lunes, 1 de julio de 2013

“Todo va bien” de Socrates Adams

La cuestión va de ser un tubo o qué. 

Nos quejamos (no todos, no siempre) de que la narrativa actual vive en una nube de algodón anestesiante que adormece los sentidos y evita que caigamos en la insondable profundidad de una reflexión. Se habla mucho de novelas vacías de contenido, ricas en prosa pero faltas de todo lo demás.  Esto porque queremos. Si pusiéramos un poquito de nuestra parte podríamos ver la trascendencia de las novelitas infumables tipo las que escribe Tao Lin, el hombre de los 50.000 dólares y genio de la reventa de pilas por Ebay. En general, hay exceso de ruido mediático y abuso de herramientas sociales de promoción salvaje.

Con Todo va bien, Pálido Fuego nos dice que estamos equivocados, que la sombra de Wallace es alargada. Y también la de Barthelme y la de Kafka y la de Hamsun y la de Orwell y la de Brautigan, que son los nombres que suenan cuando se habla de Sócrates Adams (leer Nota de Prensa para más información). Y todo esto está bien y todo esto está mal. Bien por unos y mal por otros, porque junto a los arriba mencionados, se incluye a Tao Lin y Blake Butler (héroes modernos de Alpha Decay) como parte de ese movimiento literario al que se apunta Adams: el “ALT-LIT” o “literatura alternativa”. Será por generaciones espontáneas...

* * * * * * * * * * *

Pero hablábamos de contenido. Y la verdad es que la novela de Sócrates Adams, maldades aparte, lo tiene. Habla, lo dije al comienzo, de ser un tubo. O qué.

Me explico. Ian, el protagonista es un drone (“individuo asalariado y alienado de la revolución postindustrial” aka comemierda) que desarrolla la aburrida y monótona tarea de vender tubos de PVC. Al no cumplir los objetivos es degradado a “encargadillo de mierda”, tarea consiste en mirar una pantalla que tiene un contador que va del veinte al uno. Debe asegurarse que “todo va bien”. También, a modo de lección, ha de ocuparse de cuidar, como si fuera su propia hija, de un tubo al que llamará Mildred y que se convertirá en la segunda voz narradora, una voz, todo hay que decirlo, mucho más interesante que la de Ian, con lo que esto significa. A todo esto el chico se enamora de una agente de viajes que le coloca un vuelo a los Alpes Italianos, cuando lo que él quería era ver los franceses. Etcétera. Va más o menos de eso. Los detalles no son importantes, lo que importa es la intención y la intención (de la novela) es dejar clara una cuestión que el autor pone en boca de Mildred:

“El estado natural de un tubo es formar parte de un sistema de fontanería, o, más específicamente, llevar algo de un sitio a otro sitio. Cuando no forma parte de un sistema de fontanería, el tubo dará vueltas y estorbará y se convertirá en un incordio, pues no está haciendo lo que se supone que tiene que hacer. No está haciendo aquello para lo que fue fabricado.
El problema de los humanos es que no saben para qué fueron fabricados. Ninguno sabe cuál es su estado natural.
Por eso hay tantos que dan vueltas y provocan molestias y acaban no haciendo nada en toda su vida.
Adiós, Ian.
He aborrecido cada momento que he pasado contigo, pero no se trata de nada personal.”

Y bueno, poco más. Se trata de un tipo que es un mierda, que tiene un trabajo de mierda en un país de mierda y con unos objetivos vitales de mierda, que un día cree descubrir, medio por casualidad, que lo suyo es más de ser antisistema. Un antisistema pasivo, en cualquier caso. Ojo, esto no va de revoluciones, ni de sentar las bases de un levantamiento popular; va de ser un código de barras. En los Alpes entra en comunión con la naturaleza hasta que se le acaban las latas de judías y comprende que lo suyo es más de beber café mientras se asegura que el contador no falle, cobrar a fin de mes y dormir a pierna suelta. Al terminar la novela, decide escribir un libro para contar su experiencia en los Alpes, que ya es lo más bajo que puedes caer. Así de miserable todo.

Resumiendo: Todo va bien es una novela en la que uno aprende que la vida es eso que tiene lugar mientras no estás trabajando, sobre todo si eres un currito de mierda. Imagino que ser una abeja y que te toque limpiar la colmena tampoco es divertido pero al menos ellas no saben escribir.

La novela se lee en una patada y deja una huella con la profundidad de un plato de sopa. Después de eso uno vuelve a su trabajito de mierda, se alegra de que Sócrates Adams haya aprendido la lección y a cosa  mariposa. Será la novela del año para todos aquellos que elijan sus lecturas con el culo. Para todos los demás, un entretenimiento ligero.


26 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Y de fondo la canción de Chenoa, y arriba los corazones.

      Eliminar
  2. Yo no puede acabarla, me aburría soberanamente, y salvo en escasos momentos, no me producía ninguna carcajada. Entre que la prosa es deficiente y el absurdo (sin gracia) de tener un tubo como bebé... que además narra. Decepción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi carcajadas tampoco. Me gustaba al principio pero me fue perdiendo poco a poco y ya con ese final tan chorras...

      Eliminar
  3. Una reseña muy ilustrativa sobre lo que un lector desorientado se puede encontrar en los Alpes mediáticoliterarios, desde luego no la leeré. El argumento de la novela, además de su breve extensión, me recuerda poderosamente a “Metafísica de los tubos” de la Srta. Nothomb, claro que esa novela, autobiográfica para más señas, está escrita desde la perspectiva de una niña de 3 años. Igual este autor con nombre de futbolista brasileiro y apellido de goma de mascar lo hace mejor (lo de disertar con los tubos) pero permitáseme el beneficio de la duda…

    Saludos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no se puede hacer es lo que se hace en las notas de prensa, dónde se "invita" al lector a ir a goodreads a ver la buena nota y magníficos comentarios que acompañan a la novela, cuando todo el mundo sabe lo que es goodreads. Está bien para pasar el rato, pero no como "certificado crítico". Es un error en el que me ha sorpendido ver caer a Pálido Fuego.

      Metafísica de los tubos no lo leí. Fue uno de los que me salté de Nothomb.

      Eliminar
    2. No te pierdes nada. Es, o era, una de las lecturas obligatorias de los lycéens, como 'Sin noticias de Gurb' aquí, más o menos, por lo del escritor patrio ligerito y para que puedan decir que al menos han leído algo de la Nothomb.

      Eliminar
  4. El entretenimiento ligero es mil veces mejor que el sesudo tostón, por mucho que les fastidie a muchos sesudos que opinan que hay una manera más lícita de escribir, aunque sea antieconómica en todos los sentidos.

    Hirientemente, Quique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay entretenimiento ligero y "entretenimiento ligero". Ya de ser ligero por lo menos que sea divertido. Seguro que sabes a qué me refiero.

      El otro día me preguntaste por Nehmo, por cierto. NO sé nada más de él. Un día me dijo que estaba a punto de volver y nunca más.

      Eliminar
    2. Sé a qué te refieres. Lo decía más por tocar los huevetes. Con éxito, por cierto.

      Lo de Nehmo es una vergüenza.

      Quique, Illinois.

      Eliminar
  5. joder Quique, se nota que vos estudiaste en Chicago y saliste sin tener ni puta idea ni de economia ni de literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es tu manera de decir que tú sí sabes de lo uno y de lo otro? ¿Qué eres? ¿Editor? Siento mucho haberte herido, en serio. Te pido perdón.

      Quique, desolado.

      Eliminar
  6. Vaya, ¿Te has puesto de acuerdo con Pron? No conocía al autor y en el mismo día leo dos reseñas sobre su novela.
    Mucha atención me parece para un libro tan mediocre (y que gracias a vosotros evitaré a toda costa). Lo han debido promocionar muy bien, no? Qué suerte la de algunos.

    Sigo esperando que llegue a mi barrio el Plantador.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había visto la reseña de Pron. Vaya, creo que es la primera vez que estamos de acuerdo en algo, claro que apenas le he leído un par de reseñas de libros que yo también haya leído.

      Lo de la promoción... bueno, es lo de siempre. Depende por dónde te muevas. Con todo, sigue siendo un libro de minorías. Eso es lo mejor que tiene de Pálido Fuego, en mi opinión: que apuesta por lo diferente. ¿Qué algunos sean truños? Bueno, se acepta a cambio de que nos lleguen. Yo seguiré comprando todos y cada uno de los libros que publiquen.
      Ahora tengo por leer el de Leyner y el de Sierra, pero estamos en verano y el cuerpo pide algo ligerito.

      Eliminar
    2. ¿Ligerito como por ejemplo El vicio de la lectura, de Edith Wharton que te he recomendado 700 veces? jajaja, qué pesadica soy, lo sé.
      Es que me encantaría que lo comentaras. Seguro que lo tienen en tu biblioteca.
      Y es muy corto, el manual de intrucciones para inflar los manguitos de tu hijo tiene más páginas (que, ojo, no insinúo que tú necesites un manual para eso...)

      Eliminar
    3. Las instrucciones de los manguitos de mi hija son imposibles de entender. Por eso utiliza burbuja.

      En la biblio no lo hay. Acabo de mirar. Tienen 22 libros de la Wharton, pero este no. De todos modos en Amazon la versión digital cuesta 89 céntimos. Menos que un café. Lo compro ahora mismimo y lo leo, si me dejan, esta misma noche.

      La verdad es que estos días no sé qué leer. Me apetece todo y no me apetece nada.

      Eliminar
    4. Eso te pasa por comprar en los chinos...

      Espero que al menos el librito te entretenga un rato, cuando lo leí hace tiempo en una clase se lió parda, casi sufro un motín. Hasta llamaron nazi a la pobre señora. La gente se ofendió muchísimo y eso siempre es interesante.

      Eliminar
  7. Miren,

    No se pueden escribir novelas de cosas que hablan. Menos de animales que hablan. Salvo el caso de "Los Tres Cerditos" que es ¡excepcional!.

    Uno empieza por ahí, haciendo lamentarse a los chihuahuas, y acaba escribiendo libros que tratan de torturar gente. Las novelas de sillas que hablan dan mucho miedo. Recapaciten...

    ResponderEliminar
  8. Yo creía que la reseña era positiva, pero según los comentarios parece ser que no. De cualquier manera me esperaré a «La casa de hojas» —por esa parece que tenemos que pasar todos— para estrenarme con Pálido fuego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿LA reseña te parecía positiva? Vaya, pues sí que me da bien esto.

      La casa de hojas será compra imprescindible. Uno de los acontecimientos del año, sin duda, no es casual que la coloquen para comienzos de curso. Yo voy haciendo peto. Este octubre promete.

      Por cierto, los primeros de Wallace dicen que están genial. Yo sólo leí el de entrevistas y me encantó. El otro lo leeré cualquier día de estos.

      Eliminar
  9. ¡No jodas que es un truño! ¡Que me lo compré el otro día!

    "La casa de hojas" lo leí en inglés hace tiempo y es un gran libro, en la prosa no es Pynchon o Wallace, pero tiene chicha de la buena, el factor traducción es muy importante porque es un libro bastante complejo. "La escoba del sistema" no es tan bueno como "La broma infinita", pero no está mal, se ve el potencial. "La niña del pelo raro" está bien, hay un relato que es de 200 hojas que es algo cargante (a lo Wallace, voluntariamente) pero en general bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorry. De momento es el que menos me ha gustado de los tres de la editorial, claro que me faltan otros tres.

      Eliminar
  10. En www.lamaniadeleer.com hemos disfrutado con la novela, Tongoy. Mucho, Tongoy. Demasiado, Tongoy.

    Tienes que dar alguna razón más de por qué no te ha gustado. Pero razones, ¿eh? No vale que digas que como la trama va de un tubo, que no va de un tubo, por cierto, sino que el tubo tuvo una metáfora con Ian... Hay que asirlo todo, entenderlo todo, poco a poco, según las entendederas que Dios ha dado a cada uno.

    En fin, acabo de leer esta reseñita -escrita por cierto con malababa- y la verdad, creo, desde mi humilde opinión, que yerras. Pero ya sabes, los colores...

    Saludos y eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lamaniadeleer disfrutáis sospechosamente demasiado mucho con todo lo que publica Pálido Fuego. Ojo con eso; se cogen malos hábitos que luego son difíciles de quitar.

      Lo siento, blumm, sabes que te aprecio, pero no te puedo dar más razones. NO son horas, me pillas de vacaciones y con el tiempo justo para dejar escrito el siguiente post. Tengo que unas maletas por hacer.

      Lo de la malababa es un tic; no me lo tengas en cuenta.

      Eliminar
  11. Estoy contigo, Tongoy, en que el libro difícilmente puede ser más malo. Tal y como te lo pintan promete muchísimo más de lo que te acaban dando. Una decepción con mayúsculas, vaya.

    Escribí una reseña yo también en mi blog sobre la obrita de Adams hará unos días. La dejo por aquí, con tu permiso, por si alguien quiere otra opinión distinta: http://esa-esquina.blogspot.com.es/2015/08/todo-va-bien-de-socrates-adams_1.html

    ResponderEliminar