miércoles, 17 de julio de 2013

“Batman desde la periferia” VVAA (Alpha Decay)

“Batman desde la periferia”, editado por Laura Fernández, Enric Cucurella y Ana S. Pareja lleva el siguiente subtítulo: “Un libro para fanáticos o neófitos”. Cuando dicen fanáticos y cuando dicen neófitos debemos entender que se refieren tanto los expertos como a los que acaban de llegar. Esto está muy bien; mismas condiciones para todos. Además ayuda a vender libros. Ahora bien, de verdad tiene lo justo tirando a poco. Tirando a NADA, más bien. Esto lo digo desde mi posición de no-fanático no-neófito, o lo que es lo mismo, como ex lector de las aventuras del murciélago y como desconfiador no oficial de los productos de la marca Alpha Decay.

El libro de escasas doscientas páginas contiene diez, digamos, ensayos que tratan diversos temas con un denominador común. No me detendré el mismo tiempo en todos porque no todos merecen la misma atención. De hecho algunos no merecen ninguna. En cualquier caso no estará de más prevenir, no vayamos luego a lamentar. 

Slavoj Zizek cierra el recopilatorio con un interesante ensayo en el que echa mano de la última película de Batman para hacer un análisis de la problemática social actual que incluye a los llamados OWS (Occupy Wall Street). Como broche final está francamente bien. La pena es que el resto, todo lo anterior, salvo excepciones, no esté ni remotamente a la altura.

En el primer ensayo, Juan Francisco Ferré trata de demostrar que “Batman y todos esos otros patrióticos y disfrazados luchadores contra el crimen son realmente sociópatas violentos con inclinaciones fascistas además de mesiánicas y una perversa fetichización de los calzones”, que como descubrimiento va un poco pillado. Se hace un repaso ligero de su vida, obra y milagros a través de una serie de archiconocidos comics y las películas que cualquiera con más de veinte años habrá visto un par de veces así como del famoso relato de Barthelme que lamento confesar no he releído para la ocasión. 

Blake Butler (autor de “Nada”, publicado por Alpha Decay), firma un artículo en el que habla de su relación con Batman: “Compré dos ejemplares del cómic simplemente porque sabía que su valor sería en el futuro muy superior al de salida; ni siquiera los leí, muchísimos de los cómics que compré en aquella época no los leí jamás y no los compraba por ningún otro motivo que por una cierta idea de inversión. […] lo único que deseaba era poseer algo de valor creciente, objetos únicos de producción limitada creados para venderse en comercios específicos donde los niños como yo entraban y se gastaban todo su dinero en lugar de hacerlo en mierda deportiva o comida o cualquier otra cosa que les guste comprar a los preadolescentes.” Cuenta más cosas, claro: que tuvo un pijama/disfraz, que le gustan los superhéroes sin superpoderes y otras consideraciones personales que como diario de algo de algo están bien pero como ensayo vuelven a ser un tema más que discutible.

Greg Baldino, crítico de comics conocido en su casa a la hora de comer, defiende la teoría de que lo que realmente hace de Batman un gran personaje son sus villanos. Este asunto es tan poco discutible y da tan poco juego que me niego a perder ni un minuto más con él.

Eloy Fernández Porta, su artículo, al menos, es directamente insoportable. No se me ocurre ni una sola razón para leer esta suerte de análisis del arte que rodea a la figura de Batman, y mucho menos desde la pedante perspectiva del filósofo que confunde verborrea con algo que tiene que ver con el sincero interés de un lector neófito: “El biomorfismo cobra una nueva dimensión cuando se despliega en el tiempo de la secuencia: en esa nueva serialidad que Andrei Molotiu denomina abstract comics, y en la que ve, en una concepción más formalista que la de Fahlstrom, la prolongación, por otros medios, del legado greenbergiano.” Pues esto así durante 6.707 palabras que se acompañan de fotos de figuritas de Batman tras una vitrina de mariposas, reproducciones de Mark Chamberlain o un fotograma de Batman chupándosela a Robin que parece ser poco más o menos lo que obsesiona a casi todos.

Laura Fernández, antologadora del presente volumen, habla de las chicas murciélago. Es la aportación feminista o feminoide del recopilatorio y como tal hay que tratarla. Esto es un poco como lo de meter un negro haciendo de Kingpin en Daredevil: se hace porque se tiene que hacer, para cumplir con los mínimos, r no porque tenga razón de ser. Por aquello de darle continuidad al chiste quisiera poder decir lo mismo de la aportación de Elisa G. McCausland, pero maldito si me acuerdo de qué hablaba más allá de darle otra (o la misma) vuelta de tuerca a las Batgirls y Batwomans. Así de interesante debía ser.

Igual o parecida basura es el ensayo del fallecido Aaron Swartz llamado “Lo que sucede en El Caballero Oscuro”. Y digo basura y digo bien porque eso es exactamente lo que es: un resumen del argumento, diálogos escogidos incluidos. Esto ayuda a dar una idea de lo mal que se puede editar un libro. Es una pena que el muchacho haya muerto tan joven, pero eso no quita para que sólo por eso vayamos ahora a leernos todas sus chorradas. Es importante recordar una cosilla insignificante: uno no siempre se revaloriza cuando se muere. Para que quede claro: Porta, Laura Fernández y este completo desconocido se cargan solitos ellos la antología. Si yo fuese Ferré o Zizek les retiraba la palabra a los editores por juntarme con semejante banda. 

También puedes ser Calvo o Claro (como el anuncio de atún), y que te dé todo igual. Ir a tu puta bola. Javier Calvo, por ejemplo, escribe sobre la etapa de Grant Morrison en Batman que es precisamente la etapa que yo interrumpí cuando dejé de leer comics (una decisión que entonces creía yo temporal). Digamos que como artículo no está mal, resulta interesante sobre todo para quienes, insisto, fuimos lectores de la saga, pero no deja de ser un artículo que no tiene nada que ver con la periferia desde la que se observa a Batman. De hecho, es todo lo contrario: es un artículo que únicamente leerán y disfrutaran aquellos que estén de vuelta y media. 

Claro (Christophe Claro) con quien ya me crucé durante la no-reseña de Nada de Blake Butler que publicó en su momento Diario Kafka, escribe algo que parece un guión para un comic de Batman. Es un texto muy divertido, tanto, que lleva a desear que Claro sea publicado de una puta vez por estos lares. En mi opinión este relato es, junto con el ensayo de Zizek, lo único que vale medianamente la pena.

En resumen: una mierda pinchada en un palo. Para qué vamos a darle más vueltas si yo lo que quiero es irme de vacaciones.

38 comentarios:

  1. Me hace gracia la perdurabilidad de escritores como el citado JC, cuyas cifras de ventas en Seix Barral son de risa, con premio amañado incluido y todo. Es de esos que se han establecido ahí como una de las eternas jóvenes promesas que nunca explotan y que nadie las mueve de la poltrona como si fueran la contabilidad b del PP. Encima va de enfant terrible por la vida, diciendo idioteces en FB e insultando a todo escritor que vende más que él (o sea, a todo escritor) vía internet. El único libro, panfleto, suyo que he leído me pareció más que mediocre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Calvo no es santo de mi devoción y es cierto que ha ganado algunos premios apalabrados (Biblioteca breve, Cosecha Eñe) contra los que no tengo nada (son una estrategia de marketing de las editoriales para vender más y promocionar a ciertos autores, sin más, tampoco vamos a rasgarnos las vestiduras por ello), pero también lo es que es un buen escritor. Tanto la gótica "Corona de flores" como la policiaca "El jardín colgante" son buenas novelas. No extraordinarias, pero sí de lo mejor que hay en España de autores nacidos en los 70. Léelas, verás que son buenas novelas (y no son géneros que me apasionen).

      Eliminar
    2. Aun con premio, no vende nada de nada. Y su forma de estar en el mundo es la de un macarra de barrio, es vomitivo.

      Eliminar
    3. Me pareces un poco intransigente. Apenas le has leído...
      No vende tan poco, por cierto. Y aunque así fuera, ¿habla eso de su calidad?
      Y ya te digo que ni le conozco ni me cae especialmente bien, pero no seas tan radical...

      Eliminar
  2. Pues lamentándolo mucho, yo sigo teniendo esperanza en Eloy Fernández Porta: es cierto que sus dos últimos libros son bastante insoportales y los dos primeros deberían haberse juntado en un solo más coherente y mejor terminado pero me parece que tiene una capacidad de observación y análisis muy agudas y, en ocasiones, por mucho que lleve tiempo jodiéndolo con chistes excesivamente freaks, un estilo ameno y que puede llegar a ser muy divertido... No sé, pensaréis que me leí "Afterpop" y "Homo Sampler" en un momento en que era demasiado influenciable o que soy un imbécil sin criterio pero tengo ambos libros completamente subrayados y al revisar lo marcado me parece que sigue teniendo absoluta vigencia... Leído lo leído, supongo que sería pedirte un esfuerzo exesivo una crítica de alguno de los dos pero bueno, pedir amparado en el anonimato es gratis, cobarde y divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, lo siento pero paso de Porta. Me supera. NO digo yo que no haya algo, pero no me interesa descubrirlo si tiene que ser por las malas, que es lo único que ofrece. La incompatibilidad está más que demostrada.

      Eliminar
    2. Bueno, es lógico que Fernández esté como pez en el agua con estas serigrafías pop de iconos retro. Lo malo es que en cuanto se empiezan a hacer teorías sobre eso lo que hacen es clavarles una estaca directo al corazón. Estos productos son, por definición, la anti-teoría y esa es su única gracia, que no es poca. Parece mentira que el ensayista no lo sepa.

      Eliminar
    3. Por si interesa a alguien, en Francia el comic tiene estatus de ' auteur' y de 'hauteur'. Todo el mundo sabe que se rige por otros parametros y el respeto a esas premisas dignifica el genero. Nos queda tanto por aprender...

      Eliminar
  3. Anónimo, no es que tú seas imbécil, sino que al autor de este blog le gusta la lectura más bien tirando a poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así se resuelve la cuestión. Cualquier cuestión.

      Eliminar
  4. Cierto! Qué menos que buscarte un seudónimo, holgazán! Dicho lo cual, no soporto los superhéroes y no interpreto en ellos casi nada. Me gustó uno de Michael Chabon, algo así como las "asombrosas aventuras de Cavalier y Clay", donde Cavalier y Clay son dibujante y guionista. Está bien, sí. Lo de juntar disertaciones varias sobre Batman, como producto, digamos que me sorprende. No entiendo nada.

    Quique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Chabon lo tengo a medias desde hace años pero estaba bien sí. Pereza de retormarlo y eso que me acuerdo bastante. ¿Sabías que años después salieron comics sobre El Escapista?

      http://www.planetacomic.net/comics_listado.aspx?cat=1825



      Eliminar
    2. Excelentes los comics de El Escapista. Y "... Kavalier y Clay" es una gran novela, de estas que uno no sabe muy bien por qué nunca fue nombrada "novela americana del siglo", a pesar del Pulitzer... quizá porque era buena. Si bien, tiene mucho más que ver con Superman que con Batman... si alguien quiere leer algo bueno de verdad sobre el de Krypton, recomiendo encarecidamente "Las cuatro estaciones", interesante intento de Loeb/Sale por humanizar al personaje y explorar la faceta de periodista de Clark Kent... lo dejo, que empiezo con las batallitas...

      Eliminar
  5. Ciñéndonos al tema de Batman, que es lo que de verdad interesa, yo quiero opinar que la etapa de Grant Morrison de Batman es muy buena y la de Batman Inc aún mejor. También que la Batwoman de J. H. Williams III, uno de los mayores estetas del cómic contemporáneo, es una obra maestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer me saqué tres tomos de la biblio. Batman e hijo, que lo leí en su momento en formato mensual, Batman Rip y el Inc. Coincido también en que la Batwoman de Williams estaba realmente bien.

      Eliminar
  6. A mí me gusta bastante el mundo del cómic y este libro me habría tentado, la verdad, pero visto lo visto..., se agradece el aviso.
    No es por remover el cotarro pero precisamente Candeira en Antes de las jirafas, introduce muy acertadamente elementos del cómic en sus relatos, es de las cosas que más me gustaron de ese libro. Hay muchos autores que se han subido a este carro tan de moda ahora gracias al tirón de todas las pelís que se están haciendo sobre el tema y pocos lo han hecho con acierto.

    Y hablando de interpretar el origen y sentido de los super héroes, me gustó especialmente la que hizo Night Shyamalan en la película El Protegido. Qué pena de hombre que se le fue luego tanto la pinza.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. «El protegido» es la mejor peli de Shyamalan. Qué discurso ficción-realidad y qué final.

      Eliminar
    2. Idem. El protegido es la mejor peli de Shyamalan.

      Lo de AD sí que parece oportunismo, pero ese no es el problema sino que no saben conectar ni con el fan ni con el no-fan y todo queda como un intento de simplificar a batman teniendo en cuenta nada más que dos o tres villanos y cuatro o cinco etapas.

      Eliminar
  7. Tongoy, estoy de acuerdo contigo en que los mejores son los de Claro (para mí, sin paliativos, una obra maestra de relato (el momento en que le llega al perdido de Batman el cómic con sus aventuras es de lo mejor que he leído este año)) y el de Zizek (más por cómo está escrito que por lo que dice finalmente, que viene a ser una refutación en la última línea de todo lo que ha venido sugiriendo en las páginas anteriores), pero le añadiría unos cuantos más bastante notables: Fernández, Calvo, Baldino, Ferré...

    Los de Fernández Porta y McCausland infumabilísimos: Coñazos y ridículos y pedantes hasta decir basta, como ya escribí en mi reseña.

    Y lo de «fanáticos» y «neófitos»... «No juzgues a un libro por su portada» que dicen los ingleses. Lo importante es lo que lleva dentro (si es que no somos críticos de marketing editorial) y el global dista mucho de la cachonda calificación que le has propinado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he leído a Christophe Claro y tiene buena pinta. ¿Por dónde empiezo?

      Eliminar
    2. No tengo ni idea. Dice Tongoy que no está publicado por aquí, ¿no? Vete al FNAC y léete en diez minutos el relato sobre Batman de este libro.

      Eliminar
    3. Mike, ya me conoces. A mí me gusta juzgar el libro con todo lo que se preste a ello. ¿Por qué no? ¿Acaso no es la portada una parte del producto?

      Y no, yo también creo que no hay nada editado de Claro. Y mira, ya puestos, AD podía remediarlo.

      Eliminar
  8. El libro me da un poco de pereza. Me gusta Batman, pero no sé si me gustaría demasiado leer sobre Batman. Aunque Slavoj Zizek siempre suena tentador y, aunque ella no lo sabe (creo), comparto un buen amigo con Laura Fernández y hace tiempo que me la anda recomendando.

    De todos modos, tengo demasiados libros en la lista de espera: (no por este orden) "Shakespeare y la ballena blanca", "El teatro de la luz", "Un lugar para nadie", "La campana de Islandia" y -¡oh, sí, voy a hacerlo de una vez por todas!- el "Ulises" de Joyce. No creo que vaya a darle una oportunidad a "Batman desde la periferia" aunque tal vez si alguien me lo presta, le echaré un ojo a lo de Zizek.

    Anónimos y no anónimos, ¿me recomiendan que me libere de alguno de que tengo en la mesita de noche? (El de Laxness es por motivos académicos, así que aunque me digan que es mejor quemarlo no va a caer).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Ulises son palabras mayores, así que guarda los demás (incluido "Shakespeare y la ballena blanca", aunque no sea para nada tan malo como lo pintó Carlos) y hazle hueco al mamotreto en tu mesita.

      Eliminar
    2. DAM, ¿te han recomendado a Laura? Qué raro... Es más bien literatura juvenil. Nada que objetar, también hay cosas chulas, pero es una extraña recomendación.

      Respecto a Zizek... estaré fuera unos días y no me conectaré desde un pc, pero el artículo lo tengo en digital, si quieres me mandas un correo y te lo contesto con un adjunto. Ya me dirás. (El email aparece en mi perfil).



      Eliminar
    3. Quizá me la recomendó porque es amiga suya, no lo sé. Recuerdo que me comentó que su universo referencial contenía muchos referentes pop americanos... Lo cierto es que desconozco su obra. ¿Es juvenil? Pues lo único que se me ocurre es: Ò.ó

      Eliminar
  9. Dios mío. Un blog dónde alguien cita al tal Slavoj Zizek y los demás siguen comentando como si nada. De todo punto inadmisible.

    Quique

    PD: ¿Quién coño es Slavoj Zizek y qué le trae por aquí?

    ResponderEliminar
  10. A mí es que todo este rollo de los superhéroes tipo Marvel o Batman me ha aburrido siempre horrores. A mi padre le encantan, y las novelitas del Oeste aquellas, que lo guarda todo como un tesoro y que a mí me sugieren lo mismo. Puestos a elegir, me quedo con Pratt y todos aquellos, que me parecen más sugerentes, o al menos a mí me gustan más. Aunque tampoco sé si darían para un libro de estos, por mucho Zizek que esté de por medio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te pierdes nada, ni con Zizek ni sin él. Lo de los superhéroes... bueno, hay de todo, pero supongo que es una aficción que tiene que venir de muy atrás. Yo a mi hija la estoy iniciando estos días con BONE, un comic absolutamente genial que supongo que acabaré reseñando aquí cuando lo termine. Tengo que decir que está encantada aunque no entiende muchas cosas.

      Eliminar
  11. Juan Francisco Ferré, Javier Calvo... Si el libro no contiene ningún ensayo del Nocillas Mallo ni del Lectoescritor Mora, paso de leerlo. Habrá menos risas.

    ResponderEliminar
  12. Voy a proponerles desde aquí a las distinas cadenas de televisión un nuevo programa -a imagen de "Pesadilla en la cocina", de Chicote- que se llamaría "Devastación en la Libreria", en el que don Carlos Tongoy iría acudiendo semanalmente a las más afamadas tiendas de libros de nuestro país para poner orden con los títulos puestos a la venta ¡Exitazo Total! El doctor, un fasco de alcohol y un bic desechable, con eso basta. ¡A ver quien es capaz de dar más por menos!

    ¡Ah! en el AVE o en el avión, entre una visita y otra, se lee el Quimera, El Cultural y el Babelia, y los va comentando en voz alta pero como si se estuviera dirigiendo a él mismo. ;-)

    ResponderEliminar
  13. Mi sensación es que, por lo general, el nivel de los "jóvenes" autores españoles es bajo. El otro día un editor respondía a la pregunta de por qué publicaba a jóvenes autores de otros países y no de la patria con la siguiente respuesta: "Son mucho mejores. La mayoría de manuscritos de autores españoles que recibo son muy malos o, con suerte, malos". Hay muchas causas y consecuencias de esto, pero creo que al igual que la mayoría de escritores españoles nacidos en los 70 y 80 son mediocres, los críticos también lo son. Son meros francotiradores que no aportan nada. Eso también es un problema.

    Aunque no me llevo bien con la mayoría de ellos (unos porque me han ignorado, otros porque me han hecho libros malos, otros porque me deben dinero), creo que el eslabón fuerte de la cadena litearia en nuestro país, manda cojones, son los editores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Nos podrías dar el nombre de ese editor?

      Eliminar
    2. No... lo dijo en un foro de nuevos editores abierto al público, pero no había demasiada gente e intuyo que quizás no le gustaría que saliera de allí.
      Tiene una editorial independiente de larga trayectoria.

      Eliminar
  14. Thanks for reading!

    -Greg Baldino

    ResponderEliminar
  15. No creáis que los mosquitos van por ahí picando al tuntún. Se guían por una sustancia que segregamos y que les permiten detectar el tipo de sangre que tenemos. El caso es que sus preferidas son las personas que poseen sangre del tipo 0; y en cambio no les apetecen nada las del tipo A. Otros que corren graves riesgos de ser picoteados son los aficionados a la cerveza y quienes llevan ropa oscura. Si te gusta la cerveza y vas de oscuro, puedes darte por masacrado. Los mosquitos distinguen perfectamente los colores. Animales caprichosos como son, se sienten atraídos además por el rojo. Y, por el contrario, no les gusta ni el verde ni el amarillo. Todo esto no me lo invento, sino que son las conclusiones de varias investigaciones hechas por la Universidad de Transilvania, típica zona de muchos mosquitos, la de Fiyimpotu, en Japón, y la norteamericana de Santa Anita, en California, muy cercana a su célebre hipódromo.

    ¿Cómo podemos prevenir las picaduras? Pues con suerte y dificultad, además de con mucha higiene. El sudor ayuda a los mosquitos a elegir a sus víctimas, por lo que la probabilidad de ser mordidos aumenta si hace uno deporte. Pero, además, el olor de los pies sucios les resulta irresistible, según el entomólogo Bart Knols. Este arriesgado investigador -preside el consejo asesor de la Fundación de la Malaria en Holanda-, se sentó en ropa interior en su laboratorio, esperemos que limpio, para averiguar qué partes del cuerpo son más propensas a ser atacadas. Descubrió que el setenta y cinco por ciento de los insectos se posaba en sus pies, pero después de lavárselos con jabón, los mosquitos se dirigieron a otras partes del cuerpo.
    En suma, si no queréis que os piquen los mosquitos, digo yo que en la posmodernidad también habrá quien le guste, tenéis que lavaros con frecuencia y jabón, es mejor no tomar cerveza y hay que vestirse de verde o amarillo. Pero como el amarillo trae mala suerte (Molière murió en escena vestido de amarillo) es necesario hacerlo de verde. Y si es de verde loro, mejor que mejor, porque es sabido que los loros asustan a los mosquitos. De nada, suerte y buen verano.

    ResponderEliminar