a Pynchon (con suerte) y creen que son sus amigos y están a su altura, y cuando escriben sienten que Gadiss y Pynchon supervisan y aprueban sus palabras, y luego consideran que lo que se publica en España no está a su altura y a la de sus amigos. Y viene aquí con su pataleta, haciéndose los malotes.

      Juan Soto se descojona de todos vosotros. Yo soy otro frustrado anónimo sin publicar, pero creo que no soy tan tonto como vosotros. En serio.

      Eliminar
    4. Pues yo no sé cómo he podido llegar hasta el final, pero es malísimo. ¿De verdad a alguien le puede gustar un relato así, aburrido, insípido, tontuno, donde no pasa NADA? Por favor, que alguien me explique las objetivas cualidades y divinas virtudes de este cuento, que yo soy incapaz de verlas y me siento entre estafado e imbécil:

      http://revistaparaleer.com/actualidad/la-acustica-de-los-iglus-de-almudena-sanchez/

      Eliminar
    5. No lo leas, tío. No lo leas. Lee a Gadiss y a Pynchon y disfrútalo. De los españoles sólo debes leer a autores autopublicados, puesto que todo el sistema es corrupto.
      Esto es todo.

      Eliminar
  29. Anónimo de las 12:50, según el padre del postcuento patrio, el novio de la gran autora Sánchez, en los relatos del siglo XXI no debe pasar nada. Ahí reside la mayor de sus virtudes. Me temo que el gran Tizón no nos explicará las cualidades de este desastre publicado en Eñe por aquí. Para ello tendremos que apuntarnos a alguno de sus talleres de 50 euros la hora.

    ResponderEliminar
  30. un desocupado más30 de octubre de 2016, 1:32

    todos nosotros, atormentados y estafados lectores en búsqueda perpetua del marcel proust del siglo xxi, deberíamos fundar una anti-editorial (podríamos subvencionarla con nuestros ahorros para la vejez y el dinerillo que gastamos en tabaco y alcohol) que se dedicara a hacerse con los manuscritos sin publicar de estos autollamados novelistas, con objeto de guardarlos en una caja fuerte que cada tanto sería enviada por barco a alta mar para ser tirada por la borda allá por el rumbo de la fosa de las marianas: con el tiempo, los autores no-publicados de nuestra anti-editorial, podrían competir entre ellos por el privilegio de ser aquellos a los cuales se les hubiese llevado a hundir un mayor número de manuscritos bajo las aguas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, hombre, es al revés: lo que tienes que hacer es fundar una editorial que publique a todos los comentaristas de Tongoy: todos saben ver lo malo que es lo que se publica, todos escriben y todos lo hacen muy bien. Los libros de estos autores que aparecen por aquí de anónimo son la esencia de la verdadera literatura en español.
      Montad la editorial, y romped las cadenas del corrupto mundo editorial español. Eso es lo que hace falta, una mirada positiva. Si todos sois tan buenos, ¿por qué no os dejáis ver? Al final el vapuleado lector español os lo tiene que agradecer.

      La editorial se puede llamar Anónimo.

      Eliminar
    2. Hay otros escritores españoles publicados en editoriales más o menos honrosas, con uno, dos, cinco o más libros de relatos, novelas, ensayos, con más calidad pero menos promoción. También hay algún novel con librito de relatos publicado (en libro impreso por editorial) que sorprende por su calidad y no le conoce ni su vecino. La falta de enchufes es lo tiene.
      Yo no escribo, por cierto, pero sí leo y hay cosas que se ven a la distancia.

      Eliminar
    3. Nombres, por favor, nombres, queremos nombres que nos salven. Damos nombres, por favor, no nos dejes con las ganas.

      Eliminar
    4. Ahí va uno: David Ruiz, "Manual para coyotes". Muy, muy bueno.

      Eliminar
    5. ¿El de los cuentos del Oeste? Ese libro ya salió aquí, y ya lo pusieron a parir convenientemente.
      Esto es Tongoy: ningún español puede conseguirlo.
      Amamos tanto a Tongoy.

      Eliminar
    6. "A parir convenientemente". O sea, que ni lo has leído pero te fías del criterio (siempre subjetivo) de tu amado líder, a quien nadie por aquí le discute ni le contradice. Vuestra personalidad es fuerte e imparcial.
      Voy a leer los iglús porque seguro que no están nada mal.

      Eliminar
    7. Léelos y ya nos cuentas.

      Eliminar
    8. "Ni lo has leído pero te fías del criterio (siempre subjetivo) de tu amado líder".
      Acabas de describir muy bien la filosofía de este blog y de sus comentaristas.

      Besis

      Eliminar
    9. "Acabas de describir muy bien la filosofía de este blog y de sus comentaristas."

      LAS GANAS.

      Eliminar
    10. Es verdad que hay autores que, en silencio y sin operaciones de marketing, amiguismo, peloteo, escuelas, casta (que es lo que son, porque bloquean a todos aquellos que intentan hacer algo diferente y que no agachan la cabeza ante ellos ni se pliegan a sus exigencias) etc..., van haciendo un trabajo serio. Por ejemplo "Caminos anfibios" de Ernesto Calabuig, que es un gran libro, y algunas cosas de Pepe Cervera.
      Como mujer, me da mucha rabia que solo se publique a ñoñas como Perezagua etc, que se te caen los libros de las manos con tanta sensibilidad a flor de piel. Pero es lo que hay y está bien que, al menos en algunos círculos, se critique con libertad.
      Saludos

      Eliminar
  31. Con el alma en vilo, en un mar de dudas literarias y vitales30 de octubre de 2016, 6:07

    Según lo pintáis, o escribís muchos, viva el maniqueísmo, la cosa consiste en una lucha muerte, duelo al sol, todo sea por Tongoy, entre los escritores publicados, malos a morir, y los frustrados censurados, rabiosos y envidiosos; cuando en verdad la mayoría de los que por aquí pasamos, lo sé sin duda ninguna, somos felices con nuestro silencio literario, sabedores del bien que hacemos a la comunidad con esa mudez rotunda. Por lo tanto, en verdad os digo, de lo que se trata es de gozar con el donoso escrutinio del jefe, que nos hace ver con claridad a todos, ese es su mensaje para el que tenga ojos y sepa leer, que es mejor callar y no pelear con editoriales cerriles, críticos corrompidos y literatos sin alma, que andar rumiando penas injustas, sin solución.
    A lo sumo escribir para la posteridad, cuando los tiempos sean menos oscuros y nuestros nietos descubran asombrados nuestra ambigua obra escondida debajo de la alfombra. El tiempo dirá si merecemos gloria o iglú.
    Así sea.

    ResponderEliminar
  32. el mohicano que vino después de aquel último30 de octubre de 2016, 19:43

    yo tengo escritas, por ejemplo, dos grandiosas novelas filosóficas donde por largos pasajes, según mi humilde apreciación, escribo tan bien como bellow o garcía márquez, y sin embargo, dado que no tengo la menor ambición literaria ni de gloria o fama, las guardo en una caja de zapatos debajo de mi cama, de donde no pienso sacarlas, porque además pienso que los hombres y mujeres de la edad moderna no se merecen leer semejante excelsitud de obras, con todos esos putos aparatejos que no se les caen de las manos, y su afán de dejar constancia en cualquier escaparate virtual que se les ponga a tiro, de todas las estupideces que albergan sus entumecidas y mohosas mentes... por eso no publico nada, ¿quién podría percibir la sutileza de mis oraciones, mi ondulante fraseo, mi genialidad?

    ResponderEliminar
  33. Yo también caí y me compré el librito. Había leído grandes alabanzas por parte de Eloy Tizón (a quien he leído y me gusta). Desde las primeras páginas algo me olió mal, la verdad. Decir infumable es decir muy poco. Y bueno ahora que veo esto y me entero de que la tal Almudena Sánchez es la novia de Eloy Tizón, mi cabreo es monumental. Qué falta de respeto a sus lectores la de este señor. Y qué bien se lo ha montado esta señorita con tantos padrinos.

    ResponderEliminar
  34. Los que pedís novelas y cuentos autoeditados o publicados por editoriales pequeñas, pasaros por www.libros-prohibidos.com. Incluso tienen un premio anual al mejor libro del año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Ojalá en este blog se animaran a comentar más lectores a los que sencillamente nos interesa encontrar cosas buenas, y menos escritores echando mierda a otros... Sería más respirable y daría menos miedo recomendar.

      Eliminar
    2. Le doy mi palabra de que todos los nombres son tenidos en cuenta, que no leídos. sobre el miedo a recomendar... yo lo perdería. nadie ha muerto por dejar caer un nombre aquí. PALABRITA.

      Eliminar
    3. No, Tongoy. Sé que por tu parte no hay problema. Pero sí la hay si se me ocurriera recomendar un autor español: inmediatamente una jauría de anónimos consideraría que yo soy ese autor haciéndome promo y lo atacaría con saña. ¿Resultado? Puede que el pobre tipo acabara con la peor publi posible, solamente por el crimen de haber gustado a una de las personas que pasan por aquí.
      Así que te voy a recomendar a un chino, que no hay peligro: Yan Lianke, El sueño de la aldea Ding. Interesante. Tampoco para tirar cohetes, pero interesante. Que ya es bastante últimamente.

      Eliminar
  35. No he escrito en mi vida ni un diario personal, eso sí, leer he leído a lo bestia desde los seis años. Escritorzuelos del suelo patrio apoyados por la mafia de los talleres de escritura, los novios y las novias, los amigos reseñistas, etc., idos a c****. Entre vosotros no hay un Fronzen, un Ford ni un Coetzee, por dar sólo tres nombres de contemporáneos a vosotros (los clásicos ni nombrarlos, que os sale sarpullido).
    Dejadnos de una vez en paz a los lectores que visitamos este blog. Os aseguro (vosotros lo sabéis) que vuestra cotidianidad de intrigas, envidias y aplastamiento de cráneos no resultan envidiables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Un Fronzen?, perdón...

      Eliminar
    2. Errata: Frozen, Frozen. No se alteren tanto con semejantes menudencias. Ustedes a lo suyo: a parir obras maestras como la de los iglús.

      Eliminar
    3. Ejem... Franzen, es Franzen. Lo otro son unos dibujos animados o una canción de Madonna. Se nota que ha leído a lo bestia, sí. Muy bestia.

      Eliminar

  36. «De vez en cuando, me acuerdo de una canción que se llama «Edelweiss» y me asalta el sabor de una pizza con aceitunas que comí, con muchísima hambre, cerca del Ponte Vecchio.
    Edelweiss, Edelweiss, Every morning you greet me, Small and white, Clean and bright.
    De todas esas cosas me acuerdo, sobre todo en los meses de otoño, cuando caen las hojas verdes, sucias y desconsoladas. Y cuando no hace frío ni calor. El aire es denso, aerostático. Me acuerdo del principio de Arquímedes: «Un cuerpo total o parcialmente sumergido en un fluido en reposo recibe un empuje de abajo hacia arriba igual al peso del volumen del fluido que desaloja».
    A los primeros relámpagos del año se les suma una condensación ambiental, una polvareda que se me agolpa en las pestañas: un mueble viejo.
    Durante el día soy una figura decorativa; un unicornio de mármol a veces, una candelabro de hierro, otras».
    Almudena Sanchez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leo el arranque de esta "cosa" y siento vergüenza ajena. Una pena que la autora se haya olvidado de hablarnos de los "paluegos" de la pizza, tan nutritivos y evocadores. Y lo del principio de Arquímedes... ¡Ay! Mejor dejarlo estar.

      Eliminar
  37. Menuda BASURA. El párrafo del Edelweiss y la pizza es para enmarcar, ¿pero de verdad es en serio? Pffff... a su lado hasta los cuentos de Olmos son dignos de Chéjov.

    ResponderEliminar
  38. Pues se la compara a Clarice Lispector y a Eloy Tizón.

    ResponderEliminar
  39. Diez relatos en los que la música, el ingenio y el lirismo toman el mando para generar atmósferas oníricas que dejarán en el lector una sensación similar a la de los cuentos de Eloy Tizón o Clarice Lispector. ... Google Books

    ResponderEliminar
  40. Como te quedas, querido Tongoy, todo lo que criticas lo premian. Qué buen ojo tienes, machote. https://www.google.es/amp/amp.eluniversal.com.mx/amp/note/amp/eluniversal/635124

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, para que quede clara la incompetencia crítica de Tongoy.

      Eliminar
    2. jaja. este premio demuestra dos cosas: 1, que Marina es mujer y 2, que yo tenía razón.
      A ver si ahora un premio va a tener algo que ver con la calidad de la obra.

      Eliminar
    3. Qué significa el número 2? Que se lo dan por ser el peor de los seleccionados? Anda sea razonable...

      Eliminar
    4. por favor...
      gana el que mejor se vende. de toda la vida, esto. y esta chica otra cosa no, pero vender se vende bien.

      Eliminar
  41. http://movil.informador.com.mx/cultura/2016/689546/6/marina-perezagua-ganadora-del-premio-sor-juana-2016.htm

    ResponderEliminar
  42. Jajaja, qué cachonda la Marina. Tongoy, dele la enhorabuena, de lo contrario la tendremos dejando anónimos hasta mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo he pensado, no se crea, pero se puede venir muy arriba y no queremos eso, verdad?

      Eliminar
  43. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  44. Tongoy, por favor:

    Deja ya de comentar libros de españoles publicados en Random House, Anagrama, Candaya, Periférica... deja atrás a toda esta mafia y comenta, por favor, los libros que proponían arriba, los de "Libros prohibidos".

    Nos merecemos la salvación, Tongoy. Basta ya del falocentrismo editorial español, representado por Anagrama, Random, Periférica, Candaya, etc. tenemos que abrirnos a la vagina-útero de "Libros prohibidos".

    Tongoy, lee al fin para disfrutar, por favor. Los españoles podemos conseguirlo, no dejes que te nublen los intereses de las mafias.

    ¡Viva Fronzen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no conocía esa web. ¿alguna recomendación?

      Eliminar
    2. Siguiendo el criterio de ellos, habría que mirarse a los finalistas del premio. Pero hablo por hablar porque no me he leído ninguno, que conste.

      Eliminar
    3. Periférica y Candaya, cracks todos. Anagrama, a veces. Random, caca.

      Eliminar
    4. En Candaya eran buenos hasta hace tres de años o así, que empezaron a sacar toda la morralla q no quería nadie... Con los autores españoles siempre la cagan, siempre.

      Eliminar
    5. Llévales tu manuscrito, lo mismo tu genialidad les hace cambiar el rumbo.

      Eliminar
    6. Ya quisiera ese de arriba publicar el marcapáginas de un libro de Candaya. Lo que hace decir la envidia, colega.

      Eliminar
  45. Te estás equivocando, Tongo. Los mejores libros del momento no son ficción: tienes que leer "La España vacía" de Sergio del Molino y "Un abuelo rojo y otro abuelo facha" de Juan Soto Ivars. Estos tíos son los reyes del mambo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo de sergio aún tiene un pase, lo soto clama al cielo. En fin...

      Eliminar
    2. Yo pienso que lo de Soto Ivars solo lo puede haber producido un genio!

      Eliminar
    3. Tenga cuidado. Lo que sea que tiene ha debido llegarle ya al cerebro.

      Eliminar
  46. el que barre afuera de donde se reúne el jurado del premio sor juana1 de noviembre de 2016, 16:50

    esos del jurado del sor juana, deben haber andado puestos hasta el culo de peyote, cuando les salió de sus meros huevos darle el premio a perezagua... otra cosa: alguien sabe dónde consigo alguna cosa de fronzen, me muero por leerlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejej, si te refieres a Frozen, vas a tener que conseguir un DVD; si es un libro, debes de referirte al puro y correcto de Franzen, y para ello deberías irte barriendo, barriendo, hasta una librería. Puedes barrer p'al cubo todos los que veas de tu amiga Perezagua, aprovechando la ocasión.

      Eliminar
  47. Pues no quiero ni pensar en el premio que le pueden dar a ésta.. el Nadal, por lo menos.

    ResponderEliminar
  48. Respuestas
    1. a perezagua, supongo. nunca se sabe. yo no lo descartaría. anda el país necesitado de heroínas.

      Eliminar
  49. Va a ser eso, que los miembros del jurado del Sor Juana "solamente" ven talento cuando están colocados, tiene que ser eso porque sino no se explica cómo alguien puede ver algo en esa novela, ¿no?
    Es lo que suele suceder cuando se pierde la objetividad y se apalea a una escritora española, que al final los de fuera reconocen lo que los de aquí destrozan. En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cada vez que alguien dice la palabra OBJETIVIDAD muere un gatito. La objetividad no existe, déjense de historias.

      he leído la novela. sé de lo que hablo. tambièn puede ser que el resto fuese peor. no lo descarto.

      Eliminar
    2. Cámbiala por PERSPECTIVA, pero el razonamiento es el mismo: aquí apaleadas, fuera premiadas. Por algo será. Y tampoco creo que la Perezagua sea una J.K. Rowling líder de ventas, así que si la han premiado será por la calidad de su narrativa.

      Eliminar
    3. Bueno ahora la objetividad no existe vale, tachado del diccionario por órden y gracia del gran crítico.
      Di entonces "intoxicado hasta el tuétano por cuestiones personales".
      No sé qué te habrá hecho la Perezagua, Tongoy, pero he leído la novela (entera) y sinceramente reconozco un talento y estilo muy particulares, cosas que seguramente han visto los miembros del jurado del Sor Juana y tú no.
      Imagino que tampoco vas a leer su último libro "Don Quijote de Manhattan" vaya que te guste y no puedas decirlo.

      Eliminar
    4. Éste qué va a ver, si la intoxicación y los prejuicios no es que le lleguen hasta el tuétano, es que los supura...

      Eliminar
    5. don quijote en manhattan? no, gracias. pocas ganas. he leído tres libros de perezagua. ninguno me dijo nada. el tercero incluso me aburrió soberanamente (no así el relato que lo inspira). yo creo que tres oportunidades está bien. es más de lo que han recibido otros.

      yoro no es una novela para un premio, se ponga como se ponga.

      pro lo demás, marina no me ha hecho nada. era una chica muy simpática que un día, tras una reseña, dejó de serlo. es decir: LO DE SIEMPRE.

      Eliminar
  50. uno de los meseros que sirven los tragos en la cantina donde suelen reunirse esos disipados del jurado del premio sor juana2 de noviembre de 2016, 6:32

    no, anónimo del 1-11 a las 22:41, me refiero a fronzen, autor de culto en el upside down ubicado al otro lado del espejo en el mundo donde transcurre stranger things de netflix. otra cosa: he podido captar fuertes rumores que indican la probable adjudicación del sor juana del próximo año, a la fabulosa acústica de los iglús, por si a alguno le interesa el dato ("si esos cagados del nobel pudieron sacarse a un bob dylan de la manga, ¿no podremos nosotros hacer otro tanto con, por ejemplo, esa chica que escribió no sé qué mamada sobre unos iglús?")

    ResponderEliminar
  51. Esta chica es el mejor ejemplo (bueno, junto a otros igualmente ilustres, como Alicia Kopf o Elvira Lindo) del emperador del cuento, al que todos alababan sus galas sin que nadie se atreviera a señalar que iba desnudo. Tongoy, y por suerte algunos más que todavía conservamos la sensatez, es ese niño que se atreve a gritar la verdad: ¡el emperador va desnudo!
    Lo bueno en el cuento es que el grito era escuchado y reconocido al fin por el propio emperador, pero lo peligroso (y lo triste) en la vida real es que nadie les dice directamente ni a Almudena Sánchez ni a Alicia Kopf ni a tantos y tantas otras que están desnudas, que no visten galas en absoluto, o al menos los gritos no llegan hasta sus oídos. Sus cortes de palmeros lo impiden. Por eso vivirán, crecerán y seguirán escribiendo en la mentira, en la falsa creencia de que lo que escriben es maravilloso y auténtico y merecedor de todos los premios porque es lo único que han escuchado desde siempre. Nadie les ha señalado aquello en lo que deben mejorar, ni que sus escritos son tan geniales como creen, y eso es lo peligroso y lo triste y lo injusto. Si alguien lo hiciera, estos escritores mimados se quedarían perplejos y bloqueados, pero a la larga aprenderían de su desnudez y harían algo para remediarla, o al menos serían por fin conscientes de todo el humo que sus cortesanos han vendido.
    Y hay algo todavía más triste e injusto: que a quien se atreve/nos atrevemos a declarar la desnudez literaria de estas escritoras se nos señale con el dedo acusador y despreciable del machismo, como si todas las mujeres que escriben, sólo por el hecho de serlo ya lo hicieran bien indiscutiblemente, y rebatirlo fuera una ofensa. Las Almudenas y Alicias y Elviras, con su nulo talento literario, serán estudiadas, entrevistadas, discutidas y enseñadas en talleres literarios y en reuniones feministas como si fueran escritoras de enorme valía y dignas de ser escuchadas sólo por el hecho de ser mujeres que escriben, sin imaginarse las organizadoras de tales talleres el daño que hacen a la verdadera causa feminista: reivindicar a las grandes mujeres escritoras cuya literatura, igualmente válida que la de sus colegas masculinos, ha sido ninguneada, despreciada y ocultada durante siglos sólo por su género, no por ser peor que la de los hombres. Pero claro, hablo de grandes nombres (Olimpia de Gouges, Flannery O'Connor, Mary Wollstonecraft...), no de Almudena Sánchez. Tu género no te da el talento literario ni el derecho a defender los ropajes que crees que llevas puestos pero que en realidad no existen.

    ResponderEliminar
  52. Pues a mí Elvira Lindo me parece buena escritora y, cuando se pone a ello, muy divertida. ¿Qué más se le puede pedir? Vaya forma de mezclar churras con merinas, H. Antes de criticar a una escritora, convendría leer algo de ella. ¿No le parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En serio, no sé si es que aquí la gente viene recién salida del corral o que están densos por la cosa del cambio horario. No se trata de la Lindo, sino la Navarro, una Elvira más de andar por casa, más de capillita privada, pero Elvira también, claro.

      Eliminar
    2. Perdón, me equivoqué y puse "Lindo" cuando, en efecto, me refería a Elvira Navarro, la ínclita. Contra la primera de momento no tengo nada. Siento la confusión de Elviras.

      Eliminar
  53. Desde luego, la Adelaida García Morales del siglo XXI es.

    ResponderEliminar
  54. Vergonzoso espectáculo estáis dando los mierda machos con micropene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más vergüenza me da a mí que se elogien estas mierdas por puro amiguismo o sólo porque lo ha escrito tu novia.

      Eliminar
  55. Qué bien que se destapen estas cosas y que todas las Almudenas Sánchez, y los Almudenos, que abundan por ahí sientan VERGÜENZA.

    ResponderEliminar
  56. En efecto. Todas las Almorranas deberían sentir vergüenza.

    Y pedir perdón por el daño que hacen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos las Almorranas se pueden sufrir en silencio, pero las Almudenas no, no y no, hasta ahí podíamos llegar. A gritos hay que reclamar.

      Eliminar
  57. Supongo que Alberto Olmos publicará estas cosas por algunas razones que se irán desvelando con el tiempo... ¿Y alguien sabe por qué ahora se desvive elogiando las obras de Arturo Pérez Reverte? ¿Hay nueva estrategia?

    ResponderEliminar
  58. Pues este libro ya va por la cuarta edición. ¡Vivan los connoisseurs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡¡¡CUARTA EDICIÓN!!!!!!!

      Eliminar
    2. JODER, ALUCINO. O la tirada de cada edición es de 10 ejemplares o el número de subnormales capaces de comprar y leer esto es mayor del que nos imaginábamos.

      Eliminar
  59. Es normal, con fragmentos como estos, yo espero la 5ª
    "Camila es la amiga más pesada que tengo. Con diferencia. Al principio, me reconfortaba escuchar sus historias, sus blablabla permanentes, esa música doméstica que tapaba mis traumas, uno por uno, gracias a su monotonía de tractor de granja. Escuchar a Camila era mi refugio. No había silencios. El canto de la chicharra, la acústica de los iglús. Me la presentó una amiga de una amiga en una fiesta de disfraces. Ella iba vestida de Marilyn y yo de Capote. Fue una coincidencia demasiado extraña. Y claro, bailamos:

    Me gusta la literatura —quise contarle—.

    Y a mí el acordeón —contestó ella—.

    Desde ese momento, no paró de hablar. Empezó a encadenar anécdotas que no acababan nunca, con detalles pomposos e ingenuidades sobre las focas marinas, el temblor de las motosierras, el Triángulo de las Bermudas o la mecánica de su ascensor.

    —Si la humanidad se alimentara de insectos (¡hay tantos comestibles y nutritivos: abejas, saltamontes, polillas!) se acabaría el hambre en el mundo."

    ResponderEliminar
  60. " Y un día me despierto y respiro un ciego nadando y no sé ya qué hacer, pues no contaba con respirar cosas así."
    Almudena Sánchez

    ResponderEliminar
  61. "Tu misión es: flotar"
    "Y tu principal objetivo: capturar elementos volantes."

    Almudena Sánchez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué edad mental tiene esa chica? ¿3, 4 o 5 años?
      ¿Y los que dicen maravillas de su libro?

      Eliminar
    2. La misma, 2 años y medio. Y un tufillo todo a Mister Wonderful que apesta.

      Eliminar
  62. La Nueva Narrativa Española se encuentra en América Latina. O más bien uno debería buscar entre estos jóvenes escritores, alguno con talento. Desde hace tiempo me pregunto porque tan pocas editoriales en España no publican más libros de escritores latinoamericanos. Hace tiempo descubrí a esta escritora peruana, Claudia Ulloa Donoso que sí merecería la pena publicarla algún día en España. http://martilloalfabeto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar