lunes, 25 de abril de 2016

‘Andarás perdido por el mundo’ de Oscar Esquivias

Nos enfrentamos, una vez más, a la eterna cuestión: ¿por qué leemos lo que leemos [y no lo que deberíamos leer]? 

No es mi caso pero este libro podría llegar a ser leído por las siguientes razones: 

Porque dice un tal Ignacio Sanz (crítico de la tormenta en un vaso) que cuando lee a Oscar Esquivias siente, por la razón que sea, hormigueos, pero no dice dónde y yo tampoco soy mucho de preguntar. En un principio creí que la portada tenía algo que ver (a mí me ocurrió que me desangré en cuanto la vi) pero quedó descartado cuando, inmediatamente después, da medio a entender no está del todo mal, que, de hecho, va muy bien con una idea que se le pasó por la cabeza en no sé qué momento, algo que no tiene la menor importancia, al fin y al cabo no todo el mundo puede tener mi buen gusto. Lo realmente interesante viene cuando dice, porque lo dice, que en este colección de relatos pueden ustedes encontrar (ahí vamos) personajes inolvidables. Lo voy a repetir: inolvidables. Vale. Personajes inolvidables en la literatura hay dieciocho, de los cuales seis deben estar aquí.

Más cosas que invitan a la lectura: Ignacio habla de, atentos, “dominio absoluto de la escritura” o del “estilo poderoso” o del “fluir torrencial sin desbordamientos” del gran Esquivias, contra el que (ya se lo adelanto) no siento el menor rencor por haberme hecho perder el tiempo.

Para los incrédulos, he aquí una demostración (elegida al azar, I promise) de dominio absoluto, estilo poderoso y fluir torrencial en la prosa de Esquivias: «Aprendí a nadar el verano que mis padres se separaron. Aquel año no fuimos de vacaciones a San Vincenzo (donde vivían mis cuatro abuelos) y permanecimos en Florencia. Mamá nos apuntó a mi hermana Stefania y a mí a un curso de natación en la piscina Le Pavoniere, que está en una suntuosa villa del Parco delle Cascine, escondida entre enormes árboles, en el lugar más umbroso y frío de la ciudad. Nuestro monitor se llamaba Davide y trabajaba de socorrista. Mi hermana decidió ya el primer día que era el hombre más guapo del mundo y que debíamos casarle con mamá». Yo creo que el entusiasmo de Nacho debe tener algo que ver con la utilización de la palabra “umbroso”, pero no las tengo todas conmigo.

Pero se dicen más cosas, por ahí; cosas que podrían perfectamente invitar a la lectura.

Mi estimado David Perez Vega nos habla desde su ciudad sin cines de cuentos magistrales. Magistrales, eh. Pues eso. Alguno le gusta menos (los más cortos, de hecho) pero esto, dice, es posiblemente (posiblemente) una cuestión de apetencia personal. Entiendo que el resto de la crítica tiene un carácter mucho menos caprichoso. Bromas aparte, me gustan mucho dos cosas en la reseña de David: una, que muchos comentarios (hace uno por relato) los termine, en un ejercicio de honestidad que le honra, con un comentario que roza la negativo o lo no-demasiado-positivo o, en cualquier caso, no-lo-suficiente; y dos, que cierre la reseña dejando claro que, pese a ello, Andarás perdido… le parece el mejor libro de Esquivias y él uno de los mejores escritores de cuentos españoles. Que ya tienes que escribir bien, para que te digan algo así.

Esto último me gusta, sobre todo, porque yo hago mucho caso a David y si David dice que este es su mejor libro yo ya no vuelvo a leer a Esquivias en mi puta vida.

* * * * *

Tengo que decirlo: David fue uno de los culpables (a Ignacio lo descubrí después, minutos antes de sentarme a escribir esto de hoy) no de que yo leyese a Esquivias sino de que eligiese leer a Esquivias, que es muy diferente. 

Me explico.

Por lo general, ustedes lo saben, no soy mucho de relatos. Y precisamente por ello. 

Verán, este ERA el plan: leer (intentarlo), cada día, uno, ni necesariamente novedad ni necesariamente nada. Un relato de un autor diferente, de diferentes libros o del mismo libro o del mismo autor o, yo qué sé, lo que pidiese el cuerpo, como siempre, y después, no sabía cuándo, el viernes, por ejemplo, o el sábado, publicar comentarios, sacar conclusiones precipitadas, emitir reseñas parciales, sesgadas y cargadas de prejuicios, un poco como son las mejores reseñas.

Esto incluiría relecturas, reinterpretaciones y declaraciones de intenciones varias. Sería un juego. Cada semana, una antología de andar por casa, un agravio comparativo tras otro y un permanente prejuzgar lo que quedase por leer.

Y así un mes. O dos. O tres. Yo qué sé. O quince días. Dudo que más. Ya se vería. 

Y ver qué salía.

No pudo ser. Sí han caído relatos diarios, pero no ha habido tiempo para comentarlos. 

Lástima.

* * * * *

Retomando.

Yo quería hacer una reseña en condiciones pero lo cierto es que Esquivias me ha dejado un poco literalmente sin palabras, para qué voy a engañarles. De hecho, no pensaba escribir nada pero tampoco me parece justo dejar que se gasten ustedes el dinero en tonterías pudiendo comprar revistas del corazón. Esta es mi opinión (sincera, honesta, ejemplar… ya saben): no puedo con él. Con Esquivias, digo. Me supera. Y mira lo he intentado, eh. Es más, leyendo el primer relato creía sinceramente estar frente a un escritor con algo que decir. Me duró diez minutos, eso también es cierto. Menudo susto. 

Esquivias es convencional. Donde unos ven dominio absoluto no hay más que corrección; donde estilo poderoso, convención; donde fluir torrencial, paja mental.

Los relatos de Esquivias, que se sitúan en Rusia o Estados Unidos como podrían situarse en Burgos, no pasan de narrar vulgares anécdotas que, por buscarles algo en común, están protagonizadas por seres vulgares, anodinos y bastante cobardes. Podría hablarles de ellos. De los relatos, digo. Podría hablar, si no de todos, de algunos. Podría hablar de los mejores. Elegir dos que salvar de la quema, ponerlos en buen lugar y dejar, después, que viniese el de turno a decir que si Tongoy dice esto de, es que deben ser la hostia o parecido. O también puedo hacer aquello que me pide el cuerpo, que no es otra cosa que putear a la más fea.

Hagamos eso.

Hay un relato muy tonto llamado Mambo del que quisiera hablarles. En él, un hombre anodino y vulgar y un poco cobarde trabaja en un banco al que, cada mes, llega una mujer insoportable (he aquí otro ejemplo de estilo poderoso de Esquivias: «Aparenta unos cuarenta años, muy mal llevados, erosionadísimos (uno se imagina su vida sentimental como un páramo recorrido por vientos helados), pero bajo estos escombros se puede descubrir un rostro más o menos agradable, con unos ojos muy expresivos, casi de actriz de cine mudo») por culpa de ese juego tan de jubilada consistente en mover dinero entre cartillas y pagar recibos y demás zarandajas de primeros de mes. Para más inri, son vecinos. Coinciden en el ascensor; nunca saben qué decirse. Ella es como es y él un poco imbécil. Una noche de cita doble ella se sube al piso un maromo. Él también. Ella, la tonta del bote, pobre infeliz, se lo pasa entre fenomenal y descacharrantemente en tanto que él, en el piso de abajo, sufre incómodos silencios entre plato y plato hasta que su churri de esa noche lo saca a bailar el mambo un poco demostrando que ellos no son menos que los vivalavirgen del piso de arriba. 

No sé, claro, yo veo buena intención y uno siempre hace lo que puede con los medios de que dispone pero me llena de asombro y estupor y temblores; me duele el alma pensar que hay por ahí un hombre que cree que algo como esto es digno de escribir y otro que cree que es digno de publicar. Es un relato que, no contento con rozar el microrrelato, se mete de lleno en el ridículo más absoluto. 

Esquivias o, si lo prefieren, su libro, puede ser muchas cosas y de hecho lo es (mediocre sería una de ellas) pero lamentablemente es también la única que no podrá ser jamás perdonada por quien esto escribe: el libro de Esquivias es aburrido a dolor. Y desde luego de magistral no tiene ni la i.





82 comentarios:

  1. Uf, haber nombrado ya en el post a DVP significa que nos vamos a aburrir mucho mucho. A ver cuánto tarda en aparecer y en hablar de sus noveluchas.

    ResponderEliminar
  2. Prueba con "Pampanitos verdes"... más de lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. Ya nombrando a DPV desde la reseña, para que venga a contarnos un ladrillo. Empezamos bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, he oído que DPV está tomando cañas.

      Eliminar
    2. No lo invoquéis, que igual aparece...

      Eliminar
    3. https://www.youtube.com/watch?v=spLoZ-vAX6g

      Eliminar
  4. La Medicina de Tongoy 9 de febrero de 2016, 0:23:

    "Jon Bilbao, Sara Mesa, Olmos... ahora todo cristo saca relatos. Pasando mucho de todos. Que hagan perder al tiempo a otro con sus cuentitos."

    Yo debo ser muy tonto pero sigo sin entender por qué te hacen perder el tiempo y la bilis los libros que ya sabes que no te van a gustar. No sé, complejo de "salvar" a los lectores, será. Cual Mesías.

    ResponderEliminar
  5. Pero..que Gran Broma Final es esta? No entiendo que tiene que ver con Jenn Diaz..

    ResponderEliminar
  6. MIren...

    Les voy a recomendar un libro de relatos, si no perfecto, sí bastante bueno. Además en castellano ¡con un par!.

    Un pero.

    Se lo tienen que hacer. Necesitan tiempo. Cut'n'Paste. Una impresora que no se atasque. Papel. Y mucho amor.

    El libro son los relatos de Tongoy hablando de los libros de relatos.

    Puede llevar notas a pie de página. Los comentarios de la muchachada de turno intentando denigrar a todo aquel comentarista que no trate de denigrar a Tongoy. Porque...

    Esto, aproximadamente, viene siendo La Medicina de Tongoy cuando el doctor se pone a revisar lo que se hace aquí, por nuestro jóvenes adelantados, ahora mismo:

    Un señor que, con más o menos acierto, va a tratar siempre de hacer uso de la ironía sin cargar demasiado las tintas en cuanto a las deficiencias artísticas, e incluso artesanales, de los autores que reseña.
    UN RESENTIDO.

    Otra serie de señores, que, como yo mismo, se atreven en determinadas ocasiones a hacer ciertas acotaciones, que simplemente intentan ser clarificadoras, sobre alguno de los fragmentos publicados de la obra reseñada.
    MAS RESENTIDOS.

    Otra serie de señores que participan en el debate para poner verde a los anteriores y tratar de descalificarlos de todas las formas posibles, y, aun con mayor saña, cuanto más motivadas sean sus críticas.
    LOS JOVENES INTELECTUALES.

    El propio autor del libro, quien -es una sospecha- en no pocas ocasiones me parece, a mí, que se lanza al ruedo del debate para descalificar a Tongoy y a todo bicho viviente que considere que no le ha rendido la pleitesía que merece.
    EL TRIUNFADOR.

    Esto, hoy por hoy, viene a ser la dinámica de la Medicina de Tongoy cuando hace crítica de los libros que se escriben por estos lares.

    En cualquier caso, todos, todos, todos, los autores que aparecen reseñados en el blog deberían continuar leyéndolo, sin desesperarse y con buen ánimo, en la medida en la que la adecuada asimilación de sus textos va a poder serles de manifiesta utilidad de cara a la materialización de sus futuros proyectos literarios.

    Y eso es lo que yo opino ¡Gracias a todos por escucharme! ,-)

    ResponderEliminar
  7. Hola, a mí he de reconocer que me divierten tus críticas porque son ligeras y satíricas, pero a veces (bastante a menudo) me quedo con la impresión de que tu lectura es superficial o demasiado rápida, porque si no no me explico por qué es que ya no sólo no te guste nada más allá de los clásicos o de los grandes nombres, sino que nunca saques o sepas ver nada que merezca la pena en lo que reseñas (aunque sólo sea un destello, un tema, una página, un mínimo reconocimiento de algo) en nada de lo que lees. Algo bueno tienen que tener, hombre. Algo. Y no, no me vale la respuesta de que TODO lo que se publica actualmente es tan malo, porque no puede ser, no me lo creo... Algunos libros igual sí, pero todos? Igual que el crítico que todo lo pone bien pierde credibilidad, lo mismo pasa o acaba pasando con el que nunca nada es de su agrado o para quien todo es mediocre cuando no una basura.

    Es mi impresión, no te ofendas.

    Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me ofendo. Los dos últimos libros que he leído (cosecha 2016, uno en español) me han gustado mucho. Hay cosas, hay cosas...

      Eliminar
  8. Tengo en mis manos "Jerjes conquista el mar".
    Resulta que a mi hijo mediano le han OBLIGADO a leerlo en clase de "Lengua" (no tiene la asignatura de "Literatura", cosas de estos planes de educación tan bien planeados).
    Supongo que, recién pasado el día del libro, es uno de los medios con los que en los Institutos (3º ESO) han decidido que pondrán en marcha, como "Fomento a la lectura". Le preguntaré a mi hijo, pero sospecho que se le cae de las manos. Empieza asÍ:

    "Según se acercaban las dos de la tarde, la vieja se iba inquietando y el tono de su soliloquio se elevaba"

    Acabo de preguntarle y confirma mis sospechas: dice que es "malo".

    Como colofón, copio la nota del autor final:

    "Jerjes conquista el mar fue la primera novela que escribí. Lo hice con un espíritu casi poético: no quería que tuviera ninguna frase innecesaria, me gustaba imaginarla como un edificio de cristal que se desmoronaría si se le arrancaba una sola palabra. Ahora, casi diez años después, me he dado cuenta de que no era así, que podía ir aún más lejos y ganar en sencillez y naturalidad, así que he revisado el texto y he hecho numerosos cambios. Todos han sido de detalle y la novela, en lo esencial, sigue siendo la misma; pero creo que Jerjes conquista el mar está hoy más cerca del ideal de precisión de aquel primer intento: es más limpia, más transparente, espero que más emocionante".

    ResponderEliminar
  9. Tongoy, vapulear a nuestros jovenzanos literatos no es más que tu pasatiempo favorito...

    ResponderEliminar
  10. Resentidos anónimos, ojo con hablar mal del libro de Esquivas: los jóvenes intelectuales acechan a la vuelta de la esquina y a David Pérez Vega le puede dar una (otra) pataleta, sobre todo si colateralmente le cae una colleja a alguno de sus libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo decían más arriba: DPV está tomando cañas.

      Eliminar
  11. Que no digo yo que este libro de relatos sea bueno o malo, pues no lo he leído. Pero no acabo de entender dónde está el problema, precisamente en los párrafos que citas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la mediocridad de las descripciones y la cursilería, además de los lugares comunes y ramplones.

      Eliminar
    2. ¿De verdad? O_o

      Eliminar
  12. No es de relatos, ni de un autor español ni breve. Pero me ha parecido la hostia http://malpasoed.com/libro/breve-historia-siete-asesinatos/

    Malpaso les ha robado la cartera a Random, Planeta, Anagrama y compañía y ha publicado la novela del año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He estado tentado un par de veces a comprarla pero no tenía "referencias". Pero venga, va. Me la pillo. Hablamos. Gracias por el recordatorio.

      Eliminar
    2. Es una novela tan larga que supongo que tardarán un poco en aparecer reseñas
      Yo solo he leído estas dos hasta ahora
      http://www.jotdown.es/2016/04/proposito-breve-historia-siete-asesinatos/
      http://cultura.fnac.es/recomendaciones/literatura/marlon-jones

      También es posible que a Malpaso le falte todavía "glamour"

      Eliminar
    3. Otra aquí:

      http://www.librosyliteratura.es/breve-historia-de-siete-asesinatos.html

      Eliminar
    4. Anagrama hace tiempo que tiene la cartera robada, madre qué muermazos últimamente, de Planeta ni comento. Lo de Random me extraña más. Quizás estuvieran liados con su Ciudad en llamas.

      Eliminar
    5. El Día del Libro tuve en la mano "Breve historia..." (por cierto, ¿a santo de qué lo de breve? menudo tochazo) y no me decidí. Opté por "El plantador de tabaco" y "Pimp, memorias de un chulo". Al leer los anteriores comentarios esta tarde se me subió el ansia a las meninges y tuve que salir corriendo a comprar esta novela. Soy, claramente, muy influenciable.

      Eliminar
  13. Esta reseña es especialmente miserable.

    ResponderEliminar
  14. Cómo nos gustan las malas críticas, cómo nos reímos todos, qué bien lo pasamos con los autores enervados y humillados y lapidados y tirados por el barro, sí, qué divertido es sentirnos poderosos, JAJAJA, mira mi látigo, doblégate, póstrate ante mi ingenio y mi cinismo, tú, joven poeta/novelista/cuentista que a mis ojos no eres nada. Ay. Que un día nos venga nuestro hijo o hija poeta/novelista/cuentista, qué le vamos a hacer, nos ha salido así la niña o el chiquillo, ya no con el "o vestirás luto por mí" de los toreros sino vapuleado y compungido porque el libro en el que ha puesto todo su esfuerzo e ilusión se lo ha despedazado el bloguero Alí Tongoy y sus cuarenta carroñeros de turno... ¿Me equivoco o con ganas de matar lo que probablemente le diríamos es que todos ellos no son más que una panda de gilipollas? No sé cuántos de aquí tienen hijos, pero me ha dado por reflexionar al hilo de esta reseña tan biliosa y en esto pienso. En que el karma nos lo cobrará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro joven intelectual con hemorroides...

      Eliminar
    2. Hombre es un poco exagerado eso de que se hará justicia kármica con todos nosotros por dar nuestra opinión de un libro, y me da igual que el autor se tu hijo o hijo de la madre que lo parió. A Tongoy no le gusta y en su derecho está a decirlo, sin embargo al tal Ignacio Sanz de La tormenta en un vaso parece que es positiva, pues mira una de cal y otra de arena, ¿no? Cada cual que saque sus conclusiones que aquí ya somos mayorcitos todos.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Desearle mal karma a alguien por una mala crítica es de una estupidez aterradora. Y luego mal karma al que hable mal de un vestido feo y que le salga un hijo diseñador vapuleado por la crítica, o un cocinero amargado porque dice que no le gusta la comida tal o un director... Es posible, siguiendo el hilo de su lógica supersticiosa(o sea, nada de lógica, irracionalidad pura y dura) que a usted el karma le regale un hijo como Tongoy y tenga que apechugar con él. Menos mal que el karma y en general las religiones que ayudan a sobrellevar el miedo a no existir de las mentes más débiles como la suya... no existen.

      Eliminar
    5. Pues a mí me parece que lleva mucha razón en una cosa. Yo tengo dos hijas y la pequeña escribe, de momento nada serio (creo), pero el día que me enseñara algún escrito suyo que yo viera objetivamente bueno o más o menos digno (desde toda mi objetividad como padre) me comería vivo al Tongoy desalmado de turno que le dijera que es una mierda y que se dedicara a otra cosa. Sí, probablemente pensaría que tanto él como sus amigotes son una panda de gilipollas pichacortas a los que no hay que hacer ningún caso, eso le diría a mi hija.

      Eliminar
    6. Uno de los comentarios más tontos e infantiles que he leído últimamente el de este último anónimo que seguro que es también el padre preocupado defendiéndose a sí mismo. Vete a otro sitio. Cuida a tus hijos o haz reuniones con padres babeantes por sus hijos. La literatura no es para ti.

      Eliminar
    7. Eres el crítico antes conocido como Fran G. Matute? Con tus intervenciones en los posts de "Cicatriz" solamente perjudicaste a tu chica.

      Eliminar
  15. Yo vengo aquí por los comentarios. Las reseñas (o lo que sean) de Tongoy no me parecen especialmente graciosas ni útiles. Cuando una de sus entradas tiene pocos comentarios, la cosa (el blog) decae. Y creo que el propio Tongoy lo sabe.

    ResponderEliminar
  16. Yo soy del grupo de los jóvenes intelectuales, paladín, defensor de todos los ofendidos, pero luego vengo aquí y, tras ponerme el uniforme de Anónimo Tongoy S.A -qué tiene este blog Dios mío-, me lío y me convierto en un resentido más. Más bien rebautizaría este blog como "El experimento de Tongoy", en plan homenaje a aquello que hicieron los psicólogos, el experimento de Stanford ese.

    ResponderEliminar
  17. Tongoy en tercera persona26 de abril de 2016, 20:25

    Tongoy es grande por:
    - Prueba la ponzoña que nos destruiría en un acto impagable de generosidad y valor.
    - Baja del pedestal a cursis irredentos y pelmas con cuento.
    - Nivela la balanza tan descompensada de la crítica patria.
    - Avergüenza a palmeros de toda condición.

    ResponderEliminar
  18. Yo es la tercera vez (creo) q recomiendo aquí 'diez de diciembre' de Saunders y cada vez q insistes, Tongoy en q no eres de relatos más ganas me dan de proponerte su lectura, más q na da porq me tortura la curiosidad de saber q opinas sobre ese libro...
    Va, y lo diré: denostar la poesía o el relato (obviando q en semejante espectro cabe desde lo más insípido hasta lo más sublime) es un un poco bobo,impropio de un reseñista tan leído como todo un mr. Tongoy
    Pero eso (estoy seguro) ya lo sabes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy con el perro: reseña este conjunto de cuentos, por favor. Para mí sería la prueba del algodón. Si no pones "Diez de diciembre" a la altura de la peor ponzoña que has leído empezaré a aplicar tus escritos con psicología inversa

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Ya le recomendé yo hace milenios a Saunders, recuerdo que dijo que lo empezó y le pareció un dolor. Me sorprendió, la verdad; esperaba que lo salvara de la hoguera, al menos por el sabor a cf que tenían algunos de los relatos, creo que los centrales.

      Eliminar
    4. Creo que nunca llegué a los centrales. Puedo volver a intentarlo, ahora que mi disposición hacia el relato es mejor que nunca.

      Eliminar
    5. Me has sacado la carcajada con lo de la disposición mejor que nunca. Saunders está bien, me gustó bastante en su momento. Pero ahora en el recuerdo... dejó poco poso, la verdad. Así que supongo que no te gustará.
      Yo cuando comento suelo recomendarte algo con dibujitos, así que por no perder la costumbre, te recomiendo a Jim Woodring. Mejor empezar por La cuerda del laúd. Ojo: es tebeo mudo. Extraño, interesantísimo, paisaje psicodélico y personajes de cartoon clásico. Muy curioso. No sé si te gustará, pero creo que merece la pena echarle una ojeada.
      A Chris Ware digo yo que lo has leído, ¿no? Si no lo has hecho, yo empezaría con Lint antes de lanzarse en plancha al caos absoluto de Fabricar historias.

      Eliminar
    6. El de Saunders no se lo acaba y los de Olmos, Esquivias, Nieto, etc, etc, etc sí se los acaba. ¿Qué conclusión debemos sacar de eso?

      Eliminar
    7. El de Esquivias no lo acabé. Quedé a relato y medio del final. Debí dejarlo antes, eso es cierto.
      De Saunders voy por la mitad.

      Eliminar
    8. Lo importante de la pregunta no es Saunders. Vale para cualquier libro que no se haya acabado porque no le estaba gustando lo suficiente. ¿Qué conclusión debemos sacar del hecho de que hay libros que no se acaba porque no le gustan y en cambio hay otros libros que sí se acaba aunque no le gusten?

      Eliminar
    9. Hombre, esa es fácil: se los acaba aunque no le gusten solamente para putearlos. Hasta los empieza por la misma razón, sabiendo ya de antemano que no le van a gustar. Es la lógica Tongoy.

      Eliminar
    10. ¿Y por qué no tenía ganas de putear a Saunders (por poner un ejemplo) y en cambio sí tenía ganas de putear a Olmos (por poner otro ejemplo)? Aquí en algunas ocasiones se ha dicho que Tongoy evita que nos estafen. Pero dadas las críticas entusiastas que recibe habitualmente Saunders frente a las críticas más bien tibias (en el mejor de los casos) que recibe Olmos, ¿no corremos más peligro de ser estafados con Saunders que con Olmos?

      Eliminar
    11. Tongoy evita que nos estafen. Tongoy nos dirá qué debemos pensar. Tongoy nos indicará el camino. HOSANNA TONGOY.
      (A Olmos siempre tiene ganas de putearlo haga lo que haga, justificadamente o no). Solución: hacer/pensar/leer siempre LO CONTRARIO de lo que nos ordene nuestro amado líder.

      Eliminar
    12. yo soy el camino, la verdad y la vida.

      yo creo que ya se lo pueden ir aprendiendo.

      Eliminar
  19. Hubiera preferido una novela de ciencia ficción que se titulara "Andarás por el mundo perdido", pero bueno.

    ResponderEliminar
  20. Tongoy, solo 40 comentarios. Vaya, Esquivias no entró a defenderse y por eso hay menos depredadores y carroñeros. O tal vez ya cansas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No viene usted mucho por aquí, verdad? Salvo excepciones puntuales, ya hace años que este blog dejo de tener ese volumen de comentarios que parece usted considerar señal de popularidad.


      Que no le quite el sueño. Este blog no me da de comer.

      Eliminar
    2. Te alimenta el ego, y el haterismo

      Eliminar
    3. Pues anda que a ti...

      Eliminar
  21. VALORACIÓN DE "UN LIBRO AL DÍA"

    Óscar Esquivias: Andarás perdido por el mundo


    Idioma original: Español
    Año publicación: 2016
    Valoración: Muy recomendable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ver el nivel de un libro al día pueden filtrar IMPRESCINDIBLES en sus etiquetas. Y ya luego me dicen qué opinan de este muy recomendable.

      Eliminar
    2. Va no te enrabietes, que ya sabemos que UN LIBRO AL DÍA tiene muchos más seguidores que tú y sus críticas son mucho mejores.

      Eliminar
  22. Que no te enteras, Tongoy.

    ResponderEliminar
  23. Los relatos de Esquivias tiene una carga poética intensa a la par que sutil que es lo que les da toda su fuerza. Otra cosa es que vosotros seáis capaces de percibirla, pero eso ya es problema vuestro.

    ResponderEliminar
  24. Iba a leer la reseña pero ya desde el título veo que le falta la tilde a Óscar y he pasado, me puedo imaginar la calidad del resto. Antes de meterse a crítico habría que tener claras las mínimas normas ortográficas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto pasar no es bueno. Así te va, Mambrú.

      Eliminar
    2. ¡Julián, ponme el primer punto de exclamación, cojones!

      Eliminar
  25. Tongoy es un fraude, y él lo sabe.

    ResponderEliminar
  26. Los "críticos" que basan toda su razón de ser en despellejar la obra ajena y eligen para hacerlo aquello que saben de antemano que no les va a gustar son profundamente despreciables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sergi Bellver, asúmelo: eres pésimo escritor, y punto.

      Eliminar
    2. Hacía tiempo que no aparecía ese nombre...

      Eliminar
  27. Joder Tongoy,
    En los últimos post (es que tú también los eliges, macho) te están dando cera como hacía mucho... No es que te importe gran cosa, estoy seguro, pero me llama la atención cómo todos estos humillados y ofendidos salen en tromba igualico igualico que ese ejército de "depredadores y carroñeros" (como decía uno por ahí) que tan profundamente desprecian, pero luego no se dignan a comentar una entrada, digamos, sobre Faulkner.
    Anda, comenta el último Gaddis, y que les den por el culo (aunque en el fondo sé que tú amas a todos por igual).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anonimo, no te enteras, Tongoy lo hace aposta, porque si no se aburre y el blog decae, que necesita llenar el ego como todos los escritores frustrados (DPV). Salen a despellejar los carroñeros y humillados como Tongoy sale a despellejar a autores y libros que de antemano sabe que desprecia. Aquí todos somos iguales, hijo, no vegas a diferenciar entre mierda mala y buena, la mierda, mierda es.

      Eliminar
    2. Lo apuntaban más arriba: DPV no está frustrado, está tomando cañas. No es necesario que le invoquen tanto (aunque es verdad que mola cuando entra y se pone tan seriote). Pueden vivir sin él, seguro.

      Eliminar
  28. ¿Se hubiera atrevido a escribir Tongoy una crítica como la de Cicatriz si hubiera vivido en Sevilla? Tiene suerte de vivir en una esquina de la península..........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué quiere decir?

      Eliminar
    2. Sabe Dios...

      Lo he dicho mil veces: me salva vivir donde vivo. NO sé si podría dedicarme a lo mismo viviendo en el ojo del huracán.

      Eliminar
  29. Yo he vivido en Sevilla varios años y es uno de los sitios menos problemáticos de España en cuanto a la posibilidad de decir lo que te salga de los cojones.

    Amo a Sevilla. Y a Sara Mesa, también. Y ¡cómo no! igual les amo a sus zapatos. ¡To er mundo er güeno! como decía un señor mú de Güerva con apellido guiri.

    ResponderEliminar
  30. Me disculpo por no haber pasado mucho por aquí pero he preferido dejarles solos para, ya saben, ponerme a parir con tranquilidad.

    Gracias a todos por sus visitas y sus comentarios. Son ustedes los mejores y los más guapos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es una mierda, y lo sabes.

      Eliminar